Rabino Akiva

Compartir Imprimir Citar
Estudioso judío y sabio (c. 50 – c. 135 CE)

Akiva ben Yosef (hebreo mishnáico: עֲקִיבָא בֶּן יוֹסֵף, ʿĂqīḇāʾ ben Yōsēp̄; c.  50 – 28 de septiembre de 135 CE), también conocido como Rabí Akiva (רַבִּי עֲקִיבָא), fue un destacado erudito y sabio judío, un tanna de la última parte del primer siglo y principios del siglo II. El rabino Akiva fue uno de los principales contribuyentes a la Mishnah y al Midrash halakha. Se le menciona en el Talmud como Rosh la-Hakhamim "Jefe de los Sabios". Fue ejecutado por los romanos después de la revuelta de Bar Kokhba.

Biografía

Primeros años

Akiva ben Yosef (escrito עֲקִיבָא, ʿĂqīḇāʾ en el Talmud de Babilonia y עֲקִיבָה, ʿĂqīḇā en el Talmud de Jerusalén), nacido c. 50 CE, era de ascendencia humilde. Según algunas fuentes, descendía de conversos al judaísmo.

Cuando Akiva se casó con la hija de Ben Kalba Sabuʿa (בֶּן כַּלְבָּא שָׂבוּעַ), un ciudadano rico de Jerusalén, Akiva era un pastor sin educación empleado por él. El primer nombre de la esposa de Akiva no se proporciona en fuentes anteriores, pero una versión posterior de la tradición lo da como Rachel. Permaneció lealmente junto a su esposo durante el período de su tardía iniciación en los estudios rabínicos después de los 40 años de edad. y en el que Akiva se dedicó al estudio de la Torá.

Una tradición diferente narra que a la edad de 40 años, Akiva asistió a la academia de su ciudad natal, Lod, presidida por Eliezer ben Hurcanus. Hurcanus era vecino de Yosef, el padre de Akiva. El hecho de que Eliezer fuera su primer maestro, y el único a quien Akiva luego designa como 'rabino', es importante para establecer la fecha del nacimiento de Akiva. Estas leyendas establecen el comienzo de sus años de estudio entre los 75 y los 80 años.

Además de Eliezer, Akiva estudió con Joshua ben Hananiah y Nachum Ish Gamzu. Estaba en pie de igualdad con Gamaliel II, a quien conoció más tarde. El rabino Tarfon fue considerado como uno de los maestros de Akiva, pero el alumno superó en rango a su maestro y se convirtió en uno de los mayores admiradores de Akiva. Akiva permaneció en Lod mientras Eliezer vivió allí y luego trasladó su propia escuela a Beneberak. Akiva también vivió durante algún tiempo en Ziphron, la moderna Zafran cerca de Hamath.

Matrimonio

Según el Talmud, Akiva era un pastor de Ben Kalba Sabuʿa cuando la hija de este último notó su modestia y excelentes rasgos de carácter. Ella le ofreció casarse con él si aceptaba comenzar a estudiar Torá, ya que en ese momento tenía 40 años y era analfabeto. Cuando su padre descubrió que estaba comprometida en secreto con un hombre ignorante, se puso furioso. Expulsó a su hija de su casa, jurando que nunca la ayudaría mientras Akiva siguiera siendo su marido. Akiva y su esposa vivían en tal pobreza que usaban paja para su cama. El Talmud relata que una vez Elías el profeta asumió la apariencia de un hombre pobre y llegó a su puerta para pedir un poco de paja para una cama para su esposa después de que ella había dado a luz. Cuando Akiva y su esposa vieron que había gente aún más pobre que ellos, Raquel le dijo: "Ve y conviértete en un erudito".

