Mujeres de consuelo

Compartir Imprimir Citar

Las mujeres de consuelo chicas de consuelo o chicas de confort (también chicas de entretenimiento) eran mujeres y niñas obligadas a ser esclavas sexuales por el Ejército Imperial Japonés en los países y territorios ocupados antes y durante la Segunda Guerra Mundial. El término "mujeres de consuelo" es una traducción del japonés ianfu (慰安婦), que literalmente significa "mujer consoladora".

Las estimaciones varían en cuanto a cuántas mujeres participaron, y la mayoría de los historiadores se ubican en algún lugar en el rango de 50.000 a 200.000; los números exactos aún se están investigando y debatiendo. La mayoría de las mujeres eran de países ocupados, incluidos Corea, China y Filipinas. Las mujeres que se utilizaron para "puestos de confort" militares también procedían de Birmania, Tailandia, Vietnam, Malaya, Manchukuo, Taiwán (entonces una dependencia japonesa), las Indias Orientales Holandesas, Timor portugués, Nueva Guinea y otros territorios ocupados por los japoneses. Las estaciones estaban ubicadas en Japón, China, Filipinas, Indonesia, Malaya, Tailandia, Birmania, Nueva Guinea, Hong Kong, Macao e Indochina francesa.También participó un número menor de mujeres de origen europeo de los Países Bajos y Australia con un estimado de 200 a 400 mujeres holandesas solo, con un número desconocido de otras mujeres europeas. Algunas mujeres de origen papú, incluidas niñas papú japonesas nacidas de padres japoneses y madres papúes, también fueron reclutadas como mujeres de solaz. Se desconoce el número de mujeres de solaz papúes de Nueva Guinea.

Originalmente, los burdeles se establecieron para proporcionar a los soldados prostitutas voluntarias para reducir la incidencia de violaciones en tiempos de guerra, una causa del creciente sentimiento antijaponés en los territorios ocupados. Sin embargo, a pesar del objetivo de reducir las violaciones y las enfermedades venéreas, las estaciones de consuelo agravaron las violaciones y aumentaron la propagación de enfermedades venéreas. Muchas mujeres fueron obligadas a trabajar en los burdeles. Según testimonios, algunas mujeres jóvenes fueron secuestradas de sus hogares en países bajo el dominio imperial japonés. Las mujeres japonesas fueron las primeras víctimas esclavizadas en burdeles militares y traficadas en Japón, Okinawa, las colonias y territorios ocupados de Japón y los campos de batalla en el extranjero.En muchos casos, los intermediarios locales encargados de conseguir mujeres para el ejército las engañaron con promesas de trabajo en fábricas o restaurantes. En algunos casos, la propaganda abogó por la equidad y el patrocinio de mujeres en la educación superior. Otros incentivos fueron la publicidad falsa de trabajos de enfermería en puestos de avanzada o bases del ejército japonés; una vez reclutados, fueron encarcelados en estaciones de confort tanto dentro de sus naciones como en el extranjero. Un porcentaje significativo de mujeres de solaz eran menores de edad.

Esquema del sistema de mujeres de confort

Establecimiento por militares japoneses

Dado que la prostitución en Japón estaba generalizada y organizada, era lógico encontrar prostitución militar en las fuerzas armadas japonesas. La correspondencia militar dentro del Ejército Imperial Japonés muestra que hubo una serie de objetivos para facilitar las estaciones de confort: reducir o prevenir los delitos de violación por parte del personal del ejército japonés en un esfuerzo por evitar un empeoramiento del sentimiento antijaponés, reducir las enfermedades venéreas entre los japoneses tropas y para evitar la filtración de secretos militares por parte de civiles que estaban en contacto con oficiales japoneses.Carmen Argibay, ex miembro de la Corte Suprema de Justicia de Argentina, afirma que el gobierno japonés tenía como objetivo evitar atrocidades como la Violación de Nankín al confinar las violaciones y los abusos sexuales en instalaciones controladas por militares, o impedir que los incidentes se filtraran a la prensa internacional en caso de que ocurren. También afirma que el gobierno quería minimizar los gastos médicos en el tratamiento de enfermedades venéreas que los soldados contrajeron por violaciones frecuentes y generalizadas, lo que obstaculizó la capacidad militar de Japón. Las mujeres de solaz vivían en condiciones sórdidas y los japoneses las llamaban "baños públicos". Yuki Tanaka afirma que los burdeles locales fuera del alcance de los militares tenían problemas de seguridad, ya que había posibilidades de espías disfrazados de trabajadores de dichas instalaciones privadas.El historiador japonés Yoshiaki Yoshimi afirma además que el ejército japonés usó mujeres de solaz para satisfacer a los soldados descontentos durante la Segunda Guerra Mundial y evitar una revuelta militar. También afirma que, a pesar del objetivo de reducir las violaciones y las enfermedades venéreas, las estaciones de consuelo hicieron lo contrario: agravaron las violaciones y aumentaron la propagación de las enfermedades venéreas. Las estaciones de mujeres de solaz eran tan frecuentes que el Ejército Imperial ofreció clases de contabilidad sobre cómo administrar las estaciones de solaz, que incluían cómo determinar la "durabilidad o caducidad" actuarial de las mujeres adquiridas.

Esquema

En la Guerra Ruso-Japonesa de 1904-1905, el ejército de Japón regulaba de cerca los burdeles privados en Manchuria.

Las casas de confort se establecieron por primera vez en Shanghai después del incidente de Shanghai en 1932 como respuesta a la violación masiva de mujeres chinas por parte de soldados japoneses. Okamura Yasuji, el jefe de gabinete en Shanghái, ordenó la construcción de casas de confort para evitar más violaciones. Después de las violaciones de muchas mujeres chinas por parte de las tropas japonesas durante la Masacre de Nanjing en 1937, las fuerzas japonesas adoptaron la política general de crear estaciones de consuelo en varios lugares del territorio chino ocupado por los japoneses, "no por su preocupación por las víctimas chinas de violación por soldados japoneses, sino por su temor de crear antagonismo entre los civiles chinos".Según Yoshiaki Yoshimi, se establecieron estaciones de consuelo para evitar las críticas de China, los Estados Unidos de América y Europa tras el caso de violaciones masivas entre las batallas de Shanghái y Nanjing.

A medida que Japón continuaba con la expansión militar, los militares se encontraron escasos de voluntarios japoneses y recurrieron a las poblaciones locales, secuestrando y coaccionando a las mujeres para que sirvieran como esclavas sexuales en las estaciones de confort. Muchas mujeres respondieron a las llamadas para trabajar como trabajadoras de fábrica o enfermeras, y no sabían que estaban siendo presionadas a la esclavitud sexual.

En las primeras etapas de la Segunda Guerra Mundial, las autoridades japonesas reclutaron prostitutas por medios convencionales. En las áreas urbanas, la publicidad convencional a través de intermediarios se utilizó junto con el secuestro. Los intermediarios anunciaban en los periódicos que circulaban en Japón y en las colonias japonesas de Corea, Taiwán, Manchukuo y China. Estas fuentes pronto se secaron, especialmente en el Japón metropolitano. El Ministerio de Relaciones Exteriores se resistió a que se emitieran más visas de viaje para las prostitutas japonesas, sintiendo que empañaba la imagen del Imperio japonés. El ejército recurrió a la adquisición de mujeres de solaz fuera del Japón continental, principalmente de Corea y de la China ocupada. Un sistema existente de prostitución con licencia dentro de Corea facilitó que Japón reclutara mujeres en grandes cantidades.

Muchas mujeres fueron engañadas o estafadas para que se unieran a los burdeles militares. Sobre la base de caracterizaciones y pagos falsos, por parte de agentes de contratación locales o japoneses, que podrían ayudar a aliviar las deudas familiares, muchas niñas coreanas se alistaron para aceptar el trabajo. Además, el Boletín de Interrogación de Guerra Psicológica No.2 del Centro de Traducción e Interrogación del Sudeste Asiático (SEATIC) afirma que un administrador de una instalación japonesa compró mujeres coreanas por 300 a 1000 yenes dependiendo de sus características físicas, quienes luego se convirtieron en su propiedad y no fueron liberadas. incluso después de cumplir los términos de la servidumbre especificados en el contrato. En la provincia norteña de Hebei, China, las niñas musulmanas Hui fueron reclutadas en la "escuela de niñas Huimin" para ser entrenadas como artistas, pero luego se las obligó a servir como esclavas sexuales.El historiador estadounidense Gerhard Weinberg escribió que un problema importante que ningún historiador ha examinado es si los soldados del Ejército Nacional Indio habían usado mujeres de solaz, no se había investigado al respecto. Lebra escribió: "Ninguno de los que han escrito sobre el ejército nacional indio de Bose ha investigado si, mientras fueron entrenados por el ejército japonés, se les permitió compartir el 'confort' proporcionado por miles de mujeres jóvenes coreanas secuestradas y mantenidas como esclavas sexuales por el Ejército Imperial Japonés en sus campamentos. Esto podría haberles proporcionado una idea de la naturaleza del gobierno colonial japonés, en oposición al británico, así como lo que podría estar reservado para sus hermanas e hijas".

Bajo la tensión del esfuerzo bélico, los militares no pudieron proporcionar suficientes suministros a las unidades japonesas; en respuesta, las unidades compensaron la diferencia exigiendo o saqueando suministros a los lugareños. Los militares a menudo exigían directamente que los líderes locales consiguieran mujeres para los burdeles a lo largo de las líneas del frente, especialmente en el campo donde los intermediarios eran raros. Cuando se consideró que los lugareños eran hostiles en China, los soldados japoneses llevaron a cabo la "Política de las Tres Todas" ("matar a todos, quemar a todos, saquear a todos"), que incluía el secuestro y la violación indiscriminados de civiles locales.

