Asesinato de Gwen Araujo

Compartir Imprimir Citar
2002 asesinato de chica trans en California

Gwen Amber Rose Araujo (24 de febrero de 1985 - 4 de octubre de 2002) fue una adolescente trans estadounidense que fue asesinada en Newark, California a la edad de 17 años. Fue asesinada por cuatro hombres, dos de los cuales había tenido intimidad sexual, quienes la golpearon y estrangularon después de descubrir que era transgénero. Dos de los acusados fueron condenados por asesinato en segundo grado, pero no por las mejoras solicitadas por delitos de odio en los cargos. Los otros dos acusados se declararon culpables o no impugnaron el cargo de homicidio voluntario. En al menos uno de los ensayos, se empleó una "defensa de pánico trans", una extensión de la defensa de pánico gay.

Merél y Magidson fueron condenados a cadena perpetua con posibilidad de libertad condicional después de 15 años. A Merél se le concedió la libertad condicional anticipada en 2016, después de que, según los informes, mostrara un gran remordimiento hacia la madre de Araujo, quien apoyó la decisión. Sin embargo, según los informes, Magidson nunca ha mostrado remordimiento y se le ha negado la libertad condicional dos veces desde su sentencia.

Víctima

Gwen Araujo nació el 24 de febrero de 1985 en Brawley, California, hija de Edward Araujo y Sylvia Guerrero. Sus padres se divorciaron cuando ella tenía 10 meses.

Araujo se declaró transgénero en 1999 a la edad de 14 años y comenzó a usar el nombre Gwen en honor a su músico favorito, Gwen Stefani, pero también se hizo llamar Wendy y Lida. Comenzó a dejarse crecer el cabello y planeó someterse a un tratamiento hormonal y una cirugía. Su hermana mayor dijo que la intimidaron en la escuela secundaria por su voz y porte. Se transfirió a una escuela secundaria alternativa, pero no regresó para el año académico 2002–03.

Antecedentes

Araujo conoció a Michael Magidson, José Merél, Jaron Nabors y Jason Cazares a fines de agosto o principios de septiembre de 2002. La noche en que conocieron a Araujo, ella coqueteó con los cuatro hombres y fumaron marihuana juntos. Después de que ella se fue, Nabors preguntó a los otros tres '¿Podría ser un tipo?' pero ninguno de los cuatro hombres tomó la idea en serio. Más tarde, practicó sexo oral con Magidson y sexo anal con Merél. Afirmó estar menstruando y durante las relaciones sexuales empujaría a sus parejas. apartar las manos de sus genitales para evitar que descubrieran que tenía pene.

Nicole Brown, quien estaba saliendo con Paul Merél (el hermano mayor de José) y conocía a Araujo, dijo que ella y Araujo habían tenido una pelea física después de que Brown desafió a Araujo a desnudarse para los hombres. Araujo la sorprendió con un fuerte golpe durante la pelea, y Brown dijo que los hombres 'estaban tropezando, porque ella era más pequeña que yo e igual de fuerte. Ella peleó como un hombre." Los cuatro hombres debatieron a fines de septiembre si Araujo era mujer y concluyeron que "algo malo podría pasar" a ella si no lo era.

Confrontación

La noche del 3 de octubre de 2002, Araujo asistió a una fiesta en una casa alquilada por José y Paul Merél, a la que asistieron ellos, su hermano menor Emmanuel Merél, Michael Magidson, Jaron Nabors, Jason Cazares y Nicole Brown. Más tarde, Nabors testificó que José Merél dijo esa noche: "Lo juro, si es un maldito hombre, lo voy a matar". Si es un hombre, ella no se va a ir. Según Nabors, Magidson agregó "No sé qué voy a hacer", y Nabors respondió: "Hagas lo que hagas, asegúrate de no hacerlo". hacer un lío." Brown dijo que los cuatro hombres estaban juntos en un club y no regresaron a la casa hasta pasada la medianoche.