Por acuerdo con su esposa, Akiva pasó doce años fuera de casa, prosiguiendo sus estudios. Se ganaría la vida cortando madera del bosque, vendiendo la mitad para el bienestar de su esposa e hijos, y usando la otra mitad para mantener un fuego encendido por la noche para mantenerse caliente y proporcionar luz. para sus propios estudios. Al regresar al cabo de doce años acompañado de 12.000 discípulos, al entrar a su casa escuchó a su esposa decir a un vecino que criticaba su larga ausencia: "Si yo tuviera mi deseo, que se quede otros doce años en la academia." Sin cruzar el umbral, Akiva volvió a la academia. Regresó doce años después escoltado por 24.000 discípulos. Cuando su esposa salió a saludarlo, algunos de sus alumnos, sin saber quién era ella, trataron de sujetarla. Pero Akiva exclamó: 'Déjala en paz; porque lo que es mío y tuyo, es de ella" (ella merece el crédito por nuestro estudio de la Torá). Sin saber quién era, Ben Kalba Sabuʿa también se acercó a Akiva y le pidió ayuda para anular su voto de repudiar a su hija y a su esposo. Akiva le preguntó: '¿Hubieras hecho tu voto si hubieras sabido que se convertiría en un gran erudito?' Ben Kalba Sabuʿa respondió: "Si hubiera sabido que él aprendería incluso un capítulo o una sola halajá, [no habría hecho el voto]". Akiva le dijo: "Yo soy ese hombre". Ben Kalba Sabuʿa cayó a los pies de Akiva y le dio la mitad de su riqueza.

Según otra fuente, Akiva vio que en algún momento futuro tomaría en matrimonio a la esposa de Turnus Rufus (su verdugo, también conocido como Quintus Tineius Rufus) después de que ella se convirtiera al judaísmo, por lo que escupió en el suelo. (por haber venido de una gota fétida), sonrió (por su conversión) y lloró (por tanta belleza que eventualmente se pudría en el polvo después de la muerte). El motivo detrás de este matrimonio no se da.

Sitio moderno de la tumba del rabino Akiva, Tiberias

Años posteriores

Los mayores tannaim de mediados del siglo II procedían de la escuela de Akiva, en particular del rabino Meir, Judah bar Ilai, Simeon bar Yochai, Jose ben Halafta, Eleazar ben Shammai y el rabino Nehemiah. Además de estos, Akiva tuvo muchos discípulos cuyos nombres no han sido transmitidos, pero el Aggadah da varias veces su número como 12.000, 24.000 y 48.000.

Se informa que Akiva tuvo una relación rabínica con Rabban Gamaliel antes de su viaje a Roma. Convencido de la necesidad de una autoridad central para el judaísmo, Akiva se convirtió en un devoto seguidor y amigo de Rabban Gamaliel, quien pretendía convertir al patriarca en el verdadero jefe espiritual de los judíos. Sin embargo, Akiva estaba igualmente firmemente convencido de que el poder del patriarca debe estar limitado tanto por la ley escrita como por la oral, cuya interpretación está en manos de los eruditos; y, en consecuencia, fue lo suficientemente valiente como para actuar en asuntos rituales en la propia casa de Rabban Gamaliel en contra de las decisiones del propio Rabban Gamaliel. Akiva ocupó el cargo de supervisor de los pobres. Varios textos rabínicos dan testimonio de sus cualidades personales, como la benevolencia y la bondad hacia los enfermos y necesitados.

En 95–96, Akiva estuvo en Roma, y algún tiempo antes del 110 estuvo en Nehardea. Durante sus viajes, es probable que haya visitado otros lugares con importantes comunidades judías.

Akiva supuestamente participó en la revuelta de Bar Kokhba de 132-136, pero su papel aquí no puede determinarse históricamente. El único hecho establecido sobre la conexión de Akiva con Bar Kojba es que él consideraba a Bar Kojba como el Mesías prometido; esta es la única evidencia de la participación activa de Akiva en la revolución. Algunos eruditos modernos argumentan que los miles de estudiantes de Akiva murieron luchando por Bar Kochba, pero esta opinión fue formulada por primera vez por Nachman Krochmal hace unos 200 años y no tiene una fuente anterior. Una baraita afirma que Akiva sufrió el martirio a causa de su transgresión de los edictos de Adriano contra la práctica y la enseñanza de la religión judía, siendo sentenciado a muerte por Turnus Rufus en Cesarea. Como esta historia atribuye la ejecución a razones religiosas más que políticas, puede ser una evidencia en contra de que Akiva tenga un papel en la revuelta. La muerte de Akiva se produjo tras varios años de encarcelamiento, lo que la sitúa en torno al 132, antes de la represión de la revolución de Bar Kochba; de lo contrario, la demora de los romanos en ejecutarlo sería bastante inexplicable. Mekhilta muestra que los interdictos religiosos de Adriano precedieron al derrocamiento de Bar Kochba.

