Raza y delincuencia en los Estados Unidos

ImprimirCitar

En los Estados Unidos, la relación entre raza y delincuencia ha sido un tema de controversia pública y debate académico durante más de un siglo. Las tasas de criminalidad varían significativamente entre los grupos raciales. La investigación académica indica que la sobrerrepresentación de algunas minorías raciales en el sistema de justicia penal puede explicarse en parte por factores socioeconómicos, como la pobreza, la exposición a barrios pobres, el acceso deficiente a la educación pública, el acceso deficiente a la educación de la primera infancia y la exposición a productos químicos nocivos (como el plomo) y la contaminación. La segregación racial en la vivienda también se ha relacionado con las disparidades raciales en las tasas de criminalidad, ya que históricamente y hasta el presente se ha impedido que los negros se muden a áreas prósperas con poca delincuencia a través de acciones del gobierno (como la línea roja) y actores privados.Se han propuesto varias explicaciones dentro de la criminología para las disparidades raciales en las tasas de criminalidad, incluida la teoría del conflicto, la teoría de la tensión, la teoría de la tensión general, la teoría de la desorganización social, la teoría de la oportunidad macroestructural, la teoría del control social y la teoría subcultural.

Las investigaciones también indican que existe una amplia discriminación racial y étnica por parte de la policía y el sistema judicial. Una importante literatura académica ha comparado los registros policiales (que muestran que el contrabando se encuentra en tasas más altas en los blancos que son detenidos), las decisiones de fianza (que muestran que los blancos con la misma decisión de fianza que los negros cometen más violaciones previas al juicio) y las sentencias (que muestran que Los jurados y jueces condenan a los negros con mayor severidad que a los blancos cuando los hechos y las circunstancias subyacentes de los casos son similares), lo que proporciona inferencias causales válidas de discriminación racial.Los estudios han documentado patrones de discriminación racial, así como patrones de brutalidad policial y desprecio por los derechos constitucionales de los afroamericanos, por parte de departamentos de policía en varias ciudades estadounidenses, incluidas Los Ángeles, Nueva York, Chicago y Filadelfia.

Terminología

El término violencia de "negro sobre negro" ha sido criticado por ser engañoso y tener una carga racial. Un columnista que escribió a raíz del asesinato de George Floyd acusó a los opositores del movimiento Black Lives Matter de usar la retórica de "negros matando negros" para evitar discusiones sobre la brutalidad policial.

Los investigadores señalan que existen factores socioeconómicos subyacentes a estas estadísticas delictivas, y que la delincuencia suele ser mayor en los vecindarios de bajos ingresos. La cobertura mediática de la violencia "negro sobre negro" ha sido criticada por perpetuar los estereotipos raciales de los negros violentos. Los investigadores han destacado el lenguaje de los medios que establece conexiones entre la violencia intracomunitaria en los vecindarios negros y la supuesta "bancarrota moral" en las estructuras familiares y comunidades negras. Edward A. Flynn ha señalado que los afroamericanos son asesinados de manera desproporcionada y representan el 80% de las víctimas de asesinato en Milwaukee. Los investigadores han tomado nota de estos argumentos, pero dicen que el término crimen de negro sobre negro es "inexacto y vago" y "generalmente ofensivo para los estadounidenses negros".

Fuentes de datos de delincuencia

En los Estados Unidos, los datos sobre delitos se recopilan de tres fuentes principales:

  • Informes de delitos de agencias de aplicación de la ley, recopilados mensualmente por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y procesados ​​anualmente como Informes Uniformes de Delitos (UCR)
  • encuestas de victimización, recopiladas dos veces al año por la Oficina de Estadísticas de Justicia y procesadas anualmente en la Encuesta Nacional de Victimización por Delitos (NCVS)
  • encuestas de autoinforme

Los Uniform Crime Reports representan la principal fuente de datos utilizada en el cálculo de las estadísticas oficiales sobre delitos graves como asesinato y homicidio, que se complementa con la información proporcionada a través de la NCVS y los estudios de autoinforme, siendo este último el mejor indicador de la realidad. tasas de criminalidad por delitos menores como abuso de sustancias ilegales y hurto menor. Estos programas de recopilación de datos sobre delincuencia proporcionan la mayor parte de la información estadística utilizada por criminólogos y sociólogos en su análisis de la delincuencia y el alcance de su relación con la raza. Otra forma de datos es la relativa a la población penitenciaria.

Informes Uniformes de Delitos (UCR)

Establecido en 1927, el programa Uniform Crime Reports (UCR) es un sistema de informes basado en resúmenes que recopila datos sobre delitos denunciados a las agencias policiales locales y estatales en los EE. UU. El sistema de la UCR clasifica los delitos bajo dos encabezados: delitos de la Parte I y de la Parte II. Los delitos de la Parte I incluyen: asesinato y homicidio no negligente; delitos violentos no letales que comprenden robo, violación forzada y asalto agravado; y delitos contra la propiedad que incluyen robo, hurto/robo, robo de vehículos motorizados e incendio premeditado. Los delitos de la Parte II incluyen fraude, falsificación/falsificación, malversación de fondos, agresión simple, delitos sexuales, delitos contra la familia, delitos de drogas y licor, delitos relacionados con armas y otros delitos no violentos, excepto las infracciones de tránsito.

Existen limitaciones fundamentales del sistema UCR, que incluyen:

  • Inexactitud: las estadísticas de UCR no representan la cantidad real de actividad delictiva que ocurre en los Estados Unidos. Como se basa en los informes sobre delitos de las agencias policiales locales, el programa UCR solo puede medir los delitos conocidos por la policía y no puede proporcionar una representación precisa de las tasas de delincuencia reales.
  • Tergiversación: El programa de la UCR se centra en la delincuencia callejera y no registra información sobre muchos otros tipos de delincuencia, como la delincuencia organizada, la delincuencia empresarial o la delincuencia federal. Además, los organismos encargados de hacer cumplir la ley pueden proporcionar datos engañosos sin darse cuenta como resultado de las prácticas policiales locales. Estos factores pueden dar lugar a tergiversaciones sobre la naturaleza y el alcance de la actividad delictiva en los Estados Unidos.
  • Manipulación: los datos de UCR pueden ser manipulados por las fuerzas del orden locales. La información se proporciona voluntariamente al programa de la UCR y la manipulación de datos puede ocurrir a nivel local.
  • Raza y etnia: La UCR rastrea el crimen para la categoría racial de "Blanco" para incluir etnias tanto hispanas como no hispanas. Según la ACLU, con más de 50 millones de latinos residiendo en Estados Unidos, esto oculta las tasas de encarcelamiento de los latinos frente a delitos relacionados con la marihuana, ya que son considerados "blancos" con respecto a la UCR.

