Psicología Evolutiva

Compartir Imprimir Citar

La psicología evolutiva o evolucionista es un enfoque teórico en las ciencias sociales y naturales que examina la estructura psicológica desde una perspectiva evolutiva moderna.Busca identificar qué rasgos psicológicos humanos son adaptaciones evolucionadas, es decir, los productos funcionales de la selección natural o la selección sexual en la evolución humana. El pensamiento adaptacionista sobre los mecanismos fisiológicos, como el corazón, los pulmones y el sistema inmunológico, es común en la biología evolutiva. Algunos psicólogos evolutivos aplican el mismo pensamiento a la psicología, argumentando que la modularidad de la mente es similar a la del cuerpo y con diferentes adaptaciones modulares que cumplen diferentes funciones. Estos psicólogos evolutivos argumentan que gran parte del comportamiento humano es el resultado de adaptaciones psicológicas que evolucionaron para resolver problemas recurrentes en entornos humanos ancestrales.

La psicología evolutiva no es simplemente una subdisciplina de la psicología: su teoría evolutiva puede proporcionar un marco metateórico fundamental que integra todo el campo de la psicología de la misma manera que la biología evolutiva lo ha hecho con la biología.

Los psicólogos evolutivos sostienen que los comportamientos o rasgos que ocurren universalmente en todas las culturas son buenos candidatos para las adaptaciones evolutivas, incluidas las habilidades para inferir las emociones de los demás, distinguir a los parientes de los no parientes, identificar y preferir compañeros más saludables y cooperar con los demás. Se han realizado hallazgos sobre el comportamiento social humano relacionado con el infanticidio, la inteligencia, los patrones de matrimonio, la promiscuidad, la percepción de la belleza, el precio de la novia y la inversión de los padres. Las teorías y los hallazgos de la psicología evolutiva tienen aplicaciones en muchos campos, incluidos la economía, el medio ambiente, la salud, el derecho, la administración, la psiquiatría, la política y la literatura.

La crítica de la psicología evolutiva implica cuestiones de comprobabilidad, suposiciones cognitivas y evolutivas (como el funcionamiento modular del cerebro y una gran incertidumbre sobre el entorno ancestral), la importancia de las explicaciones no genéticas y no adaptativas, así como cuestiones políticas y éticas debido a a las interpretaciones de los resultados de la investigación.

Alcance

Principios

La psicología evolutiva es un enfoque que ve la naturaleza humana como el producto de un conjunto universal de adaptaciones psicológicas evolucionadas a problemas recurrentes en el entorno ancestral. Los defensores sugieren que busca integrar la psicología en las otras ciencias naturales, enraizándola en la teoría organizadora de la biología (teoría evolutiva) y, por lo tanto, entendiendo la psicología como una rama de la biología. El antropólogo John Tooby y la psicóloga Leda Cosmides señalan:

La psicología evolutiva es el intento científico anticipado durante mucho tiempo de ensamblar, a partir de las disciplinas humanas inconexas, fragmentarias y mutuamente contradictorias, un marco de investigación único, lógicamente integrado para las ciencias psicológicas, sociales y del comportamiento, un marco que no solo incorpora las ciencias evolutivas en una base completa e igualitaria, pero que resuelve sistemáticamente todas las revisiones en las creencias existentes y la práctica de investigación que requiere tal síntesis.

Así como la fisiología humana y la fisiología evolutiva han trabajado para identificar las adaptaciones físicas del cuerpo que representan la "naturaleza fisiológica humana", el propósito de la psicología evolutiva es identificar las adaptaciones cognitivas y emocionales evolucionadas que representan la "naturaleza psicológica humana". Según Steven Pinker, "no es una sola teoría, sino un gran conjunto de hipótesis" y un término que "también ha llegado a referirse a una forma particular de aplicar la teoría de la evolución a la mente, con énfasis en la adaptación, a nivel genético". selección y modularidad”. La psicología evolutiva adopta una comprensión de la mente que se basa en la teoría computacional de la mente. Describe los procesos mentales como operaciones computacionales, de modo que, por ejemplo, una respuesta de miedo se describe como derivada de un cálculo neurológico que introduce los datos de percepción, por ejemplo, una imagen visual de una araña, y genera la reacción apropiada, por ejemplo, miedo a animales posiblemente peligrosos. Bajo este punto de vista, cualquier aprendizaje de dominio general es imposible debido a la explosión combinatoria. La Psicología Evolutiva especifica el dominio como los problemas de supervivencia y reproducción.

Si bien los filósofos generalmente han considerado que la mente humana incluye facultades amplias, como la razón y la lujuria, los psicólogos evolutivos describen los mecanismos psicológicos evolucionados como enfocados de manera limitada para tratar problemas específicos, como atrapar a los infieles o elegir pareja. La disciplina considera que el cerebro humano comprende muchos mecanismos funcionales llamados adaptaciones psicológicas o mecanismos cognitivos evolucionados o módulos cognitivos, diseñados por el proceso de selección natural. Los ejemplos incluyen módulos de adquisición de lenguaje, mecanismos de evitación de incesto, mecanismos de detección de tramposos, inteligencia y preferencias de apareamiento específicas del sexo, mecanismos de forrajeo, mecanismos de seguimiento de alianzas, mecanismos de detección de agentes y otros. Algunos mecanismos, denominadosespecíficos de dominio, se ocupan de los problemas adaptativos recurrentes a lo largo de la historia evolutiva humana. Los mecanismos de dominio general, por otro lado, se proponen para hacer frente a la novedad evolutiva.

La psicología evolutiva tiene sus raíces en la psicología cognitiva y la biología evolutiva, pero también se basa en la ecología del comportamiento, la inteligencia artificial, la genética, la etología, la antropología, la arqueología, la biología y la zoología. Está estrechamente relacionado con la sociobiología, pero existen diferencias clave entre ellos, incluido el énfasis en los mecanismos específicos del dominio en lugar de los mecanismos generales del dominio, la relevancia de las medidas de aptitud actual, la importancia de la teoría del desajuste y la psicología en lugar del comportamiento.

Las cuatro categorías de preguntas de Nikolaas Tinbergen pueden ayudar a aclarar las distinciones entre varios tipos de explicaciones diferentes, pero complementarias. La psicología evolutiva se centra principalmente en el "¿por qué?" preguntas, mientras que la psicología tradicional se centra en el "¿cómo?" preguntas.

Perspectiva Secuencial vs Estática
Histórico/DesarrolloExplicación de la forma actual en términos de una secuencia históricaForma actualExplicación de la forma actual de las especies
Preguntas de cómo y por quéPróximoCómo funcionan las estructuras de un organismo individualOntogeniaExplicaciones de desarrollo para los cambios en los individuos, desde el ADN hasta su forma actualMecanismoExplicaciones mecanicistas de cómo funcionan las estructuras de un organismo.
EvolutivoPor qué una especie evolucionó las estructuras (adaptaciones) que tieneFilogeniaLa historia de la evolución de los cambios secuenciales en una especie durante muchas generaciones.AdaptaciónUn rasgo de la especie que evolucionó para resolver un problema reproductivo o de supervivencia en el entorno ancestral.

Instalaciones

La psicología evolutiva se basa en varias premisas fundamentales.

  1. El cerebro es un dispositivo de procesamiento de información y produce comportamiento en respuesta a entradas externas e internas.
  2. Los mecanismos de adaptación del cerebro fueron moldeados por la selección natural y sexual.
  3. Diferentes mecanismos neuronales están especializados para resolver problemas en el pasado evolutivo de la humanidad.
  4. El cerebro ha desarrollado mecanismos neuronales especializados que fueron diseñados para resolver problemas que se repitieron durante un tiempo evolutivo profundo, dando a los humanos modernos mentes de la edad de piedra.
  5. La mayoría de los contenidos y procesos del cerebro son inconscientes; y la mayoría de los problemas mentales que parecen fáciles de resolver son en realidad problemas extremadamente difíciles que se resuelven inconscientemente mediante complicados mecanismos neuronales.
  6. La psicología humana consta de muchos mecanismos especializados, cada uno sensible a diferentes clases de información o entradas. Estos mecanismos se combinan para producir un comportamiento manifiesto.

Historia

La psicología evolutiva tiene sus raíces históricas en la teoría de la selección natural de Charles Darwin. En El origen de las especies, Darwin predijo que la psicología desarrollaría una base evolutiva:

En un futuro lejano veo campos abiertos para investigaciones mucho más importantes. La psicología se asentará sobre un nuevo fundamento, el de la necesaria adquisición de cada potencia y capacidad mental por gradación.—Darwin , Charles (1859). El origen de las especies. pag. 488 – a través de Wikisource.

Dos de sus últimos libros se dedicaron al estudio de las emociones y la psicología de los animales; El origen del hombre y la selección en relación con el sexo en 1871 y La expresión de las emociones en el hombre y los animales en 1872. El trabajo de Darwin inspiró el enfoque funcionalista de la psicología de William James. Las teorías de la evolución, la adaptación y la selección natural de Darwin han proporcionado una idea de por qué los cerebros funcionan de la manera en que lo hacen.

El contenido de la psicología evolutiva ha derivado, por un lado, de las ciencias biológicas (especialmente la teoría evolutiva en lo que se refiere a los ambientes humanos antiguos, el estudio de la paleoantropología y el comportamiento animal) y, por otro, de las ciencias humanas, especialmente la psicología.

La biología evolutiva como disciplina académica surgió con la síntesis moderna en las décadas de 1930 y 1940. En la década de 1930 surgió el estudio del comportamiento animal (etología) con el trabajo del biólogo holandés Nikolaas Tinbergen y los biólogos austriacos Konrad Lorenz y Karl von Frisch.

Los artículos de WD Hamilton (1964) sobre la aptitud inclusiva y las teorías de Robert Trivers (1972) sobre la reciprocidad y la inversión de los padres ayudaron a establecer el pensamiento evolutivo en psicología y otras ciencias sociales. En 1975, Edward O. Wilson combinó la teoría evolutiva con estudios de comportamiento animal y social, basándose en los trabajos de Lorenz y Tinbergen, en su libro Sociobiología: la nueva síntesis.

En la década de 1970, dos ramas principales se desarrollaron a partir de la etología. En primer lugar, el estudio de la conducta social animal (incluidos los humanos) generó la sociobiología, definida por su eminente proponente Edward O. Wilson en 1975 como "el estudio sistemático de la base biológica de toda conducta social" y en 1978 como "la extensión de la biología de poblaciones y teoría evolutiva a la organización social". En segundo lugar, estaba la ecología del comportamiento, que ponía menos énfasis en el comportamiento social; se centró en las bases ecológicas y evolutivas del comportamiento animal y humano.