Archivos posteriores

El 17 de abril de 2007, Yoshiaki Yoshimi e Hirofumi Hayashi anunciaron el descubrimiento de siete documentos oficiales en los archivos de los Juicios de Tokio, lo que sugiere que las fuerzas militares imperiales, como la Tokkeitai (policía militar naval), obligaron a las mujeres cuyos padres atacaron a los Kenpeitai (policía militar del ejército japonés) para trabajar en burdeles de primera línea en China, Indochina e Indonesia. Estos documentos se hicieron públicos inicialmente en el juicio por crímenes de guerra. En uno de ellos, se cita a un teniente que confiesa haber organizado un burdel y haberlo utilizado él mismo. Otra fuente se refiere a miembros de Tokkeitai que arrestaron a mujeres en las calles y las metieron en burdeles después de exámenes médicos obligatorios.

El 12 de mayo de 2007, el periodista Taichiro Kajimura anunció el descubrimiento de 30 documentos del gobierno holandés presentados ante el tribunal de Tokio como evidencia de un incidente de prostitución masiva forzada en 1944 en Magelang.

El gobierno de Corea del Sur designó a Bae Jeong-ja como colaborador projaponés (chinilpa) en septiembre de 2007 por reclutar mujeres de solaz.

En 2014, China produjo casi 90 documentos de los archivos del Ejército de Kwantung sobre el tema. Según China, los documentos proporcionan pruebas irrefutables de que el ejército japonés obligó a las mujeres asiáticas a trabajar en burdeles de primera línea antes y durante la Segunda Guerra Mundial.

En junio de 2014, se hicieron públicos más documentos oficiales de los archivos del gobierno de Japón, que documentan la violencia sexual y las mujeres forzadas a la esclavitud sexual, cometidos por soldados imperiales japoneses en la Indochina francesa e Indonesia.

Un estudio de 2015 examinó datos de archivo a los que anteriormente era difícil acceder, en parte debido al Comunicado Conjunto China-Japón de 1972 en el que el gobierno chino acordó no buscar ninguna restitución por crímenes e incidentes de guerra. Nuevos documentos descubiertos en China arrojan luz sobre las instalaciones dentro de las estaciones de confort operadas dentro de un complejo del ejército japonés y las condiciones de las mujeres de confort coreanas. Se descubrieron documentos que verifican que el ejército japonés es la agencia de financiación para comprar algunas mujeres de solaz.

Se encontraron documentos en Shanghái que mostraban detalles de cómo el ejército japonés abrió estaciones de confort para las tropas japonesas en la Shanghái ocupada. Los documentos incluyeron los archivos municipales de Tianjin de los archivos del gobierno japonés y la policía japonesa durante los períodos de ocupación en la Segunda Guerra Mundial. También se examinaron los archivos municipales de Shanghai y Nanjing. Una conclusión a la que se llegó fue que los archivos relevantes en Corea están distorsionados. Una conclusión del estudio fue que el gobierno imperial japonés y el gobierno colonial de Corea intentaron evitar registrar la movilización ilegal de mujeres de solaz. Se concluyó que quemaron la mayoría de los registros inmediatamente antes de la rendición; sin embargo, el estudio confirmó que sobrevivieron algunos documentos y registros.

Número de mujeres de solaz

El profesor Su Jiliang concluye que durante el período de siete años de 1938 a 1945, las "mujeres de solaz" en el territorio ocupado por los japoneses sumaban entre 360.000 y 410.000, entre las cuales las chinas eran el grupo más numeroso, unas 200.000. La falta de documentación oficial ha dificultado la estimación del número total de mujeres de solaz. Grandes cantidades de material relacionado con crímenes de guerra y la responsabilidad de los más altos líderes de la nación fueron destruidos u ocultados por orden del gobierno japonés al final de la guerra. Los historiadores han llegado a varias estimaciones al observar la documentación sobreviviente, que indica la proporción de soldados en un área particular con respecto al número de mujeres y las tasas de reemplazo de las mujeres.

La mayoría de los investigadores académicos y los medios suelen señalar la estimación de Yoshiaki como el rango más probable del número de mujeres involucradas. Esta cifra contrasta con las inscripciones de monumentos en los Estados Unidos como los de Nueva Jersey, Nueva York, Virginia y California, que indican el número de mujeres de solaz como "más de 200.000".

La BBC cita "200.000 a 300.000", y la Comisión Internacional de Juristas cita "estimaciones de historiadores de 100.000 a 200.000 mujeres".

Países de origen

Según la profesora Yoshiko Nozaki de la Universidad Estatal de Nueva York en Buffalo y otras fuentes, la mayoría de las mujeres eran de Corea y China. El profesor e historiador de la Universidad de Chuo, Yoshiaki Yoshimi, descubrió una gran cantidad de documentación y testimonios que prueban la existencia de 2000 estaciones de mujeres de solaz donde aproximadamente 200 000 mujeres coreanas, filipinas, taiwanesas, indonesias, birmanas, holandesas, australianas y japonesas, muchas de las cuales eran adolescentes, fueron confinados y obligados a realizar actividades sexuales con las tropas japonesas. Según Qiu Peipei de Vassar College, las mujeres de solaz fueron reemplazadas por otras mujeres a un ritmo rápido, lo que hace plausible su estimación de 200.000-400.000 mujeres de solaz, siendo la mayoría mujeres chinas.Ikuhiko Hata, profesora de la Universidad de Nihon, estimó que el número de mujeres que trabajaban en el distrito de placer autorizado era inferior a 20 000 y que eran 40 % japonesas, 20 % coreanas, 10 % chinas y otras constituían el 30 % restante. Según Hata, el número total de prostitutas reguladas por el gobierno en Japón fue de solo 170.000 durante la Segunda Guerra Mundial. Otros procedían de Filipinas, Taiwán, las Indias Orientales Holandesas y otros países y regiones ocupados por los japoneses. Algunas mujeres holandesas, capturadas en colonias holandesas en Asia, también fueron forzadas a la esclavitud sexual.

En un análisis más detallado de los registros médicos del Ejército Imperial para el tratamiento de enfermedades venéreas desde 1940, Yoshimi concluyó que si los porcentajes de mujeres tratadas reflejaban la composición general de la población total de mujeres de solaz, las mujeres coreanas constituían el 51,8 %, las chinas el 36 % y las japonesas el 12,2 %..

En 1997, Bruce Cumings, un historiador de Corea, escribió que Japón había forzado cuotas para suministrar el programa de mujeres de solaz y que los hombres coreanos ayudaron a reclutar a las víctimas. Cumings afirmó que se reclutaron entre 100.000 y 200.000 niñas y mujeres coreanas. En Corea, las hijas de la aristocracia y la burocracia se salvaron de ser enviadas al "cuerpo de mujeres de solaz" a menos que ellas o sus familias mostraran signos de tendencias a favor de la independencia, y la abrumadora mayoría de las niñas coreanas fueron llevadas al "cuerpo de mujeres de solaz". cuerpo" vino de los pobres. El Ejército y la Marina a menudo subcontrataban el trabajo de llevar a las niñas al "cuerpo de mujeres de solaz" en Corea a contratistas, que generalmente estaban asociados de alguna manera con grupos del crimen organizado, a quienes se les pagaba por las niñas que presentaban.Aunque una minoría sustancial de los contratistas en Corea eran japoneses, la mayoría eran coreanos.

Durante la invasión inicial de las Indias Orientales Holandesas, los soldados japoneses violaron a muchas mujeres y niñas indonesias y europeas. El Kenpeitai estableció el programa de mujeres de solaz para controlar el problema. El Kenpeitai obligó y coaccionó a muchas mujeres internadas para que sirvieran como prostitutas, incluidos varios cientos de mujeres europeas. Algunos de ellos optaron por vivir en las casas de los oficiales japoneses para servir a un hombre como esclavo sexual en lugar de muchos hombres en un burdel. Una de esas mujeres europeas, K'tut Tantri, escribió un libro que describe su terrible experiencia. Un estudio del gobierno holandés describió los métodos utilizados por el ejército japonés para apoderarse de las mujeres por la fuerza. Concluyó que entre las 200 a 300 mujeres europeas que se encuentran en los burdeles militares japoneses, "unas sesenta y cinco fueron forzadas a prostituirse".Otros, ante la hambruna en los campos de refugiados, accedieron a ofrecimientos de comida y pago por trabajo, cuya naturaleza no les fue del todo revelada. Algunas de las mujeres también se ofrecieron como voluntarias con la esperanza de proteger a las más jóvenes. Por lo tanto, el número de mujeres forzadas a la prostitución puede ser mucho mayor de lo que indicaba anteriormente el registro holandés. También se ignoró en gran medida el número de mujeres holandesas que fueron agredidas o abusadas sexualmente. No fue hasta que individuos y grupos como la Fundación de Deudas Honorarias Japonesas comenzaron a abogar por las víctimas de la ocupación japonesa que la difícil situación de las mujeres de solaz holandesas entró en la conciencia colectiva. Además de ser violadas y agredidas sexualmente todos los días y todas las noches, las niñas holandesas vivían con el miedo constante a las palizas y otros tipos de violencia física.

JF van Wagtendonk y la Dutch Broadcast Foundation estimaron que un total de 400 niñas holandesas fueron sacadas de los campamentos para convertirse en mujeres de solaz.

Además de las mujeres holandesas, también se reclutó a muchas javanesas de Indonesia como mujeres de solaz, incluidas alrededor de 1000 mujeres y niñas de Timor Oriental que también se utilizaron como esclavas sexuales. La mayoría eran chicas adolescentes de entre 14 y 19 años que habían completado alguna educación y fueron engañadas con promesas de educación superior en Tokio o Singapur. Los destinos comunes de las mujeres de solaz de Java incluían Birmania, Tailandia e Indonesia oriental. Las entrevistas realizadas con ex mujeres de solaz también sugieren que algunas mujeres procedían de la isla de Flores. Después de la guerra, muchas mujeres de solaz javanesas que sobrevivieron se quedaron en los lugares a los que habían sido traficadas y se integraron en las poblaciones locales.

