Vigésima quinta enmienda de la Constitución de los Estados Unidos

Compartir Imprimir Citar

La Vigésima Quinta Enmienda (Enmienda XXV) de la Constitución de los Estados Unidos se ocupa de la sucesión presidencial y la discapacidad.

Aclara que el vicepresidente se convierte en presidente si el presidente muere, renuncia o es destituido de su cargo, y establece cómo se puede cubrir una vacante en el cargo de vicepresidente. También prevé la transferencia temporal de los poderes y deberes del presidente al vicepresidente, ya sea por iniciativa del presidente solo o por iniciativa del vicepresidente junto con la mayoría del gabinete del presidente. En cualquier caso, el vicepresidente se convierte en presidente interino hasta que los poderes y deberes presidenciales le sean devueltos al presidente.

La enmienda fue presentada a los estados el 6 de julio de 1965 por el 89º Congreso y fue adoptada el 10 de febrero de 1967, día en que el número requerido de estados (38) la había ratificado.

Texto y efecto

Sección 1: Sucesión presidencial

Sección 1. En caso de destitución del Presidente de su cargo o de su muerte o renuncia, el Vicepresidente se convertirá en Presidente.

La sección 1 aclara que en las situaciones enumeradas el vicepresidente se convierte en presidente, en lugar de simplemente asumir los poderes y deberes de la presidencia como presidente interino. Opera automáticamente, sin necesidad de ser invocado explícitamente.

Sección 2: Vacante de vicepresidente

Sección 2. Siempre que haya una vacante en el cargo de Vicepresidente, el Presidente designará un Vicepresidente que asumirá el cargo tras su confirmación por mayoría de votos de ambas Cámaras del Congreso.

La Sección 2 proporciona un mecanismo para llenar una vacante en la vicepresidencia. Antes de la Vigésima Quinta Enmienda, una vacante de vicepresidente continuaba hasta que asumía el cargo un nuevo vicepresidente al comienzo del próximo mandato presidencial; la vicepresidencia había quedado vacante varias veces debido a muerte, renuncia o sucesión a la presidencia, y estas vacantes a menudo habían durado varios años.

Sección 3: Declaración de incapacidad del presidente

Sección 3. Siempre que el Presidente transmita al Presidente pro tempore del Senado y al Portavoz de la Cámara de Representantes su declaración escrita de que no puede desempeñar los poderes y deberes de su cargo, y hasta que les transmita una declaración escrita en contrario, dichos poderes y deberes serán ejercidos por el Vicepresidente como Presidente interino.

La Sección 3 permite la transferencia voluntaria de la autoridad presidencial al vicepresidente (por ejemplo, antes de un procedimiento médico) por parte del presidente declarando por escrito que no puede cumplir con los poderes y deberes de la presidencia. El vicepresidente luego asume esos poderes y deberes como presidente interino; el vicepresidente no se convierte en presidente y el presidente permanece en el cargo, aunque sin autoridad. El presidente recupera esas facultades y deberes al declarar por escrito que puede ejercerlos nuevamente.

Sección 4: Declaración del vicepresidente y miembros del gabinete sobre la incapacidad del presidente

Sección 4. Siempre que el Vicepresidente y la mayoría de los funcionarios principales de los departamentos ejecutivos o de cualquier otro organismo que el Congreso disponga por ley, transmitir al Presidente pro tempore del Senado y al Portavoz de la Cámara de Representantes su declaración por escrito de que el El presidente no puede cumplir con los poderes y deberes de su cargo, el vicepresidente asumirá inmediatamente los poderes y deberes del cargo como presidente interino.

Posteriormente, cuando el Presidente transmita al Presidente pro tempore del Senado y al Portavoz de la Cámara de Representantes su declaración por escrito de que no existe incapacidad, reanudará los poderes y deberes de su cargo a menos que el Vicepresidente y la mayoría de cualquiera de los principales funcionarios del departamento ejecutivo o de cualquier otro organismo que el Congreso disponga por ley, transmita dentro de los cuatro días al Presidente pro tempore del Senado y al Portavoz de la Cámara de Representantes su declaración por escrito de que el Presidente no puede desempeñar los poderes y deberes de su cargo. Acto seguido, el Congreso decidirá la cuestión, reuniéndose dentro de cuarenta y ocho horas al efecto si no estuviere reunido. Si el Congreso, dentro de los veintiún días posteriores a la recepción de la última declaración por escrito, o, si el Congreso no está en sesión, dentro de los veintiún días posteriores a la convocatoria del Congreso, determina por el voto de las dos terceras partes de ambas Cámaras que el Presidente no puede cumplir con los poderes y deberes de su cargo, el Vicepresidente continuará desempeñando los mismos como Presidente interino; en caso contrario, el Presidente retomará los poderes y deberes de su cargo.