En las décadas de 1970 y 1980, los departamentos universitarios comenzaron a incluir el término biología evolutiva en sus títulos. La era moderna de la psicología evolutiva fue inaugurada, en particular, por el libro de 1979 de Donald Symons La evolución de la sexualidad humana y el libro de 1992 de Leda Cosmides y John Tooby La mente adaptada. David Buller observó que el término "psicología evolutiva" a veces se considera que denota investigación basada en los compromisos metodológicos y teóricos específicos de ciertos investigadores de la escuela de Santa Bárbara (Universidad de California), por lo que algunos psicólogos evolutivos prefieren denominar su trabajo "ecología humana". ", "ecología del comportamiento humano" o "antropología evolutiva".

De la psicología surgen las corrientes primarias de la psicología del desarrollo, social y cognitiva. Establecer alguna medida de la influencia relativa de la genética y el medio ambiente en el comportamiento ha sido el núcleo de la genética del comportamiento y sus variantes, en particular los estudios a nivel molecular que examinan la relación entre los genes, los neurotransmisores y el comportamiento. La teoría de la herencia dual (DIT), desarrollada a fines de la década de 1970 y principios de la de 1980, tiene una perspectiva ligeramente diferente al tratar de explicar cómo el comportamiento humano es producto de dos procesos evolutivos diferentes e interactivos: la evolución genética y la evolución cultural. Algunos ven el DIT como un "término medio" entre puntos de vista que enfatizan los universales humanos versus aquellos que enfatizan la variación cultural.

Fundamentos teóricos

Las teorías en las que se basa la psicología evolutiva se originaron con el trabajo de Charles Darwin, incluidas sus especulaciones sobre los orígenes evolutivos de los instintos sociales en los humanos. La psicología evolutiva moderna, sin embargo, solo es posible gracias a los avances en la teoría evolutiva del siglo XX.

Los psicólogos evolutivos dicen que la selección natural ha proporcionado a los humanos muchas adaptaciones psicológicas, de la misma manera que generó las adaptaciones anatómicas y fisiológicas de los humanos. Al igual que con las adaptaciones en general, se dice que las adaptaciones psicológicas están especializadas para el entorno en el que evolucionó un organismo, el entorno de adaptación evolutiva. La selección sexual proporciona a los organismos adaptaciones relacionadas con el apareamiento. Para los mamíferos machos, que tienen una tasa de reproducción potencial máxima relativamente alta, la selección sexual conduce a adaptaciones que los ayudan a competir por las hembras. Para las hembras de mamíferos, con una tasa de reproducción potencial máxima relativamente baja, la selección sexual conduce a la elección, lo que ayuda a las hembras a seleccionar parejas de mayor calidad.Charles Darwin describió tanto la selección natural como la selección sexual, y se basó en la selección de grupo para explicar la evolución del comportamiento altruista (sacrificio). Pero la selección de grupo se consideró una explicación débil, porque en cualquier grupo los individuos menos altruistas tendrán más probabilidades de sobrevivir y el grupo se volverá menos abnegado en su conjunto.

En 1964, William D. Hamilton propuso la teoría de la aptitud inclusiva, enfatizando una visión de la evolución centrada en los genes. Hamilton señaló que los genes pueden aumentar la replicación de copias de sí mismos en la próxima generación al influir en los rasgos sociales del organismo de tal manera que (estadísticamente) resulta en ayudar a la supervivencia y reproducción de otras copias de los mismos genes (más simplemente, copias idénticas). en los parientes cercanos del organismo). De acuerdo con la regla de Hamilton, los comportamientos de autosacrificio (y los genes que los influyen) pueden evolucionar si típicamente ayudan a los parientes cercanos del organismo tanto que compensa con creces el sacrificio del animal individual. La teoría de la aptitud inclusiva resolvió la cuestión de cómo puede evolucionar el altruismo. Otras teorías también ayudan a explicar la evolución del comportamiento altruista, incluyendo la teoría evolutiva del juego, la reciprocidad de ojo por ojo y la reciprocidad generalizada. Estas teorías ayudan a explicar el desarrollo del comportamiento altruista y dan cuenta de la hostilidad hacia los tramposos (individuos que se aprovechan del altruismo de los demás).

Varias teorías evolutivas de nivel medio informan la psicología evolutiva. La teoría de la selección r/K propone que algunas especies prosperan teniendo muchos descendientes, mientras que otras siguen la estrategia de tener menos descendientes pero invirtiendo mucho más en cada uno. Los humanos siguen la segunda estrategia. La teoría de la inversión de los padres explica cómo los padres invierten más o menos en la descendencia individual en función del éxito probable de esa descendencia y, por lo tanto, cuánto podrían mejorar la aptitud inclusiva de los padres. De acuerdo con la hipótesis de Trivers-Willard, los padres en buenas condiciones tienden a invertir más en los hijos varones (quienes son los más capaces de aprovechar las buenas condiciones), mientras que los padres en malas condiciones tienden a invertir más en las hijas (quienes son los más capaces de tener éxito). descendencia incluso en malas condiciones). Según la teoría de la historia de vida, los animales evolucionan las historias de vida para que coincidan con sus entornos, determinando detalles como la edad en la primera reproducción y el número de descendientes. La teoría de la herencia dual postula que los genes y la cultura humana han interactuado, con genes que afectan el desarrollo de la cultura, y la cultura, a su vez, afecta la evolución humana a nivel genético (ver también el efecto Baldwin).

Mecanismos psicológicos evolucionados

La psicología evolutiva se basa en la hipótesis de que, al igual que el corazón, los pulmones, el hígado, los riñones y el sistema inmunológico, la cognición tiene una estructura funcional que tiene una base genética y, por lo tanto, ha evolucionado por selección natural. Al igual que otros órganos y tejidos, esta estructura funcional debería compartirse universalmente entre una especie y debería resolver importantes problemas de supervivencia y reproducción.

Los psicólogos evolutivos buscan comprender los mecanismos psicológicos mediante la comprensión de las funciones reproductivas y de supervivencia que podrían haber desempeñado a lo largo de la historia evolutiva. Estos pueden incluir habilidades para inferir las emociones de los demás, distinguir a los parientes de los no parientes, identificar y preferir compañeros más saludables, cooperar con los demás y seguir a los líderes. De acuerdo con la teoría de la selección natural, la psicología evolutiva ve a los humanos a menudo en conflicto con otros, incluidos los compañeros y los parientes. Por ejemplo, una madre puede desear destetar a su descendencia de la lactancia antes que su bebé, lo que libera a la madre para invertir en descendencia adicional. La psicología evolutiva también reconoce el papel de la selección de parentesco y la reciprocidad en la evolución de rasgos prosociales como el altruismo.Al igual que los chimpancés y los bonobos, los humanos tienen instintos sociales sutiles y flexibles, lo que les permite formar familias extensas, amistades para toda la vida y alianzas políticas. En estudios que prueban las predicciones teóricas, los psicólogos evolutivos han hecho hallazgos modestos sobre temas como el infanticidio, la inteligencia, los patrones de matrimonio, la promiscuidad, la percepción de la belleza, el precio de la novia y la inversión de los padres.

Temas históricos

Los defensores de la psicología evolutiva en la década de 1990 hicieron algunas exploraciones en eventos históricos, pero la respuesta de los expertos históricos fue muy negativa y ha habido pocos esfuerzos para continuar esa línea de investigación. La historiadora Lynn Hunt dice que los historiadores se quejaron de que los investigadores:

han leído los estudios equivocados, han malinterpretado los resultados de los experimentos o, peor aún, han recurrido a la neurociencia en busca de una ontología universalizadora, antirrepresentacional y antiintencional para reforzar sus afirmaciones.

Hunt afirma que "los pocos intentos de construir un subcampo de la psicohistoria colapsaron bajo el peso de sus presupuestos". Ella concluye que a partir de 2014 el "'telón de acero' entre los historiadores y la psicología... sigue en pie".

Productos de la evolución: adaptaciones, exaptaciones, subproductos y variación aleatoria

No todos los rasgos de los organismos son adaptaciones evolutivas. Como se indica en la tabla a continuación, los rasgos también pueden ser exaptaciones, subproductos de adaptaciones (a veces llamados "enjutas") o variaciones aleatorias entre individuos.

Se supone que las adaptaciones psicológicas son innatas o relativamente fáciles de aprender y manifestar en culturas de todo el mundo. Por ejemplo, es probable que la capacidad de los niños pequeños para aprender un idioma prácticamente sin entrenamiento sea una adaptación psicológica. Por otro lado, los humanos ancestrales no leían ni escribían, por lo tanto, hoy en día, aprender a leer y escribir requiere un entrenamiento extenso y, presumiblemente, implica la reutilización de capacidades cognitivas que evolucionaron en respuesta a presiones de selección no relacionadas con el lenguaje escrito.Sin embargo, las variaciones en el comportamiento manifiesto pueden resultar de mecanismos universales que interactúan con diferentes entornos locales. Por ejemplo, los caucásicos que se mudan de un clima del norte al ecuador tendrán la piel más oscura. Los mecanismos que regulan su pigmentación no cambian; más bien, la entrada a esos mecanismos cambia, lo que da como resultado diferentes salidas.

AdaptaciónexaptaciónSubproductoVariación aleatoria
DefiniciónRasgo orgánico diseñado para resolver uno o más problemas ancestrales. Muestra complejidad, "diseño" especial, funcionalidad.Adaptación que ha sido "rediseñada" para resolver un problema adaptativo diferente.Subproducto de un mecanismo adaptativo sin función actual o ancestral.Variaciones aleatorias en una adaptación o subproducto
Ejemplo fisiológicoHuesos / Cordón umbilicalPequeños huesos del oído internoColor blanco de huesos / OmbligoProtuberancias en el cráneo, forma de ombligo convexa o cóncava
ejemplo psicologicoLa capacidad de los niños pequeños para aprender a hablar con una instrucción mínimaAtención voluntariaHabilidad para aprender a leer y escribir.Variaciones en la inteligencia verbal

Una de las tareas de la psicología evolutiva es identificar qué rasgos psicológicos pueden ser adaptaciones, subproductos o variaciones aleatorias. George C. Williams sugirió que una "adaptación es un concepto especial y oneroso que solo debe usarse donde es realmente necesario". Como señalaron Williams y otros, las adaptaciones se pueden identificar por su complejidad improbable, la universalidad de las especies y la funcionalidad adaptativa.

Adaptaciones obligatorias y facultativas

Una pregunta que se puede hacer sobre una adaptación es si es generalmente obligada (relativamente robusta frente a la variación ambiental típica) o facultativa (sensible a la variación ambiental típica). El dulce sabor del azúcar y el dolor de golpearse la rodilla contra el cemento son el resultado de adaptaciones psicológicas bastante obligadas; la variabilidad ambiental típica durante el desarrollo no afecta mucho su funcionamiento. Por el contrario, las adaptaciones facultativas son algo así como declaraciones "si-entonces". Por ejemplo, el estilo de apego adulto parece particularmente sensible a las experiencias de la primera infancia. Como adultos, la propensión a desarrollar vínculos estrechos y de confianza con los demás depende de si se puede confiar en los cuidadores de la primera infancia para brindar asistencia y atención confiables.La adaptación de la piel al bronceado está condicionada a la exposición a la luz solar; este es un ejemplo de otra adaptación facultativa. Cuando una adaptación psicológica es facultativa, los psicólogos evolutivos se preocupan por cómo los aportes ambientales y del desarrollo influyen en la expresión de la adaptación.

