Sacrificios humanos en la cultura maya

Compartir Imprimir Citar

Durante la época precolombina, el sacrificio humano en la cultura maya era la ofrenda ritual de alimento a los dioses. La sangre se consideraba una potente fuente de alimento para las deidades mayas, y el sacrificio de un ser vivo era una poderosa ofrenda de sangre. Por extensión, el sacrificio de la vida humana era la máxima ofrenda de sangre a los dioses, y los rituales mayas más importantes culminaban en el sacrificio humano. En general, solo se sacrificaban prisioneros de guerra de alto estatus, y los cautivos de menor estatus se utilizaban como mano de obra.

El sacrificio humano entre los mayas es evidente desde al menos el período Clásico (c. 250–900 d. C.) hasta las etapas finales de la conquista española en el siglo XVII. El sacrificio humano se representa en el arte maya clásico, se menciona en los textos jeroglíficos del período Clásico y se ha verificado arqueológicamente mediante el análisis de restos óseos de los períodos Clásico y Posclásico (c. 900–1524 d. C.). Además, el sacrificio humano se describe en una serie de textos coloniales mayas tardíos y españoles tempranos, incluido el Códice de Madrid, la epopeya kʼicheʼ Popol Vuh, el Título kʼicheʼ de Totonicapán, el idioma kʼicheʼ Rabinal Achi, los Anales de los Kaqchikels, las Canciones yucatecas de Dzitbalchey la Relación de las cosas de Yucatán de Diego de Landa.

Métodos

Decapitación

Rituales importantes como la dedicación de importantes proyectos de construcción o la entronización de un nuevo gobernante requerían una ofrenda de sacrificio humano. El sacrificio de un rey enemigo era la ofrenda más preciada, y tal sacrificio implicaba la decapitación del gobernante cautivo en una recreación ritual de la decapitación del dios maya del maíz por parte de los dioses mayas de la muerte. En el año 738 d. C., el rey vasallo Kʼakʼ Tiliw Chan Yopaat de Quiriguá capturó a su señor supremo, Uaxaclajuun Ubʼaah Kʼawiil de Copán y unos días después lo decapitó ritualmente; tales sacrificios reales a menudo se registraban en escritura maya con el glifo de "evento del hacha". La decapitación de un rey enemigo puede haberse realizado como parte de un juego de pelota ritual que recrea la victoria de los Maya Hero Twins sobre los dioses del inframundo.

El sacrificio por decapitación se representa en el arte maya del período Clásico y, a veces, se realizaba después de que la víctima fuera torturada, siendo golpeada, desollada, quemada o destripada de diversas formas. El sacrificio por decapitación está representado en relieves en Chichén Itzá en dos de los juegos de pelota (el Gran Juego de Pelota y el Juego de Pelota Monjas). El mito de los Héroes Gemelos relatado en el Popol Vuh relata cómo uno de cada par de gemelos (los propios Héroes Gemelos y su padre y tío) fue decapitado por sus oponentes en el juego de pelota.

La decapitación ha aparecido con diversos gestos en códices pictóricos. Algunas representaciones son representadas como cabezas con chorros de sangre, antes de ser sujetadas por el cabello, cabezas colgadas boca abajo o con cuerdas que pasan por las mejillas o las fosas nasales, cabezas en postes o adornadas, cuerpos sin cabeza y serpientes o la sangre que fluye hacia arriba, la acción de la decapitación en curso o completada, o los entierros del cráneo donde se articula la mandíbula y quedan algunas vértebras. La importancia de las cabezas como símbolo puede haber sido influenciada desde el período formativo olmeca y se usó como una forma de representar y honrar a los dioses o gobernantes. En los jeroglíficos encontrados en Monte Albán, la evidencia se ve con representaciones de cabezas cortadas que cuelgan boca abajo debajo de un glifo de lugar.o en un contexto astrológico, el glifo de lugar puede interpretarse como la Tierra, y la cabeza invertida como planetas o constelaciones que pasan en sus rotaciones. Durante el período Clásico, también se encontraron cabezas entre dos cuencos, lo que demuestra la continuidad y mayor desarrollo de las prácticas, además de implicar esfuerzos de veneración por el uso de cuencos. Las cabezas también se usaban como adorno. En Yaxchilán, hay evidencia de collares hechos con auriculares (cabezas reducidas) colgando boca abajo de una figura importante. Este método de exhibición probablemente fue útil para imágenes de guerra o como trofeos para amenazar a los enemigos.Durante los períodos Clásico Tardío también vemos cabezas utilizadas en tocados y cinturones, representados en murales en Bonampak y Yaxchilán. También se cree que las cabezas cortadas están asociadas con rituales relacionados con la agricultura, el nacimiento, la fertilidad y la muerte. Esto se ve en el Códice Florentino con los rituales de Tlacaxipehualiztli, donde se sacrificaba a Xilonen, la diosa del maíz tierno. Su cabeza fue cortada, y su corazón arrancado de su pecho y luego ofrecido al sol. El Codex Borgia representa el mayor número de decapitaciones, 33 contadas.

