Simón Bolívar

Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Ponte Palacios y Blanco (24 July 1783 – 17 December 1830), conocido coloquialmente como El Libertador, o Liberador de América, fue un líder militar y político venezolano que lideró lo que actualmente son los países de Colombia, Venezuela, Ecuador, Panamá, Perú y Bolivia a la independencia del Imperio español.

Bolívar nació en Caracas en el seno de una familia adinerada y, como era común en los herederos de las familias de clase alta en su época, fue enviado a formarse al extranjero a una edad temprana, llegando a España a los 16 años y luego mudándose a Francia. Mientras estuvo en Europa, conoció las ideas de la Ilustración, lo que más tarde lo motivó a derrocar a los españoles reinantes en la América del Sur colonial. Aprovechando el desorden en España provocado por la Guerra de la Independencia, Bolívar inició su campaña por la independencia en 1808.La campaña por la independencia de Colombia (Gran Colombia, más tarde Nueva Granada) se consolidó con la victoria en la Batalla de Boyacá el 7 de agosto de 1819. Estableció un congreso nacional organizado en tres años. A pesar de una serie de obstáculos, incluida la llegada de una fuerza expedicionaria española sin precedentes, los revolucionarios finalmente prevalecieron, lo que culminó con la victoria en la Batalla de Carabobo en 1821, que convirtió a Venezuela en un país independiente.

Luego de este triunfo sobre la monarquía española, Bolívar participó en la fundación de la primera unión de naciones independientes en América Latina, la Gran Colombia, de la cual fue presidente de 1819 a 1830. A través de más campañas militares, expulsó a los gobernantes españoles de Ecuador, Perú , y Bolivia, el último de los cuales lleva su nombre. Fue simultáneamente presidente de Gran Colombia (actual Venezuela, Colombia, Panamá y Ecuador), Perú y Bolivia, pero poco después, su segundo al mando, Antonio José de Sucre, fue nombrado presidente de Bolivia. Bolívar apuntaba a una Hispanoamérica fuerte y unida, capaz de hacer frente no solo a las amenazas que emanaban de España y la Santa Alianza europea, sino también al poder emergente de los Estados Unidos. En la cima de su poder,

Bolívar es visto como un ícono nacional en gran parte de la América del Sur moderna y es considerado uno de los grandes héroes de los movimientos independentistas hispanos de principios del siglo XIX, junto con José de San Martín, Francisco de Miranda y otros. Hacia el final de su vida, Bolívar se desesperaba por la situación de su región natal, con la célebre cita "todos los que sirvieron a la revolución han arado el mar". En un discurso ante el Congreso Constituyente de la República de Colombia, Bolívar expresó "¡Conciudadanos! Me sonrojo decir esto: la independencia es el único beneficio que hemos adquirido, en detrimento de todos los demás".

Historia familiarEditar | Comentar

Origen del apellido Bolívar

El apellido Bolívar se originó con aristócratas de Ziortza-Bolibar (español: Puebla de Bolívar), un pequeño pueblo en el País Vasco de España. El padre de Bolívar provenía de la línea femenina de la familia Ardanza. Su abuela materna descendía de familias canarias.

Siglo XVI

Los Bolívar se establecieron en Venezuela en el siglo XVI. El primer antepasado sudamericano de Bolívar fue Simón de Bolívar (o Simón de Bolibar; la ortografía no se estandarizó hasta el siglo XIX), quien vivió y trabajó desde 1559 hasta 1560 en Santo Domingo (actual República Dominicana) donde su hijo Simón de Bolívar y nació Castro. Cuando el gobernador fue reasignado a Venezuela por la Corona española en 1569, Simón de Bolívar fue con él. Como uno de los primeros colonos de la provincia española de Venezuela, se hizo prominente en la sociedad local, y él y sus descendientes recibieron propiedades, encomiendas y puestos en el cabildo local.

Cuando se construyó la Catedral de Caracas en 1569, la familia Bolívar tuvo una de las primeras capillas laterales dedicadas. La mayor parte de la riqueza de los descendientes de Simón de Bolívar provino de sus haciendas. La más importante era una plantación de azúcar con una encomienda que proporcionaba la mano de obra necesaria para el funcionamiento de la hacienda. Otra parte de la riqueza de los Bolívar provino de las minas de plata, oro y cobre. Pequeños yacimientos de oro se extrajeron por primera vez en Venezuela en 1669, lo que condujo al descubrimiento de yacimientos de cobre mucho más extensos. Por parte de su madre (la familia Palacios), Bolívar heredó las minas de cobre Aroa en Cocorote. Los esclavos nativos americanos y africanos proporcionaron la mayor parte del trabajo en estas minas.

Siglo XVII

Hacia fines del siglo XVII, la minería del cobre se hizo tan prominente en Venezuela que el metal pasó a ser conocido como cobre Caracas("Cobre de Caracas"). Muchas de las minas pasaron a ser propiedad de la familia Bolívar. El abuelo de Bolívar, Juan de Bolívar y Martínez de Villegas, pagó 22.000 ducados al monasterio de Santa María de Montserrat en 1728 por un título nobiliario que le había otorgado el rey Felipe V de España para su mantenimiento. La corona nunca emitió la patente de nobleza, por lo que la compra se convirtió en objeto de juicios que aún estaban en curso durante la vida de Bolívar, cuando la independencia de España hizo que el punto fuera discutible. (Si las demandas hubieran tenido éxito, el hermano mayor de Bolívar, Juan Vicente, se habría convertido en marqués de San Luis y vizconde de Cocorote). Bolívar finalmente dedicó su fortuna personal a la revolución. Habiendo sido una de las personas más ricas del mundo hispanoamericano al comienzo de la revolución,

Vida tempranaEditar | Comentar

Infancia

Simón Bolívar was born in a house in Caracas, Captaincy General of Venezuela, on 24 July 1783. He was baptized as Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios. His mother was María de la Concepción Palacios y Blanco, and his father was Colonel Don Juan Vicente Bolívar y Ponte. He had two older sisters and a brother: María Antonia, Juana, and Juan Vicente. Another sister, María del Carmen, died at birth.

