Racionalidad

La racionalidad es la cualidad o el estado de ser racional, es decir, estar basado en la razón o estar de acuerdo con ella. La racionalidad implica la conformidad de las propias creencias con las propias razones para creer, y de las propias acciones con las propias razones para actuar. 'Racionalidad' tiene diferentes significados especializados en filosofía, economía, sociología, psicología, biología evolutiva, teoría de juegos y ciencia política.

Teorías del pensamiento racionalEditar | Comentar

Max Weber

El erudito alemán Max Weber propuso una interpretación de la acción social que distinguía entre cuatro diferentes tipos idealizados de racionalidad.

La primera, a la que llamó racionalidad Zweckracional o intencional/instrumental, está relacionada con las expectativas sobre el comportamiento de otros seres humanos u objetos del entorno. Estas expectativas sirven como medios para que un actor en particular alcance fines, fines que, según Weber, fueron "racionalmente perseguidos y calculados". El segundo tipo, Weber lo llamó Wertrationalo orientado a valores/creencias. Aquí la acción se emprende por lo que se podría llamar razones intrínsecas al actor: algunos motivos éticos, estéticos, religiosos o de otro tipo, independientemente de que lleve al éxito. El tercer tipo era afectivo, determinado por el afecto, sentimiento o emoción específicos de un actor, a lo que el propio Weber dijo que se trataba de un tipo de racionalidad que estaba en el límite de lo que él consideraba "orientado significativamente". El cuarto era tradicional o convencional, determinado por una arraigada habituación. Weber enfatizó que era muy inusual encontrar solo una de estas orientaciones: las combinaciones eran la norma. Su uso también deja en claro que consideró a los dos primeros como más significativos que los otros, y se puede argumentar que el tercero y el cuarto son subtipos de los dos primeros.

La ventaja de la interpretación de la racionalidad de Weber es que evita una evaluación cargada de valores, por ejemplo, que ciertos tipos de creencias son irracionales. En cambio, Weber sugiere que se puede dar una base o un motivo (por razones religiosas o afectivas, por ejemplo) que pueden cumplir con el criterio de explicación o justificación incluso si no es una explicación que se ajuste a la orientación racional de medios y fines de Zweck. Por lo tanto, lo contrario también es cierto: algunas explicaciones de medios y fines no satisfarán a aquellas cuyas bases para la acción son Wertrational .

Las construcciones de racionalidad de Weber han sido criticadas tanto desde una perspectiva habermasiana (1984) (como desprovista de contexto social y poco teorizada en términos de poder social) y también desde una perspectiva feminista (Eagleton, 2003) en la que las construcciones de racionalidad de Weber se consideran imbuidas con valores masculinos y orientada al mantenimiento del poder masculino. Una posición alternativa sobre la racionalidad (que incluye tanto la racionalidad limitada como los argumentos afectivos y basados ​​en valores de Weber) se puede encontrar en la crítica de Etzioni (1988),quien replantea el pensamiento sobre la toma de decisiones para argumentar a favor de una inversión de la posición planteada por Weber. Etzioni ilustra cómo el razonamiento intencional/instrumental está subordinado a consideraciones normativas (ideas sobre cómo 'deberían' comportarse las personas) y consideraciones afectivas (como un sistema de apoyo para el desarrollo de las relaciones humanas).

Psicología

En la psicología del razonamiento, los psicólogos y los científicos cognitivos han defendido diferentes posiciones sobre la racionalidad humana. Una opinión destacada, debida a Philip Johnson-Laird y Ruth M. J. Byrne, entre otros, es que los humanos son racionales en principio pero se equivocan en la práctica, es decir, los humanos tienen la competencia para ser racionales pero su desempeño está limitado por varios factores.Sin embargo, se ha argumentado que muchas pruebas estándar de razonamiento, como las de la falacia de la conjunción, la tarea de selección de Wason o la falacia de la tasa base, sufren problemas metodológicos y conceptuales. Esto ha llevado a disputas en psicología sobre si los investigadores deberían (solo) usar reglas estándar de lógica, teoría de probabilidad y estadística, o teoría de elección racional como normas de buen razonamiento. Quienes se oponen a este punto de vista, como Gerd Gigerenzer, favorecen una concepción de la racionalidad limitada, especialmente para tareas con mucha incertidumbre. El concepto de racionalidad continúa siendo debatido por psicólogos, economistas y científicos cognitivos.

