Willie mayos

AjustarCompartirImprimirCitar

Willie Howard Mays Jr. (nacido el 6 de mayo de 1931), apodado "el niño que dice hola" y "Buck", es un ex jardinero central en Major League Baseball (MLB). Considerado como uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, Mays ocupa el segundo lugar detrás de Babe Ruth en la mayoría de las listas de todos los tiempos, incluidas las de The Sporting News y ESPN. Mays jugó en la Liga Nacional (NL) entre 1951 y 1973 para los New York/San Francisco Giants y New York Mets. Mays es el miembro vivo de mayor edad del Salón Nacional de la Fama del Béisbol.

Mays se unió a los Birmingham Black Barons de la Liga Negra Americana en 1948, jugando con ellos hasta que los Giants lo firmaron una vez que se graduó de la escuela secundaria en 1950, luego ganó el Premio al Novato del Año en 1951 después de conectar 20 jonrones para ayudar a los Giants a ganar su primer banderín en 14 años. Después de pasar la mayor parte de los siguientes dos años en el Ejército de los Estados Unidos durante la Guerra de Corea, fue nombrado Jugador Más Valioso (MVP) de la Liga Nacional en 1954 después de ganar el título de bateo con un promedio de.345 y conectar 41 jonrones. Su atrapada por encima del hombro de un elevado de Vic Wertz en el Juego 1 de la Serie Mundial de 1954 es una de las jugadas de béisbol más famosas de todos los tiempos. Los Giants barrieron a los muy favorecidos Indios de Cleveland por el único triunfo de su carrera en la Serie Mundial y el último título del equipo antes de mudarse a San Francisco después de la temporada de 1957.

Mays, que participó en el Juego de Estrellas en 24 ocasiones, lo que lo empató en el segundo lugar en la historia, se convirtió en un perenne candidato a MVP y terminó entre los seis primeros en la votación en once de las siguientes doce temporadas. Lideró la Liga Nacional en jonrones cuatro veces y en porcentaje de slugging cinco veces mientras bateaba más de.300 y registraba 100 carreras impulsadas (RBI) diez veces cada uno. En 1955 hizo una carrera en la Triple Corona, liderando la liga con 51 jonrones y terminando segundo en bateo y carreras impulsadas. Fue subcampeón del MVP en 1958 después de batear.347, el más alto de su carrera, y nuevamente en 1962 después de llevar a los Giants a otra Serie Mundial con 49 jonrones y 141 carreras impulsadas. Para 1963, ganaba más de $100,000 al año, estableciendo un récord en ese momento con un contrato de $105,000. Fue nuevamente nombrado MVP en 1965 después de batear.317 con 52 jonrones, líder en la liga, convirtiéndose en el segundo jugador de la Liga Nacional en conectar 50 más de una vez y estableciendo un récord de franquicia que se mantuvo hasta que Barry Bonds conectó 73 en 2001. Mays también fue a la vanguardia de un resurgimiento de la velocidad como arma ofensiva en la década de 1950, liderando la liga en bases robadas cuatro veces, triples tres veces y carreras dos veces, con sus 179 robos durante la década encabezando las ligas mayores; fue el primer jugador de la Liga Nacional en conectar 30 jonrones y robar 30 bases en la misma temporada, y el primer jugador en la historia en llegar a 300 jonrones y 300 bases robadas. Mantuvo el récord de la Liga Nacional de jonrones en su carrera desde 1966 hasta que Henry Aaron lo superó durante la temporada de 1972, tiempo durante el cual se convirtió en el segundo jugador y el primer bateador diestro en conectar 600 jonrones. Mays también estableció estándares de brillantez defensiva, ganando 12 premios Gold Glove consecutivos después de su creación en 1957, un récord para los jardineros; lideró a los jardineros centrales de la Liga Nacional en dobles jugadas cinco veces y tres asistencias. Terminó su carrera con un regreso a Nueva York después de un canje a mitad de temporada a los Mets de Nueva York en 1972, y se retiró después del viaje del equipo a la Serie Mundial de 1973. Se desempeñó como entrenador de los Mets durante el resto de la década y luego se reincorporó a los Giants como asistente especial del presidente y gerente general.

Un ejemplo clásico de un jugador de 5 herramientas, Mays terminó su carrera con un promedio de bateo de.302. Tras su retiro, ostentaba el récord de la Liga Nacional de carreras anotadas (2062) y ocupó el segundo lugar en la historia de la liga detrás de Stan Musial en juegos jugados (2992), tercero en turnos al bate (10,881), carreras impulsadas (1903), total de bases (6,066), extrabases (1,323) y boletos (1,464), cuarto en hits (3,283), quinto en porcentaje de slugging (.557) y octavo en dobles (523); sus 140 triples ocuparon el cuarto lugar entre los jugadores activos después de 1945. Tiene récords de Grandes Ligas en juegos como jardinero central (2,829), outs como jardinero (7,095) y jonrones en entradas extra (22), y terminó su carrera solo detrás de Ty. Cobb en juegos totales como jardinero (2,842) y en el séptimo puesto en asistencias (188) y tercero en dobles jugadas (59) en el jardín central.

Mays fue elegido miembro del Salón de la Fama del Béisbol en 1979 en su primer año de elegibilidad, y fue incluido en el Equipo de Todo el Siglo de las Grandes Ligas de Béisbol en 1999. El presidente Barack Obama le otorgó la Medalla Presidencial de la Libertad en 2015.

Primeros años

Willie Howard Mays Jr. nació el 6 de mayo de 1931 en Westfield, Alabama, una ciudad empresarial principalmente negra cerca de Fairfield. Su padre, Cat Mays, era un talentoso jugador de béisbol del equipo negro en la planta de hierro local. Annie Satterwhite, su madre, era una talentosa estrella de baloncesto y atletismo en la escuela secundaria. Sus padres nunca se casaron pero se separaron cuando Mays tenía tres años. Su padre lo crió a él y a dos niñas, Sarah y Ernestine. Sarah llevó al joven Willie a una Iglesia Episcopal Metodista Africana todos los domingos. Cat Mays trabajó como portera de ferrocarril y más tarde en las acerías de Westfield.

Cat expuso a Willie al béisbol a una edad temprana, jugando a la pelota con él a los cinco años y permitiéndole sentarse en el banquillo con su equipo de la Liga Industrial de Birmingham a los diez. Su jugador de béisbol favorito cuando era niño era Joe DiMaggio; otros favoritos fueron Ted Williams y Stan Musial. Mays jugó varios deportes en Fairfield Industrial High School. En el equipo de baloncesto, lideró en puntaje a los jugadores de las escuelas secundarias para negros en el condado de Jefferson. Mays jugó como mariscal de campo, fullback y pateador para el equipo de fútbol. Aunque cumplió 18 años en 1949, Mays no se graduó de Fairfield hasta 1950, lo que el periodista Allen Barra llama "un misterio menor en la vida de Willie".

Carrera profesional

Liga negra y ligas menores

La carrera de béisbol profesional de Mays comenzó en 1948 cuando jugó brevemente durante el verano con Chattanooga Choo-Choos, un equipo negro de ligas menores. Más tarde ese año, Mays se unió a los Birmingham Black Barons de la Liga Negra Americana, dirigida por Piper Davis, una compañera de equipo de Mays' padre en el equipo industrial. Cuando el director de Fairfield Industrial, E. J. Oliver, amenazó con suspender a Mays por jugar béisbol profesional, Davis y el padre de Mays llegaron a un acuerdo. Mays solo jugaría partidos en casa para los Black Barons. A cambio, todavía podía jugar fútbol americano en la escuela secundaria. Mays ayudó a Birmingham a avanzar a la Serie Mundial Negra de 1948, que perdieron 4-1 ante los Homestead Grays. Bateó.262 en la temporada y se destacó por su excelente fildeo y corrida de bases.

Varios equipos de las Grandes Ligas estaban interesados en fichar a Mays, pero tuvieron que esperar hasta que se graduara de la escuela secundaria para ofrecerle un contrato. Los Boston Braves y los Brooklyn Dodgers lo buscaron, pero el cazatalentos de los New York Giants, Eddie Montague, fue quien lo firmó con un contrato de $ 4,000. Mays pasó el resto de 1950 con los Gigantes de Trenton Clase B de la Liga Interestatal, bateando.353. Promovido a la Clase AAA Minneapolis Millers de la Asociación Estadounidense en 1951, bateó.477 en 35 juegos.