Como respuesta a estas y otras limitaciones, en 1988 se estableció un nuevo sistema de recopilación de datos sobre delitos como consecuencia del sistema de la UCR. El Sistema Nacional de Informes Basados ​​en Incidentes (NIBRS) es un sistema de informes basado en incidentes que recopilará datos más completos y detallados sobre delitos de las agencias policiales locales, estatales y federales. Como aún está en desarrollo, la cobertura de NIBRS aún no está a nivel nacional.

Encuesta Nacional de Victimización por Delitos (NCVS)

El programa National Crime Victimization Survey (NCVS), establecido en 1972, es una encuesta nacional de una muestra representativa de hogares en los Estados Unidos que cubre la frecuencia de victimización por delincuencia y las características y consecuencias de la victimización. El propósito principal detrás del programa NCVS es recopilar información sobre delitos que no fueron denunciados a la policía, aunque también se recopila información sobre delitos denunciados. La encuesta recopila datos sobre violaciones, asaltos, robos, hurtos personales y domésticos y robo de vehículos motorizados. La NCVS también incluye preguntas complementarias que permiten recopilar información sobre temas tangencialmente relevantes como la violencia escolar, las actitudes hacia la aplicación de la ley o las percepciones sobre el crimen.

Existen limitaciones fundamentales para el programa NCVS, que incluyen:

  • Confiabilidad: Las estadísticas de la NCVS no representan instancias verificadas o evidenciadas de victimización. Como depende de la memoria de las personas encuestadas, la NCVS no puede distinguir entre denuncias de victimización verdaderas e inventadas, ni puede verificar la veracidad de la gravedad de los incidentes denunciados. Además, la NCVS no puede detectar casos de victimización en los que la víctima está demasiado traumatizada para denunciar. Estos factores pueden contribuir a las deficiencias en la confiabilidad de las estadísticas de la NCVS.
  • Tergiversación: El programa NCVS se centra en áreas metropolitanas y urbanas, y no cubre adecuadamente las regiones suburbanas y rurales. Esto puede dar lugar a tergiversaciones sobre la naturaleza y el alcance de la victimización en los Estados Unidos.

Comparación de datos de UCR y NCVS

Según la NCVS para 1992–2000, el 43 % de los actos delictivos violentos y el 53 % de los delitos violentos graves (no amenazas verbales, ni cortes ni contusiones) fueron denunciados a la policía. En general, las víctimas afroamericanas (49 %) e indígenas estadounidenses (48 %) informaron con mayor frecuencia, más que los blancos (42 %) y los asiáticos (40 %). Los delitos violentos graves y las agresiones con agravantes contra negros (58 % y 61 %) e indígenas estadounidenses (55 % y 59 %) se informaron con más frecuencia que contra blancos (51 % y 54 %) o asiáticos (50 % y 51 %). Los indígenas estadounidenses eran inusualmente poco probables de denunciar un robo (45 %), al igual que los asiáticos y un simple asalto (31 %).

A pesar de las diferencias en la cantidad de delitos denunciados, las comparaciones de los conjuntos de datos de la UCR y la NCVS muestran que existe un alto grado de correspondencia entre los dos sistemas. Esta correspondencia se extiende a la demografía racial tanto de perpetradores como de víctimas de delitos violentos reportados en ambos sistemas.

Clasificación de los hispanos

La UCR clasifica a la mayoría de los hispanos en la categoría de "blancos". La NCVS clasifica a algunos delincuentes hispanos como "blancos" y otros como "otra raza". Las categorías de víctimas para la NCVS son más distintas.

Según un informe del Consejo Nacional de La Raza, los obstáculos de investigación socavan el censo de latinos en prisión, y "los latinos en el sistema de justicia penal están gravemente subestimados. El verdadero alcance de la representación excesiva de latinos en el sistema probablemente sea significativamente mayor que Los investigadores han podido documentar La falta de datos empíricos sobre los latinos se debe en parte a que las prisiones no documentan los detalles étnicos en el momento de la admisión o registran prácticas que históricamente han clasificado a los latinos como blancos.

El FBI no incluyó una categoría de "latino" o "hispano" hasta hace poco, y los agentes del orden público clasifican al 93 % de los hispanos como "blancos" (independientemente de su ascendencia), lo que a menudo infla la cantidad de delitos atribuidos a los blancos.

Estadísticas criminales

Los estudiosos han descubierto que algunas minorías raciales y étnicas, en particular los afroamericanos, están representadas de manera desproporcionada en los informes de arrestos y victimización que se utilizan para compilar estadísticas de índices de criminalidad en los Estados Unidos. Los datos de 2008 revelan que los estadounidenses negros están sobrerrepresentados en términos de arrestos realizados en prácticamente todos los tipos de delitos, con la excepción de "conducir bajo la influencia", "leyes sobre bebidas alcohólicas" y delitos de odio. En general, los estadounidenses negros son arrestados a una tasa per cápita 2,6 veces superior a la de todos los demás estadounidenses, y esta proporción es aún mayor por asesinato (6,3 veces) y robo (8,1 veces).

Homicidio

Según el FBI, los afroamericanos representaron el 55,9% de todos los delincuentes homicidas en 2019, los blancos el 41,1% y "Otros" el 3,0% en los casos en que se conocía la raza. Entre las víctimas de homicidio en 2019 donde se conocía la raza, el 54,7 % eran negros o afroamericanos, el 42,3 % eran blancos y el 3,1 % eran de otras razas. La tasa de delincuencia per cápita de los afroamericanos fue aproximadamente ocho veces mayor que la de los blancos, y su tasa de víctimas fue similar. Se sabe que aproximadamente la mitad de los homicidios son de un solo delincuente/una sola víctima, y ​​la mayoría de ellos fueron intrarraciales; en aquellos donde se conocían las razas del perpetrador y de la víctima, el 81% de las víctimas blancas fueron asesinadas por blancos y el 91% de las víctimas negras o afroamericanas fueron asesinadas por negros o afroamericanos.