Las mujeres melanesias de Nueva Guinea también fueron utilizadas como mujeres de solaz. Las mujeres locales fueron reclutadas de Rabaul como mujeres de solaz, junto con un número de mujeres japonesas-papúes mixtas nacidas de padres japoneses y madres papúes. Un capitán australiano, David Hutchinson-Smith, también mencionó algunas jóvenes japonesas-papúes de raza mixta que también fueron reclutadas como mujeres de solaz.

Hasta la fecha, solo una mujer japonesa ha publicado su testimonio. Esto se hizo en 1971, cuando una ex mujer de solaz obligada a trabajar para los soldados Showa en Taiwán publicó sus memorias bajo el seudónimo de Suzuko Shirota.

El ejército japonés obligó a más de 2000 mujeres taiwanesas a la esclavitud sexual; en 2020, se creía que solo dos seguían vivas. Yoshiaki Yoshimi señala que más de la mitad de las mujeres de solaz taiwanesas eran menores de edad.

Tratamiento de las mujeres de confort

Informe de interrogatorio de prisioneros de guerra japoneses 49

Basado en una declaración hecha por el representante Seijuro Arahune de la Dieta japonesa en 1975 en la que afirmó citar números proporcionados por las autoridades coreanas durante las negociaciones del Tratado Corea-Japón de 1965, hasta las tres cuartas partes de las mujeres de solaz coreanas pueden haber muerto durante el guerra, aunque desde entonces se ha cuestionado la validez de esta declaración, ya que el número no parece estar basado en una investigación real sobre el asunto. Se estima que la mayoría de los sobrevivientes quedaron infértiles debido a las múltiples violaciones o enfermedades venéreas contraídas después de las violaciones.

Dado que las mujeres de solaz se vieron obligadas a viajar a los campos de batalla con el ejército imperial japonés, muchas mujeres de solaz perecieron cuando las fuerzas aliadas abrumaron la defensa del Pacífico de Japón y aniquilaron los campamentos japoneses. En ciertos casos, el ejército japonés ejecutó a mujeres de solaz coreanas cuando huían de perder batallas con las fuerzas aliadas. Durante la última resistencia de las fuerzas japonesas en 1944-1945, las "mujeres de solaz" a menudo se vieron obligadas a suicidarse o fueron asesinadas. En la base naval de Truk, 70 "mujeres de solaz" fueron asesinadas antes del esperado asalto estadounidense, ya que la Marina confundió el ataque aéreo estadounidense que destruyó Truk como el preludio de un desembarco estadounidense, mientras que durante la Batalla de Saipan, las "mujeres de solaz" se encontraban entre ellas. quien se suicidó saltando desde los acantilados de Saipan.En Birmania, hubo casos de "mujeres de consuelo" coreanas que se suicidaron ingiriendo pastillas de cianuro o fueron asesinadas al arrojarles una granada de mano en sus refugios. Durante la Batalla de Manila, cuando los marineros japoneses se volvieron locos y simplemente mataron a todos, hubo casos de "mujeres de solaz" asesinadas, aunque no parece haber habido ninguna política sistemática de matar a "mujeres de solaz".El gobierno japonés les había dicho a los colonos japoneses en Saipan que los "diablos blancos" estadounidenses eran caníbales, por lo que la población japonesa prefirió suicidarse antes que caer en manos de los "diablos blancos" estadounidenses. Es posible que muchas de las "mujeres de solaz" asiáticas también hayan creído esto. Los soldados británicos que luchaban en Birmania a menudo informaron que las "mujeres de solaz" coreanas que capturaron se sorprendieron al saber que los británicos no se las iban a comer. Irónicamente, dada esta afirmación, hubo casos de tropas japonesas hambrientas aisladas en islas remotas del Pacífico o atrapadas en las selvas de Birmania que se volvieron hacia el canibalismo, y hubo al menos varios casos en los que las "mujeres de solaz"

Según el relato de una superviviente, la golpearon cuando intentó resistirse a ser violada. Las mujeres que no eran prostitutas antes de unirse al "cuerpo de mujeres de solaz", especialmente las captadas por la fuerza, normalmente eran "domesticadas" mediante la violación.Una mujer coreana, Kim Hak-sun, declaró en una entrevista de 1991 acerca de cómo fue reclutada en el "cuerpo de mujeres de solaz" en 1941: "Cuando tenía 17 años, los soldados japoneses llegaron en un camión, nos golpearon [a ella y un amigo], y luego nos arrastraron a la parte de atrás. Me dijeron que si me reclutaban, podría ganar mucho dinero en una fábrica textil... El primer día me violaron y las violaciones nunca cesaron... Estaba nací mujer pero nunca viví como mujer... Me siento enferma cuando me acerco a un hombre. No solo los hombres japoneses, sino todos los hombres, incluso mi propio esposo que me salvó del burdel. Me estremezco cada vez que veo a un japonés. bandera... ¿Por qué debería sentirme avergonzado? No tengo que sentirme avergonzado". Kim declaró que fue violada entre 30 y 40 veces al día, todos los días del año durante su tiempo como "mujer de solaz".Reflejando su estado deshumanizado, los registros del Ejército y la Marina donde se refirieron al movimiento de "mujeres de solaz" siempre usaron el término "unidades de suministros de guerra".

Médicos militares y trabajadores de la salud violaban con frecuencia a las mujeres durante los exámenes médicos. Un médico del ejército japonés, Asō Tetsuo, testificó que las "mujeres de solaz" eran vistas como "municiones femeninas" y "baños públicos", literalmente como cosas para usar y abusar, y algunas "mujeres de solaz" eran obligadas a donar sangre. para el tratamiento de los soldados heridos. Al menos el 80% de las "mujeres de solaz" eran coreanas, que estaban asignadas a los rangos inferiores, mientras que las mujeres japonesas y europeas iban a los oficiales. Por ejemplo, las mujeres holandesas capturadas en las Indias Orientales Holandesas (Indonesia moderna) estaban reservadas exclusivamente para los oficiales.Corea es un país confuciano donde el sexo prematrimonial estaba ampliamente desaprobado, y dado que las adolescentes coreanas llevadas al "cuerpo de mujeres de solaz" eran casi siempre vírgenes, se pensó que esta era la mejor manera de limitar la propagación de enfermedades venéreas que de otro modo incapacitar a soldados y marineros.

En febrero de 1944, oficiales del ejército imperial japonés se llevaron a la fuerza a diez mujeres holandesas de campos de prisioneros en Java para convertirlas en esclavas sexuales forzadas. Fueron golpeadas y violadas sistemáticamente día y noche. Como víctima del incidente, en 1990, Jan Ruff-O'Herne testificó ante un comité de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos:

Se han contado muchas historias sobre los horrores, las brutalidades, el sufrimiento y el hambre de las mujeres holandesas en los campos de prisioneros japoneses. Pero nunca se contó una historia, la historia más vergonzosa del peor abuso de los derechos humanos cometido por los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial: la historia de las "Mujeres de Consuelo", las jugun ianfu, y cómo estas mujeres fueron secuestradas por la fuerza en contra de su voluntad. para proporcionar servicios sexuales para el ejército imperial japonés. En la "estación de confort" fui golpeada y violada sistemáticamente día y noche. Incluso el médico japonés me violó cada vez que visitaba el burdel para examinarnos en busca de enfermedades venéreas.

En su primera mañana en el burdel, se tomaron fotografías de Ruff-O'Herne y los demás y se colocaron en la terraza que se usaba como área de recepción para el personal japonés que elegiría entre estas fotografías. Durante los siguientes cuatro meses, las niñas fueron violadas y golpeadas día y noche, y aquellas que quedaron embarazadas fueron obligadas a abortar. Después de cuatro angustiosos meses, las niñas fueron trasladadas a un campamento en Bogor, en Java Occidental, donde se reunieron con sus familias. Este campo era exclusivamente para mujeres que habían sido internadas en burdeles militares, y los japoneses advirtieron a las reclusas que si alguien contaba lo que les había pasado, ellas y sus familiares serían asesinados. Varios meses después, los O'Hernes fueron trasladados a un campamento en Batavia, que fue liberado el 15 de agosto de 1945.

Suki Falconberg, una sobreviviente de mujeres de solaz, compartió sus experiencias:

La penetración en serie por parte de muchos hombres no es una forma leve de tortura. Solo las lágrimas en la abertura vaginal se sienten como fuego aplicado a un corte. Sus genitales se hinchan y magullan. El daño a la matriz y otros órganos internos también puede ser tremendo... [S]er utilizado como un vertedero público por esos hombres me dejó con una profunda vergüenza que todavía siento en la boca del estómago: es como un duro, pesado, enfermo sentimiento que nunca desaparece por completo. No solo vieron mi cuerpo completamente indefenso y desnudo, sino que me escucharon rogar y llorar. Me redujeron a algo bajo y repugnante que sufría miserablemente frente a ellos... Incluso años después, me ha costado un coraje tremendo poner estas palabras en la página, tan profunda es la vergüenza cultural...

En Blora, veinte mujeres y niñas europeas fueron encarceladas en dos casas. Durante un período de tres semanas, mientras las unidades japonesas pasaban por las casas, las mujeres y sus hijas fueron violadas brutal y repetidamente.

En la isla Bangka, la mayoría de las enfermeras australianas capturadas fueron violadas antes de ser asesinadas.