Nueva York / Gigantes de San Francisco (1951–1952, 1954–1972)

Novato del año de la Liga Nacional (1951)

Painting on a baseball card of Mays in a white baseball uniform staring off to his left as he holds a baseball bat over his right shoulder
1952 Bowman Gum Willie Mays

Con una excelente defensa, Mays fue llamado por los Giants el 24 de mayo de 1951. Inicialmente, Mays se mostró reacio a aceptar la promoción porque no creía que estuviera listo para enfrentarse a los lanzadores de las Grandes Ligas. Asombrado, el mánager de los Gigantes, Leo Durocher, llamó directamente a Mays y le dijo: "Deja de costarle dinero al club con llamadas telefónicas de larga distancia y únete al equipo".

Los Giants esperaban que Mays los ayudara a la defensiva en el jardín central, así como a la ofensiva. El Polo Grounds presentaba una forma de herradura inusual, con líneas relativamente cortas en el jardín izquierdo (280 pies (85 m)) y el jardín derecho (258 pies (79 m)), pero el jardín central más profundo en el béisbol (483 pies (147 m)). Mays apareció en su primer partido de Grandes Ligas el 25 de mayo contra los Filis de Filadelfia en Shibe Park, bateando tercero. No tuvo hits en sus primeros 12 turnos al bate en las ligas mayores, pero en su 13 el 28 de mayo, conectó un jonrón ante Warren Spahn sobre el techo del jardín izquierdo de Polo Grounds. Mays se quedó sin hits en sus siguientes 12 turnos al bate, y Durocher lo dejó en el octavo lugar en el orden de bateo el 2 de junio, lo que sugiere que Mays deje de intentar jalar la pelota y solo haga contacto. Mays respondió con cuatro hits en sus próximos dos juegos el 2 y el 3 de junio. Para fines de mes, había elevado su promedio de bateo a más de.300. Batearía cerca de.290 por el resto de la temporada. Aunque su promedio de.274, 68 carreras impulsadas y 20 jonrones (en 121 juegos) se ubicarían entre los totales más bajos de su carrera, aún así ganó el premio al Novato del Año de la Liga Nacional (NL). El 11 de agosto, los Gigantes se encontraron 13+12 juegos detrás de los Dodgers en la carrera por el banderín de la Liga Nacional; El gerente de Brooklyn, Charlie Dressen, predijo triunfalmente: "Los Giants están muertos". Sin embargo, los Giants terminaron 40-18 en los últimos 58 juegos de la temporada, ganando sus últimos siete del año para terminar la temporada regular empatados con los Dodgers. Durante la carrera por el banderín, el fildeo y el fuerte brazo para lanzar de Mays fueron fundamentales en varias importantes jugadas de los Gigantes. victorias Mays estaba en el círculo de espera el 3 de octubre cuando Bobby Thomson conectó un jonrón de tres carreras para ganar la serie de desempate de tres juegos de la Liga Nacional por 2-1.

Los Giants se enfrentaron a los New York Yankees y al favorito de la infancia de Mays, DiMaggio, en la Serie Mundial de 1951, que los Giants perdieron en seis juegos. En el Juego 1, Mays, Hank Thompson y Monte Irvin formaron el primer campo de juego totalmente afroamericano en la historia de las Grandes Ligas. Mays golpeó mal mientras los Giants perdieron la serie 4-2. En el Juego 5, conectó un elevado elevado, que DiMaggio y el novato de los Yankees, Mickey Mantle, persiguieron. Cuando DiMaggio canceló a Mantle, el Yankee más joven se atascó en un desagüe abierto y sufrió una lesión en la rodilla que lo afectaría el resto de su carrera.

Estados Unidos Ejército (1952–1953)

Poco después de que terminara la temporada de 1951, Mays se enteró de que el Ejército de los Estados Unidos lo había reclutado para servir en la Guerra de Corea. Antes de irse para unirse al ejército, Mays jugó las primeras semanas de la temporada de 1952 con los Giants. Bateó.236 con cuatro jonrones en 34 juegos. Sorprendió a los periodistas deportivos como Red Smith cuando atrajo los aplausos de los fanáticos de los Dodgers de Brooklyn, los Giants' archirrivales, en su último partido antes de informar.

Después de su incorporación al ejército el 29 de mayo, Mays se presentó en Fort Eustis en Virginia, donde pasó gran parte de su tiempo jugando en equipos militares de béisbol con otros jugadores de las Grandes Ligas. Fue en Fort Eustis donde Mays aprendió a atrapar la canasta del jardinero de Fort Eustis, Al Fortunato. Mays se perdió unos 266 juegos debido a su servicio militar. Dado de alta el 1 de marzo de 1954, informó a los Giants' campo de entrenamiento de primavera al día siguiente.

Campeona de la Serie Mundial y MVP de la Liga Nacional (1954–1955)

(feminine)
Nearly at a wall, Mays reaches up underhanded to catch a ball falling towards him while over 30 feet above, several rows of fans stare down at him
The Catch: Mays se acerca en la unidad de Vic Wertz cerca de la pared en el juego 1 de la Serie Mundial de 1954.

Mays comenzó la temporada de 1954 el Día Inaugural con un jonrón de más de 414 pies (126 m) contra Carl Erskine. Después de que bateó.250 en sus primeros 20 juegos, Durocher lo movió del tercero al quinto en el orden de bateo y nuevamente lo alentó a que dejara de intentar jalar la pelota y tratar de conectar hits al jardín derecho. Mays cambió su postura de bateo y se paró más derecho en el plato, manteniendo los pies más juntos. Atribuyó estos ajustes a la mejora de su promedio de bateo, ya que bateó.450 con 25 carreras impulsadas en sus siguientes 20 juegos. El 25 de junio, conectó un jonrón dentro del parque en la victoria por 6-2 sobre los Cachorros de Chicago. Mays fue seleccionado para el equipo All-Star de la Liga Nacional; Formaría parte de 24 equipos All-Star consecutivos de la Liga Nacional durante 20 temporadas. Mays se convirtió en el primer jugador en la historia en conectar 30 jonrones antes del Juego de Estrellas. Tuvo 36 jonrones hasta el 28 de julio. Alrededor de ese tiempo, Durocher le pidió que dejara de intentar batearlos y le explicó que el equipo quería que llegara a la base con más frecuencia. Mays conectó solo cinco jonrones después del 28 de julio, pero aumentó su promedio de bateo de.326 a.345 para ganar el primer título de bateo del equipo desde el de Bill Terry en 1930. Con 41 jonrones, Mays ganó la Liga Nacional. Premio al Jugador Más Valioso y el Hickok Belt.

Los Giants ganaron el banderín de la Liga Nacional y la Serie Mundial de 1954, barriendo a los Indios de Cleveland en cuatro juegos. La serie de 1954 es quizás mejor recordada por 'The Catch', un agarre por encima del hombro de Mays de un largo batazo del bate de Vic Wertz a unos 425 pies (130 m) del plato en el Polo Grounds durante la octava entrada del Juego 1. La atrapada impidió que dos indios ' corredores anoten, preservando un juego empatado. "The Catch trascendió el béisbol" Barra escribió, y Larry Schwartz de ESPN dijo de todas las atrapadas que hizo Mays, 'se considera su mejor'. Mays ni siquiera miró la pelota durante los últimos veinte pies mientras corría, diciendo más tarde que se dio cuenta de que tenía que seguir corriendo si quería conseguir la pelota. Los Giants ganaron el juego en la décima entrada con un jonrón de tres carreras de Dusty Rhodes, y Mays anotó la carrera ganadora.

Mays agregó el robo de bases a sus talentos, aumentando su total de ocho en 1954 a 24 en 1955. A mediados de mayo, Durocher le pidió que intentara conectar más jonrones. Mays lideró la liga con 51, pero terminó cuarto en la votación para el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional. Liderando la liga con un porcentaje de slugging de.659, Mays bateó.319 y los Giants terminaron en tercer lugar. Durante el último juego de la temporada, Durocher, quien había apoyado a Mays desde que comenzó su carrera, le dijo que no regresaría como entrenador de los Giants. Cuando Mays respondió: 'Pero, señor Leo, va a ser diferente sin usted'. No estarás aquí para ayudarme, " Durocher le dijo a su estrella: "Willie Mays no necesita la ayuda de nadie".