En la madrugada del 4 de octubre, Magidson le pidió a Araujo que revelara su sexo o le permitiera tocar sus genitales, a lo que ella se negó. Brown sugirió que uno de ellos inspeccionara a Araujo, y Magidson llevó a Araujo al baño. Luego de media hora, durante la cual José Merél luego confesó que tuvo relaciones sexuales con Araujo, Brown fue al baño, donde descubrió que Araujo tenía genitales masculinos durante una inspección forzada. Brown se sorprendió y espetó: '¡Es un f— man!', y los hombres con los que había tenido relaciones sexuales se enfurecieron y se volvieron violentos. Brown testificó que le advirtió a Araujo que los hombres estaban 'muy enojados', pero al salir por la puerta principal, Magidson, Nabors y Cazares confrontaron a Araujo y la obligaron a regresar a la casa. Emmanuel Merél testificó que él también trató de escoltar a Araujo fuera de la casa, pero Magidson y Nabors se lo impidieron.

José Merél vomitó al enterarse de que Araujo era anatómicamente masculino, luego comenzó a llorar incrédulo y dijo: 'No puedo ser f— gay'. Brown testificó que trató de consolar a Merél después del descubrimiento, diciendo "No es tu culpa". Fui a la escuela secundaria contigo, y estabas en el equipo de fútbol. Cualquier mujer que te conozca después de esto, no va a importar. Sólo déjala ir."

Después de que trajeron a Araujo a la casa, Magidson le agarró la falda y la ropa interior en un intento de exponer sus genitales. Luego procedió a golpearla en la cara, tirándola al suelo y estrangulándola, pero otros lo sacaron. Araujo les rogó a los hombres que se detuvieran, diciendo 'No, por favor no lo hagan'. Tengo una familia." José Merél se enojó y la golpeó en la cabeza con una lata de comida, abollando la lata y abriéndole un corte en la cabeza, y luego la golpeó nuevamente con una sartén. Las últimas palabras que Merél escuchó pronunciar a Araujo fueron 'Te dije que lo sentía'.

En algún momento después de eso, Brown despertó a Paul Merél y salieron de la casa con Emmanuel Merél. Emmanuel Merél testificó más tarde que caminó hasta una tienda de conveniencia para comprar chicle y luego fue a la casa de un amigo a pasar la noche.

Map
[Mapa de pantalla completa interactiva]
Esta es una solución de mapeo de stopgap, mientras que se intenta resolver dificultades técnicas con {{OSM Mapa de ubicación}
Principales ubicaciones
  1. Newark, California, donde Gwen Araujo fue asesinado
  2. Bosque Nacional El Dorado, donde el cuerpo de Gwen Araujo fue enterrado

Nabors y Cazares se fueron en la camioneta de Magidson para recuperar palas y un pico de la casa de Cazares, diciendo mientras salían de la casa de Merél que los otros hombres iban a 'matar a ese p... ". Brown recordó que después de que ella se fue con Paul Merél, dieron la vuelta a la cuadra y regresaron a la casa para ver a Nabors y Cazares irse en la camioneta de Magidson.

Asesinato

Cuando Nabors y Cazares regresaron, Araujo aún estaba consciente, sangrando por la herida en la cabeza y sentada en el sofá. A José Merél le preocupó que Araujo sangrara en el sofá y le ordenó que se levantara. En algún momento, el asalto se reanudó. Nabors y Cazares instaron a los demás a 'noquear el b— out', según el testimonio de Nabors. Magidson golpeó su cabeza contra la pared de la sala con la rodilla, dejándola inconsciente. Nabors testificó que el asalto de Magidson fue tan severo que dejó una abolladura en la pared y agrietó el yeso. Cázares la pateó. Merél se preocupó por limpiar la sangre de Araujo del sofá y la alfombra antes de retirarse a su habitación para que los demás no lo vieran llorar.

Después de que Araujo quedó inconsciente, Magidson le ató las muñecas y los tobillos, luego la envolvieron en un edredón para minimizar la cantidad de sangre que manchaba la alfombra, antes de llevarla al garaje de la casa. Después de esto, los acusados' los testimonios divergen.

Nabors testificó que Magidson la estranguló con una cuerda y que Cazares la golpeó con una pala, pero Nabors regresaba del garaje y en realidad no fue testigo del acto de estrangulación. Refiriéndose a Araujo como Lida, el nombre que había usado con ellos, Nabors testificó que vio a Magidson levantando la cuerda hasta su cuello antes de salir del garaje y que Magidson luego les dijo a los demás "que había enrollado la cuerda alrededor del cuello de Lida y la había retorcido." Según Nabors, Magidson "no estaba seguro de si Lida había muerto por torcer la cuerda, pero una vez que Jason la golpeó dos veces con la pala, supo que estaba muerta".

