Miafisismo

AjustarCompartirImprimirCitar

El miafisismo (miofisismo o henofisismo) es la doctrina cristológica sostenida por las Iglesias Ortodoxas Orientales, que incluyen la Iglesia Ortodoxa Tewahedo de Etiopía, la Iglesia Ortodoxa Tewahedo de Eritrea, la Iglesia Ortodoxa Copta de Alejandría, la Iglesia Ortodoxa Siria y la Iglesia Apostólica Armenia.

Sostienen que Jesús, el "Verbo Encarnado, es completamente divino y completamente humano, en una "naturaleza" (physis)", en lugar de usar la redacción establecida en el Concilio de Calcedonia (451) de que Jesús es una "persona" (en ὑπόστασις hipóstasis) en dos "naturalezas" (en griego φύσεις physeis), una naturaleza divina y una naturaleza humana.

Si bien históricamente es un punto importante de controversia dentro del cristianismo, varias declaraciones modernas de las iglesias calcedonia y miafisita afirman que la diferencia entre las dos formulaciones cristológicas es esencialmente semántica y no refleja ninguna diferencia significativa en la creencia sobre la naturaleza de Cristo.

Terminología

La palabra miafisita deriva del griego antiguo μία (mía, "uno") más φύσις (phúsis, "naturaleza, sustancia"). La enseñanza miafisita se basa en la fórmula de Cirilo de Alejandría μία φύσις τοῦ θεοῦ λόγου σεσαρκωμένη, que significa "una physis del Verbo de Dios hecho carne" (o "... de Dios el Verbo hecho carne").

El Concilio de Calcedonia de 451 usó physis para significar "naturaleza" (como en "naturaleza divina" y "naturaleza humana"), y definió que había en Jesús una hipóstasis (persona) pero dos physeis (naturalezas). Se discute si Cyril usó physis en ese sentido. John Anthony McGuckin dice que en la fórmula de Cyril " physis sirve como un equivalente semántico aproximado de hipóstasis ".

Otros interpretan el término miafisita physis de acuerdo con su uso por el Concilio de Calcedonia y hablan de "miafisismo" como "monofisismo", una palabra que se usa para todas las formas de negación de la doctrina calcedonia. Sin embargo, agregan que "miafisismo" es "el término más exacto para la posición que ocupan las iglesias siríaca, copta y armenia".

El Segundo Concilio de Constantinopla (553), el concilio ecuménico que siguió al de Calcedonia, aceptó la frase de Cirilo, pero advirtió contra su mala interpretación.

El amplio término "diofisismo" cubre no solo la enseñanza de Calcedonia sino también el nestorianismo interpretado en el sentido de que Jesús no solo tiene dos naturalezas, sino que de hecho es dos centros de atribución y, por lo tanto, dos personas, una opinión condenada por el Concilio de Calcedonia. De manera similar, el "monofisismo" cubre no solo la enseñanza ortodoxa oriental sino también la visión llamada eutiquianismo, según la cual, después de la unión de las naturalezas divina y humana en la encarnación del Hijo eterno o Verbo de Dios, tiene una sola "naturaleza". ", una síntesis de lo divino y lo humano, idéntico a ninguno.Los miafisitas rechazan esta doctrina, enseñando en cambio que el Cristo encarnado tiene una "naturaleza", pero que sigue siendo tanto de carácter divino como humano y retiene todas las características de ambos, sin mezclarse, confundirse (derramarse) o cambio de cualquier naturaleza.

Para evitar ser confundidos con eutiquianos, las iglesias ortodoxas orientales rechazan la etiqueta de "monofisita". El obispo metropolitano copto de Damiette declaró que era un nombre inapropiado llamarlos monofisitas, porque "siempre confesaron la continuidad de la existencia de las dos naturalezas en la naturaleza encarnada de la Palabra de Dios. Ninguna [e] de las naturalezas dejó de existir debido a la unión y el término 'Mia Physis' que denota la naturaleza encarnada es completamente diferente del término 'monofisitas' [...] Los ortodoxos orientales no creen en una sola naturaleza en Jesucristo, sino en una naturaleza divina-humana unida. "

La Declaración Acordada de la Comisión Internacional Anglicana-Ortodoxa Oriental en 2014 decía:

