Sexta Cruzada

Frederick II (izq.) y al-Kamil (der.)
Frederick II (izq.) y al-Kamil (der.)

La Sexta Cruzada (1228-1229), también conocida como la Cruzada de Federico II, fue una expedición militar para recuperar Jerusalén y el resto de Tierra Santa iniciada por el emperador Federico II. Comenzó siete años después del fracaso de la Quinta Cruzada e involucró muy pocos combates. Las maniobras diplomáticas del entonces emperador del Sacro Imperio Romano-Germánico y Rey de Sicilia, Federico II, dieron como resultado que el Reino de Jerusalén recuperara cierto control sobre Jerusalén durante gran parte de los siguientes quince años, así como sobre otras áreas de Tierra Santa.

La Quinta Cruzada terminó en 1221, sin haber logrado nada. A pesar de numerosas promesas, Federico II, Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, nunca se unió a la campaña, a pesar de su promesa de hacerlo. Las fuerzas que envió a Egipto llegaron demasiado tarde para marcar una diferencia en la debacle, en parte debido a la falta de un liderazgo efectivo. Tendrían que esperar muchos años más por las acciones de Frederick.Cuando Inocencio III murió en 1216, su sucesor Honorio III no hizo cumplir de inmediato a Federico con su voto, sino que le recordó que el mundo cristiano había esperado su acción. Gregorio IX, el sucesor de Honorio, que se convirtió en Papa en marzo de 1227, no sería tan amable con el emperador. En Siria y Egipto, los ayyubíes se vieron envueltos básicamente en una guerra civil, enfrentando al sultán al-Kamil contra muchos de sus hermanos y otros parientes. Sin embargo, la oferta de territorio para la paz que hizo el sultán durante la Quinta Cruzada permaneció sobre la mesa, y sería Federico quien la aprovecharía.

Sexta cruzada antecedentesEditar | Comentar

El fracaso de la Quinta Cruzada fue un golpe devastador para la cristiandad. De todos los soberanos europeos, solo Federico II, el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, estaba en condiciones de recuperar Jerusalén después de la pérdida. Federico fue, como muchos de los gobernantes del siglo XIII, un crucesignatus en serie . Cuando fue coronado formalmente como rey de Alemania en Aquisgrán el 15 de julio de 1215, asombró a la multitud al tomar la cruz y pedir a los nobles presentes que hicieran lo mismo. Veinte años separaron los votos cruzados del emperador Enrique VI de Alemania y su hijo Federico y no está claro si la Cruzada alemana del padre de 1197 afectó los objetivos del hijo para la Quinta Cruzada.

Federico II y el Papado

El emperador volvió a hacer el voto cuando fue coronado de nuevo en Roma por el Papa el 22 de noviembre de 1220. Al mismo tiempo, el hijo mayor de Federico, Enrique VII de Alemania, tomó el título de rey de los romanos y Constanza de Aragón fue coronada emperatriz. . Un año después, Honorio III le recordó a Federico que no había cumplido su voto y, en diciembre de 1221, envió a Nicola de Chiaromonte, cardenal-obispo de Tusculum, a consultar con Federico. Regresaron a Veroli en abril de 1222 para consultar con el pontífice. Una reunión estratégica para la próxima Cruzada no tuvo lugar hasta marzo de 1223 en Ferentino e incluyó al papa y al emperador, además de Juan de Brienne, el patriarca latino Raoul de Mérencourt, los maestros de las órdenes militares y muchos otros.Federico nuevamente prometió ir a la Cruzada además de firmar un acuerdo con el errante Tomás de Celano, negociado por Tomás de Aquino. Pero ni éste ni el firmado dos años después en San Germano aseguraron la partida de Federico.

Se fijó una nueva fecha para la expedición del 24 de junio de 1225. Al mismo tiempo, Federico, enviudado desde junio de 1222, planeó una boda estratégica. Después de la retirada de los cruzados de Egipto en 1221, Juan de Brienne regresó a Acre. Esperaba encontrar un marido adecuado para su hija Isabel II de Jerusalén, que entonces solo tenía 9 años. Dejando a Odo de Montbéliard como baillidel reino, viajó a Italia, acompañado por el patriarca Raoul de Mérencourt y el maestro hospitalario Guérin de Montaigu. En Apulia, se reunió con Federico II y arregló el matrimonio de Isabel II con el emperador. El Papa dio su bendición y Juan entendió que permanecería como regente hasta 1226. Cuando Juan salió de Italia y se casó con Berengaria de León en 1224, encargó a Hermann de Salza que concluyera los arreglos para la boda de su hija.