Magidson testificó que en cambio fue Nabors quien la estranguló y la golpeó con la pala, y Cazares testificó que él nunca la golpeó y no la vio morir. José Merél testificó que estaba limpiando la sangre de Araujo de las alfombras y el sofá mientras Magidson le vendaba los tobillos, antes de que la llevaran al garaje. Merél también dijo que pensó que todavía estaba viva hasta que vio su cuerpo en la plataforma de la camioneta de Magidson. No está claro en qué momento durante esta secuencia de eventos ella murió. Sin embargo, la autopsia mostró que murió por estrangulamiento asociado con un traumatismo craneal por objeto contundente. Según Merél, Magidson dijo que no estaba seguro de que estuviera muerta hasta que la golpearon con una pala.

Luego la colocaron en la cama de una camioneta y los cuatro hombres condujeron su cuerpo durante cuatro horas, enterrándola cerca de las montañas de Sierra Nevada en una tumba poco profunda en el Bosque Nacional El Dorado cerca de Silver Fork Road en Condado El Dorado. De camino a casa, compraron el desayuno en la ventanilla de un McDonald's. Más tarde esa mañana, durante una conversación telefónica, Brown le preguntó a José Merél qué pasó, a lo que él respondió 'Digamos que tuvo un largo camino a casa'.

Arrestos

Los asistentes a la fiesta no denunciaron el crimen y los asaltantes no dijeron nada a nadie sobre el asesinato. Araujo generalmente se registraba con su madre, así que cuando no llegó a casa el día después de la fiesta, su madre llamó a la policía el 5 de octubre para denunciar su desaparición. Inicialmente, la policía no se tomó en serio el caso de la persona desaparecida, en parte porque ella era transgénero y se sabía que pasaba la noche fuera de casa. A su familia llegaron rumores de que una niña que había sido declarada transgénero en una fiesta había sido asesinada y enterrada en Tahoe, y su tía llamó a la policía el 9 de octubre para contarles la historia. La policía comenzó a entrevistar a los asistentes a la fiesta, y uno de ellos condujo a la policía al Meréls' casa.

Dos días después de que se denunciara la desaparición de Araujo, un amigo de Jaron Nabors lo describió como angustiado. Nabors le había confesado a un amigo lo que habían hecho los cuatro poco después de regresar de la tumba. Ese amigo avisó a la policía y accedió a usar un micrófono durante una conversación posterior con Nabors sobre el asesinato. Ante la grabación, Nabors accedió a llevar a las autoridades al cuerpo el 15 de octubre.

La oficina del alguacil del condado de Alameda envió a cuatro investigadores de la escena del crimen y dos detectives para recuperar el cuerpo de Araujo de la tumba. Los cuatro que inicialmente fueron arrestados y acusados del asesinato fueron Magidson (22 años); Nabors (19), José Merél (22) y Paul Merél.

Paul Merél fue liberado después de que Brown y Emmanuel Merél le dijeran a la policía que se había ido del lugar con ellos. Magidson, Nabors y José Merél fueron acusados de asesinato el 17 de octubre y detenidos sin derecho a fianza. El 24 de octubre, Nabors se declaró inocente, Magidson aún buscaba un abogado y José Merél aún revisaba las pruebas en su contra. En una entrevista con el Los Angeles Times, Merél confiaba en que se retirarían los cargos.

Después de ser arrestado, Nabors escribió una carta a una novia en la que afirmaba que los acusados habían discutido un "plan tipo Soprano" para "matar a la b— y deshacerse de su cuerpo". La carta fue interceptada por funcionarios del alguacil y condujo al arresto de Cazares el 19 de noviembre. Cazares había sido identificado como testigo potencial el 22 de octubre. En el primer juicio, el abogado defensor Tony Serra acusó a Nabors de escribir la carta sabiendo sería interceptado e implicaría a Cazares.

Pruebas

Jarón Nabors

Nabors se declaró culpable el 24 de febrero de 2003 de un cargo menor de homicidio voluntario, que conllevaba una sentencia de 11 años de prisión, junto con la promesa de testificar contra los otros tres acusados. Durante la entrada formal de su declaración de culpabilidad, el juez Kenneth Burr advirtió a Nabors que aún podría ser acusado de asesinato si los fiscales determinaban que no estaba 'cumpliendo con su parte del trato'.

