Tratado de Zaragoza

El Tratado de Zaragoza, también llamado Capitulación de Zaragoza fue un tratado de paz entre Castilla y Portugal, firmado el 22 de abril de 1529 por el rey Juan III de Portugal y el emperador castellano Carlos V, en la ciudad aragonesa de Zaragoza. El tratado definía las zonas de influencia castellana y portuguesa en Asia, con el fin de resolver la 'cuestión de las Molucas', surgida porque ambos reinos reclamaban para sí las islas Molucas, afirmando que se encontraban dentro de su zona de influencia tal y como se especifica en 1494 por el Tratado de Tordesillas. El conflicto se inició en 1520, cuando expediciones de ambos reinos llegaron al Océano Pacífico, debido a que en Oriente no se había establecido un meridiano de longitud convenido.

Antecedentes: la cuestión de las MolucasEditar | Comentar

En 1494 Castilla y Portugal firmaron el Tratado de Tordesillas, dividiendo el mundo en dos zonas de exploración y colonización: la castellana y la portuguesa. Estableció un meridiano en el océano Atlántico, con zonas al oeste de la línea exclusiva de España, y al este de la línea de Portugal.

En 1511, Afonso de Albuquerque conquistó Malaca, entonces el centro del comercio asiático, para Portugal. Conocer la ubicación secreta de las llamadas "islas de las especias": las islas Banda, Ternate y Tidore en las islas Molucas (Indonesia moderna), entonces la única fuente mundial de nuez moscada y clavo, y el objetivo principal de las exploraciones europeas en el Océano Índico – Albuquerque envió una expedición dirigida por António de Abreu en busca de las Molucas, en particular las Islas Banda. La expedición llegó a principios de 1512, pasando en ruta por las Islas Menores de la Sonda, siendo los primeros europeos en llegar allí.Antes de llegar a Banda, los exploradores visitaron las islas de Buru, Ambon y Seram. Posteriormente, tras una separación forzada por un naufragio, el vicecapitán de Abreu, Francisco Serrão, navegó hacia el norte y, pero su barco se hundió frente a Ternate, donde obtuvo una licencia para construir una fortaleza-fábrica portuguesa: el Forte de São João Baptista de Ternate.  [punto] .

Las cartas que describen las "Islas de las Especias", de Serrão a Fernando de Magallanes, quien era su amigo y posiblemente primo, ayudaron a Magallanes a persuadir a la corona española para que financiara la primera circunnavegación de la tierra. El 6 de noviembre de 1521, las Molucas, "la cuna de todas las especias", fueron alcanzadas desde el este por la flota de Magallanes, navegando entonces al mando de Juan Sebastián Elcano, al servicio de la Corona española. Antes de que Magallanes y Serrão pudieran encontrarse en las islas, Serrão murió en la isla de Ternate, casi al mismo tiempo que Magallanes murió en la batalla de Mactan en Filipinas.

Tras la expedición de Magallanes-Elcano (1519-1522), Carlos V envió una segunda expedición, encabezada por García Jofre de Loaísa, para colonizar las islas, alegando que se encontraban en zona castellana, en virtud del Tratado de Tordesillas. Después de algunas dificultades, la expedición llegó a las Islas Molucas, atracando en Tidore, donde los españoles establecieron un fuerte. Hubo un conflicto inevitable con los portugueses, que ya estaban establecidos en Ternate. Después de un año de lucha, los españoles sufrieron una derrota pero, a pesar de ello, siguió casi una década de escaramuzas por la posesión de las islas.

Conferencia de Badajoz-ElvasEditar | Comentar

En 1524, ambos reinos organizaron la "Junta de Badajoz-Elvas" para resolver la disputa. Cada corona nombró a tres astrónomos y cartógrafos, tres pilotos y tres matemáticos, que formaron un comité para establecer la ubicación exacta del antimeridiano de Tordesillas, y la intención era dividir el mundo entero en dos hemisferios iguales.

La delegación portuguesa enviada por el rey João III incluía a António de Azevedo Coutinho, Diogo Lopes de Sequeira, Lopo Homem, cartógrafo y cosmógrafo, y Simão Fernandes. El plenipotenciario de Portugal fue Mercurio Gâtine, y los de España el Conde Mercurio Gâtine, García de Loaysa, obispo de Osma, y ​​García de Padilla, gran maestre de la Orden de Calatrava. El ex cartógrafo portugués Diogo Ribeiro, formó parte de la delegación española.

Se dice que una historia divertida tuvo lugar en esta reunión. Según el escritor castellano contemporáneo Peter Martyr d'Anghiera, un niño pequeño detuvo a la delegación portuguesa y les preguntó si tenían la intención de dividir el mundo. La delegación respondió que sí. El niño respondió mostrando su trasero y sugiriendo que dibujaran su línea a través de la raja de su trasero.