Ricardo brandt

Richard Brandt propuso una "definición reformadora" de la racionalidad, argumentando que alguien es racional si sus nociones sobreviven a una forma de psicoterapia cognitiva.

Roberto Audi

Robert Audi desarrolló una descripción integral de la racionalidad que cubre tanto el lado teórico como el práctico de la racionalidad. Esta explicación se centra en la noción de fundamento : un estado mental es racional si está "bien fundamentado" en una fuente de justificación. Los estados mentales irracionales, por otro lado, carecen de fundamento suficiente. Por ejemplo, la experiencia perceptiva de un árbol al mirar por la ventana puede fundamentar la racionalidad de la creencia de que hay un árbol afuera.

Audi apuesta por una forma de fundacionalismo: la idea de que las creencias justificadas, o en su caso, los estados racionales en general, se pueden dividir en dos grupos: el fundamento y la superestructura . Los estados mentales en la superestructura reciben su justificación de otros estados mentales racionales, mientras que los estados mentales fundamentales reciben su justificación de una fuente más básica.Por ejemplo, la creencia antes mencionada de que hay un árbol afuera es fundamental ya que se basa en una fuente básica: la percepción. Sabiendo que los árboles crecen en el suelo, podemos deducir que hay suelo afuera. Esta creencia es igualmente racional, al estar sustentada en un fundamento adecuado, pero pertenece a la superestructura ya que su racionalidad se fundamenta en la racionalidad de otra creencia. Los deseos, como las creencias, forman una jerarquía: los deseos intrínsecos están en la base mientras que los deseos instrumentales pertenecen a la superestructura. Para vincular el deseo instrumental al deseo intrínseco se necesita un elemento adicional: la creencia de que la realización del deseo instrumental es un medio para la realización del deseo intrínseco.

Audi afirma que todas las fuentes básicas que justifican los estados mentales fundamentales provienen de la experiencia. En cuanto a las creencias , existen cuatro tipos de experiencia que actúan como fuentes: la percepción, la memoria, la introspección y la intuición racional. La principal fuente básica de la racionalidad de los deseos , por otro lado, viene en forma de experiencia hedónica: la experiencia del placer y el dolor. Así, por ejemplo, un deseo de comer helado es racional si se basa en experiencias en las que el agente disfrutó del sabor del helado, e irracional si carece de ese apoyo. Debido a su dependencia de la experiencia, la racionalidad puede definirse como un tipo de respuesta a la experiencia.

Las acciones , a diferencia de las creencias y los deseos, no tienen una fuente de justificación propia. Su racionalidad se basa en cambio en la racionalidad de otros estados: en la racionalidad de las creencias y los deseos. Los deseos motivan las acciones. Las creencias son necesarias aquí, como en el caso de los deseos instrumentales, para cerrar una brecha y vincular dos elementos. Audi distingue la racionalidad focal de los estados mentales individuales de la racionalidad global de las personas . La racionalidad global tiene un estatus derivado: depende de la racionalidad focal. O más precisamente: "La racionalidad global se alcanza cuando una persona tiene un sistema suficientemente integrado de actitudes proposicionales, emociones y acciones suficientemente fundamentadas".La racionalidad es relativa en el sentido de que depende de la experiencia de la persona en cuestión. Dado que diferentes personas pasan por diferentes experiencias, lo que es racional creer para una persona puede ser irracional creer para otra persona. Que una creencia sea racional no implica que sea verdadera .