Extracción de corazón

Las extracciones de corazones y el sacrificio han sido vistos como una "expresión religiosa suprema entre los antiguos mayas". La extracción del corazón que aún late, o a veces la autoinmolación, se consideraba una gran ofrenda y comida para los dioses. Como cualquier ritual religioso moderno, se cree que la extracción tuvo varios pasos para la preparación y el debido respeto a los dioses. Comenzó con una dispersión de sangre extraída de la boca, la nariz, las orejas, los dedos o el pene, generalmente con una herramienta afilada hecha de hueso animal. como la espina de una raya.Luego colocaban a la víctima sobre un altar de piedra o de madera. Luego, el acceso al corazón se lograría con una variedad de procedimientos y técnicas. La mayoría de estas técnicas se probaron mediante el examen de las lesiones post mortem en los huesos que rodean el corazón, como el esternón y las costillas. Los métodos incluyen esternotomía axial vertical, toracotomía transversal izquierda, esternotoracotomía transversa bilateral o acceso transdiafragmático. Lo más probable es que el acceso sea accesible desde debajo del diafragma, ya que esto permitió un fácil acceso y no mucho bloqueo de los huesos. Las muescas, la segmentación y la fractura del esternón y las costillas defendían esto. Después del acceso, el corazón se expuso para su recuperación. Si se accede a través del esternón, las costillas se separarían o se cortaría el tejido si se accede a través del diafragma. Luego se continuaría con la extracción real del corazón cortando cualquier ligamento de unión con una herramienta bifacial. Finalmente, la ofrenda del corazón se llevaría a cabo ya sea con una posición especial o mediante la quema. En este momento, también se recolectaría sangre de la víctima. El ritual terminará con la mutilación del cuerpo, generalmente mediante desmembramiento o quema. Luego se desharían del cuerpo o lo reutilizarían para otros fines.

Durante el período Posclásico (c. 900 – 1524), la forma más común de sacrificio humano era la extracción de corazón, influenciada por el método utilizado por los aztecas en el Valle de México; esto generalmente tenía lugar en el patio de un templo, o en la cima del templo piramidal. El sacrificio se desnudó y se pintó de azul, que era el color que representaba el sacrificio, y se le hizo llevar un tocado de pico.

Cuatro asistentes pintados de azul que representaban a los cuatro Chaacs de los puntos cardinales extendieron el sacrificio sobre una piedra convexa que empujaba hacia arriba el pecho de la víctima; Un funcionario al que se hace referencia como nacom en la Relación de las cosas de Yucatán de Landa usó un cuchillo de sacrificio hecho de pedernal para cortar las costillas justo debajo del pecho izquierdo de la víctima y extraer el corazón que aún latía. Luego, el nacom pasaba el corazón al sacerdote oficiante, o chilan, quien untaba sangre sobre la imagen de la deidad del templo.