La Sección 4 aborda el caso de un presidente que no puede ejercer los poderes y deberes de la presidencia pero no puede, o no ejecuta, la declaración voluntaria contemplada en la Sección 3. Permite que el vicepresidente, junto con una "mayoría de cualquiera de los los funcionarios principales de los departamentos ejecutivos o de cualquier otro organismo que el Congreso disponga por ley", para emitir una declaración escrita de que el presidente no puede desempeñar sus funciones. Inmediatamente después de enviar dicha declaración al Congreso, el vicepresidente se convierte en presidente interino mientras (al igual que con la Sección 3) el presidente permanece en el cargo, aunque temporalmente privado de autoridad.

John Feerick, el redactor principal de la enmienda, escribe que el Congreso dejó deliberadamente los términos incapacidad e incapacidad sin definir "ya que los casos de incapacidad podrían tomar varias formas que no encajan perfectamente en una definición [rígida]... Los debates en torno a la Vigésima Quinta Enmienda indicar que [esos términos] pretenden cubrir todos los casos en los que alguna condición o circunstancia impide que el Presidente desempeñe sus poderes y deberes..."  Se encontró una encuesta de estudios sobre la enmienda

ningún umbral específico, médico o de otro tipo, para la "incapacidad" contemplada en la Sección 4. Los redactores rechazaron específicamente cualquier definición del término, dando prioridad a la flexibilidad. Aquellos que implementen la Sección 4 deben centrarse en si, en un sentido objetivo teniendo en cuenta todas las circunstancias, el presidente es "incapaz de cumplir con los poderes y deberes" de la oficina. La enmienda no requiere que se presente ningún tipo o cantidad de evidencia en particular para determinar que el Presidente no puede desempeñar sus funciones. Si bien los redactores imaginaron que la evidencia médica sería útil para determinar si el presidente es incapaz, no se requiere experiencia médica ni diagnóstico para determinar la incapacidad.... Sin duda, lo más importante [en la mente de los redactores] era un impedimento físico o mental. Pero el texto de la Sección 4 establece un estándar flexible diseñado intencionalmente para aplicarse a una amplia variedad de emergencias imprevistas.

Entre los posibles ejemplos de tales emergencias imprevistas, los estudiosos del derecho han enumerado el secuestro del presidente y las "emergencias políticas" como el juicio político. Rasgos como la impopularidad, la incompetencia, la conducta acusable, el mal juicio o la pereza pueden no constituir en sí mismos una incapacidad, pero si esos rasgos "llegan a un nivel en el que impidan que el presidente lleve a cabo sus deberes constitucionales, aún podrían constituyen una incapacidad, incluso en ausencia de un diagnóstico médico formal”. Además, un presidente que ya manifestó rasgos incapacitantes en el momento de su elección no queda por ello inmunizado de la declaración de incapacidad.

Los "funcionarios principales de los departamentos ejecutivos" son los quince miembros del gabinete enumerados en el Código de los Estados Unidos en 5 USC § 101:

Los secretarios en funciones pueden participar en la emisión de la declaración.

Si posteriormente el presidente emite una declaración alegando poder, comienza un período de cuatro días durante los cuales el vicepresidente permanece como presidente interino. Si al final de este período el vicepresidente y la mayoría de los "funcionarios principales" no han emitido una segunda declaración de incapacidad del presidente, entonces el presidente reanuda sus poderes y deberes; pero si emiten una segunda declaración dentro de los cuatro días, entonces el vicepresidente permanece como presidente interino mientras el Congreso considera el asunto. Luego, si dentro de 21 días el Senado y la Cámara determinan, cada uno por dos tercios de los votos, que el presidente no puede, entonces el vicepresidente continúa como presidente interino; en caso contrario, el presidente retoma sus poderes y deberes.