Cuando Bolívar era un infante, lo cuidaban doña Inés Manceba de Miyares y la esclava de la familia, Hipólita. Un par de años más tarde, volvió al cuidado de sus padres, pero esta experiencia tendría un gran efecto en su vida. Su padre murió antes del tercer cumpleaños de Bolívar de tuberculosis y su madre murió cuando él tenía casi nueve años.

Tras la muerte de su madre, Bolívar quedó bajo la custodia de un instructor, Miguel José Sanz, pero esta relación no funcionó y lo enviaron de vuelta a casa. Continuó recibiendo clases particulares de los reconocidos profesores Andrés Bello, Guillermo Pelgrón, José Antonio Negrete, Fernando Vides, el Padre Andújar y Don Simón Rodríguez, antes conocido como Simón Carreño. Don Simón Rodríguez se convirtió en maestro, amigo y mentor de Bolívar. Le enseñó a nadar y montar a caballo, así como sobre libertad, derechos humanos, política, historia y sociología. Más adelante en la vida, Rodríguez fue fundamental en la decisión de Bolívar de iniciar la revolución, inculcándole las ideas de libertad, ilustración y libertad.Mientras tanto, Bolívar fue atendido principalmente por su nodriza, su esclava Hipólita, a quien veía como madre y como padre.

Juventud

Cuando Bolívar tenía catorce años, Don Simón Rodríguez se vio obligado a abandonar el país tras ser acusado de participar en una conspiración contra el gobierno español en Caracas. Bolívar ingresó entonces a la academia militar de las Milicias de Aragua. En 1800 fue enviado a España para seguir sus estudios militares en Madrid, donde permaneció hasta 1802. De regreso a Europa en 1804, vivió en Francia y viajó por diferentes países. Mientras estaba en Milán, Bolívar fue testigo de la coronación de Napoleón como rey de Italia (un reino en unión personal con Francia en el norte de Italia moderno), un evento que dejó una profunda impresión en él. Aunque no estaba de acuerdo con la coronación, era muy sensible a la veneración popular que inspiraba al héroe.

Carrera política y militarEditar | Comentar

Venezuela y Nueva Granada, 1807–1821

Preludio, 1807–1810

Bolívar regresó a Venezuela en 1807. Después de un golpe de estado el 19 de abril de 1810, Venezuela logró la independencia de facto cuando se estableció la Junta Suprema de Caracas y los administradores coloniales fueron depuestos. La Junta Suprema envió una delegación a Gran Bretaña para obtener el reconocimiento y la ayuda británica. Esta delegación, encabezada por Bolívar, incluía a dos futuros notables venezolanos: Andrés Bello y Luis López Méndez. El trío se reunió con Francisco de Miranda y lo persuadieron para que regresara a su tierra natal.

Primera República de Venezuela, 1811–1812

En 1811, una delegación de la Junta Suprema, incluida Bolívar, y una multitud de plebeyos recibieron con entusiasmo a Miranda en La Guaira. Durante la insurgencia dirigida por Miranda, Bolívar fue ascendido a coronel y comandante de Puerto Cabello al año siguiente, 1812. Mientras el capitán de fragata realista Domingo de Monteverde avanzaba hacia territorio republicano desde el oeste, Bolívar perdió el control del castillo de San Felipe junto con sus depósitos de municiones el 30 de junio de 1812. Bolívar se retiró entonces a su hacienda en San Mateo.

Miranda vio perdida la causa republicana y firmó un acuerdo de capitulación con Monteverde el 25 de julio, acción que Bolívar y otros oficiales revolucionarios consideraron una traición. En uno de los actos moralmente más dudosos de Bolívar, él y otros arrestaron a Miranda y lo entregaron al Ejército Real Español en el puerto de La Guaira. Por sus aparentes servicios a la causa realista, Monteverde le otorgó un pasaporte a Bolívar y Bolívar partió hacia Curazao el 27 de agosto. Hay que decir, eso sí, que Bolívar protestó ante las autoridades españolas por las razones por las que había entregado a Miranda, insistiendo en que no estaba prestando un servicio a la Corona sino castigando a un desertor.En 1813, se le dio un mando militar en Tunja, Nueva Granada (actual Colombia), bajo la dirección del Congreso de las Provincias Unidas de Nueva Granada, que se había formado a partir de las juntas establecidas en 1810.

Segunda República de Venezuela (1813-1814) y exilio

Este fue el comienzo de la Campaña Admirable. El 24 de mayo, Bolívar ingresó a Mérida, donde fue proclamado El Libertador ("El Libertador"). A esto le siguió la ocupación de Trujillo el 9 de junio. Seis días después, y como resultado de las masacres españolas contra los independentistas, Bolívar dictó su famoso "Decreto de Guerra a Muerte", que permitía matar a cualquier español que no apoyara activamente la independencia. Caracas fue retomada el 6 de agosto de 1813, y Bolívar fue ratificado como El Libertador , estableciéndose la Segunda República de Venezuela. Al año siguiente, a causa de la rebelión de José Tomás Boves y la caída de la república, Bolívar regresó a la Nueva Granada, donde comandó una fuerza para las Provincias Unidas.

Sus fuerzas entraron en Bogotá en 1814 y recuperaron la ciudad de las fuerzas republicanas disidentes de Cundinamarca. Bolívar tenía la intención de marchar sobre Cartagena y conseguir la ayuda de las fuerzas locales para capturar la ciudad realista de Santa Marta. En 1815, sin embargo, luego de disputas políticas y militares con el gobierno de Cartagena, Bolívar huyó a Jamaica, donde se le negó apoyo. Después de un intento de asesinato en Jamaica, huyó a Haití, donde se le concedió protección. Se hizo amigo de Alexandre Pétion, el presidente de la república del sur recientemente independiente (a diferencia del Reino de Haití en el norte), y le pidió ayuda. Pétion proporcionó al líder sudamericano abundantes provisiones consistentes en barcos, hombres y armas, exigiendo a cambio solo que Bolívar prometiera abolir la esclavitud en cualquiera de las tierras que recuperara de España. De hecho, se cumpliría la promesa y la abolición de la esclavitud en los territorios liberados se consideraría como uno de los principales logros de Bolívar.

Campañas en Venezuela, 1816–1818

"¿No debería hacer saber a las generaciones posteriores que Alexandre Pétion es el verdadero libertador de mi país?"