Dependiendo del ritual exacto, a veces los cuatro Chaacs arrojaban el cadáver por los escalones de la pirámide hasta el patio de abajo, donde los sacerdotes asistentes lo desollaban, excepto las manos y los pies. Luego, el chilán se quitaba su atuendo ritual y se vestía con la piel de la víctima del sacrificio antes de realizar una danza ritual que simbolizaba el renacimiento de la vida. Si se trataba de un guerrero notablemente valiente el que había sido sacrificado, entonces el cadáver sería cortado en porciones y las partes serían devoradas por los guerreros asistentes y otros transeúntes. Las manos y los pies se entregaban al chilán que, si habían pertenecido a un cautivo de guerra, llevaba los huesos como trofeo. Las investigaciones arqueológicas indican que el sacrificio de corazones se practicaba ya en el período Clásico.

Sacrificio de flecha

Algunos rituales involucraban el sacrificio de ser asesinado con arco y flechas. La víctima del sacrificio fue desnudada y pintada de azul y se le obligó a usar una gorra con visera, de manera similar a la preparación para el sacrificio del corazón. La víctima estaba atada a una estaca durante una danza ritual y se extraía sangre de los genitales y se untaba sobre la imagen de la deidad que presidía. Se pintó un símbolo blanco sobre el corazón de la víctima, que sirvió como blanco para los arqueros. Luego, los bailarines pasaban frente a la víctima del sacrificio, disparando flechas a su vez al objetivo hasta que todo el cofre se llenó de flechas.

El sacrificio con arco y flecha se registra desde el Período Clásico (c. 250 - 900) y fue representado con graffiti en las paredes del Templo II de Tikal. Las Canciones de Dzitbalche son una colección de poemas mayas yucatecos escritos a mediados del siglo XVIII; dos poemas tratan sobre el sacrificio de flechas y se cree que son copias de poemas que datan del siglo XV, durante el período Posclásico. La primera, llamada Little Arrow, es una canción que llama al sacrificio a ser valiente y consolarse. El segundo se titula Danza del Arquero.y es un ritual dedicado al sol naciente; incluye instrucciones para el arquero; se instruye al arquero sobre cómo preparar sus flechas y bailar tres veces alrededor del sacrificio. Se le indica al arquero que no dispare hasta el segundo circuito y que tenga cuidado para asegurarse de que el sacrificio muera lentamente. En el tercer circuito, mientras aún baila, se le indica al arquero que dispare dos veces. Una escena similar se describe en los Anales de los Kaqchikels, donde un importante prisionero es atado a un patíbulo; los guerreros Kaqchikel comienzan un ritual de "danza de sangre" y proceden a dispararle flechas. En el drama en lengua kʼicheʼ del Posclásico Tardío Rabinal Achi, un importante cautivo de guerra es atado a una estaca que representa el mitológico Árbol del Maíz y es sacrificado con flechazos; el texto compara los arqueros con los cazadores y el sacrificio con la caza.

Flebotomía

La sangre cumplió un propósito muy importante en la cultura maya. Se creía que contenía una "fuerza vital" o chu 'lel que era requerida por fuerzas sobrenaturales. La sangre se ofrecía a los dioses o deidades mediante sangría de autosacrificio. Los practicantes se cortaban o perforaban con una variedad de herramientas como punzones y agujas de hueso, hojas de obsidiana o espinas de maguey. La sangre se obtendría de áreas como las orejas, las mejillas, los labios, las fosas nasales, la lengua, los brazos, las piernas y el pene. Sacar sangre de áreas como el pene era un símbolo de reproducción y fertilidad. Una vez que sangraba, la sangre se atrapaba en un artículo como papel de corteza, algodón, plumas de animales y luego se quemaba para entregarla a los dioses.

Sacrificio de animales

También se sacrificaban animales con frecuencia. Comúnmente se usaban animales como codornices, pavos, ciervos y perros. Las codornices eran consideradas “limpias y puras” para los zapotecas, porque bebían agua de las gotas de rocío, y no de fuentes de “agua sucia”. Las especies utilizadas incluyen la codorniz Montezuma (Cyrtonyx montezumae) y la codorniz Bob-white (Colinus virginianus). También hay evidencia de sacrificio de jaguares en Copán y Teotihuacan. Sus restos han llevado a los investigadores a creer que fueron utilizados para ritos funerarios de grandes líderes u otras ocasiones. Fueron vistos como el "alter ego" de sus poderosos reyes chamanes.

