Rayos cósmicos

Los rayos cósmicos o radiación cósmica son protones de alta energía y núcleos atómicos que se mueven a través del espacio casi a la velocidad de la luz. Se originan en el Sol, fuera del Sistema Solar en nuestra propia galaxia y en galaxias distantes. Al impactar con la atmósfera de la Tierra, los rayos cósmicos producen lluvias de partículas secundarias, algunas de las cuales alcanzan la superficie, aunque la magnetosfera o la heliosfera desvían la mayor parte hacia el espacio.

Los rayos cósmicos fueron descubiertos por Victor Hess en 1912 en experimentos con globos, por lo que recibió el Premio Nobel de Física en 1936.

La medición directa de los rayos cósmicos, especialmente a energías más bajas, ha sido posible desde el lanzamiento de los primeros satélites a fines de la década de 1950. Los detectores de partículas similares a los que se utilizan en la física nuclear y de alta energía se utilizan en satélites y sondas espaciales para la investigación de los rayos cósmicos. Los datos del Telescopio Espacial Fermi (2013) se han interpretado como evidencia de que una fracción significativa de los rayos cósmicos primarios se originan en las explosiones de supernovas de las estrellas. Según las observaciones de neutrinos y rayos gamma del blazar TXS 0506+056 en 2018, los núcleos galácticos activos también parecen producir rayos cósmicos.

It is a long established fact that a reader will be distracted by the readable content of a page when looking at its layout. The point of using Lorem Ipsum is that it has a more-or-less normal distribution of letters, as opposed to using 'Content here, content here', making it look like readable English.

You must log in to access this content
Iniciar con Google
Iniciar con Facebook
x