Disputas sobre el concepto de racionalidadEditar | Comentar

Significado

Abulof argumenta que la racionalidad se ha convertido en un "concepto esencialmente discutido", ya que su "uso adecuado... inevitablemente implica interminables disputas". Él identifica "cuatro frentes" para las disputas sobre el significado de la racionalidad:

  1. El propósito, o función, de atribuir racionalidad: ¿Es descriptivo/explicativo, prescriptivo o subjuntivo (racionalidad "como si" real)?
  2. El sujeto de la racionalidad: ¿Qué o quién es racional: la elección, el acto o el actor que elige?
  3. Cognición: ¿Cuál es la calidad del proceso de toma de decisiones cognitivas: mínima (intencionalidad de cálculo) u óptima (utilidad esperada)?
  4. Justificación: ¿Es la racionalidad meramente instrumental, es decir, agnóstica acerca de la lógica de la acción humana y sus motivaciones (racionalidad instrumental) o las informa sustancialmente (racionalidad sustantiva, centrada en la maximización material)?

Relatividad

Para determinar qué comportamiento es el más racional, se deben hacer varias suposiciones clave y también se necesita una formulación lógica del problema. Cuando el objetivo o problema implica tomar una decisión, la racionalidad tiene en cuenta toda la información disponible (por ejemplo, conocimiento completo o incompleto). Colectivamente, la formulación y los supuestos de fondo son los modelos dentro de los cuales se aplica la racionalidad. La racionalidad es relativa según algunos filósofos:si se acepta un modelo en el que el beneficio propio es óptimo, entonces la racionalidad se equipara a un comportamiento interesado hasta el punto de ser egoísta; mientras que si uno acepta un modelo en el que el beneficio del grupo es óptimo, entonces el comportamiento puramente egoísta se considera irracional. Por lo tanto, no tiene sentido, visto desde este punto de vista, afirmar la racionalidad sin especificar también los supuestos del modelo de fondo que describen cómo se enmarca y formula el problema.

Normatividad de la racionalidadEditar | Comentar

Un debate central dentro del campo de la racionalidad se refiere a la cuestión de si la racionalidad es normativa, es decir, si debemos ser racionales o si hay una razón decisiva para ser racional. Un argumento importante a favor de la normatividad de la racionalidad se basa en consideraciones de elogio y reproche. Afirma que, por lo general, nos responsabilizamos unos a otros por ser racionales y nos criticamos cuando no lo hacemos. Esta práctica indica que la irracionalidad es alguna forma de culpa por parte del sujeto que no debería ser el caso.Un fuerte contraejemplo a esta posición se debe a John Broome, quien considera el caso de un pez que un agente quiere comer. Contiene salmonella, que es una razón decisiva por la cual el agente no debe comerlo. Pero el agente no es consciente de este hecho, por lo que es racional que coma el pescado. Así que este sería un caso donde la normatividad y la racionalidad se separan. Este ejemplo puede generalizarse en el sentido de que la racionalidad sólo depende de las razones accesibles al agente o de cómo le aparecen las cosas, mientras que lo que debe hacer está determinado por razones objetivamente existentes.En el caso ideal, la racionalidad y la normatividad pueden coincidir, pero se separan si el agente no tiene acceso a una razón o si tiene una creencia errónea sobre la presencia de una razón. Estas consideraciones se resumen en la afirmación de que la racionalidad sobreviene sólo en la mente del agente, pero no la normatividad.

Pero también existen experimentos mentales en contra de esta tesis contraria que parece favorecer la posición inicial. Uno, debido a Frank Jackson, involucra a un médico que recibe a un paciente con una condición leve y tiene que recetar uno de tres medicamentos: el medicamento A que resulta en una cura parcial, el medicamento B que resulta en una cura completa o el medicamento C que resulta en la curación del paciente. muerte.El problema de la doctora es que no puede decir cuál de los medicamentos B y C resulta en una cura completa y cuál en la muerte del paciente. El mejor caso objetivamente sería que la paciente obtuviera el fármaco B, pero sería muy irresponsable que el médico se lo prescribiera dada la incertidumbre sobre sus efectos. Por lo tanto, debería prescribir el fármaco A menos eficaz, que también es la elección racional. Este experimento mental indica que la racionalidad y la normatividad coinciden ya que lo que es racional y lo que deberíamos hacer depende de la mente del agente después de todo.