Relatan fuentes judías que lo sometieron a peinarse, una tortura romana en la que se desollaba la piel de la víctima con peines de hierro.

Muerte

La tumba de Akiva en Tiberias

La muerte de Akiva generalmente se presenta como una forma redactada de tres versiones separadas de las circunstancias. Cada versión comparte los mismos puntos básicos de la trama: Akiva desafía la prohibición romana de enseñar Torá, el cónsul Turnus Rufus ordena su ejecución, Akiva es desollado vivo y sus últimas palabras son la oración Shema.

La versión más común de la muerte de Akiva es que el gobierno romano le ordenó que dejara de enseñar Torá, bajo pena de muerte, y él se negó. Cuando Turnus Rufus, como se le llama en las fuentes judías, ordenó la ejecución de Akiva, se dice que Akiva recitó sus oraciones con calma, aunque sufría agonías; y cuando Rufus le preguntó si era hechicero, ya que no sentía dolor, Akiva respondió: 'No soy hechicero; pero me regocijo en la oportunidad que ahora se me da de amar a mi Dios 'con toda mi vida', viendo que hasta ahora sólo he podido amarlo 'con todos mis medios' y 'con todas mis fuerzas,'" y comenzó a recitar el Shemá, con la palabra Ejad, "[Di-s es] Uno!", expiró.

La versión del Talmud de Babilonia lo cuenta como una respuesta de Akiva a sus alumnos, quienes le preguntaron cómo podía ofrecer oraciones a Dios. Él les dice: "Toda mi vida estuve preocupado por el verso, 'con toda tu alma' (y los sabios explicaron esto para significar), incluso si Él te quita el alma. Y me dije a mí mismo, ¿cuándo podré cumplir este mandato? Y ahora que finalmente puedo cumplirlo, ¿no debería?" Luego dijo el Shemá, extendió la palabra final Ejad ("Uno") hasta que su vida expiró con esa palabra. Una voz celestial salió y anunció: "Bendito seas, Rabí Akiva, porque tu vida expiró con Ejad".

Otra leyenda es que Elías llevó el cuerpo de noche a Cesarea. La noche, sin embargo, era tan brillante como el mejor día de verano. Cuando llegaron, Elijah y Joshua entraron en una caverna que contenía una cama, una mesa, una silla y una lámpara, y depositaron allí el cuerpo de Akiva. Tan pronto como la abandonaron, la caverna se cerró por sí sola, de modo que nadie la ha encontrado desde entonces. La tumba moderna del Rebe Akiva se encuentra en Tiberíades. Anualmente, en la noche de Lag BaOmer, los jasidim de Boston y los residentes locales se reúnen en la tumba del Rebe Akiva para encender una fogata, una tradición restablecida por el Rebe de Boston en 1983.

Perspectivas religiosas y académicas

Filosofía religiosa

Una tradición tanaítica menciona que de los cuatro que entraron al paraíso, Akiva fue el único que regresó ileso. Esto sirve al menos para mostrar cuán fuerte fue en épocas posteriores el recuerdo de la especulación filosófica de Akiva.

La relación entre Dios y el hombre

La opinión de Akiva sobre la creación del hombre está registrada en Pirkei Avot:

Lo favorecido es el hombre, porque fue creado después de una imagen; como dice la Escritura, "porque a imagen, Dios hizo al hombre."