—Simón Bolívar

En 1816, con soldados haitianos y apoyo material vital, Bolívar desembarcó en Venezuela y cumplió su promesa a Pétion de liberar a los esclavos de Hispanoamérica el 2 de junio de 1816.

Bolívar lideró la Expedición de los Cayos que luchó por Venezuela en el este, mientras que Manuel Piar lideró la Campaña de Guayana, que se inició en el oeste.

En julio de 1817, en una segunda expedición, Bolívar capturó Angostura tras vencer el contraataque de Miguel de la Torre. Sin embargo, Venezuela quedó como capitanía de España tras la victoria en 1818 de Pablo Morillo en la Segunda Batalla de La Puerta (es).

Después de capturar Angostura y una victoria inesperada en Nueva Granada, Bolívar estableció un gobierno temporal en Venezuela. Este fue el comienzo de la Tercera República de Venezuela. Con esto Bolívar creó el Congreso de Angostura que, luego de las guerras, establecería la Gran Colombia, estado que incluye los actuales territorios de Colombia, Ecuador, Panamá y Venezuela.

Para honrar los esfuerzos de Bolívar para ayudar a Venezuela durante su movimiento de independencia, la ciudad de Angostura pasó a llamarse Ciudad Bolívar en 1846.

Liberación de Nueva Granada y Venezuela, 1819–1821

El 15 de febrero de 1819, Bolívar pudo inaugurar el Segundo Congreso Nacional de Venezuela en Angostura, en el que fue elegido presidente y Francisco Antonio Zea elegido vicepresidente. Bolívar decidió entonces que primero lucharía por la independencia de la Nueva Granada, para ganar recursos del virreinato, pretendiendo luego consolidar la independencia de Venezuela.

La campaña por la independencia de la Nueva Granada, que incluyó el cruce de la cordillera de los Andes, una de las grandes hazañas militares de la historia, se consolidó con la victoria en la Batalla de Boyacá el 7 de agosto de 1819. Bolívar regresó a Angostura, cuando el congreso aprobó una ley que forma una gran República de Colombia el 17 de diciembre, convirtiendo a Bolívar en presidente y Zea en vicepresidente, con Francisco de Paula Santander vicepresidente por el lado de Nueva Granada y Juan Germán Roscio vicepresidente por el lado de Venezuela.

Morillo quedó en control de Caracas y la sierra costera. Tras la restauración de la Constitución de Cádiz, Morillo ratificó dos tratados con Bolívar el 25 de noviembre de 1820, pidiendo un armisticio de seis meses y reconociendo a Bolívar como presidente de la república. Bolívar y Morillo se reunieron en Santa Ana de Trujillo el 27 de noviembre, tras lo cual Morillo partió de Venezuela hacia España, dejando a La Torre al mando.

Desde su base de poder recién consolidada, Bolívar lanzó campañas de independencia en Venezuela y Ecuador. Estas campañas concluyeron con la victoria en la Batalla de Carabobo, luego de la cual Bolívar ingresó triunfalmente a Caracas el 29 de junio de 1821. El 7 de septiembre de 1821 se creó la Gran Colombia (un estado que abarca gran parte de la actual Colombia, Ecuador, Panamá y Venezuela), con Bolívar como presidente y Santander como vicepresidente.

Ecuador y Perú, 1822–1824

Bolívar siguió con la Batalla de Bombona y la Batalla de Pichincha, tras lo cual ingresó a Quito el 16 de junio de 1822. El 26 y 27 de julio de 1822, Bolívar celebró la Conferencia de Guayaquil con el general argentino José de San Martín, quien había recibido el título de "Protector de la Libertad Peruana" en agosto de 1821 después de liberar parcialmente a Perú de los españoles. A partir de entonces, Bolívar se hizo cargo de la tarea de liberar completamente al Perú.

El congreso peruano nombró a Bolívar dictador del Perú el 10 de febrero de 1824, lo que le permitió reorganizar por completo la administración política y militar. Asistido por Antonio José de Sucre, Bolívar derrotó decisivamente a la caballería española en la Batalla de Junín el 6 de agosto de 1824. Sucre destruyó los remanentes aún numéricamente superiores de las fuerzas españolas en Ayacucho el 9 de diciembre de 1824.

Según el historiador británico Robert Harvey:

Los logros de Bolívar en Perú habían sido asombrosos como cualquiera en su carrera de un año, desde el control de una franja de la costa norte del país mientras él estaba casi moribundo, él y Sucre habían enfrentado y derrotado a un ejército de 18.000 hombres y asegurado un país del tamaño de casi toda Europa Occidental... la inversión de energía personal, las distancias recorridas y las cuatro expediciones del ejército a través de cadenas montañosas supuestamente infranqueables lo habían calificado para un estatus sobrehumano... Su resistencia y logros militares lo pusieron a la vanguardia del mundo héroes de la historia.

Escribiendo al Secretario de Estado de los Estados Unidos, John Quincy Adams, en 1824, el Cónsul de los Estados Unidos en Perú, William Tudor, declaró:

Desafortunadamente para el Perú, los invasores que vinieron a proclamar la libertad y la independencia fueron crueles, rapaces, sin principios e incapaces. Su mala administración, su despilfarro y su sed de saqueo pronto alienaron el afecto de los habitantes.

Aunque Bolívar condenó las prácticas corruptas de los españoles, ordenó que algunas iglesias fueran despojadas de sus decoraciones. El 19 de marzo de 1824, José Gabriel Pérez escribió a Antonio José de Sucre sobre las órdenes que le dio Bolívar; Pérez se refirió a "todos los medios ordinarios y extraordinarios" que deben aplicarse para asegurar la subsistencia del ejército patriota. En efecto, Pérez dijo que Bolívar dio instrucciones de sacar de las iglesias "todas las joyas de oro y plata" para acuñarlas y pagar los gastos de guerra. Días después, el propio Bolívar le dijo a Sucre que habría una falta total de recursos a menos que se tomaran medidas severas contra "las joyas de las iglesias, en todas partes".

Consolidación de la independencia, 1825–1830

República de Bolivia

El 6 de agosto de 1825, en el Congreso del Alto Perú, se crea la "República de Bolivia". Bolívar es así una de las pocas personas que tiene un país que lleva su nombre. Bolívar regresó a Caracas el 12 de enero de 1827 y luego de regreso a Bogotá.

