Métodos cuantitativos en criminología

AjustarCompartirImprimirCitar

Los métodos cuantitativos proporcionan los principales métodos de investigación para estudiar la distribución y las causas del delito. Los métodos cuantitativos proporcionan numerosas formas de obtener datos que son útiles para muchos aspectos de la sociedad. El uso de métodos cuantitativos como la investigación por encuesta, la investigación de campo y la investigación de evaluación, entre otros. Los criminólogos y otros científicos sociales pueden utilizar los datos, ya menudo lo hacen, para hacer afirmaciones causales sobre las variables que se investigan.

Historia y desarrollo de la investigación cuantitativa en criminología

Una definición general de criminología es un enfoque científico para el estudio del comportamiento delictivo. Según esta definición, una de las primeras apariciones de la criminología fue la obra de Cesare Beccaria en 1764 relacionada con la tortura y la pena de muerte. La contribución de Beccaria a la criminología fue fundamental, pero puramente filosófica. Los métodos cuantitativos en Criminología se desarrollaron más tarde durante el resurgimiento del positivismo en el siglo XIX encabezado por el conocido sociólogo Émile Durkheim, quien es responsable de uno de los primeros proyectos de investigación modernos titulado Suicidio.. Fue publicado en 1897 y fue el primer trabajo de este tipo en incluir datos cuantitativos, principalmente tasas de suicidio en diferentes poblaciones. Este estudio marca el primer uso documentado de métodos de investigación cuantitativos en el campo de la criminología. El primer caso de esto en los Estados Unidos ocurrió en la Universidad de Chicago, alrededor de 1915, donde los científicos estaban estudiando la inmigración masiva a la ciudad. Proporcionó un entorno ideal para estudios empíricos, donde los científicos estaban probando hipótesis relacionadas con la propensión al comportamiento delictivo. Para estudiar esto, observaron las convicciones registradas, el entorno y las experiencias sociales, de las cuales registraron datos y estadísticas para formular una conclusión para el estudio. La criminología estadounidense estuvo muy influenciada por la criminología británica debido a la gran cantidad de científicos sociales que desarrollaron teorías de criminología. Algunos de estos primeros teóricos criminólogos fueron Karl Marx, Cesare Lombroso, Jeremy Bentham y Émile Durkheim. La criminología a fines del siglo XIX tenía un alcance más amplio que incluía teorías similares a las de la sociología. Una definición más actual y más amplia de criminología es: El estudio científico del crimen, los criminales, el comportamiento criminal y las correcciones. Esta es la definición más utilizada que la de finales del siglo XIX. En general, la criminología se ha mantenido constante en términos de su ciencia y cómo se lleva a cabo. Los métodos de investigación para la criminología y las primeras teorías han tenido poco o ningún cambio con respecto a los actuales.

Los métodos cuantitativos de investigación se pueden definir como "métodos como encuestas y experimentos que registran la variación en la vida social en términos de categorías que varían en cantidad. Los datos que se tratan como cuantitativos son números o atributos que se pueden ordenar en términos de magnitud". (Schutt 17).

Esto significa que la investigación, a diferencia de los métodos cualitativos, no se basa en una interpretación subjetiva de las observaciones sino que pretende ser un análisis más objetivo e imparcial basado en los hallazgos numéricos de la investigación cuantitativa (Dantzker y Hunter 88).

En el estudio de la criminología, los métodos de investigación tienden a ser cuantitativos debido al potencial de sesgo en la investigación cualitativa. Sin embargo, hay muchas cuestiones que no son adecuadas para el estudio cuantitativo. Los debates y las creencias personales tienden a estar más influenciados por la emoción que por el estudio científico. Esto hace que la investigación cuantitativa sea un método de investigación difícil pero valioso (Dantzker y Hunter 88).