Los oficiales japoneses involucrados recibieron algún castigo por parte de las autoridades japonesas al final de la guerra. Después del final de la guerra, 11 oficiales japoneses fueron declarados culpables y un soldado fue condenado a muerte por el Tribunal Penal de Guerra de Batavia. La decisión de la corte encontró que el cargo violado fue la orden del Ejército de contratar solo mujeres voluntarias. Las víctimas de Timor Oriental testificaron que fueron forzadas a la esclavitud incluso cuando no tenían la edad suficiente para comenzar a menstruar. Los testimonios judiciales afirman que estas niñas preadolescentes fueron violadas repetidamente por soldados japoneses, mientras que las que se negaron a obedecer fueron asesinadas.

Hank Nelson, profesor emérito de la División de Investigación de Asia Pacífico de la Universidad Nacional de Australia, ha escrito sobre los burdeles administrados por el ejército japonés en Rabaul, en lo que ahora es Papua Nueva Guinea durante la Segunda Guerra Mundial. Cita del diario de Gordon Thomas, un prisionero de guerra en Rabaul. Thomas escribe que las mujeres que trabajaban en los burdeles "probablemente servían de 25 a 35 hombres por día" y que eran "víctimas de la trata de esclavos amarillos". Nelson también cita a Kentaro Igusa, un cirujano naval japonés que estaba destinado en Rabaul. Igusa escribió en sus memorias que las mujeres continuaron trabajando a pesar de la infección y el malestar severo, aunque "lloraron y suplicaron ayuda".

Por el contrario, los informes basados ​​en el interrogatorio de las mujeres de solaz coreanas capturadas después del asedio de Myitkyina en Birmania indicaron que vivieron comparativamente bien, recibieron muchos obsequios y se les pagaron salarios mientras estaban en Birmania. La etiqueta 'mujeres que regresan a casa', que originalmente se refería a las mujeres de solaz que regresaban a Corea, se ha mantenido como un término peyorativo para las mujeres sexualmente activas en Corea del Sur.

Esterilidad, aborto y reproducción

El ejército y la marina japoneses hicieron todo lo posible para evitar las enfermedades venéreas y repartieron una gran cantidad de condones de forma gratuita. Por ejemplo, los documentos muestran que en julio de 1943 el Ejército entregó 1.000 preservativos a los soldados de Negri Sembilan y otros 10.000 a los soldados de Perak. A las "mujeres de solaz" generalmente se les inyectaba salvarsan, que junto con el daño a la vagina causado por una violación eran las causas de tasas inusualmente altas de esterilidad entre las "mujeres de solaz". A medida que avanzaba la guerra y la escasez causada por el hundimiento de casi toda la marina mercante japonesa por submarinos estadounidenses, la atención médica para las "mujeres de solaz" disminuyó a medida que se reservaban suministros médicos cada vez más escasos para los militares.Cuando la logística japonesa se descompuso cuando los submarinos estadounidenses hundieron un barco japonés tras otro, los condones tuvieron que lavarse y reutilizarse, lo que redujo su eficacia. En Filipinas, los médicos japoneses facturaban a las "mujeres de solaz" si requerían tratamiento médico. En muchos casos, las "mujeres de solaz" que estaban gravemente enfermas fueron abandonadas para que murieran solas.

La Encuesta de mujeres de confort coreanas utilizadas por soldados japoneses dijo que el 30% de las exmujeres de confort coreanas entrevistadas tuvieron hijos biológicos y el 20% adoptaron hijos después de la Segunda Guerra Mundial.

Historia del problema

En 1944, las fuerzas aliadas capturaron a veinte mujeres de consuelo coreanas y dos propietarios de estaciones de consuelo japonesas en Birmania y emitieron un informe, Informe de interrogatorio de prisioneros de guerra japoneses 49. Según el informe, las mujeres coreanas fueron engañadas para que las japonesas las utilizaran como mujeres de consuelo; en 1942, hubo alrededor de 800 mujeres traficadas de Corea a Birmania con este fin, con el pretexto de ser reclutadas para trabajos como visitar a los heridos en hospitales o enrollar vendajes.

En culturas confucianas como las de China y Corea, donde el sexo prematrimonial se considera vergonzoso, el tema de las "mujeres de solaz" fue ignorado durante décadas después de 1945 ya que las víctimas eran consideradas parias. En las culturas confucianas, tradicionalmente una mujer soltera debe valorar su castidad por encima de su propia vida, y se espera que cualquier mujer que pierda su virginidad antes del matrimonio por cualquier motivo se suicide; al elegir vivir, los sobrevivientes se convirtieron en marginados. Además, el gobierno japonés había interpretado que documentos como el Tratado de San Francisco de 1952, así como el tratado de 1965 que normalizó las relaciones entre Japón y Corea del Sur, resolvieron cuestiones relacionadas con crímenes de guerra, a pesar de que ninguno de ellos mencionó específicamente el sistema de mujeres de solaz.

Una de las primeras figuras en la investigación de mujeres de solaz fue la escritora Kakou Senda, quien encontró por primera vez fotografías de mujeres de solaz en 1962, pero no pudo encontrar información adecuada que explicara quiénes eran las mujeres en las fotografías. Senda, a través de un largo proceso de investigación, publicó el primer libro sobre el tema, titulado Military Comfort Women, en 1973. Sin embargo, el libro no obtuvo una amplia publicidad, y su libro ha sido ampliamente criticado por distorsionar los hechos tanto por japoneses como por estadounidenses. historiadores de Corea del Sur. En cualquier caso, este libro se convirtió en una fuente importante para el activismo de la década de 1990 sobre el tema.El primer libro escrito por un coreano sobre el tema de las mujeres de solaz apareció en 1981. Sin embargo, fue un plagio de un libro japonés de 1976 del autor zainichi Kim Il-Myeon.

En 1982, surgió una disputa sobre los libros de texto de historia después de que el Ministerio de Educación ordenara la eliminación de una serie de libros de texto de historia relacionados con la agresión y las atrocidades japonesas durante la guerra. Esto provocó protestas de países vecinos como China y también despertó interés en el tema entre algunos japoneses, incluidos varios veteranos de guerra que comenzaron a hablar más abiertamente sobre sus acciones pasadas. Sin embargo, el tema de las mujeres de solaz no fue un tema central y, en cambio, la mayor parte de este resurgimiento del interés histórico se dirigió hacia otros temas como la Masacre de Nanjing y la Unidad 731. Sin embargo, los historiadores que habían estudiado en profundidad las actividades de Japón durante la guerra ya estaban al tanto de la existencia de mujeres de solaz en general.

En 1989 se tradujo al coreano el testimonio de Seiji Yoshida. Su libro fue desacreditado como fraudulento por algunos periodistas japoneses y coreanos, y en mayo de 1996 Yoshida admitió que sus memorias eran ficticias y afirmó en una entrevista con Shūkan Shinchou que "No hay ningún beneficio en escribir la verdad en los libros. Ocultar los hechos y mezclar con tus propias afirmaciones es algo que los periódicos también hacen todo el tiempo". En agosto de 2014, el periódico japonés Asahi Shimbun también se retractó de los artículos que el periódico había publicado basados ​​en información de Yoshida o que la incluían, en gran parte debido a la presión de organizaciones y activistas conservadores.Tras la retractación, aumentaron los ataques de los conservadores. Takashi Uemura, un periodista que escribió uno de los artículos retractados, fue objeto de ataques similares por parte de los conservadores, y su empleador, la Universidad Hokusei Gakuen, fue presionado para que despidiera su cargo. Uemura demandó por difamación pero perdió su caso contra el profesor Tsutomu Nishioka y la revista de noticias japonesa Shūkan Bunshun.

La existencia de mujeres de consuelo en Corea del Sur y el activismo a su favor comenzó a cobrar impulso después de la democratización en 1987, pero ninguna ex mujer de consuelo se había presentado aún públicamente. Después de que el gobierno japonés negara que el estado estuviera involucrado y rechazó los pedidos de disculpas y compensación en una sesión de la Dieta de junio de 1991, Kim Hak-sun se presentó en agosto de 1991 como la primera en contar su historia.Ella siguió a otros en varios países diferentes exigiendo una disculpa del gobierno japonés mediante la presentación de una demanda. El gobierno japonés inicialmente negó cualquier responsabilidad, pero, en enero de 1992, el historiador Yoshiaki Yoshimi descubrió documentos oficiales de los archivos del Instituto Nacional de Estudios de Defensa de la Agencia de Defensa que indicaban la participación militar japonesa en el establecimiento y funcionamiento de "estaciones de confort". Después de esto, el primer ministro Kiichi Miyazawa se convirtió en el primer líder japonés en emitir una declaración en la que se disculpaba específicamente por el problema de las mujeres de solaz. Esto condujo a un intenso aumento del interés público en el tema también. En 1993, tras múltiples testimonios,

Desde entonces, todo esto ha desencadenado una contrarreacción de las fuerzas derechistas japonesas desde mediados de la década de 1990, siendo las disputas sobre los libros de texto de historia un ejemplo común. En 1999, la historiadora japonesa Kazuko Watanabe se quejó de la falta de hermandad entre las mujeres japonesas, citando una encuesta que mostraba que el 50% de las mujeres japonesas no creían en las historias de las "mujeres de solaz", alegando que muchas japonesas simplemente consideraban a otras asiáticas como " otros" cuyos sentimientos no cuentan. En 2004, el Ministro de Educación, Nariaki Nakayama, hizo saber su deseo de eliminar las referencias a las mujeres de solaz de los libros de texto de historia, y los libros de texto aprobados en 2005 no contenían ninguna mención a las mujeres de solaz.En 2007, el gobierno japonés emitió una respuesta a las preguntas que se le habían hecho al primer ministro Abe sobre su posición sobre el tema, y ​​concluyó que "no se encontró evidencia de que el ejército japonés o los oficiales militares secuestraran a las mujeres por la fuerza". En 2014, el secretario en jefe del gabinete, Yoshihide Suga, formó un equipo para reexaminar los antecedentes del informe. La revisión sacó a la luz la coordinación entre Japón y Corea del Sur en el proceso de redacción de la Declaración de Kono y concluyó que, a pedido de Seúl, Tokio estipuló que la coerción estuvo involucrada en el reclutamiento de mujeres. Después de la revisión, Suga y el primer ministro Shinzo Abe declararon que Japón continúa defendiendo la Declaración de Kono.