Durante el proceso de acusación de febrero de 2003, Nabors dio un relato detallado del asesinato y el entierro. Mientras la enterraban, los hombres continuaron menospreciándola. Nabors testificó que dijo que "no podía creer que alguien hiciera eso, que fuera tan engañoso". y que José Merél agregó "estaba tan enojado que aún podría patearla un par de veces más".

Nabors recibió una sentencia de 11 años el 25 de agosto de 2006. Con crédito por el tiempo cumplido, se esperaba que pasara aproximadamente cinco años en la cárcel a partir de ese momento.

Magidson, Merél y Cázares

Primera prueba

Antes del primer juicio, el fiscal, el fiscal de distrito adjunto del condado de Alameda, Chris Lamiero, argumentó que el simple hecho de ser transgénero no debería haber sido una sentencia de muerte:

Uno puede debatir la propriedad de una elección para identificar con un género distinto al que nacieron con. Pero confío en jurados para entender que la gente no llega a tomar decisiones de vida o muerte simplemente basadas en el estilo de vida de alguien. Ese no es un mundo en el que quiero vivir o la mayoría de la gente quiere vivir.

La selección del jurado para el juicio de Magidson, José Merél y Cazares comenzó el 15 de marzo de 2004. Se preguntó a los posibles miembros del jurado si conocían a alguna persona lesbiana, gay, bisexual o transgénero; si conocían a parejas del mismo sexo recién casadas; si habían conocido a personas transgénero; o si habían visto una "película o representación teatral que representa las actividades de una persona transgénero". Uno de los abogados defensores explicó que la última pregunta había preguntado específicamente si los posibles miembros del jurado habían visto la película Boys Don't Cry o la obra de teatro The Laramie Project, pero se cambió debido a las preocupaciones de la defensa de que al ser tan específicos, aquellos que no lo habían hecho se verían obligados a verlos.

El primer juicio comenzó el 14 de abril de 2004. El fiscal Lamiero usó pronombres masculinos y su nombre de nacimiento para referirse a Araujo, diciendo que los acusados habían decidido 'que el salario de [Gwen] Araujo's pecado del engaño eran la muerte". En su declaración de apertura, el abogado defensor de Magidson argumentó que no debería ser acusado de asesinato, sino de homicidio involuntario en el peor de los casos, según la ley de California. El abogado de Magidson dijo que su cliente no tenía prejuicios, sino que se había sorprendido 'más allá de lo razonable'. enterarse de que, sin darse cuenta, había tenido relaciones sexuales con un 'hombre': una variante de la defensa del pánico gay. Durante su testimonio, Nabors dijo que sentía que sus amigos habían sido violados, ya que Araujo (a quien se refirió como hombre) "no confesó ser lo que realmente era. Siento que los obligó a tener sexo homosexual, y mi definición de violación fue ser forzado a tener sexo." Cuando se le preguntó cómo los obligó, Nabors respondió: "A través del engaño".

El primer juicio terminó en un juicio nulo el 22 de junio luego de nueve días de deliberaciones, cuando los miembros del jurado no pudieron llegar a una decisión unánime a favor de los tres hombres. Si bien el jurado estuvo de acuerdo en que Araujo había sido asesinado, no pudieron ponerse de acuerdo sobre si fue premeditado. Los votos finales fueron 10-2 a favor de absolver a Merél y Cazares de asesinato en primer grado y 7-5 a favor de condenar a Magidson por asesinato en primer grado. Aunque se les dio la opción de condenar a los hombres por asesinato u homicidio involuntario en segundo grado, no pudieron pasar de las deliberaciones de asesinato en primer grado.

Uno de los miembros del jurado escribió un artículo periodístico después del juicio nulo; en él, le dio crédito al abogado defensor de Cazares, Tony Serra, por introducir suficientes dudas razonables sobre la veracidad de los testigos de cargo, incluidos tanto Brown (quien había admitido haber consumido más de una docena de cervezas esa noche) y Nabors (quien se caracterizó por ser mentiroso y "camaleón", propenso a la exageración y ávido de complacer en cada situación social).