Una vez más, se enviaron predicadores por toda Europa para obtener apoyo para una nueva cruzada, esta vez dirigida por Federico. A pesar de preparar los barcos de transporte, la situación no pintaba bien para cumplir la fecha prevista. Hermann de Salza y Raoul de Mérencourt fueron enviados al Papa para informarle de la situación. Ese sería uno de los últimos actos oficiales del patriarca, ya que murió a finales de 1224, sucedido por el obispo de Valence, Gérold de Lausanne. Honorio III envió al cardenal obispo Conrado de Oporto como legado papal a Alemania, instando al clero allí a continuar con la cruzada.El Papa también instó a Luis VIII de Francia a unirse a Federico y resolver su disputa con Raimundo VII de Toulouse. Ninguno de estos esfuerzos fue fructífero y todos estaban convencidos de que el calendario marcado en Ferentino era inalcanzable. El Papa, mientras estaba en Rieti, acordó un retraso el 18 de julio de 1225, solo unos días antes de la fecha límite y diez años después de que Federico se hubiera comprometido originalmente con una cruzada.

El Acuerdo de San Germano

El Acuerdo de San Germano del 25 de julio de 1225, firmado en la actualidad Cassino, fue entre Federico II y Honorio III. Una dominicana de nombre Guala de Roniis estuvo a cargo de las negociaciones. Federico prometió partir a la Cruzada el 15 de agosto de 1227 y permanecer durante dos años. Durante este período, debía mantener 1000 caballeros en Siria, proporcionar transporte para fuerzas adicionales y proporcionar a Roma 100.000 onzas de oro al cuidado de Hermann de Salza, John de Brienne y el patriarca. Estos fondos serían devueltos al emperador una vez que llegara a Acre. Si, por cualquier motivo (incluida su muerte), no llegaba, el dinero se emplearía para las necesidades de Tierra Santa. También prometió que si iba a la Cruzada, lideraría. Tras la firma del acuerdo, Guala se convirtió en obispo de Brescia. Según los términos del acuerdo, Las fuerzas de Federico dejaron de ocupar partes de los estados pontificios. Además, todas las posesiones papales en el Reino de Sicilia debían ser devueltas al Papa.

Federico atestiguó los términos en el altar mayor con su mano en los Evangelios. El legado apostólico Rainald de Urslingen, duque de Spoleto, juró "por el alma del emperador" que el acuerdo se mantendría bajo pena de excomunión. En una carta al Papa, Federico reiteró los términos y aceptó la prohibición en caso de que la Cruzada no se llevara a cabo. Se había comprometido más allá de toda retirada.

La situación en Italia

Después de acordar con Honorio lanzar una Cruzada antes de 1228, Federico convocó una Dieta imperial en Cremona, la principal ciudad proimperial de Lombardía. Los principales argumentos para la celebración de la Dieta serían continuar la lucha contra la herejía, organizar la cruzada y restaurar el poder imperial en el norte de Italia, usurpado durante mucho tiempo por las numerosas comunas ubicadas allí. Los reunidos respondieron con la reforma de la Liga Lombarda, que ya había derrotado al emperador Federico I en el siglo XII, y nuevamente se eligió a Milán como líder de la liga. La Dieta fue cancelada así como la Tregua de Constanza. La situación se estabilizó solo mediante un compromiso alcanzado por Honorio entre Federico y la liga. Durante su estancia en el norte de Italia,

Rey de Jerusalén

Federico II deseaba ir a Tierra Santa como rey de Jerusalén. Se casó por poder con la hija de Juan de Brienne, Isabel II, en agosto de 1225 en Acre, presidido por Giacomo, el obispo de Patti. De acuerdo con los deseos de su padre, fue coronada reina de Jerusalén unos días después en Tiro. Federico envió catorce galeras por ella, bajo el mando del almirante Enrique de Malta, indultado desde su papel en el desastre de Mansurah durante la Quinta Cruzada. Se casaron formalmente en Brindisi el 9 de noviembre de 1227.

La relación de Juan y Federico se deshilachó, ya que Federico reclamó la realeza de Jerusalén. Supuestamente, a Juan se le había asegurado que sería rey de Jerusalén por el resto de su vida. Según una versión, John tuvo un desacuerdo con su nuevo yerno porque Frederick sedujo a una sobrina de Isabella, que era su dama de honor. En la otra versión de la crónica, John a menudo reprendió a su yerno y concluyó que John quería apoderarse de Sicilia para su sobrino Walter IV de Brienne. Federico declaró que Juan había perdido su derecho al reino cuando Isabella se casó con él. Se proclamó rey de Jerusalén por primera vez en diciembre de 1225, tomando la corona en una ceremonia especial en Foggia.

Juan de Brienne se fue a Roma, donde Honorio simpatizó con él e ignoró las afirmaciones de Federico. Balian de Sidón, Simón de Maugastel, el arzobispo de Tiro, y los otros señores de Jerusalén que habían escoltado a Isabel a Brindisi reconocieron a Federico como su rey legítimo. En particular, estos no incluían a los Ibelins. Sin embargo, la ley –los Tribunales de Jerusalén– requería que el monarca fuera residente del reino. El primer decreto real de Federico fue otorgar nuevos privilegios a Hermann de Salza y los Caballeros Teutónicos, colocándolos en pie de igualdad con los Templarios y los Hospitalarios. Thomas de Aquino, el consejero del emperador durante mucho tiempo, reemplazó a Odo de Montbéliard como bailli del reino.