Agresión

El CDC mantiene datos sobre las visitas al departamento de emergencias por lesiones no fatales y la raza de las víctimas.Mientras que las víctimas blancas no hispanas representan aproximadamente la mitad del total de lesiones por agresión no fatales, la mayoría de las cuales no involucraron ningún arma, las víctimas negras e hispanas representan la gran mayoría de las lesiones por armas de fuego no fatales. Hubo un total de 17,3 millones de visitas al departamento de emergencias u hospitalizaciones por agresiones no fatales en los Estados Unidos en el período de 10 años entre 2007 y 2016. Para agresiones no fatales con raza registrada, 6.5 millones de víctimas fueron blancas no hispanas, 4.3 millones negras, 2.3 millones hispanas y 0.4 millones otras (no hispanas) y para 3.8 millones, no se registró la raza. Hubo un total de 603,000 visitas al departamento de emergencias en los EE. UU. por agresiones con armas de fuego no fatales en el período de 10 años entre 2007 y 2016. Para agresiones con armas de fuego no fatales con raza registrada, 77,000 víctimas eran blancas no hispanas, 261, 000 eran negros y 94.000 eran hispanos, 8.500 eran otros no hispanos y para 162.000 no se registró la raza. A pesar de que las lesiones por armas de fuego solo representan alrededor del 3,5 % de las lesiones graves por agresión entre 2007 y 2016, representaron casi el 70 % de los homicidios en general.

Si bien los afroamericanos están muy sobrerrepresentados en asesinatos y agresiones con armas, la disparidad en los arrestos es menor para la forma más común de agresión que no involucra armas ni lesiones graves; los negros son arrestados por agresión no agravada a una tasa 2,7 veces mayor que la de los blancos. Los hispanos y los blancos no hispanos son arrestados por asalto no agravado en una proporción similar a su parte de la población de los EE. UU. De los 9468 arrestos por asesinato en los EE. UU. en 2017, el 53,5 % fueron negros y el 20,8 % hispanos. De los 822.671 arrestos por agresión sin agravantes, el 31,4 % fueron negros y el 18,4 % hispanos.

Según los Informes uniformes sobre delitos del FBI, en 2008, los jóvenes negros, que constituyen el 16 % de la población juvenil, representaron el 52 % de los arrestos por delitos violentos juveniles, incluido el 58,5 % de los arrestos de jóvenes por homicidio y el 67 % por robo. Los jóvenes negros estaban sobrerrepresentados en todas las categorías de delitos, excepto DUI, leyes de licor y embriaguez. Las disparidades raciales en los arrestos han sido consistentemente mucho menores entre los grupos de población de mayor edad.

Robo

Según la Encuesta Nacional de Victimización por Delitos en 2002, los robos con víctimas blancas y delincuentes negros fueron más de 12 veces más comunes que los contrarios.

Encuestas a víctimas

En 1978, Michael Hindelang comparó los datos de la Encuesta Nacional de Victimización por Delitos (entonces conocida como Encuesta Nacional de Delitos, o NCS) con los datos de los Informes Uniformes de Delitos, ambos de 1974. Descubrió que los datos de NCS generalmente coincidían con los datos de UCR con respecto a el porcentaje de perpetradores de violación, robo y asalto que eran negros. Por ejemplo, el análisis de Hindelang encontró que tanto el NCS como la UCR estimaron que el 62% de los delincuentes por robo eran negros en los Estados Unidos en 1974. Un informe de la Encuesta Nacional de Victimización por Delitos de 2004 que analizó el robo de vehículos durante 10 años encontró que las víctimas de robos de vehículos identificaron al 56% de los delincuentes como negro, 21% como blanco y 16% como indígena americano o asiático.

Delincuencia juvenil

El "Análisis de la Encuesta Nacional de Pandillas Juveniles" (2011) establece que de los pandilleros, el 46% son hispanos/latinos, el 35% son negros, el 11,5% son blancos y el 7% son de otras razas/etnias.

Hispanos

Según un informe de 2009 del Pew Hispanic Center, en 2007 los latinos "representaron el 40% de todos los delincuentes federales sentenciados, más del triple de su participación (13%) en la población adulta total de EE. UU.". Este fue un aumento del 24% en 1991. Entre 1991 y 2007, la aplicación de las leyes federales de inmigración se convirtió en una prioridad creciente en respuesta a la inmigración indocumentada. Para 2007, entre los delincuentes hispanos sentenciados en tribunales federales, el 48% eran delitos de inmigración, el 37% delitos de drogas y el 15% por otros delitos. Una de las razones del gran aumento de los delitos de inmigración es que caen exclusivamente bajo la jurisdicción federal.

Delitos de odio por motivos raciales

El gobierno federal publica anualmente una lista de estadísticas de delitos de odio, 2009. El gobierno federal también publica la Raza del delincuente conocido por motivación sesgada, 2009. Según la base de datos del Informe uniforme de delitos de la Oficina Federal de Investigaciones, en 2010 de 3.949 víctimas de delitos de odio, el 58,6 % de los delincuentes denunciados por delitos de odio eran blancos o hispanos-blancos, el 18,4 % de los delincuentes eran negros, el 8,9 % eran personas de varias razas y el 1 % de los delincuentes eran indígenas estadounidenses. El informe también revela que el 48% de todos los infractores de delitos de odio fueron motivados por la raza de la víctima, mientras que el 18% se basó en la religión de la víctima y otro 18% se basó en la orientación sexual de la víctima.El informe establece que entre los delitos de odio motivados por la raza, el 70 % se componían de prejuicios contra los negros, mientras que el 17,7 % eran prejuicios contra los blancos y el 5 % eran prejuicios contra los asiáticos o las islas del Pacífico.

Composición racial de las áreas geográficas

Los estudios han examinado que las áreas heterogéneas desde el punto de vista étnico/racial, con mayor frecuencia los vecindarios de las grandes ciudades, tienen tasas de delincuencia más altas que las áreas más homogéneas. La mayoría de los estudios encuentran que cuanto más heterogénea es un área desde el punto de vista étnico/racial, más altas tienden a ser sus tasas de criminalidad.