Otros metodos

El grafiti del Clásico Tardío de una estructura enterrada bajo el Grupo G en Tikal representa un sacrificio atado a una estaca con las manos atadas detrás de la cabeza; la víctima fue destripada. En la ciudad del período Clásico de Palenque, una mujer de unos veinte años fue sepultada viva para acompañar a un noble fallecido como ofrenda funeraria.

En el Cenote Sagrado de Chichén Itzá, la gente era arrojada al cenote en tiempos de sequía, hambruna o enfermedad. El Cenote Sagrado es un sumidero natural erosionado de la piedra caliza local; tiene aproximadamente 50 metros (160 pies) de ancho y cae 20 metros (66 pies) a la superficie del agua, con el agua otros 20 metros (66 pies) de profundidad. Los lados del cenote son escarpados. El sacrificio humano se practicó hasta la conquista española de Yucatán, mucho después de la decadencia de la ciudad.

A veces, los sacrificios se ataban firmemente a una pelota y se hacían rebotar en una recreación ritual del juego de pelota.

Algunas otras prácticas relacionadas con el sacrificio incluyen quemar vivas a las víctimas, bailar en la piel de una víctima desollada, tomar trofeos de cabeza, canibalismo, beber el agua del baño de un pariente fallecido y rociar sangre de sacrificio alrededor de los santuarios.

Historia

Período clásico (250–900)

El sacrificio humano se representa en obras de arte del Clásico Tardío y, a veces, involucra tortura; el sacrificio era generalmente a través de la decapitación. A veces, la víctima del sacrificio estaba vestida como un ciervo. El sacrificio previsto puede haber sido exhibido públicamente y exhibido antes del acto del sacrificio en sí. Las imágenes de sacrificios humanos a menudo se esculpían en los escalones de la arquitectura maya y esas escaleras pueden haber sido el sitio de sacrificios periódicos. La decapitación ritual está bien atestiguada en los textos jeroglíficos mayas a lo largo del período Clásico. No se han recuperado arqueológicamente evidencias de sacrificios masivos durante el período Clásico.Las excavaciones arqueológicas en varios sitios, incluidos Palenque, Calakmul y Becan, han descubierto esqueletos que tienen marcas en las vértebras y las costillas compatibles con la extracción del corazón en el momento de la muerte con un cuchillo de pedernal de hoja larga. Durante el período Clásico, es probable que el sacrificio de acompañantes para acompañar los entierros de alto rango haya estado muy extendido y se haya realizado utilizando el método de extracción del corazón, dejando poca evidencia en los restos óseos. El análisis de los restos que tienen marcas que sugieren un sacrificio de corazón indica que durante el período Clásico los mayas utilizaron un método que consistía en cortar el diafragma inmediatamente debajo de la caja torácica y liberar el corazón.

Durante el período Clásico Tardío (600-900), una característica de las prácticas rituales que prevalecieron fueron los tzompantli, o calandrias de cráneos. Los cráneos colocados aquí eran típicamente de víctimas y rituales de sacrificio. Chichén Itzá tuvo uno de los estantes de cráneos más grandes y elaborados durante el período Clásico Tardío. Tenía cuatro niveles de altura y presentaba cráneos representativos tallados en piedra. Estos bastidores de cráneos estaban fuertemente asociados con juegos de pelota y decapitaciones de sacrificio.En El Tajín, hay un aumento en los rituales asociados al juego de pelota. Este sitio tenía docenas de juegos de pelota y muchos estaban asociados con decapitaciones rituales debido a la parafernalia utilizada en las prácticas rituales. Estas grandes canchas de pelota eran sitios no solo para el juego de pelota, sino también para prácticas rituales relacionadas con la fertilidad. Muchos aspectos religiosos y políticos fueron incorporados a los juegos y juegos de pelota, haciéndolos tener propósitos diversos. Estos juegos de pelota eran una parte importante de la exhibición dramática maya, y los gobernantes los usaban para demostrar poder e impresionar a las sociedades y seguidores.

Período posclásico (900-1524)

Un entierro masivo posclásico en Champotón en Campeche, México, incluyó esqueletos con evidencia de golpes violentos en el esternón que se han interpretado como evidencia de sacrificio de corazón. El Códice de Madrid, un libro maya jeroglífico del Posclásico, tiene una ilustración de sacrificio por extracción del corazón, con la víctima tendida sobre una piedra arqueada.