El requisito de la Sección 4 de un voto de dos tercios de la Cámara y un voto de dos tercios del Senado es más estricto que el requisito de la Constitución para el juicio político y la destitución del presidente por "crímenes graves y delitos menores": una mayoría de la Cámara seguida de dos tercios del Senado. Además, un presidente acusado conserva su autoridad a menos y hasta que el Senado vote para destituirlo al final de un juicio político; por el contrario, si se llama al Congreso para decidir la cuestión de la capacidad o incapacidad del presidente en virtud de la Sección 4, la autoridad presidencial permanece en manos del vicepresidente (como presidente interino) a menos y hasta que la cuestión se resuelva a favor del presidente.

Antecedentes históricos

El Artículo II, Sección 1, Cláusula 6 de la Constitución dice:

En caso de destitución del Presidente de su cargo, o de su muerte, renuncia o incapacidad para desempeñar los poderes y deberes de dicho cargo, la misma recaerá en el vicepresidente...

Esta disposición es ambigua en cuanto a si, en las circunstancias enumeradas, el vicepresidente se convierte en presidente o simplemente asume los "poderes y deberes" de la presidencia. Tampoco define qué constituye la incapacidad o cómo se deben resolver las cuestiones relativas a la incapacidad. La Vigésima Quinta Enmienda abordó estas deficiencias. Las ambigüedades en el Artículo II, Sección 1, Cláusula 6 de la Constitución con respecto a la muerte, renuncia, remoción o incapacidad del presidente crearon dificultades varias veces:

Propuesta, promulgación y ratificación

Propuesta de Keating-Kefauver

En 1963, el Senador Kenneth Keating de Nueva York propuso una enmienda constitucional que habría permitido al Congreso promulgar leyes que dispusieran cómo determinar cuándo un presidente no puede cumplir con los poderes y deberes de la presidencia, en lugar de, como la Vigésima Quinta Enmienda hace, habiendo así dispuesto la Constitución. Esta propuesta se basó en una recomendación de la American Bar Association en 1960.

El texto de la propuesta decía:

En caso de destitución del Presidente de su cargo o de su muerte o renuncia, dicho cargo recaerá en el Vicepresidente. En caso de incapacidad del Presidente para cumplir con los poderes y deberes de dicho cargo, dichos poderes y deberes recaerán en el Vicepresidente, hasta que la incapacidad sea removida. El Congreso podrá disponer por ley para el caso de destitución, muerte, renuncia o incapacidad, tanto del Presidente como del Vicepresidente, declarando qué funcionario será entonces Presidente, o, en caso de incapacidad, actuará como Presidente, y dicho funcionario será o actuar como Presidente en consecuencia, hasta que se elija un Presidente o, en caso de incapacidad, hasta que la incapacidad sea removida antes. El comienzo y la terminación de cualquier incapacidad se determinarán por el método que establezca el Congreso por ley.

Los senadores expresaron su preocupación de que el Congreso pudiera abusar de dicha autoridad o no promulgar dicha legislación después de la adopción de esta propuesta. El senador de Tennessee Estes Kefauver, presidente del Subcomité de Enmiendas Constitucionales del Comité Judicial del Senado, un antiguo defensor de abordar la cuestión de la discapacidad, encabezó el esfuerzo hasta su muerte en agosto de 1963. El senador Keating fue derrotado en las elecciones de 1964, pero el senador Roman Hruska de Nebraska asumió la causa de Keating como nuevo miembro del Subcomité de Enmiendas Constitucionales.

Asesinato de kennedy

Para la década de 1960, los avances médicos habían hecho cada vez más plausible que un presidente herido o enfermo pudiera vivir mucho tiempo estando incapacitado. El asesinato de John F. Kennedy en 1963 subrayó la necesidad de un procedimiento claro para determinar la incapacidad presidencial, en especial porque el nuevo presidente, Lyndon Johnson, había sufrido una vez un ataque al corazón y, dado que el cargo de vicepresidente permanecerá vacante hasta el próximo El mandato comenzó el 20 de enero de 1965: las siguientes dos personas en la línea de sucesión fueron el presidente de la Cámara de Representantes, John McCormack, de 71 años, y el presidente pro tempore del Senado, Carl Hayden, de 86 años.El Senador Birch Bayh sucedió a Kefauver como Presidente del Subcomité de Enmiendas Constitucionales y se dedicó a abogar por una enmienda detallada que se ocupe de la discapacidad presidencial.