Bolívar tuvo grandes dificultades para mantener el control sobre la vasta Gran Colombia. En 1826, las divisiones internas provocaron la disidencia en todo el país y estallaron levantamientos regionales en Venezuela. La nueva unión sudamericana había revelado su fragilidad y parecía estar al borde del colapso. Para preservar la unión, se declaró una amnistía y se llegó a un arreglo con los rebeldes venezolanos, pero esto aumentó la disidencia política en la vecina Nueva Granada. En un intento por mantener unida a la nación como una sola entidad, Bolívar convocó una convención constitucional en Ocaña en marzo de 1828.

Struggles inside Gran Colombia

Bolívar pensó que una federación como la fundada en Estados Unidos era imposible en Hispanoamérica. Por esta razón, y para evitar una ruptura, Bolívar buscó implementar un modelo de gobierno más centralista en Gran Colombia, incluyendo algunos o todos los elementos de la constitución boliviana que había escrito, que incluía una presidencia vitalicia con la capacidad de seleccionar un sucesor (aunque esta presidencia iba a ser controlada por un intrincado sistema de equilibrios).

Esta medida fue considerada controvertida en la Nueva Granada y fue uno de los motivos de las deliberaciones que tuvieron lugar del 9 de abril al 10 de junio de 1828. La convención casi terminó redactando un documento que habría implementado una forma de gobierno radicalmente federalista, que habría redujo en gran medida los poderes de una administración central. La facción federalista pudo obtener una mayoría para el borrador de una nueva constitución que tiene características federales definidas a pesar de su perfil ostensiblemente centralista. Descontentos con lo que sería el resultado resultante, los delegados pro-Bolívar se retiraron de la convención, dejándola moribunda.

Dos meses después del fracaso de este congreso para redactar una nueva constitución, Bolívar fue declarado presidente-libertador en el "Decreto Orgánico" de Colombia. Consideró esto una medida temporal, como un medio para restablecer su autoridad y salvar la república, aunque aumentó el descontento y la ira entre sus opositores políticos. Un intento de asesinato el 25 de septiembre de 1828 fracasó (en español se conoce de hecho como la Noche Septembrina ), gracias a la ayuda de su amante, Manuela Sáenz. Bolívar luego describió a Manuela como "Libertadora del Libertador". La disidencia continuó y se produjeron levantamientos en Nueva Granada, Venezuela y Ecuador durante los dos años siguientes.

Bolívar inicialmente afirmó "perdonar" a quienes fueran considerados conspiradores, integrantes de la facción "Santander". Eventualmente, sin embargo, los sometió a una corte marcial, después de lo cual los acusados ​​de estar directamente involucrados fueron ejecutados, algunos sin que su culpabilidad se estableciera por completo. Santander, que conocía de antemano la conspiración y no se había opuesto directamente a ella por sus diferencias con Bolívar, fue condenado a muerte. Bolívar, sin embargo, conmutó la sentencia.

Después, Bolívar siguió gobernando en un ambiente enrarecido, acorralado por disputas fraccionarias. Se produjeron levantamientos en Nueva Granada, Venezuela y Ecuador durante los dos años siguientes. Los separatistas lo acusaron de traicionar los principios republicanos y de querer instaurar una dictadura permanente. Gran Colombia declaró la guerra a Perú cuando el presidente General La Mar invadió Guayaquil. Posteriormente fue derrotado por el mariscal Antonio José de Sucre en la Batalla del Portete de Tarqui, el 27 de febrero de 1829. Sucre fue asesinado el 4 de junio de 1830.El general Juan José Flores quería separar los departamentos del sur (Quito, Guayaquil y Azuay), conocido como el Distrito de Ecuador, de la Gran Colombia para formar un país independiente y convertirse en su primer presidente. Venezuela se proclamó independiente el 13 de enero de 1830 y José Antonio Páez mantuvo la presidencia de ese país, desterrando a Bolívar.

Dissolution of Gran Colombia

Para Bolívar América del Sur era la patria. Soñó con una América española unida y en la consecución de ese propósito no sólo creó la Gran Colombia sino también la Confederación de los Andes cuyo objetivo era unir a la mencionada con Perú y Bolivia. Además, promovió una red de tratados que mantenían unidos a los países sudamericanos recién liberados. No obstante, no pudo controlar el proceso centrífugo que empujaba hacia afuera en todas direcciones.

El 20 de enero de 1830, cuando su sueño se vino abajo, Bolívar pronunció su último discurso a la nación, anunciando que dejaría la presidencia de Gran Colombia. En su discurso, un desconsolado Bolívar instó al pueblo a mantener la unión ya desconfiar de las intenciones de quienes abogan por la separación. (Nota: en ese momento, "colombianos" se refería a la gente de Gran Colombia, Venezuela, Nueva Granada y Ecuador, no a la actual Colombia):

colombianos! Hoy dejo de gobernaros. Te he servido durante veinte años como soldado y líder. Durante este largo período hemos recuperado nuestra patria, liberado tres repúblicas, fomentado muchas guerras civiles, y cuatro veces he devuelto al pueblo su omnipotencia, convocando personalmente cuatro congresos constitucionales. Estos servicios fueron inspirados por tus virtudes, tu coraje y tu patriotismo; mío es el gran privilegio de haberte gobernado.

El congreso constituyente convocado en este día es encargado por la Providencia de dar a la nación las instituciones que ella desea, según el curso de las circunstancias y la naturaleza de las cosas.

Temiendo que se me considere un obstáculo para establecer la República sobre la verdadera base de su felicidad, me he arrojado personalmente de la suprema posición de liderazgo a la que me había elevado su generosidad.

colombianos! He sido víctima de ignominiosas sospechas, sin posibilidad de defender la pureza de mis principios. Las mismas personas que aspiran al mando supremo han conspirado para arrancarme vuestros corazones, atribuyéndome sus propios motivos, haciéndome parecer el instigador de proyectos que ellos mismos han concebido, representándome, finalmente, como aspirante a una corona que ellos mismos me han ofrecido en más de una ocasión y que yo he rechazado con la indignación del más fiero republicano. Nunca, nunca, te lo juro, se me ha pasado por la cabeza aspirar a una realeza que mis enemigos han fabricado para arruinarme ante ti.