Nueva gerente (1956–1957)

(feminine)
Photograph of Willie Mays in a Giants uniform cradles six bats over his right shoulder
Mays en 1954

En 1956, Mays tuvo problemas al principio para llevarse bien con el nuevo gerente Bill Rigney, quien lo criticó públicamente. El jardinero central se molestó particularmente después de que Rigney lo multó con $ 100 por no correr a la primera base en un elevado que fue atrapado por el receptor. Conectó 36 jonrones y robó 40 bases, el máximo de su carrera, convirtiéndose en el segundo jugador en unirse al club 30-30. Aunque su carrera impulsada (84) y su promedio de bateo (.296) fueron los más bajos en casi una década, Barra observó que "Willie Mays seguía siendo el mejor jugador de la Liga Nacional".

La relación entre Mays y Rigney mejoró en 1957. Rigney dejó de darle tanta dirección a Mays y confió en la habilidad y el instinto de su jugador estrella. En su biografía autorizada de Mays de 2010, James S. Hirsch escribió que Mays tuvo "una de sus excursiones más emocionantes". el 21 de abril. En el juego contra los Phillies, Mays llegó a la segunda base por un error, se robó la tercera y anotó la carrera ganadora con un sencillo de Hank Sauer, todo en jugadas lo suficientemente cerca como para que tuviera que deslizarse para hacer cada uno. Se robó la casa en una derrota por 4-3 ante los Cachorros el 21 de mayo. 1957 fue la primera temporada en que se entregaron los Premios Guante de Oro. Mays ganó el primero de 12 Guantes de Oro consecutivos por su juego en el jardín central. Terminó entre los cinco primeros de la Liga Nacional en una variedad de categorías ofensivas: carreras anotadas (112, tercero), promedio de bateo (.333, segundo) y jonrones (35, cuarto). En 1957, Mays se convirtió en el cuarto jugador en la historia de las Grandes Ligas en unirse al club 20-20-20 (dobles, triples, jonrones). Robó 38 bases ese año, lo que lo convirtió en el segundo miembro del club 20-20-20 (después de Frank Schulte en 1911) en robar al menos 20 bases. Esto le dio su segunda temporada consecutiva de club 30-30.

La disminución de la asistencia y el deseo de un nuevo estadio llevaron a los Giants a mudarse a San Francisco después de la temporada de 1957. En la final de los Gigantes' juego en casa en el Polo Grounds el 29 de septiembre de 1957, los fanáticos le dieron a Mays una ovación de pie en medio de su último turno al bate, después de que los Pirates' el lanzador Bob Friend ya le había hecho un lanzamiento. "No recuerdo haber escuchado otra ovación dada a un hombre después de que el lanzador haya comenzado a trabajar en él" Escribió el biógrafo de May, Arnold Hano.

Mudanza a San Francisco (1958-1961)

En 1958, Rigney quería que Mays desafiara el récord de Babe Ruth de 60 jonrones en una temporada. En consecuencia, Rigney no jugó mucho con Mays en los entrenamientos de primavera con la esperanza de usar a su mejor bateador todos los días de la temporada regular. Como lo había hecho en 1954, Mays compitió por el título de bateo de la Liga Nacional hasta el último partido de la temporada. Trasladado al puesto de primer bate el último día para aumentar sus turnos al bate, Mays consiguió tres hits en el juego para terminar con un récord personal de.347, pero Richie Ashburn de Filadelfia bateó.350. Mays compartió el premio inaugural al Jugador del Mes de la Liga Nacional con Stan Musial en mayo, bateando.405 con 12 jonrones y 29 carreras impulsadas; ganó un segundo premio en septiembre (.434, 4 jonrones, 18 carreras impulsadas). Jugó en todos menos dos juegos, conectando solo 29 jonrones.

Horace Stoneham, los Gigantes' propietario, convirtió a Mays en el jugador mejor pagado del béisbol con un contrato de $75,000 para 1959. Mays tuvo su primera lesión grave en 1959, una colisión con Sammy White en el entrenamiento de primavera que resultó en 35 puntos en su pierna, pero estaba listo para el inicio de temporada. Contra los Rojos en agosto, Mays se rompió un dedo, pero lo mantuvo en secreto para evitar que los lanzadores rivales lo apuntaran. En septiembre de 1959, los Giants lideraron la carrera por el banderín de la Liga Nacional por dos juegos con solo ocho juegos por jugar, pero una barrida de los Dodgers comenzó una racha de seis derrotas en esos juegos finales, condenándolos a un tercer puesto. Mays tuvo hits en tres de 10 turnos al bate en la serie de los Dodgers, pero algunos fanáticos de San Francisco aún lo abuchearon. En 1959, Mays bateó.313 con 34 jonrones y 113 carreras impulsadas, liderando la liga en bases robadas por cuarto año consecutivo.

Después de pasar sus primeros dos años en San Francisco en el Seals Stadium, los Giants se mudaron al nuevo Candlestick Park en 1960. Inicialmente, se esperaba que el estadio fuera propicio para jonrones, pero los vientos impredecibles afectaron el poder de Mays., y solo bateó 12 en casa en 1960. Encontró que el estadio era complicado de jugar, pero descubrió cómo jugarlo a medida que avanzaba la temporada. Cuando se golpeaba una bola elevada, contaba hasta cinco antes de perseguirla, lo que le permitía juzgar el efecto del viento. Conectó dos jonrones el 24 de junio y se robó el home en la victoria por 5-3 sobre los Cincinnati Reds. El 15 de septiembre, empató un récord de la Liga Nacional con tres triples en una victoria de 8-6 en 11 entradas sobre los Filis. "No me gusta hablar de 1960", " Mays dijo después del juego final de una temporada en la que los Giants, favoritos de pretemporada para el banderín, terminaron quintos de ocho equipos de la Liga Nacional. Por segunda vez en tres años, solo conectó 29 jonrones, pero lideró la Liga Nacional con 190 hits e impulsó 103 carreras, bateó.319 y se robó 25 bases.

Photograph of Mays with SF on his black cap staring towards the camera holding a bat on his right side, with a baseball grandstand in the background
Mays en 1961

Alvin Dark fue contratado para dirigir a los Giants antes del comienzo de la temporada de 1961, y los Giants terminaron en tercer lugar. Mays tuvo uno de sus mejores juegos el 30 de abril de 1961, conectó cuatro jonrones y empujó ocho carreras contra los Bravos de Milwaukee en el County Stadium. Según Mays, no estaba seguro de si jugaría debido a una intoxicación alimentaria. Cada uno de sus jonrones recorrió más de 400 pies (120 m). Mientras Mantle y Roger Maris perseguían el récord de jonrones de una temporada de Babe Ruth en la Liga Americana, Mays y Orlando Cepeda luchaban por el liderato de jonrones en la Liga Nacional. Mays estaba detrás de Cepeda por dos jonrones a fines de agosto (34 en lugar de 36), pero Cepeda lo superó 10–6 en hits en septiembre para terminar con 46, mientras que Mays terminó con 40. Mays lideró la liga con 129 carreras anotadas y bateadas..308 con 123 impulsadas.

Carrera de banderines (1962)

Aunque había seguido jugando a un alto nivel desde que llegó a San Francisco, Mays soportó los abucheos de los fanáticos de San Francisco durante sus primeras cuatro temporadas en California. Barra especula que esto puede deberse a que los fanáticos de San Francisco comparaban desfavorablemente a Mays con Joe DiMaggio, el jardinero central más famoso de San Francisco. Hal Wood mencionó la teoría de DiMaggio, así como otras dos explicaciones: 1) los fanáticos habían escuchado tantas cosas maravillosas sobre el juego de Mays en Nueva York que esperaban que fuera mejor jugador de lo que realmente era, y 2) Mays tendía a ser reservado. Mays dijo en 1959 que no le importaban los abucheos, pero admitió en un artículo de 1961 que los silbidos le molestaban. Cualquiera que sea la razón, los abucheos, que habían comenzado a disminuir después del juego de cuatro jonrones de Mays en 1961, se calmaron aún más en 1962, cuando los Giants disfrutaron de su mejor temporada desde que se mudaron a San Francisco.

