Mitología de los Francos

Compartir Imprimir Citar

La religión pagana de la confederación tribal germánica de los francos se ha rastreado desde sus raíces en el paganismo germánico politeísta hasta la incorporación de componentes grecorromanos en la Alta Edad Media. Esta religión floreció entre los francos hasta la conversión del rey merovingio Clodoveo I al cristianismo de Nicea (c. 500), aunque hubo muchos cristianos francos antes de eso. Después de Clovis I, el paganismo franco fue reemplazado gradualmente por el proceso de cristianización, pero todavía había paganos a fines del siglo VII.

Tradiciones precristianas

La mayoría de las creencias paganas de los francos pueden compartir similitudes con las de otros pueblos germánicos. Si es así, entonces puede ser posible reconstruir los elementos básicos de la religión tradicional franca.

La religión de la era de la migración de los francos probablemente compartía muchas de sus características con las otras variedades del paganismo germánico, como la colocación de altares en los valles de los bosques, en las cimas de las colinas o junto a lagos y ríos, y la consagración de bosques. Generalmente, los dioses germánicos estaban asociados con centros de culto locales y su carácter sagrado y poder estaban asociados con regiones específicas, fuera de las cuales no eran adorados ni temidos. Otras deidades eran conocidas, temidas y compartidas por culturas y tribus, aunque con diferentes nombres y variaciones. De estos últimos, los francos pueden haber tenido un dios omnipotente, Allfadir ("Todo Padre"), que se cree que vivió en un bosque sagrado. Es posible que los pueblos germánicos se hayan reunido donde creían que vivía y le sacrificaron una vida humana. Las variantes de la frase All Father (como Allfadir) generalmente se refieren a Wuodan (Woden, Óðinn/Odin), y los francos probablemente creían en Wuodan como "jefe" de las bendiciones, a quien el primer historiador Tácito llamó "Mercurius", y su consorte Freia., así como Donar (Thor), dios del trueno, y Zio (Tyr), a quien Tácito llamó "Marte". Según Herbert Schutz, la mayoría de sus dioses eran "mundanos", poseían forma y tenían una relación concreta con los objetos terrenales, en contraposición al Dios trascendente del cristianismo. Tácito también mencionó a una diosa Nerthus adorada por el pueblo germánico, en quien Perry cree que los francos pueden haber compartido una creencia.Con los grupos germánicos del Mar del Norte, los francos compartieron una especial dedicación al culto de Yngvi, sinónimo de Freyr, cuyo culto aún se puede discernir en la época de Clodoveo.

A diferencia de muchas otras tribus germánicas, ningún merovingio afirmó ser descendiente de Wodan.

Algunas ricas tumbas francas estaban rodeadas de entierros de caballos, como la tumba de Childerico.

Simbolismo del ganado

Los toros que tiraban de la carreta eran tomados como animales especiales, y según la ley saliana el hurto de esos animales imponía una sanción alta. Eduardo Fabbro ha especulado que la diosa germánica Nerthus (que viajaba en un carro tirado por vacas) mencionada por Tácito, fue el origen de la concepción merovingia de Merovech, que daría nombre a su dinastía. Los reyes merovingios cabalgando por el país en una carreta de bueyes podrían ser una representación imaginativa del viaje de bendición de su antepasado divino. En la tumba de Childerico I (fallecido en 481) se encontró la cabeza de un toro, hábilmente hecha de oro. Esto puede haber representado el símbolo de un ritual de fertilidad muy antiguo,que se centraba en el culto a la vaca. Según Fabbro, el panteón franco expresaba una variación de la estructura germánica que estaba especialmente dedicada a los dioses de la fertilidad.

Sin embargo, una explicación más probable es que la carreta de bueyes merovingia se remonta a la tradición tardorromana de gobernadores que recorren la provincia para impartir justicia en compañía de angariae, o carretas de bueyes pertenecientes al puesto imperial. El toro de la tumba de Childerico fue probablemente un objeto insignificante importado de otro lugar y pertenece a un amplio uso artístico de los toros en el arte europeo prehistórico.