En 2014, China publicó documentos que, según dijo, eran "pruebas irrefutables" de que las mujeres de solaz fueron obligadas a trabajar como prostitutas en contra de su voluntad, incluidos documentos de los archivos del cuerpo de policía militar del ejército japonés Kwantung y documentos del banco nacional del régimen títere de Japón en Manchuria..

En 2019, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Japón afirmó oficialmente la opinión de que la expresión "esclavas sexuales" contradice los hechos y no debe usarse, y señaló que este punto se había confirmado con Corea del Sur en un acuerdo Japón-Corea del Sur.

Disculpas y compensación 1951-2009

En 1951, al comienzo de las negociaciones, el gobierno de Corea del Sur inicialmente exigió $ 364 millones en compensación para los coreanos obligados a trabajar y al servicio militar durante la ocupación japonesa: $ 200 por sobreviviente, $ 1650 por muerte y $ 2000 por persona lesionada. Japón se ofreció a compensar a las víctimas, pero Corea del Sur insistió en que Japón simplemente le diera ayuda financiera al gobierno de Corea del Sur. En el acuerdo final alcanzado en el tratado de 1965, Japón proporcionó un paquete de ayuda y préstamos a bajo interés de $ 800 millones durante 10 años. El gobierno de Corea del Sur "gastó la mayor parte del dinero en desarrollo económico, centrándose en la infraestructura y la promoción de la industria pesada".

Inicialmente, el gobierno japonés negó cualquier participación en el sistema de mujeres de solaz, hasta que Yoshimi Yoshiaki descubrió y publicó documentos de la biblioteca de la Agencia de Autodefensa de Japón que sugerían una participación militar directa. En 1994, bajo presión pública, el gobierno japonés admitió su complicidad y creó el Fondo de Mujeres Asiáticas (AWF) público-privado para compensar a las ex mujeres de solaz. El fondo también se utilizó para presentar una narrativa japonesa oficial sobre el tema.Sesenta y una coreanas, 13 taiwanesas, 211 filipinas y 79 exmujeres de solaz holandesas recibieron una disculpa firmada por el entonces primer ministro Tomiichi Murayama, que decía: "Como primer ministro de Japón, extiendo nuevamente mis más sinceras disculpas y remordimientos a todos las mujeres que pasaron por experiencias inconmensurables y dolorosas y sufrieron heridas físicas y psicológicas incurables como mujeres de consuelo”. Muchas exmujeres de solaz coreanas rechazaron las compensaciones por principio; aunque el Fondo de Mujeres Asiáticas fue creado por el gobierno japonés, su dinero no provino del gobierno sino de donaciones privadas, por lo que la compensación no fue "oficial". Eventualmente, 61 exmujeres de solaz coreanas aceptaron 5 millones de yenes (aproximadamente $42,000) por persona del AWF junto con la disculpa firmada, mientras que otros 142 recibieron fondos del gobierno de Corea. El fondo se disolvió el 31 de marzo de 2007. Sin embargo, el establecimiento del AWF fue criticado como una forma en que el gobierno japonés evadía la responsabilidad del estado; el establecimiento del fondo también provocó protestas de varios países asiáticos.

Tres mujeres de Corea del Sur presentaron una demanda en Japón en diciembre de 1991, en torno al 50 aniversario del ataque a Pearl Harbor, exigiendo una compensación por la prostitución forzada. En 1992, se encontraron en la biblioteca de la Agencia de Autodefensa de Japón documentos que habían estado almacenados desde 1958 cuando fueron devueltos por las tropas de los Estados Unidos y que indicaban que los militares habían jugado un papel importante en el funcionamiento de lo que eufemísticamente se denominaba "estaciones de confort".. El gobierno japonés admitió que el Ejército Imperial Japonés había obligado a decenas de miles de mujeres coreanas a tener relaciones sexuales con soldados japoneses durante la Segunda Guerra Mundial.El 14 de enero de 1992, el portavoz del gobierno japonés, Koichi Kato, emitió una disculpa oficial diciendo: "No podemos negar que el antiguo ejército japonés desempeñó un papel" en el secuestro y la detención de las "niñas de solaz", y "Nos gustaría expresar nuestras disculpas". y contrición".Tres días después, el 17 de enero de 1992, en una cena ofrecida por el presidente de Corea del Sur, Roh Tae Woo, el primer ministro japonés, Kiichi Miyazawa, le dijo a su anfitrión: "Los japoneses, ante todo, debemos recordar la verdad de ese trágico período en el que las acciones japonesas infligieron sufrimiento. y dolor sobre su pueblo. Nunca debemos olvidar nuestros sentimientos de remordimiento por esto. Como Primer Ministro de Japón, me gustaría declarar nuevamente mi remordimiento por estos hechos y presentar mis disculpas al pueblo de la República de Corea". Se disculpó nuevamente al día siguiente en un discurso ante la Asamblea Nacional de Corea del Sur. El 28 de abril de 1998, el tribunal japonés dictaminó que el Gobierno debe indemnizar a las mujeres y les otorgó 2.300 dólares estadounidenses (equivalente a 3.824 dólares en 2021) a cada una.

En 2007, las mujeres sobrevivientes querían una disculpa del gobierno japonés. Shinzō Abe, el primer ministro en ese momento, declaró el 1 de marzo de 2007 que no había evidencia de que el gobierno japonés hubiera tenido esclavas sexuales, a pesar de que el gobierno japonés ya había admitido el uso de la coerción en 1993. El 27 de marzo el El parlamento japonés emitió una disculpa oficial.

Disculpas y compensación desde 2010

El 20 de febrero de 2014, el secretario en jefe del gabinete, Yoshihide Suga, dijo que el gobierno japonés podría reconsiderar el estudio y la disculpa. Sin embargo, el primer ministro Abe aclaró el 14 de marzo de 2014 que no tenía intención de renunciar a él ni modificarlo.

El 28 de diciembre de 2015, el primer ministro Shinzo Abe y la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, llegaron a un acuerdo formal para resolver la disputa. Abe volvió a expresar sus más sinceras disculpas y remordimientos a todas las mujeres y reconoció que habían pasado por inconmensurables y dolorosas experiencias y sufrido heridas físicas y psicológicas incurables como mujeres de solaz. Afirmó que Japón seguía manteniendo la posición de que las cuestiones relacionadas con la propiedad y las reclamaciones entre Japón y la República de Corea, incluida la cuestión de las mujeres de solaz, habían sido resueltas por completo y definitivamente mediante el Acuerdo de Cooperación Económica y Resolución de Reclamaciones Japón-República de Corea de 1965 y acogió con beneplácito el hecho de que el tema de las mujeres de solaz se resuelva "final e irreversiblemente" con este acuerdo. Japón acordó pagar ¥ 1 mil millones (₩ 9,7 mil millones; $ 8,3 millones) a un fondo de apoyo a las víctimas sobrevivientes, mientras que Corea del Sur acordó abstenerse de criticar a Japón con respecto al tema y trabajar para retirar una estatua en memoria de las víctimas frente a la embajada japonesa. En Seúl. El anuncio se produjo después de que el ministro de Relaciones Exteriores de Japón, Fumio Kishida, se reuniera con su homólogo Yun Byung-se en Seúl, y luego el primer ministro Shinzo Abe telefoneó a la presidenta Park Geun-hye para repetir una disculpa ya ofrecida por Kishida. El gobierno coreano administrará el fondo para las cuarenta y seis ancianas de solaz restantes y considerará que el asunto está "final e irreversiblemente resuelto".Sin embargo, una organización de noticias coreana, Hankyoreh, dijo que no incluye la solicitud de los sobrevivientes de la esclavitud sexual para declarar la responsabilidad legal del gobierno japonés por el delito a nivel estatal de hacer cumplir un sistema de esclavitud sexual. El gobierno de Corea del Sur no intentó recopilar los puntos de vista sobre los temas de las mujeres más directamente afectadas: las propias sobrevivientes. Con respecto al acuerdo entre dos países, literalmente, Seúl y Tokio no lograron un gran avance en el tema de las mujeres de solaz durante la 11ª ronda de conversaciones a nivel de director general del Ministerio de Relaciones Exteriores el 15 de diciembre de 2015. Varias mujeres de solaz protestaron contra el acuerdo porque afirman que No quería dinero, sino ver un reconocimiento sincero de la responsabilidad legal por parte del gobierno japonés.La co-representante de un grupo de apoyo de las mujeres sobrevivientes expresó que el acuerdo con Japón no refleja la voluntad de las mujeres de solaz, y prometieron buscar su invalidación revisando las opciones legales.

El 16 de febrero de 2016 se llevó a cabo el Séptimo y Octavo Informe Periódico del Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer de Naciones Unidas, con Shinsuke Sugiyama, Viceministro del Ministerio de Relaciones Exteriores (Japón), reiterando el acuerdo oficial y final entre Japón y Corea del Sur pagarán 1.000 millones de yenes. Sugiyama también reafirmó la apología del gobierno japonés de ese acuerdo: "El tema de las mujeres de solaz, con la participación de las autoridades militares japonesas en ese momento, fue una grave afrenta al honor y la dignidad de un gran número de mujeres, y el Gobierno de Japón es dolorosamente consciente de sus responsabilidades".