Mays lideró al equipo en ocho categorías ofensivas en 1962: carreras (130), dobles (36), jonrones (49), impulsadas (141), bases robadas (18), bases por bolas (78), porcentaje de embase (.384) y porcentaje de slugging (.613). Terminó segundo en la votación del Jugador Más Valioso de la Liga Nacional detrás de Maury Wills, quien había roto el récord de bases robadas de Ty Cobb en una temporada. El 30 de septiembre, Mays conectó un jonrón ganador del juego en el juego de los Giants. último juego del año programado regularmente, lo que obligó al equipo a empatar en el primer lugar con los Dodgers de Los Ángeles. Los Giants se enfrentaron a los Dodgers en una serie de playoffs de tres juegos. Con los Giants perdiendo 4-2 en la parte alta de la novena entrada del Juego 3, Mays conectó un sencillo productor y finalmente anotó cuando los Giants tomaron una ventaja de 6-4. Con dos outs en la parte baja de la entrada, Lee Walls conectó un elevado al jardín central, que Mays atrapó para el out final cuando los Giants avanzaron a la Serie Mundial contra los Yankees.

En el Juego 1 de la Serie Mundial, una derrota por 6-2 ante Nueva York, Mays registró tres hits. Bateaba apenas.250 en la serie en general. La Serie llegó hasta el Juego 7, que los Yankees lideraron 1-0 en la parte baja de la novena. Matty Alou abrió la entrada con un toque de sencillo, pero aún estaba en primera dos outs más tarde cuando Mays se acercó con los Giants a un out de la eliminación. Al batear contra Ralph Terry, conectó una pelota a la esquina del jardín derecho que podría haber sido lo suficientemente profunda como para anotar a Alou, pero el entrenador de tercera base de los Giants, Whitey Lockman, optó por mantener a Alou en tercera. El siguiente bateador, McCovey, conectó una línea que fue atrapada por Bobby Richardson y los Yankees ganaron el juego decisivo 1-0. Era Mays' última aparición en la Serie Mundial como gigante. Mays se deleitó con el hecho de que finalmente había ganado el apoyo de los fanáticos de San Francisco; "Solo les tomó cinco años," dijo más tarde.

Contrato récord (1963–1964)

Antes de la temporada de 1963, Mays firmó un contrato por un valor récord de $105,000 por temporada (equivalente a $929,364 en 2021). El 2 de julio, cuando Spahn y Juan Marichal lanzaron 15 entradas en blanco cada uno, Mays conectó un jonrón en la entrada 16 ante Spahn, lo que le dio a los Giants una victoria por 1-0. Consideró el jonrón como uno de los más importantes, junto con su primer juego y el de cuatro jonrones. En agosto, ganó su tercer premio al Jugador del Mes de la Liga Nacional después de batear.387 con ocho jonrones y 27 carreras impulsadas. Conectó su jonrón 400 el 27 de agosto contra los St. Louis Cardinals, el décimo jugador en alcanzar esa marca. Mays terminó la temporada de 1963 bateando.314 con 38 jonrones y 103 carreras impulsadas, robando solo ocho bases, su menor cantidad desde 1954.

Por lo general, el tercer bateador en la alineación, Mays pasó al cuarto lugar en 1964 antes de volver al tercero en los años siguientes. El 21 de mayo, Dark nombró a Mays the Giants' capitán, convirtiendo a Mays en el primer capitán afroamericano de un equipo de la MLB. "Te lo mereces", " Dark le dijo a Mays. "Deberías haberlo tenido mucho antes de esto." Contra los Phillies el 4 de septiembre, Mays hizo lo que Hirsch llamó "una de las recepciones más acrobáticas de su carrera". Ruben Amaro, Sr., golpeó una pelota al marcador en el Connie Mack Stadium de Filadelfia. Mays, que había estado jugando más cerca del plato de lo normal, corrió a toda velocidad tras la pelota. Lo atrapó en el aire y tuvo que patear las piernas hacia adelante para evitar que su cabeza golpeara la cerca del estadio, pero se aferró a la pelota. Si bien bateó menos de.300 (.296) por primera vez desde 1956, lideró la Liga Nacional con 47 jonrones y ocupó el segundo lugar con 121 carreras anotadas y 111 carreras impulsadas.

Segundo Jugador Más Valioso de la Liga Nacional (1965–1966)

Un músculo del hombro desgarrado sufrido en un juego de 1965 contra los Bravos de Atlanta afectó la habilidad de Mays para lanzar. Mantuvo la lesión en secreto de los jugadores rivales, haciendo dos o tres lanzamientos de práctica antes de los juegos para disuadirlos de correr sobre él. El 22 de agosto, Mays actuó como pacificadora durante una pelea de 14 minutos entre los Giants y los Dodgers después de que Marichal hiciera sangrar al receptor de los Dodgers, John Roseboro, con un bate. Mays agarró a Roseboro por la cintura y lo ayudó a salir del campo, luego derribó a Lou Johnson para evitar que atacara a un árbitro. Johnson lo pateó en la cabeza y casi lo noquea. Después de la pelea, Mays conectó un jonrón de tres carreras ganador del juego contra Sandy Koufax, pero no terminó el juego, sintiéndose mareado después del jonrón.

Mays ganó su cuarto y último premio al Jugador del Mes de la Liga Nacional en agosto de 1965 (.363, 17 jonrones, 29 carreras impulsadas). El 13 de septiembre, conectó el jonrón número 500 de su carrera ante Don Nottebart, convirtiéndose en el quinto jugador en alcanzar la marca. Warren Spahn, frente a quien Mays conectó el primer jonrón de su carrera, ahora era su compañero de equipo. Después del jonrón, Spahn le preguntó: "¿Fue el mismo sentimiento?" Mays respondió: "Era exactamente el mismo sentimiento". El mismo tono también." La noche siguiente, Mays golpeó uno que consideró el más dramático. Con los Giants detrás de los Astros de Houston por dos carreras con dos outs en el noveno, Mays hizo un swing y falló los dos primeros lanzamientos de Claude Raymond, tomó tres bolas para cargar la cuenta y cometió faltas en tres lanzamientos antes de conectar un jonrón en el noveno. tono. Los Giants ganaron 6-5 en 10 entradas. Mays ganó su segundo premio MVP en 1965 con 52 jonrones, el máximo de su carrera, en lo que Barra dijo que "muy bien pudo haber sido su mejor año". Bateó.317, liderando la Liga Nacional en porcentaje de embase (.400) y porcentaje de slugging (.645). El lapso de 11 años entre sus premios MVP fue la brecha más larga de cualquier jugador de Grandes Ligas que logró la distinción más de una vez, al igual que los 10 años entre sus 50 temporadas de jonrones. Anotó 118 carreras, el 12º año consecutivo que anotó al menos 100 carreras en una temporada.

Photographic portrait of an older Willie Mays in a San Francisco Giants uniform, the top button of which is undone
Mays en sus años posteriores con los Gigantes

Mays empató el récord de la Liga Nacional de Mel Ott de 511 jonrones el 24 de abril de 1966 contra los Astros. Después de eso, pasó nueve días sin jonrones. "Empecé a pensar jonrón cada vez que me levantaba," Mays explicó la depresión. Finalmente estableció el récord el 4 de mayo. A pesar de haberse lesionado un músculo del muslo el 7 de septiembre, Mays se embasó en la undécima entrada de un juego contra los Dodgers con dos outs y luego intentó anotar desde la primera base con un sencillo de Frank Johnson. En una jugada cerrada, el árbitro Tony Venzon inicialmente lo descartó, luego cambió la decisión cuando vio que Roseboro había dejado caer la pelota después de que Mays chocara con él. San Francisco ganó 3-2. Mays terminó tercero en la votación de MVP de la Liga Nacional, la novena y última vez que terminó entre los cinco primeros en la votación por el premio. Bateó.288 con 99 carreras anotadas, 37 jonrones y 103 carreras impulsadas; al final de la temporada, solo Babe Ruth había conectado más jonrones (714 a 542).

Jugadora de la década (1967–1970)

(feminine)

Mays tuvo 13 jonrones y 44 carreras impulsadas en sus primeros 75 juegos de 1967, pero luego cayó en una mala racha. El 7 de junio, Gary Nolan de los Cincinnati Reds lo ponchó cuatro veces; esta fue la primera vez en su carrera que esto sucedió, aunque los Giants aún ganaron el juego 4-3. Aquejado de fiebre el 14 de julio, Mays abandonó el juego de ese día después de la sexta entrada debido a la fatiga y pasó cinco días en un hospital. "Después de volver a la alineación, nunca más me sentí fuerte por el resto de la temporada" él recordó. En 141 juegos, Mays bateó.263 con 83 carreras anotadas, 128 hits y 22 jonrones. Solo tuvo 70 carreras impulsadas en el año, la primera vez desde 1958 que no llega a las 100.

