Marlon brando

Compartir Imprimir Citar
American actor (1924-2004)

Marlon Brando Jr. (3 de abril de 1924 - 1 de julio de 2004) fue un actor estadounidense. Considerado uno de los actores más influyentes del siglo XX, recibió numerosos elogios a lo largo de su carrera, que abarcó seis décadas, incluidos dos Premios de la Academia, dos Premios Globo de Oro, un Premio del Festival de Cine de Cannes y tres Premios de Cine de la Academia Británica. Brando también fue activista de muchas causas, en particular el movimiento de derechos civiles y varios movimientos de nativos americanos. Habiendo estudiado con Stella Adler en la década de 1940, se le atribuye ser uno de los primeros actores en llevar el sistema de actuación de Stanislavski y el método de actuación al público general.

Inicialmente obtuvo elogios y su primera nominación al Premio de la Academia como Mejor Actor en un Papel Protagónico por retomar el papel de Stanley Kowalski en la adaptación cinematográfica de 1951 de Tennessee Williams' interpretar A Streetcar Named Desire, un papel que originó con éxito en Broadway. Recibió más elogios, y un primer Premio de la Academia y un Globo de Oro, por su interpretación de Terry Malloy en On the Waterfront, y su interpretación del rebelde líder de una pandilla de motociclistas Johnny Strabler en The Wild Uno demostró ser una imagen duradera en la cultura popular. Brando recibió nominaciones a los Premios de la Academia por interpretar a Emiliano Zapata en ¡Viva Zapata! (1952); Marco Antonio en la adaptación cinematográfica de 1953 de Joseph L. Mankiewicz de Julio César de Shakespeare; y el Mayor de la Fuerza Aérea Lloyd Gruver en Sayonara (1957), una adaptación de la novela de 1954 de James A. Michener.

La década de 1960 vio cómo la carrera de Brando sufría una recesión comercial y crítica. Dirigió y protagonizó el western de culto One-Eyed Jacks, un fracaso comercial y de crítica, después del cual entregó una serie de notables fracasos de taquilla, comenzando con Mutiny on the Bounty. yo> (1962). Después de diez años de bajo rendimiento, accedió a hacer una prueba de pantalla como Vito Corleone en El Padrino (1972) de Francis Ford Coppola. Obtuvo el papel y posteriormente ganó su segundo Premio de la Academia y el Globo de Oro en una interpretación que los críticos consideran una de las mejores. Rechazó el Premio de la Academia debido a "el trato que la industria cinematográfica da a los indios americanos en la actualidad... y también por los acontecimientos recientes en Wounded Knee", y envió a Sacheen Littlefeather a recoger el premio en su nombre y declarar su motivo. por rechazarlo. El padrino se convirtió en la película más taquillera jamás realizada, y junto con su actuación nominada al Oscar en El último tango en París (1972), Brando se restableció en las filas de los mejores. -estrellas de oficina.

Después de una pausa a principios de la década de 1970, Brando generalmente estaba contento con ser un actor de carácter bien pagado en papeles secundarios, como Jor-El en Superman (1978), como el coronel Kurtz en Apocalipsis ahora (1979), y Adam Steiffel en La fórmula (1980), antes de tomarse un descanso de nueve años del cine. Según el Libro Guinness de los récords mundiales, a Brando se le pagó un récord de $3,7 millones ($17 millones en dólares ajustados a la inflación) y el 11,75 % de las ganancias brutas durante 13 días. trabajar en Superman. Brando fue clasificado por el American Film Institute como la cuarta estrella de cine más grande entre las estrellas de cine masculinas cuyos debuts en la pantalla ocurrieron en 1950 o antes. Fue uno de los seis actores nombrados en 1999 por la revista Time en su lista de las 100 personas más importantes del siglo. En esta lista, Time también designó a Brando como el "Actor del siglo".

Vida temprana y educación

Brando nació en Omaha, Nebraska, el 3 de abril de 1924, hijo de Marlon Brando Sr. (1895–1965), un fabricante de pesticidas y alimentos químicos, y Dorothy Julia Pennebaker (1897–1954). Brando tenía dos hermanas mayores, llamadas Jocelyn (1919–2005) y Frances (1922–1994). Su ascendencia era principalmente alemana, holandesa, inglesa e irlandesa. Su antepasado inmigrante patrilineal, Johann Wilhelm Brandau, llegó a la ciudad de Nueva York a principios del siglo XVIII desde el Palatinado en Alemania. También es descendiente de Louis DuBois, un hugonote francés, que llegó a Nueva York alrededor de 1660. Su bisabuelo materno, Myles Joseph Gahan, fue un inmigrante irlandés que se desempeñó como médico en la Guerra Civil estadounidense. En 1995, concedió una entrevista en Irlanda en la que dijo: "Nunca he sido tan feliz en mi vida". Cuando bajé del avión tuve esta oleada de emoción. Nunca me he sentido como en casa en un lugar como aquí. Estoy considerando seriamente la ciudadanía irlandesa." Brando fue criado como un científico cristiano.

Brando como un niño de 10 años

Su madre, conocida como Dodie, no era convencional para su época; fumaba, vestía pantalones y conducía automóviles. Ella misma, actriz y administradora de teatro, ayudó a Henry Fonda a comenzar su carrera como actor. Sin embargo, ella era alcohólica y, a menudo, su esposo tenía que llevarla a casa desde los bares de Chicago. En su autobiografía, Songs My Mother Taught Me, Brando expresó tristeza al escribir sobre su madre: "La angustia que le producía su bebida era que ella prefería emborracharse a cuidar de nosotros&#34.; El padre de Dodie y Brando eventualmente se unió a Alcohólicos Anónimos. Brando albergaba mucha más enemistad por su padre y decía: "Yo era su tocayo, pero nada de lo que hacía lo complacía o incluso le interesaba". Disfrutaba diciéndome que no podía hacer nada bien. Tenía la costumbre de decirme que nunca llegaría a nada." Cuando tenía cuatro años, Brando fue abusado sexualmente por su institutriz adolescente. Brando se encariñó con ella y estaba angustiado cuando ella lo dejó. Por el resto de su vida, Brando estuvo angustiado por su pérdida. Alrededor de 1930, los padres de Brando se mudaron a Evanston, Illinois, cuando el trabajo de su padre lo llevó a Chicago, pero se separaron en 1935 cuando Brando tenía 11 años. Su madre se llevó a los tres niños a Santa Ana, California, donde vivían con su madre. Los padres de Brando se reconciliaron en 1937 y al año siguiente dejaron Evanston y se mudaron juntos a una granja en Libertyville, Illinois, un pequeño pueblo al norte de Chicago. Entre 1939 y 1941, trabajó como acomodador en el único cine del pueblo, La Libertad.

Brando, cuyo apodo de infancia era "Bud", fue un imitador desde su juventud. Desarrolló la capacidad de absorber los gestos de los niños con los que jugaba y mostrarlos dramáticamente mientras se mantenía en el personaje. Le presentaron al chico del vecindario Wally Cox y los dos fueron amigos más cercanos hasta la muerte de Cox en 1973. En la película biográfica de TCM de 2007 Brando: The Documentary, el amigo de la infancia George Englund recuerda a Brando & # 39; Su primera actuación fue imitar a las vacas y los caballos en la granja familiar como una forma de distraer a su madre de la bebida. Su hermana Jocelyn fue la primera en seguir una carrera como actriz y estudió en la Academia Estadounidense de Artes Dramáticas en la ciudad de Nueva York. Apareció en Broadway, luego en cine y televisión. La hermana de Brando, Frances, dejó la universidad en California para estudiar arte en Nueva York. Brando había sido retenido un año en la escuela y luego fue expulsado de Libertyville High School por conducir su motocicleta por los pasillos.