Financiando la Cruzada

En noviembre de 1222 llega a Brindisi Juan de Brienne, primer rey de Jerusalén en visitar Europa, con múltiples objetivos. El tesoro del reino se agotó y se necesitaban urgentemente fondos adicionales. También quería asegurarse de que las futuras cruzadas no se vieran obstaculizadas por el liderazgo dividido mostrado en Egipto, y que el reino lideraría tales esfuerzos. Las súplicas de apoyo de Juan en Inglaterra y España fueron en vano, y la promesa que recibió de Felipe II de Francia en su lecho de muerte procedía de una cuenta ya asignada a Tierra Santa. Enrique III de Inglaterra finalmente implementó un impuesto, pero no está claro si se obtuvo mucho de las contribuciones voluntarias.

El decreto conciliar Ad Liberandam publicado en el Cuarto Concilio de Letrán en 1215 formó un sistema de financiación pública de las Cruzadas. Los desembolsos de la cámara papal formaron una ayuda esencial para el movimiento de cruzada, aunque el dinero recaudado por   crucesignati individuales siguió siendo importante. Si bien algunos de estos fondos fueron directamente a los cruzados locales, en 1220, Inocencio III había consolidado la distribución. Federico no se benefició de esto, y de 1221 a 1228 hubo un impuesto eclesiástico limitado dirigido a su Cruzada planeada.Los fondos para esta Sexta Cruzada imperial tendrían que ser recaudados por el emperador. El oro secuestrado después de San Germano se gastó rápidamente debido a la demora de la cruzada, y Federico implementó un impuesto sobre Sicilia a partir de 1228. También obtuvo apoyo financiero de Chipre y como su nuevo papel como rey de Jerusalén, pero la falta de fondos contribuyó al pequeño tamaño del ejército cruzado.

Los ayubíes después de 1221Editar | Comentar

La derrota de los cruzados en la Quinta Cruzada fue un esfuerzo conjunto de los hermanos al-Kamil, al-Mu'azzam y al-Ashraf. Después de 1221, al-Mu'azzam regresó a Damasco, sospechando de sus hermanos y sus motivaciones. En junio de 1222, dirigió una expedición contra Guy I Embriaco para hacer cumplir la tregua y atacó sin éxito a su primo al-Nasir Kilij Arslan, emir de Hama, y ​​luego ocupó Ma'arrat al-Numan y Salamiyah. Al-Mu'azzam se vio obligado a detener su sitio de Hama y entregar sus otras conquistas por orden de al-Kamil. Luego formó una alianza con Gökböri, un ex general de Saladino, posiblemente por legado del sultán al-Nasir, contra su hermano al-Ashraf.

Otro hermano, al-Muzaffar Ghazi, se había instalado en Mayyafariqin y Akhlat, perdiendo Akhlat ante al-Ashraf después de rebelarse contra él. Ghazi se unió a la rebelión de al-Mu'azzam, que fue rápidamente reprimida por al-Ashraf y las fuerzas de Alleppine. Atacando nuevamente en Homs, al-Mu'azzam fue contenido por amenazas de al-Kamil. Ahora, oponiéndose a sus dos hermanos bien posicionados, al-Mu'azzam se acercó a los miembros descontentos del ejército egipcio, desafiando al sultán a ir a Siria si se atrevía. Contra al-Ashraf, contó con la ayuda de los kwarazmianos bajo el mando del sha Jalal al-Din Mangburni para atacar Diyar Bakr.

En 1226, al-Mu'azzam se trasladó nuevamente a Homs, mientras que Gökböri atacó Mosul y al-Jazira. Al-Ashraf detuvo a su hermano en Homs y llamó al sultán selyúcida de Rûm, Kayqubad I, para que lo ayudara con Gökböri. Al final, tanto al-Ashraf como Badr al-Din Lu'lu', gobernante de Mosul, sucumbieron a al-Mu'azzam, pero no antes de que Jalal se invirtiera en Akhlat y más tarde en Azerbaiyán. Su soberanía sobre Akhlat fue reconocida por al-Mu'azzam, quien también ocupó al-Ashraf en Damasco. En este punto, al-Kamil comenzó a explorar la paz con Occidente y envió al emir Fakhr ad-Din ibn as-Shaikh a reunirse con Federico II (ver más abajo).

En mayo de 1227, al-Kamil estaba preocupado por su sultanato, sintiéndose cada vez más acorralado. Comenzó la llegada de los cruzados, y nuevamente estaba considerando su oferta de Jerusalén hecha a Federico II en 1226, que parecía su única opción viable. Sin embargo, en mayo de 1227, al-Ashraf había sido liberado de Damasco y los emires al-Nasir Kilij Arslanat Hama y al-Mujahid en Homs se volvieron contra al-Mu'azzam. Temiendo que los cruzados se reunieran en Acre, al-Mu'azzam comenzó, como lo hizo en la Quinta Cruzada, a desmantelar las defensas de sus fortalezas, incluida Jerusalén.

