Primera guerra civil republicana (Roma)

ImprimirCitar

La primera guerra civil republicana o guerra civil de Sila se libró entre el general romano Lucius Cornelius Sila y sus oponentes, la facción Cinna-Marius (generalmente llamada Marians o Cinnans en honor a sus antiguos líderes Gaius Marius y Lucius Cornelius Cinna), en los años 83-81 a. La guerra terminó con una batalla decisiva en las afueras de Roma. Después de la guerra, el victorioso Sila se proclamó dictador de la República.

Preludio

Sila había logrado el control temporal de Roma y el exilio de Marius a África después de su primera marcha sobre Roma, pero partió poco después para liderar la Primera Guerra Mitridática. Esta partida permitió a Gaius Marius y su hijo Gaius Marius el más joven regresar a Roma con un ejército y, con Lucius Cornelius Cinna, arrebatarle el control de Roma al partidario de Sila, Gnaeus Octavius, durante la ausencia de Sila. Siguiendo las órdenes de Marius, algunos de sus soldados atravesaron Roma matando a los principales partidarios de Sila, incluido Octavius.

Sus cabezas fueron expuestas en el Foro. Después de cinco días, Cinna ordenó a sus tropas más disciplinadas que mataran a los soldados de Marius. En total, unos 100 nobles romanos habían sido asesinados. Marius declaró inválidas las reformas y leyes de Sulla, exilió oficialmente a Sulla, se hizo elegir para el mando oriental de Sulla, y Cinna y él mismo eligieron cónsules para el año 86 a. Marius murió quince días después y Cinna quedó con el control exclusivo de Roma.

Habiendo logrado este logro, los marianos enviaron a Lucius Valerius Flaccus con un ejército para relevar a Sila de su mando en el este. Flaccus había sido nombrado segundo al mando Gaius Flavius ​​Fimbria, un individuo del que la historia registra tenía pocas virtudes. Eventualmente agitaría contra su oficial al mando e incitaría a las tropas a asesinar a Flaccus.

Mientras tanto, los dos ejércitos romanos acamparon uno al lado del otro y Sila, no por primera vez, animó a sus soldados a sembrar la disensión entre el ejército de Flaccus. Muchos desertaron a Sulla antes de que Flaccus hiciera las maletas y se trasladara al norte para amenazar los dominios del norte de Mitrídates. Mientras tanto, Sila se movió para interceptar al nuevo ejército póntico y poner fin a la guerra en Orcómeno.

Curso

Con Mitrídates derrotado y Cinna ahora muerta en un motín, Sila estaba decidida a recuperar el control de Roma.

Eventos del 83 a.C.