Antes de un partido en Houston el 6 de mayo de 1968, el propietario de los Astros, Roy Hofheinz, le regaló a Mays un pastel de cumpleaños de 569 libras por su cumpleaños número 37; las libras representaban cada jonrón que Mays había conectado en su carrera. Después de compartir parte con sus compañeros de equipo, Mays envió el resto al Texas Children's Hospital. Jugó 148 juegos y subió su promedio de bateo a.289, acumulando 84 carreras anotadas, 144 hits, 23 jonrones y 79 carreras impulsadas. En 1969, los nuevos Giants' el manager Clyde King movió a Mays a la posición de primer bate en la alineación de bateo porque Mays estaba conectando menos jonrones. Mays se molestó en privado por el movimiento, y luego lo comparó con 'O'. Bloqueo de J. Simpson para el fullback". Se lesionó la rodilla en una colisión con el receptor Randy Hundley el 29 de julio, lo que lo obligó a perderse varios juegos. El 22 de septiembre, conectó su jonrón número 600 y dijo más tarde: "Ganar el juego era más importante para mí que cualquier logro individual". En 117 juegos, bateó.283 con 13 jonrones y 58 carreras impulsadas.

El Sporting News nombró a Mays el 'Jugador de la Década' de la década de 1960. en enero de 1970. En un juego de abril, Mays chocó con Bobby Bonds mientras pasaba su guante por encima de la pared, pero hizo una atrapada para robarle un jonrón a Bobby Tolan. Mays conectó su hit número 3000 contra los Expos de Montreal el 18 de julio. "No me siento emocionado por esto ahora", dijo. dijo a los periodistas después. "Lo principal que quería hacer era ayudar a Gaylord Perry a ganar un juego." En 139 juegos, Mays bateó.291 con 94 carreras anotadas, 28 jonrones y 83 carreras impulsadas. Programó sus días libres esa temporada para evitar enfrentarse a lanzadores ponchados como Bob Gibson o Tom Seaver.

Años posteriores con los Giants (1971-1972)

SFGiants 24.png
El número 24 de Willie Mays fue retirado por los Gigantes de San Francisco en 1972.

Aunque el jardín central siguió siendo su posición principal en 1971, Mays jugó 48 juegos en la primera base. Tuvo un comienzo rápido en 1971, el año en que cumplió 40 años. Contra los Mets el 31 de mayo, conectó un jonrón en la octava entrada que empató el juego, salvó varias carreras con su defensa en la primera base y realizó una base estratégica. -maniobra de carrera con un out en la entrada 11, corriendo lentamente de segunda a tercera base para atraer un tiro de Tim Foli y permitir que Al Gallagher llegue a primera de manera segura. Evadiendo la etiqueta de Foli en el tiro de regreso a tercera, Mays anotó la carrera ganadora con un elevado de sacrificio. Tuvo 15 jonrones y un promedio de.290 en el receso del Juego de Estrellas, pero se desvaneció en la recta final, solo bateó tres jonrones y bateó.241 durante el resto del año. Una razón por la que conectó tan pocos jonrones fue que Mays caminó 112 veces, 30 veces más que en cualquier momento de su carrera. Esto se debió en parte a que Willie McCovey, quien a menudo bateaba detrás de Mays en la alineación, se perdió varios juegos por lesiones, lo que provocó que los lanzadores lanzaran con cuidado a Mays para poder concentrarse en eliminar a los bateadores menos hábiles. Posteriormente, Mays lideró la liga en porcentaje de embase (.425) por segunda vez, aunque sus 123 ponches fueron el récord personal. Bateó.271 y se robó 23 bases.

Los Gigantes ganaron la División Oeste de la Liga Nacional en 1971, regresando a Mays a los playoffs por primera vez desde 1962. En la Serie de Campeonato de la Liga Nacional (NLCS) contra los Piratas, Mays conectó un jonrón y tres carreras impulsadas en los primeros dos juegos. En el Juego 3, Mays intentó un toque de sacrificio fallido en un empate 1-1 en el sexto sin outs y Tito Fuentes en la segunda base, un movimiento que sorprendió a los reporteros que cubrían el juego. Los Gigantes perdieron 2-1. "Estaba pensando en la mejor manera de conseguir la carrera," Mays explicó el toque, señalando que McCovey y Bonds serían los siguientes. Los Giants perdieron la serie en cuatro juegos. Después de la temporada, Mays fue honrada como la ganadora del Premio Roberto Clemente inaugural, conocido en ese momento como el Premio del Comisionado.

Mays tuvo un comienzo tortuoso en la temporada de 1972, bateando.184 en sus primeros 19 juegos. Antes de que comenzara la temporada, le había pedido a Stoneham un contrato de 10 años con la organización de los Giants, con la intención de servir con ellos fuera del campo una vez que terminara su carrera como jugador. La organización de los Gigantes estaba teniendo problemas financieros y Mays tuvo que conformarse con un contrato de $330,000 por dos años. Mays discutió con el manager Charlie Fox y abandonó el estadio antes del comienzo de una doble cartelera el 30 de abril sin decírselo. El 5 de mayo, Mays fue canjeado a los Mets de Nueva York por el lanzador Charlie Williams y se rumoreaba que una cantidad no revelada era de 100.000 dólares. Los Mets acordaron mantener su salario en $165,000 al año durante 1972 y 1973, y prometieron pagarle a Mays $50,000 al año durante 10 años después de su retiro.

Mets de Nueva York (1972–1973)

Mets retired 24.svg
El número 24 de Willie Mays fue retirado por los Mets de Nueva York en 2022.
Grinning to show his teeth, Mays stares at the camera, the top of a capital M visible on his shirt
Mays con los Mets en 1972

Mays había seguido siendo popular en Nueva York, y la propietaria Joan Payson había querido durante mucho tiempo traerlo de regreso a sus raíces en las Grandes Ligas. En su debut con los Mets contra los Giants el 14 de mayo, Mays adelantó a Nueva York para quedarse con un jonrón en la quinta entrada y recibió el aplauso de los fanáticos en el Shea Stadium. Mays apareció en 88 juegos para los Mets en 1972, bateando.250 en 244 turnos al bate con ocho jonrones.

En 1973, Mays llegó un día tarde a los entrenamientos primaverales y luego se fue a la mitad sin avisar al manager Yogi Berra de antemano. Fue multado con $ 1,000 al regresar; un periodista deportivo bromeó con que la mitad de la multa era por irse y la otra mitad por regresar. Las cosas no mejoraron cuando comenzó la temporada; Mays pasó un tiempo en la lista de lesionados a principios de año y abandonó el parque antes de un partido cuando descubrió que Berra no había puesto su nombre en la alineación titular. Su velocidad y brazo poderoso en los jardines, activos a lo largo de su carrera, se vieron disminuidos en 1973, y solo llegó al equipo All-Star debido a una intervención especial del presidente de la Liga Nacional, Chub Feeney. Sin embargo, los Mets ganaron el Este de la Liga Nacional.

El 17 de agosto de 1973, Mays conectó su último jonrón (660) contra los Reds' Don Gullett. Habiendo considerado retirarse todo el año, Mays finalmente le dijo oficialmente a los Mets el 9 de septiembre que 1973 sería su última temporada. Hizo el anuncio al público el 20 de septiembre. "Pensé que ya estaría llorando". le dijo a los periodistas y Mets' ejecutivos en una conferencia de prensa ese día, 'pero veo tanta gente aquí que son mis amigos, no puedo... El béisbol y yo tuvimos lo que podría llamarse una historia de amor'.; Cinco días después, los Mets lo honraron en la Noche de Willie Mays, proclamada por el alcalde de la ciudad de Nueva York, John Lindsay, donde agradeció a los fanáticos de Nueva York y se despidió del béisbol. En 66 juegos, Mays bateó.211, el mínimo de su carrera, con seis jonrones.