La ontología de Akiva se basa en el principio de que el hombre fue creado בצלם, es decir, no a la imagen de Dios, que sería בצלם אלהים, sino según una imagen, según un tipo primordial; o, filosóficamente hablando, después de una Idea —lo que Filón llama de acuerdo con la teología de Judea, "el primer hombre celestial" (ver Adam ḳadmon). Estricto monoteísta que era Akiva, protestó contra cualquier comparación de Dios con los ángeles, y declaró que la interpretación simple de כאחד ממנו significaba "como uno de nosotros" ser una blasfemia descarada. Es bastante instructivo leer cómo un cristiano de la generación de Akiva, Justino Mártir, llama a la interpretación literal, así objetada por Akiva, una 'herética judía'. En sus fervientes esfuerzos por insistir con la mayor fuerza posible en la naturaleza incomparable de Dios, Akiva ciertamente rebaja a los ángeles un poco al reino de los mortales y (en alusión a Salmos 78:25) sostiene que el maná es el alimento real de los ángeles. Esta opinión de Akiva, a pesar de las enérgicas protestas de su colega el rabino Ismael, se convirtió en la generalmente aceptada por sus contemporáneos.

De sus puntos de vista sobre la relación entre Dios y el hombre, deduce que se debe considerar que un asesino comete el crimen contra el arquetipo divino (דמות) del hombre. De manera similar, reconoce como el principal y más grande principio del judaísmo el mandamiento: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo". De hecho, no sostiene con ello que la ejecución de este mandato sea equivalente a la ejecución de toda la Ley; y en una de sus polémicas interpretaciones de las Escrituras, protesta enérgicamente contra una opinión contraria supuestamente sostenida por cristianos y otros no judíos desde la diáspora, según la cual el judaísmo es, en el mejor de los casos, 'simplemente moralidad'. Porque, a pesar de su filosofía, Akiva era un judío extremadamente estricto y nacional.

Pero está lejos de representar la justicia estricta como el único atributo de Dios: de acuerdo con la teología del antiguo Israel de מדת הדין, "el atributo de justicia", y מדת הרחמים, " el atributo de la misericordia," enseña que Dios combina la bondad y la misericordia con la estricta justicia. De ahí su máxima, mencionada anteriormente, "Dios gobierna el mundo con misericordia, pero según la preponderancia del bien o del mal en los actos humanos".

Escatología

En cuanto a la pregunta sobre los frecuentes sufrimientos de los piadosos y la prosperidad de los malvados, verdaderamente ardiente en la época de Akiva, esto se responde con la explicación de que los piadosos son castigados en esta vida por sus pocos pecados, para que en el próximo reciban sólo recompensa; mientras que los malvados obtienen en este mundo toda la recompensa por el poco bien que han hecho, y en el otro mundo recibirán solo el castigo por sus fechorías. Consecuente como Akiva siempre fue, su ética y sus puntos de vista sobre la justicia fueron solo las estrictas consecuencias de su sistema filosófico. La justicia como atributo de Dios debe ser también ejemplar para el hombre. "¡Sin piedad en la justicia [civil]!" es su principio básico en la doctrina concerniente a la ley, y no oculta su opinión de que la acción de los judíos al tomar el botín de los egipcios debe ser condenada.

Canon bíblico

Akiva jugó un papel decisivo en la elaboración del canon del Tanakh. Protestó enérgicamente contra la canonicidad de algunos de los apócrifos, la Sabiduría de Sirach, por ejemplo, en la que los pasajes קורא se explican según Kiddushin 49a, y חיצונים según su equivalente arameo ברייתא; de modo que la declaración de Akiva dice: 'El que lee en voz alta en la sinagoga libros que no pertenecen al canon como si fueran canónicos', etc. Pero no se opuso a una lectura privada de los Apócrifos, como se desprende del hecho de que él mismo hace un uso frecuente del Eclesiástico. Sin embargo, Akiva defendió con firmeza la canonicidad del Cantar de los Cantares y Ester. Las declaraciones de Grätz con respecto a la actitud de Akiva hacia la canonicidad del Cantar de los Cantares fueron vistas como conceptos erróneos por I.H. Weiss.

Aquila, mientras tanto, era discípulo de Akiva y, bajo la guía de Akiva, les dio a los judíos de habla griega una Biblia rabínica. Akiva probablemente también proporcionó un texto revisado de los Targums; ciertamente, por la base esencial del Targum Onkelos, que en materia de Halakah refleja completamente las opiniones de Akiva.