Segunda prueba

El segundo juicio comenzó el 31 de mayo de 2005. Se atribuyó a la publicidad de los activistas transgénero que informaran al público sobre las tácticas que habían adoptado los abogados defensores para culpar a Araujo de su propia muerte, lo que cambió el enfoque del caso. Al día siguiente de que el primer juicio terminara en un juicio nulo, un tribunal accedió a la petición de la madre de Araujo de un cambio de nombre póstumo, requiriendo que los abogados defensores se refirieran a la víctima con pronombres femeninos. Magidson, Merél y Cazares fueron acusados de asesinato en primer grado con agravantes de delitos de odio.

[Gwen] vivió todos los días de su vida anhelando ser una chica en todos los sentidos de la palabra, así que si alguien que no la conocía la hacía sentir de esa manera, ¿por qué revelaría que ella es transgénero? Especialmente en la sociedad actual, habría sido rechazada si no perjudicada si hubiera sido tan abierta.

— Emma Rodrigues, tía de Gwen Araujo, Declaración en audiencia de sentencia, 27 de enero de 2006

Los tres acusados testificaron en este juicio y se culparon entre sí y también a Nabors. Nabors, testificando para la fiscalía, declaró que Magidson admitió haber estrangulado a Araujo. Merél testificó que Nabors fue responsable de las principales heridas en la cabeza de Araujo, pero apoyó la afirmación de que Magidson la había estrangulado. Magidson testificó que Nabors admitió que había estrangulado a Araujo. Durante el testimonio de Magidson, se mostró una cinta de su entrevista inicial con la policía, en la que se grabó a un investigador instruyéndolo para usar la defensa del pánico trans: "Te sorprenderías". Las mamás, especialmente las mamás, si supieran los hechos, se sorprenderían."

Durante las declaraciones finales del segundo juicio, Cazares' El abogado defensor Tony Serra argumentó que los tres acusados eran "seres humanos comunes" que eran culpables, como máximo, de homicidio involuntario por su papel en la muerte en un "estado clásico de calor y pasión". Serra también argumentó que Cázares no participó activamente en su asesinato. Para evitar un segundo juicio nulo, el fiscal Chris Lamiero abogó por una condena por asesinato en primer grado, pero le dio al jurado la opción de una condena por asesinato en segundo grado para los tres, o incluso homicidio involuntario para Merél. Pidió al jurado que devolviera las condenas por asesinato en primer grado de Magidson y Cazares, señalando a Magidson como el principal culpable que había estrangulado a Araujo y llamándolo "una pobre excusa para un hombre". con un "estúpido y tarado" lista de excusas para asesinarla.

El 8 de septiembre, el jurado anunció que había llegado a veredictos sobre dos de los tres acusados. Como ordenó el juez Harry Sheppard, los veredictos se mantuvieron en secreto.

El 12 de septiembre, tras una semana de deliberaciones, el jurado anunció su veredicto. Se había estancado en Cazares, votando 9-3 a favor de condenarlo por asesinato. Magidson y Merél fueron condenados cada uno por el cargo de asesinato en segundo grado, pero no por las acusaciones de aumento de los delitos de odio. Después del juicio, uno de los miembros del jurado declaró en una entrevista con el San Francisco Chronicle que la condena por asesinato se debió a que "el estándar de la comunidad no es y no puede ser que matar sea algo que una persona razonable haría". han hecho esa noche" pero no crímenes de odio ya que se creía que el asesinato no se había cometido porque Araujo fuera transgénero, sino para 'encubrir una situación que se había salido de control'.

Lamiero había socavado la intención delictiva al comentar: "El hecho de que Gwen fuera transgénero no fue un acto de provocación". Es quien era ella. Sin embargo, no ignoraría más la realidad de que Gwen tomó algunas decisiones en su relación con estos acusados que eran imposibles de defender... No creo que la mayoría de los miembros del jurado piensen que está bien involucrar a alguien. en la actividad sexual sabiendo que asumen que tienes una anatomía sexual cuando no la tienes."

Michael Magidson y José Merél fueron condenados en enero de 15 años a cadena perpetua por asesinato en segundo grado. Mientras Merél expresó un profundo dolor y pesar a la familia de Araujo, Magidson estaba enojado por su veredicto y expresó 'ningún remordimiento'. por su papel en el asesinato de Araujo, según el juez presidente Harry Sheppard.