Fue enviado a la Academia Militar Shattuck en Minnesota, donde su padre había estudiado antes que él. Brando se destacó en el teatro y le fue bien en la escuela. En su último año (1943), fue puesto en libertad condicional por insubordinarse a un coronel del ejército visitante durante las maniobras. Estaba confinado en su habitación, pero se coló en la ciudad y lo atraparon. La facultad votó para expulsarlo, aunque los estudiantes lo apoyaron, quienes pensaron que la expulsión era demasiado dura. Fue invitado a regresar para el año siguiente, pero decidió abandonar la escuela secundaria. Brando trabajó como excavador de zanjas como un trabajo de verano arreglado por su padre. Trató de alistarse en el ejército, pero su examen físico de inducción reveló que una lesión de fútbol que había sufrido en Shattuck lo había dejado con una rodilla torcida. Fue clasificado IV-F (físicamente no apto para el servicio militar) y no admitido.

Nueva York y la actuación

Brando decidió seguir a sus hermanas a Nueva York, estudiando en la American Theatre Wing Professional School, parte del Dramatic Workshop of the New School, con el influyente director alemán Erwin Piscator. En un documental de 1988, Marlon Brando: The Wild One, la hermana de Brando, Jocelyn, recordó: "Estaba en una obra de teatro escolar y lo disfrutó... Así que decidió ir a Nueva York y estudiar actuación porque eso era lo único que había disfrutado. Eso fue cuando tenía 18 años." En el episodio de A&E Biografía sobre Brando, George Englund dijo que Brando empezó a actuar en Nueva York porque "fue aceptado allí". No fue criticado. Era la primera vez en su vida que escuchaba cosas buenas sobre sí mismo." Pasó sus primeros meses en Nueva York durmiendo con amigos. sillones Durante un tiempo vivió con Roy Somlyo, quien más tarde se convirtió en un productor de Broadway ganador de cuatro premios Emmy.

Brando fue un ávido estudiante y defensor de Stella Adler, de quien aprendió las técnicas del sistema Stanislavski. Esta técnica animó al actor a explorar aspectos tanto internos como externos para realizar completamente el personaje que estaba representando. La notable perspicacia y el sentido del realismo de Brando fueron evidentes desde el principio. Adler solía contar que cuando le enseñaba a Brando, le había dicho a la clase que actuaran como gallinas y agregó que una bomba nuclear estaba a punto de caer sobre ellos. La mayor parte de la clase cloqueaba y corría salvajemente, pero Brando se sentó tranquilamente y fingió poner un huevo. Cuando Adler le preguntó por qué había elegido reaccionar de esta manera, dijo: "Soy un pollo, ¿qué sé yo sobre las bombas?" A pesar de ser comúnmente considerado como un actor de método, Brando no estuvo de acuerdo. Afirmó haber aborrecido las enseñanzas de Lee Strasberg:

Después de haber tenido algún éxito, Lee Strasberg trató de tomar el crédito por enseñarme a actuar. Nunca me enseñó nada. Habría reclamado crédito por el sol y la luna si creyera que podía escaparse con él. Fue un hombre ambicioso y egoísta que explotó a la gente que asistió al estudio Actors y trató de proyectarse como un oráculo y un guru. Algunas personas lo adoraron, pero nunca supe por qué. A veces fui al estudio Actors el sábado por la mañana porque Elia Kazan enseñaba, y por lo general había muchas chicas guapas, pero Strasberg nunca me enseñó a actuar. Stella (Adler) lo hizo, y después Kazan.

Brando fue el primero en aportar un enfoque natural a la actuación en el cine. Según Dustin Hoffman en su clase magistral en línea, Brando a menudo hablaba con los camarógrafos y compañeros actores sobre su fin de semana, incluso después de que el director llamara a la acción. Una vez que Brando sintiera que podía pronunciar el diálogo de forma tan natural como esa conversación, comenzaría el diálogo. En su documental de 2015, Listen To Me Marlon, dijo antes que los actores eran como cereales para el desayuno, lo que significa que eran predecibles. Los críticos dirían más tarde que esto era Brando siendo difícil, pero los actores que trabajaron opuestos dirían que todo era parte de su técnica.

Carrera

Carrera temprana: 1944-1951

Brando usó sus habilidades del Sistema Stanislavski para sus primeros puestos de verano en Sayville, Nueva York, en Long Island. Brando estableció un patrón de comportamiento errático e insubordinado en los pocos espectáculos en los que había estado. Su comportamiento hizo que lo expulsaran del elenco de la producción de New School en Sayville, pero poco después fue descubierto en una obra de teatro producida localmente. allá. Luego, en 1944, llegó a Broadway en el drama agridulce I Remember Mama, interpretando al hijo de Mady Christians. Los Lunt querían que Brando interpretara el papel del hijo de Alfred Lunt en O Mistress Mine, y Lunt incluso lo entrenó para la audición, pero Brando ni siquiera intentó leer sus líneas en la audición. y no fue contratado. Los críticos de drama de Nueva York lo votaron como 'Actor joven más prometedor' por su papel de veterano angustiado en Truckline Café, aunque la obra fue un fracaso comercial. En 1946, apareció en Broadway como el joven héroe en el drama político A Flag is Born, negándose a aceptar salarios superiores a los de los actores. Tasa de equidad. Ese mismo año, Brando interpretó el papel de Marchbanks junto a Katharine Cornell en la reposición de Candida en su producción, uno de sus papeles característicos. Cornell también lo eligió como el Mensajero en su producción de Antigone de Jean Anouilh ese mismo año. También se le ofreció la oportunidad de interpretar a uno de los personajes principales en el estreno en Broadway de The Iceman Cometh de Eugene O'Neill, pero rechazó el papel después de quedarse dormido mientras intentaba leyó el guión masivo y pronunció la obra "ineptamente escrita y pobremente construida".

Brando en 1948

En 1945, el agente de Brando le recomendó que coprotagonizara El águila tiene dos cabezas con Tallulah Bankhead, producida por Jack Wilson. Bankhead había rechazado el papel de Blanche Dubois en A Streetcar Named Desire, que Williams había escrito para ella, para recorrer la obra durante la temporada 1946-1947. Bankhead reconoció el potencial de Brando, a pesar de su desdén (que la mayoría de los veteranos de Broadway compartían) por el método de actuación, y accedió a contratarlo a pesar de que su audición fue mala. Los dos se enfrentaron mucho durante la gira previa a Broadway, con Bankhead recordándole a Brando a su madre, que tenía su edad y también tenía un problema con la bebida. Wilson fue en gran medida tolerante con el comportamiento de Brando, pero llegó a su límite cuando Brando murmuró durante un ensayo general poco antes de la apertura del 28 de noviembre de 1946. "No me importa lo que hizo tu abuela", " Wilson exclamó, 'y eso del Método, ¡quiero saber qué vas a hacer!' Brando, a su vez, levantó la voz y actuó con gran poder y pasión. "Fue maravilloso," recordó un miembro del elenco. "Todos lo abrazaron y lo besaron. Salió del escenario y me dijo: 'No creen que puedas actuar a menos que puedas gritar'.

Sin embargo, los críticos no fueron tan amables. Una revisión de la actuación de Brando en la apertura evaluó que Brando "todavía estaba construyendo su personaje, pero en la actualidad no logra impresionar". Un crítico de Boston comentó sobre la prolongada escena de la muerte de Brando: "Brando parecía un automóvil en el centro de Manhattan buscando un lugar para estacionar". Recibió mejores críticas en paradas posteriores de la gira, pero lo que sus colegas recordaron fueron solo indicaciones ocasionales del talento que demostraría más tarde. "Hubo algunos momentos en los que estuvo realmente magnífico", " Bankhead admitió ante un entrevistador en 1962. "Era un gran actor joven cuando quería serlo, pero la mayor parte del tiempo ni siquiera podía escucharlo en el escenario".

De izquierda a derecha: Jessica Tandy, Kim Hunter y Brando en la producción original de Broadway en 1947 Un tranvía llamado Deseo.