Los estudios que examinan la relación entre los porcentajes de diferentes razas en un área y las tasas de delincuencia generalmente han encontrado relaciones similares a las de las tasas de delincuencia a nivel nacional o ninguna relación significativa. Las más estudiadas son las correlaciones entre las poblaciones negra e hispana en un área determinada y el crimen. Según un estudio del American Journal of Sociology, existe una correlación positiva entre el porcentaje de hombres negros en un vecindario y las percepciones de las tasas de delincuencia en el vecindario, incluso después de controlar otros factores de correlación y las características del vecindario. El estudio se realizó entre las percepciones de los residentes de los vecindarios de Chicago, Seattle y Baltimore en comparación con los datos del censo y las estadísticas delictivas del departamento de policía. Los encuestados calificaron constantemente a los afroamericanos como más propensos a la violencia que los datos y las estadísticas indicados, lo que llevó a la conclusión de que el estereotipo de los negros como delincuentes más probables está profundamente arraigado en la conciencia colectiva y las normas sociales de los estadounidenses.Dichos datos pueden revelar una posible conexión, pero no son funcionalmente concluyentes debido a una variedad de otros factores correlacionados que se superponen con la raza y el origen étnico.

Tendencias

Algunos estudios han abogado por disparidades raciales más pequeñas en los delitos violentos en los últimos tiempos. Sin embargo, un estudio de datos del gobierno de 1980 a 2008 encontró que la reducción de los delitos violentos de negros en relación con los delitos violentos de blancos puede haber sido un artefacto de esos estudios anteriores, que se debió a que los delincuentes hispanos se contaron como blancos en la comparación. La población hispana ha aumentado rápidamente y los hispanos tienen índices de violencia más altos que los blancos pero más bajos que los negros.

Otros datos sugieren una disminución genuina de las disparidades raciales en los últimos años. En la década de 1980 y principios de la de 1990, las disparidades de encarcelamiento entre negros y blancos (incluidos los hispanos) aumentaron y alcanzaron su punto máximo a principios de la década de 1990, cuando una pequeña mayoría de las nuevas admisiones eran negros. En relación con el año 2000, las disparidades en las prisiones y cárceles han disminuido modestamente en las últimas décadas entre negros y blancos e hispanos y blancos. Entre 2000 y 2019, la proporción de disparidad per cápita entre los presos estatales y federales masculinos disminuyó entre negros y blancos no hispanos de 7,7 a 5,7 y entre hispanos y blancos no hispanos de 2,7 a 2,5.Las disminuciones en las disparidades fueron más pronunciadas cuando se consideraron los reclusos de ambos sexos entre 2005 y 2018, con una tasa de disparidad per cápita que disminuyó de 4,8 a 3,2 entre negros y blancos no hispanos y de 1,6 a 1,0 entre hispanos y blancos no hispanos.

De manera similar, se pueden ver disminuciones en la disparidad racial de la victimización por homicidio, aunque en un grado mucho mayor entre hispanos y blancos no hispanos. Utilizando datos de los CDC entre 1990 y 2019, la proporción de la tasa de homicidios entre hispanos y blancos no hispanos disminuyó de 4,5 a 2,0 y entre negros y blancos no hispanos de 9,9 a 8,3. Al considerar las disparidades raciales en las tasas de victimización por homicidios no relacionados con armas de fuego, la proporción de disminución es muy significativa entre 1990 y 2019, cayendo entre negros y blancos no hispanos de 7.0 a 3.3 y entre hispanos y blancos no hispanos de 3.4 a 1.3.

Explicaciones de las discrepancias raciales

Discriminación por parte de las fuerzas del orden

Las investigaciones sugieren que las prácticas policiales, como la elaboración de perfiles raciales, el exceso de vigilancia en áreas pobladas por minorías y los prejuicios dentro del grupo pueden dar como resultado un número desproporcionadamente alto de minorías raciales entre los sospechosos de delitos.

Se ha observado un sesgo dentro del grupo cuando se trata de multas de tránsito después de accidentes, ya que se descubrió que la policía negra y blanca en un estado era más indulgente con los sospechosos de su propia raza, lo que resultó en una discrepancia del 3%. Un informe de 2013 de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles encontró que los negros tenían "3,73 veces más probabilidades que los blancos de ser arrestados por posesión de marihuana", a pesar de que "los negros y los blancos consumen drogas, incluida la marihuana, a tasas similares". Un estudio de 2020 en la revista Nature encontró que los conductores negros fueron detenidos con más frecuencia que los conductores blancos, y que el umbral por el cual la policía decidió registrar a los conductores negros e hispanos fue más bajo que el de los blancos (a juzgar por la tasa a la que se encontró contrabando en búsquedas).El análisis de más de 20 millones de paradas de tráfico en Carolina del Norte mostró que los negros tenían más del doble de probabilidades que los blancos de ser detenidos por la policía para paradas de tráfico, y que era más probable que los negros fueran registrados después de la parada. No hubo una diferencia significativa en la probabilidad de que los hispanos fueran detenidos, pero era mucho más probable que los hispanos fueran registrados después de una parada de tránsito que los blancos. Cuando el estudio controló las búsquedas en áreas de alta criminalidad, aún encontró que la policía se enfocó de manera desproporcionada en las personas negras. Estas disparidades raciales fueron particularmente pronunciadas para los hombres jóvenes. El estudio encontró que los blancos que fueron registrados tenían más probabilidades de llevar contrabando que los negros y los hispanos.También se ha sugerido que el sesgo del grupo interno por parte de los votantes puede causar disparidades, ya que los votantes descartan los actos delictivos realizados por su grupo interno y, por lo tanto, votarán por una mayor aplicación de la ley en áreas donde la población minoritaria es mayor debido a la falta de indulgencia del grupo interno., permitiendo disparidades raciales en el sistema de justicia incluso si las autoridades son imparciales.

Un estudio de 2018 en el Journal of Empirical Legal Studies encontró que los agentes de la ley en Texas que podían acusar a los ladrones de dos tipos de delitos (uno más grave, otro menos) debido a un estatuto vagamente redactado tenían más probabilidades de acusar a los negros e hispanos de el delito más grave.