Universales culturales

Los psicólogos evolutivos sostienen que los comportamientos o rasgos que ocurren universalmente en todas las culturas son buenos candidatos para las adaptaciones evolutivas. Los universales culturales incluyen comportamientos relacionados con el lenguaje, la cognición, los roles sociales, los roles de género y la tecnología. Las adaptaciones psicológicas evolucionadas (como la capacidad de aprender un idioma) interactúan con los aportes culturales para producir comportamientos específicos (p. ej., el idioma específico aprendido).

Las diferencias básicas de género, como un mayor deseo sexual entre los hombres y una mayor timidez entre las mujeres, se explican como adaptaciones psicológicas sexualmente dimórficas que reflejan las diferentes estrategias reproductivas de hombres y mujeres.

Los psicólogos evolutivos contrastan su enfoque con lo que denominan el "modelo estándar de las ciencias sociales", según el cual la mente es un dispositivo de cognición de propósito general moldeado casi en su totalidad por la cultura.

Entorno de adaptación evolutiva

La psicología evolutiva argumenta que para comprender correctamente las funciones del cerebro, uno debe comprender las propiedades del entorno en el que evolucionó el cerebro. Ese entorno a menudo se denomina "entorno de adaptación evolutiva".

La idea de un entorno de adaptación evolutiva fue explorada por primera vez como parte de la teoría del apego por John Bowlby. Este es el entorno al que se adapta un mecanismo evolucionado particular. Más específicamente, el entorno de adaptabilidad evolutiva se define como el conjunto de presiones de selección históricamente recurrentes que formaron una determinada adaptación, así como aquellos aspectos del entorno que fueron necesarios para el correcto desarrollo y funcionamiento de la adaptación.

Los humanos, que comprenden el género Homo, aparecieron hace entre 1,5 y 2,5 millones de años, un tiempo que coincide aproximadamente con el inicio del Pleistoceno hace 2,6 millones de años. Debido a que el Pleistoceno terminó hace apenas 12.000 años, la mayoría de las adaptaciones humanas evolucionaron recientemente durante el Pleistoceno o se mantuvieron mediante una selección estabilizadora durante el Pleistoceno. La psicología evolutiva, por lo tanto, propone que la mayoría de los mecanismos psicológicos humanos están adaptados a los problemas reproductivos que se encuentran con frecuencia en los ambientes del Pleistoceno. En términos generales, estos problemas incluyen los de crecimiento, desarrollo, diferenciación, mantenimiento, apareamiento, crianza y relaciones sociales.

El entorno de adaptación evolutiva es significativamente diferente de la sociedad moderna. Los antepasados ​​de los humanos modernos vivían en grupos más pequeños, tenían culturas más cohesionadas y tenían contextos más estables y ricos en identidad y significado. Los investigadores buscan en las sociedades de cazadores-recolectores existentes pistas sobre cómo vivían los cazadores-recolectores en el entorno de adaptación evolutiva. Desafortunadamente, las pocas sociedades de cazadores-recolectores que sobreviven son diferentes entre sí, y han sido expulsadas de las mejores tierras a ambientes hostiles, por lo que no está claro qué tan fielmente reflejan la cultura ancestral.Sin embargo, en todo el mundo, los grupos pequeños de cazadores-recolectores ofrecen un sistema de desarrollo similar para los jóvenes ("modelo de infancia de cazadores-recolectores", Konner, 2005; "nicho de desarrollo evolucionado" o "nido evolucionado"; Narvaez et al., 2013).). Las características del nicho son en gran medida las mismas que las de los mamíferos sociales, que evolucionaron hace más de 30 millones de años: experiencia perinatal tranquilizadora, varios años de lactancia materna a pedido, afecto o proximidad física casi constantes, capacidad de respuesta a las necesidades (mitigación de la angustia de la descendencia), juego autodirigido y, para los humanos, múltiples cuidadores receptivos. Los estudios iniciales muestran la importancia de estos componentes en los primeros años de vida para obtener resultados positivos en los niños.

Los psicólogos evolutivos a veces miran a los chimpancés, los bonobos y otros grandes simios para comprender el comportamiento ancestral humano.

Desajustes

Dado que las adaptaciones de un organismo se adaptaron a su entorno ancestral, un entorno nuevo y diferente puede crear un desajuste. Debido a que los humanos están mayormente adaptados a los entornos del Pleistoceno, los mecanismos psicológicos a veces exhiben "desajustes" con el entorno moderno. Un ejemplo es el hecho de que aunque alrededor de 10.000 personas mueren con armas de fuego en los EE. UU. anualmente, mientras que las arañas y las serpientes matan solo a un puñado, la gente aprende a temer a las arañas y serpientes con la misma facilidad que a un arma puntiaguda, y más fácilmente que una pistola sin punta, conejos o flores.Una posible explicación es que las arañas y las serpientes eran una amenaza para los ancestros humanos a lo largo del Pleistoceno, mientras que las armas (y los conejos y las flores) no lo eran. Por lo tanto, existe un desajuste entre la psicología de aprendizaje del miedo evolucionada de los humanos y el entorno moderno.

Este desajuste también aparece en los fenómenos del estímulo supranormal, un estímulo que provoca una respuesta con más fuerza que el estímulo para el cual evolucionó la respuesta. El término fue acuñado por Niko Tinbergen para referirse al comportamiento animal no humano, pero la psicóloga Deirdre Barrett dijo que la estimulación sobrenatural gobierna el comportamiento de los humanos con tanta fuerza como el de otros animales. Explicó que la comida chatarra es un estímulo exagerado para los antojos de sal, azúcar y grasas, y dice que la televisión es una exageración de las señales sociales de risa, caras sonrientes y acción para llamar la atención.Las páginas centrales de las revistas y las hamburguesas dobles con queso atraen los instintos destinados a un entorno de adaptación evolutiva donde el desarrollo de los senos era un signo de salud, juventud y fertilidad en una posible pareja, y la grasa era un nutriente raro y vital. El psicólogo Mark van Vugt argumentó recientemente que el liderazgo organizacional moderno es un desajuste. Su argumento es que los humanos no están adaptados para trabajar en grandes estructuras burocráticas anónimas con jerarquías formales. La mente humana todavía responde al liderazgo carismático y personalizado principalmente en el contexto de entornos informales e igualitarios. De ahí la insatisfacción y la alienación que experimentan muchos empleados. Los salarios, las bonificaciones y otros privilegios explotan los instintos de estatus relativo, que atraen especialmente a los hombres a los puestos ejecutivos superiores.

Métodos de búsqueda

La teoría evolutiva es heurística en el sentido de que puede generar hipótesis que podrían no desarrollarse a partir de otros enfoques teóricos. Uno de los principales objetivos de la investigación adaptacionista es identificar qué rasgos orgánicos probablemente sean adaptaciones y cuáles son subproductos o variaciones aleatorias. Como se señaló anteriormente, se espera que las adaptaciones muestren evidencia de complejidad, funcionalidad y universalidad de especies, mientras que los subproductos o la variación aleatoria no lo harán. Además, se espera que las adaptaciones se manifiesten como mecanismos próximos que interactúan con el medio ambiente de manera generalmente obligada o facultativa (ver arriba). Los psicólogos evolutivos también están interesados ​​en identificar estos mecanismos próximos (a veces denominados "mecanismos mentales" o "adaptaciones psicológicas"La psicología del desarrollo evolutivo, o "evo-devo", se enfoca en cómo las adaptaciones pueden activarse en ciertos momentos del desarrollo (p. ej., la pérdida de los dientes de leche, la adolescencia, etc.) o cómo los eventos durante el desarrollo de un individuo pueden alterar las trayectorias de la historia de vida.

Los psicólogos evolutivos utilizan varias estrategias para desarrollar y probar hipótesis sobre si es probable que un rasgo psicológico sea una adaptación evolucionada. Buss (2011) señala que estos métodos incluyen:

Coherencia transcultural. Se supone que las características que han demostrado ser universales humanos transculturales, como la sonrisa, el llanto y las expresiones faciales, son adaptaciones psicológicas evolucionadas. Varios psicólogos evolutivos han recopilado conjuntos de datos masivos de culturas de todo el mundo para evaluar la universalidad intercultural.Función a Forma (o "problema a solución"). El hecho de que los hombres, pero no las mujeres, se arriesguen a una posible identificación errónea de la descendencia genética (lo que se conoce como "inseguridad de paternidad") llevó a los psicólogos evolutivos a plantear la hipótesis de que, en comparación con las mujeres, los celos masculinos se centrarían más en la infidelidad sexual que en la emocional.Forma a función (ingeniería inversa, o "solución al problema").Las náuseas matutinas y las aversiones asociadas a ciertos tipos de alimentos durante el embarazo parecían tener las características de una adaptación evolucionada (complejidad y universalidad). Margie Profet planteó la hipótesis de que la función era evitar la ingestión de toxinas durante el embarazo temprano que podrían dañar al feto (pero que, por lo demás, probablemente sean inofensivas para las mujeres sanas que no están embarazadas).Módulos Neurológicos Correspondientes. La psicología evolutiva y la neuropsicología cognitiva son mutuamente compatibles: la psicología evolutiva ayuda a identificar las adaptaciones psicológicas y sus funciones evolutivas últimas, mientras que la neuropsicología ayuda a identificar las manifestaciones próximas de estas adaptaciones.Adaptabilidad evolutiva actual.Además de los modelos evolutivos que sugieren que la evolución ocurre a lo largo de largos períodos de tiempo, investigaciones recientes han demostrado que algunos cambios evolutivos pueden ser rápidos y dramáticos. En consecuencia, algunos psicólogos evolutivos se han centrado en el impacto de los rasgos psicológicos en el entorno actual. Dicha investigación se puede utilizar para informar las estimaciones de la prevalencia de los rasgos a lo largo del tiempo. Tal trabajo ha sido informativo en el estudio de la psicopatología evolutiva.

Los psicólogos evolutivos también utilizan varias fuentes de datos para realizar pruebas, incluidos experimentos, registros arqueológicos, datos de sociedades de cazadores-recolectores, estudios de observación, datos de neurociencia, autoinformes y encuestas, registros públicos y productos humanos. Recientemente, se han introducido métodos y herramientas adicionales basados ​​en escenarios ficticios, modelos matemáticos y simulaciones informáticas de múltiples agentes.