  • En la primavera del 83 a. C. Sila desembarcó su ejército en dos divisiones en el sur de Italia; una división en Brundisium otra en Tarento.
  • En Tarentum Sulla hizo sacrificios a los dioses.
  • Tan pronto como puso un pie en Italia, los nobles proscritos y los antiguos partidarios de Sullan que habían sobrevivido al régimen de Marian-Cinna acudieron en masa a su bandera. Los más destacados entre ellos fueron Quintus Caecilius Metellus Pius, Marcus Licinius Crassus y Lucius Marcius Philippus. Metelo y Craso lo hicieron al frente de sus propios ejércitos formados de forma independiente.
  • Philipus, que gobernaba Cerdeña, aseguró la isla para la causa de Sullan.
  • Gnaeus Pompeius Magnus (Pompeyo), hijo de Gnaeus Pompeius Strabo, levantó tres legiones de entre los veteranos de su padre en su Picenum natal y, derrotando y superando a las fuerzas marianas, se abrió camino para unirse a Sila. Cuando Pompeyo conoció a Sila, se dirigió a él como Imperator.
  • Publius Cornelius Cethegus, un firme partidario de Marius, ahora también se unió a la causa Sullan.
  • Para frenar el avance sin resistencia de sus enemigos, Gnaeus Papirius Carbo (cónsul 85 a. C.) envió a sus cónsules títeres recién elegidos, Gaius Norbanus y Cornelius Scipio Asiaticus, ambos con ejércitos, contra Sila.
  • Cuando Sila llegó a Campania, encontró al cónsul Norbano bloqueando el camino a Capua. Ansioso por no parecer un invasor hambriento de guerra, Sila envió delegaciones a Norbanus ofreciéndose a negociar, pero fueron rechazadas. Norbanus luego se movió para bloquear el avance de Sulla en Canusium y se convirtió en el primero en enfrentarse a él en la Batalla del Monte Tifata. Aquí Sulla infligió una aplastante derrota a los marianos, con Norbanus perdiendo seis mil de sus hombres frente a los setenta de Sila. Norbanus se retiró con los restos de su ejército a Capua. Sila lo persiguió, pero fue detenido por el socio consular de Norbanus, Scipio, que estaba acampado en Capua.
  • Scipio no estaba dispuesto a arriesgarse a una batalla con el ejército endurecido por la batalla de su oponente y agradeció la oferta de Sila para negociar. Quintus Sertorius, uno de los legados de Scipio, no confiaba en Sulla y aconsejó a Scipio que forzara una acción decisiva. En cambio, lo enviaron a Norbanus para explicarle que estaba en vigor un armisticio y que se estaban llevando a cabo negociaciones. Sertorius hizo un pequeño desvío y capturó la ciudad de Suessa, que se había pasado a la facción de Sullan. Cuando Sulla se quejó de este abuso de confianza, Scipio envió de vuelta a los rehenes que Sila había dado como un suspiro de buena fe. Este comportamiento de Scipio indignó a las tropas de Scipio, que ya estaban molestas por tener que enfrentarse a los veteranos de Sila. Se hizo un trato entre los soldados de Scipio y Sulla y desertaron en masa ., engrosando aún más sus filas. El cónsul y su hijo fueron encontrados encogidos en sus tiendas y llevados ante Sila, quien los liberó después de obtener la promesa de que nunca más pelearían contra él ni se reunirían con Carbo. Sin embargo, inmediatamente después de su liberación, Scipio rompió su promesa y fue directamente a Carbo en Roma.
  • Sulla luego derrotó a Norbanus por segunda vez. Norbanus también escapó de regreso a Roma e hizo que Metelo Pío y todos los demás senadores que marchaban con Sila fueran declarados enemigos del estado.
  • En Roma se celebraron las elecciones para el consulado del 82; Cayo Mario el Joven (hijo del gran Cayo Mario) y Cayo Papirius Carbo (reelegido por segunda vez) fueron elegidos.
  • Al final de la temporada de campaña del 83 a. C., Marcus Lucullus, uno de los legados de Sila, derrotó a una fuerza numéricamente superior (50 cohortes frente a sus 16) en Fidentia.

Eventos del 82 a.C.