Al-Mu'azzam murió el 12 de noviembre de 1227 y fue sucedido por su hijo an-Nasir Dā'ūd, con la aprobación de al-Kamil. La paz entre los ayyubíes no duró mucho. Dā'ūd rechazó la solicitud de su tío de abandonar Krak de Montreal. Luego, otro hermano, al-Aziz Uthman de Banyas, atacó al emir Bahram Shah de Baalbek. Con la orden de retirarse de Dā'ūd, al-Aziz persistió y al-Kamil respondió tomando Jerusalén y Naplusa en julio de 1228. Al-Ashraf fue convocado a Damasco y se reunió con al-Kamil en Tall al-Ajul. Allí se decidió que al-Ashraf tomaría Damasco, dejando a Dā'ūd con al-Jazira. Al-Kamil permaneció en Jerusalén para realizar negociaciones con Federico II.

La cruzada comienzaEditar | Comentar

Para 1226, estaba claro que la Sexta Cruzada ocurriría, de hecho, con una invasión de Siria y Palestina con el objetivo de conquistar Jerusalén. Federico II lideraría la Cruzada, esencialmente encajonado por los términos de San Germano. Después de la muerte de Honorio III en 1227, el nuevo Papa Gregorio IX ingresó a la curia con la determinación de proceder y una aversión por largo tiempo hacia Federico.

Visión de conjunto

La fase inicial de la Cruzada fue una tarea compleja que involucró múltiples despliegues, negociaciones con los ayyubíes, un retraso en la partida de Federico por enfermedad, una posterior excomunión y, finalmente, la llegada del emperador a Acre. Los puntos clave en la línea de tiempo son:

Después de una escala de cinco semanas en Chipre, en septiembre de 1228, Federico llega a Acre.

Participación alemana y siciliana

El nuevo papel de Federico también impactó en el objetivo de la Cruzada. En 1224, los planes para reinvadir Egipto requerían barcos especiales capaces de transitar por el delta del Nilo. Ahora, el énfasis estaba en recuperar Jerusalén directamente, con hombres de Alemania y financiamiento de Sicilia. Oliver de Paderborn, tan eficaz en el reclutamiento para la Quinta Cruzada, participó en el reclutamiento e incluso se unió al ejército reunido en Italia, pero no tuvo tanto éxito. Su papel disminuido fue reemplazado por el obispo Conrado de Hildesheim. El landgrave Luis de Turingia tomó la cruz en 1226 y con Walran de Limburg inspiró a cientos de caballeros de Turginia y Austria a unirse. También obtuvieron un apoyo significativo de Colonia, Lübeck y Worms. Muchos prelados y ministerialestambién se sumó, entre ellos el poeta Freidank. Los números y la destreza de las cruzadas alemanas dieron esperanza a los planificadores de la expedición.

Participación en inglés

Enrique III de Inglaterra tomó la cruz en su coronación en mayo de 1220 y había planeado una cruzada después de los fracasos de Luis IX de Francia. En 1223, Honorio III apeló a Enrique para que lo ayudara en Tierra Santa. Pero, al igual que su padre John Lackland antes que él, las crisis más cercanas a casa tenían prioridad. Sin embargo, iba a haber una importante participación inglesa en la Sexta Cruzada.

William Briwere, el obispo de Exeter, participó en la Cruzada como representante de su tío William Brewer, quien murió antes de que pudiera cumplir sus votos de cruzada. Brewer había tomado la cruz en 1189, pero fue excusado debido a deberes administrativos. Briwere fue a la Cruzada con Peter des Roches, obispo de Winchester. Un ejército de otros cruzados los acompañó a Tierra Santa, aunque no está claro si eran ingleses o mercenarios reclutados en el continente. El contingente partió de Brindisi en agosto de 1227.

Los obispos fueron asesores influyentes de Federico II. Como el Papa había ordenado que nadie colaborara con el excomulgado Federico, ambos obispos ignoraron las órdenes papales y trabajaron en estrecha colaboración con Federico. Los recursos económicos que aportaron ambos obispos fueron especialmente apreciados por los cruzados. Las fortificaciones de Cesarea y Jaffa se implementaron con su dinero. Ambos presenciaron la firma del tratado en febrero de 1229 con al-Kamil.

Negociaciones entre el emperador y el sultán

Como se describió anteriormente, el sultán al-Kamil se encontraba en un conflicto civil desesperado en 1226. Habiendo intentado negociar sin éxito con Occidente a partir de 1219, volvió a intentar este enfoque. El sultán envió al emir Fakhr ad-Din ibn as-Shaikh a Frederick pidiéndole que fuera a Acre para discutir, ofreciendo la devolución de gran parte de Tierra Santa al control cristiano a cambio de apoyo militar contra su hermano al-Mu'azzam en Damasco. . Según los informes, Fakhr ad-Din quedó algo asombrado cuando llegó a Palermo y descubrió que Federico hablaba árabe, tenía admiración por la sociedad musulmana y desprecio por Roma.

Federico respondió enviando a su bailli y consejero de confianza Thomas de Aquino y Berardus de Castacca, obispo de Palermo, para reunirse con al-Kamil. Aparte de un intercambio de regalos, no se logró nada. Se informa que el obispo continuó en Damasco para negociar con al-Mu'azzam quien, rechazando la propuesta, intentó hacer las paces con el hermano ayyubí más joven al-Ashraf. Las negociaciones continuarían en el otoño de 1227, después de la excomunión de Federico, como se describe a continuación.