¡No se dejen engañar, colombianos! Mi único deseo ha sido contribuir a tu libertad y ser la preservación de tu tranquilidad. Si por esto soy culpable, merezco tu censura más que cualquier otro hombre. No escuchéis, os lo ruego, las viles calumnias y las vulgares envidias que suscitan discordia por todas partes. ¿Te dejarás engañar por las falsas acusaciones de mis detractores? ¡Por favor, no seas tonto!

colombianos! Reúnanse alrededor del congreso constitucional. Representa la sabiduría de la nación, la legítima esperanza del pueblo y el punto final de reunión de los patriotas. Sus decretos soberanos determinarán nuestra vida, la felicidad de la República y la gloria de Colombia. Si circunstancias nefastas os obligan a abandonarlo, no habrá salud para el país, y os hundiréis en el océano de la anarquía, dejando como legado a vuestros hijos nada más que crimen, sangre y muerte.

¡Compatriotas! Escuche mi súplica final al terminar mi carrera política; en nombre de Colombia les pido, les suplico, que se mantengan unidos , no sea que se conviertan en los asesinos de la patria y en sus propios verdugos.

Bolívar finalmente fracasó en su intento de evitar el colapso del sindicato. Gran Colombia se disolvió ese mismo año y fue reemplazada por las repúblicas de Venezuela, Nueva Granada y Ecuador. Irónicamente, estos países se establecieron como naciones centralistas, y serían gobernados así durante décadas por líderes que, durante los últimos años de Bolívar, lo habían acusado de traicionar los principios republicanos y de querer instaurar una dictadura permanente. Estos separatistas, entre ellos José Antonio Páez y Francisco de Paula Santander, habían justificado por ello su oposición a Bolívar y lo denunciaron públicamente como monarca. Algunos de ellos habían sido acusados ​​en el pasado de conspirar contra la vida de Bolívar (Santander, quien gobernó el segundo gobierno centralista de la Nueva Granada, estuvo asociado con la Conspiración de Septiembre [es]).

José María Obando, el primer presidente de la República de Nueva Granada (que sucedió a la Gran Colombia), había estado directamente relacionado con el asesinato de Antonio José de Sucre en 1830. Sucre era considerado por algunos como una amenaza política debido a su popularidad después de lideró una resonante victoria patriota en la Batalla de Ayacucho, poniendo fin a la guerra contra el Imperio español en América del Sur. Bolívar también lo consideraba su sucesor directo y había intentado convertirlo en vicepresidente de la Gran Colombia después del exilio de Francisco de Paula Santander en 1828.

Secuelas

Durante el resto del siglo XIX y principios del siglo XX, el entorno político de América Latina estuvo plagado de guerras civiles y se caracterizó por un fenómeno sociopolítico conocido como caudillismo , que se volvió muy común en Venezuela, especialmente después de 1830.

De hecho, tales luchas ya existían poco después de la victoria patriota sobre los leales porque las antiguas colonias españolas crearon nuevas naciones que proclamaron sus propios estados autónomos, lo que produjo enfrentamientos militares con conspiraciones políticas que enviaron al exilio a algunos de los antiguos héroes de la independencia. Además, hubo intentos de la monarquía española de reconquistar sus antiguos asentamientos en las Américas a través de expediciones que ayudarían a las fuerzas y defensores leales restantes. Sin embargo, los intentos fracasaron en general en Venezuela, Perú y México; así, las fuerzas leales de resistencia contra la república fueron finalmente derrotadas.

La principal característica del caudillismo fue la llegada de figuras políticas autoritarias pero carismáticas que típicamente ascendían al poder de una manera poco convencional, a menudo legitimando su derecho a gobernar a través de procesos antidemocráticos. Estos caudillos mantuvieron su control principalmente sobre la base de sus personalidades, así como de interpretaciones sesgadas de su popularidad y lo que constituía una mayoría entre las masas. En su lecho de muerte, Bolívar imaginó el surgimiento de innumerables caudillos compitiendo por las piezas de la gran nación con la que alguna vez soñó.

Últimos meses y muerteEditar | Comentar

Diciendo que "todos los que sirvieron a la revolución han arado el mar", Bolívar finalmente renunció a la presidencia el 27 de abril de 1830, con la intención de abandonar el país para exiliarse en Europa. Ya había enviado varios cajones con sus pertenencias y escritos por delante a Europa, pero murió antes de zarpar de Cartagena.

Se dice que antes de morir Simón Bolívar declaró que "América es ingobernable". Bolívar era un hombre que había visto lo negativo en las cosas. Esta negatividad puede haber surgido de las distancias que habían separado al gran continente o de las diferencias en las culturas, idiomas, etnias y razas de las personas. Otro factor podría haber sido la falta de unidad política, pero no está claro qué lo llevó a ser pesimista. Estos factores habían hecho que Bolívar dejara en suspenso su esperanza de unir el territorio soberano. Las antiguas ciudades coloniales habían sido separadas y los nuevos centros comerciales estaban separados por grandes características geográficas como montañas, desiertos altos y llanuras áridas. Todos estos fueron factores en los que jugaron un papel y fueron responsables de los estados rotos durante un tiempo en el que habían surgido guerras de independencia.

El 17 de diciembre de 1830, a la edad de 47 años, Simón Bolívar murió de tuberculosis en la Quinta de San Pedro Alejandrino en Santa Marta, Gran Colombia (actual Colombia). En su lecho de muerte, Bolívar le pidió a su ayudante de campo, el general Daniel F. O'Leary, que quemara el extenso archivo restante de sus escritos, cartas y discursos. O'Leary desobedeció la orden y sus escritos sobrevivieron, brindando a los historiadores una gran cantidad de información sobre la filosofía y el pensamiento liberal de Bolívar, así como detalles de su vida personal, como su larga relación amorosa con Manuela Sáenz. Poco antes de su propia muerte en 1856, Sáenz aumentó esta colección dándole a O'Leary sus propias cartas de Bolívar.

Los restos de Bolívar fueron enterrados en la catedral de Santa Marta. Doce años después, en 1842, a pedido del presidente José Antonio Páez, fueron trasladados de Santa Marta a Caracas, donde fueron sepultados en la catedral de Caracas junto a los restos de su esposa y padres. En 1876 fue trasladado a un monumento levantado para su entierro en el Panteón Nacional de Venezuela. La Quinta cerca de Santa Marta se ha conservado como museo con numerosas referencias a su vida. En 2010, los restos simbólicos de la última amante de Bolívar, Manuela Sáenz, también fueron enterrados en el Panteón Nacional de Venezuela.