En agosto de 2016, doce mujeres de solaz presentaron una demanda contra el gobierno de Corea del Sur, declarando que el gobierno había anulado los derechos individuales de las víctimas a reclamar daños a Japón al firmar un acuerdo para no exigir más responsabilidad legal sin consultar con las propias víctimas. La demanda afirma que el acuerdo de 2015 violó un fallo de la Corte Constitucional de 2011 que establece que el gobierno de Corea del Sur debe "ofrecer su cooperación y protección para que los ciudadanos cuya dignidad y valores humanos hayan sido violados a través de acciones ilegales perpetradas por Japón puedan invocar sus derechos para exigir daños a Japón".."

En enero de 2018, el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, calificó el acuerdo de 2015 como "innegable" y dijo que "final e irreversiblemente" era un acuerdo oficial entre los dos países; sin embargo, al referirse a aspectos del acuerdo que encontró viciados, dijo: “Un nudo mal hecho, hay que desatarlo”. Estos comentarios se produjeron un día después de que el gobierno anunciara que no buscaría renovar el acuerdo de 2015, pero que quería que Japón hiciera más para resolver el problema. Moon dijo: "Se llegaría a un acuerdo real si las víctimas pueden perdonar, después de que Japón se disculpe sinceramente y tome otras medidas". En marzo de 2018, el gobierno japonés argumentó que el acuerdo Japón-Corea del Sur de 2015 confirmaba que este problema se resolvía definitiva e irreversiblemente y presentó una enérgica protesta a Corea del Sur a través de los canales diplomáticos, afirmando que "tal declaración va en contra del acuerdo y, por lo tanto, es completamente inaceptable y extremadamente lamentable".

El 15 de junio de 2018, la vigésima división civil del Tribunal del Distrito Central de Seúl desestimó la demanda de las mujeres de solaz en busca de daños y perjuicios contra el gobierno de Corea del Sur por firmar el acuerdo de 2015 con Japón. El tribunal anunció que el acuerdo intergubernamental de mujeres de solaz "ciertamente carecía de transparencia o era deficiente en el reconocimiento de la 'responsabilidad legal' y en la naturaleza de los mil millones de yenes proporcionados por el gobierno japonés". Sin embargo, "un examen del proceso y el contenido que condujo al acuerdo no puede verse como una descarga del derecho de los demandantes a reclamar daños y perjuicios". Un abogado de los sobrevivientes dijo que apelarían la decisión sobre la base de que reconoce la legalidad del acuerdo de 2015 entre Japón y Corea del Sur.

El 8 de enero de 2021, el Tribunal del Distrito Central de Seúl ordenó al gobierno de Japón pagar reparaciones de 100 millones de won (91 300 dólares) a cada una de las familias de las doce mujeres. Sobre el caso judicial, refiriéndose al principio de inmunidad soberana garantizado por el derecho internacional, el primer ministro Yoshihide Suga dijo que "un estado soberano no debe ser puesto bajo la jurisdicción de tribunales extranjeros", alegando que la demanda debe ser rechazada. Y Suga subrayó que el tema ya está resuelto por completo y definitivamente, a través del Acuerdo de 1965 sobre la Solución de Problemas Relativos a la Propiedad y Reclamaciones y sobre Cooperación Económica". El mismo día, el canciller Toshimitsu Motegi también habló sobre la demanda de una reclamación por daños y perjuicios contra el gobierno japonés consistentemente en una conferencia de prensa extraordinaria desde Brasil.

El 25 de junio de 2021, el gobierno japonés anunció que el primer ministro Yoshihide Suga respalda las declaraciones hechas por administraciones anteriores en las que se disculpa por la agresión de Japón en la Segunda Guerra Mundial y admite que el ejército tuvo un papel en la coacción de las mujeres de solaz para trabajar en burdeles.

Controversias

La novela My War Crime, escrita por Seiji Yoshida en 1983, que desempeñó un papel importante en la publicidad del tema de las mujeres de solaz, más tarde se descubrió que era mera ficción, lo que provocó que el periódico Asahi Shimbun publicara varias retractaciones y disculpas a sus lectores, como recientemente como 2014.

Un cómic de 2001, Neo Gomanism Manifesto Special - On Taiwan del autor japonés Yoshinori Kobayashi, muestra a mujeres vestidas con kimonos haciendo fila para inscribirse en el servicio ante un soldado japonés. El libro de Kobayashi contiene una entrevista con el industrial taiwanés Shi Wen-long, quien afirmó que ninguna mujer estaba obligada a servir y que las mujeres trabajaban en condiciones más higiénicas en comparación con las prostitutas regulares porque el uso de condones era obligatorio.

A principios de 2001, en una controversia que involucró a la emisora ​​pública nacional NHK, lo que se suponía que era la cobertura del Tribunal Internacional de Crímenes de Guerra de Mujeres sobre la Esclavitud Sexual Militar de Japón fue editado en gran medida para reflejar puntos de vista revisionistas. En 2014, el nuevo presidente de NHK comparó el programa de mujeres de consuelo japonesas durante la guerra con los burdeles asiáticos frecuentados por las tropas estadounidenses, a lo que los historiadores occidentales respondieron señalando la diferencia entre las estaciones de consuelo japonesas, que obligaban a las mujeres a tener relaciones sexuales con las tropas japonesas, y las asiáticas. burdeles, donde las mujeres elegían ser prostitutas para las tropas estadounidenses.

En publicaciones de alrededor de 2007, el historiador japonés y profesor de la Universidad de Nihon, Ikuhiko Hata, estima que el número de mujeres de solaz era más probable entre 10.000 y 20.000. Hata afirma que "ninguna de las mujeres de solaz fue reclutada a la fuerza". La historiadora Chunghee Sarah Soh señaló que la estimación inicial de Hata era de aproximadamente 90 000, pero redujo esa cifra a 20 000 por razones políticas. Ha sido criticado por otros académicos japoneses por minimizar las dificultades de las mujeres de solaz.

En 2012, el exalcalde de Osaka y colíder del Partido de la Restauración de Japón, Tōru Hashimoto, inicialmente sostuvo que "no hay evidencia de que las personas llamadas mujeres de solaz hayan sido secuestradas por violencia o amenazas por parte del ejército [japonés]". Más tarde modificó su posición, afirmando que se convirtieron en mujeres de solaz "contra su voluntad por cualquier circunstancia que las rodeara", aún justificando su papel durante la Segunda Guerra Mundial como "necesario", para que los soldados pudieran "descansar".

En 2014, el ministro de Relaciones Exteriores, Hirofumi Nakasone, presidió una comisión establecida para considerar "medidas concretas para restaurar el honor de Japón con respecto al tema de las mujeres de solaz", a pesar de que su propio padre, Yasuhiro Nakasone, había organizado una "estación de solaz" en 1942 cuando era teniente. pagador de la Armada Imperial de Japón.

En 2014, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Japón intentó presionar a McGraw Hill para que borrara varios párrafos sobre mujeres de solaz de uno de sus libros de texto. El intento no tuvo éxito y los académicos estadounidenses criticaron los intentos japoneses de revisar la historia de las mujeres de solaz.

En 2018, el Japan Times cambió su descripción de los términos "mujer de solaz" y "trabajadora forzada", lo que provocó una controversia entre el personal y los lectores.

El 18 de agosto de 2018, los expertos en derechos humanos de las Naciones Unidas y el Comité de la ONU para la Eliminación de la Discriminación Racial expresaron que Japón debería hacer más por las víctimas de la esclavitud sexual en tiempos de guerra. Japón respondió afirmando que ya se disculpó en numerosas ocasiones y ofreció una compensación a las víctimas.

Dado que la información divulgada por el Fondo de Mujeres Asiáticas se puede atribuir a partes de un discurso pronunciado en 1965 por el miembro de la dieta japonesa Arafune Seijuro, parte de la información mencionada por el fondo sigue siendo controvertida.

El gobierno japonés y el alcalde de Osaka exigieron la eliminación de los monumentos de mujeres de solaz ubicados en otros países, negando abiertamente que las mujeres fueran obligadas a ser esclavas sexuales durante la Segunda Guerra Mundial. Han exigido la eliminación de las estatuas de mujeres de solaz en Palisades Park, Nueva Jersey, Estados Unidos; San Francisco, California, Estados Unidos; y Berlín, Alemania, con cada demanda rechazada por las autoridades pertinentes.

Comité de Investigación de Terceros de Asahi Shimbun

En agosto de 2014, el Asahi Shimbun, el segundo periódico más grande en circulación de Japón, se retractó de 16 artículos publicados entre 1982 y 1997. Los artículos estaban relacionados con el ex oficial del ejército imperial Seiji Yoshida, quien afirmó que había llevado a la fuerza a mujeres coreanas a burdeles militares japoneses durante la guerra en la región de la isla de Jeju en Corea del Sur.. Tras la retractación de los artículos, el periódico también se negó a publicar un artículo de opinión sobre el asunto del periodista japonés Akira Ikegami. La respuesta pública y las críticas que siguieron empujaron al periódico a nombrar un comité de investigación independiente encabezado por siete destacados académicos, periodistas y expertos legales. El informe del comité abordó las circunstancias que condujeron a la publicación del falso testimonio de Yoshida y el efecto que estas publicaciones tuvieron en Japón. s imagen en el exterior y relaciones diplomáticas con varios países. Encontró que Asahi fue negligente al publicar el testimonio de Yoshida, pero que los informes sobre el testimonio tuvieron un efecto "limitado" en los informes y medios de comunicación extranjeros. Por otro lado, el informe encontró que los comentarios de los funcionarios japoneses sobre el tema tuvieron un efecto mucho más perjudicial en la imagen de Japón y sus relaciones diplomáticas.