Los cruzados parten

El puerto de Brindisi fue designado como punto de partida y, a mediados del verano de 1227, había llegado un gran número de cruzados. Las condiciones de hacinamiento y el alto calor contribuyeron al descontento general y la enfermedad entre las tropas reunidas. Muchos regresaron a casa, dejando algunos transportes sin usar. Otros murieron, incluido Siegfried von Rechberg, el obispo de Augsburgo.

Los primeros contingentes de cruzados zarparon en agosto de 1227 y llegaron a Siria a principios de octubre. Incluían alemanes bajo el mando de Tomás de Aquino y Enrique de Limburgo, y franceses e ingleses bajo el mando de los obispos Peter des Roches y William Briwere. Al llegar a Acre, se unieron a las fuerzas del reino y fortificaron las ciudades costeras de Cesarea y Jaffa. Obligaron a los musulmanes de Damasco a salir de Sidón y fortificaron la isla de Qal'at al-Bahr. Los alemanes reconstruyeron el castillo de Montfort, al noreste de Acre, para los Caballeros Teutónicos.

El emperador y su contingente se retrasaron mientras se reparaban sus barcos. Zarparon el 8 de septiembre de 1227, pero antes de llegar a su primera parada en Otranto, muchos, incluido Federico, sufrieron la peste. Luis de Turingia, de hecho, había muerto. Frederick desembarcó para obtener atención médica. Resuelto a cumplir su juramento, envió una flota de veinte galeras a Acre. Esto incluía a Hermann de Salza, Gérold de Lausana, Odo de Montbéliard y Balian de Sidón. La Cruzada estaba ahora bajo el mando de Enrique IV, duque de Limburgo.

La excomunión de Federico

Federico II envió a sus emisarios para informar a Gregorio IX de la situación. Estos incluían a Rainald de Spoleto, Nicolò dei Maltraversi, el obispo de Reggio, y Marino Filangieri, el arzobispo de Bari, pero el Papa se negó a reunirse con ellos y no quiso escuchar el lado de la historia de Frederick. Federico II, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, fue excomulgado el 29 de septiembre de 1227.

El Papa no sabía, ni le importaba, la enfermedad de Federico, solo que no había cumplido con su acuerdo. Su carta al emperador del 10 de octubre de 1227 exponiendo las condiciones para su rehabilitación se refería menos a la cruzada que a las infracciones en Sicilia. En su carta circular anunciando la excomunión, Federico fue tildado de violador desenfrenado de su sagrado juramento hecho muchas veces, en Aachen, Veroli, Ferentino y San Germano, y fue considerado responsable de la muerte de los cruzados en Brindisi. Fue acusado de fingir su enfermedad, descansando en Pozzouli, en lugar de en Tierra Santa. La respuesta de Frederick fue más objetiva e incluyó un llamamiento para que más tomaran la cruz.

En noviembre de 1227, el emisario del sultán, Fakhr ad-Din ibn as-Shaikh, fue enviado nuevamente a reunirse con el emperador. Es aquí donde se cree que el Fakhr ad-Din fue nombrado caballero por Federico, como lo describe Jean de Joinville, cronista de la Séptima Cruzada.Las negociaciones se llevaron a cabo en secreto, lo que generó preocupación entre los cruzados alemanes. Incluso el amable poeta Freidank, positivamente dispuesto hacia el emperador, expresó su pesar. Poco después de la partida de Fakhr ad-Din, el negociador del emperador, Tomás de Aquino, envió un mensaje de que al-Mu'azzam había muerto repentinamente el 12 de noviembre de 1227. Esta revelación cambió el equilibrio de poder, y Federico envió a Richard Filangieri, mariscal del Reino de Sicilia, a Siria con 500 caballeros para aumentar la fuerza que ya estaba allí mientras se preparaba para partir en la primavera de 1228.

La Sexta CruzadaEditar | Comentar

Federico hizo su último esfuerzo por reconciliarse con Gregorio y envió a Alberto I de Käfernburg, el arzobispo de Magdeburgo, y dos justiciars sicilianos a hablar con el Papa. No tuvo efecto y Federico zarpó de Brindisi el 28 de junio de 1228. La flota estaba bajo el mando del almirante Enrique de Malta, y los clérigos Berardus de Castacca, Nicolò dei Maltraversi, Marino Filangieri y Giacomo de Patti, ahora arzobispo de Capua, lo acompañaron. él. Solo tenía una pequeña fuerza con él, ya que la fuerza principal había zarpado en agosto de 1227 y los refuerzos en abril de 1228. Guérin de Montaigu, maestro de los hospitalarios que había ayudado a convencer al Papa de romper la tregua con los musulmanes, se negó a acompañar a Federico. como excomulgado. Fue reemplazado por Bertrand de Thessy, quien se embarcó con el emperador.