Principales áreas de investigación

Las áreas fundamentales de investigación en psicología evolutiva se pueden dividir en amplias categorías de problemas adaptativos que surgen de la propia teoría evolutiva: supervivencia, apareamiento, paternidad, familia y parentesco, interacciones con no parientes y evolución cultural.

Supervivencia y adaptaciones psicológicas a nivel individual

Los problemas de supervivencia son objetivos claros para la evolución de las adaptaciones físicas y psicológicas. Los principales problemas que enfrentaron los ancestros de los humanos actuales incluyeron la selección y adquisición de alimentos; selección de territorio y albergue físico; y evitar depredadores y otras amenazas ambientales.

Conciencia

La conciencia cumple con los criterios de universalidad, complejidad y funcionalidad de las especies de George Williams, y es un rasgo que aparentemente aumenta la aptitud.

En su artículo "Evolución de la conciencia", John Eccles argumenta que las adaptaciones anatómicas y físicas especiales de la corteza cerebral de los mamíferos dieron lugar a la conciencia. Por el contrario, otros han argumentado que el circuito recursivo que asegura la conciencia es mucho más primitivo, ya que evolucionó inicialmente en especies premamíferas porque mejora la capacidad de interacción con los entornos sociales y naturales al proporcionar un engranaje "neutro" que ahorra energía en un de lo contrario, la máquina de salida del motor consume mucha energía. Una vez en su lugar, este circuito recursivo bien puede haber proporcionado una base para el desarrollo posterior de muchas de las funciones que facilita la conciencia en los organismos superiores, como lo describe Bernard J. Baars.Richard Dawkins sugirió que los humanos desarrollaron la conciencia para convertirse en sujetos del pensamiento. Daniel Povinelli sugiere que los grandes simios trepadores de árboles desarrollaron la conciencia para tener en cuenta la propia masa cuando se mueven con seguridad entre las ramas de los árboles. De acuerdo con esta hipótesis, Gordon Gallup encontró que los chimpancés y los orangutanes, pero no los pequeños monos o los gorilas terrestres, demostraron autoconciencia en las pruebas del espejo.

El concepto de conciencia puede referirse a la acción voluntaria, la conciencia o la vigilia. Sin embargo, incluso el comportamiento voluntario involucra mecanismos inconscientes. Muchos procesos cognitivos tienen lugar en el inconsciente cognitivo, fuera del alcance de la conciencia. Algunos comportamientos son conscientes cuando se aprenden, pero luego se vuelven inconscientes, aparentemente automáticos. El aprendizaje, especialmente el aprendizaje implícito de una habilidad, puede tener lugar fuera de la conciencia. Por ejemplo, muchas personas saben cómo girar a la derecha cuando andan en bicicleta, pero muy pocas pueden explicar con precisión cómo lo hacen. La psicología evolutiva aborda el autoengaño como una adaptación que puede mejorar los resultados en los intercambios sociales.

El sueño puede haber evolucionado para conservar energía cuando la actividad sería menos fructífera o más peligrosa, como por la noche, y especialmente durante la temporada de invierno.

Sensación y percepción

Muchos expertos, como Jerry Fodor, escriben que el propósito de la percepción es el conocimiento, pero los psicólogos evolutivos sostienen que su propósito principal es guiar la acción. Por ejemplo, dicen, la percepción de profundidad parece haber evolucionado no para ayudarnos a conocer las distancias a otros objetos, sino para ayudarnos a movernos en el espacio. Los psicólogos evolutivos dicen que los animales, desde los cangrejos violinistas hasta los humanos, usan la vista para evitar colisiones, lo que sugiere que la visión es básicamente para dirigir la acción, no para proporcionar conocimiento.

Construir y mantener los órganos de los sentidos es metabólicamente costoso, por lo que estos órganos evolucionan solo cuando mejoran la aptitud de un organismo. Más de la mitad del cerebro se dedica a procesar información sensorial, y el propio cerebro consume aproximadamente una cuarta parte de los recursos metabólicos, por lo que los sentidos deben proporcionar beneficios excepcionales para la buena forma física. La percepción refleja con precisión el mundo; los animales obtienen información útil y precisa a través de sus sentidos.

Los científicos que estudian la percepción y la sensación han entendido durante mucho tiempo los sentidos humanos como adaptaciones a los mundos que los rodean. La percepción de profundidad consiste en procesar más de media docena de señales visuales, cada una de las cuales se basa en una regularidad del mundo físico. La visión evolucionó para responder al estrecho rango de energía electromagnética que abunda y que no atraviesa los objetos. Las ondas de sonido giran en las esquinas e interactúan con los obstáculos, creando un patrón complejo que incluye información útil sobre las fuentes y las distancias a los objetos. Los animales más grandes emiten naturalmente sonidos más graves como consecuencia de su tamaño.El rango sobre el cual un animal oye, por otro lado, está determinado por la adaptación. Las palomas mensajeras, por ejemplo, pueden escuchar el sonido de tono muy bajo (infrasonido) que llega a grandes distancias, aunque la mayoría de los animales más pequeños detectan sonidos de tono más alto. El gusto y el olfato responden a sustancias químicas en el medio ambiente que se cree que han sido significativas para la aptitud en el medio ambiente de adaptación evolutiva. Por ejemplo, la sal y el azúcar aparentemente eran valiosos para los habitantes humanos o prehumanos del entorno de adaptación evolutiva, por lo que los humanos actuales tienen un hambre intrínseca de sabores salados y dulces. El sentido del tacto es en realidad muchos sentidos, incluidos la presión, el calor, el frío, las cosquillas y el dolor. El dolor, aunque desagradable, es adaptativo.Una adaptación importante para los sentidos es el cambio de rango, mediante el cual el organismo se vuelve temporalmente más o menos sensible a las sensaciones. Por ejemplo, los ojos de uno se ajustan automáticamente a la luz ambiental tenue o brillante. Las capacidades sensoriales de diferentes organismos a menudo coevolucionan, como es el caso del oído de los murciélagos ecolocadores y el de las polillas que han evolucionado para responder a los sonidos que emiten los murciélagos.

Los psicólogos evolutivos sostienen que la percepción demuestra el principio de modularidad, con mecanismos especializados que manejan tareas de percepción particulares. Por ejemplo, las personas con daño en una parte particular del cerebro sufren el defecto específico de no poder reconocer rostros (prosopagnosia). La psicología evolutiva sugiere que esto indica un llamado módulo de lectura de rostros.

Aprendizaje y adaptaciones facultativas

En psicología evolutiva, se dice que el aprendizaje se logra a través de capacidades evolucionadas, específicamente adaptaciones facultativas. Las adaptaciones facultativas se expresan de manera diferente dependiendo de la entrada del entorno. A veces, la entrada llega durante el desarrollo y ayuda a dar forma a ese desarrollo. Por ejemplo, las aves migratorias aprenden a orientarse por las estrellas durante un período crítico de su maduración. Los psicólogos evolutivos creen que los humanos también aprenden el lenguaje a lo largo de un programa evolucionado, también con períodos críticos. La entrada también puede venir durante las tareas diarias, ayudando al organismo a hacer frente a las condiciones ambientales cambiantes. Por ejemplo, los animales desarrollaron un condicionamiento pavloviano para resolver problemas sobre relaciones causales.Los animales realizan tareas de aprendizaje más fácilmente cuando esas tareas se asemejan a problemas que enfrentaron en su pasado evolutivo, como una rata que aprende dónde encontrar comida o agua. Las capacidades de aprendizaje a veces muestran diferencias entre los sexos. En muchas especies animales, por ejemplo, los machos pueden resolver problemas espaciales con mayor rapidez y precisión que las hembras, debido a los efectos de las hormonas masculinas durante el desarrollo. Lo mismo podría ser cierto para los humanos.

Emoción y motivación

Las motivaciones dirigen y energizan la conducta, mientras que las emociones aportan el componente afectivo a la motivación, ya sea positiva o negativa. A principios de la década de 1970, Paul Ekman y sus colegas iniciaron una línea de investigación que sugiere que muchas emociones son universales. Encontró evidencia de que los humanos comparten al menos cinco emociones básicas: miedo, tristeza, felicidad, ira y disgusto. Evidentemente, las emociones sociales evolucionaron para motivar conductas sociales que eran adaptativas en el entorno de adaptación evolutiva. Por ejemplo, el rencor parece funcionar en contra del individuo, pero puede establecer la reputación de un individuo como alguien a quien temer. La vergüenza y el orgullo pueden motivar comportamientos que ayudan a mantener la posición de uno en una comunidad, y la autoestima es la estimación de uno mismo del estado. La motivación tiene una base neurobiológica en el sistema de recompensa del cerebro. Recientemente, se ha sugerido que los sistemas de recompensa pueden evolucionar de tal manera que puede haber una compensación inherente o inevitable en el sistema motivacional para actividades de corta o larga duración.

Cognición

La cognición se refiere a las representaciones internas del mundo y al procesamiento interno de la información. Desde la perspectiva de la psicología evolutiva, la cognición no es un "propósito general", sino que utiliza heurísticas o estrategias que generalmente aumentan la probabilidad de resolver problemas que los antepasados ​​​​de los humanos actuales enfrentaron de manera rutinaria. Por ejemplo, es mucho más probable que los humanos actuales resuelvan problemas lógicos que involucran la detección de trampas (un problema común dada la naturaleza social de los humanos) que el mismo problema lógico expresado en términos puramente abstractos.Dado que los antepasados ​​de los humanos actuales no se encontraron con eventos verdaderamente aleatorios, los humanos actuales pueden estar predispuestos cognitivamente a identificar incorrectamente patrones en secuencias aleatorias. La "falacia de los jugadores" es un ejemplo de esto. Los jugadores pueden creer falsamente que han tenido una "racha de suerte", incluso cuando cada resultado es en realidad aleatorio e independiente de las pruebas anteriores. La mayoría de la gente cree que si una moneda justa se ha lanzado 9 veces y sale cara cada vez, en el décimo lanzamiento, hay más del 50% de posibilidades de obtener cruz.A los humanos les resulta mucho más fácil hacer diagnósticos o predicciones usando datos de frecuencia que cuando la misma información se presenta como probabilidades o porcentajes, presumiblemente porque los ancestros de los humanos actuales vivían en tribus relativamente pequeñas (generalmente con menos de 150 personas) donde la información de frecuencia estaba más disponible.

Personalidad

La psicología evolutiva está principalmente interesada en encontrar puntos en común entre las personas, o la naturaleza psicológica humana básica. Desde una perspectiva evolutiva, el hecho de que las personas tengan diferencias fundamentales en los rasgos de personalidad inicialmente presenta una especie de rompecabezas. (Nota: el campo de la genética del comportamiento se ocupa de dividir estadísticamente las diferencias entre las personas en fuentes de variación genéticas y ambientales. Sin embargo, comprender el concepto de heredabilidad puede ser complicado: la heredabilidad se refiere solo a las diferencias entre las personas, nunca al grado en que el los rasgos de un individuo se deben a factores ambientales o genéticos, ya que los rasgos son siempre un entretejido complejo de ambos).