Brando mostró su apatía por la producción mostrando unos modales sorprendentes en el escenario. Él "intentó todo en el mundo para arruinarlo", " Afirmó el director de escena de Bankhead. "Casi la vuelve loca: rascarse la entrepierna, hurgarse la nariz, hacer cualquier cosa". Después de varias semanas de viaje, llegaron a Boston, momento en el que Bankhead estaba listo para despedirlo. Esto resultó ser una de las mayores bendiciones de su carrera, ya que lo liberó para interpretar el papel de Stanley Kowalski en la obra de Tennessee Williams de 1947 A Streetcar Named Desire, dirigida por Elia Kazan.. Además, con ese fin, la propia Bankhead, en su carta de declinación de Williams' invitación para interpretar el papel de Blanche, le dio a Brando este respaldo resonante, aunque con una lengua ácida:

Tengo una sugerencia para el casting. Conozco a un actor que puede aparecer como este personaje de Stanley Kowalski. Quiero decir, un cerdo total de un hombre sin sensibilidad o gracia de ningún tipo. Marlon Brando sería perfecto como Stanley. Acabo de despedir al bacalao de mi obra, el Águila tiene dos cabezas, y sé que está buscando trabajo.

Pierpont escribe que John Garfield fue la primera opción para el papel, pero "hizo exigencias imposibles". Fue decisión de Kazan recurrir al mucho menos experimentado (y técnicamente demasiado joven para el papel) Brando. En una carta fechada el 29 de agosto de 1947, Williams le confió a su agente Audrey Wood: "No se me había ocurrido antes el excelente valor que tendría elegir a un actor muy joven para este papel". Humaniza el personaje de Stanley en el sentido de que se convierte en la brutalidad y la insensibilidad de la juventud en lugar de un anciano vicioso... Surgió un nuevo valor de la lectura de Brando, que fue, con mucho, la mejor lectura que he escuchado. #34; Brando basó su interpretación de Kowalski en el boxeador Rocky Graziano, a quien había estudiado en un gimnasio local. Graziano no sabía quién era Brando, pero asistió a la producción con entradas proporcionadas por el joven. Él dijo: 'Se levantó el telón y en el escenario está ese hijo de puta del gimnasio, y está jugando conmigo'.

En 1947, Brando realizó una prueba de pantalla para uno de los primeros guiones de Warner Brothers para la novela Rebelde sin causa (1944), que no tenía relación con la película finalmente producida en 1955. La prueba de pantalla se incluye como extra en el lanzamiento en DVD de 2006 de A Streetcar Named Desire.

Brando en 1950

El primer papel de Brando en la pantalla fue un amargado veterano parapléjico en The Men (1950). Pasó un mes en cama en el Birmingham Army Hospital en Van Nuys para prepararse para el papel. El crítico de The New York Times, Bosley Crowther, escribió que Brando como Ken "es tan vívidamente real, dinámico y sensible que su ilusión es completa". y anotó: "Desde silencios rígidos y helados, puede desencadenar una ira apasionada con el frenesí lloroso y agitado de un cable tenso que se corta repentinamente".

Según el propio relato de Brando, es posible que se deba a esta película que su estatus de draft haya cambiado de 4-F a 1-A. Se había sometido a una cirugía en la rodilla mala y ya no era lo suficientemente debilitante físicamente como para incurrir en la exclusión del draft. Cuando Brando se presentó en el centro de inducción, respondió un cuestionario diciendo que su raza era 'humana', su color era 'blanco ostra de temporada a beige', y le dijo a un médico del ejército que era psiconeurótico. Cuando la junta de reclutamiento lo remitió a un psiquiatra, Brando explicó que lo habían expulsado de la escuela militar y que tenía graves problemas con la autoridad. Coincidentemente, el psiquiatra conocía a un médico amigo de Brando. Brando evitó el servicio militar durante la Guerra de Corea.

Al principio de su carrera, Brando comenzó a usar tarjetas de referencia en lugar de memorizar sus líneas. A pesar de las objeciones de varios de los directores de cine con los que trabajó, Brando sintió que esto ayudó a aportar realismo y espontaneidad a sus actuaciones. Sintió que, de lo contrario, parecería estar recitando el discurso de un escritor. En el documental de televisión The Making of Superman: The Movie, Brando explicó:

Si no sabes cuáles son las palabras, pero tienes una idea general de lo que son, entonces miras la tarjeta de entrada y te da la sensación al espectador, con suerte, de que la persona está realmente buscando lo que va a decir, que él no sabe qué decir.

Algunos, sin embargo, pensaron que Brando usó las cartas por pereza o porque no podía memorizar sus líneas. Una vez en el plató de El Padrino, se le preguntó a Brando por qué quería que se imprimieran sus líneas. Él respondió: 'Porque puedo leerlos de esa manera'.

Ascenso a la fama: 1951-1954

Brando llevó su interpretación de Stanley Kowalski a la pantalla en Un tranvía llamado deseo de Tennessee William (1951). El papel es considerado como uno de los mejores de Brando. Le valió su primera nominación al Premio de la Academia en la categoría de Mejor Actor.

Brando como Emiliano Zapata en ¡Viva Zapata! (1952)

También fue nominado al año siguiente por ¡Viva Zapata! (1952), un relato ficticio de la vida del revolucionario mexicano Emiliano Zapata. La película relata la educación de clase baja de Zapata, su ascenso al poder a principios del siglo XX y su muerte. La película fue dirigida por Elia Kazan y coprotagonizada por Anthony Quinn. En la película biográfica Marlon Brando: The Wild One, Sam Shaw dice: "En secreto, antes de que comenzara la película, fue a México al mismo pueblo donde Zapata vivió y nació y fue allí que estudió los patrones del habla de las personas, su comportamiento, movimiento." La mayoría de los críticos se centraron en el actor más que en la película, y Time y Newsweek publicaron críticas muy favorables.

Años más tarde, en su autobiografía, Brando comentó: "Tony Quinn, a quien admiraba profesionalmente y me gustaba personalmente, interpretó a mi hermano, pero fue extremadamente frío conmigo mientras filmamos esa película. Durante nuestras escenas juntos, sentí cierta amargura hacia mí, y si le sugerí un trago después del trabajo, él me rechazó o se puso hosco y dijo poco. Solo años después supe por qué." Brando explicó que, para crear tensión en pantalla entre los dos, "Gadg" (Kazan) le había dicho a Quinn, quien asumió el papel de Stanley Kowalski en Broadway después de que Brando terminó, que Brando no estaba impresionado con su trabajo. Después de lograr el efecto deseado, Kazan nunca le dijo a Quinn que lo había engañado. Solo muchos años después, después de comparar notas, Brando y Quinn se dieron cuenta del engaño.

La siguiente película de Brando, Julius Caesar (1953), recibió críticas muy favorables. Brando interpretó a Marco Antonio. Si bien la mayoría reconoció el talento de Brando, algunos críticos sintieron que Brando 'murmuraba'. y otras idiosincrasias revelaron una falta de fundamentos actorales y, cuando se anunció su elección, muchos dudaron de sus perspectivas de éxito. Dirigida por Joseph L. Mankiewicz y coprotagonizada por el actor de teatro británico John Gielgud, Brando ofreció una actuación impresionante, especialmente durante la famosa 'Amigos, romanos, compatriotas...' de Antony. discurso. Gielgud quedó tan impresionado que le ofreció a Brando una temporada completa en el Teatro Hammersmith, oferta que rechazó. En su biografía sobre el actor, Stefan Kanfer escribe: 'La autobiografía de Marlon dedica una línea a su trabajo en esa película: Entre todos esos profesionales británicos, 'para mí entrar en un plató de cine y la obra de teatro Mark Anthony era estúpida, otro ejemplo más de su autodenigración persistente y totalmente incorrecta. Kanfer agrega que después de la proyección de la película, el director John Huston comentó: "¡Cristo! Era como la puerta de un horno abriéndose: el calor salía de la pantalla. No conozco a otro actor que pueda hacer eso. Durante el rodaje de Julius Caesar, Brando se enteró de que Elia Kazan había cooperado con los investigadores del Congreso, nombrando a toda una serie de "subversivos" ante el Comité de la Cámara sobre Actividades Antiamericanas (HUAC). Según todos los informes, Brando estaba molesto por la decisión de su mentor, pero volvió a trabajar con él en On The Waterfront. "Ninguno de nosotros es perfecto," más tarde escribió en sus memorias, "y creo que Gadg ha hecho daño a otros, pero sobre todo a sí mismo".