Entre los kʼicheʼ de las tierras altas de Guatemala, se realizaban sacrificios humanos a los dioses kʼicheʼ. Escribiendo a fines del siglo XVII, Francisco Ximénez describió la tradición de que sobre el templo de Tohil se ataban sacrificios humanos ante la representación de la deidad, donde el sacerdote abría el pecho de la víctima y le cortaba el corazón. Después del sacrificio, el cuerpo de la víctima probablemente fue arrojado por la escalera frontal del templo donde su cabeza sería cortada para colocarla en un estante para cráneos que estaba ubicado frente al templo. En la epopeya kʼicheʼ Popol Vuh, el dios Tohil exige su derecho a amamantar a su pueblo, como un niño a su madre, pero Tohil amamantó sangre humana del pecho de la víctima del sacrificio. El Popol Vuhtambién describe cómo el Héroe Gemelo Hunahpu fue sacrificado con la remoción de su corazón y su cabeza. Probablemente también se realizó un sacrificio humano al dios de la montaña kʼicheʼ Jacawitz. El sacrificio humano también se menciona en el documento Kʼicheʼ Título de Totonicapán ("Título de Totonicapán"). Un largo pasaje que describe el sacrificio humano es difícil de interpretar, pero presenta el sacrificio del corazón y la flecha, el desollamiento de la víctima y el uso de su piel de manera similar a los rituales aztecas asociados con su dios Xipe Totec, y la mención del cuchillo de sacrificio de Tohil..

Los Kaqchikel Maya, vecinos de los Kʼicheʼ, también practicaban el sacrificio humano. Se han excavado amplias pruebas de sacrificios humanos en Iximche, su capital. El sacrificio humano se evidencia en el sitio por el altar sobre la Estructura 2, de un tipo usado en el sacrificio de corazón, y por un alijo cilíndrico de cráneos tomados de víctimas decapitadas acompañados por cuchillos de obsidiana. Una flauta pentatónica hecha a mano con el fémur de un niño fue recuperada de uno de los templos y también es indicativa de un sacrificio humano. También se recuperó un cuchillo de pedernal de sacrificio de la Estructura 3, y un altar circular en el sitio es muy similar a los utilizados por los aztecas para el llamado "sacrificio de gladiadores" y puede haber servido para este propósito. Los Anales de los Kaqchikelsregistre que alrededor de 1491 los gobernantes de Iximché capturaron a los gobernantes de los kʼicheʼ, así como la imagen de Tohil. El rey capturado y su co-gobernante fueron sacrificados junto con el hijo y el nieto del rey, otros nobles y guerreros de alto rango. El mismo texto describe cómo los kaqchikeles capturaron a un poderoso señor, llamado Tolkʼom, a quien amarraron a un cadalso y le dispararon flechas durante una danza ritual.

Sacrificio humano durante la conquista española (1511-1697)

En 1511 la carabela española Santa María de la Barca zarpó por la costa centroamericana hasta Santo Domingo desde Darién al mando de Pedro de Valdivia. El barco naufragó en un arrecife en algún lugar de Jamaica. Del naufragio quedaron apenas veinte sobrevivientes, entre ellos el capitán Valdivia, Gerónimo de Aguilar y Gonzalo Guerrero. Los sobrevivientes quedaron a la deriva en uno de los botes del barco, con malos remos y sin vela; después de trece días durante los cuales murió la mitad de los sobrevivientes, tocaron tierra en la costa de Yucatán. Allí fueron capturados por el Señor Maya Halach Uinik.El Capitán Valdivia fue sacrificado con cuatro de sus compañeros, y sus carnes fueron servidas en un banquete. Los demás presos fueron cebados para matar, aunque Aguilar y Guerrero lograron escapar.