Jason Cázares

Para evitar un tercer juicio, Cazares se declaró culpable de homicidio involuntario el 16 de diciembre de 2005 y fue sentenciado a seis años de prisión, con crédito por el tiempo ya cumplido. La abogada Gloria Allred representó a la familia de Araujo. Cazares pidió comenzar a cumplir su condena tras el nacimiento de su tercer hijo, previsto para marzo o abril de 2006, lo que le fue concedido, aunque Lamiero señaló que "es difícil para mí considerar una solicitud como esa cuando Gwen Araujo está muerto". Según Lamiero, Cázares estaba dispuesto a declararse culpable de ser cómplice del hecho, pero ese trato fue rechazado porque la sentencia era de solo tres años y no admitía culpabilidad en el asesinato.

Consecuencias

Gwen Araujo fue llorada en un funeral público en la Iglesia Católica St. Edwards en Newark el 25 de octubre de 2002. Fred Phelps y los miembros de la Iglesia Bautista de Westboro de Phelps prometieron hacer piquetes en el funeral, pero no lo hicieron. Hubo gente allí que hizo piquetes con pancartas, pero los amigos usaron alas de ángel para bloquear el ataúd de las pancartas. Fue incinerada y su madre Sylvia Guerrero retuvo la urna con sus cenizas.

TransVision, un programa integral de servicios sociales y de salud para personas transgénero en el condado de Alameda, fue fundado en 2002 y operado por Tri-City Health Center después del asesinato de Gwen Araujo.

A pedido de Guerrero, un juez cambió póstumamente el nombre legal de la víctima a Gwen Amber Rose Araujo el 23 de junio de 2004. Amber Rose era la nombre que Guerrero había elegido antes de que naciera su hijo, en caso de que fuera una niña.

En el primer aniversario del asesinato, la Fundación Horizons creó el Fondo en memoria de Gwen Araujo para la educación transgénero. El propósito del fondo era apoyar programas escolares en los nueve condados del Área de la Bahía que promueven la comprensión de las personas transgénero y sus problemas a través de subvenciones anuales. A través de este fondo, Sylvia Guerrero y su familia hablaron en las escuelas intermedias y secundarias sobre la conciencia y la comprensión de las personas transgénero. Para 2005, Guerrero había hablado con más de 20 escuelas. El fondo se cerró en algún momento antes de septiembre de 2020.

Sylvia Guerrero, la madre de Araujo, trabajaba como asistente legal en un bufete de abogados de San José, pero a partir de 2016 no tenía hogar debido al trastorno de estrés postraumático causado por el incidente. Guerrero no ha podido volver a trabajar y ahora baraja sus pertenencias de familiares' casas utilizando un coche prestado de su amiga.

Representaciones de los medios

Legislación de California

En septiembre de 2006, el gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, firmó la "Ley de justicia para las víctimas Gwen Araujo" (AB 1160) en ley. La ley limitó el uso por parte de los acusados penales de la "defensa de pánico gay/trans" al permitir que las partes instruyan a los miembros del jurado para que no permitan que los prejuicios influyan en sus decisiones, incluido el "sesgo contra la víctima" en función de su "identidad de género u orientación sexual". La ley dejó constancia de que California declara que es contrario a la política pública que los acusados sean absueltos o condenados por un delito menor incluido sobre la base de apelaciones al "sesgo social".

En septiembre de 2014, el gobernador de California, Jerry Brown, convirtió en ley el proyecto de ley n.º 2501 de la Asamblea. La ley restringió aún más el uso de la defensa de pánico gay/trans al enmendar el estatuto de homicidio involuntario de California para prohibir a los acusados alegar que fueron provocados a asesinar al descubrir la orientación sexual o identidad de género de la víctima. AB 2501 fue presentado por la asambleísta Susan A. Bonilla en asociación con Equality California. Al anunciar la presentación del proyecto de ley, citaron el asesinato de Araujo y el asesinato en 2008 del adolescente gay de California Larry King.

Libertad condicional y liberación

Jason Cazares salió de prisión en julio de 2012.

Jaron Nabors salió de prisión en algún momento antes de 2016.

José Merél obtuvo la libertad condicional en 2016 con el apoyo de Sylvia Guerrero.

Michael Magidson dijo que no estaba listo para ser liberado en su audiencia de la junta de libertad condicional en 2016, y Guerrero también se opuso a su solicitud de libertad condicional. A Magidson se le negó la libertad condicional nuevamente en septiembre de 2019.