Un estudio de 2019, que hizo uso de un conjunto de datos de la composición racial de cada alguacil de los EE. UU. durante un período de 25 años, encontró que "la proporción de arrestos de negros a blancos es significativamente mayor bajo los alguaciles blancos" y que los efectos parecen ser "impulsado por arrestos por delitos menos graves y por apuntar a tipos de delitos negros".

Un estudio de 2019 realizado por el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología encontró que los sistemas de reconocimiento facial tenían muchas más probabilidades de identificar erróneamente los rostros de las minorías raciales. Algunos grupos étnicos, como los asiático-estadounidenses y los afroamericanos, tenían hasta 100 veces más probabilidades de ser identificados erróneamente que los hombres blancos.

Un estudio de 2018 en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences encontró que los hombres negros altos y jóvenes son especialmente propensos a recibir atención injustificada por parte de las fuerzas del orden. Además, los autores encontraron un "vínculo causal entre las percepciones de altura y las percepciones de amenaza para los hombres negros, particularmente para los perceptores que respaldan los estereotipos de que los negros son más amenazantes que los blancos".

Exposición infantil a la violencia

Las investigaciones muestran que la exposición infantil a la violencia aumenta significativamente la probabilidad de participar en comportamientos violentos. Cuando los estudios controlan la exposición infantil a la violencia, los hombres blancos y negros tienen la misma probabilidad de participar en comportamientos violentos. Las familias blancas y negras no tienen una gran diferencia en el abuso infantil, excepto en el rango de ingresos de $ 6,000 a $ 11,999 (que cae por debajo del Umbral de pobreza en los Estados Unidos). Un estudio en Australia mostró una correlación directa con la pobreza en la vejez debido al abuso infantil. Si bien la pobreza en los Estados Unidos y Australia no es la misma, se ha encontrado una comprensión general de los efectos negativos del abuso infantil más adelante en la vida, muchos de estos efectos son factores que contribuyen a la pobreza.

Un artículo escrito por Anna Aizer analiza las desventajas que enfrentan los niños cuando están expuestos a la violencia frecuente en el vecindario. En una encuesta de 2248 estudiantes de 6°, 8° y 10° grado en un sistema escolar público urbano, “Schwab-Stone et al (1995) encontró que el 40% de los jóvenes informaron haber estado expuestos a disparos o apuñalamientos en el último año. Los niños expuestos a altos niveles de violencia tenían más probabilidades de ser negros y/o latinos…”.Usando ANOVA para observar las diferencias en los resultados de los niños, encontraron que la exposición a la violencia está asociada con la voluntad de usar la agresión física, la disminución de la percepción del riesgo, las expectativas más bajas del futuro, el uso de sustancias y el bajo rendimiento académico. El Estudio de la Familia y el Vecindario de Los Ángeles (LA FANS) estudió una muestra representativa de todos los vecindarios de Los Ángeles y evaluó las condiciones y circunstancias en las que vivía cada familia. Las familias fueron seleccionadas al azar dentro de cada vecindario y se realizaron entrevistas con adultos, cuidadores y niños. El 21 % de los niños informó haber tenido compañeros violentos que formaban parte de pandillas, el 11 % informó haber sido asaltado, el 8 % informó haber presenciado un tiroteo en el último año.

Incapacidad para pagar la fianza

Según un estudio de 2017 en el Journal of Law and Economics, "las tasas más altas de detención preventiva entre los acusados ​​de minorías explican el 40 por ciento de la brecha entre negros y blancos en las tasas de sentencias de prisión y el 28 por ciento de la brecha entre hispanos y blancos". La mayoría de las personas en prisión preventiva están recluidas porque no pueden pagar la fianza. Las personas en prisión preventiva enfrentan mayores incentivos para declararse culpables (incluso si son inocentes) por una serie de razones, lo que conduce a tasas de sentencia más altas para estas personas.

Factores socioeconómicos

La evidencia que respalda el papel de los factores estructurales en las altas tasas de delincuencia de los negros proviene de múltiples estudios. Por ejemplo, Robert J. Sampson ha informado que la mayor parte de la razón por la cual las tasas de delitos violentos son tan altas entre los negros se origina principalmente en el desempleo, la privación económica y la desorganización familiar. Específicamente, descubrió que "la escasez de hombres negros empleados aumenta la prevalencia de familias encabezadas por mujeres en las comunidades negras" y que la mayor prevalencia de tales familias a su vez resulta en una ruptura familiar que aumenta significativamente las tasas de asesinatos y robos de negros. Samson, et al. y phillipshan informado que al menos la mitad de la diferencia de delitos de homicidio entre negros y blancos es atribuible a factores estructurales del vecindario, como el estado civil de los padres y el contexto social. Muchos otros estudios han encontrado un vínculo entre las tasas de delincuencia de los negros y los factores estructurales, como las familias monoparentales y la desigualdad estructural.

Si bien existe una correlación entre negros e hispanos y el crimen, los datos implican un vínculo mucho más fuerte entre la pobreza y el crimen que el crimen y cualquier grupo racial, cuando se toma en cuenta el género. La correlación directa entre delincuencia y clase, cuando se tiene en cuenta únicamente la raza, es relativamente débil. Cuando se tienen en cuenta el género y los antecedentes familiares, la clase se correlaciona más fuertemente con el crimen que con la raza o el origen étnico. Los estudios indican que las áreas con un nivel socioeconómico bajo pueden tener la mayor correlación de delincuencia con hombres jóvenes y adultos, independientemente de la composición racial, aunque su efecto en las mujeres es insignificante.Un estudio de 1996 que analizó datos de Columbus, Ohio, encontró que las diferencias en desventaja en los vecindarios de la ciudad explicaban la gran mayoría de las diferencias en las tasas de criminalidad entre negros y blancos, y dos estudios de 2003 que analizaron los delitos violentos entre menores llegaron a conclusiones similares.

Segregación de viviendas

Un estudio de 1996 encontró una fuerte asociación entre el aislamiento espacial de blancos y negros y las tasas de violencia de los negros, lo que concuerda con la hipótesis de que la segregación es responsable de las tasas más altas de delincuencia de los negros. Muchos otros estudios han llegado a conclusiones similares. Sin embargo, la correlación no es igual a la causalidad, y las tasas de criminalidad desproporcionadamente más altas que se observan en las comunidades negras, así como la razón de su segregación, pueden atribuirse a una serie de síntomas subyacentes.