En enero de 2008, el entonces presidente de Venezuela, Hugo Chávez, creó una comisión para investigar las teorías de que Bolívar fue víctima de un asesinato. En varias ocasiones, Chávez afirmó que, en realidad, Bolívar fue envenenado por "traidores de la Nueva Granada". En abril de 2010, el especialista en enfermedades infecciosas Paul Auwaerter estudió los registros de los síntomas de Bolívar y concluyó que podría haber sufrido una intoxicación crónica por arsénico, pero que tanto la intoxicación aguda como el asesinato eran poco probables. En julio de 2010 se ordenó la exhumación del cuerpo de Bolívar para avanzar en las investigaciones. En julio de 2011, expertos forenses internacionales publicaron su informe, alegando que no había pruebas de envenenamiento o cualquier otra causa de muerte no natural.

Vida privadaEditar | Comentar

Matrimonio

En 1799, tras la temprana muerte de su padre Juan Vicente (en 1786) y su madre Concepción (en 1792), Bolívar viajó a México, Francia y España, a la edad de 16 años, para completar su educación. Estando en Madrid durante 1802 y tras dos años de noviazgo, contrajo matrimonio con María Teresa Rodríguez del Toro y Alaiza, que sería su única esposa. Estuvo emparentada con las familias aristocráticas de los marqueses del Toro de Caracas y los marqueses de Inicio de Madrid.

Ocho meses después de regresar a Venezuela con él, ella murió de fiebre amarilla el 22 de enero de 1803. Bolívar quedó tan devastado por esta pérdida que sus familiares temieron por su vida. Juró no volver a casarse nunca más, promesa que cumplió. Años más tarde Bolívar se referiría a la muerte de su esposa como el punto de inflexión de su vida. En efecto, en 1828, le dijo a Louis Peru de Lacroix, un biógrafo de Bolívar que se desempeñó como uno de sus generales, las siguientes palabras:

Entonces [...] te casaste a la edad de 45 años; […] Yo no tenía ni 18 años cuando hice lo mismo, y no tenía ni cerca de 19 años cuando enviudé; Quería mucho a mi esposa, y su muerte me hizo jurar que no volvería a casarme, y cumplí mi palabra. Mira las cosas como son: si no hubiera enviudado, mi vida tal vez hubiera sido diferente; Yo no sería el General Bolívar ni el Libertador, aunque estoy de acuerdo en que mi temperamento no es el adecuado para ser el patrón de San Mateo.

No en vano, el historiador español Salvador de Madariaga se refiere a la muerte de la esposa de Bolívar como uno de los momentos clave de la historia de Hispanoamérica. En 1804 viajó nuevamente a Europa en un intento de aliviar su dolor y comenzó a caer en una vida disoluta. Fue entonces cuando se reencontró con su antiguo maestro Simón Rodríguez en París, quien poco a poco logró transformar su aguda depresión en un sentimiento de compromiso con una causa mayor: la independencia de Venezuela. Vivió un tiempo en la Francia napoleónica y emprendió el Grand Tour. Durante este tiempo en Europa, Bolívar conoció al explorador intelectual Alexander von Humboldt en Roma. Humboldt escribió más tarde: "Me equivoqué en ese entonces, cuando lo juzgué un hombre pueril, incapaz de realizar una ambición tan grande".

Asuntos y amantes

Bolívar tuvo varias aventuras amorosas. La mayoría de ellos duró poco tiempo. Historiadores, estudiosos y biógrafos suelen coincidir con los nombres de las mujeres más destacadas que apoyaron a Bolívar, como Josefina "Pepita" Machado, Fanny du Villars y Manuela Sáenz.

Manuela Sáenz fue la más importante de aquellas mujeres. Ella fue más que una amante en la vida posterior de Bolívar; se convirtió en una confidente y consejera de confianza. Además, Manuela salvó la vida de Bolívar durante la Conspiración de septiembre de 1828 en la que Bolívar estuvo a punto de ser asesinado. Durante este intento de asesinato, Manuela desvió a los asesinos y así le dio tiempo suficiente a Bolívar para escapar de su habitación.

Bolívar y Manuela se conocieron en Quito el 22 de junio de 1822 y comenzaron una larga relación. La relación fue controvertida en ese momento, pues Manuela ya estaba casada con James Thorne, pero se distanciaron en 1822 por diferencias irreconciliables. Los lazos afectivos entre Manuela y Bolívar eran fuertes, y Manuela intentó suicidarse cuando recibió la noticia de la muerte de Bolívar.

A pesar de vivir en ocasiones en las mismas ciudades sudamericanas (como Bogotá, Quito y Lima), Bolívar y Manuela no siempre tuvieron una relación cara a cara. Este romance quedó claro en sus cartas, pero pocas de ellas han sobrevivido. La mayoría de sus cartas fueron destruidas después de la muerte de Manuela. Contrariamente a los argumentos expuestos por Heinz Dieterich, Carlos Álvarez Saá y un libro editado por la editorial Fundación Editorial El Perro y la Rana en 2007, varias cartas atribuidas tanto a Bolívar como a Manuela son falsificaciones intencionales.

En sus Memorias de Simón Bolívar , Henri La Fayette Villaume Ducoudray Holstein, ha sido llamado un "testigo no siempre confiable y nunca imparcial", describió al joven Bolívar, que intentaba tomar el poder en Venezuela y Nueva Granada en 1814– 1816. Ducoudray Holstein se unió a Bolívar y sirvió en su personal como oficial durante ese período.

Describe a Bolívar como un cobarde que abandonó repetidamente su comisión militar frente al enemigo y también como un gran amante de las mujeres que estuvo acompañado en todo momento por dos o más de sus amantes durante las operaciones militares. No dudaría en detener la flota que transportaba a todo el ejército y se dirigió a la isla de Margarita durante dos días para esperar a que su ama se uniera a su barco. Según Ducoudray Holstein, Bolívar se comportó esencialmente como un oportunista que prefería las intrigas y la manipulación secreta a la lucha abierta. También fue considerado incompetente en materia militar por evitar sistemáticamente cualquier riesgo y estar permanentemente preocupado por su propia seguridad.