Escala en Chipre

La ruta de la flota de Frederick se puede rastrear día a día. El 29 de junio de 1228 se detuvo en Otranto, desde donde cruzó el mar Adriático hasta la isla de Othonoi el 30 de junio. Estuvo en Corfú el 1 de julio, Porto Guiscardo en Cefalonia el 2 de julio, Methoni el 4 de julio, Portocaglie cerca del cabo Matapan el 5 de julio, Cerigo el 6 de julio y llegó a la bahía de Souda en Creta el 7 de julio. La flota avanzó lentamente a lo largo de la costa de Creta, deteniéndose durante un día entero en Heraclión antes de cruzar el mar Egeo hacia Rodas del 12 al 15 de julio. Navegaron a lo largo de la costa de Anatolia hasta Phenika, donde permanecieron del 16 al 17 de julio para reponer sus suministros de agua. Luego, la flota cruzó el mar hacia Chipre y llegó a Limassol el 21 de julio.

El Reino de Chipre había sido un feudo imperial desde que el emperador Enrique VI, el padre de Federico, aceptó el homenaje de Aimery de Lusignan y lo nombró rey en vísperas de la Cruzada alemana en 1196. Hugo I de Chipre había gobernado el reino insular desde la muerte de su padre Aimery en 1205. A su muerte, su esposa Alicia de Champaña se convirtió en regente del joven rey Enrique I de Chipre. Alicia era tía de la emperatriz Isabel II y había asistido a su coronación en Tiro. Mientras tanto, Juan de Ibelín, el Viejo Señor de Beirut, había sido nombrado regente sin el conocimiento de Alicia ni de Federico.

El emperador llegó con la clara intención de estampar su autoridad en el reino y fue tratado cordialmente por los barones locales. Federico afirmó que la regencia de Juan de Ibelin era ilegítima y exigió la entrega del feudo continental de Juan, Beirut, al trono imperial. Aquí se equivocó, porque Juan señaló que los reinos de Chipre y Jerusalén estaban constitucionalmente separados y que él no podía ser castigado por ofensas en Chipre mediante la toma de Beirut. Esto tendría importantes consecuencias para la cruzada, ya que alienó a la poderosa facción Ibelin, volviéndola contra el emperador.

Federico navegó a Acre desde Famagusta el 3 de septiembre de 1228. Lo acompañaron el rey Enrique I de Chipre, Juan de Ibelin y muchos nobles chipriotas. Dejó al barón chipriota Amalric Barlais como bailli de Chipre, apoyado por Gavin de Chenichy.

En el Reino de Jerusalén

Federico II llegó a Acre el 7 de septiembre de 1228 y fue recibido calurosamente por los templarios, los hospitalarios y el clero, pero se le negó el beso de la paz debido a su excomunión. Cedió a la presión e hizo propuestas al Papa, enviando a Enrique de Malta y al arzobispo Marino Filangieri para anunciar su llegada a Siria y pedir la absolución. Rainald de Spoleto fue nombrado regente de Federico en Sicilia autorizado para negociar con Roma. Pero Gregorio IX ya había tomado una decisión, enviando un mensaje al patriarca latino y maestros de las órdenes militares de que la prohibición del emperador aún se mantenía, a pesar de su llegada.

Cuando Federico y sus compañeros llegaron a Acre, Juan de Ibelin se dirigió inmediatamente a Beirut para asegurarse de que la ciudad pudiera resistir un ataque imperial, volviendo a enfrentarse a la Haute Cour.Frederick no tomó medidas de inmediato ya que Acre estaba dividido en su apoyo a Frederick. El propio ejército de Federico y los Caballeros Teutónicos lo apoyaron, pero los Templarios, el patriarca y el clero sirio siguieron la línea papal hostil. Los pisanos y los genoveses apoyaron al emperador y los ingleses vacilaron, primero por Federico, pasando al Papa y luego de vuelta. Dio órdenes nominales a fieles adherentes: Hermann de Salza, Odo de Montbéliard, Richard Filangieri, para que los cruzados evitaran poner en peligro sus posiciones a los ojos de la curia. Una vez que se difundió la noticia de la excomunión de Frederick, el apoyo público hacia él disminuyó considerablemente. La posición de los Hospitalarios y Templarios era más complicada. Se negaron a unirse directamente al ejército del emperador, apoyaron la Cruzada una vez que Federico accedió a eliminar su nombre de las órdenes oficiales. Los barones de Ultramar saludaron a Federico con entusiasmo al principio, pero desconfiaban de la historia de centralización del emperador y su deseo de imponer la autoridad imperial. Esto se debió en gran parte al trato de Federico a Juan de Ibelin en Chipre y su aparente desdén por sus preocupaciones constitucionales.

El ejército de Federico no era grande. De las tropas que había enviado bajo el duque Enrique de Limburgo en 1227, la mayoría había regresado a casa por impaciencia o por miedo a ofender a la Iglesia. Los pocos que habían navegado hacia el este bajo el mando del patriarca Gérold de Lausana permanecieron al igual que los caballeros bajo el mando de Richard Filangieri. Incluso aumentado con las fuerzas disponibles en Ultramar, no pudo reunir un ejército efectivo capaz de asestar un golpe decisivo a los musulmanes. Además, se enteró de que su regente Rainald de Spoleto había fracasado en su ataque a la Marcha de Ancona y que Gregorio IX planeaba invadir su propio reino. No podía permitirse ni montar una campaña prolongada en Tierra Santa. La Sexta Cruzada sería de negociación.