Además, "Hagan y Peterson (1995) proponen además que la segregación de las minorías raciales en secciones de pobreza concentrada contribuye a las oportunidades educativas y laborales inferiores, lo que, a su vez, aumenta la probabilidad de delitos y delincuencia".

Factores socioculturales

Entre los adolescentes estadounidenses, las diferencias en la violencia entre negros y blancos se explican por las diferencias en los ingresos familiares y la socialización con compañeros desviados en la escuela.

Teorías criminológicas de la causalidad

Históricamente, las estadísticas de delincuencia han jugado un papel central en la discusión de la relación entre raza y delincuencia en los Estados Unidos. Dado que han sido diseñadas para registrar información no solo sobre los tipos de delitos cometidos, sino también sobre las personas involucradas en el delito, los criminólogos y sociólogos han utilizado y continúan utilizando estadísticas de tasas de delincuencia para hacer declaraciones generales sobre la demografía racial de los fenómenos relacionados con la delincuencia. tales como victimización, arrestos, procesamientos, condenas y encarcelamiento. Independientemente de sus puntos de vista con respecto a la causalidad, los académicos reconocen que algunas minorías raciales y étnicas están representadas de manera desproporcionada en los informes de arresto y victimización que se utilizan para compilar estadísticas de índice de delincuencia.Sin embargo, existe un gran debate sobre las causas de esa desproporcionalidad. El sociólogo Orlando Patterson ha explicado estas controversias como disputas entre criminólogos liberales y conservadores en las que cada campo se enfoca en aspectos mutuamente excluyentes de la red causal, con los liberales enfocándose en factores externos a los grupos en cuestión y los conservadores en factores culturales y de comportamiento internos.

Historia

La relación entre raza y crimen ha sido un área de estudio para los criminólogos desde el surgimiento de la criminología antropológica a fines del siglo XIX. Cesare Lombroso, fundador de la escuela italiana de criminología, argumentó que el comportamiento delictivo era producto de factores biológicos, incluida la raza. Fue uno de los primeros criminólogos en afirmar un vínculo directo entre la raza y el crimen. Esta perspectiva biológica, a veces vista como racista y cada vez más impopular, fue criticado por académicos de principios del siglo XX, incluidos Frances Kellor, Johan Thorsten Sellin y William Du Bois, quienes argumentaron que otras circunstancias, como las condiciones sociales y económicas, eran los factores centrales que conducían al comportamiento delictivo, independientemente de la raza. Du Bois rastreó las causas de la representación desproporcionada de los negros en el sistema de justicia penal hasta la emancipación de esclavos negros manejada incorrectamente en general y el programa de arrendamiento de convictos en particular. En 1901, escribió:

No hay estadísticas confiables a las que se pueda apelar con seguridad para medir exactamente el crecimiento del crimen entre los esclavos emancipados. Alrededor del setenta por ciento de todos los presos en el Sur son negros; esto, sin embargo, se explica en parte por el hecho de que los negros acusados ​​todavía son fácilmente condenados y obtienen largas sentencias, mientras que los blancos siguen escapando de la pena de muchos delitos, incluso entre ellos mismos. Y, sin embargo, teniendo en cuenta todo esto, no puede haber ninguna duda razonable de que ha surgido en el Sur desde la guerra [civil] una clase de criminales negros, holgazanes y fracasados ​​que son una amenaza para sus compañeros., tanto en blanco como en negro.

El debate que siguió siguió siendo en gran parte académico hasta finales del siglo XX, cuando la relación entre raza y crimen se convirtió en un campo reconocido de estudio especializado en criminología. Helen T. Greene, profesora de administración de justicia en Texas Southern University, y Shaun L. Gabbidon, profesor de justicia penal en Pennsylvania State University, señalan que muchos programas de criminología y justicia penal ahora requieren u ofrecen cursos electivos sobre el tema de la relación. entre la raza y el crimen.

Teorías modernas de la causalidad

Teoría conflictiva

La teoría del conflicto se considera "uno de los marcos teóricos más populares entre los estudiosos de la raza y el crimen". En lugar de una teoría monolítica, la teoría del conflicto representa un grupo de teorías estrechamente relacionadas que operan sobre un conjunto común de supuestos fundamentales. Como teoría general del comportamiento delictivo, la teoría del conflicto propone que el delito es una consecuencia inevitable del conflicto que surge entre grupos en competencia dentro de la sociedad. Dichos grupos se pueden definir a través de una serie de factores, que incluyen la clase, la situación económica, la religión, el idioma, el origen étnico, la raza o cualquier combinación de los mismos. Además, la teoría del conflicto propone que el crimen podría eliminarse en gran medida si se cambiara la estructura de la sociedad.

La forma de teoría del conflicto que enfatiza el papel de la economía, fuertemente influenciada por el trabajo de Karl Marx y a veces denominada criminología marxista, ve el crimen como una respuesta natural a la desigualdad que surge de la competencia inherente a la sociedad capitalista.Los sociólogos y criminólogos que enfatizan este aspecto del conflicto social argumentan que, en una sociedad competitiva en la que existe una desigualdad en la distribución de los bienes, aquellos grupos con acceso limitado o restringido a los bienes tendrán más probabilidades de volverse delincuentes. El criminólogo holandés Willem Adriaan Bonger, uno de los primeros eruditos en aplicar los principios del determinismo económico al tema del crimen, argumentó que la desigualdad que se encuentra en el capitalismo era en última instancia responsable de la manifestación del crimen en todos los niveles de la sociedad, particularmente entre los pobres.. Aunque esta línea de pensamiento ha sido criticada por requerir el establecimiento de una sociedad socialista utópica,la noción de que la desproporcionalidad observada en la representación de las minorías en las estadísticas de tasas de criminalidad podría entenderse como el resultado de una desventaja económica sistemática encontró su camino en muchas de las teorías desarrolladas en las generaciones posteriores.