En el Diario de Bucaramanga , se presenta la opinión de Bolívar sobre Ducoudray cuando Louis Peru de Lacroix preguntó quiénes habían sido los ayudantes de campo de Bolívar desde que había sido general; mencionó a Charles Eloi Demarquet y Ducoudray. Bolívar confirmó lo primero pero negó lo segundo, diciendo que lo conoció en 1815 y aceptó sus servicios e incluso lo admitió en su Estado Mayor, pero "nunca confié lo suficiente en él como para hacerlo mi ayudante de campo ; al contrario ". , tenía una idea muy desfavorable de su persona y de sus servicios". Afirmó que la partida de Ducoudray después de una breve estadía había sido un "verdadero placer".

ParientesEditar | Comentar

Bolívar no tuvo hijos, posiblemente por la infertilidad provocada por haber contraído sarampión y paperas cuando era niño. Sus parientes vivos más cercanos descienden de sus hermanas y hermano. Una de sus hermanas murió en la infancia. Su hermana Juana Bolívar y Palacios se casó con su tío materno, Dionisio Palacios y Blanco, y tuvo dos hijos, Guillermo y Benigna. Guillermo Palacios murió luchando junto a su tío Simón en la batalla de La Hogaza el 2 de diciembre de 1817. Benigna tuvo dos matrimonios, el primero con Pedro Briceño Méndez y el segundo con Pedro Amnistía. Sus bisnietos, los parientes vivos más cercanos de Bolívar, Pedro y Eduardo Mendoza Goiticoa vivían en Caracas desde 2009.

Su hermana mayor, María Antonia, se casó con Pablo Clemente Francia y tuvo cuatro hijos: Josefa, Anacleto, Valentina y Pablo. María Antonia se convirtió en la agente de Bolívar para hacer frente a sus propiedades mientras se desempeñaba como presidente de la Gran Colombia y fue albacea de su testamento. Se retiró a la hacienda de Bolívar en Macarao, que heredó de él.

Su hermano mayor, Juan Vicente, quien murió en 1811 en una misión diplomática en los Estados Unidos, tuvo tres hijos extramatrimoniales a quienes reconoció: Juan, Fernando Simón y Felicia Bolívar Tinoco. Bolívar mantuvo a los niños y a su madre después de la muerte de su hermano. Bolívar fue especialmente cercano a Fernando y en 1822 lo envió a estudiar a Estados Unidos, donde asistió a la Universidad de Virginia. En su larga vida, Fernando tuvo una participación menor en algunos de los principales acontecimientos políticos de la historia venezolana y también viajó y vivió extensamente por toda Europa. Tuvo tres hijos, Benjamín Bolívar Gauthier, Santiago Hernández Bolívar y Claudio Bolívar Taraja. Fernando murió en 1898 a la edad de 88 años.

Creencias personalesEditar | Comentar

Política

Bolívar fue un admirador tanto de la Revolución Americana como de la Revolución Francesa. Bolívar incluso inscribió a su sobrino, Fernando Bolívar, en una escuela privada en Filadelfia, Germantown Academy, y pagó su educación, incluida la asistencia a la Universidad de Virginia de Thomas Jefferson. Si bien era un admirador de la independencia de Estados Unidos, no creía que su sistema de gobierno pudiera funcionar en América Latina. Así, aseguró que la gobernabilidad de sociedades heterogéneas como la venezolana “requerirá mano dura”.

Bolívar sintió que Estados Unidos se había establecido en una tierra especialmente fértil para la democracia. Por el contrario, se refirió a la América española como sujeta al "triple yugo de la ignorancia, la tiranía y el vicio". Si se pudiera establecer una república en tal tierra, en su opinión, tendría que hacer algunas concesiones en términos de libertad. Esto se muestra cuando Bolívar culpó de la caída de la primera república a sus subordinados tratando de imitar a "una república etérea" y en el proceso, sin prestar atención a la cruda realidad política de América del Sur.

Entre los libros que lo acompañaron en su viaje estaban La riqueza de las naciones de Adam Smith, las Cartas de Voltaire y, cuando estaba escribiendo la constitución boliviana, El espíritu de las leyes de Montesquieu . Su constitución boliviana lo colocó dentro del campo de lo que se convertiría en el conservadurismo latinoamericano a fines del siglo XIX. La constitución boliviana pretendía establecer una presidencia vitalicia y un senado hereditario, esencialmente recreando la constitución no escrita británica, tal como existía en ese momento.

According to Carlos Fuentes:

Cómo gobernarnos después de conquistar la independencia. Puede decirse que el Libertador agotó su alma tratando de encontrar una respuesta a esa pregunta... Bolívar trató de evitar los extremos que abrumarían a la América española a lo largo del siglo XIX y parte del XX. ¿Tiranía o anarquía? 'No apuntes a lo que es imposible de alcanzar, porque en la búsqueda de la libertad podemos caer en la tiranía. La libertad absoluta conduce siempre al poder absoluto y entre estos dos extremos está la libertad social”. Para encontrar este equilibrio, Bolívar proponía un 'despotismo astuto', un poder ejecutivo fuerte capaz de imponer la igualdad allí donde prevalecía la desigualdad racial. Bolívar advirtió contra una 'aristocracia de rango, empleo y fortuna' que mientras 'se refiere a la libertad y la garantía'— El Espejo Enterrado, México, Fondo de Cultura Económica (1992), p. 272

Masonería

Al igual que algunos otros en la historia de la Independencia americana (George Washington, Miguel Hidalgo, José de San Martín, Bernardo O'Higgins, Francisco de Paula Santander, Antonio Nariño y Francisco de Miranda), Simón Bolívar fue masón. Fue iniciado en 1803 en la Logia Masónica Lautaro, que funcionaba en Cádiz, España. Fue en esta logia donde conoció por primera vez a algunos de sus compañeros revolucionarios, como José de San Martín. En mayo de 1806 se le confirió el rango de Maestro Masón en la "Madre Escocesa de San Alejandro de Escocia" en París. Durante su estadía en Londres, frecuentó el albergue "The Great American Reunion" en Londres, fundado por Francisco de Miranda. En abril de 1824, Simón Bolívar recibió el grado 33 de Inspector General Honorario.