Fuentes de datos en la investigación criminológica

Hay múltiples tipos de datos que los científicos sociales usan para medir el crimen hoy. Para medir el crimen, primero debemos llegar a una definición de crimen. Existen muchas definiciones diferentes de delito, pero una definición simple que usaré proviene de Wilson y Herrnstein, en la que dicen que el delito es "cualquier acto cometido en violación de una ley que lo prohíbe y autoriza el castigo por su comisión" (Maxfield 111). Una vez que entendemos qué es el crimen en sí mismo, podemos comenzar a medirlo.

En general, existen cuatro enfoques para medir el crimen con el fin de obtener datos cuantitativos: observación, informes de victimización, encuestas de delincuentes y uso de datos que ya se han obtenido.

La observación está lejos de ser la mejor manera de medir el crimen. Si uno tuviera en cuenta las formas en que la policía es informada sobre los delitos, ya sea observándolos ellos mismos o por los delitos que se les informan, uno se daría cuenta de que algunos delitos no estarán bien medidos. Por ejemplo, hurto en tiendas. Hay toneladas de casos en los que la policía no observará el hurto ni lo denunciarán otras personas. Por lo tanto, delitos como hurto, posesión y venta de drogas, etc., no serán medidos con precisión.

Otra forma de medir el crimen son los Reportes Uniformes de Crimen del FBI, que se basan en medidas policiales de crimen. Pero debido a que los datos de estos informes se basan en delitos denunciados, comparten los mismos problemas de medición que se han enumerado anteriormente. Hay una serie de errores en el UCR. Primero, la UCR no trata de contabilizar todos los delitos denunciados. Los delitos índice, también llamados delitos de la Parte I, solo se cuentan si son denunciados Y registrados por la policía. Por lo general, siempre hay informes de delitos, pero la policía puede optar por no registrarlos por varias razones. Además, la UCR no incluirá los delitos de la Parte II solo si el arrestado ha sido acusado formalmente de un delito, porque los estados individuales pueden tener definiciones diferentes de estos delitos (Maxfield 113). Otra fuente de error es creada por la regla de jerarquía utilizada por las agencias policiales, lo que básicamente significa que si se cometen varios delitos en un solo hecho, contabilizar solo el más grave en la UCR. Sin embargo, no creas que la UCR no es de ayuda. Los datos de UCR representan grupos de análisis, lo que significa que los informes de delitos están disponibles para ciudades y estados; los datos simplemente no representan muy bien los delitos individuales.

Preguntar a las personas si han sido víctimas de delitos es una buena manera de medir los datos. Este tipo se suele hacer en forma de encuesta. Las encuestas posiblemente pueden tener varias ventajas, como: obtener información que no ha sido reportada a las autoridades; enterarse de delitos denunciados a la policía, pero no registrados oficialmente; y puede proporcionar datos sobre las víctimas y los delincuentes y el incidente en sí (Maxfield 115). Un ejemplo de esto es la Encuesta Nacional de Victimización por Delitos, o NCVS para abreviar. La NCVS proporciona más datos sobre víctimas, delincuentes e incidentes individuales, lo que significa que se utiliza mejor para estudios sobre factores individuales en la victimización por delincuencia. Esto se debe a que es una encuesta diseñada para representar los niveles de delincuencia a nivel nacional, pero no puede proporcionar estimaciones de delincuencia para ciudades o estados (Maxfield 116).

Las encuestas de agresores se utilizan igual que las encuestas de victimización, pero son para los agresores. Las encuestas suelen medir cuántos delitos ha cometido el delincuente. Este tipo es útil especialmente para los delitos sin víctimas, como la prostitución, el orden público y los delitos de delincuencia, y los delitos que rara vez se denuncian, como el hurto en tiendas. Como con todas las encuestas, hay algunos problemas con los que uno se puede encontrar, como la deshonestidad en las respuestas y la exageración, pero estas encuestas nos ayudan a encontrar algunos datos que de otro modo nunca se notarían.