El Tratado de Jaffa

Después de resolver las luchas internas en Siria, la posición de al-Kamil era más fuerte que un año antes, cuando hizo su oferta original a Frederick. Probablemente no sabía que la fuerza de Frederick era una mera sombra del ejército que se había reunido cuando se convocó originalmente la Cruzada. Frederick se dio cuenta de que su única esperanza de éxito en Tierra Santa era negociar el regreso de Jerusalén ya que carecía de la mano de obra para participar en la batalla. Envió a Tomás de Aquino y Balian de Sidón para informar al sultán de su llegada a Tierra Santa. Al-Kamil fue amistoso pero evasivo. En respuesta, Federico recibió a los embajadores del sultán, incluido Fakhr ad-Din ibn as-Shaikh, en el campamento hospitalario de Recordane, cerca de Acre. El sultán se mudó de Nablus a Hiribya, al noreste de Gaza,

Frederick esperaba que una demostración de fuerza simbólica, una marcha amenazante por la costa, sería suficiente para convencer a al-Kamil de cumplir con un acuerdo propuesto que se había negociado algunos años antes. Los maestros de los Templarios y Hospitalarios, Pedro de Montaigu y Bertrand de Thessy, acompañaban al emperador, a distancia por detrás ya que estaba excomulgado. En enero de 1229, Federico recibió la noticia de que Juan de Brienne, al servicio de la curia como rector de un Patrimonio de San Pedro, había tomado San Germano y amenazaba a Capua.Esto colocó a Frederick en una posición incómoda. Si se demoraba demasiado en Tierra Santa, podría perder su imperio. Si se iba sin resultados, sería deshonrado. Ordenó a Enrique de Malta que enviara veinte galeras a Siria para la Pascua siguiente. Afortunadamente, al-Kamil estaba ocupado con un asedio en Damasco contra su sobrino an-Nasir Dā'ūd. Luego acordó ceder Jerusalén a los francos, junto con un estrecho corredor hacia la costa.

El tratado se concluyó el 18 de febrero de 1229 y también implicó una tregua de diez años. Los obispos ingleses Peter des Roches y William Briwere fueron testigos de la firma. No ha sobrevivido ninguna copia completa del tratado, ni en latín ni en árabe. En él, al-Kamil entregó Jerusalén con la excepción de algunos lugares sagrados musulmanes. Federico también recibió Belén y Nazaret, parte del distrito de Sidón, y Jaffa y Toron, que dominaban la costa. Es posible que otros señoríos hayan vuelto al control cristiano, pero las fuentes no están de acuerdo. Sin embargo, fue un tratado de compromiso. Los musulmanes mantuvieron el control sobre el área del Monte del Templo de Jerusalén, la Mezquita al-Aqsa y la Cúpula de la Roca. Los castillos de Transjordania quedaron en manos ayyubíes. No estaba claro si a Federico se le permitió restaurar las fortificaciones de Jerusalén,

El acuerdo, conocido a veces como el Tratado de Jaffa, también incluía el acuerdo firmado por los diferentes gobernantes ayyubíes en Tell Ajul, cerca de Gaza, del cual, desde la perspectiva de al-Kamil, el tratado con Frederick era solo una extensión, lo que permite que este acuerdo también se llamará el Tratado de Jaffa y Tell Ajul. Federico parece haber prometido su apoyo al sultán contra todos los enemigos, incluidos los cristianos. Los otros estados cruzados, el Principado de Antioquía y el Condado de Trípoli, no recibirían apoyo en caso de guerra con los musulmanes. Los baluartes de los Hospitalarios y Templarios quedaron en statu quo, y la ayuda no debía provenir de ninguna fuente. Los prisioneros de este conflicto y de la cruzada anterior iban a ser liberados. Las provisiones para las órdenes militares y las posesiones de Bohemundo IV de Antioquía probablemente reflejan la falta de apoyo brindado a Federico.

En Jerusalén

El patriarca y los maestros de las órdenes militares—Gérold de Lausanne, Pedro de Montaigu y Bertrand de Thessy—se sintieron traicionados por el tratado y sus concesiones, haciendo casi imposible la protección de la Ciudad Santa. Hermann de Salza se acercó a Gérold con una propuesta de reconciliación, pero el patriarca solo vio engaño, tratando de evitar la entrada de Federico a Jerusalén amenazando con la excomunión del ejército y poniendo la ciudad bajo interdicto. Envió al arzobispo Pedro de Cesarea a encontrarse con el ejército, pero llegó demasiado tarde.