  • Los nuevos cónsules para el año 82 a. C. fueron Gaius Papirius Carbo, para su tercer mandato, y Gaius Marius the Younger, que en ese momento solo tenía entre 26 y 28 años.
  • En el respiro de la campaña proporcionado por Winter, los marianos se dispusieron a reponer sus fuerzas. Quintus Sertorius reclutó hombres en Etruria, los viejos veteranos de Marius salieron del retiro para luchar a las órdenes de su hijo y los samnitas reunieron a sus guerreros en apoyo de Carbo, con la esperanza de destruir a Sila, el hombre que los derrotó en la Guerra Social.
  • Mientras tanto, Sila había enviado a Craso a reclutar tropas entre los Marsi, a Pompeyo a reclutar más legiones en Picenum, y también reclutó soldados de Calabria y Apulia.
  • Cuando se abrió la temporada de campaña, Sulla avanzó por la Vía Latina hacia la capital y Metelo, apoyado por Pompeyo, condujo a las fuerzas de Sulla hacia el norte de Italia. Carbo se lanzó contra Metelo mientras el joven Mario defendía la propia ciudad de Roma.
  • Mario el Joven marchó con su ejército hacia el sureste de Campania y se encontró con las fuerzas de Sila en Scariportus (cerca de Signia). Después de un compromiso inicial, Sulla decidió acampar. Mientras los hombres de Sila preparaban el campamento (cavando una zanja, levantando terraplenes), Marius atacó repentinamente. Los veteranos de Sulla simplemente clavaron su pila en el suelo para crear una barricada improvisada y sacaron sus espadas. Cuando hubieron organizado sus líneas de batalla, los sullanos contraatacaron. La fuerza de Marius se puso a la defensiva, su izquierda comenzó a vacilar y cinco cohortes de soldados de infantería y dos de caballería desertaron hacia Sila. Esto provocó un colapso general y el ejército de Marius se dispersó en la derrota. Marius perdió 28.000 hombres (asesinados, capturados, convertidos o huidos), mientras que Sulla afirmó haber perdido solo 23 hombres.
  • Marius sobrevivió a la Batalla de Scariportus y con 7.000 hombres se retiró a Praeneste. Los primeros en llegar tuvieron suerte y pudieron entrar por las puertas, pero cuando las fuerzas de Sullan se acercaron, los aterrorizados habitantes de Praeneste cerraron las puertas. El propio Marius tuvo que ser izado con una cuerda, mientras que cientos de marianos atrapados entre los muros y los sullanos fueron masacrados. Sila luego dejó a su lugarteniente Lucretius Afella sitiando a Praeneste y avanzó hacia la ahora indefensa Roma.
  • Tras su derrota, Marius envió un mensaje al pretor Lucius Junius Brutus Damasippus en Roma para que matara a los simpatizantes de Sulla que quedaban antes de que Sila pudiera tomar la ciudad. Damasipo convocó una reunión del Senado y allí, en la misma Curia, los hombres marcados fueron abatidos por asesinos. Algunos, como Lucius Domitius Ahenobarbus, fueron asesinados en los escalones del Senado cuando intentaban huir, y el Pontifex Maximus, sumo sacerdote de Roma, Quintus Mucius Scaevola, fue asesinado en el Templo de Vesta, los cuerpos de los asesinados fueron luego arrojados en el Tíber.
  • Mientras tanto, en el norte, Metelo, trabajando en conjunto con Pompeyo, luchó contra el cónsul Carbo y sus legados Cayo Carrinas y Cayo Marcio Censorino. Metelo derrotó a Carrinas en el río Aesis, solo para ser bloqueado por el propio Carbo. Al enterarse de que Mario el Joven había sido derrotado en Scariportus, Carbo se retiró a Ariminum, severamente acosado por los ataques de caballería en su retaguardia por parte de Pompeyo. Algún tiempo después, Metelo y Pompeyo derrotaron a Censorino cerca de Sena Gallica y saquearon la ciudad.
  • Neapolis cayó ante los sullanos por traición, prácticamente toda la población fue masacrada. En consecuencia, Appian comenta que las ciudades más cercanas a Roma se rindieron sin luchar.
  • Cuando Sila rodeó Roma con sus tropas, el pueblo abrió las puertas y tomó Roma sin luchar, los marianos restantes habían huido.
  • La mayor parte del sur de Italia ahora pertenecía a Sulla, aunque algunas ciudades como Praeneste permanecieron sitiadas. Sila ahora partió hacia Etruria al norte.
  • Sila dividió su ejército en dos, envió una división a Saturnia a través de Via Clodia mientras comandaba la otra división a Clusium a lo largo de Via Cassia.