El término 'monofisita', que se ha utilizado falsamente para describir la cristología de las iglesias ortodoxas orientales, es engañoso y ofensivo, ya que implica eutiquianismo. Los anglicanos, junto con la oikumene más amplia, usan el término preciso 'miafisita' para referirse a la enseñanza cirilina de la familia de las iglesias ortodoxas orientales y, además, llaman a cada una de estas iglesias por su título oficial de "ortodoxa oriental". La enseñanza de esta familia no confiesa una naturaleza única, sino una naturaleza divina-humana unida encarnada de la Palabra de Dios. Decir "una sola naturaleza" sería implicar que la naturaleza humana estaba absorta en su divinidad, como enseñó Eutiques.

Conflicto

El conflicto sobre la terminología fue hasta cierto punto un conflicto entre dos escuelas teológicas de renombre. La Escuela de Catequesis de Alejandría se centró en la divinidad de Cristo como el Logos o Palabra de Dios y, por lo tanto, se arriesgó a dejar su verdadera humanidad fuera de la debida consideración (cf. Apolinarismo). El énfasis de la Escuela de Antioquía estaba en la humanidad de Jesús como figura histórica. A la rivalidad teológica entre las dos escuelas se añadió una cierta competitividad política entre Alejandría, por un lado, y Antioquía y Constantinopla, por otro.

La condena de Nestorio en el Concilio de Éfeso en 431 fue una victoria para la escuela y la iglesia de Alejandría, pero su aceptación requirió un compromiso, la "Fórmula de la Reunión", a la que llegaron Cirilo de Alejandría y Juan de Antioquía dos años después. Cirilo murió en 444. Bajo su sucesor, Dióscoro I de Alejandría, un archimandrita de Constantinopla llamado Eutiques, cuya respuesta a las preguntas que le hicieron fue juzgada herética por el obispo Flavio de Constantinopla, acusó a Flavio de herejía. El Emperador convocó un consejo y encomendó su presidencia a Dioscurus. Este Segundo Concilio de Éfeso, realizado en 449, rehabilitó a Eutiques y condenó y depuso a Flavio y algunos otros obispos. Estos apelaron al Papa León I, quien, llamando a su asamblea no un concilium sino un latrocinium, un consejo de ladrones en lugar de un consejo propiamente dicho, lo declaró nulo y sin efecto. Las Iglesias miafisitas aún lo reconocen como válido, pero fuera de sus filas no se cuenta como concilio ecuménico.

El Concilio de Calcedonia se celebró en 451 y anuló el concilio anterior que había sido presidido por Dioscurus. No ha sido aceptado por las Iglesias ortodoxas orientales, que no defienden a Eutiques y aceptan la condena implícita de él por el Tercer Concilio (no ecuménico) de Éfeso celebrado en 475.

El concilio aceptó por aclamación el Tomo de León, la carta del Papa León I exponiendo, tal como él la veía, la doctrina de la iglesia al respecto, y emitió lo que se ha llamado la Definición de Calcedonia, de la cual la parte que concierne directamente al miafisismo dice lo siguiente:

Siguiendo, pues, a los santos Padres, todos enseñamos unánimemente que nuestro Señor Jesucristo es para nosotros el mismo Hijo, el mismo perfecto en la divinidad, el mismo perfecto en la humanidad; verdaderamente Dios y verdaderamente Hombre; el Mismo de un alma y un cuerpo racionales; coesencial con el Padre según la Deidad, el Mismo mismo coesencial con nosotros según la Humanidad; como nosotros en todo, pecado aparte; antes de los siglos engendrado del Padre en cuanto a la Deidad, pero en los últimos días, el Mismo mismo, por nosotros y para nuestra salvación (nacido) de María la Virgen Theotokos en cuanto a la Humanidad; Uno y el Mismo Cristo, Hijo, Señor, Unigénito; reconocida en Dos Naturalezas sin confusión, inmutable, indivisible, inseparablemente; la diferencia de las naturalezas no se elimina de ninguna manera debido a la unión, sino que se conservan las propiedades de cada naturaleza, y (ambos) concurriendo en Una Persona y Una Hipóstasis; no como si estuviera partido o dividido en dos personas, sino uno y el mismo Hijo y unigénito Dios, Verbo, Señor, Jesucristo; así como desde el principio los profetas han enseñado acerca de Él, y como el mismo Señor Jesucristo nos ha enseñado, y como el Símbolo de los Padres nos ha transmitido.—  Bindley, T. Herbert, ed. (1899). Los Documentos Ecuménicos de la Fe. Londres: Methuen.