Los psicólogos evolutivos conceptualizan los rasgos de personalidad como debidos a la variación normal alrededor de un óptimo, debido a la selección dependiente de la frecuencia (polimorfismos conductuales) o como adaptaciones facultativas. Al igual que la variabilidad en la altura, algunos rasgos de personalidad pueden reflejar simplemente la variabilidad interindividual en torno a un óptimo general. O bien, los rasgos de personalidad pueden representar diferentes "morfos de comportamiento" predispuestos genéticamente: estrategias de comportamiento alternativas que dependen de la frecuencia de estrategias de comportamiento en competencia en la población. Por ejemplo, si la mayoría de la población es generalmente confiada y crédula, la forma de comportamiento de ser un "tramposo" (o, en el caso extremo, un sociópata) puede ser ventajosa.Finalmente, como muchas otras adaptaciones psicológicas, los rasgos de personalidad pueden ser facultativos, sensibles a las variaciones típicas del entorno social, especialmente durante el desarrollo temprano. Por ejemplo, los hijos nacidos más tarde tienen más probabilidades que los primogénitos de ser rebeldes, menos conscientes y más abiertos a nuevas experiencias, lo que puede ser ventajoso para ellos dado su nicho particular en la estructura familiar. Es importante señalar que las influencias ambientales compartidas juegan un papel en la personalidad y no siempre son menos importantes que los factores genéticos. Sin embargo, las influencias ambientales compartidas a menudo se reducen casi a cero después de la adolescencia, pero no desaparecen por completo.

Idioma

Según Steven Pinker, quien se basa en el trabajo de Noam Chomsky, la capacidad humana universal de aprender a hablar entre las edades de 1 a 4, básicamente sin entrenamiento, sugiere que la adquisición del lenguaje es una adaptación psicológica claramente humana (ver, en particular, El instinto del lenguaje de Pinker). Pinker y Bloom (1990) argumentan que el lenguaje como facultad mental comparte muchas similitudes con los órganos complejos del cuerpo, lo que sugiere que, al igual que estos órganos, el lenguaje ha evolucionado como una adaptación, ya que este es el único mecanismo conocido por el cual tales órganos complejos. puede desarrollar

Pinker sigue a Chomsky al argumentar que el hecho de que los niños puedan aprender cualquier idioma humano sin instrucción explícita sugiere que el lenguaje, incluida la mayor parte de la gramática, es básicamente innato y que solo necesita ser activado por la interacción. El mismo Chomsky no cree que el lenguaje haya evolucionado como una adaptación, pero sugiere que probablemente evolucionó como un subproducto de alguna otra adaptación, la llamada enjuta. Pero Pinker y Bloom argumentan que la naturaleza orgánica del lenguaje sugiere fuertemente que tiene un origen adaptativo.

Los psicólogos evolucionistas sostienen que el gen FOXP2 bien puede estar asociado con la evolución del lenguaje humano. En la década de 1980, la psicolingüista Myrna Gopnik identificó un gen dominante que causa el deterioro del lenguaje en la familia KE de Gran Bretaña. Este gen resultó ser una mutación del gen FOXP2. Los seres humanos tienen un alelo único de este gen, que por lo demás se ha conservado muy de cerca durante la mayor parte de la historia evolutiva de los mamíferos. Este alelo único parece haber aparecido por primera vez hace entre 100 y 200 mil años, y ahora es casi universal en los humanos. Sin embargo, la idea que alguna vez fue popular de que FOXP2 es un 'gen de la gramática' o que desencadenó la aparición del lenguaje en el Homo sapiens ahora está ampliamente desacreditada.

Actualmente, coexisten varias teorías en competencia sobre el origen evolutivo del lenguaje, ninguna de las cuales ha logrado un consenso general. Investigadores de la adquisición del lenguaje en primates y humanos, como Michael Tomasello y Talmy Givón, argumentan que el marco innatista ha subestimado el papel de la imitación en el aprendizaje y que no es necesario postular la existencia de un módulo gramatical innato para explicar el lenguaje humano. adquisición. Tomasello argumenta que los estudios sobre cómo los niños y los primates realmente adquieren habilidades comunicativas sugieren que los humanos aprenden comportamientos complejos a través de la experiencia, de modo que en lugar de un módulo específicamente dedicado a la adquisición del lenguaje, el lenguaje se adquiere mediante los mismos mecanismos cognitivos que se utilizan para adquirir todos los demás tipos. del comportamiento socialmente transmitido.

Sobre la cuestión de si es mejor considerar que el lenguaje ha evolucionado como una adaptación o como una enjuta, el biólogo evolutivo W. Tecumseh Fitch, siguiendo a Stephen J. Gould, argumenta que no está justificado suponer que todos los aspectos del lenguaje son una adaptación, o que el lenguaje en su conjunto es una adaptación. Critica algunas corrientes de la psicología evolutiva por sugerir una visión panadaptacionista de la evolución y descarta la pregunta de Pinker y Bloom de si "el lenguaje ha evolucionado como una adaptación" por ser engañosa. En cambio, argumenta que, desde un punto de vista biológico, los orígenes evolutivos del lenguaje se conceptualizan mejor como el resultado probable de una convergencia de muchas adaptaciones separadas en un sistema complejo. Un argumento similar es hecho por Terrence Deacon quien en The Symbolic Speciessostiene que las diferentes características del lenguaje han evolucionado conjuntamente con la evolución de la mente y que la capacidad de utilizar la comunicación simbólica está integrada en todos los demás procesos cognitivos.

Si se acepta la teoría de que el lenguaje pudo haber evolucionado como una sola adaptación, la pregunta es cuál de sus muchas funciones ha sido la base de la adaptación. Se han postulado varias hipótesis evolutivas: que el lenguaje evolucionó con el propósito de la preparación social, que evolucionó como una forma de mostrar el potencial de apareamiento o que evolucionó para formar contratos sociales. Los psicólogos evolutivos reconocen que todas estas teorías son especulativas y que se requiere mucha más evidencia para comprender cómo se podría haber adaptado selectivamente el lenguaje.

Apareamiento

Dado que la reproducción sexual es el medio por el cual los genes se propagan a las generaciones futuras, la selección sexual juega un papel importante en la evolución humana. El apareamiento humano, entonces, es de interés para los psicólogos evolutivos que buscan investigar los mecanismos evolucionados para atraer y asegurar parejas. Varias líneas de investigación han surgido de este interés, como estudios de selección de pareja, caza furtiva de pareja, retención de pareja, preferencias de apareamiento y conflicto entre sexos.

En 1972, Robert Trivers publicó un influyente artículosobre las diferencias de sexo que ahora se conoce como teoría de la inversión de los padres. Las diferencias de tamaño de los gametos (anisogamia) es la diferencia fundamental y definitoria entre machos (gametos pequeños – espermatozoides) y hembras (gametos grandes – óvulos). Trivers señaló que la anisogamia generalmente da como resultado diferentes niveles de inversión de los padres entre los sexos, y las mujeres inicialmente invierten más. Trivers propuso que esta diferencia en la inversión de los padres conduce a la selección sexual de diferentes estrategias reproductivas entre los sexos y al conflicto sexual. Por ejemplo, sugirió que el sexo que invierte menos en la descendencia generalmente competirá por el acceso al sexo que invierte más para aumentar su aptitud inclusiva (ver también el principio de Bateman). Trivers postuló que la inversión diferencial de los padres condujo a la evolución de dimorfismos sexuales en la elección de pareja, la competencia reproductiva intra e intersexual y las exhibiciones de cortejo. En los mamíferos, incluidos los humanos, las hembras realizan una inversión parental mucho mayor que los machos (es decir, la gestación seguida del parto y la lactancia). La teoría de la inversión de los padres es una rama de la teoría de la historia de vida.

La Teoría de las Estrategias Sexuales de Buss y Schmitt (1993) propuso que, debido a la inversión diferencial de los padres, los humanos han desarrollado adaptaciones sexualmente dimórficas relacionadas con "la accesibilidad sexual, la evaluación de la fertilidad, la búsqueda y evitación del compromiso, la obtención de recursos inmediatos y duraderos, la certeza de la paternidad, la evaluación de la pareja". valor e inversión de los padres". Su teoría de la interferencia estratégica sugirió que el conflicto entre los sexos ocurre cuando las estrategias reproductivas preferidas de un sexo interfieren con las del otro sexo, lo que resulta en la activación de respuestas emocionales como la ira o los celos.

Las mujeres son generalmente más selectivas al elegir pareja, especialmente en condiciones de apareamiento a largo plazo. Sin embargo, en algunas circunstancias, el apareamiento a corto plazo también puede brindar beneficios a las mujeres, como un seguro de fertilidad, el intercambio de mejores genes, la reducción del riesgo de endogamia y la protección de seguros de su descendencia.

Debido a la inseguridad de la paternidad masculina, se han encontrado diferencias de sexo en los dominios de los celos sexuales.Las mujeres generalmente reaccionan más adversamente a la infidelidad emocional y los hombres reaccionarán más a la infidelidad sexual. Este patrón particular se predice porque los costos involucrados en el apareamiento para cada sexo son distintos. Las mujeres, en promedio, deberían preferir una pareja que pueda ofrecer recursos (por ejemplo, financieros, compromiso), por lo tanto, una mujer corre el riesgo de perder tales recursos con una pareja que comete infidelidad emocional. Los hombres, por otro lado, nunca están seguros de la paternidad genética de sus hijos porque ellos mismos no tienen descendencia ("inseguridad de paternidad"). Esto sugiere que para los hombres la infidelidad sexual generalmente sería más aversiva que la infidelidad emocional porque invertir recursos en la descendencia de otro hombre no conduce a la propagación de sus propios genes.

Otra línea de investigación interesante es la que examina las preferencias de pareja de las mujeres a lo largo del ciclo ovulatorio. El fundamento teórico de esta investigación es que las mujeres ancestrales habrían desarrollado mecanismos para seleccionar parejas con ciertos rasgos dependiendo de su estado hormonal. Conocida como la hipótesis del cambio ovulatorio, la teoría postula que, durante la fase ovulatoria del ciclo de una mujer (aproximadamente los días 10 a 15 del ciclo de una mujer),una mujer que se apareó con un macho de alta calidad genética habría tenido más probabilidades, en promedio, de producir y dar a luz una descendencia saludable que una mujer que se apareó con un macho de baja calidad genética. Se prevé que estas preferencias putativas sean especialmente evidentes para los dominios de apareamiento a corto plazo porque una pareja masculina potencial solo estaría ofreciendo genes a una descendencia potencial. Esta hipótesis permite a los investigadores examinar si las mujeres seleccionan parejas que tienen características que indican una alta calidad genética durante la fase de alta fertilidad de sus ciclos ovulatorios. De hecho, los estudios han demostrado que las preferencias de las mujeres varían a lo largo del ciclo ovulatorio. En particular, Haselton y Miller (2006) mostraron que las mujeres muy fértiles prefieren hombres creativos pero pobres como compañeros a corto plazo. La creatividad puede ser un indicador de buenos genes.La investigación de Gangestad et al. (2004) indica que las mujeres altamente fértiles prefieren hombres que muestren presencia social y competencia intrasexual; estos rasgos pueden actuar como señales que ayudarían a las mujeres a predecir qué hombres pueden tener o podrían adquirir recursos.