Mito fundacional

La mitología franca que ha sobrevivido en fuentes primarias es comparable a la del mito de Eneas en la mitología romana, pero modificada para adaptarse a los gustos germánicos. Como muchos pueblos germánicos, los francos contaron un mito fundacional para explicar su conexión con los pueblos de la historia clásica. En el caso de los francos, este pueblo eran los sicambros y los troyanos. Una obra anónima de 727 llamada Liber Historiae Francorum afirma que tras la caída de Troya, 12.000 troyanos dirigidos por sus reyes Príamo y Antenor atravesaron el mar de Azov y remontaron el río Tanais (Don) y se establecieron en Panonia, donde fundaron una ciudad. llamado "Sicambria". Después de altercados con los alanos y el emperador Valentiniano (finales del siglo IV d. C.), que los rebautizaron como francos, se trasladaron al Rin.

Estas historias tienen dificultades obvias si se toman como un hecho. Los historiadores, incluidos testigos oculares como César, nos han dado relatos que sitúan firmemente a Sicambri en el delta del Rin y los arqueólogos han confirmado el asentamiento continuo de pueblos. Los francos también aparecen cerca del Rin antes del siglo IV. El historiador franco Fredegar, quien también dice que los francos se originaron en Troya pero, bajo un rey epónimo llamado Francio, les permite ir directamente al Rin sin mencionar a los Sicambri. Por estas razones, los estudiosos actuales piensan que este mito no era frecuente, ciertamente no histórico: por ejemplo, JM Wallace-Hadrill afirma que "esta leyenda carece por completo de sustancia histórica".Ian Wood dice que "estos cuentos obviamente no son más que leyendas" y "de hecho, no hay razón para creer que los francos estuvieron involucrados en alguna migración de larga distancia".

En época romana y merovingia, los panegíricos jugaron un papel importante en la transmisión de la cultura. Un dispositivo panegírico común fue el uso de nombres arcaicos para las cosas contemporáneas. Los romanos a menudo se llamaban "troyanos" y los francos se llamaban "sicambri". Un ejemplo notable relatado por el historiador del siglo VI Gregorio de Tours afirma que el líder franco merovingio Clodoveo I, con motivo de su bautismo en la fe católica, fue llamado Sicamber por Remigius, el obispo oficiante de Reims. En el momento crucial del bautismo de Clovis, Remigius declaró: "Inclina la cabeza, Sicamber. Honra lo que has quemado. Quema lo que has honrado". Es probable que de esta manera se invocara un vínculo entre los Sicambri y los francos.Panegyrici Latini, la Vida del rey Segismundo, la Vida del rey Dagoberto y otras fuentes.

Realeza sacra

Antes de que Clovis se convirtiera al cristianismo católico, los gobernantes francos paganos probablemente mantuvieron sus posiciones elevadas por su "carisma"; su legitimidad y "derecho a gobernar" pueden haberse basado en su supuesta ascendencia divina, así como en sus éxitos financieros y militares. El concepto de "carisma" ha sido controvertido.

Fredegar cuenta la historia del rey franco Chlodio tomando un baño de verano con su esposa cuando fue atacada por una especie de bestia marina, que Fredegar describió como bestea Neptuni Quinotauri similis, ("la bestia de Neptuno que parece un quinotauro"). Debido al ataque, se desconocía si Merovech, el legendario fundador de la dinastía merovingia, fue concebido como Chlodio o la bestia marina.

En siglos posteriores, los mitos de la realeza divina florecerían en las leyendas de Carlomagno (768–814) como un rey cristiano designado por la divinidad. Fue el personaje central de la mitología franca de las epopeyas conocidas como la Materia de Francia. Las epopeyas del Ciclo de Carlomagno, en particular la primera, conocida como Geste du Roi ("Canciones del rey"), se refieren al papel del rey como campeón del cristianismo. De la Materia de Francia surgieron algunas historias y personajes mitológicos adaptados a través de Europa, como los caballeros Lancelot y Gawain.