La teoría del conflicto cultural, derivada del trabajo pionero del sociólogo Thorsten Sellin, enfatiza el papel de las normas de conducta culturalmente aceptadas en la formación de grupos culturales y los conflictos que surgen a través de su interacción. La teoría del conflicto cultural sostiene que el grupo con más poder en cualquier sociedad se asegura de que sus valores, tradiciones y comportamientos, a los que Sellin se refirió como "normas de conducta", sean aquellos a los que todos los demás miembros de la sociedad se ven obligados a cumplir, y cualquier acción que entran en conflicto con los intereses del grupo dominante se identifican como desviados y/o de naturaleza criminal. Las ideas originales de Sellin continuaron desarrollándose a lo largo del siglo XX, sobre todo por George Vold en la década de 1950 y Austin Turk en la década de 1960, y continúan influyendo en el debate contemporáneo.El trabajo reciente de Gregory J. Howard, Joshua D. Freilich y Graeme R. Newman aplica la teoría del conflicto cultural al tema de la delincuencia de inmigrantes y minorías en todo el mundo. Según su investigación, mientras que los grupos culturalmente homogéneos experimentan poco o ningún conflicto cultural, ya que todos los miembros comparten el mismo conjunto de "normas de conducta", los grupos culturalmente heterogéneos, como las naciones industriales modernas con grandes poblaciones de inmigrantes, muestran una mayor competencia entre conjuntos de normas culturales que, a su vez, conducen a un aumento de la violencia y la delincuencia. Se afirma que las sociedades que tienen altos niveles de diversidad cultural en su población tienen más probabilidades de tener tasas más altas de delitos violentos.

Según teóricos del conflicto como Marvin Wolfgang, Hubert Blalock y William Chambliss, la representación desproporcionada de las minorías raciales en las estadísticas delictivas y en la población carcelaria es el resultado de disparidades motivadas por la raza y la clase en los arrestos, procesamientos y sentencias, más que diferencias en las participación real en actividades delictivas, un enfoque que también ha sido adoptado por los defensores de la teoría crítica de la raza.Esta línea de argumentación se considera generalmente como parte de un enfoque más amplio de los temas relacionados con la raza denominado Tesis de la Discriminación, que supone que las diferencias en el trato que reciben las personas de origen racial minoritario en varias instituciones públicas, incluida la justicia penal., la educación y los sistemas de atención de la salud, es el resultado de una discriminación racial manifiesta. A esta visión se opone la Tesis de la No Discriminación, que busca defender a estas instituciones de tales acusaciones.

En el momento en que se propuso por primera vez, la teoría del conflicto se consideraba fuera de la corriente principal de las teorías criminológicas más establecidas, como la teoría de la tensión, la teoría de la desorganización social y la teoría de la asociación diferencial. Barbara D. Warner, profesora asociada de justicia penal y estudios policiales en la Universidad de Eastern Kentucky, señala que la teoría del conflicto ha sido objeto de crecientes críticas en los últimos años. Estudios recientes afirman que, si bien puede haber diferencias reales en las sentencias relacionadas con características no legales como la raza en la década de 1960, la discriminación en las sentencias descrita por los teóricos del conflicto en ese momento ya no existe. La crítica también ha señalado la falta de contrastabilidad de la teoría general. Si bien se han realizado muchas investigaciones para correlacionar la raza, el nivel de ingresos y la delincuenciafrecuencia, por lo general de un comportamiento delictivo menos grave, como robo o hurto, la investigación ha demostrado que no existe una correlación significativa entre la raza, el nivel de ingresos y la gravedad del delito. Por lo tanto, la teoría del conflicto encuentra dificultades al tratar de explicar los altos niveles de delitos violentos, como asesinatos, homicidios y violaciones, en las poblaciones minoritarias.

Teoría de la tensión (anomia)

La teoría de la tensión, que se deriva en gran medida del trabajo de Robert K. Merton en las décadas de 1930 y 1940, sostiene que las estructuras sociales dentro de la sociedad que conducen a la desigualdad y la privación en segmentos de su población alientan indirectamente a esos segmentos a cometer delitos. De acuerdo con la teoría de la tensión, las diferencias en las tasas de criminalidad entre razas son el resultado de diferencias reales en el comportamiento, pero deben entenderse como un intento de aliviar la privación absoluta o relativa y adaptarse a la estructura de oportunidades existente.

Steven F. Messner y Richard Rosenfeld propusieron un enfoque más reciente de la teoría de la deformación en la década de 1990. En su versión de la teoría, a la que se refieren como teoría de la anomia institucional, Messner y Rosenfeld argumentan que el predominio de las preocupaciones materialistas y las medidas del éxito manifestadas en el Sueño Americano debilita la eficacia de los mecanismos informales de control social y los procesos de apoyo, lo que alienta la economía. ganancia por cualquier medio, lícito o ilícito. En aquellos segmentos de la población que experimentan la mayor privación relativa, por lo tanto, hay disposición para recurrir a la delincuencia para superar la desigualdad y eliminar la privación relativa.

Los críticos de la teoría de la tensión señalan sus debilidades en comparación con los patrones reales de comportamiento delictivo. Michael R. Gottfredson y Travis Hirschi argumentan que la teoría de la tensión "interpreta erróneamente la naturaleza del acto delictivo, otorgándole virtudes que no posee". Además, señalan que, si bien la teoría de la tensión sugiere que los delincuentes tienden a apuntar a personas en una situación económica más ventajosa que ellos, con mayor frecuencia victimizan a personas que viven en las mismas circunstancias económicas.

Teoría general de la deformación

Múltiples estudios han encontrado evidencia de que la teoría de la tensión general de Agnew explica gran parte de la diferencia en el crimen entre negros y blancos.

Teoría de la desorganización social

La teoría de la desorganización social propone que las altas tasas de delincuencia son en gran medida el resultado de una ecología social heterogénea y empobrecida.Los defensores de la teoría apuntan al proceso de decadencia urbana como un factor importante que contribuye al desmoronamiento de comunidades urbanas saludables que normalmente frenarían la propagación de muchas formas de comportamiento delictivo. La diversidad de culturas minoritarias presente en los barrios afectados por la pobreza impide la formación de fuertes lazos sociales y deja a los habitantes desinteresados ​​en mantener relaciones comunitarias positivas. Se ha observado que esto aumenta la probabilidad de delincuencia en ciertas áreas urbanas, lo que puede conducir a un mayor control policial y una mayor ruptura de las estructuras familiares como resultado de los arrestos, lo que, a su vez, precipita más delincuencia. La teoría de la desorganización social ha sido fundamental para establecer la noción de que las comunidades estables y culturalmente homogéneas tienen tasas más bajas de delincuencia y delincuencia independientemente de la raza.