Debido a que el crimen es realmente difícil de medir, a menudo es mejor combinar muchos de estos métodos para obtener los datos más válidos para la medición.

Análisis descriptivo y comparación.

La calidad de los datos debe ser evaluada. En este proceso de análisis, ayuda tener acceso a los datos sin procesar y los datos publicados. Esta comparación puede ser más reveladora que simplemente los datos publicados porque no puede haber sesgo en la comparación. Otra herramienta valiosa en la investigación es la capacidad de comparar datos recién recopilados (datos primarios) con datos recopilados previamente (datos secundarios). Hay dos formas en las que puede ayudar: en primer lugar, los datos primarios pueden confirmar los datos recién encontrados y, en segundo lugar, las diferencias en los datos pueden señalar áreas problemáticas.

El intercambio de datos puede ocurrir entre naciones. Los datos de este tipo se tipifican a través de datos censales o datos recopilados por el gobierno. El intercambio también puede ocurrir entre regiones, estados y municipios para mejorar asuntos sociales, solucionar problemas o simplemente mostrar diferencias.

El análisis de datos temporales es vital para nuestra comprensión del mundo en el que vivimos y hacia dónde nos dirigimos. Los datos recopilados a lo largo del tiempo pueden mostrar a los investigadores cantidades infinitas de datos que pueden ayudar en una cantidad igualmente grande de estudios.

Desafíos de medición en criminología

Al igual que con todas las formas de medición, existen desafíos asociados con la medición de datos en criminología. Hay una serie de variables que influyen en la policía para registrar un delito o realizar un arresto. Por ejemplo, es menos probable que se registre un asalto entre personas que se conocen que una pelea entre dos extraños. Además, habrá ocasiones en las que la víctima instará a la policía a no presentar cargos contra el delincuente o incluso a arrestarlo. Roffee y Waling (2016) realizaron un estudio que investigó el discurso de odio y los delitos de odio hacia la comunidad LGBTQ. Habían establecido que todos los participantes habían sido objeto de microagresiones y acoso, algunos de los cuales se habrían considerado delictivos. Sin embargo, varias personas no querían denunciar estos incidentes, y algunas en realidad no se habían considerado víctimas de delitos. Evidentemente,

Las prácticas de arresto varían según los condados en los que se cometen los delitos. Por ejemplo, en una ciudad grande como Cleveland, Ohio, muchos delitos menores o infracciones pueden no denunciarse simplemente porque la policía tiene muchas más cosas de las que preocuparse además de los delitos menores, o puede que ni siquiera tenga tiempo que perder debido a la gran carga de trabajo. Pero en una ciudad pequeña, se pueden hacer y reportar más arrestos debido a que la policía no tiene muchas cosas que hacer.

Otro desafío de medición que surge a menudo es el cambio de leyes. Hay diferentes leyes en todas partes, y las leyes a menudo varían de un estado a otro y, en algunos casos, de un condado a otro. Un ejemplo de esto son las leyes de posesión menor de marihuana. Varios estados han aprobado leyes de despenalización, que exigen permitir la posesión o el uso de pequeñas cantidades de marihuana, e impondrían multas, en lugar de penas de prisión por transgresiones de leyes menores sobre marihuana (DIANE 1181). La diferencia en las leyes perjudica la medición de los delitos porque los delitos en una ciudad o estado pueden no ser punibles en otros estados.

Al igual que con todas las formas de estudios de investigación, es importante tener un enfoque crítico de las estadísticas y las mediciones. Hay problemas asociados con muchas formas de medición, como las encuestas UCR y NCVS, pero mirar estas estadísticas y mediciones a través de una lente crítica nos ayudará a darnos cuenta de qué estadísticas y mediciones son válidas y confiables.