  • Carbo decidió enfrentarse él mismo a Sila. Sus dos ejércitos se encontraron cerca de Clussium, donde se libró una batalla indecisa de todo el día. Al día siguiente, Sila se retiró porque se le informó que los samnitas y lucanos amenazaban al ejército de Afella en Praeneste.
  • Mientras tanto, la otra fuerza de Sullan había tenido un éxito total, derrotando a su oponente cerca de Saturnia.
  • Lucius Marcius Philippus disfrutó de otro éxito en Cerdeña, ganando lentamente la isla para la causa de Sullan.
  • Marcus Lucullus embotellado en Placentia pudo romper el asedio. Norbano, que acudió al rescate de los sitiadores, trató de sorprender a Lúculo con una marcha forzada, pero Lúculo estaba listo para él y masacró a sus exhaustas tropas.
  • Habiendo tomado y saqueado la ciudad de Sena, Craso y Pompeyo derrotaron severamente a Carrinas que había marchado contra ellos, matando a 3.000 soldados marianos y obligándolo a buscar refugio en Spoletium.
  • En su camino a Praeneste, Sila pudo tender una emboscada a los refuerzos en su camino a Carrinas en Spoletium, matando a 2.000 soldados marianos.
  • Carbo envió otro ejército desde Etruria para levantar el sitio de Praeneste. Fueron emboscados en el camino por Pompeyo que los obligó a retroceder.
  • Un ataque mariano a Metelo cerca de Faventia les salió terriblemente mal. Esto hizo que los lucanos del ejército de Norbanus contemplaran desertar a Sila. Su comandante, un hombre llamado Albinovanus, tramó un plan con los sullanos para asesinar a Norbanus y sus oficiales superiores (para mostrar su buena fe). En una fiesta que Albinovanus había organizado, los oficiales de Norbanus fueron asesinados. Norbanus no pudo asistir a la fiesta y sobrevivió. Después del asesinato y la deserción de los lucanos, Ariminum también se pasó a Sila. Norbanus abandonó su ejército y huyó de Italia.
  • Mientras tanto, Sila y su ejército habían llegado al sitio de Praeneste. Bloqueó un intento de Damasipo de llegar a Mario el Joven. Después del fracaso de Damasipo, Carbón se desanimó y huyó a Sicilia. Sin su líder, el resto de las fuerzas marianas se unieron para una última resistencia.
  • El general samnita Poncio Telesinus y el general lucano Marco Lamponio con un gran ejército de samnitas y lucanos intentaban llegar a Praeneste para romper el sitio de Sullan. Desafortunadamente para ellos, Sila y su ejército se interpusieron en su camino en una posición muy defendible. Damasipo, Censorino y Carrinas unieron entonces a sus hombres con los samnitas y lucanos y juntos decidieron marchar sobre Roma. Cuando Sulla se enteró, inmediatamente los siguió en su persecución.
  • Fuera de los muros de Roma, tuvo lugar la última batalla decisiva de la guerra civil, la Batalla de la Puerta Colline; Sila, después de una batalla muy reñida y prolongada, salió victorioso. Posteriormente se estimó que ca. 50.000 hombres perdieron la vida en el campo de batalla ese día.
  • Damasipo, Carrinas y Censorino fueron llevados a Sila al día siguiente y ejecutados. Sus cabezas y las de Lamponius y Telesinus fueron mostradas a Marius en Praeneste.
  • Posteriormente, Sila entró en Roma como salvador (había salvado a Roma de los samnitas, el antiguo enemigo de Roma). Se convocó una reunión del Senado en el Templo de Bellona; mientras Sila se dirigía a los senadores, el sonido de gritos aterrorizados llegó desde el Campo de Marte. Sila calmó a los senadores atribuyendo los gritos a 'unos criminales que están siendo corregidos' . En realidad, lo que el Senado había escuchado era el sonido de 8.000 prisioneros que se habían rendido el día anterior siendo ejecutados por orden de Sila; ninguno de los capturados se salvó de la ejecución.
  • Poco después de la batalla de Colline Gate, Sila se declaró dictador y ahora ostentaba el poder supremo sobre la República.
  • Marius intentó escapar por los desagües debajo de Praeneste, pero falló y se suicidó. El pueblo se rindió; la mayoría de los defensores fueron ejecutados, pero Sila salvó la vida de sus ciudadanos romanos.
  • Sila y sus lugartenientes luego hicieron campaña por toda Italia eliminando la resistencia restante. Las ciudades de Aesernia, Norba y Volterrae (fortalezas marianas) fueron destruidas.