Una manera de que el oponente a la normatividad de la racionalidad responda tanto al caso de las tres drogas de Jackson como al argumento inicial basado en la práctica de criticar la irracionalidad es hacer una distinción entre normatividad y responsabilidad. Desde este punto de vista, la crítica del comportamiento irracional, como la del médico que prescribe el fármaco B, implica una evaluación negativa del agente en términos de responsabilidad, pero guarda silencio sobre cuestiones normativas. En una explicación de la racionalidad basada en la competencia, que define la racionalidad en términos de la competencia de responder a razones, tal comportamiento puede entenderse como una falla en ejecutar la propia competencia. Pero a veces tenemos suerte y lo conseguimos en la dimensión normativa a pesar de no actuar de manera competente, es decir, racionalmente, por irresponsabilidad.También puede ocurrir lo contrario: la mala suerte puede resultar en un fracaso a pesar de un desempeño responsable y competente. Esto explica cómo la racionalidad y la normatividad pueden separarse a pesar de nuestra práctica de criticar la irracionalidad.

EmocionesEditar | Comentar

Algunos filósofos (especialmente A. C. Grayling) creen que una buena razón debe ser independiente de las emociones, los sentimientos personales o cualquier tipo de instinto. Cualquier proceso de evaluación o análisis, que pueda llamarse racional, se espera que sea altamente objetivo, lógico y "mecánico". Si estos requisitos mínimos no se cumplen, es decir, si una persona ha sido, aunque sea levemente, influenciada por emociones personales, sentimientos, instintos o códigos y normas morales culturalmente específicos, entonces el análisis puede calificarse de irracional, debido a la inyección de sesgo subjetivo.

La ciencia cognitiva moderna y la neurociencia muestran que al estudiar el papel de la emoción en la función mental (incluidos temas que van desde destellos de conocimiento científico hasta hacer planes futuros), ningún ser humano ha satisfecho este criterio, excepto quizás una persona sin sentimientos afectivos, por ejemplo. , un individuo con una amígdala masivamente dañada o psicopatía severa. Por lo tanto, tal forma idealizada de racionalidad se ejemplifica mejor con las computadoras y no con las personas. Sin embargo, los académicos pueden apelar productivamente a la idealización como punto de referencia. En su libro The Edge of Reason: A Rational Skeptic in an Irrational World, el filósofo británico Julian Baggini se propone desacreditar los mitos sobre la razón (p. ej., que es "puramente objetiva y no requiere un juicio subjetivo").

Teórico y prácticoEditar | Comentar

Kant había distinguido la razón teórica de la práctica. El teórico de la racionalidad Jesús Mosterín hace una distinción paralela entre racionalidad teórica y práctica, aunque, según él, razón y racionalidad no son lo mismo: la razón sería una facultad psicológica, mientras que la racionalidad es una estrategia optimizadora. Los humanos no son del todo racionales, pero pueden pensar y comportarse racionalmente o no, según apliquen, explícita o implícitamente, la estrategia de la racionalidad teórica y práctica a los pensamientos que aceptan ya las acciones que realizan.

La distinción también se describe como la que existe entre la racionalidad epistémica, el intento de formar creencias de manera imparcial, y la racionalidad instrumental.