Propuesta de Bayh-Celler

El 6 de enero de 1965, el senador Birch Bayh propuso SJ Res. 1 en el Senado y el Representante Emanuel Celler (Presidente del Comité Judicial de la Cámara) propuso HJ Res. 1 en la Cámara de Representantes. Su propuesta especificaba el proceso por el cual un presidente podría ser declarado "incapaz de cumplir con los poderes y deberes de su cargo", convirtiendo así al vicepresidente en un presidente interino, y cómo el presidente podría recuperar los poderes de su cargo. Además, su propuesta proporcionó una forma de llenar una vacante en el cargo de vicepresidente antes de las próximas elecciones presidenciales. Esto se oponía a la propuesta de Keating-Kefauver, que no preveía cubrir una vacante en el cargo de vicepresidente antes de las próximas elecciones presidenciales, ni proporcionaba un proceso para determinar la discapacidad presidencial. En 1964, la American Bar Association apoyó el tipo de propuesta que defendían Bayh y Celler. El 28 de enero de 1965, el presidente Johnson aprobó la SJ Res. 1 en una declaración al Congreso. Su propuesta recibió apoyo bipartidista.

El 19 de febrero, el Senado aprobó la enmienda, pero la Cámara aprobó una versión diferente de la enmienda el 13 de abril. El 22 de abril fue devuelta al Senado con revisiones. Hubo cuatro áreas de desacuerdo entre las versiones de la Cámara y el Senado:

El 6 de julio, después de que un comité de la conferencia subsanó las diferencias entre las versiones, ambas Cámaras del Congreso aprobaron la versión final de la enmienda y la presentaron a los estados para su ratificación.

Ratificación

Nebraska fue el primer estado en ratificar, el 12 de julio de 1965, y la ratificación se completó cuando Nevada se convirtió en el estado número 38 en ratificar, el 10 de febrero de 1967.

Cuando el presidente Lyndon B. Johnson se sometió a una cirugía planificada en 1965, no pudo transferir temporalmente el poder al vicepresidente Hubert H. Humphrey porque la ratificación seguía incompleta. El 23 de febrero de 1967, en la ceremonia de la Casa Blanca que certificaba la ratificación, Johnson dijo:

Fue hace 180 años, en los días de clausura de la Convención Constitucional, que los Padres Fundadores debatieron la cuestión de la inhabilitación presidencial. John Dickinson de Delaware hizo esta pregunta: "¿Cuál es el alcance del término 'discapacidad' y quién debe juzgarlo?" Nadie respondió. Cuesta creer que hasta la semana pasada nuestra Constitución no diera una respuesta clara. Ahora, por fin, la enmienda 25 aclara la cláusula crucial que establece la sucesión a la Presidencia y la ocupación de una vacante de Vicepresidente.

Invocaciones e invocaciones consideradas

Secciones 1 y 2: Richard Nixon, Gerald Ford, Nelson Rockefeller

El 10 de octubre de 1973 renunció el vicepresidente Spiro Agnew; dos días después, el presidente Richard Nixon nominó al representante Gerald Ford para reemplazar a Agnew como nuevo vicepresidente de conformidad con la Sección 2. Ford fue confirmado por el Senado y la Cámara el 27 de noviembre y el 6 de diciembre respectivamente, y tomó juramento el 6 de diciembre.

El 9 de agosto de 1974, Nixon renunció y Ford se convirtió en presidente bajo la Sección 1; Ford es el único presidente que no ha sido elegido ni presidente ni vicepresidente. Por lo tanto, el cargo de vicepresidente volvió a quedar vacante y el 20 de agosto el presidente Ford nominó al exgobernador de Nueva York Nelson Rockefeller. Rockefeller fue confirmado por el Senado y la Cámara el 10 y 19 de diciembre respectivamente, y tomó posesión el 19 de diciembre.