Acusaciones de fraude contra grupos de apoyo

En 2004, 13 exmujeres de consuelo presentaron una denuncia contra el Consejo Coreano para las Mujeres Reclutadas para la Esclavitud Sexual Militar y la Casa de Compartir ante el Tribunal del Distrito Occidental de Seúl para evitar que estas dos organizaciones se beneficien y exploten las experiencias pasadas de las víctimas para recaudar donaciones.. Las víctimas acusaron a Shin Hye-Soo, jefe del Consejo Coreano en ese momento, y a Song Hyun-Seob, jefe de House of Sharing, de usar las experiencias pasadas de las mujeres en videos y folletos sin su permiso para solicitar donaciones y luego quedarse con el dinero en lugar de utilizarlo para ayudar a las víctimas. La denuncia afirmaba además que un número significativo de víctimas no recibió compensación a través del Fondo de Mujeres Asiáticas financiado por ciudadanos establecido en 1995 por Japón debido a la oposición de las organizaciones en 1998. Además, acusaron a las instituciones de reclutar a seis exmujeres de consuelo sobrevivientes de China y pagarles para que participaran en mítines semanales. La denuncia fue desestimada por el tribunal en mayo de 2005.

Una vez más, en mayo de 2020, Lee Yong-Soo, una sobreviviente de consuelo y activista de las víctimas desde hace mucho tiempo, realizó una conferencia de prensa y acusó al Consejo Coreano y a su exjefe, Yoon Mee-hyang, de explotarla a ella y a otros sobrevivientes, política y políticamente. financieramente durante décadas, para obtener fondos del gobierno y donaciones públicas a través de las protestas mientras gastan poco dinero en ayudarlas.

En consecuencia, un grupo cívico presentó una denuncia contra Yoon Mee-hyang, legislador electo y exjefe del Consejo Coreano para la Justicia y el Recuerdo de los Problemas de la Esclavitud Sexual Militar por parte de Japón. Después de una investigación, la Fiscalía del Distrito Oeste de Seúl acusó a Yoon de ocho cargos que incluyen fraude, malversación de fondos y abuso de confianza.

Entre los cargos por los que Yoon fue acusado está un cargo de cuasi fraude contra Gil Won-ok, un sobreviviente de 92 años. La fiscalía dijo que Gil sufre de demencia y que Yoon había explotado sus reducidas capacidades físicas y mentales y la presionó para que donara un total de 79,2 millones de wones (67.102 dólares) al Consejo Coreano entre noviembre de 2017 y enero de 2020.

Además, fue acusada de fraude y malversación de casi medio millón de dólares de organizaciones gubernamentales y donantes privados, los cuales fueron utilizados para comprar propiedades e incluso pagar la matrícula de la educación de su hija en la Universidad de California.

En una auditoría forense del refugio para mujeres de solaz controlado por el grupo de Yoon, se descubrió que apenas el 2,3 % de su enorme presupuesto de $7,5 millones recaudado desde 2015 se gastó en satisfacer las necesidades de vida de las mujeres de solaz que sobreviven, muchas de las cuales viven en espacios reducidos., con atención deficiente, con pocos lujos.

En septiembre de 2020, el Partido Demócrata (DP) suspendió la membresía del partido de Yoon debido a los cargos que enfrentaba.

Corte Internacional de Justicia

Las sobrevivientes de Comfort Women le han pedido al gobierno coreano varias veces que lleve su caso ante la Corte Internacional de Justicia, pero Corea del Sur aún no ha respondido.

Soporte internacional

La causa ha recibido apoyo durante mucho tiempo más allá de las naciones víctimas, y asociaciones como Amnistía Internacional están haciendo campaña en países donde los gobiernos aún no han apoyado la causa, como Australia o Nueva Zelanda.

El apoyo en los Estados Unidos continúa creciendo, particularmente después de la aprobación de la Resolución 121 de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos el 30 de julio de 2007. La resolución expresa que el gobierno de Japón debe corregir formalmente la situación reconociendo, pidiendo disculpas y aceptando la responsabilidad histórica por el uso de mujeres de solaz por parte de sus fuerzas armadas; hacer que el Primer Ministro de Japón se disculpe públicamente; y educar a su gente utilizando hechos históricos aceptados internacionalmente sobre el crimen mientras refutan cualquier afirmación que niegue el crimen. En julio de 2012, la entonces secretaria de Estado Hillary Clinton, una firme defensora de la causa, denunció el uso del eufemismo 'mujeres de solaz' para lo que debería denominarse 'esclavas sexuales forzadas'.La administración Obama también abordó la necesidad de que Japón haga más para abordar el problema. Además de llamar la atención sobre el tema, las estatuas conmemorativas estadounidenses erigidas en Nueva Jersey en 2010 y California en 2013 muestran apoyo a lo que se ha convertido en una causa internacional.

El 13 de diciembre de 2007, el Parlamento Europeo adoptó una resolución sobre "Justicia para las 'Mujeres de Consuelo' (esclavas sexuales en Asia antes y durante la Segunda Guerra Mundial)" pidiendo al gobierno japonés que se disculpe y acepte la responsabilidad legal por la coerción de jóvenes mujeres a la esclavitud sexual antes y durante la Segunda Guerra Mundial.

En 2014, el Papa Francisco se reunió con siete ex mujeres de solaz en Corea del Sur. También en 2014, el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial de la ONU pidió a Japón que, como dijo la jefa adjunta del comité, Anastasia Crickley, "concluya las investigaciones sobre las violaciones de los derechos de las 'mujeres de solaz' por parte del ejército y lleve ante la justicia los responsables y buscar una solución integral y duradera a estos problemas". La comisionada de derechos humanos de la ONU, Navi Pillay, también se pronunció varias veces en apoyo de las mujeres de solaz.

Problemas relacionados con la salud

Después de la guerra, las mujeres recordaron episodios de abuso físico y mental que habían experimentado mientras trabajaban en burdeles militares. En el test de Rorschach, las mujeres mostraron percepciones distorsionadas, dificultad en el manejo de reacciones emocionales e ira interiorizada. Un estudio clínico de 2011 encontró que las mujeres de solaz son más propensas a mostrar síntomas de trastorno de estrés postraumático (TEPT), incluso 60 años después del final de la guerra.

Sobrevivientes

Las últimas víctimas sobrevivientes se han convertido en figuras públicas en Corea, donde se les llama "halmoni", el término cariñoso para "abuela". Hay un hogar de ancianos, llamado House of Sharing, para ex mujeres de solaz en Corea del Sur. China permanece más en la etapa de recolección de testimonios, particularmente a través del Centro de Investigación de Asuntos de "Mujeres de Consuelo" de China en la Universidad Normal de Shanghai, a veces en colaboración con investigadores coreanos. Para otras naciones, la investigación y la interacción con las víctimas está menos avanzada.

A pesar de los esfuerzos por asignar responsabilidades y compensar a las víctimas, en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, muchas exmujeres de solaz coreanas tenían miedo de revelar su pasado, porque temen ser repudiadas o condenadas al ostracismo aún más.

Monumentos y organizaciones

Porcelana

El 1 de diciembre de 2015, se inauguró en Nanjing el primer salón conmemorativo dedicado a las mujeres de solaz chinas. Fue construido en el sitio de una antigua estación de confort administrada por las tropas invasoras japonesas durante la Segunda Guerra Mundial. La sala conmemorativa se encuentra junto a la Sala Conmemorativa de las Víctimas de la Masacre de Nanjing por los invasores japoneses.

En junio de 2016, se estableció el Centro de Investigación para Mujeres Chinas de Consuelo en la Universidad Normal de Shanghái. Es un museo que exhibe fotografías y diversos artículos relacionados con las mujeres de solaz en China.

Taiwán

Desde la década de 1990, las sobrevivientes taiwanesas han sacado a la luz el problema de la mujer de consuelo en la sociedad taiwanesa y han obtenido el apoyo de activistas por los derechos de las mujeres y grupos civiles. Su testimonio y memoria han sido documentados por periódicos, libros y documentales.

Los reclamos de los sobrevivientes contra el gobierno de Japón han sido respaldados por la Fundación de Rescate de Mujeres de Taipei (TWRF), una organización sin fines de lucro que ayuda a las mujeres contra la violencia y la violencia sexual. Esta organización brinda apoyo legal y psicológico a las mujeres de solaz taiwanesas y también ayuda en la grabación de testimonios y en la realización de investigaciones académicas. En 2007, esta organización se encargó de sensibilizar a la sociedad, creando encuentros en universidades y colegios donde los sobrevivientes daban sus testimonios a estudiantes y público en general. TWRF ha producido exhibiciones que brindan a las sobrevivientes la oportunidad de ser escuchadas en Taipei, y también en el Museo de Mujeres Activas sobre la Guerra y la Paz, con sede en Tokio.

Gracias a esta creciente concienciación en la sociedad, y con la ayuda de TWRF, las mujeres de solaz taiwanesas se han ganado el apoyo de su gobierno, que en muchas ocasiones ha pedido disculpas y compensaciones al gobierno japonés.

En noviembre de 2014, "Song of the Reed", un documental dirigido por Wu Hsiu-ching y producido por TWRF, ganó el premio al documental International Gold Panda.

El 14 de agosto de 2018, se inauguró en la ciudad de Tainan la primera estatua de 'mujeres de solaz' en Taiwán. La estatua simboliza a las mujeres obligadas a trabajar en burdeles de guerra para el ejército japonés. La estatua de bronce retrata a una niña que levanta ambas manos hacia el cielo para expresar su impotente resistencia a la represión y la protesta silenciosa, según su creador. En septiembre de 2018, el activista de derecha japonés Mitsuhiko Fujii [ja] pateó la estatua y causó indignación en Taiwán, y el gobierno taiwanés calificó su comportamiento de inaceptable. Un grupo de derecha japonés con afiliaciones a él se disculpó por su comportamiento y dijo que renunció a su posición en el grupo.