En 1953, Brando también protagonizó The Wild One, conduciendo su propia motocicleta Triumph Thunderbird 6T. Los importadores de Triumph se mostraron ambivalentes ante la exposición, ya que el tema era bandas de motociclistas alborotadores que se apoderaban de un pequeño pueblo. La película fue criticada por su violencia gratuita percibida en ese momento, y Time afirmó: "El efecto de la película no es arrojar luz sobre el problema público, sino disparar adrenalina a través del espectador". #39;s venas." Brando supuestamente no estaba de acuerdo con el director húngaro László Benedek y no se llevaba bien con su coprotagonista Lee Marvin.

Para la perplejidad expresada por Brando, la película inspiró la rebelión adolescente y lo convirtió en un modelo a seguir para la nueva generación del rock and roll y futuras estrellas como James Dean y Elvis Presley. Después del estreno de la película, las ventas de chaquetas de cuero y motocicletas se dispararon. Al reflexionar sobre la película en su autobiografía, Brando concluyó que no había envejecido muy bien, pero dijo:

Más que la mayoría de las partes que he tocado en el cine o en el escenario, me relacioné con Johnny, y debido a esto, creo que lo he interpretado como más sensible y simpático de lo que el guión imaginaba. Hay una línea en la imagen donde gruñe, 'Nadie me dice qué hacer.' Así es exactamente como he sentido toda mi vida.

Más tarde ese mismo año, Brando coprotagonizó con su compañero de estudio William Redfield en una producción de stock de verano de Arms and the Man de George Bernard Shaw.

En el Paseo Marítimo

En 1954, Brando protagonizó On the Waterfront, una película de drama criminal sobre la violencia sindical y la corrupción entre los estibadores. La película fue dirigida por Elia Kazan y escrita por Budd Schulberg; también estuvo protagonizada por Karl Malden, Lee J. Cobb, Rod Steiger y, en su debut cinematográfico, Eva Marie Saint. Cuando inicialmente se le ofreció el papel, Brando, todavía molesto por el testimonio de Kazan a HUAC, objetó y el papel de Terry Malloy casi fue para Frank Sinatra. Según el biógrafo Stefan Kanfer, el director creía que Sinatra, que creció en Hoboken (donde se desarrolla y filmó la película), trabajaría como Malloy, pero finalmente el productor Sam Spiegel cortejó a Brando para el papel y lo contrató por 100.000 dólares. "Kazan no protestó porque, posteriormente confesó, 'siempre preferí a Brando a cualquiera.'"

Eva Marie Saint y Brando en En el Waterfront (1954)

Brando ganó el Oscar por su papel del estibador irlandés-estadounidense Terry Malloy en On the Waterfront. Su actuación, estimulada por su relación con Eva Marie Saint y la dirección de Kazan, fue elogiada como un tour de force. Para la escena en la que Terry lamenta sus errores y dice Yo podría haber sido un contendiente, convenció a Kazan de que la escena del guión no era realista. El guión de Schulberg tenía a Brando actuando toda la escena con su personaje siendo retenido a punta de pistola por su hermano Charlie, interpretado por Rod Steiger. Brando insistió en alejar suavemente el arma, diciendo que Terry nunca creería que su hermano apretaría el gatillo y dudando de que pudiera continuar su discurso mientras temía que un arma lo apuntara. Kazan dejó que Brando improvisara y luego expresó su profunda admiración por la comprensión instintiva de Brando, diciendo:

lo que fue extraordinario acerca de su actuación, siento, es el contraste del frente difícil y la extrema delicia y el yeso suave de su comportamiento. ¿Qué otro actor, cuando su hermano dibuja una pistola para forzarle a hacer algo vergonzoso, pondría su mano sobre el arma y la empujaría con la mansedumbre de una caricia? ¿Quién más podría leer "Oh, Charlie!" en un tono de reproche que es tan amoroso y tan melancolía y sugiere la profundidad terrible del dolor?... Si hay una mejor actuación de un hombre en la historia del cine en América, no sé qué es.

Después de su lanzamiento, On the Waterfront recibió críticas entusiastas de los críticos y fue un éxito comercial, ganando un estimado de $ 4.2 millones en alquileres en la taquilla de América del Norte en 1954. En su 29 de julio de 1954, reseña, el crítico de The New York Times A. H. Weiler elogió la película y la calificó como "un uso inusualmente poderoso, emocionante e imaginativo de la pantalla por parte de profesionales talentosos". El crítico de cine Roger Ebert elogió la película y afirmó que Brando y Kazan cambiaron la actuación en las películas estadounidenses para siempre y la agregaron a su lista de "Grandes películas" lista. En su autobiografía, Brando solía desdeñar su actuación: "El día que Gadg me mostró la imagen completa, estaba tan deprimido por mi actuación que me levanté y salí de la sala de proyección... Pensé que era un gran fracaso." Después de que Brando ganara el Premio de la Academia al Mejor Actor, la estatua fue robada. Mucho tiempo después, apareció en una casa de subastas de Londres, que se puso en contacto con el actor y le informó de su paradero.

Éxitos de taquilla y debut como director: 1954–1959

Después de On the Waterfront, Brando siguió siendo uno de los principales atractivos de la taquilla, pero los críticos sintieron cada vez más que sus actuaciones eran poco entusiastas, sin la intensidad y el compromiso que se encuentran en su trabajo anterior, especialmente en su trabajo con Kazán. Interpretó a Napoleón en la película Désirée de 1954. Según la coprotagonista Jean Simmons, el contrato de Brando lo obligó a protagonizar la película. Puso poco esfuerzo en el papel, alegando que no le gustaba el guión, y luego descartó toda la película como "superficial y deprimente". Brando despreciaba especialmente al director Henry Koster.

Brando y Simmons volvieron a formar pareja en la adaptación cinematográfica del musical Guys and Dolls (1955). Guys and Dolls sería el primer y último papel musical de Brando. Time encontró la imagen "falsa al original en su sentimiento", y comentó que Brando "canta en un tenor lejano que a veces tiende a ser monótono". Al aparecer en la entrevista Person to Person de Edward Murrow a principios de 1955, admitió tener problemas con su voz para cantar, a la que calificó de "bastante terrible". En el documental de 1965 Meet Marlon Brando, reveló que el producto final que se escuchó en la película fue el resultado de innumerables tomas de canto cortadas en una sola y luego bromeó: "No pude". golpear una nota con un bate de béisbol; algunas notas que me perdí por márgenes extraordinarios... Unieron mis palabras en una canción con tanta fuerza que cuando las articulé frente a la cámara, casi me asfixio. Las relaciones entre Brando y su coprotagonista Frank Sinatra también fueron frías, con Stefan Kanfer observando: “Los dos hombres eran diametralmente opuestos: Marlon requirió múltiples tomas; Frank detestaba repetirse." Según los informes, en su primer encuentro, Sinatra se burló: "No me vengas con esa mierda de Actors Studio". Más tarde, Brando bromeó: "Frank es el tipo de persona que, cuando muere, se va al cielo y le hace pasar un mal rato a Dios por dejarlo calvo". Frank Sinatra llamó a Brando 'el actor más sobrevalorado del mundo', y se refirió a él como 'mumbles'. La película fue un éxito comercial, aunque no crítico, costó $ 5,5 millones y recaudó $ 13 millones.