Teoría de la oportunidad macroestructural

Phillippia Simmons informa que muchos de los estudios que han investigado el crimen intra e interracial buscan explicar esto a través de una teoría de oportunidad macroestructural que establece que la violencia interracial es principalmente una función de oportunidad y acceso.Según esta teoría, las tasas de delincuencia intrarracial siguen siendo relativamente altas debido al hecho de que gran parte de los EE. UU. permanece segregado residencialmente. Ella señala que esta teoría predice que, si las áreas residenciales estuvieran más integradas racialmente, el crimen intraracial disminuiría y el crimen interracial aumentaría en forma correspondiente. Sin embargo, también señala que no todos los investigadores sobre el tema de la delincuencia intraracial están de acuerdo con este resultado, y algunos señalan otros factores macroestructurales, como los ingresos y la educación, que pueden anular el efecto de la raza en la delincuencia interracial e intraracial.

Anthony Walsh critica el intento de utilizar el modelo de oportunidad macroestructural para explicar la violación interracial como se ha hecho en estudios realizados en las últimas décadas, señalando que tal defensa se contradice directamente con los datos relacionados con el homicidio. Walsh argumenta que el modelo de oportunidad macroestructural ayuda a explicar por qué los asesinos negros casi siempre eligen víctimas negras. Existen disparidades en las tasas de denuncia de violaciones en las que las víctimas de algunas razas son estadísticamente menos o más propensas a denunciar su violación, especialmente según la raza del agresor. Las mujeres negras en Estados Unidos tienen más probabilidades de denunciar una agresión sexual perpetrada por un extraño.Las mujeres negras son más propensas a subestimar las violaciones en general, ya que es más probable que se culpen a sí mismas, que sientan que las culparán o que no las creerán.

Teoría del control social

La teoría del control social, que se encuentra entre las teorías más populares en criminología, propone que el crimen es perpetrado más comúnmente por individuos que carecen de vínculos o conexiones fuertes con su entorno social. Basada en las causas de la delincuencia de Travis Hirschi (1969), la teoría del vínculo social fue pionera en la noción de que los criminólogos pueden obtener información útil sobre los motivos detrás del comportamiento delictivo al examinar lo que normalmente motiva a las personas a abstenerse de cometer delitos. A partir de esto se argumenta que, en aquellos segmentos de la población donde falta tal motivación, la delincuencia será más prevalente. Hirschi fue explícito al mencionar que creía que su teoría era cierta a través de todas las fronteras raciales, y la investigación posterior, tanto en los EE. UU. como en el extranjero, parece confirmar esta creencia.La idea central de la teoría del control social se desarrolla en varias otras teorías de causalidad, particularmente en la teoría de la desorganización social.

Teoría de la subcultura de la violencia

Como teoría del comportamiento delictivo, la teoría de la subcultura de la violencia afirma que existen ciertos grupos o subculturas en la sociedad en los que la violencia se considera una respuesta adecuada a lo que, en el contexto de esa subcultura, se percibe como situaciones amenazantes. Sobre la base del trabajo del antropólogo cultural Walter B. Miller en la teoría de las preocupaciones focales, que se centró en los mecanismos sociales detrás de la delincuencia en los adolescentes, los sociólogos Marvin Wolfgang y Franco Ferracuti propusieron que la tasa de delincuencia desproporcionadamente alta entre los afroamericanos podría explicarse por su posesión de un subcultura racial única en la que la violencia se experimenta y se percibe de una manera diferente a la que se observa comúnmente en la cultura estadounidense dominante.

En cuanto a los orígenes de esta subcultura de violencia entre los afroamericanos, los sociólogos que promueven la teoría han señalado su herencia sureña. Como se señaló en varios estudios realizados a lo largo de las décadas de 1960 y 1970, existe una discrepancia tradicional norte-sur en la distribución de homicidios en los EE. UU., independientemente de la raza, y esto, se argumentó, indica que los negros y blancos del sur de clase baja la misma subcultura de la violencia.

Sin embargo, la base empírica de la teoría de la subcultura de la violencia se ha descrito como "extremadamente limitada y poco convincente". Se ha hecho muy poco para intentar una evaluación adecuada de los valores subculturales supuestamente criminógenos, y varios estudios realizados a fines de la década de 1970 pretendían falsear los supuestos de los que depende la teoría de la subcultura de la violencia. Más recientemente, los académicos han criticado la teoría como de naturaleza potencialmente racista en su implicación de que una determinada etnia o cultura supuestamente es menos apta o menos digna de ser calificada como "civilizada", cuya implicación incorporada a su vez denotaría estereotípicamente comportamiento "blanco" como una norma objetiva a seguir por todas las sociedades.La hipótesis fue reconsiderada recientemente por Barry Latzer, quien sugirió que los estadounidenses negros habían heredado una subcultura de violencia de la cultura de honor de los sudamericanos blancos (quienes mismos habían desarrollado esa cultura de la región fronteriza brutal y sin ley del norte de Gran Bretaña) y esa diferencia en las tasas de criminalidad podría explicarse en parte por esta manifestación contemporánea de la cultura del honor sureña. El argumento de Latzer fue criticado por Germán López por no demostrar adecuadamente la supuesta causalidad entre cultura y delincuencia, y por no tener en cuenta la disminución de las tasas de delincuencia en el siglo XX ni definir claramente los límites de lo que constituiría "cultura" a los efectos de la teoría de Latzer. argumento.

Contenido relacionado

Mohicanos

Los mohicanos son una tribu nativa americana algonquina oriental que históricamente hablaba un idioma algonquino. Como parte de la familia de tribus...

Psicopompo

Psicopompos son criaturas, espíritus, ángeles, demonios o deidades en muchas religiones cuya responsabilidad es escoltar a las almas recién fallecidas...

John Wayne Gacy

John Wayne Gacy fue un asesino en serie y delincuente sexual estadounidense que violó, torturó y asesinó al menos a 33 jóvenes y niños. Gacy actuaba...
Más resultados...
Tamaño del texto:
Editar