En diciembre de 2016, se inauguró en Taipei un museo dedicado a las mujeres de solaz.

En agosto de 2018, se erigió una estatua en honor a las mujeres de solaz en la ciudad taiwanesa de Tainan.

Corea del Sur

Miércoles manifestaciones

Todos los miércoles, mujeres de consuelo, organizaciones de mujeres, grupos sociocívicos, grupos religiosos y varias personas participan en las manifestaciones de los miércoles frente a la embajada japonesa en Seúl, patrocinadas por el "Consejo coreano para las mujeres reclutadas para fines sexuales militares". Esclavitud por parte de Japón (KCWDMSS)". Se celebró por primera vez el 8 de enero de 1992, cuando el primer ministro de Japón, Kiichi Miyazawa, visitó Corea del Sur. En diciembre de 2011, se erigió una estatua de una mujer joven frente a la embajada japonesa para honrar a las mujeres de solaz en la manifestación del miércoles número 1000. El gobierno japonés ha pedido repetidamente al gobierno de Corea del Sur que derribe la estatua, pero no ha sido removida.

El 28 de diciembre de 2015, el gobierno japonés afirmó que el gobierno coreano acordó la remoción de la estatua. El 3 de septiembre de 2016, la estatua todavía estaba en su lugar debido a que la mayoría de la población de Corea del Sur se oponía al acuerdo. El 30 de diciembre de 2016, se erigió otra estatua de mujer de consuelo idéntica a la que se encuentra frente a la Embajada de Japón en Seúl frente al consulado de Japón en Busan, Corea del Sur. A partir del 6 de enero de 2017, el gobierno japonés está intentando negociar la remoción de la estatua. El 11 de mayo de 2017, el recién elegido presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, anunció que el acuerdo no se promulgaría en su etapa actual y que las negociaciones para un acuerdo entre Japón y Corea del Sur sobre la disputa de las mujeres de solaz tenían que comenzar de nuevo.

El 30 de junio de 2017, el gobierno local de Busan promulgó la base legal para proteger la Estatua de la Paz al aprobar la ordenanza correspondiente. Debido a esto, se ha vuelto difícil mover el sitio o demoler la estatua.

El 14 de agosto de 2018, Corea del Sur celebró una ceremonia de inauguración de un monumento en memoria de las mujeres coreanas obligadas a trabajar en burdeles durante la guerra para el ejército japonés, mientras la nación celebraba su primer día conmemorativo oficial de "mujeres de solaz".

El 21 de noviembre de 2018, Corea del Sur canceló oficialmente el acuerdo de 2015 y cerró la fundación de mujeres de solaz financiada por Japón que se lanzó en julio de 2016 para financiar el arreglo del acuerdo para las víctimas. El acuerdo había recibido críticas de grupos de víctimas.

Casa de compartir

The House of Sharing es un hogar de ancianos para mujeres que viven solas. House of Sharing se fundó en junio de 1992 con fondos recaudados por organizaciones budistas y varios grupos sociocívicos y se mudó a Gyeonggi-do, Corea del Sur en 1998. House of Sharing incluye "El Museo de la Esclavitud Sexual del Ejército Japonés" para difundir la verdad sobre el brutal abuso de las mujeres de solaz por parte del ejército japonés y educar a los descendientes y al público.

Archivos de mujeres de confort

Algunos de los supervivientes, Kang Duk-kyung, Kim Soon-duk y Lee Yong-Nyeo, conservaron su historia personal a través de sus dibujos como archivo visual. Además, el director del Center for Asian American Media, Dai Sil Kim-Gibson, creó un archivo de videos de mujeres de solaz, una película documental para estudiantes de K-12 a nivel universitario. Los archivos visuales y de video feministas han promovido un lugar para la solidaridad entre las víctimas y el público. Ha servido como un sitio vivo para la enseñanza y el aprendizaje de la dignidad de la mujer y los derechos humanos al unir a las personas a pesar de la edad, el género, las fronteras, la nacionalidad y las ideologías.

Filipinas

Las mujeres de consuelo en Filipinas, llamadas "Lolas" (abuelas), formaron diferentes grupos similares a los sobrevivientes coreanos. Un grupo, llamado "Lila Pilipina" (Liga de Mujeres Filipinas), comenzó en 1992 y es miembro de GABRIELA, una organización feminista. Junto con las Malaya Lolas (Abuelas libres) piden una disculpa formal del gobierno japonés, compensación y la inclusión del tema en los libros de texto de historia japoneses. Estos grupos también le piden al gobierno filipino que respalde sus reclamos contra el gobierno japonés. Estos grupos han emprendido acciones legales contra Japón. A partir de agosto de 2014, luego de fracasar en la acción legal contra su propio gobierno para respaldar sus reclamos, planearon llevar el caso al Comité de la ONU para la Eliminación de la Discriminación contra Mujeres y Niños (CEDAW).

Estos grupos han realizado manifestaciones frente a la embajada japonesa en Manila en muchas ocasiones y han dado testimonio a los turistas japoneses en Manila.

Al igual que las abuelas coreanas, las "Lolas" filipinas tienen su propia casa de abuelas con una colección de sus testimonios. También dos de ellos han publicado dos libros autobiográficos: Comfort Woman: Slave of Destiny de Rosa Henson y The Hidden Battle of Leyte: The Picture Diary of a Girl Taken by the Japanese Military de Remedios Felias. Este segundo libro fue escrito en la década de 1990, después de que se formara Lila Filipina.

En Bulacan, hay una casa de campo vacía, Bahay na Pula, que fue incautada por soldados japoneses durante la Segunda Guerra Mundial y se había utilizado como una estación de consuelo donde las mujeres filipinas fueron violadas y retenidas como mujeres de consuelo. El Bahay na Pula se considera un monumento a las mujeres de consuelo filipinas olvidadas en Filipinas.

El 8 de diciembre de 2017, se instaló la estatua 'Filipina Comfort Women' del artista Jonas Roces en Baywalk, Roxas Boulevard en Manila. Aproximadamente cuatro meses después, los funcionarios del gobierno retiraron la estatua debido a un "proyecto de mejora del drenaje" a lo largo de Baywalk, y no se ha vuelto a colocar desde entonces.

Estados Unidos

En 2010, se estableció en Palisades Park, Nueva Jersey, el primer monumento estadounidense dedicado a las mujeres de solaz.

El 8 de marzo de 2013, el condado de Bergen erigió un monumento a las mujeres de solaz en el césped del juzgado del condado de Bergen en Hackensack, NJ.

En 2013, se estableció en Glendale, California, una estatua conmemorativa para consolar a las mujeres llamada Monumento a la Paz de Glendale. La estatua ha sido objeto de múltiples intentos legales para eliminarla. Se desestimó una demanda de 2014 que buscaba la remoción de la estatua.

El 30 de mayo de 2014, se dedicó un monumento detrás del Centro de Gobierno del Condado de Fairfax en Virginia.

El 16 de agosto de 2014, se inauguró una nueva estatua conmemorativa en honor a las mujeres de solaz en Southfield, Michigan.

En junio de 2017, Brookhaven, Georgia, inauguró una estatua en memoria de las Comfort Women de la Segunda Guerra Mundial.

El 22 de septiembre de 2017, en una iniciativa liderada por la comunidad chino-estadounidense local, San Francisco erigió un San Francisco Comfort Women Memorial de financiación privada para las mujeres de confort de la Segunda Guerra Mundial. Algunos opositores japoneses y estadounidenses de origen japonés a la iniciativa argumentan que la estatua promovería el odio y el sentimiento antijaponés en toda la comunidad y se opondrían a que la estatua destaque a Japón. Tōru Hashimoto, alcaldesa de Osaka, Japón, objetó que el memorial debería "ampliarse para conmemorar a todas las mujeres que han sido agredidas y abusadas sexualmente por soldados de países del mundo".Apoyando la estatua, Heather Knight del San Francisco Chronicle señaló el Monumento al Holocausto de San Francisco y los campos de internamiento japoneses emblemáticos en California como evidencia de que Japón "no está siendo señalado". En protesta por la estatua, Osaka puso fin a la relación de ciudad hermana con San Francisco que se había establecido desde 1957. Cuando la ciudad aceptó la estatua como propiedad pública en 2018, el alcalde de Osaka envió una carta de 10 páginas al alcalde de San Francisco., quejándose de inexactitudes y criticando injustamente a Japón.

Una propuesta de 2010 para crear un monumento en Koreatown, Fort Lee, Nueva Jersey, ha sido controvertida y no se decidió a partir de 2017.

El 23 de mayo de 2018, se instaló un monumento a las mujeres de solaz en el Parque de la Constitución en Fort Lee, NJ. El Consejo Juvenil de Fort Lee, una organización estudiantil dirigida por estudiantes de secundaria coreano-estadounidenses en Fort Lee, diseñó el monumento.

Alemania

En marzo de 2017, se eligió la primera estatua de mujer de solaz en Europa en Wiesent, Baviera, Alemania. La estatua era una réplica de la estatua de bronce instalada frente a la Embajada de Japón en Seúl. Otra ciudad alemana, Freiburg, había planeado colocar allí una estatua de mujer de solaz, pero fue echada a pique debido a la "fuerte obstrucción y presión" de Japón.

Australia

Una estatua de mujeres de solaz se inauguró en Sídney en agosto de 2016. La estatua de 1,5 metros importada de Corea originalmente estaba destinada a un parque público en Strathfield, pero el consejo local la rechazó. El reverendo Bill Crews luego accedió a instalar la estatua fuera de su iglesia, Ashfield Uniting Church. Él dijo: "Finalmente encontró un hogar".

Ex mujeres de solaz notables

Varias exmujeres de consuelo se presentaron y hablaron sobre su difícil situación de ser una mujer de consuelo:

Medios de comunicación