Akiva como sistematizador

Akiva trabajó en el dominio de la Halajá, tanto en la sistematización de su material tradicional como en su posterior desarrollo. La condición de la Halajá, es decir, de la praxis religiosa y, de hecho, del judaísmo en general, era muy precaria a principios del siglo I de la era común. La falta de una colección sistematizada de las halajot acumuladas hizo imposible cualquier presentación de ellas en forma adecuada para propósitos prácticos. Los medios para el estudio teórico de la halajá también eran escasos; tanto la lógica como la exégesis, los dos puntales de la Halajá, son concebidas de manera diferente por los diversos tannaim gobernantes y enseñadas de manera diferente. Según una tradición (que tiene confirmación histórica), fue Akiva quien sistematizó y arregló la "mishna" (el códice halájico); el "midrash" (la exégesis de la halajá), y la "halajot" (la amplificación lógica de la halajá). La Mishná de Akiva, tal como se la había quitado su alumno, el rabino Meir, se convirtió en la base de las Seis Órdenes de la Mishná.

La δευτερώσεις τοῦ καλουμένου Ραββὶ Ακιβά (Mishná del llamado "Rabí Akiva") mencionada por Epifanio, así como la "gran Mishnayot de Akiva", probablemente no deben entenderse como Mishnayot independientes (δευτερώσεις) existentes en ese momento, sino como las enseñanzas y opiniones de Akiva contenidas en los Mishnayot y Midrashim oficialmente reconocidos. Al mismo tiempo, es justo considerar la Mishná de Judá ha-Nasi (llamada simplemente "la Mishná"), así como la mayoría de todos los Midrashim halájicos que existen ahora, derivados de la escuela de Akiva..

Según Johanan bar Nappaḥa (199–279), "Nuestra Mishná proviene directamente del rabino Meir, la Tosefta de R. Nehemiah, la Sifra de R. Judah y la Sifre de R. Simon; pero todos tomaron a Akiva como modelo en sus obras y lo siguieron." Uno reconoce aquí la división triple del material halájico que emanó de Akiva: (1) La halajá codificada (es decir, Mishná); (2) la Tosefta, que en su forma original contiene un argumento lógico conciso para la Mishná, algo así como el Lebush de Mardoqueo Jafe en el Shulján Aruj; (3) el Midrash halájico.

Los siguientes Midrashim halájicos que se originaron en la escuela de Akiva: la Mekhilta de Rabí Shimon sobre Éxodo; Sifra sobre Levítico; Sifre Zuṭṭa sobre Números; y el Sifre al Deuteronomio, cuya porción halájica pertenece a la escuela de Akiva.

¿Cómo era el rabino Akiva? Él encuentra trigo - lo pone, cebada - lo pone en, espelta - lo pone en, frijoles - lo pone en, lentejas - lo pone en. Cuando llega a casa, él clasifica el trigo por sí mismo, cebada por sí misma, espelta por sí misma, frijoles por sí mismos, lentejas por sí mismos. Así lo hizo el rabino Akiva; él arregló los anillos de la Torá por anillos.

La Halajá de Akiva

Por admirable que sea la sistematización de la Halajá por parte de Akiva, su hermenéutica y exégesis halájica, que forman la base de todo el aprendizaje talmúdico, la superó.

La enorme diferencia entre la halajá antes y después de Akiva puede describirse brevemente de la siguiente manera: la antigua halajá era (como su nombre lo indica) la práctica religiosa sancionada como vinculante por la tradición, a la que se añadían extensiones y (en algunos casos) limitaciones de la Torá, a las que se llegó por estricta deducción lógica. La oposición ofrecida por los saduceos (que se volvió especialmente enérgica en el siglo I a. C.) condujo al desarrollo del midrash halájico, cuyo propósito era deducir estas ampliaciones de la Ley, por tradición y lógica, a partir de la Ley misma.

Se podría pensar que con la destrucción del Templo de Jerusalén, evento que supuso el fin del saduceísmo, el Midrash halájico también habría desaparecido, ya que la Halajá ahora podría prescindir del Midrash. Este probablemente habría sido el caso si Akiva no hubiera creado su propio Midrash, por medio del cual pudo "descubrir cosas que incluso eran desconocidas para Moisés". Akiva hizo del tesoro acumulado de la ley oral -que hasta su época era sólo un tema de conocimiento, y no una ciencia- una mina inagotable de la que, por los medios que él proporcionaba, podían extraerse continuamente nuevos tesoros.