El desacuerdo con esta definición no condujo al principio a una ruptura clara entre lo que ahora es la Iglesia Ortodoxa Oriental y las Iglesias Ortodoxas Orientales. Mientras que en Occidente, Roma tendía a defender con firmeza el texto del Tomo de León y de la definición de Calcedonia, la situación en Oriente fue fluida durante un siglo después del concilio, con fórmulas de compromiso impuestas por los emperadores y aceptadas por la iglesia y liderando en tiempos a cismas entre Oriente y Occidente (cf. Cisma Acacio, Henotikon, Monoenergismo).

La situación luego se endureció en una división fija entre lo que ahora se llama las Iglesias Ortodoxas Orientales y las iglesias de Calcedonia que luego se dividieron en la Iglesia Ortodoxa Oriental y la Iglesia Católica y sus derivaciones protestantes.

Pensamientos de resolución

En las últimas décadas, no solo los teólogos sino también los líderes de las iglesias han firmado una serie de acuerdos cristológicos entre las iglesias miafisita y calcedonia. Distinguen explícitamente la divinidad y la humanidad de Cristo, sin usar necesariamente la frase "dos naturalezas".

El 20 de mayo de 1973, el Papa Shenouda III de Alejandría y el Papa Pablo VI declararon conjuntamente:

Confesamos que nuestro Señor y Dios y Salvador y Rey de todos nosotros, Jesucristo, es Dios perfecto con respecto a Su Divinidad, hombre perfecto con respecto a Su humanidad. En Él Su divinidad está unida a Su humanidad en una unión real y perfecta sin mezcla, sin mezcla, sin confusión, sin alteración, sin división, sin separación. Su divinidad no se separó de Su humanidad ni por un instante, ni por un abrir y cerrar de ojos. Aquel que es Dios eterno e invisible se hizo visible en la carne y tomó la forma de siervo. En Él se conservan todas las propiedades de la divinidad y todas las propiedades de la humanidad, juntas en una unión real, perfecta, indivisible e inseparable.—  Declaración común del Papa de Roma Pablo VI y del Papa de Alejandría Shenouda III

En esa reunión decidieron establecer un diálogo teológico oficial entre las dos iglesias. El 12 de febrero de 1988 la comisión que llevó a cabo ese diálogo firmó "una fórmula común que expresa nuestro acuerdo oficial sobre cristología que ya fue aprobado por el Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Copta el 21 de junio de 1986". La breve fórmula común era la siguiente:

Creemos que nuestro Señor, Dios y Salvador Jesucristo, el Logos-Encarnado, es perfecto en Su Divinidad y perfecto en Su Humanidad. Hizo Su Humanidad una con Su Divinidad sin mezcla ni mestizaje, ni confusión. Su Divinidad no se separó de Su Humanidad ni por un momento ni por un abrir y cerrar de ojos. Al mismo tiempo, anatematizamos las doctrinas tanto de Nestorio como de Eutiques.—  Comisión Mixta del Diálogo entre la Iglesia Católica y la Iglesia Ortodoxa Copta: Fórmula común sobre cristología

El 3 de junio de 1990, Baselios Mar Thoma Mathews I, Católicos de la Iglesia Ortodoxa Siria de Malankara y el Papa Juan Pablo II firmaron un "Acuerdo doctrinal sobre cristología", en el que hablaban explícitamente de "naturalezas" en plural:

Nuestro Señor Jesucristo es uno, perfecto en su humanidad y perfecto en su divinidad, a la vez consustancial al Padre en su divinidad y consustancial a nosotros en su humanidad. Su humanidad es una con su divinidad: sin cambio, sin mezcla, sin división y sin separación. En la Persona del Eterno Logos Encarnado están unidas y activas de manera real y perfecta las naturalezas divina y humana, con todas sus propiedades, facultades y operaciones. […] Es esta fe la que ambos confesamos. Su contenido es el mismo en ambas comuniones; al formular ese contenido en el curso de la historia, sin embargo, han surgido diferencias, en terminología y énfasis. Estamos convencidos de que estas diferencias son tales que pueden coexistir en la misma comunión y por lo tanto no necesitan ni deben dividirnos,—  Acuerdo doctrinal sobre cristología aprobado por el Papa Juan Pablo II y el Catholicos Mar Baselius Marthoma Mathews I de la Iglesia Ortodoxa Siria de Malankara, 3 de junio de 1990

Acuerdos similares fueron firmados por el jefe de la Iglesia Católica y los jefes de la Iglesia Ortodoxa Siria y la Iglesia Apostólica Armenia.