Brando interpretó a Sakini, una intérprete japonesa del ejército estadounidense en el Japón de la posguerra, en La casa de té de la luna de agosto (1956). Pauline Kael no quedó particularmente impresionada con la película, pero señaló que "Marlon Brando se moría de hambre para interpretar al intérprete de duendes Sakini, y parece que disfruta del truco: habla con un acento loco, sonríe como un niño, inclinarse hacia adelante y hacer movimientos complicados con las piernas. Es inofensivamente genial (y ciertamente se le echa de menos cuando está fuera de la pantalla), aunque el papel pícaro y pícaro no le permite hacer lo que es bueno y eso es todo. Es posible que sea menos efectivo en eso de lo que podría haber sido un actor menor. En Sayonara (1957) apareció como oficial de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. Newsweek consideró que la película era una "historia aburrida del encuentro de los dos", pero aun así fue un éxito de taquilla. Según la biografía del actor de Stefan Kanfer, el mánager de Brando, Jay Kanter, negoció un contrato rentable con el diez por ciento de los ingresos brutos para Brando, lo que lo colocó en la categoría de millonario. La película fue controvertida debido a que discutía abiertamente el matrimonio interracial, pero resultó ser un gran éxito, obteniendo 10 nominaciones a los Premios de la Academia, con Brando siendo nominado a Mejor Actor. La película ganó cuatro premios de la Academia. Teahouse y Sayonara fueron las primeras de una serie de películas que Brando se esforzaría por hacer durante la próxima década que contenían mensajes socialmente relevantes, y formó una sociedad con Paramount para establecer su propia compañía de producción llamada Pennebaker, su propósito declarado de desarrollar películas que contenían "valor social que mejoraría el mundo". El nombre fue un tributo en honor a su madre, que había muerto en 1954. Según todos los informes, Brando estaba devastado por su muerte, con el biógrafo Peter Manso contando la Biografía de A&E, & #34;Ella era quien podía darle su aprobación como nadie más podía hacerlo y, después de que su madre muriera, parece que Marlon deja de preocuparse." Brando nombró a su padre para dirigir Pennebaker. En el mismo especial de A&E, George Englund afirma que Brando le dio el trabajo a su padre porque "le dio a Marlon la oportunidad de dispararle, degradarlo y menospreciarlo".

En 1958, Brando apareció en The Young Lions, se tiñó el cabello de rubio y asumió un acento alemán para el papel, que luego admitió que no fue convincente. La película está basada en la novela de Irwin Shaw, y la interpretación de Brando del personaje de Christian Diestl fue controvertida para su época. Más tarde escribió: “El guión original seguía de cerca el libro, en el que Shaw pintaba a todos los alemanes como caricaturas malvadas, especialmente a Christian, a quien retrataba como un símbolo de todo lo malo del nazismo; era mezquino, desagradable, despiadado, un cliché del mal... Pensé que la historia debería demostrar que no hay nada inherentemente 'malo'. personas en el mundo, pero pueden ser fácilmente engañados." Shaw y Brando incluso aparecieron juntos para una entrevista televisada con el corresponsal de CBS David Schoenbrun y, durante un intercambio grandilocuente, Shaw acusó que, como la mayoría de los actores, Brando era incapaz de interpretar una villanía total; Brando respondió afirmando: "Nadie crea un personaje sino un actor". yo hago el papel; ahora existe. Él es mi creación." The Young Lions también presenta la única aparición de Brando en una película con su amigo y rival Montgomery Clift (aunque no compartieron escenas juntos). Brando cerró la década apareciendo en The Fugitive Kind (1960) junto a Anna Magnani. La película se basó en otra obra de Tennessee Williams, pero no tuvo el éxito que había tenido A Streetcar Named Desire, con el Los Angeles Times etiquetando la personalidad de Williams como ' 34;psicológicamente enfermo o simplemente feo" y The New Yorker llamándolo un "melodrama cornpone".

Jotas tuertas y Motín en el Bounty

Brando con Pina Pellicer en una fotografía de publicidad para Jacks de un solo ojo (1961).
Brando y Pellicer

En 1961, Brando hizo su debut como director en el western One-Eyed Jacks. La película fue dirigida originalmente por Stanley Kubrick, pero fue despedido al principio de la producción. Paramount luego nombró a Brando director. Brando interpreta al personaje principal Rio, y Karl Malden interpreta a su compañero 'Papá'. Longworth. El elenco de apoyo incluye a Katy Jurado, Ben Johnson y Slim Pickens. Sin embargo, la inclinación de Brando por las múltiples tomas y la exploración de personajes como actor se trasladó a su dirección, y la película pronto superó el presupuesto; Paramount esperaba que la película tardara tres meses en completarse, pero el rodaje se alargó a seis y el costo se duplicó a más de seis millones de dólares. La inexperiencia de Brando como editor también retrasó la posproducción y, finalmente, Paramount tomó el control de la película. Brando escribió más tarde: 'Paramount dijo que no le gustaba mi versión de la historia; Hice que todos mintieran excepto Karl Malden. El estudio cortó la película en pedazos y también lo convirtió en un mentiroso. Para entonces, estaba aburrido con todo el proyecto y me alejé de él. One-Eyed Jacks fue recibido con críticas mixtas por parte de los críticos.

Brando and Pina Pellicer staring at each other in in One-Eyed Jacks.
Pina Pellicer kissing Marlon Brando.
Escenas de Brando y Pina Pellicer en Jacks de un solo ojo (1961).

La repugnancia de Brando con la industria del cine se desbordó en el plató de su próxima película, la nueva versión de Metro-Goldwyn-Mayer de Mutiny on the Bounty, que se filmó en Tahití. El actor fue acusado de sabotear deliberadamente casi todos los aspectos de la producción. El 16 de junio de 1962, The Saturday Evening Post publicó un artículo de Bill Davidson con el titular "Seis millones de dólares por el desagüe: el motín de Marlon Brando". El director de Mutiny, Lewis Milestone, afirmó que los ejecutivos "se merecen lo que reciben cuando le dan a un actor aficionado, un niño petulante, el control total sobre una película costosa". Mutiny on the Bounty estuvo a punto de hundir a MGM y, aunque el proyecto se había visto obstaculizado por retrasos distintos al comportamiento de Brando, las acusaciones perseguirían al actor durante años, ya que los estudios comenzaron a temerle a Brando.;s difícil reputación. Los críticos también comenzaron a tomar nota de su peso fluctuante.

Descenso de taquilla: 1963–1971

Distraído por su vida personal y desilusionado con su carrera, Brando comenzó a ver la actuación como un medio para un fin financiero. Los críticos protestaron cuando comenzó a aceptar papeles en películas que muchos consideraban por debajo de su talento, o lo criticaron por no estar a la altura de los mejores papeles. Brando, que anteriormente solo firmaba acuerdos a corto plazo con estudios de cine, en 1961, de manera inusual, firmó un contrato de cinco películas con Universal Studios que lo perseguiría durante el resto de la década. The Ugly American (1963) fue la primera de estas películas. Basada en la novela de 1958 del mismo título que Pennebaker había elegido, la película, que presentaba a la hermana de Brando, Jocelyn, obtuvo una calificación bastante positiva pero murió en la taquilla. Brando fue nominado a un Globo de Oro por su actuación. Todas las demás películas de Universal de Brando durante este período, incluidas Bedtime Story (1964), The Appaloosa (1966), A Countess from Hong Kong (1967) y La noche del día siguiente (1969), también fueron fracasos críticos y comerciales. Countess en particular fue una decepción para Brando, quien esperaba trabajar con uno de sus héroes, el director Charlie Chaplin. La experiencia resultó ser infeliz; Brando estaba horrorizado por el estilo didáctico de dirección de Chaplin y su enfoque autoritario. Brando también había aparecido en el thriller de espías Morituri en 1965; eso tampoco logró atraer a una audiencia.