Si la Halajá más antigua debe considerarse como el producto de la lucha interna entre el fariseísmo y el saduceísmo, la Halajá de Akiva debe concebirse como el resultado de una competencia externa entre el judaísmo, por un lado, y el helenismo y el cristianismo helenístico, por el otro. otro. Akiva sin duda percibió que el vínculo intelectual que une a los judíos, lejos de permitir que desaparezca con la destrucción del estado judío, debe hacerse para unirlos más que antes. Reflexionó también sobre la naturaleza de ese vínculo. La Biblia nunca más podría llenar el lugar por sí sola; porque los cristianos también lo consideraron como una revelación divina. Menos aún podría servir el dogma para este propósito, porque los dogmas siempre repelieron al judaísmo rabínico, cuya esencia misma es el desarrollo y la susceptibilidad al desarrollo. Ya se ha hecho mención del hecho de que Akiva fue el creador de una versión bíblica rabínica elaborada con la ayuda de su alumno, Aquila (aunque esto es tradicionalmente debatido), y diseñada para convertirse en propiedad común de todos los judíos.

Pero esto no fue suficiente para obviar todo peligro amenazador. Era de temer que los judíos, por su facilidad para acomodarse al entorno —aún entonces una característica marcada— pudieran enredarse en la red de la filosofía griega, e incluso en la del gnosticismo. El ejemplo de sus colegas y amigos, Elisha ben Abuyah, Ben Azzai y Ben Zoma lo fortaleció aún más en su convicción de la necesidad de proporcionar algún contrapeso a la influencia intelectual del mundo no judío.

El sistema hermenéutico de Akiva

Akiva buscó aplicar el sistema de aislamiento seguido por los fariseos (פרושים = aquellos que se "separan") a la doctrina como lo hacían con la práctica, a la vida intelectual como lo hacían con el discurso diario., y logró proporcionar una base firme para su sistema. Como principio fundamental de su sistema, Akiva enuncia su convicción de que el modo de expresión utilizado por la Torá es muy diferente al de cualquier otro libro. En el lenguaje de la Torá nada es mera forma; todo es esencia. No tiene nada superfluo; ni una palabra, ni una sílaba, ni siquiera una letra. Cada peculiaridad de la dicción, cada partícula, cada signo, debe considerarse como de mayor importancia, con una relación más amplia y con un significado más profundo de lo que parece tener. Al igual que Filón, que vio en la construcción hebrea del infinitivo con la forma finita del mismo verbo y en ciertas partículas (adverbios, preposiciones, etc.) alguna profunda referencia a doctrinas filosóficas y éticas, Akiva percibió en ellas indicios de muchos ceremoniales importantes. leyes, estatutos legales y enseñanzas éticas.

Él le dio así a la mente judía no sólo un nuevo campo para su propio empleo, sino que, convencido tanto de la inmutabilidad de la Sagrada Escritura como de la necesidad de un desarrollo en el judaísmo, logró reconciliar estos dos opuestos aparentemente sin esperanza por medio de su notable método. Las siguientes dos ilustraciones servirán para aclarar esto:

Su hermenéutica frecuentemente lo puso en desacuerdo con la letra de la ley, como lo demuestra particularmente su actitud hacia los samaritanos. Consideró que las relaciones amistosas con estos semijudíos eran deseables tanto por motivos políticos como religiosos, y permitió, en oposición a la tradición, no solo comer su pan, sino también eventuales matrimonios mixtos. Esto es bastante notable, ya que en la legislación matrimonial llegó a declarar toda unión prohibida como absolutamente nula y la descendencia como ilegítima. Por razones similares, Akiva está a punto de abolir la ordenanza bíblica de Kil'ayim; casi todos los capítulos del tratado de ese nombre contienen una mitigación de Akiva.

