Pascual Ortiz Rubio

Compartir Imprimir Citar

Pascual Ortiz Rubio (10 de marzo de 1877 - 4 de noviembre de 1963) fue el primer presidente mexicano de México de 1930 a 1932. Fue uno de los tres presidentes mexicanos en cumplir el mandato de seis años (1928 –1934) del asesinado presidente electo Álvaro Obregón, mientras que el expresidente Plutarco Elías Calles retuvo el poder en un período conocido como el Maximato. Calles controlaba tan descaradamente el gobierno que Ortiz Rubio renunció a la presidencia como protesta en septiembre de 1932.

Temprana edad y educación

Nació en Morelia, Michoacán, hijo de un abogado y terrateniente, Pascual Ortiz de Ayala y Huerta, y Leonor Rubio Cornejo. Asistió al Colegio de San Nicolás, en Morelia, capital de Michoacán, formándose como ingeniero. Inició políticamente siendo estudiante y se opuso a la reelección de Porfirio Díaz en 1896. Con el estallido de la Revolución Mexicana en 1910 y la elección de Francisco I. Madero en 1911, Ortiz Rubio fue electo a la legislatura federal como un representante de Michoacán. Cuando el general Victoriano Huerta obligó a Madero y a su vicepresidente a renunciar y luego los asesinó en febrero de 1913, Huerta encarceló a Ortiz Rubio. Huerta fue derrocado en 1914 por varias facciones revolucionarias y el Ejército Federal se derrumbó con esa derrota. Ortiz Rubio se incorporó al Ejército Constitucionalista encabezado por Venustiano Carranza. Con el rango de coronel inicialmente, ascendió al rango de general de brigada. La facción constitucionalista pasó a derrotar a las facciones revolucionarias rivales.

Carrera profesional

Primeras posiciones

Ortiz Rubio se desempeñó como gobernador de Michoacán, de 1917 a 1920, y luego como secretario de comunicaciones, de 1920 a 1921, bajo los generales sonorenses Adolfo de la Huerta y Álvaro Obregón, quienes, junto con su compatriota Plutarco Elías Calles, dominaron la política en la década de 1920.. Cuando Calles fue elegido presidente en 1924, Ortiz Rubio fue designado embajador de México en Alemania y luego en Brasil.

Presidencia 1929–1932

La presidencia de Ortiz Rubio ha sido vista como la cúspide del poder del expresidente Calles como jefe máximo, con Ortiz Rubio retratado como un "presidente títere". Aunque no es el foco de los principales estudios académicos, su presidencia ha sido examinada en el contexto de la historia mexicana posrevolucionaria.

Elección de 1929

El presidente electo Álvaro Obregón fue asesinado en 1928, dejando un vacío de poder. Como Calles no pudo sucederse a sí mismo como presidente, creó un partido político, el Partido Nacional Revolucionario (PNR). Ese movimiento institucionalizó el poder y fue la forma en que Calles pudo mantener el control personal de los hombres que ocupaban la presidencia. Emilio Portes Gil fue presidente interino después del asesinato y se fijaron nuevas elecciones para 1929. Calles pasó por alto a Portes Gil y Aarón Sáenz, que esperaban convertirse en el candidato y nombró a Ortiz Rubio como candidato del PNR en la elección del 17 de noviembre de 1929. Compitió contra José Vasconcelos, Secretario de Educación Pública de Obregón, conocido por su postura contra la corrupción y el gobierno autoritario de Calles.

Ortiz Rubio no tenía una base de poder independiente que pudiera contrarrestar a Calles, por lo que, como presidente, se lo consideraba un líder ineficaz. Ortiz Rubio había sido embajador en Brasil durante los años cruciales de la década de 1920 en que se forjaron alianzas políticas. Vasconcelos fue un fuerte candidato de la oposición que contó con un apoyo considerable entre los estudiantes universitarios, la clase media y algunos trabajadores del noreste de México. Justo antes de que las propuestas de Cristeros a la campaña de Vasconcelos condujeran a nuevos desarrollos, el gobierno concluyó un acuerdo con el Vaticano para poner fin a la Guerra Cristera. En ese momento se creía que Vasconcelos realmente ganó las elecciones. Según un informe, el margen fue de solo 700.000 votos.Sin embargo, según los resultados oficiales de las elecciones de 1929, Ortiz Rubio venció por goleada a Vasconcelos. Según el historiador mexicano Enrique Krauze, el verdadero ganador de las elecciones fue "la nueva institución, el PNR, que ahora, por primera vez en la historia de México, como partido determinaba la sucesión".

Gabinetes

El gabinete de Ortiz Rubio sufrió muchos cambios en su breve presidencia, muchos de los cuales fueron a instancias del expresidente Plutarco Elías Calles.Había muchos nombres familiares en la política revolucionaria mexicana. El presidente interino Portes Gil se convirtió inicialmente en Ministro del Interior, el cargo de más alto rango en el gabinete, pero hubo múltiples cambios en el cargo, incluido el nombramiento del general Lázaro Cárdenas, quien se desempeñó en 1931. Como Ministro de Educación Pública, el decepcionado presidente Aarón Sáenz El esperanzado sirvió brevemente pero pasó rápidamente a dirigir el Ministerio de Industria y Comercio. El general Joaquín Amaro encabezó Guerra y Marina como lo había hecho en los gabinetes de Calles y de Portes Gil. En Agricultura y Fomento estuvo el General Manuel Pérez Treviño. El cargo a nivel de gabinete de jefe del Distrito Federal que gobernaba la Ciudad de México lo ocupó inicialmente el Dr. José Manuel Puig Casauranc.

Conflictos

Durante su mandato como presidente, supervisó la aprobación de una nueva ley laboral e inauguró el zoológico en el Parque Chapultepec. Alegando excesiva injerencia en su presidencia por parte del expresidente Calles, de quien Ortiz demostró independencia mientras estuvo en el cargo y aún gravemente afectado por un atentado contra su vida al comienzo de su mandato, renunció a la presidencia el 4 de septiembre de 1932. renunció "con las manos limpias de sangre o dinero" y más tarde en sus memorias llamó al gobierno de Calles como una "dictadura apenas velada". Le sucedió el presidente suplente Abelardo L. Rodríguez, un general revolucionario y otro protegido de Calles, quien cumplió los dos años restantes del sexenio.

Vida posterior

Tras su renuncia, Ortiz Rubio se autoexilió en los Estados Unidos. Regresó a México en 1935, luego de la elección de 1934 del presidente Lázaro Cárdenas, un hijo de Michoacán. En 1942, el presidente Manuel Ávila Camacho invitó a todos los expresidentes de México como muestra de unidad a unirse en un acto público en el Zócalo de la Ciudad de México, con Emilio Portes Gil, Pascual Ortiz Rubio, Abelardo Rodríguez, los tres presidentes durante el Maximato, junto a Lázaro Cárdenas y Plutarco Elías Calles.

En 1963, Ortiz Rubio publicó unas memorias.

Galería