Crianza de los hijos

La reproducción siempre es costosa para las mujeres, y también puede serlo para los hombres. Los individuos están limitados en el grado en que pueden dedicar tiempo y recursos a producir y criar a sus crías, y tal gasto también puede ser perjudicial para su futura condición, supervivencia y mayor rendimiento reproductivo. La inversión de los padres es cualquier gasto de los padres (tiempo, energía, etc.) que beneficia a un hijo a costa de la capacidad de los padres para invertir en otros componentes de la aptitud (Clutton-Brock 1991: 9; Trivers 1972). Los componentes de la aptitud (Beatty 1992) incluyen el bienestar de la descendencia existente, la futura reproducción de los padres y la aptitud inclusiva a través de la ayuda a los parientes (Hamilton, 1964). La teoría de la inversión de los padres es una rama de la teoría de la historia de vida.

La teoría de la inversión de los padres de Robert Trivers predice que el sexo que hace la mayor inversión en la lactancia, el cuidado y la protección de la descendencia discriminará más en el apareamiento y que el sexo que invierte menos en la descendencia competirá por el acceso al sexo que invierta más (ver el principio de Bateman). Las diferencias sexuales en el esfuerzo de los padres son importantes para determinar la fuerza de la selección sexual.

Los beneficios de la inversión de los padres para la descendencia son grandes y están asociados con los efectos sobre la condición, el crecimiento, la supervivencia y, en última instancia, sobre el éxito reproductivo de la descendencia. Sin embargo, estos beneficios pueden tener el costo de la capacidad de los padres para reproducirse en el futuro, por ejemplo, a través del mayor riesgo de lesiones al defender a la descendencia de los depredadores, la pérdida de oportunidades de apareamiento mientras se cría a la descendencia y un aumento en el tiempo hasta la próxima reproducción.. En general, los padres se seleccionan para maximizar la diferencia entre los beneficios y los costos, y es probable que el cuidado de los padres evolucione cuando los beneficios superen los costos.

El efecto Cenicienta es una supuesta alta incidencia de hijastros que son abusados, descuidados, asesinados o maltratados física, emocional o sexualmente a manos de sus padrastros en tasas significativamente más altas que sus contrapartes genéticas. Toma su nombre del personaje de cuento de hadas Cenicienta, quien en la historia fue cruelmente maltratada por su madrastra y hermanastras.(Daly & Wilson, 1996, págs. 64–65). Sin embargo, señalan que no todos los padrastros "querrán" abusar de los hijos de su pareja, o que la paternidad genética es un seguro contra el abuso. Ven el cuidado de los padrastros principalmente como un "esfuerzo de apareamiento" hacia el padre genético.

Familia y parientes

La aptitud inclusiva es la suma de la aptitud clásica de un organismo (cuántos de sus propios descendientes produce y mantiene) y el número de equivalentes de sus propios descendientes que puede agregar a la población al apoyar a otros. El primer componente es llamado fitness clásico por Hamilton (1964).

Desde el punto de vista del gen, el éxito evolutivo depende en última instancia de dejar atrás el máximo número de copias de sí mismo en la población. Hasta 1964, en general se creía que los genes solo conseguían esto haciendo que el individuo dejara el máximo número de descendientes viables. Sin embargo, en 1964, WD Hamilton demostró matemáticamente que, debido a que los parientes cercanos de un organismo comparten algunos genes idénticos, un gen también puede aumentar su éxito evolutivo al promover la reproducción y supervivencia de estos individuos relacionados o similares. Hamilton concluyó que esto lleva a la selección natural a favorecer a los organismos que se comportarían de manera que maximicen su aptitud inclusiva. También es cierto que la selección natural favorece el comportamiento que maximiza la aptitud personal.

La regla de Hamilton describe matemáticamente si un gen para el comportamiento altruista se propagará o no en una población: c ">

donde

El concepto sirve para explicar cómo la selección natural puede perpetuar el altruismo. Si hay un "gen del altruismo" (o complejo de genes) que influye en el comportamiento de un organismo para que sea útil y protector de los parientes y su descendencia, este comportamiento también aumenta la proporción del gen del altruismo en la población, porque es probable que los parientes compartan genes con el altruista por descendencia común. Los altruistas también pueden tener alguna forma de reconocer el comportamiento altruista en individuos no relacionados y estar inclinados a apoyarlos. Como señala Dawkins en The Selfish Gene (Capítulo 6) y The Extended Phenotype, esto debe distinguirse del efecto de barba verde.

Aunque en general es cierto que los humanos tienden a ser más altruistas con sus parientes que con los no parientes, los mecanismos próximos relevantes que median esta cooperación han sido debatidos (ver reconocimiento de parentesco), y algunos argumentan que el estado de parentesco se determina principalmente a través de relaciones sociales y sociales. factores culturales (como co-residencia, asociación materna de hermanos, etc.), mientras que otros han argumentado que el reconocimiento de parentesco también puede estar mediado por factores biológicos como el parecido facial y la similitud inmunogenética del complejo mayor de histocompatibilidad (MHC). Para ver una discusión sobre la interacción de estos factores de reconocimiento de parentesco social y biológico, consulte Lieberman, Tooby y Cosmides (2007) (PDF).

Cualesquiera que sean los mecanismos próximos de reconocimiento de parentesco, existe evidencia sustancial de que los humanos actúan generalmente de manera más altruista con los parientes genéticos cercanos en comparación con los no parientes genéticos.

Interacciones con no parientes / reciprocidad

Aunque las interacciones con personas que no son parientes son generalmente menos altruistas en comparación con las que tienen parientes, la cooperación se puede mantener a través de la reciprocidad mutuamente beneficiosa, como propuso Robert Trivers. Si hay encuentros repetidos entre los mismos dos jugadores en un juego evolutivo en el que cada uno de ellos puede elegir entre "cooperar" o "desertar", entonces se puede favorecer una estrategia de cooperación mutua incluso si le paga a cada jugador, en el corto plazo. término, desertar cuando el otro coopera. La reciprocidad directa puede conducir a la evolución de la cooperación solo si la probabilidad, w, de otro encuentro entre los mismos dos individuos excede la relación costo-beneficio del acto altruista:w > c/b

La reciprocidad también puede ser indirecta si se comparte información sobre interacciones anteriores. La reputación permite la evolución de la cooperación por reciprocidad indirecta. La selección natural favorece las estrategias que basan la decisión de ayudar en la reputación del destinatario: los estudios muestran que las personas que son más útiles tienen más probabilidades de recibir ayuda. Los cálculos de reciprocidad indirecta son complicados y solo se ha descubierto una pequeña fracción de este universo, pero nuevamente ha surgido una regla simple. La reciprocidad indirecta solo puede promover la cooperación si la probabilidad, q, de conocer la reputación de alguien excede la relación costo-beneficio del acto altruista:q > c/b

Un problema importante con esta explicación es que los individuos pueden desarrollar la capacidad de oscurecer su reputación, reduciendo la probabilidad, q, de que sea conocida.

Trivers argumenta que la amistad y diversas emociones sociales evolucionaron para gestionar la reciprocidad. Gustar y disgustar, dice, evolucionaron para ayudar a los ancestros de los humanos actuales a formar coaliciones con otros que correspondían y para excluir a aquellos que no correspondían. La indignación moral puede haber evolucionado para evitar que los tramposos exploten el altruismo de uno, y la gratitud puede haber motivado a los antepasados ​​​​de los humanos actuales a corresponder adecuadamente después de beneficiarse del altruismo de los demás. Del mismo modo, los humanos de hoy en día se sienten culpables cuando no son recíprocos. Estas motivaciones sociales coinciden con lo que los psicólogos evolutivos esperan ver en las adaptaciones que evolucionaron para maximizar los beneficios y minimizar los inconvenientes de la reciprocidad.

Los psicólogos evolutivos dicen que los humanos tienen adaptaciones psicológicas que evolucionaron específicamente para ayudarnos a identificar a los no recíprocos, comúnmente conocidos como "tramposos". En 1993, Robert Frank y sus asociados descubrieron que los participantes en el escenario del dilema del prisionero a menudo podían predecir si sus parejas "harían trampa", basándose en media hora de interacción social no estructurada. En un experimento de 1996, por ejemplo, Linda Mealey y sus colegas descubrieron que las personas recordaban mejor las caras de las personas cuando esas caras estaban asociadas con historias sobre esas personas haciendo trampa (como malversar dinero de una iglesia).

Fuerte reciprocidad (o "reciprocidad tribal")

Los humanos pueden tener un conjunto evolucionado de adaptaciones psicológicas que los predisponen a ser más cooperativos de lo que se esperaría con los miembros de su grupo tribal interno y más desagradables con los miembros de los grupos tribales externos. Estas adaptaciones pueden haber sido consecuencia de la guerra tribal. Los seres humanos también pueden tener predisposiciones para el "castigo altruista": castigar a los miembros del grupo que violan las reglas del grupo, incluso cuando este comportamiento altruista no puede justificarse en términos de ayudar a aquellos con los que está relacionado (selección de parentesco), cooperar con aquellos que interactuará nuevamente (reciprocidad directa), o cooperará para mejorar su reputación con otros (reciprocidad indirecta).

Psicología evolutiva y cultura.

Aunque la psicología evolutiva se ha centrado tradicionalmente en los comportamientos a nivel individual, determinados por las adaptaciones psicológicas típicas de la especie, se ha realizado un trabajo considerable sobre cómo estas adaptaciones dan forma y, en última instancia, gobiernan la cultura (Tooby y Cosmides, 1989).Tooby y Cosmides (1989) argumentaron que la mente consta de muchas adaptaciones psicológicas específicas del dominio, algunas de las cuales pueden limitar el material cultural que se aprende o se enseña. A diferencia de un programa de adquisición cultural de dominio general, donde un individuo recibe pasivamente material culturalmente transmitido del grupo, Tooby y Cosmides (1989), entre otros, argumentan que: "la psique evolucionó para generar un comportamiento adaptativo en lugar de repetitivo, y por lo tanto, analiza críticamente el comportamiento de quienes lo rodean en formas altamente estructuradas y modeladas, para ser utilizado como una rica (pero de ninguna manera la única) fuente de información a partir de la cual construir una 'cultura privada' o un sistema adaptativo adaptado individualmente; en En consecuencia, este sistema puede o no reflejar el comportamiento de otros en cualquier aspecto dado".