Contra los Reds en la SCLN, Mays ayudó a restaurar el orden en el Juego 3 después de que los fanáticos de los Mets comenzaran a arrojar basura a Pete Rose luego de una pelea que Rose y Bud Harrelson habían iniciado. El quinto juego fue el único que jugó Mays; tuvo un sencillo productor como emergente cuando los Mets ganaron 7-2, asegurando un viaje a la Serie Mundial de 1973 contra los Atléticos de Oakland. Una lesión en el hombro de Rusty Staub llevó a los Mets a cambiar a Don Hahn al jardín derecho y colocar a Mays en el centro al comienzo de la Serie. Tropezó cuatro veces en los primeros dos juegos, incluido un error de fildeo en el Juego 2 que permitió a los Atléticos empatar el juego y forzar entradas extra. El último hit de Mays llegó más tarde en el mismo juego, un sencillo productor contra Rollie Fingers que rompió un empate 7–7 en la 12ª entrada de una victoria 10–7. Su último turno al bate llegó en el Juego 3, donde bateó de emergente por Tug McGraw y conectó un roletazo en una jugada forzada. Los Mets perdieron la serie en siete juegos.

Juegos de Estrellas

Las 24 apariciones de Mays en una lista del Juego de Estrellas están empatadas con Musial en el segundo lugar de todos los tiempos, solo detrás de las 25 de Hank Aaron. Él "luchó por la gloria del Juego de Estrellas"; según Hirsch, tomando el juego en serio en su deseo de apoyar a sus compañeros de equipo de la Liga Nacional. En el primer Juego de Estrellas de 1959, Mays conectó un triple ganador del juego contra Whitey Ford; Bob Stevens del San Francisco Chronicle escribió que "Harvey Kuenn lo persiguió honestamente, pero el único jardinero central en el béisbol que podría haberlo atrapado lo golpeó". Anotó la carrera ganadora en la parte baja de la décima entrada del primer Juego de Estrellas de 1961 con un sencillo de Clemente en la victoria de la Liga Nacional por 5-4. En el Estadio de Cleveland, en el Juego de Estrellas de 1963, hizo la mejor atrapada, enganchándose el pie debajo de una cerca de alambre en el jardín central cuando atrapó un batazo largo de Joe Pepitone que podría haberle dado la ventaja a la Liga Americana. La Liga Nacional ganó 5-3 y Mays fue nombrado MVP del Juego de Estrellas. Con un jonrón inicial contra Milt Pappas en el Juego de Estrellas de 1965, Mays estableció un récord de más hits en sus Juegos de Estrellas (21). Mays abrió el Juego de Estrellas de 1968 con un sencillo, pasó a la segunda base por un error, avanzó a la tercera base con un lanzamiento descontrolado y anotó la única carrera del juego cuando McCovey conectó una doble matanza; por sus contribuciones, Mays ganó el premio MVP del Juego de Estrellas por segunda vez. Individualmente tiene los récords de más turnos al bate (75), hits (23), carreras anotadas (20) y bases robadas (seis) por un All-Star; además, está empatado con Musial en la mayor cantidad de extrabases (ocho) y bases totales (40), y está empatado con Brooks Robinson en la mayor cantidad de triples (tres) en la historia del Juego de Estrellas. En agradecimiento por sus récords en el Juego de Estrellas, Ted Williams dijo: "Inventaron el Juego de Estrellas para Willie Mays".

Tormenta de granero

Durante la primera parte de su carrera, Mays participó a menudo en giras emocionantes después de que terminara su temporada regular con los Giants. Equipos de jugadores estrella viajarían de ciudad en ciudad jugando juegos de exhibición para los fanáticos locales. Después de su año de novato, Mays realizó una gira espectacular con un equipo All-Star reunido por Campanella, jugando en estadios de la Liga Negra en el sur de los Estados Unidos. Desde 1955 hasta 1958, Mays dirigió Willie Mays's All-Stars, un equipo compuesto por estrellas como Irvin, Thompson, Aaron, Frank Robinson, Junior Gilliam, Brooks Lawrence, Sam Jones y Joe Black. El equipo viajó por el sur de los Estados Unidos los primeros dos años, alcanzando multitudes de alrededor de 5000 en 1955 pero atrayendo menos de 1000 en 1956, en parte debido a la llegada de la televisión. En 1957, el equipo fue a México, Puerto Rico y República Dominicana, atrayendo a 117.766 fanáticos en 15 juegos, 14 de los cuales fueron ganados por el equipo de Mays. Jugaron 20 partidos en México en 1958, pero Mays no dirigió un equipo en 1959; Stoneham quería que descansara porque sufría de un dedo roto. En 1960, Mays tampoco hizo una gran tormenta, pero él y los Gigantes fueron a Tokio, jugando una serie de exhibición de 16 juegos contra los Gigantes de Yomiuri. Aunque los equipos de All-Stars negros se reunieron esas dos temporadas, atrajeron a menos fanáticos y optaron por no reunirse en 1961, cuando Mays nuevamente decidió no participar. La tradición pronto se extinguió, ya que la expansión de las ligas mayores, el aumento de la televisación de los juegos de las ligas mayores y el surgimiento del fútbol profesional habían desviado el interés de los juegos de exhibición fuera de temporada.

Perfil del jugador

La postura de bateo que Mays empleó mostró la influencia de uno de sus favoritos de la infancia, Joe DiMaggio. Al igual que su héroe, Mays se paraba con las piernas separadas, colocando la misma cantidad de peso en ambas mientras sostenía el bate en alto. Su pulgar derecho sobresalía en el aire mientras esperaba los lanzamientos, pero lo envolvía alrededor del bate mientras hacía el swing. Mays creía que este movimiento tardío añadía poder cuando hacía el swing. Mays canalizó sus energías en el swing al abstenerse de realizar movimientos adicionales y abrir las caderas. "Si hubiera una máquina para medir cada golpe de un bate," Branch Rickey sugirió: "Se demostraría que Mays hace swings con más potencia y velocidad de bate, lanzamiento por lanzamiento, que cualquier otro jugador". Su enfoque se extendió a sus travesuras, o la falta de ellas, en el plato; Mays no se frotó las manos con tierra ni se paseó por la caja de bateo como lo hicieron algunos bateadores. Mays, naturalmente más un bateador de tiro, ajustó su estilo en 1954 para batear más hacia el jardín derecho y central en una búsqueda de un promedio de bateo más alto a pedido de su manager, pero el cambio no fue permanente. Cuando los Giants se mudaron a Candlestick Park, Mays descubrió que tirar de la pelota funcionaba mejor en casa, pero golpear a la derecha y al centro funcionaba mejor en la carretera; trató de ajustar su estilo dependiendo de dónde estaba jugando.

Defensivamente, Mays fue uno de los mejores jardineros de todos los tiempos, como lo demuestra su récord de 12 Guantes de Oro como jardinero. Su jugada característica fue su "recepción de canasta" la técnica que mostró el destello estilístico de Mays en oposición a la habilidad pura y cruda que se mostró cuando hizo 'The Catch' en la Serie Mundial de 1954. Sosteniendo su guante alrededor de su vientre, mantendría su palma hacia arriba, permitiendo que la pelota cayera directamente en su guante. Los periodistas deportivos han discutido si la técnica lo convirtió en un mejor fildeador o simplemente lo hizo más emocionante de ver, pero la recepción de la canasta no impidió que Mays estableciera un récord con 7,095 outs en los jardines. Koppett observa: "Su alcance era ilimitado y su brazo tan fuerte que podía realizar lanzamientos efectivos desde los lugares más inverosímiles y desde las posiciones corporales más inverosímiles". Ese rango le permitió jugar un centro poco profundo y evitar sencillos poco profundos, al mismo tiempo que podía recuperarse y no dejar que los extrabases se le pasaran por encima de la cabeza.

El llamativo estilo de juego de Mays surgió en parte de sus días en las ligas negras. "Todos éramos artistas," dijo, 'y mi trabajo era darles a los fanáticos algo de qué hablar sobre cada juego'. Usaba su gorra una talla más grande de lo necesario para que volase cuando estaba corriendo las bases o haciendo jugadas de fildeo. A veces, se deslizaba deliberadamente al suelo para atraparlos y hacerlos parecer más duros de lo que realmente eran. Aunque era un bateador poderoso, tenía una habilidad especial para robar bases. Corrió las bases audazmente, convirtiéndose en el único jugador moderno en anotar desde la primera base con un sencillo al jardín izquierdo, y en otra ocasión anotó desde la primera base con un toque de McCovey (sin error).