Feerick escribe que la Vigésima Quinta Enmienda ayudó a allanar el camino para la renuncia de Nixon durante el escándalo de Watergate. Nixon y Agnew eran republicanos, y en los meses inmediatamente posteriores a la renuncia de Agnew, con la vicepresidencia vacía, la destitución o renuncia de Nixon habría transferido los poderes presidenciales al presidente de la Cámara de Representantes, Carl Albert, un demócrata. Pero una vez que Ford (un republicano) se convirtió en vicepresidente bajo la Sección 2, la destitución de Nixon se volvió más aceptable porque, ahora, no resultaría en un cambio en el partido que ocupa la presidencia y, por lo tanto, "el impulso para exponer la verdad sobre la participación de Nixon". en Watergate aumentó". 

Seccion 3

El 22 de diciembre de 1978, el presidente Jimmy Carter consideró invocar la Sección 3 antes de la cirugía de hemorroides. Desde entonces, los presidentes Ronald Reagan, George HW Bush, Bill Clinton y Barack Obama también consideraron invocar la Sección 3 en varios momentos sin hacerlo.

1985: George HW Bush

El 12 de julio de 1985, el presidente Ronald Reagan se sometió a una colonoscopia y le diagnosticaron cáncer de colon. Eligió que se extirpara la lesión de inmediato y consultó con el abogado de la Casa Blanca, Fred Fielding, si invocar la Sección 3 y, en particular, si hacerlo sentaría un precedente indeseable. Fielding y el Jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Donald Regan, recomendaron que Reagan transfiriera el poder y se redactaron dos cartas: una invocando específicamente la Sección 3 y la otra mencionando solo que Reagan era consciente de sus disposiciones. El 13 de julio, Reagan firmó la segunda carta antes de ser puesto bajo anestesia general para una colectomía.y el vicepresidente George HW Bush fue presidente interino desde las 11:28 am hasta las 7:22 pm, cuando Reagan transmitió una carta en la que se declaraba capaz de reanudar sus funciones.

En Fordham Law Review, el comentarista John Feerick afirmó que aunque Reagan rechazó cualquier uso de la Vigésima Quinta Enmienda en su carta (probablemente por "miedo a la reacción del país y del mundo ante un 'Presidente' que admitió estar discapacitado, y preocupación... [por] establecer un precedente dañino"), siguió el proceso establecido en la Sección 3. Además, Feerick señaló que "ninguna disposición constitucional excepto la Vigésima Quinta Enmienda le habría permitido" designar al vicepresidente como presidente interino. Reagan declaró más tarde en una memoria que, de hecho, había invocado la Vigésima Quinta Enmienda.

2002: Dick Cheney

El 29 de junio de 2002, el presidente George W. Bush invocó explícitamente la Sección 3 al transferir temporalmente sus poderes al vicepresidente Dick Cheney antes de someterse a una colonoscopia, que comenzó a las 7:09 a. m. Bush se despertó unos cuarenta minutos después, pero no reanudó su actividad presidencial. poderes hasta las 9:24 a.m. para asegurarse de que se hayan eliminado los efectos posteriores. Según su personal, el presidente interino Cheney celebró sus reuniones periódicas de seguridad nacional y seguridad nacional con asesores en la Casa Blanca, pero no apareció ni tomó ninguna medida registrada mientras era presidente interino.

En opinión del comentarista Adam Gustafson, esta aplicación confiada de la Sección 3 "rectificó" la "invocación ambivalente" del presidente Reagan y brindó un ejemplo de una "transición suave y temporal" en la Sección 3 que allanó el camino para aplicaciones futuras. Junto con la invocación de 2007, estableció la razonabilidad de la invocación por incapacidades relativamente menores, promoviendo la continuidad en el Poder Ejecutivo.

2007: Dick Cheney

El 21 de julio de 2007, Bush volvió a invocar la Sección 3 antes de otra colonoscopia. Cheney fue presidente interino desde las 7:16 am hasta las 9:21 am Durante ese tiempo, el vicepresidente Cheney (como presidente interino) permaneció en casa. Esta invocación de 2007 y la invocación de 2002 recibieron relativamente poca atención en la prensa en general.