La racionalidad teórica tiene un componente formal que se reduce a la consistencia lógica y un componente material que se reduce al apoyo empírico, apoyándose en nuestros mecanismos innatos de detección e interpretación de señales. Mosterín distingue entre creencia involuntaria e implícita, por un lado, y aceptación voluntaria y explícita, por otro. Se puede decir con más propiedad que la racionalidad teórica regula nuestras aceptaciones que nuestras creencias. La racionalidad práctica es la estrategia para vivir la mejor vida posible, logrando sus metas más importantes y sus propias preferencias en la medida de lo posible.

Ejemplos en diferentes campos.Editar | Comentar

Lógica

Como estudio de argumentos que son correctos en virtud de su forma, la lógica es de fundamental importancia en el estudio de la racionalidad. El estudio de la racionalidad en lógica se ocupa más de la racionalidad epistémica, es decir, de obtener creencias de manera racional, que de la racionalidad instrumental.

Ciencias económicas

La racionalidad juega un papel clave en la economía y hay varios hilos a esto. En primer lugar, está el concepto de instrumentalidad, básicamente la idea de que las personas y las organizaciones son instrumentalmente racionales, es decir, adoptan las mejores acciones para lograr sus objetivos. En segundo lugar, existe un concepto axiomático de que la racionalidad es una cuestión de ser lógicamente coherente con tus preferencias y creencias. En tercer lugar, las personas se han centrado en la precisión de las creencias y el uso completo de la información; desde este punto de vista, una persona que no es racional tiene creencias que no usan completamente la información que tienen.

También surgen debates dentro de la sociología económica sobre si las personas u organizaciones son o no "realmente" racionales, así como si tiene sentido modelarlas como tales en modelos formales. Algunos han argumentado que una especie de racionalidad limitada tiene más sentido para tales modelos.

Otros piensan que cualquier tipo de racionalidad en la línea de la teoría de la elección racional es un concepto inútil para comprender el comportamiento humano; el término homo economicus (hombre económico: el hombre imaginario asumido en los modelos económicos que es lógicamente consistente pero amoral) se acuñó en gran parte en honor a este punto de vista. La economía del comportamiento tiene como objetivo dar cuenta de los actores económicos tal como son en realidad, permitiendo sesgos psicológicos, en lugar de asumir una racionalidad instrumental idealizada.

Inteligencia artificial

Dentro de la inteligencia artificial, un agente racional suele ser aquel que maximiza su utilidad esperada, dado su conocimiento actual. La utilidad es la utilidad de las consecuencias de sus acciones. El diseñador define arbitrariamente la función de utilidad, pero debe ser una función de "desempeño", que son las consecuencias directamente medibles, como ganar o perder dinero. Para hacer un agente seguro que juegue a la defensiva, a menudo se desea una función de rendimiento no lineal, de modo que la recompensa por ganar sea menor que el castigo por perder. Un agente puede ser racional dentro de su propia área de problemas, pero en la práctica no es posible encontrar la decisión racional para problemas arbitrariamente complejos. La racionalidad del pensamiento humano es un problema clave en la psicología del razonamiento.

Relaciones Internacionales

Existe un debate en curso sobre los méritos de utilizar la "racionalidad" en el estudio de las relaciones internacionales (RI). Algunos eruditos lo consideran indispensable. Otros son más críticos.Aún así, el uso generalizado y persistente de "racionalidad" en la ciencia política y las Relaciones Internacionales está fuera de discusión. La "racionalidad" sigue siendo omnipresente en este campo. Abulof encuentra que alrededor del 40% de todas las referencias académicas a la "política exterior" aluden a la "racionalidad", y esta proporción asciende a más de la mitad de las publicaciones académicas pertinentes en la década de 2000. Además, argumenta que cuando se trata de políticas exteriores y de seguridad concretas, el uso de la racionalidad por parte de las RI raya en la "mala práctica": las descripciones basadas en la racionalidad son en gran medida falsas o infalsables; muchos observadores no logran explicar el significado de "racionalidad" que emplean; y el concepto se usa con frecuencia políticamente para distinguir entre "nosotros y ellos".

Iniciar con Google
Iniciar con Facebook
x