Probando la causalidad en la investigación criminológica

La criminología está interesada en observar el crimen y su relación con la sociedad. Para hacer esto, los criminólogos a menudo investigan las causas del delito y los factores para su ocurrencia. Una forma en que esto se logra es a través de estudios de causalidad. La causalidad es un tipo de método de investigación que examina e intenta interpretar las tendencias. Examinar estos métodos ayuda a los criminólogos a buscar formas de prevenir el crimen y ayudar a determinar las causas subyacentes del crimen. La causalidad se define como una relación direccional entre un evento y otro evento, que es el resultado del primero. Para observar la causalidad con respecto a la criminología, se pueden observar los factores que afectan por qué las tasas de delincuencia son más altas en algunas áreas que en otras. Se han realizado estudios que muestran la pobreza, las tasas de graduación, las tasas de desempleo, la financiación policial y penitenciaria y la desigualdad de ingresos.

Cómo afectan las relaciones sociales a la criminalidad

Algunas teorías que se utilizan a menudo en criminología para ayudar a comprender por qué se cometen delitos son la teoría de la asociación diferencial y el control. Edwin Sutherland desarrolló la teoría de la asociación diferencial. La base de esta teoría es que el comportamiento delictivo es algo aprendido en el que las personas aprenden a ser delincuentes a través de otros individuos. A través de la interacción social, las personas aprenden los valores, actitudes, técnicas y motivos del comportamiento delictivo. Otra teoría popular es la teoría del control, que fue fundada por William Glasser. Esta teoría se describe diciendo que el comportamiento es causado por lo que una persona más quiere en un momento dado, y no por ningún estímulo externo. La teoría del control se basa en la suposición de que los seres humanos no se ven impulsados ​​innatamente al crimen, o se sienten atraídos por la conformidad. Sin embargo, La teoría del control dice que las personas son seres racionales que se sentirán atraídos por el crimen cuando las ventajas sean mayores que las del conformismo. Un estudio realizado por Travis Hirschi del proyecto Richmond Youth analizó la delincuencia autoinformada y recopiló datos del Centro Juvenil de Richmond que contradecían la teoría de la asociación diferencial, al recopilar evidencia empírica que respalda su teoría de control. Concluyó que un niño que tiene relaciones intensas relacionadas con el apego de uno o más niños, que son delincuentes, entonces es menos probable que ese individuo sea delincuente. Concluyó esto a través de la observación y las encuestas. Su argumento se basa en la noción de que el comportamiento delictivo ocurre solo porque un proceso de aprendizaje a través de otra persona no es confiable. Él siente que existen mecanismos sociales directos relacionados con el crimen, en lugar de indirectamente por uno que tiene una influencia sobre ese individuo. Un ejemplo de la teoría de la asociación diferencial y cómo se aplica a los individuos puede ilustrarse a través del experimento “Bobo” de Albert Bandura. En este experimento, un niño ve a un adulto golpeando una muñeca hinchable. El niño observa cómo el adulto golpea, patea, arroja y abusa de la muñeca. El adulto sale de la habitación y el niño entra en la habitación. Solo unos segundos después de estar solos, los niños imitaban el comportamiento de los adultos y abusaban de la muñeca con tácticas similares. Un grupo de control participó en el estudio en el que los niños estuvieron expuestos a adultos que simplemente eran indiferentes a la muñeca, y los niños modelaron el comportamiento observado. Los niños no eran naturalmente propensos a la violencia, sin embargo, cuando se expuso al trato de la muñeca por parte de otros individuos, el comportamiento fue modelado casi exactamente. Este es un excelente ejemplo de asociación diferencial en el que afirma que el comportamiento delictivo se aprende a través de la interacción con otros.

