Membrana del cloroplasto

Los cloroplastos contienen varias membranas importantes, vitales para su función. Al igual que las mitocondrias, los cloroplastos tienen una envoltura de doble membrana, llamada envoltura del cloroplasto, pero a diferencia de las mitocondrias, los cloroplastos también tienen estructuras de membrana interna llamadas tilacoides. Además, una o dos membranas adicionales pueden encerrar cloroplastos en organismos que sufrieron endosimbiosis secundaria, como los euglénidos y los clorarachniofitos.

Los cloroplastos vienen a través de la endosimbiosis por la absorción de una cianobacteria fotosintética por la célula eucariota, ya mitocondria. A lo largo de millones de años, la cianobacteria endosimbiótica evolucionó estructural y funcionalmente, conservando su propio ADN y la capacidad de dividirse por fisión binaria (no mitóticamente), pero cediendo su autonomía mediante la transferencia de algunos de sus genes al genoma nuclear.

Cada una de las membranas de la envoltura es una bicapa lipídica de entre 6 y 8 nm de espesor. Se ha encontrado que la composición lipídica de la membrana externa es 48 % de fosfolípidos, 46 % de galactolípidos y 7 % de sulfolípidos, mientras que se ha encontrado que la membrana interna contiene 16 % de fosfolípidos, 79 % de galactolípidos y 5 % de sulfolípidos en los cloroplastos de espinaca.

It is a long established fact that a reader will be distracted by the readable content of a page when looking at its layout. The point of using Lorem Ipsum is that it has a more-or-less normal distribution of letters, as opposed to using 'Content here, content here', making it look like readable English.

You must log in to access this content
Iniciar con Google
Iniciar con Facebook
x