El amor por Tierra Santa, que él, como nacionalista genuino, expresaba con frecuencia y calor, era tan poderoso en él que habría eximido a la agricultura de mucho del rigor de la Ley. Estos ejemplos bastarán para justificar la opinión de que Akiva fue el hombre a quien el judaísmo debe preeminentemente su actividad y su capacidad de desarrollo.

Leyendas seleccionadas

Cuando Moisés subió al cielo, vio a Dios ocupado en hacer pequeñas coronas para las letras de la Torá. Al preguntar para qué podrían ser estos, recibió la respuesta: "Vendrá un hombre, llamado Akiva ben Yosef, que deducirá halajot de cada pequeña curva y corona de las letras de la Ley". 34; Moisés' se concedió la solicitud de que se le permitiera ver a este hombre; pero se desanimó mucho al escuchar las enseñanzas de Akiva; porque no podía entenderlo. Sin embargo, Moisés' El espíritu revivió cuando un estudiante le preguntó a Akiva la fuente de una ley, y Akiva respondió "Una ley a Moisés en el Sinaí". Cuando Moisés le pregunta a Dios cuál será la recompensa del piadoso Akiva, se le muestran las consecuencias de su ejecución. Horrorizado, Moisés le exige a Dios que explique sus acciones, momento en el cual Dios le ordena a Moisés que guarde silencio y respete su juicio. Esta historia da una imagen de la actividad de Akiva como padre del judaísmo talmúdico.

Tinnius Rufus preguntó: "¿Qué es más hermoso, la obra de Dios o la del hombre?" Akiva respondió: "Indudablemente, el trabajo del hombre es mejor, porque mientras que la naturaleza por mandato de Dios nos proporciona solo la materia prima, la habilidad humana nos permite elaborarla de acuerdo con los requisitos del arte. y buen gusto." Rufus esperaba arrinconar a Akiva con su extraña pregunta; porque esperaba una respuesta bastante diferente y tenía la intención de obligar a Akiva a admitir la maldad de la circuncisión. Luego planteó la pregunta: "¿Por qué Dios no hizo al hombre tal como Él quería que fuera?" Akiva tenía una respuesta preparada: "Por la misma razón, el deber del hombre es perfeccionarse a sí mismo."

La aggadah explica cómo Akiva, en la flor de la vida, comenzó sus estudios rabínicos. La alusión legendaria a este cambio en la vida de Akiva se hace en dos formas ligeramente diferentes. Es probable que el mayor de los dos diga lo siguiente: 'Akiva, al notar una piedra en un pozo que había sido ahuecado por los goteos de los baldes, dijo: Si estos goteos pueden, por acción continua, penetrar esta piedra sólida, ¿cómo mucho más puede la palabra persistente de Dios penetrar el corazón humano dócil y carnal, si esa palabra se presenta con paciente insistencia."

Akiva enseñó a miles de estudiantes: en una ocasión, veinticuatro mil estudiantes suyos murieron en una plaga. Sus cinco estudiantes principales fueron Judah bar Ilai, el rabino Meir, el rabino Eleazar ben Shammua, Jose ben Halafta y Shimon bar Yochai.

Una vez fue llamado a decidir entre un rey de piel oscura y la esposa del rey; la esposa habiendo sido acusada de infidelidad después de tener un hijo blanco. Akiva se aseguró de que la cámara real estaba adornada con estatuas de mármol blanco y, basándose en la teoría de que un niño es de naturaleza similar a lo que sus padres contemplaron mientras lo concebían, exoneró a la reina de toda sospecha. Se cuenta que, durante su estancia en Roma, Akiva conoció íntimamente a la prosélita judía Ketia bar Shalom, una romana muy influyente (según algunos estudiosos idéntica a Flavius Clemens, sobrino de Domiciano), quien, antes de su ejecución por defender la causa de los judíos, legó a Akiva todas sus posesiones.