La junta se reunió varias veces, en Badajoz y Elvas, sin llegar a un acuerdo. El conocimiento geográfico en ese momento era inadecuado para una asignación precisa de longitud, y cada grupo eligió mapas o globos terráqueos que mostraban que las islas estaban en su propio hemisferio. Juan III y Carlos V acordaron no enviar a nadie más a las Molucas hasta que se estableciera en qué hemisferio estaban situados.

Entre 1525 y 1528, Portugal envió varias expediciones a la zona de las islas Molucas. Gomes de Sequeira y Diogo da Rocha fueron enviados por el gobernador de Ternate Jorge de Meneses a las Célebes (también ya visitadas por Simão de Abreu en 1523) y al norte. Los expedicionarios fueron los primeros europeos en llegar a las Islas Carolinas, a las que llamaron "Islas de Sequeira". Exploradores como Martim Afonso de Melo (1522-24), y posiblemente Gomes de Sequeira (1526-1527), avistaron las Islas Aru y las Islas Tanimbar. En 1526, Jorge de Meneses llegó al noroeste de Papua Nueva Guinea, desembarcando en Biak en las islas Schouten, y desde allí navegó hasta Waigeo en la península de Bird's Head.

Por otro lado, además de la expedición de Loaísa desde España a las Molucas (1525-1526), ​​los castellanos enviaron allí una expedición por el Pacífico, encabezada por Álvaro de Saavedra Cerón (1528) (preparada por Hernán Cortés en México), para competir con los portugueses en la región. Los portugueses hicieron prisioneros a los miembros de la expedición de García Jofre de Loaísa, que devolvieron a los supervivientes a Europa por la ruta occidental. Álvaro de Saavedra Cerón llegó a las Islas Marshall, y en dos intentos fallidos de regresar de las Islas Molucas por el Pacífico, exploró parte del oeste y norte de Nueva Guinea, llegando también a las Islas Schouten y avistando Yapen, así como las Islas del Almirantazgo y las Carolinas. .

El 10 de febrero de 1525, la hermana menor de Carlos V, Catalina de Austria, se casó con Juan III de Portugal, y el 11 de marzo de 1526, Carlos V se casó con la hermana del rey Juan, Isabel de Portugal. Estas bodas cruzadas estrecharon los lazos entre las dos coronas, facilitando un acuerdo respecto a las Molucas. Al emperador le interesaba evitar el conflicto, para poder concentrarse en su política europea, y los españoles no sabían entonces cómo llevar especias de las islas Molucas a Europa a través de la ruta oriental. La ruta Manila-Acapulco recién fue establecida por Andrés de Urdaneta en 1565.

TratadoEditar | Comentar

El Tratado de Zaragoza establecía que el límite oriental entre las dos zonas de dominio era 297+1 ⁄ 2 leguas (1.763 kilómetros, 952 millas náuticas), o 17° este, de las Islas Molucas. El tratado incluía una cláusula de salvaguardia que establecía que el trato se desharía si en algún momento el emperador deseaba revocarlo, reembolsando a los portugueses el dinero que tenían que pagar, y cada nación "tendrá el derecho y la acción como tal". es ahora." Sin embargo, eso nunca sucedió, porque el emperador necesitaba desesperadamente el dinero portugués para financiar la Guerra de la Liga de Cognac contra su archirrival Francisco I de Francia.

El tratado no aclaró ni modificó la línea de demarcación establecida por el Tratado de Tordesillas, ni validó la reivindicación de España de hemisferios iguales (180° cada uno), por lo que las dos líneas dividieron la Tierra en porciones desiguales. La porción de Portugal era aproximadamente 191° de la circunferencia de la Tierra, mientras que la porción de España era aproximadamente 169°. Existía un margen de incertidumbre de ±4° en cuanto al tamaño exacto de ambas porciones, debido a la variación de opinión sobre la ubicación precisa de la línea de Tordesillas.

Según el tratado, Portugal obtuvo el control de todas las tierras y mares al oeste de la línea, incluida toda Asia y sus islas vecinas hasta ahora "descubiertas", dejando a España con la mayor parte del Océano Pacífico. Aunque Filipinas no se mencionó en el tratado, España renunció implícitamente a cualquier reclamo porque estaba muy al oeste de la línea. Sin embargo, en 1542, el rey Carlos V había decidido colonizar Filipinas, asumiendo que Portugal no protestaría demasiado enérgicamente porque el archipiélago no tenía especias. Aunque fracasó en su intento, el rey Felipe II tuvo éxito en 1565 y estableció el puesto comercial inicial español en Manila. Como su padre esperaba, hubo poca oposición por parte de los portugueses.

En épocas posteriores, la colonización portuguesa en Brasil se extendió mucho más al oeste de la línea definida en el Tratado de Tordesillas y en lo que habría sido territorio español bajo el tratado.

Iniciar con Google
Iniciar con Facebook
x