Brando reconoció su declive profesional y escribió más tarde: "Algunas de las películas que hice durante los sesenta tuvieron éxito; algunos no lo eran. Algunas, como La noche del día siguiente, las hice solo por el dinero; otros, como Candy, lo hice porque un amigo me lo pidió y no quería rechazarlo... En cierto modo, pienso en mi mediana edad como los años de Fuck You. " Candy fue especialmente espantoso para muchos; una película de farsa sexual de 1968 dirigida por Christian Marquand y basada en la novela de 1958 de Terry Southern, la película satiriza historias pornográficas a través de las aventuras de su ingenua heroína, Candy, interpretada por Ewa Aulin. Generalmente se considera como el punto más bajo de la carrera de Brando. The Washington Post observó: "La autoindulgencia de Brando durante una docena de años le está costando a él y a su público su talento". En la edición de marzo de 1966 de The Atlantic, Pauline Kael escribió que en sus días rebeldes, Brando 'era antisocial porque sabía que la sociedad era una mierda; él era un héroe para la juventud porque era lo suficientemente fuerte como para no tomar la mierda", pero ahora Brando y otros como él se habían convertido en "bufones, sin vergüenza, burlándose patéticamente de su reputación pública". En una reseña anterior de The Appaloosa en 1966, Kael escribió que el actor estaba "atrapado en otro perro de una película"... No es la primera vez que el Sr. Brando nos da una gran -caricatura con párpados y adenoides con la boca abierta del solitario inarticulado y fornido." Aunque fingió indiferencia, Brando se sintió herido por los ataques de la crítica y admitió en la película de 2015 Listen to Me Marlon, "Te pueden golpear todos los días y no tienes forma de defenderte. Fui muy convincente en mi pose de indiferencia, pero fui muy sensible y me dolió mucho."

Brando interpretó a un oficial del ejército gay reprimido en Reflejos en un ojo dorado, dirigida por John Huston y coprotagonizada por Elizabeth Taylor. El papel resultó ser uno de los más aclamados en años, y Stanley Crouch se maravilló de que el principal logro de 'Brando' fue retratar la tristeza taciturna pero estoica de aquellos pulverizados por las circunstancias. La película en general recibió críticas mixtas. Otra película notable fue The Chase (1966), que emparejó al actor con el director Arthur Penn, Jane Fonda, Robert Redford y Robert Duvall. La película trata temas de racismo, revolución sexual, corrupción en los pueblos pequeños y vigilantismo. La película fue recibida en su mayoría positivamente.

Brando citó a Burn! (1969) como su favorito personal de las películas que había hecho, y escribió en su autobiografía, "Creo que hice algunas de las mejores actuaciones que tuve' Lo he hecho alguna vez en esa imagen, pero pocas personas vinieron a verla." Brando dedicó un capítulo completo a la película en sus memorias, afirmando que el director, Gillo Pontecorvo, era el mejor director con el que había trabajado junto a Kazan y Bernardo Bertolucci. Brando también detalló sus enfrentamientos con Pontecorvo en el set y cómo "casi nos matamos". Basada libremente en hechos de la historia de Guadalupe, la película tuvo una acogida hostil por parte de la crítica. En 1971, Michael Winner lo dirigió en la película de terror británica The Nightcomers con Stephanie Beacham, Thora Hird, Harry Andrews y Anna Palk. Es una precuela de Otra vuelta de tuerca, que anteriormente había sido filmada como Los inocentes (1961). La actuación de Brando le valió una nominación a Mejor Actor BAFTA, pero la película fracasó en la taquilla.

El padrino y el último tango en París

Durante la década de 1970, Brando era considerado "no financiable". Los críticos se estaban volviendo cada vez más desdeñosos con su trabajo y no había aparecido en un éxito de taquilla desde The Young Lions en 1958, el último año en el que se ubicó como una de las diez mejores estrellas de taquilla y el año de su última nominación al Premio de la Academia, por Sayonara. La actuación de Brando como Vito Corleone, el "Don," en El Padrino (1972), la adaptación de Francis Ford Coppola de la novela homónima de Mario Puzo de 1969, fue un punto de inflexión en su carrera y lo colocó de nuevo en el Top Ten y ganándole su segundo Oscar al Mejor Actor.

El jefe de producción de Paramount, Robert Evans, que le había dado a Puzo un adelanto para que escribiera El padrino para que Paramount tuviera los derechos de la película, contrató a Coppola después de que muchos directores importantes rechazaran la película. Evans quería un director ítalo-estadounidense que pudiera dotar a la película de autenticidad cultural. Coppola también salió barato. Evans era consciente del hecho de que la última película sobre la mafia de Paramount, The Brotherhood (1968), había sido una bomba de taquilla, y creía que se debía en parte al hecho de que el director, Martin Ritt y la estrella, Kirk Douglas, eran judíos y la película carecía de un auténtico sabor italiano. El estudio originalmente pretendía que la película fuera una producción de bajo presupuesto ambientada en la época contemporánea sin actores importantes, pero el fenomenal éxito de la novela le dio a Evans la influencia para convertir a El Padrino en una película de prestigio.

Coppola había elaborado una lista de actores para todos los papeles, y su lista de Dons potenciales incluía al italoamericano ganador del Oscar Ernest Borgnine, al italoamericano Frank de Kova (mejor conocido por interpretar al jefe Wild Eagle en la serie de televisión sitcom F-Troop), John Marley (nominado al Oscar a Mejor Reparto por la exitosa película de Paramount de 1970 Love Story, que interpretó al productor de cine Jack Woltz en la imagen), el ítalo-estadounidense Richard Conte (quien interpretó al letal rival de Don Corleone, Don Emilio Barzini), y el productor de cine italiano Carlo Ponti. Coppola admitió en una entrevista de 1975: "Finalmente nos dimos cuenta de que teníamos que atraer al mejor actor del mundo". Fue así de simple. Eso se reducía a Laurence Olivier o Marlon Brando, quienes son los mejores actores del mundo." La copia holográfica de la lista de actores de Coppola muestra el nombre de Brando subrayado.

Evans le dijo a Coppola que había estado pensando en Brando para el papel dos años antes, y Puzo había imaginado a Brando en el papel cuando escribió la novela y en realidad le había escrito sobre el papel, así que Coppola y Evans lo redujeron. a Brando. (Irónicamente, Olivier competiría con Brando por el Oscar al Mejor Actor por su papel en Sleuth. Superó a Brando en los Premios del Círculo de Críticos de Cine de Nueva York de 1972). Albert S. Ruddy, a quien Paramount asignó la producción la película, coincidió con la elección de Brando. Sin embargo, los ejecutivos del estudio Paramount se opusieron a elegir a Brando debido a su reputación de dificultad y su larga serie de fracasos de taquilla. Brando también tenía a One-Eyed Jacks trabajando en su contra, una producción con problemas que le hizo perder dinero a Paramount cuando se estrenó en 1961. El presidente de Paramount Pictures, Stanley Jaffe, le dijo a un exasperado Coppola: "Mientras Soy el presidente de este estudio, Marlon Brando no estará en esta imagen y ya no permitiré que lo hablen.

Jaffe finalmente estableció tres condiciones para el casting de Brando: que tendría que cobrar una tarifa muy por debajo de lo que normalmente recibía; él & # 39; tendría que estar de acuerdo en aceptar la responsabilidad financiera por cualquier retraso en la producción que su comportamiento cueste; y tuvo que someterse a una prueba de pantalla. Coppola convenció a Brando de un 'maquillaje' grabado en video. prueba, en la que Brando se maquilló él mismo (utilizó bolas de algodón para simular las mejillas hinchadas del personaje). Coppola había temido que Brando pudiera ser demasiado joven para interpretar al Don, pero estaba electrizado por la caracterización del actor como el jefe de una familia criminal. Aun así, tuvo que luchar contra el estudio para elegir al actor temperamental. Brando mismo tenía dudas, afirmando en su autobiografía: "Nunca antes había interpretado a un italiano y no creía que pudiera hacerlo con éxito". Finalmente, Charles Bluhdorn, el presidente de la empresa matriz de Paramount, Gulf+Western, se convenció de que Brando asumiera el papel; cuando vio la prueba de pantalla, preguntó con asombro: '¿Qué estamos viendo? ¿Quién es esta vieja guinea?" Brando firmó por una tarifa baja de $ 50,000, pero en su contrato, se le dio un porcentaje del bruto en una escala móvil: 1% del bruto por cada $ 10 millones sobre un umbral de $ 10 millones, hasta 5% si la imagen superó los 60 millones de dólares. Según Evans, Brando vendió sus puntos en la imagen por $ 100,000, ya que tenía una gran necesidad de fondos. "Esos $100,000 le costaron $11 millones," afirmó Evans.