Consecuencias 81 a.C.

  • Los supervivientes de la causa mariana fueron refugiados en Sicilia por Marco Perperna, en África por Domitius Ahenobarbus y en España por Quintus Sertorius.
  • Sila envió a Pompeyo a Sicilia con una gran fuerza (seis legiones, 120 barcos de guerra y 800 barcos de transporte). Según Plutarco, Perpenna huyó y dejó Sicilia a Pompeyo. Carbo pronto fue descubierto y arrestado por Pompeyo, quien "trató a Carbo en sus desgracias con una insolencia antinatural", llevando a Carbo encadenado a un tribunal que presidía, examinándolo de cerca "para angustia y disgusto de la audiencia", y finalmente, condenándolo a muerte.
  • Domitius Ahenobarbus ocupó la provincia romana de África (actualmente Túnez) para los marianos. Mientras Pompeyo todavía estaba en Sicilia, Sila le envió órdenes de capturar África también. Pompeyo navegó a Utica (la capital de la provincia) y allí derrotó a Domicio. El rey Hiarbas de Numidia, que era aliado de Domicio, fue capturado y ejecutado y Hiempsal II fue restaurado en el trono de Numidia.
  • Sila envió a Gaius Annius Luscus con varias legiones para tomar las provincias españolas de Quintus Sertorius. Después de una breve resistencia, Sertorio y sus hombres fueron expulsados ​​de la Península Ibérica. Desafortunadamente para los sullanos, Sertorius regresaría al año siguiente (ver: Guerra Sertoriana).

Resultado

Como resultado de esta guerra, Sulla se instaló como dictador de Roma, pero muchos pueblos y ciudades italianos sufrieron graves daños: por ejemplo, las fuerzas de Sulla infligieron grandes daños en Forlì ( Foro Livii ), que se había aliado con Marius. La reconstrucción llevó décadas.

Con el control total de Roma y la mayor parte de Italia, Sila instituyó una serie de proscripciones (un programa para ejecutar a quienes percibía como enemigos del estado y confiscar sus propiedades).

"Sila inmediatamente proscribió a ochenta personas sin comunicarse con ningún magistrado. Como esto provocó un murmullo general, dejó pasar un día, y luego proscribió a doscientas veinte más, y nuevamente al tercer día a otras tantas. En una arenga al pueblo, dijo, con referencia a estas medidas, que había proscrito todo lo que podía pensar, y en cuanto a aquellos que ahora escapaban a su memoria, los proscribiría en algún momento futuro".

Las proscripciones se perciben ampliamente como una respuesta a asesinatos similares que Marius y Cinna habían implementado mientras controlaban la República durante la ausencia de Sila. Proscribiendo o declarando fuera de la ley a todos aquellos que percibía que habían actuado en contra de los mejores intereses de la República mientras estaba en Oriente, Sila ordenó ejecutar a unos 1.500 nobles ( es decir, senadores y equites), aunque se estima que hasta 9.000 personas fueron asesinadas.La purga se prolongó durante varios meses. Ayudar o albergar a una persona proscrita se castigaba con la muerte, mientras que matar a una persona proscrita era recompensado. Los familiares de los proscritos no estaban excluidos del castigo, y los esclavos no estaban excluidos de las recompensas. Como resultado, "los maridos fueron masacrados en los brazos de sus esposas, los hijos en los brazos de sus madres".La mayoría de los proscritos no habían sido enemigos de Sila, sino que fueron asesinados por sus bienes, que fueron confiscados y subastados. Las ganancias de la propiedad subastada compensaron con creces el costo de recompensar a quienes mataron a los proscritos, lo que enriqueció aún más a Sila. Posiblemente para protegerse de futuras represalias políticas, Sila hizo prohibir a los hijos y nietos de los proscritos que se postularan para cargos políticos, una restricción que no se eliminó durante más de 30 años.

El joven Cayo Julio César, como yerno de Cinna, se convirtió en uno de los objetivos de Sila y huyó de la ciudad. Se salvó gracias a los esfuerzos de sus parientes, muchos de los cuales apoyaban a Sulla, pero Sulla señaló en sus memorias que lamentaba haberle perdonado la vida a César, debido a la notoria ambición del joven. El historiador Suetonio registra que cuando accedió a perdonar a César, Sila advirtió a los que defendían su caso que se convertiría en un peligro para ellos en el futuro, diciendo: "En este César hay muchos Marios".