El Talmud enumera seis ocasiones en las que Akiva ganó riqueza. En un caso, su éxito como maestro llevó a su rico suegro Kalba Savua a reconocer a un yerno tan distinguido y apoyarlo. Se decía que otra fuente de su riqueza era una gran suma de dinero prestada por una mujer pagana, una matrona. Como fiadores del préstamo, Akiva nombró a Dios y al mar, en cuya orilla se encontraba la casa de la matrona. Akiva, estando enfermo, no pudo devolver el dinero en el tiempo señalado; pero sus siervos no lo dejaron en la estacada. Una princesa imperial de repente se volvió loca, en cuyo estado arrojó un cofre que contenía tesoros imperiales al mar. Fue arrojado a la orilla cerca de la casa del acreedor de Akiva, de modo que cuando la matrona fue a la orilla para exigirle al mar la cantidad que le había prestado a Akiva, la marea menguante dejó riquezas ilimitadas a sus pies. Más tarde, cuando Akiva llegó para saldar su deuda, la matrona no solo se negó a aceptar el dinero, sino que insistió en que Akiva recibiera una gran parte de lo que el mar le había traído.

Esta no fue la única ocasión en la que Akiva sintió la verdad de su máxima favorita ("Todo lo que Dios hace, lo hace para bien"). Una vez, al no poder encontrar alojamiento para dormir en cierta ciudad, se vio obligado a pasar la noche fuera de sus muros. Sin un murmullo se resignó a esta dificultad; e incluso cuando un león devoró su burro, y un gato mató al gallo cuyo canto era para anunciarle el amanecer, y el viento apagó su vela, el único comentario que hizo fue: 'Todo lo que Dios hace es para el bien." Cuando amaneció supo cuán ciertas eran sus palabras. Una banda de ladrones había caído sobre la ciudad y había llevado cautivos a sus habitantes, pero él había escapado porque su lugar de residencia no había sido notado en la oscuridad, y ni las bestias ni las aves lo habían traicionado.

Otra leyenda según la cual las puertas de las regiones infernales se abrieron para Akiva es análoga a la historia más familiar de que entró en el paraíso y se le permitió salir ileso. Existe la siguiente tradición: Akiva se encontró una vez con un hombre negro como el carbón que llevaba una pesada carga de madera y corría con la velocidad de un caballo. Akiva lo detuvo y le preguntó: 'Hijo mío, ¿por qué trabajas tanto? Si eres esclavo y tienes un amo duro, te compraré de él. Si es por pobreza que haces esto, yo me ocuparé de tus necesidades." "No es para ninguno de estos," respondió el hombre; "Estoy muerto y me veo obligado a causa de mis grandes pecados a construir mi pira funeraria todos los días. En vida fui recaudador de impuestos y oprimí a los pobres. Déjame ir de inmediato, no sea que el demonio me atormente por mi retraso." "¿No hay ayuda para ti?" preguntó Akiva. "Casi ninguno," respondió el difunto; "porque entiendo que mis sufrimientos terminarán solo cuando tenga un hijo piadoso. Cuando morí, mi esposa estaba embarazada; pero tengo pocas esperanzas de que ella le dé a mi hijo el entrenamiento adecuado." Akiva preguntó el nombre del hombre y el de su esposa y su lugar de residencia. Cuando, en el transcurso de sus viajes, llegó al lugar, Akiva buscó información sobre la familia del hombre. Los vecinos expresaron muy libremente su opinión de que el difunto y su esposa merecían habitar las regiones infernales para siempre, esta última porque ni siquiera había realizado el brit milá por el niño. Akiva, sin embargo, no se apartaría de su propósito; buscó al hijo del recaudador de impuestos y trabajó larga y asiduamente en enseñarle la palabra de Dios. Después de ayunar 40 días y orar a Dios para que bendiga sus esfuerzos, escuchó una voz celestial (bat kol) que le preguntaba: "¿Por qué te tomas tantas molestias por esta persona?" "Porque es el tipo de persona para quien trabajar," fue la pronta respuesta. Akiva perseveró hasta que su alumno pudo oficiar como lector en la sinagoga; y cuando allí por primera vez recitó la oración, "¡Bendito sea el Señor!" el padre apareció repentinamente a Akiva y lo abrumó con agradecimiento por su liberación de los dolores del infierno a través del mérito de su hijo. Esta leyenda ha sido tratada algo elaboradamente en yiddish. Existe otra versión de esta historia en la que se da el nombre de Johanan ben Zakkai en lugar de Akiva.