En una entrevista de 1994 que se puede encontrar en el sitio web de Academy of Achievement, Coppola insistió: "The Godfather era una película muy poco apreciada cuando la estábamos haciendo. Estaban muy descontentos con eso. No les gustó el elenco. No les gustó la forma en que lo estaba filmando. Siempre estuve al borde de que me despidieran." Cuando Brando se enteró de esto, amenazó con retirarse de la película y escribió en sus memorias: "Creo firmemente que los directores tienen derecho a la independencia y la libertad para hacer realidad su visión, aunque Francis dejó las caracterizaciones en nuestras manos y nosotros tenía que averiguar qué hacer." En una entrevista televisiva de 2010 con Larry King, Al Pacino también habló sobre cómo el apoyo de Brando lo ayudó a mantener el papel de Michael Corleone en la película, a pesar de que Coppola quería despedirlo. Pacino también explicó en la entrevista con Larry King que, si bien Coppola expresó su decepción por las primeras escenas de Pacino, no amenazó específicamente con despedirlo; El mismo Coppola estaba sintiendo la presión de los ejecutivos del estudio que estaban desconcertados por la actuación de Pacino. En la misma entrevista, Pacino le da crédito a Coppola por haberle conseguido el papel. Brando mostró su mejor comportamiento durante la filmación, animado por un elenco que incluía a Pacino, Robert Duvall, James Caan y Diane Keaton. En el artículo de Vanity Fair "The Godfather Wars", Mark Seal escribe: "Con los actores, como en la película, Brando era el cabeza de familia. Rompió el hielo brindando por el grupo con una copa de vino." 'Cuando éramos jóvenes, Brando era como el padrino de los actores' dice Roberto Duvall. "Solía reunirme con Dustin Hoffman en Cromwell's Drugstore, y si mencionamos su nombre una vez, lo mencionamos 25 veces en un día". Caan agrega: "El primer día que conocimos a Brando, todos estaban asombrados".

La actuación de Brando fue elogiada por los críticos. "Pensé que sería interesante interpretar a un gángster, tal vez por primera vez en las películas, que no era como esos tipos malos que interpretó Edward G. Robinson, pero que es una especie de héroe, un hombre". ser respetado," Brando recordó en su autobiografía. "Además, debido a que tenía tanto poder y autoridad incuestionable, pensé que sería un contraste interesante interpretarlo como un hombre amable, a diferencia de Al Capone, que golpeaba a la gente con bates de béisbol". Más tarde, Duvall se maravilló de la Biografía de A&E: "Minimizó el sentido de comienzo". En otras palabras, le quitó énfasis a la palabra acción. Iría frente a esa cámara como lo estaba antes. ¡Corten! Era todo lo mismo. Realmente no hubo comienzo. Aprendí mucho viendo eso." Brando ganó el Premio de la Academia al Mejor Actor por su actuación, pero lo rechazó, convirtiéndose en el segundo actor en rechazar un premio al Mejor Actor (después de George C. Scott por Patton). No asistió a la ceremonia de premiación, por lo que envió a la activista por los derechos de los indígenas estadounidenses Sacheen Littlefeather (quien apareció con un atuendo Apache completo) para dar las razones de Brando. Ella dijo que se debieron al "tratamiento de los indios americanos en la actualidad por parte de la industria del cine... y en la televisión y las reposiciones de películas y también con los acontecimientos recientes en Wounded Knee". La ocupación de Wounded Knee de 1973 estaba ocurriendo en el momento de la ceremonia. Brando había escrito un discurso para que Littlefeather lo leyera, pero como explicó, eso no estaba permitido debido a limitaciones de tiempo. En el discurso escrito, Brando agregó que esperaba que rechazar el Oscar fuera visto como "un esfuerzo serio para centrar la atención en un tema que muy bien podría determinar si este país tiene o no el derecho de decir a partir de ahora que creer en los derechos inalienables de todas las personas a permanecer libres e independientes en las tierras que han sostenido su vida más allá de la memoria viva."

Brando como invitado El show de Dick Cavett en 1973, tras el éxito El Padrino.

El actor siguió a El padrino con la película de Bernardo Bertolucci de 1972 El último tango en París, junto a Maria Schneider, pero la actuación de Brando fue muy destacada. amenazó con ser eclipsado por un alboroto por el contenido sexual de la película. Brando interpreta a un viudo estadounidense reciente llamado Paul, que comienza una relación sexual anónima con una joven parisina llamada Jeanne. Al igual que en películas anteriores, Brando se negó a memorizar sus líneas en muchas escenas; en cambio, escribió sus líneas en tarjetas de referencia y las colocó alrededor del set para una fácil referencia, dejando a Bertolucci con el problema de mantenerlas fuera del marco de la imagen. La película presenta varias escenas gráficas intensas que involucran a Brando, incluido Paul violando analmente a Jeanne usando mantequilla como lubricante, lo que se alegó no fue consensuado. La actriz confirmó que no hubo sexo real, pero se quejó de que no le dijeron qué incluiría la escena hasta poco antes de la filmación.

Bertolucci también filmó una escena que mostraba los genitales de Brando, pero en 1973 explicó: "Me había identificado tanto con Brando que me la corté por vergüenza". Mostrarlo desnudo hubiera sido como mostrarme desnuda." Schneider declaró en una entrevista que "Marlon dijo que se sintió violado y manipulado por eso y tenía 48 años. ¡Y él era Marlon Brando!". Al igual que Schneider, Brando confirmó que el sexo fue simulado. Bertolucci dijo de Brando que era 'un monstruo como actor y un encanto como ser humano'. Brando se negó a hablar con Bertolucci durante 15 años después de que se completó la producción. Bertolucci dijo:

Estaba pensando que era como un diálogo donde realmente estaba respondiendo mis preguntas de una manera. Cuando al final de la película, cuando lo vio, descubrí que se dio cuenta de lo que estábamos haciendo, que estaba entregando mucha de su propia experiencia. Y estaba muy molesto conmigo, y le dije: "Escucha, eres un adulto. Más viejo que yo. ¿No te diste cuenta de lo que estabas haciendo?" Y no me habló durante años.

Sin embargo;

Lo llamé un día en el 93, creo, estaba en Los Ángeles y mi esposa estaba filmando una película. En primer lugar, él respondió al teléfono, y él me estaba hablando como si nos hubiéramos visto un día antes. Dijo: "Ven aquí". Dije: "¿Cuándo?" Dijo: "Ahora". Así que recuerdo conducir en Mulholland Drive a su casa y pensar que no lo lograré, creo que me estrellaré antes de [llego allí]. Estaba tan emocional.

La película también presenta la confrontación final, enojada y cargada de emociones, de Paul con el cadáver de su esposa muerta. Sin embargo, la controvertida película fue un éxito y Brando entró en la lista de las diez mejores estrellas de taquilla por última vez. Su acuerdo de participación bruta le valió $ 3 millones. Los miembros con derecho a voto de la Academy of Motion Picture Arts & Sciences volvió a nominar a Brando como Mejor Actor, su séptima nominación. Aunque Brando ganó los Premios del Círculo de Críticos de Cine de Nueva York de 1973, no asistió a la ceremonia ni envió a un representante a recoger el premio si ganaba.