Evaluación y legado

Photograph of Queen Elizabeth II wearing a gold gown with a purple sash across it and a crown on her head smiles at Mays dressed in a tuxedo, while in the center of the photo, Gerald Ford wearing a tuxedo with white bowtie looks at the Queen.
Mays con la reina Isabel II (izquierda) y el presidente Gerald Ford (centro) en la Casa Blanca en 1976

El 23 de enero de 1979, Mays fue elegido miembro del Salón de la Fama del Béisbol en su primer año de elegibilidad. Obtuvo 409 de las 432 papeletas emitidas (94,68%). Refiriéndose a los otros 23 votantes, el mordaz columnista del New York Daily News Dick Young escribió: "Si Jesucristo apareciera con su viejo guante de béisbol, algunos tipos no votarían". para él. Dejó caer la cruz tres veces, ¿no? En su discurso de inducción, Mays dijo: "¿Qué puedo decir? Este país está hecho de muchas cosas. Puedes crecer para ser lo que quieras. Elegí el béisbol y disfruté cada minuto. Te doy una palabra: amor. Significa dedicación. Tienes que sacrificar muchas cosas para jugar béisbol. Sacrifiqué un mal matrimonio y sacrifiqué un buen matrimonio. Pero hoy estoy aquí porque el béisbol es mi amor número uno”. En 1999, Mays ocupó el segundo lugar en The Sporting News's "List de los 100 mejores jugadores de béisbol, solo detrás de Babe Ruth. Más tarde ese año, los fanáticos lo eligieron para el equipo All-Century de Major League Baseball.

Los compañeros jugadores y entrenadores reconocieron su talento. "Para mí, Willie Mays es el más grande que jamás haya tocado," Roberto Clemente dijo. Willie Stargell aprendió por las malas lo bueno que era el brazo de Mays cuando el jardinero central lo sacó en un juego en 1965. “No podía creer que Mays pudiera lanzar tan lejos. Supuse que tenía que haber un relé. Luego descubrí que no había. Es demasiado bueno para este mundo." "Si alguien viniera y golpeara.450, se robara 100 bases y hiciera un milagro en el campo todos los días, igual te miraría a los ojos y diría que Willie era mejor" Dijo Durocher. "Todo lo que puedo decir es que es el mejor jugador que he visto, sin excepción", fue la evaluación de Rigney. Cuando Mays fue el único jugador elegido para el Salón de la Fama en 1979, Duke Snider, quien terminó segundo en la votación ese año, dijo: "Willie realmente más o menos merece estar solo". Don Zimmer comentó: "En la Liga Nacional en la década de 1950, había dos jugadores opuestos que se destacaban sobre todos los demás: Stan Musial y Willie Mays... Siempre he dicho que Willie Mays era el mejor jugador Alguna vez vi... [Él] podría haber sido un All-Star en cualquier posición." Su compañero de equipo Felipe Alou dijo: "[Mays] es el número uno, sin duda. … [C]ualquiera que haya jugado con él o contra él estaría de acuerdo en que es el mejor." Al Rosen recordó "... tenías la sensación de que estabas jugando contra alguien que iba a ser el mejor de todos los tiempos".

Photograph of Mays and President George W. Bush wearing white polo shirts walking past a crowd of people; both are smiling and Mays is waving
Mays camina con el presidente George W. Bush, 30 de julio de 2006

A lo largo de su carrera, Mays sostuvo que no trató específicamente de establecer récords, pero se ubica entre los líderes del béisbol en muchas categorías. Tercero en jonrones con 660 cuando se retiró, todavía ocupa el sexto lugar a junio de 2021. Sus 2062 carreras anotadas ocuparon el séptimo lugar y sus 1903 carreras impulsadas ocuparon el puesto 12 a junio de 2021. Mays bateó.302 en su carrera y sus 3283 hits son el El duodécimo más alto de cualquier jugador a junio de 2021. Sus 2992 juegos jugados son el noveno total más alto de cualquier jugador de las Grandes Ligas a junio de 2021. Robó 338 bases en su carrera. Al final de su carrera, Mays había ganado un premio Guante de Oro 12 veces, un récord para los jardineros en la actualidad (compartido por Roberto Clemente). Es el líder de todos los tiempos del béisbol en outfield outs (7095) y jugó 2842 juegos como jardinero, un total superado solo por Cobb (2934) y Barry Bonds (2874). Las 24 apariciones de Mays en una lista del Juego de Estrellas están empatadas con Musial en el segundo lugar de todos los tiempos, solo detrás de las 25 de Aaron. Posee individualmente los récords del Juego de Estrellas con más turnos al bate (75), hits (23), carreras anotadas (20) y bases robadas (seis); además, está empatado con Musial en la mayor cantidad de extrabases (ocho) y bases totales (40), y está empatado con Brooks Robinson en la mayor cantidad de triples (tres) en la historia del Juego de Estrellas.

El WAR de 156,2 de Mays ocupa el quinto lugar de todos los tiempos y el tercero entre los jugadores de posición (detrás de los 162,8 de Barry Bonds y los 162,1 de Ruth). Lideró a los jugadores de posición de la Liga Nacional en WAR durante 10 temporadas y lideró la liga en base más slugging (OPS) cinco veces, ubicándose en el puesto 26 de todos los tiempos con una marca de.941. El sabermetrista Bill James cree que Mays fue el mejor jardinero central de todos los tiempos y lo nombró el mejor de las Grandes Ligas en las décadas de 1950 y 1960. David Schoenfield de ESPN, James y Barra piensan que debería haber ganado el premio MVP de la Liga Nacional al menos siete veces. "Fue uno de los mejores fildeadores de todos los tiempos," Schoenfield escribe, señalando que Mays tiene la octava mayor cantidad de carreras de fildeo salvadas (una estadística sabermétrica) de todos los tiempos. Barra afirmó en 2004: "La mayoría de los fanáticos modernos elegirían a Willie Mays como el mejor jugador de la segunda mitad del siglo XX". El comentarista deportivo Curt Gowdy dijo de Mays: "Willie Mays fue el mejor jugador que he visto". Hizo todo bien."

Los colapsos repentinos plagaron a Mays esporádicamente a lo largo de su carrera, lo que ocasionalmente lo llevó a hospitalizaciones. Los atribuyó a su estilo de juego. "Mi estilo siempre fue hacer todo lo posible, ya sea que juegue cuatro entradas o nueve. Así es como jugué toda mi vida, y creo que esa es la razón por la que de repente colapsaba por agotamiento o energía nerviosa o como se llamara."

En los juicios por drogas de Pittsburgh en 1985, el ex compañero de equipo de los Mets, John Milner, testificó que Mays tenía una botella de anfetamina líquida en su casillero en el Shea Stadium. Milner nunca había visto a Mays consumir anfetaminas y Mays negó haber consumido drogas durante su carrera. "Realmente no necesitaba nada", " dijo Mays. "Mi problema era si podía quedarme en el campo. Iría al médico y le diría: 'Oye, necesito algo para seguir adelante'. ¿Me podrías dar algún tipo de vitamina? No sé lo que pusieron ahí, y nunca le hice una pregunta sobre nada. Hirsch escribió: "Sería ingenuo pensar que Mays nunca tomó anfetaminas". pero admite que el uso de anfetaminas de Mays nunca ha sido probado, llamando a Mays 'el jugador más famoso que supuestamente tomó anfetaminas'.

Efecto cultural

Junto con Mantle (de los Yankees) y Snider (de los Dodgers), Mays formó parte de un triunvirato de jardineros centrales de los equipos de Nueva York de la década de 1950 que serían elegidos para el Salón de la Fama. Los tres fueron a menudo objeto de debates entre los fanáticos de Nueva York sobre quién era el mejor jardinero central de la ciudad.

Mays era una figura popular en Harlem, el barrio predominantemente afroamericano de Nueva York y sede del Polo Grounds. A los fotógrafos de revistas les gustaba hacer crónicas de su participación en los juegos locales de stickball con niños, a los que jugaba dos o tres noches a la semana durante sus estancias en casas de familia hasta su primer matrimonio en 1956. En el juego urbano de golpear una pelota de goma con un palo de escoba adaptado, Mays podía pegó un tiro que midió 'cinco alcantarillas' (la distancia de seis tapas de alcantarillas consecutivas de la ciudad de Nueva York, casi 450 pies (140 m).