Cómo los atributos del vecindario afectan las tasas de criminalidad

Otra forma de probar la causalidad en criminología es con el uso de datos longitudinales. Los datos longitudinales tienen los objetivos de cuantificar las tendencias en el comportamiento, describir la progresión de los eventos de la vida, examinar patrones de cambio de comportamiento y comenzar a aplicar teorías a dichos datos. Este tipo de datos permite el examen de la investigación causal. Ayuda a evaluar programas como intervención o rehabilitación y también con respecto a los métodos para reducir el crimen. Los diseños de investigación longitudinales son aquellos que involucran mediciones repetidas en el tiempo de uno o más grupos de sujetos. Esto ayuda porque es una investigación a lo largo del tiempo y es útil para determinar las relaciones causales entre las variables. Hay cuatro tipos específicos de diseños que se pueden usar, que incluyen estudios de tendencias, estudios de cohortes, diseños de panel y diseños de series de tiempo.

Una teoría que se utiliza para explicar la desorganización en los barrios es la teoría de la desorganización social que se desarrolló con base en los trabajos de Henry McKay y Clifford R. Shaw. Esta teoría establece que los barrios afectados por altos índices de pobreza y depresión económica suelen ser víctimas de altos índices de rotación de la población. También son comúnmente muy diversos en su población. La teoría de la desorganización social dice que una alta tasa de rotación en la población conduce a una falla en el desarrollo de una estructura social informal, lo que resulta en dificultades para mantener el orden social en una comunidad. Esto, a su vez, genera altos índices de violencia y delincuencia en ese vecindario específico.

La criminología, así como todas las ciencias sociales, a menudo se basa en el muestreo como método de investigación, por una variedad de razones. La primera es que si una muestra es verdaderamente imparcial, puede considerarse como datos confiables. Algunos problemas que a menudo surgen con esto son obtener una muestra sesgada y no obtener suficientes respuestas para obtener una muestra verdaderamente representativa de la población que está estudiando o tratando de hacer generalizaciones. El muestreo es mucho más rentable que observar o tratar de encuestar a toda una población. El muestreo general puede ser una fuente de datos muy fiable si se lleva a cabo correctamente.

Nuevas direcciones

Los vecindarios han sido el objetivo de los criminólogos para temas de investigación actuales y recientes, y una excelente manera de obtener datos de ellos ha sido el modelado lineal jerárquico: la clave es la dependencia espacial. La dependencia espacial se ocupa de la asociación que tienen entre sí los valores medidos de forma independiente. Otra área de avance en el campo de la criminología son las teorías del desarrollo/curso de vida. Esto implica métodos cuantitativos que pueden manejar datos longitudinales. Los datos longitudinales son la recopilación de datos de varias unidades durante un rango de tiempo específico, es muy útil para los criminólogos. Los datos de esta investigación no solo brindan a los criminólogos información valiosa sobre las situaciones actuales, sino que también proporcionarán datos útiles para futuros investigadores que intenten observar cambios a lo largo del tiempo.

En ambos casos, la idea es que los criminólogos puedan ver los datos recopilados de grupos de personas (vecindarios) y sacar conclusiones apropiadas basadas en los datos. Se espera que estos datos, combinados con los datos recopilados de grupos más pequeños y más grandes y de otras áreas, brinden a los criminólogos una valiosa fuente de información sobre nuestra sociedad.

Un factor importante en toda investigación es que los métodos seguirán cambiando, mejorando la solidez, la diversidad, el alcance y la eficacia de los datos recopilados a través de la investigación. Los criminólogos, como todos los demás investigadores, utilizarán los avances en otros campos de investigación para ayudar a mejorar los suyos. Los métodos en estadística, economía y otros campos pueden resultar útiles para los criminólogos.

Contenido relacionado

Teoría del etiquetado

La teoría del etiquetado postula que la identidad propia y el comportamiento de los individuos pueden estar determinados o influenciados por los términos...

Teoría de las ventanas rotas

En criminología, la teoría de las ventanas rotas establece que los signos visibles de delincuencia, el comportamiento antisocial y el desorden civil crean...

Teoría de la tensión (sociología)

En sociología y criminología, la teoría de la tensión establece que las estructuras sociales dentro de la sociedad pueden presionar a los ciudadanos para...
Más resultados...