Federico entró en Jerusalén el 17 de marzo de 1229 y recibió la rendición formal de la ciudad por parte del agente de al-Kamil. Fue a la Iglesia del Santo Sepulcro al día siguiente y se colocó la corona en la cabeza. Hermann de Salza leyó la declaración del emperador, culpando de su excomunión no al Papa, sino a sus asesores. Se desconoce si pretendía que esto se interpretara como su coronación oficial como rey de Jerusalén; la ausencia del patriarca lo hizo cuestionable. Hay evidencia que sugiere que la corona que usó Federico era en realidad la imperial, pero en cualquier caso, proclamar su señorío sobre Jerusalén fue un acto de provocación. Legalmente, en realidad solo era regente de su hijo con Isabel, Conrado II de Jerusalén, que había nacido poco antes de que Federico se fuera en 1228. Conrado'

Todavía con su corona, Federico se dirigió al palacio de los Hospitalarios donde se reunió con los obispos ingleses y miembros de las órdenes militares para discutir las fortificaciones de la ciudad. No fue hasta la mañana del 19 de marzo de 1229 que llegó Pedro de Cesarea para hacer cumplir el interdicto, lo que sabiamente decidió no hacer. En cualquier caso, el interés de Frederick en Jerusalén estaba decayendo, ya que planeaba irse de inmediato. Mientras Frederick se dirigía al puerto, la gente desagradecida de Acre le arrojó estiércol y entrañas. Odo de Montbéliard y John de Ibelin sofocaron los disturbios.

El 1 de mayo de 1229, Federico partió de Acre y aterrizó en Chipre para asistir a la boda por poder de Enrique I de Chipre con Alicia de Montferrat, y la novia luego fue transportada a Chipre por los partidarios del emperador. Llegó a Brindisi el 10 de junio de 1229, y pasó un mes antes de que el Papa supiera que había dejado Tierra Santa. Para el otoño, había recuperado la posesión total de su imperio. Federico obtuvo del Papa el alivio de su excomunión el 28 de agosto de 1230 con el Tratado de San Germano, y devolvió a los Hospitalarios y Templarios los bienes confiscados en Sicilia.

LegadoEditar | Comentar

Los resultados de la Sexta Cruzada no fueron aclamados universalmente. Dos cartas del lado cristiano cuentan historias diferentes. En su correspondencia con Enrique III de Inglaterra, Federico promociona el gran éxito de la empresa. En contraste, la carta a "todos los fieles" del patriarca Gérold de Lausana pinta un cuadro más oscuro del emperador y sus logros. Del lado musulmán, el propio al-Kamil estaba complacido con el acuerdo, pero fuentes árabes se refirieron al tratado como "uno de los eventos más desastrosos del Islam", culpando únicamente al sultán. Los historiadores musulmanes expresaron el mismo desdén por el sultán y el emperador.

La expiración de diez años del tratado de Federico con al-Kamil hizo que el Papa Gregorio IX convocara una nueva cruzada para asegurar Tierra Santa para la cristiandad más allá de 1239. Esto inició la Cruzada de los Barones, un asunto desorganizado que terminó con un apoyo relativamente limitado de tanto Federico como el Papa, pero que, sin embargo, recuperó más territorio que incluso la Sexta Cruzada.

Federico había sentado un precedente al haber logrado el éxito en la cruzada sin la participación papal. Logró el éxito sin luchar ya que carecía de mano de obra para enfrentarse a los ayyubíes. Esto se debió al compromiso de los ayyubíes con la rebelión en Siria. Los reyes individuales lanzarían más cruzadas, como Teobaldo I de Navarra (la Cruzada de los Barones), Luis IX de Francia (las Cruzadas Séptima y Octava) y Eduardo I de Inglaterra (la Novena Cruzada), demostrando efectivamente una erosión de autoridad papal.

En el campo ayyubí, el tratado permitió que el sultán al-Kamil y su hermano al-Ashraf concentraran sus energías en derrotar a su sobrino an-Nasir Dā'ūd, emir de Damasco, capturando su ciudad capital en junio de 1229. An-Nasir, quedó subordinado a al-Kamil y en posesión de Kerak.

ParticipantesEditar | Comentar

Una lista parcial de los que participaron en la Sexta Cruzada se puede encontrar en las colecciones de la categoría Cristianos de la Sexta Cruzada y Musulmanes de la Sexta Cruzada.

Fuentes primariasEditar | Comentar

La historiografía de la Sexta Cruzada se ocupa de la "historia de las historias" de las campañas militares discutidas aquí, así como de las biografías de las figuras importantes del período. Las fuentes primarias incluyen obras escritas en el período medieval, generalmente por participantes en la Cruzada o escritas contemporáneamente con el evento. Las principales fuentes occidentales de la Sexta Cruzada incluyen varios relatos de testigos oculares y son las siguientes.

Las fuentes árabes de la Cruzada incluyen lo siguiente.

Muchas de estas fuentes primarias se pueden encontrar en Crusade Texts in Translation. El historiador alemán Reinhold Röhricht también compiló dos colecciones de obras relacionadas con la Sexta Cruzada: Beiträge zur Geschichte der Kreuzzüg (1888), Geschichte der Kreuzzüge im Umriss (1898) y Die Kreuzfahrt Kaiser Friedrich des Zweiten (1228–1229) (1872). También colaboró ​​en la obra Annales de Terre Sainte que proporciona una cronología de la Cruzada correlacionada con las fuentes originales.

Iniciar con Google
Iniciar con Facebook
x