2021: Kamala Harris

El 19 de noviembre de 2021, el presidente Joe Biden transfirió temporalmente sus poderes y deberes a la vicepresidenta Kamala Harris antes de someterse a una colonoscopia, convirtiéndola en presidenta interina desde las 10:10 a. m. hasta las 11:35 a. m. Harris es la primera mujer en ocupar los poderes y deberes. de la presidencia de EE.UU.

Sección 4

La Sección 4 nunca ha sido invocada, aunque en varias ocasiones se consideró su uso.

1981: intento de asesinato de Reagan

Tras el intento de asesinato de Ronald Reagan el 30 de marzo de 1981, el vicepresidente George HW Bush no asumió los poderes y deberes presidenciales como presidente interino. Reagan había sido llevado a cirugía sin oportunidad de invocar la Sección 3; Bush no invocó la Sección 4 porque estaba en un avión en el momento del tiroteo, y Reagan estaba fuera de cirugía cuando Bush aterrizó en Washington. En 1995, Birch Bayh, el patrocinador principal de la enmienda en el Senado, escribió que se debería haber invocado la Sección 4. El médico del presidente Daniel Ruge, quien supervisó el tratamiento de Reagan inmediatamente después del tiroteo, dijo que se había equivocado al no hacer que Reagan invocara la Sección 3 porque el presidente necesitaba anestesia general y estaba en una unidad de cuidados intensivos.

1987: la posible incapacidad de Reagan

Desde finales de la década de 1980 en adelante, los opositores políticos de Reagan alegaron que mostraba signos de demencia. Según el biógrafo de Reagan, Edmund Morris, el personal del jefe de gabinete de la Casa Blanca, Howard Baker, tenía la intención de utilizar su primera reunión con Reagan en 1987 para evaluar si estaba "perdiendo el control mental". Sin embargo, Reagan "llegó estimulado por la presión de toda esta gente nueva y se desempeñó espléndidamente".

Reagan fue diagnosticado con la enfermedad de Alzheimer en 1994, cinco años después de dejar el cargo. El presidente le dijo al neurocirujano Daniel Ruge, según Ruge en 1980, que esperaba que los médicos evaluaran su memoria y prometió renunciar si se deterioraba. Después del diagnóstico de 1994, Ruge dijo que nunca encontró ningún signo de Alzheimer mientras hablaba con él casi todos los días desde 1981 hasta 1985.

2017: Trump despide a James Comey

Después de que el presidente Donald Trump despidiera al director del FBI, James Comey, en mayo de 2017, el director interino del FBI, Andrew McCabe, afirmó que el fiscal general adjunto, Rod Rosenstein, sostuvo conversaciones de alto nivel dentro del Departamento de Justicia sobre cómo acercarse al vicepresidente Mike Pence y al gabinete para posiblemente invocar la Sección 4. Miles Taylor, autor anónimo de "Soy parte de la resistencia dentro de la administración Trump" y Una advertencia, también escribió que él y otros asistentes consideraron acercarse a Pence para invocar la Vigésima Quinta Enmienda. Un portavoz dijo más tarde que Rosenstein negó haber buscado la Vigésima Quinta Enmienda y Pence negó rotundamente haber considerado invocar la Sección 4.El 15 de marzo de 2019, la senadora Lindsey Graham declaró que el Comité Judicial del Senado investigaría las discusiones y buscaría documentos relacionados.

2021: Trump y la toma del Capitolio

Después de la toma del Capitolio de los Estados Unidos el 6 de enero de 2021, se acusó al presidente Trump de haber incitado al incidente, lo que dio lugar a varios llamamientos para que se invocara la Sección 4. Los defensores incluyeron a los representantes Ted Lieu y Charlie Crist, el exsecretario de Defensa William Cohen y la Asociación Nacional de Fabricantes (que le pidió al vicepresidente Pence que "considere seriamente" invocar la enmienda). Por la noche, algunos miembros del gabinete de Trump también estaban considerando invocar la Sección 4. En un artículo de la revista New York, el profesor de derecho Paul Campos también apoyó el uso de la Sección 4 "inmediatamente" y "por el bien de la nación".El 7 de enero, el líder entrante de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer, y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, también pidieron que se invoque la Sección 4.