Después del desastroso asalto español a Uspantán en 1529, los cautivos tomados por los Uspanteks fueron sacrificados a Exbalamquen, uno de los Héroes Gemelos. En 1555 los Acala y sus aliados lacandones mataron al fraile español Domingo de Vico. De Vico, quien había establecido una pequeña iglesia misionera en San Marcos (en Alta Verapaz, Guatemala), había ofendido a un gobernante maya local; el líder indígena le disparó al fraile en la garganta con una flecha; los nativos enojados luego lo sacrificaron abriéndole el pecho y extrayéndole el corazón. Luego su cadáver fue decapitado; los indígenas se llevaron su cabeza como trofeo, que nunca fue recuperada por los españoles.A principios de la década de 1620, un grupo español recibió permiso para visitar la aún independiente capital itzá en Nojpetén, encabezado por fray Diego Delgado, quien estaba acompañado por 13 soldados españoles y 80 guías mayas cristianizados de Tipu, ahora en Belice. El grupo fue apresado cuando llegaron a Nojpetén y sacrificados con el corazón cortado. Luego fueron decapitados y sus cabezas exhibidas en estacas alrededor de la ciudad; Delgado fue descuartizado. El principal grupo español fue emboscado en Sakalum en enero de 1624 y asesinado. El capitán español Francisco de Mirones y un sacerdote franciscano fueron sacrificados utilizando el método de extracción del corazón después de ser atados a los postes bifurcados de la iglesia. El resto del grupo español también fue sacrificado y sus cuerpos empalados en estacas en la entrada del pueblo.

En 1684, tres frailes franciscanos fueron asesinados, probablemente mediante un sacrificio de corazón, en el asentamiento manche chʼol de Paliac en la costa caribeña de Belice. Incluían a Francisco Custodio, Marcos de Muros y un hermano lego anónimo.

Varios misioneros españoles adicionales fueron sacrificados en Nojpetén. En febrero de 1696, el fraile franciscano Juan de San Buenaventura y un compañero franciscano no especificado fueron llevados a Nojpetén durante una escaramuza entre los españoles yucatecos y los itzáes en la orilla oeste del lago Petén Itzá. El sumo sacerdote itzá AjKin Kan Ekʼ relató más tarde que hizo atar a los franciscanos en forma de cruces y luego les cortó el corazón. Aproximadamente un mes después, una expedición española guatemalteca fue emboscada y masacrada; Los frailes dominicos Cristóbal de Prada y Jacinto de Vargas fueron llevados a la isla de Nojpetén y fueron igualmente atados a cruces en forma de X antes de que les cortaran el corazón.

Evidencia

Códices

Mucha de la evidencia de los rituales de sacrificio maya se toma de las imágenes de sus códices. Un códice es un manuscrito antiguo hecho en hojas de papel o materiales similares al papel. Estos registros generalmente contienen información pertinente a esa época y personas y detallan muchos aspectos culturales y rituales de la vida. Gran parte de lo que se sabe de la cultura maya se obtiene de estos libros. Los códices mayas contienen imágenes similares a glifos que están relacionadas con deidades, sacrificios, rituales, fases lunares, movimientos de planetas y calendarios. Tres códices que se consideran legítimos son los códices de Dresde, Madrid y París. Todos estos códices presentan representaciones de rituales de sacrificio humano, como extracciones de corazones y decapitaciones.

Arte roquero

Los sacrificios humanos también se han representado en el arte rupestre en los sitios de Chalcatzingo. Una representación incluye cuatro personas, tres de pie y una sentada. La persona sentada está atada y desnuda. Las figuras de pie están vestidas de una manera que indica que son las que llevan a cabo el ritual. Llevan tocados, cinturones decorativos y capas, y sostienen un arma con forma de garrote. Uno de los individuos sostiene un bastón que estaba relacionado con la fertilidad agrícola, lo que posiblemente denota el propósito del ritual de sacrificio.Otros tropos incluyen a las víctimas con prendas mínimas, acostadas boca abajo para demostrar falta de poder y, a veces, vestidas con tocados, diademas, máscaras de animales u otros adornos que indican una víctima de alto estatus. El sitio de Chalcatzingo también ha proporcionado evidencia de un tipo poco común de sacrificio humano, siendo golpeado hasta la muerte con garrotes. Los animales también están representados en el arte rupestre relacionado con los sacrificios. Una representación incluye a un felino destripando a un humano con sus patas.