Aunque el diálogo no oficial entre teólogos individuales de los ortodoxos (orientales) y los ortodoxos orientales comenzó en 1964, el diálogo oficial no comenzó hasta 1985; pero ya en 1989 se llegó a un acuerdo sobre el dogma cristológico, afirmando que la palabra physis en la fórmula de Cirilo de Alejandría se refería a la hipóstasis de Cristo, una de las tres hypostaseis o prosopa(personas) de la Trinidad, que se ha "encarnado del Espíritu Santo y de la Santísima Virgen María Theotokos, y así se hizo hombre, consustancial a nosotros en su humanidad pero sin pecado. Es verdadero Dios y verdadero Hombre al mismo tiempo, perfecto en su divinidad, perfecta en su humanidad. Porque el que ella llevó en su seno era a la vez plenamente Dios y plenamente humano, llamamos a la Santísima Virgen Theotokos. Cuando hablamos de la única hipóstasis compuesta de nuestro Señor Jesucristo, no decimos que en Él concurrieran una hipóstasis divina y una hipóstasis humana, sino que la única hipóstasis eternade la Segunda Persona de la Trinidad ha asumido nuestra naturaleza humana creada en ese acto uniéndola con Su propia naturaleza divina increada, para formar un ser divino-humano real inseparable e inconfundiblemente unido, distinguiéndose las naturalezas una de otra sólo en la contemplación".

Una segunda Declaración Acordada fue publicada en el año siguiente 1990 declarando:

Los ortodoxos están de acuerdo en que los ortodoxos orientales continuarán manteniendo su terminología tradicional cirilliana de "una naturaleza del Logos encarnado" (μία φύσις τοῦ θεοῦ λόγου σεσαρκωμένη), ya que reconocen la doble consustancialidad del Logos que Eutiques negó. Los ortodoxos también usan esta terminología. Los ortodoxos orientales están de acuerdo en que los ortodoxos están justificados en su uso de la fórmula de dos naturalezas, ya que reconocen que la distinción es "solo en el pensamiento" (τῇ θεωρίᾳ μόνῃ). [...] ahora hemos entendido claramente que ambas familias siempre han mantenido lealmente la misma fe cristológica ortodoxa auténtica y la continuidad ininterrumpida de la tradición apostólica, aunque han usado términos cristológicos de diferentes maneras.—  Comisión Conjunta del Diálogo Teológico entre la Iglesia Ortodoxa y las Iglesias Ortodoxas Orientales, Segunda Declaración Acordada (1990)

La implementación de las recomendaciones de estas dos Declaraciones Acordadas significaría la restauración de la plena comunión entre las Iglesias Ortodoxa Oriental y Ortodoxa Oriental, pero a partir de 2021 no se han puesto en vigencia. De las iglesias ortodoxas orientales, solo los patriarcados de Alejandría, Antioquía y Rumania han aceptado las Declaraciones, al igual que las iglesias copta, siríaca y malankara en el lado ortodoxo oriental. El patriarcado ruso ha pedido aclaración de algunos puntos. La comunidad monástica del Monte Athos rechaza cualquier forma de diálogo. Otros no se han interesado activamente.

Contenido relacionado

Ocultismo

Ocultismo, en el sentido más amplio, es una categoría de creencias y prácticas sobrenaturales que generalmente caen fuera del alcance de la religión y la...

Simonía

La simonía es el acto de vender oficios eclesiásticos y papeles o cosas sagradas. Lleva el nombre de Simón el Mago, de quien se describe en los Hechos de...

Zoroastrismo

El zoroastrismo o Mazdayasna es una religión iraní y una de las religiones organizadas de práctica continua más antiguas del mundo, basada en las...
Más resultados...