Sila, que se opuso a las reformas de Gracchian popularis , era un optimato; aunque su llegada al lado del Senado tradicional originalmente podría describirse como más reaccionario cuando se trata del Tribunado y los cuerpos legislativos, mientras que más visionario cuando reforma el sistema judicial, las gobernaciones y la membresía del Senado. Como tal, buscó fortalecer la aristocracia y, por lo tanto, el Senado. Sila conservó sus reformas anteriores, que requerían la aprobación del Senado antes de que cualquier proyecto de ley pudiera presentarse al Consejo Plebeyo (la asamblea popular principal), y que también había restaurado la organización "serviana" más antigua y más aristocrática a la Asamblea Centuriada (asamblea de soldados) .Sulla, él mismo un patricio y, por lo tanto, no elegible para la elección para el cargo de Plebeian Tribune, no le gustaba el cargo. Como Sila vio la oficina, el Tribunado era especialmente peligroso y su intención era no solo privar al Tribunado de poder, sino también de prestigio. (El propio Sulla había sido privado oficialmente de su mando oriental a través de las actividades encubiertas de un tribuno). Durante los trescientos años anteriores, los tribunos habían desafiado directamente a la clase patricia e intentado privarla del poder a favor de la clase plebeya. A través de las reformas de Sila al Consejo Plebeyo, los tribunos perdieron el poder de iniciar la legislación. Sila luego prohibió a los ex tribunos ocupar cualquier otro cargo, por lo que las personas ambiciosas ya no buscarían la elección para el Tribunado.Finalmente, Sila revocó el poder de los tribunos para vetar los actos del Senado, aunque dejó intacto el poder de los tribunos para proteger a los ciudadanos romanos individuales.

Sulla luego aumentó el número de magistrados elegidos en un año determinado y requirió que todos los cuestores recién elegidos obtuvieran membresía automática en el Senado. Estas dos reformas se promulgaron principalmente para permitir que Sulla aumentara el tamaño del Senado de 300 a 600 senadores. Esto también eliminó la necesidad de que el censor elaborara una lista de senadores, ya que siempre había ex magistrados más que suficientes para llenar el senado. Para solidificar aún más el prestigio y la autoridad del Senado, Sila transfirió el control de los tribunales de los equites, que habían tenido el control desde las reformas de Gracchi, a los senadores. Esto, junto con el aumento en el número de tribunales, se sumó aún más al poder que ya tenían los senadores. Sila también codificó, y así estableció definitivamente, lacursus honorum , que requería que una persona alcanzara cierta edad y nivel de experiencia antes de postularse para un cargo en particular. Sila también quería reducir el riesgo de que un futuro general intentara tomar el poder, como él mismo había hecho. A tal fin reafirmó el requisito de que toda persona espere diez años antes de ser reelecto para cualquier cargo. Sila luego estableció un sistema en el que todos los cónsules y pretores servían en Roma durante su año en el cargo y luego comandaban un ejército provincial como gobernador durante el año posterior a su salida del cargo.

Finalmente, en una demostración de su poder absoluto, Sila amplió el "Pomerium", el límite sagrado de Roma, sin cambios desde la época de los reyes. Las reformas de Sila miraron hacia el pasado (a menudo volviendo a aprobar leyes anteriores) y regularon para el futuro, particularmente en su redefinición de las leyes de majestad (traición) y en su reforma del Senado.

Cerca del final del 81 a. C., Sila, fiel a sus sentimientos tradicionalistas, renunció a su dictadura, disolvió sus legiones y restableció el gobierno consular normal. Se postuló para el cargo (con Metelo Pío) y ganó la elección como cónsul para el año siguiente, 80 a. Despidió a sus lictores y anduvo sin vigilancia por el Foro, ofreciéndose a dar cuenta de sus actos a cualquier ciudadano. De una manera que el historiador Suetonio consideró arrogante, Julio César se burlaría más tarde de Sila por renunciar a la dictadura.

Contenido relacionado

Más resultados...
Tamaño del texto:
Editar