Fundó la Logia Masónica N° 2 del Perú, denominada “Orden y Libertad”.

LegadoEditar | Comentar

Legado político

Debido a la relevancia histórica de Bolívar como elemento clave durante el proceso de independencia en Hispanoamérica, su memoria ha estado fuertemente ligada a sentimientos de nacionalismo y patriotismo, siendo un tema recurrente de retórica en la política. Dado que la imagen de Bolívar se convirtió en una parte importante de las identidades nacionales de Venezuela, Colombia, Panamá, Ecuador, Perú y Bolivia, los políticos hispanoamericanos a menudo reclaman su manto en todo el espectro político.

En Venezuela, Bolívar dejó un legado militarista con múltiples gobiernos que utilizaron la memoria, la imagen y el legado escrito de Bolívar como partes importantes de sus mensajes políticos y propaganda. Bolívar desaprobó los excesos de "espíritu de partido" y "facciones", que llevaron a un ambiente antipolítico en Venezuela. Durante gran parte del siglo XIX, Venezuela estuvo gobernada por caudillos , y solo entre 1892 y 1900 se produjeron seis rebeliones para tomar el control de Venezuela. El legado militarista fue utilizado luego por la dictadura nacionalista de Marcos Pérez Jiménez y más recientemente por el movimiento político socialista liderado por Hugo Chávez.

Monumentos y legado físico

Las naciones de Bolivia y la República Bolivariana de Venezuela, y sus respectivas monedas (el boliviano boliviano y el bolívar venezolano), llevan el nombre de Bolívar. La mayoría de las ciudades y pueblos de Colombia y Venezuela están construidos alrededor de una plaza principal conocida como Plaza Bolívar, al igual que Bogotá. En este ejemplo, la mayoría de los edificios gubernamentales y estructuras públicas están ubicados en la plaza o alrededor de ella, incluidos el Capitolio Nacional y el Palacio de Justicia. Además de Quito y Caracas, existen monumentos a Bolívar en las capitales latinoamericanas Lima, Buenos Aires, Montevideo, La Habana, Ciudad de México, Ciudad de Panamá, Paramaribo, San José, Santo Domingo y Sucre.In Bogotá, the Simón Bolívar Park has hosted many concerts.

Fuera de América Latina, la variedad de monumentos a Simón Bolívar son un testimonio continuo de su legado. Estos incluyen estatuas en muchas capitales de todo el mundo, incluidas Argel, Bucarest, Londres, Minsk, Moscú, Nueva Delhi, Ottawa, París, Praga, Puerto Príncipe, Roma, Sofía, Teherán, Viena y Washington, DC Varias ciudades en España, especialmente en el País Vasco, ha construido monumentos a Bolívar, incluido un gran monumento en Bilbao y un museo integral financiado por el gobierno venezolano en Cenarruza-Puebla de Bolívar,su ciudad natal ancestral. En los EE. UU., una imponente estatua ecuestre de bronce de Simón Bolívar se encuentra en la entrada sur de Central Park en la Avenida de las Américas en la ciudad de Nueva York, que también celebra las contribuciones de Bolívar a América Latina. En Nueva Orleans, el Monumento a Simón Bolívar en las calles Canal y Basin fue un regalo de Venezuela a la ciudad estadounidense en 1957. La península de Bolívar en Texas; Condado de Bolívar, Mississippi; Bolívar, Nueva York; Bolívar, Virginia Occidental; Bolívar, Ohio; y Bolívar, Tennessee también se nombran en su honor.

Los monumentos al legado militar de Bolívar también comprenden una de las barcas de entrenamiento de vela de la Armada de Venezuela, que lleva su nombre, y el USS  Simon Bolivar , un submarino de misiles balísticos de la flota clase Benjamin Franklin que sirvió en la Armada de los EE. UU. entre 1965 y 1995.

El planeta menor 712 Boliviana descubierto por Max Wolf lleva su nombre en su honor. El nombre fue sugerido por Camille Flammarion. El primer satélite venezolano, Venesat-1, recibió el nombre alternativo de Simón Bolívar en su honor.

Su cumpleaños es festivo en Venezuela y Bolivia.

Bolívar ha sido representado en la ópera, la literatura, el cine y otros medios, y continúa siendo parte de la cultura popular en muchos países. En 1883, para celebrar los 100 años de su nacimiento, el músico italiano Nicolò Gabrielli compuso la marcha triunfal Simón Bolívar y se la dedicó al entonces presidente de Venezuela Antonio Guzmán Blanco. En 1943 Darius Milhaud compuso la ópera Bolívar. También es el personaje central de la novela de Gabriel García Márquez de 1989 El general en su laberinto ., en el que se le retrata de una manera menos heroica pero más humana que en la mayoría de las otras partes de su legado. En 1969, Maximilian Schell interpretó el papel de Simón Bolívar en la película del mismo nombre del director Alessandro Blasetti, que también contó con la participación de la actriz Rosanna Schiaffino. La vida de Bolívar también fue la base de la película Libertador de 2013 , protagonizada por Édgar Ramírez y dirigida por Alberto Arvelo. En un episodio de la serie de televisión española El Ministerio del Tiempo, "Tiempo de ilustrados", los agentes del tiempo lo ayudan a conquistar el corazón de su futura esposa, ya que esto se consideraba fundamental para que Bolívar cumpliera su destino. Posteriormente en la segunda temporada de la serie los agentes del tiempo lo encontrarán nuevamente en 1828 (dos años antes de su muerte) para evitar su asesinato, planeado por los seguidores de Santander. A partir de 2019, se lanzó una serie de Netflix que describe la vida de Bolívar y los principales eventos que la rodean. La serie de Netflix es una producción colombiana con el español como idioma principal. El pueblo de Bolívar, TN lleva el nombre de Bolívar.

En mayo de 2020, fue lanzado como el líder jugable de Gran Colombia en el New Frontier Pass de Civilization VI. Su habilidad de líder le permite el reclutamiento de "Comandantes Generales", que son generales de la vida real que sirvieron con él, como José Antonio Páez, Antonio José de Sucre y Francisco de Paula Santander.

Iniciar con Google
Iniciar con Facebook
x