Las explicaciones biológicas de la cultura humana también trajeron críticas a la psicología evolutiva: los psicólogos evolutivos ven la psique y la fisiología humana como un producto genético y asumen que los genes contienen la información para el desarrollo y control del organismo y que esta información se transmite de una generación a otra. siguiente a través de los genes. Por lo tanto, los psicólogos evolutivos ven las características físicas y psicológicas de los humanos como genéticamente programadas. Incluso entonces, cuando los psicólogos evolutivos reconocen la influencia del medio ambiente en el desarrollo humano, entienden el medio ambiente solo como un activador o desencadenante de las instrucciones de desarrollo programadas codificadas en los genes.Los psicólogos evolutivos, por ejemplo, creen que el cerebro humano está formado por módulos innatos, cada uno de los cuales está especializado solo para tareas muy específicas, p. gramo. un módulo de ansiedad. Según los psicólogos evolutivos, estos módulos se dan antes de que el organismo se desarrolle realmente y luego son activados por algún evento ambiental. Los críticos objetan que esta visión es reduccionista y que la especialización cognitiva solo se produce a través de la interacción de los humanos con su entorno real, en lugar del entorno de antepasados ​​lejanos. Los enfoques interdisciplinarios se esfuerzan cada vez más por mediar entre estos puntos de vista opuestos y por resaltar que las causas biológicas y culturales no tienen por qué ser antagónicas para explicar el comportamiento humano e incluso los logros culturales complejos.

En subcampos de psicología

Psicología del desarrollo

Según Paul Baltes, los beneficios que otorga la selección evolutiva disminuyen con la edad. La selección natural no ha eliminado muchas condiciones dañinas y características no adaptativas que aparecen entre los adultos mayores, como la enfermedad de Alzheimer. Si fuera una enfermedad que matara a personas de 20 años en lugar de personas de 70 años, podría haber sido una enfermedad que la selección natural podría haber eliminado hace mucho tiempo. Por lo tanto, sin la ayuda de las presiones evolutivas contra las condiciones no adaptativas, los humanos modernos sufren los dolores, molestias y enfermedades del envejecimiento y, a medida que los beneficios de la selección evolutiva disminuyen con la edad, aumenta la necesidad de medios tecnológicos modernos contra las condiciones no adaptativas.

Psicología Social

Dado que los humanos son una especie muy social, existen muchos problemas de adaptación asociados con la navegación en el mundo social (p. ej., mantener aliados, administrar jerarquías de estatus, interactuar con miembros del grupo externo, coordinar actividades sociales, tomar decisiones colectivas). Los investigadores en el campo emergente de la psicología social evolutiva han hecho muchos descubrimientos relacionados con temas tradicionalmente estudiados por los psicólogos sociales, incluida la percepción de la persona, la cognición social, las actitudes, el altruismo, las emociones, la dinámica de grupo, el liderazgo, la motivación, los prejuicios, las relaciones intergrupales y la interacción cruzada. diferencias culturales.

Cuando se esfuerzan por resolver un problema, los humanos muestran determinación a una edad temprana, mientras que los chimpancés no tienen una expresión facial comparable. Los investigadores sospechan que la expresión humana determinada evolucionó porque cuando un ser humano está trabajando con determinación en un problema, otras personas con frecuencia lo ayudarán.

Psicología anormal

Las hipótesis adaptacionistas con respecto a la etiología de los trastornos psicológicos a menudo se basan en analogías entre disfunciones fisiológicas y psicológicas, como se indica en la siguiente tabla. Los teóricos destacados y los psiquiatras evolutivos incluyen a Michael T. McGuire, Anthony Stevens y Randolph M. Nesse. Ellos, y otros, sugieren que los trastornos mentales se deben a los efectos interactivos tanto de la naturaleza como de la crianza y, a menudo, tienen múltiples causas contribuyentes.

Mecanismo causal de falla o mal funcionamiento de la adaptaciónEjemplo fisiológicoEjemplo psicológico hipotético
Adaptación funcional (defensa adaptativa)Fiebre/Vómitos(respuestas funcionales a la infección o ingestión de toxinas)Depresión o ansiedad leves (respuestas funcionales a pérdidas leves o estrés /reducción de interacciones sociales para prevenir infecciones por patógenos contagiosos)
Subproducto de una(s) adaptación(es)Gas intestinal(subproducto de la digestión de la fibra)Fetiches sexuales (?)(posible subproducto de las adaptaciones normales de excitación sexual que se han "impreso" en objetos o situaciones inusuales)
Adaptaciones con múltiples efectosEnfermedad de células falciformes (gen que imparte resistencia a la malaria, en forma homocigota, causa anemia de células falciformes)Esquizofrenia o trastorno bipolar (pueden ser efectos secundarios de adaptaciones para altos niveles de creatividad, tal vez dependientes de trayectorias de desarrollo alternativas)
Adaptación defectuosaAlergias(respuestas inmunológicas hiperreactivas)Autismo(posible mal funcionamiento del módulo de teoría de la mente)
Morfos dependientes de la frecuenciaLos dos sexos / Diferentes tipos de sangre y sistema inmunológicoTrastornos de la personalidad(pueden representar estrategias conductuales alternativas posiblemente dependientes de su prevalencia en la población)
Desajuste entre ambientes ancestrales y actualesDiabetes tipo 2(puede estar relacionada con la abundancia de alimentos azucarados en el mundo moderno)La interacción moderna más frecuente con extraños (en comparación con familiares y amigos cercanos) puede predisponer a una mayor incidencia de depresión y ansiedad.
Colas de distribución normal (curva de campana)Enanismo o gigantismoExtremos de la distribución de los rasgos cognitivos y de personalidad(p. ej., extrema introversión y extraversión, o superdotación intelectual y discapacidad intelectual)

Los psicólogos evolutivos han sugerido que la esquizofrenia y el trastorno bipolar pueden reflejar un efecto secundario de los genes con beneficios para el estado físico, como una mayor creatividad. (Algunas personas con trastorno bipolar son especialmente creativas durante sus fases maníacas y se ha descubierto que los parientes cercanos de personas con esquizofrenia tienen más probabilidades de tener profesiones creativas). Un informe de 1994 de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría encontró que las personas con esquizofrenia en aproximadamente el misma tasa en culturas occidentales y no occidentales, y en sociedades industrializadas y pastoriles, lo que sugiere que la esquizofrenia no es una enfermedad de la civilización ni una invención social arbitraria.La sociopatía puede representar una estrategia evolutivamente estable, mediante la cual un pequeño número de personas que hacen trampa en los contratos sociales se benefician en una sociedad compuesta principalmente por no sociópatas. La depresión leve puede ser una respuesta adaptativa para retirarse y reevaluar situaciones que han llevado a resultados desventajosos (la "hipótesis de la rumiación analítica") (ver Enfoques evolutivos de la depresión).

Algunas de estas especulaciones aún no se han desarrollado en hipótesis totalmente comprobables, y se requiere una gran cantidad de investigación para confirmar su validez.

Comportamiento antisocial y delictivo.

La psicología evolutiva se ha aplicado para explicar el comportamiento criminal o inmoral de otro modo como adaptativo o relacionado con comportamientos adaptativos. Los machos son generalmente más agresivos que las hembras, que son más selectivas con sus parejas debido al esfuerzo mucho mayor que tienen que contribuir al embarazo y la crianza de los hijos. Se supone que los machos son más agresivos debido a la competencia reproductiva más intensa que enfrentan. Los hombres de bajo estatus pueden ser especialmente vulnerables a no tener hijos. Puede haber sido ventajoso desde el punto de vista evolutivo participar en un comportamiento altamente arriesgado y violentamente agresivo para aumentar su estado y, por lo tanto, el éxito reproductivo. Esto puede explicar por qué los hombres generalmente están involucrados en más delitos y por qué el bajo estatus y la soltería se asocian con la delincuencia. Es más,Algunos sociólogos han subrayado la exposición diferencial a los andrógenos como la causa de estos comportamientos, en particular Lee Ellis en su teoría neuroandrogénica evolutiva (ENA).

Muchos conflictos que resultan en daño y muerte involucran estatus, reputación e insultos aparentemente triviales. Steven Pinker en su libro La tabla rasaargumenta que en sociedades no estatales sin policía era muy importante tener una disuasión creíble contra la agresión. Por lo tanto, era importante ser percibido como alguien que tenía una reputación creíble de tomar represalias, lo que resultó en que los humanos desarrollaran instintos de venganza y de protección de la reputación ("honor"). Pinker argumenta que el desarrollo del estado y la policía han reducido drásticamente el nivel de violencia en comparación con el entorno ancestral. Cada vez que el estado se derrumba, lo que puede ser muy local, como en las zonas pobres de una ciudad, los seres humanos se organizan de nuevo en grupos para la protección y la agresión, y conceptos como la venganza violenta y la protección del honor vuelven a ser extremadamente importantes.

Se teoriza que la violación es una estrategia reproductiva que facilita la propagación de la descendencia del violador. Tal estrategia puede ser adoptada por hombres que de otro modo es poco probable que atraigan a las mujeres y, por lo tanto, no pueden formar relaciones legítimas, o por hombres de alto estatus con mujeres socialmente vulnerables que es poco probable que tomen represalias para aumentar aún más su éxito reproductivo. Las teorías sociobiológicas de la violación son muy controvertidas, ya que las teorías tradicionales generalmente no consideran que la violación sea una adaptación del comportamiento, y las objeciones a esta teoría se hacen por motivos éticos, religiosos, políticos y científicos.

Psicología de la religión

Las perspectivas adaptacionistas sobre las creencias religiosas sugieren que, como todo comportamiento, los comportamientos religiosos son producto del cerebro humano. Al igual que con todas las demás funciones de los órganos, se ha argumentado que la estructura funcional de la cognición tiene una base genética y, por lo tanto, está sujeta a los efectos de la selección natural y la selección sexual. Al igual que otros órganos y tejidos, esta estructura funcional debería ser universalmente compartida entre los humanos y debería haber resuelto importantes problemas de supervivencia y reproducción en ambientes ancestrales. Sin embargo, los psicólogos evolutivos siguen divididos sobre si la creencia religiosa es más probablemente una consecuencia de adaptaciones psicológicas evolucionadas o un subproducto de otras adaptaciones cognitivas.

Psicología de coalición

La psicología de coaliciones es un enfoque para explicar los comportamientos políticos entre diferentes coaliciones y la condicionalidad de estos comportamientos en una perspectiva psicológica evolutiva. Este enfoque asume que desde que los seres humanos aparecieron en la tierra, han evolucionado para vivir en grupos en lugar de vivir como individuos para lograr beneficios tales como más oportunidades de apareamiento y un mayor estatus. Los seres humanos, por lo tanto, naturalmente piensan y actúan de una manera que gestiona y negocia dinámicas de grupo.