A diferencia de otros atletas negros como Jackie Robinson, Mays tendía a guardar silencio sobre cuestiones raciales y se abstenía de quejas públicas sobre prácticas discriminatorias que lo afectaban. Robinson una vez lo acusó a él y a algunos de sus compañeros de equipo de no hacer lo suficiente por el movimiento de derechos civiles. Aaron deseó que Mays hubiera hablado más sobre temas raciales. Mays creía que su trabajo era jugar béisbol, no hablar de temas sociales. 'Soy un jugador de pelota. No soy político ni escritor ni historiador. Puedo hacer lo mejor para mi gente haciendo lo que mejor hago."

Carrera posterior al juego

Mays in a New York Mets uniform stands on a baseball field and smiles, accompanied by a man in a suit with a New York Mets baseball cap on and a woman in a black dress with a microphone who is speaking
Mays en el partido final en Shea Stadium el 28 de septiembre de 2008

Después de que Mays se retirara como jugador, permaneció en la organización de los Mets de Nueva York como su instructor de bateo hasta el final de la temporada de 1979. Mays se perdió varias citas durante estos años y a menudo estuvo ausente de los juegos de los Mets. Cuando Joe McDonald se convirtió en los Mets' Gerente General en 1975, amenazó con despedir a Mays por esto. El comisionado de béisbol Bowie Kuhn y el abogado de Mays intervinieron, y los Mets acordaron mantenerlo, siempre y cuando se quedara en los juegos en casa durante al menos cuatro entradas. Durante su tiempo con los Mets, Lee Mazzilli aprendió de él la captura de la canasta.

En octubre de 1979, Mays tomó un trabajo en el casino Bally's Park Place en Atlantic City, Nueva Jersey. Mientras estuvo allí, se desempeñó como asistente especial del presidente del casino y como saludador. Después de que Kuhn le dijera que no podía ser parte tanto del béisbol como del casino, Mays rescindió su contrato con los Mets y se le prohibió participar en el béisbol. A Kuhn le preocupaba que las apuestas se infiltraran en el béisbol, pero Hirsch señala que el papel de Mays era simplemente el de saludar, que no se le permitía hacer apuestas en el casino como parte de su contrato y que el casino no participaba en apuestas deportivas.. En 1985, menos de un año después de reemplazar a Kuhn como comisionado, Peter Ueberroth decidió permitir que Mays regresara al béisbol. En una conferencia de prensa con Mays y Mantle (recuperados de una suspensión similar), Ueberroth dijo: "Voy a traer de regreso a dos jugadores que son una parte más importante del béisbol que quizás cualquier otra persona".

Mays fue nombrado asistente especial del presidente y gerente general de los Gigantes en 1986. Firmó un contrato de por vida con el equipo en 1993 y ayudó a despertar el entusiasmo del público por la construcción del Pac Bell Park, que se inauguró en 2000. Mays fundó una caridad, la Fundación Say Hey, que promueve el béisbol juvenil. Los Giants retiraron el número 24 de Mays en mayo de 1972. Oracle Park, su estadio, está en 24 Willie Mays Plaza. Frente a la entrada principal hay una estatua de Mays de nueve pies de altura, que tiene un palco privado en el estadio. Cuando los Giants dedicaron un Muro de la Fama a sus mejores jugadores en 2008, Mays se convirtió en parte de su clase inaugural.

En una ceremonia especial durante el 60.º aniversario del Old-Timer's Game de los Mets el 27 de agosto de 2022, el equipo anunció que, de conformidad con la promesa que la propietaria de los Mets, Joan Payson, le había hecho a Mays cuando ella lo cambió por él en 1972, estaban siguiendo a los Giants al retirar el número 24 de Mays. Mays se convirtió en la decimocuarta persona (jugador o entrenador) en que dos equipos retiraran su número.

Honores especiales, apariciones en los medios

Photograph of Mays in a suit and a baseball cap sitting on a sofa facing President Barack Obama waering a dress shirt and suit pants; airplane windows are visible to their left
Mays y el presidente Barack Obama a bordo de la Fuerza Aérea Uno, 14 de julio de 2009

Mays se ha reunido con presidentes de Estados Unidos. Durante la administración de Gerald Ford en 1976, fue invitado a la cena de estado de la Casa Blanca en honor a la reina Isabel II, a quien Mays conoció. Fue comisionado de Tee Ball en la Iniciativa Tee Ball de la Casa Blanca de 2006 el 30 de julio de 2006, durante la presidencia de George W. Bush. El 14 de julio de 2009, acompañó a Barack Obama a St. Louis a bordo del Air Force One para el Juego de Estrellas de ese año. Seis años después, Obama honró a Mays con la Medalla Presidencial de la Libertad.

En septiembre de 2017, Major League Baseball cambió el nombre del Premio MVP de la Serie Mundial a Premio MVP de la Serie Mundial Willie Mays. Aunque Mays nunca fue a la universidad, la Universidad de Yale, el Dartmouth College y la Universidad Estatal de San Francisco le han otorgado títulos honoríficos.

Mays ha hecho muchas apariciones en cine y televisión. Hizo múltiples apariciones como invitado misterioso en el programa de juegos de larga duración What's My Line? A través de una amistad con Tony Owen y Donna Reed, pudo aparecer en tres episodios de < i>El espectáculo de Donna Reed. Durante la década de 1960, apareció en programas como The Dating Game y Bewitched. NBC-TV emitió un documental de una hora de duración titulado A Man Named Mays en 1963, que cuenta la historia de la vida del pelotero. En 1972, Mays se expresó a sí mismo en el especial ficticio animado Willie Mays and the Say-Hey Kid, producido por Rankin/Bass Productions. La tira cómica Peanuts de Charles M. Schulz menciona a Mays en numerosas ocasiones. La trama del episodio "In the Cards" de Star Trek: Deep Space Nine (emitida en 1997, historia ambientada en 2373) se centra en el hijo del Capitán Sisko (un destacado aficionado al béisbol) que intenta obtener como regalo para su padre una tarjeta de novato de Willie Mays de 1951.

Muchas canciones populares hacen referencia a Mays. Los Trenier grabaron el más famoso, 'Say Hey (The Willie Mays Song)', en 1954, con el propio Mays participando en la grabación. "Campo central" por John Fogerty, que a menudo se juega en estadios de ligas mayores y menores, menciona a Mays, Cobb y DiMaggio. Otros que lo mencionan incluyen "I Shall Be Free" de Bob Dylan, 'Talkin' Béisbol (Willie, Mickey & The Duke)" de Terry Cashman, que hace referencia a los tres grandes jardineros centrales de la ciudad de Nueva York de la década de 1950, y "Willie Mays is Up at Bat" por Chuck Prophet y Kurt Lipschutz.

Willie Mays apareció como él mismo en la película animada Willie Mays and the Say-Hey Kid, que se transmitió en 1972-1973 como parte de The ABC Saturday Superstar Movie. mostrar.

Vida privada

Mays con su esposa, Mae Louise, y el actor Telly Savalas (centro) en 1976

Mays se convirtió en el tercer esposo de Marghuerite Wendell Chapman (1926–2010) en 1956. La pareja adoptó a un bebé de cinco días llamado Michael en 1959. Se separaron en 1962 y se divorciaron en 1963, y Marghuerite tomó a Michael por la mayoría del tiempo. Ocho años después, Mays se casó con Mae Louise Allen, una trabajadora de bienestar infantil en San Francisco. Wilt Chamberlain le había dado a Mays su número en 1961, y salieron de vez en cuando durante los años siguientes. En 1997 le diagnosticaron la enfermedad de Alzheimer; Mays la cuidó con devoción hasta que murió el 19 de abril de 2013. En la década de 1970, Mays era un buen amigo del caporegimen de Gambino Crime Family, Greg DePalma, y a menudo jugaba al golf con él. Mays es el padrino de Barry Bonds, cuyo padre, Bobby Bonds, era amigo suyo cuando eran compañeros de equipo de los Giants.

El glaucoma obligó a Mays a dejar de conducir un automóvil y jugar al golf después de 2005. En 2018, el periodista deportivo invidente Ed Lucas escribió que Mays le había dicho "hace unos años" que en realidad se había quedado ciego. Sin embargo, James S. Hirsch escribió en The New York Times en 2021 con motivo de su 90 cumpleaños que su visión simplemente estaba "comprometida" por glaucoma y que todavía podía ver los partidos por televisión con dificultad.

Contenido relacionado

Titanes de tennessee

Irina Krush

Disco volador

Más resultados...