La psicología de coalición ofrece una predicción ex ante falsificable al plantear cinco hipótesis sobre cómo operan estas adaptaciones psicológicas:

Recepción y crítica

Los críticos de la psicología evolutiva la acusan de promover el determinismo genético, el panadaptacionismo (la idea de que todos los comportamientos y características anatómicas son adaptaciones), hipótesis infalsables, explicaciones distales o finales del comportamiento cuando las explicaciones próximas son superiores e ideas políticas o morales malévolas.

Implicaciones éticas

Los críticos han argumentado que la psicología evolutiva podría usarse para justificar las jerarquías sociales existentes y las políticas reaccionarias. Los críticos también han sugerido que las teorías e interpretaciones de los datos empíricos de los psicólogos evolutivos se basan en gran medida en suposiciones ideológicas sobre la raza y el género.

En respuesta a tales críticas, los psicólogos evolutivos a menudo advierten contra la falacia naturalista: la suposición de que "lo que es natural" es necesariamente un bien moral. Sin embargo, su advertencia de no cometer la falacia naturalista ha sido criticada como un medio para sofocar las discusiones éticas legítimas.

Contradicciones en los modelos

Algunas críticas a la psicología evolutiva apuntan a las contradicciones entre los diferentes aspectos de los escenarios adaptativos propuestos por la psicología evolutiva. Un ejemplo es el modelo de psicología evolutiva de grupos sociales extensos que seleccionan cerebros humanos modernos, siendo una contradicción que la función sináptica de los cerebros humanos modernos requiere altas cantidades de muchos nutrientes esenciales específicos para que tal transición a mayores requerimientos de los mismos nutrientes esenciales sea compartida por todos los individuos de una población disminuiría la posibilidad de formar grandes grupos debido a los alimentos cuello de botella con nutrientes esenciales raros que limitan el tamaño de los grupos. Se menciona que algunos insectos tienen sociedades con diferentes rangos para cada individuo y que los monos siguen funcionando socialmente después de la eliminación de la mayor parte del cerebro como argumentos adicionales contra los grandes cerebros que promueven las redes sociales. El modelo de machos como proveedores y protectores es criticado por la imposibilidad de estar en dos lugares a la vez, el macho no puede proteger a su familia en casa y estar cazando al mismo tiempo. En el caso de la afirmación de que un hombre proveedor podría comprar servicios de protección para su familia de otros hombres mediante el trueque de alimentos que había cazado, los críticos señalan el hecho de que el alimento más valioso (el alimento que contenía los nutrientes esenciales más escasos) sería diferente en diferentes ecologías y como tal vegetal en algunas áreas geográficas y animal en otras, lo que hace imposible que los estilos de caza que se basan en la fuerza física o la asunción de riesgos tengan un valor universal similar en el trueque de alimentos y en lugar de hacer inevitable que en algunas partes de África, los alimentos recolectados sin necesidad de una gran fuerza física sean los más valiosos hacer trueque por protección. También se señala una contradicción entre la afirmación de la psicología evolutiva de que los hombres deben ser más visuales sexualmente que las mujeres para evaluar la fertilidad de las mujeres a una velocidad más rápida de lo que las mujeres necesitaban para poder evaluar los genes masculinos y su afirmación de que los celos sexuales masculinos protegen contra la infidelidad.

Modelo estándar de ciencias sociales

La psicología evolutiva se ha enredado en las grandes controversias filosóficas y de las ciencias sociales relacionadas con el debate sobre la naturaleza frente a la crianza. Los psicólogos evolutivos suelen contrastar la psicología evolutiva con lo que llaman el modelo estándar de ciencias sociales (SSSM). Caracterizan al SSSM como la perspectiva de "pizarra en blanco", "relativista", "construccionista social" y "determinista cultural" que, según dicen, dominó las ciencias sociales a lo largo del siglo XX y asumió que la mente estaba moldeada casi en su totalidad por la cultura.

Los críticos han argumentado que los psicólogos evolutivos crearon una falsa dicotomía entre su propio punto de vista y la caricatura del SSSM. Otros críticos consideran el SSSM como un recurso retórico o un hombre de paja y sugieren que los científicos a quienes los psicólogos evolutivos asocian con el SSSM no creían que la mente fuera un estado en blanco desprovisto de predisposiciones naturales.

Reduccionismo y determinismo

Algunos críticos ven a la psicología evolutiva como una forma de reduccionismo genético y determinismo genético, siendo una crítica común que la psicología evolutiva no aborda la complejidad del desarrollo y la experiencia individuales y no explica la influencia de los genes en el comportamiento en casos individuales.Los psicólogos evolutivos responden que están trabajando dentro de un marco interaccionista de naturaleza y crianza que reconoce que muchas adaptaciones psicológicas son facultativas (sensibles a las variaciones ambientales durante el desarrollo individual). La disciplina generalmente no se enfoca en análisis próximos del comportamiento, sino que se enfoca en el estudio de la causalidad distal/última (la evolución de las adaptaciones psicológicas). El campo de la genética del comportamiento se centra en el estudio de la influencia próxima de los genes en el comportamiento.

Comprobabilidad de las hipótesis

Una crítica frecuente de la disciplina es que las hipótesis de la psicología evolutiva son con frecuencia arbitrarias y difíciles o imposibles de probar adecuadamente, lo que cuestiona su estatus como una disciplina científica real, por ejemplo, porque muchos rasgos actuales probablemente evolucionaron para cumplir funciones diferentes a las que tienen ahora.. Por lo tanto, debido a que existe un número potencialmente infinito de explicaciones alternativas de por qué evolucionó un rasgo, los críticos sostienen que es imposible determinar la explicación exacta. Si bien las hipótesis de la psicología evolutiva son difíciles de probar, los psicólogos evolutivos afirman que no es imposible.Parte de la crítica a la base científica de la psicología evolutiva incluye una crítica al concepto de Ambiente de Adaptación Evolutiva (EEA). Algunos críticos han argumentado que los investigadores saben tan poco sobre el entorno en el que evolucionó el Homo sapiens que explicar rasgos específicos como una adaptación a ese entorno se vuelve altamente especulativo. Los psicólogos evolutivos responden que saben muchas cosas sobre este entorno, incluido el hecho de que los ancestros de los humanos actuales eran cazadores-recolectores, que generalmente vivían en pequeñas tribus, etc.Edward Hagen argumenta que los ambientes del pasado humano no eran radicalmente diferentes en el mismo sentido que los períodos Carbonífero o Jurásico y que los taxones de animales y plantas de la era eran similares a los del mundo moderno, al igual que la geología y la ecología. Hagen argumenta que pocos negarían que otros órganos evolucionaron en el EEE (por ejemplo, los pulmones evolucionaron en una atmósfera rica en oxígeno), pero los críticos cuestionan si el EEE del cerebro es realmente cognoscible o no, lo que, según él, constituye un escepticismo selectivo. Hagen también argumenta que la mayor parte de la investigación de la psicología evolutiva se basa en el hecho de que las mujeres pueden quedar embarazadas y los hombres no, lo que Hagen observa que también era cierto en el EEE.

John Alcock describe esto como el "argumento sin máquina del tiempo", ya que los críticos argumentan que, dado que no es posible viajar en el tiempo al EEE, no se puede determinar qué estaba sucediendo allí y, por lo tanto, qué fue adaptativo. Alcock argumenta que la evidencia actual permite a los investigadores tener una confianza razonable sobre las condiciones del EEE y que el hecho de que tantos comportamientos humanos sean adaptativos en el entorno actual es evidencia de que el entorno ancestral de los humanos tenía mucho en común con el actual., ya que estos comportamientos habrían evolucionado en el medio ancestral. Por lo tanto, Alcock concluye que los investigadores pueden hacer predicciones sobre el valor adaptativo de los rasgos.De manera similar, Dominic Murphy argumenta que las explicaciones alternativas no pueden simplemente enviarse, sino que necesitan su propia evidencia y predicciones: si una explicación hace predicciones que las otras no pueden, es razonable tener confianza en esa explicación. Además, Murphy argumenta que otras ciencias históricas también hacen predicciones sobre fenómenos modernos para encontrar explicaciones sobre fenómenos pasados, por ejemplo, los cosmólogos buscan evidencia de lo que esperaríamos ver en la actualidad si el Big Bang fuera cierto. mientras que los geólogos hacen predicciones sobre fenómenos modernos para determinar si un asteroide acabó con los dinosaurios. Murphy argumenta que si otras disciplinas históricas pueden realizar pruebas sin una máquina del tiempo, entonces los críticos tienen la responsabilidad de mostrar por qué la psicología evolutiva no es comprobable si otras disciplinas históricas no lo son.

Modularidad de la mente

Los psicólogos evolutivos generalmente suponen que, como el cuerpo, la mente está formada por muchas adaptaciones modulares evolucionadas, aunque existe cierto desacuerdo dentro de la disciplina con respecto al grado de plasticidad general o "generalidad" de algunos módulos. Se ha sugerido que la modularidad evoluciona porque, en comparación con las redes no modulares, habría conferido una ventaja en términos de aptitud y porque los costos de conexión son menores.

Por el contrario, algunos académicos argumentan que no es necesario postular la existencia de módulos altamente específicos de dominio y sugieren que la anatomía neuronal del cerebro respalda un modelo basado en procesos y facultades generales de más dominio. Además, el apoyo empírico para la teoría de dominio específico proviene casi por completo del desempeño en variaciones de la tarea de selección de Wason, que tiene un alcance extremadamente limitado, ya que solo prueba un subtipo de razonamiento deductivo.

Desarrollo cultural más que genético de herramientas cognitivas

Cecilia Heyes ha argumentado que la imagen presentada por alguna psicología evolutiva de la mente humana como una colección de instintos cognitivos, órganos de pensamiento moldeados por la evolución genética durante períodos de tiempo muy largos, no se ajusta a los resultados de la investigación. Ella postula, en cambio, que los humanos tienen dispositivos cognitivos: "órganos de pensamiento con un propósito especial" construidos en el curso del desarrollo a través de la interacción social. Subrena E. Smith, de la Universidad de New Hampshire, articula críticas similares.

Respuesta de los psicólogos evolutivos

Los psicólogos evolutivos se han dirigido a muchos de sus críticos (véanse, por ejemplo, los libros de Segerstråle (2000), Defenders of the Truth: The Battle for Science in the Sociobiology Debate and Beyond, Barkow (2005), Missing the Revolution: Darwinism for Social Scientists, y Alcock (2001), El triunfo de la sociobiología). Entre sus refutaciones se encuentran que algunas críticas son testaferros, se basan en una dicotomía incorrecta entre naturaleza y crianza, se basan en malentendidos de la disciplina, etc. Robert Kurzban sugirió que "... los críticos del campo, cuando se equivocan, no son fallando ligeramente en el blanco. Su confusión es profunda y profunda. No es como si fueran tiradores que no pueden dar en el centro del objetivo; están sosteniendo el arma hacia atrás ".