Pauline Kael, en la reseña de The New Yorker, escribió "El gran avance de la película finalmente ha llegado. Bertolucci y Brando han alterado el rostro de una forma de arte." Brando confesó en su autobiografía, "Hasta el día de hoy no puedo decir de qué se trataba El último tango en París", y agregó que la película "me exigió hacer mucha lucha emocional conmigo mismo, y cuando terminó, decidí que nunca más iba a destruirme emocionalmente para hacer una película.

En 1973, Brando quedó devastado por la muerte de su mejor amigo de la infancia, Wally Cox. Brando durmió en pijama de Cox y le arrancó las cenizas a su viuda. Iba a demandar por su devolución, pero finalmente dijo 'Creo que Marlon necesita las cenizas más que yo'.

Finales de la década de 1970

En 1976, Brando apareció en The Missouri Breaks con su amigo Jack Nicholson. La película también reunió al actor con el director Arthur Penn. Como describe el biógrafo Stefan Kanfer, Penn tuvo dificultades para controlar a Brando, quien parecía decidido a exagerar con su rufián fronterizo convertido en asesino a sueldo, Robert E. Lee Clayton: "Marlon lo convirtió en un psicópata travestido". Ausente durante la primera hora de la película, Clayton entra a caballo, colgando boca abajo, enjaezado con piel de ante blanca, al estilo de Littlefeather. Habla con acento irlandés sin razón aparente. Durante la siguiente hora, también sin razón aparente, Clayton asume la entonación de un idiota británico de clase alta y una anciana de la frontera, con un vestido de abuela y un gorro a juego. Penn, que creía en dejar que los actores hicieran lo suyo, complació a Marlon en todo momento." Los críticos no fueron amables, con The Observer llamando a la actuación de Brando "una de las demostraciones más extravagantes de grandedamerie desde Sarah Bernhardt", mientras que The Sun se quejó, "Marlon Brando a los cincuenta y dos años tiene la barriga descuidada de un hombre de sesenta y dos años, el cabello blanco de un hombre de setenta y dos años y la falta de disciplina de una precoz niña de doce años." Sin embargo, Kanfer señaló: "Aunque su último trabajo fue recibido con desaprobación, un nuevo examen muestra que, a menudo, en medio de la escena más pedestre, se producía un acontecimiento repentino y luminoso, un destello del antiguo Marlon que demostró lo capaz que seguía siendo."

En 1978, Brando narró la versión en inglés de Raoni, un documental franco-belga dirigido por Jean-Pierre Dutilleux y Luiz Carlos Saldanha que se centraba en la vida de Raoni Metuktire y cuestiones relacionadas con la supervivencia. de las tribus indígenas indígenas del centro norte de Brasil. Brando interpretó al padre de Superman, Jor-El, en la película Superman de 1978. Aceptó el papel solo con la seguridad de que se le pagaría una gran suma por lo que equivalía a una pequeña parte, que no tendría que leer el guión de antemano y que sus líneas se mostrarían en algún lugar fuera de cámara. Se reveló en un documental contenido en el DVD de 2001 de Superman que le pagaron 3,7 millones de dólares por dos semanas de trabajo. Brando también filmó escenas para la secuela de la película, Superman II, pero después de que los productores se negaron a pagarle el mismo porcentaje que recibió por la primera película, les negó el permiso para usar las imágenes. "Pedí mi porcentaje habitual," recordó en sus memorias, "pero ellos se negaron, y yo también." Sin embargo, después de la muerte de Brando, el metraje se reincorporó a la nueva versión de la película de 2006, Superman II: The Richard Donner Cut y en la "secuela suelta" Superman Returns, en el que imágenes de archivo usadas y no usadas de él como Jor-El de las dos primeras películas de Superman fueron remasterizadas para una escena en la Fortaleza de la Soledad, y Brando& Las voces en off de #39 se utilizaron a lo largo de la película. En 1979, hizo una rara aparición televisiva en la miniserie Roots: The Next Generations, interpretando a George Lincoln Rockwell; ganó un premio Primetime Emmy como actor de reparto destacado en una miniserie o una película por su actuación.

Brando interpretó al coronel Walter E. Kurtz en la epopeya de Vietnam de Francis Ford Coppola Apocalypse Now (1979). Interpreta a un oficial de las Fuerzas Especiales del Ejército de los EE. UU. altamente condecorado que se vuelve renegado, dirige su propia operación con base en Camboya y es temido por el ejército de los EE. UU. tanto como por los vietnamitas. Brando recibió un pago de $ 1 millón a la semana por 3 semanas de trabajo. La película llamó la atención por su larga y problemática producción, como documenta el documental de Eleanor Coppola Hearts of Darkness: A Filmmaker's Apocalypse: Brando apareció en el plató con sobrepeso, Martin Sheen sufría un ataque al corazón y el clima severo destruyeron varios conjuntos costosos. El estreno de la película también se pospuso varias veces mientras Coppola editaba millones de pies de metraje. En el documental, Coppola habla de lo asombrado que se quedó cuando un Brando con sobrepeso apareció en sus escenas y, sintiéndose desesperado, decidió retratar a Kurtz, quien aparece demacrado en la historia original, como un hombre que se había entregado a todos los aspectos de sí mismo. Coppola: "Él ya era pesado cuando lo contraté y me prometió que se iba a poner en forma y me imaginé que lo haría, si él fuera pesado, podría usar eso. Pero era tan gordo, era muy, muy tímido al respecto... Era muy, muy inflexible acerca de cómo no quería retratarse a sí mismo de esa manera. Brando admitió ante Coppola que no había leído el libro, El corazón de las tinieblas, como le había pedido el director, y la pareja pasó días explorando la historia y el personaje de Kurtz, para gran parte del actor. El beneficio financiero de 39, según el productor Fred Roos: "El reloj no se detenía en este acuerdo que tenía y teníamos que terminarlo en tres semanas o entraríamos en este superávit muy caro... Y Francis y Marlon estarían hablando del personaje y pasarían días enteros. Y esto es a instancias de Marlon y, sin embargo, le pagan por ello.

Después de su lanzamiento, Apocalypse Now obtuvo elogios de la crítica, al igual que la actuación de Brando. Su susurro de las últimas palabras de Kurtz "¡El horror! El horror!", se ha vuelto particularmente famoso. Roger Ebert, escribiendo en el Chicago Sun-Times, defendió el controvertido desenlace de la película y opinó que el final, "con Brando monólogos borrosos y melancólicos y la violencia final, se siente mucho más satisfactoria que cualquier final convencional. Brando recibió una tarifa de $ 2 millones más el 10% del alquiler bruto de teatro y el 10% de los derechos de venta de televisión, lo que le valió alrededor de $ 9 millones.

Trabajo posterior

Después de aparecer como el magnate petrolero Adam Steiffel en The Formula de 1980, que fue mal recibido por la crítica, Brando anunció su retiro de la actuación. Sin embargo, regresó en 1989 en A Dry White Season, basada en la novela anti-apartheid de 1979 de André Brink. Brando accedió a hacer la película gratis, pero se peleó con el director Euzhan Palcy sobre cómo se editó la película; incluso hizo una rara aparición en televisión en una entrevista con Connie Chung para expresar su desaprobación. En sus memorias, sostuvo que Palcy "había cortado la imagen tan mal, pensé, que el drama inherente de este conflicto era vago en el mejor de los casos". Brando recibió elogios por su actuación, obtuvo una nominación al Premio de la Academia como Mejor Actor de Reparto y ganó el Premio al Mejor Actor en el Festival de Cine de Tokio.

Brando obtuvo críticas entusiastas por su caricatura de su papel de Vito Corleone como Carmine Sabatini en The Freshman de 1990. En su reseña original, Roger Ebert escribió: "Ha habido muchas películas en las que las estrellas han repetido los triunfos de sus papeles, pero ¿alguna estrella lo ha hecho alguna vez de manera más triunfal que Marlon Brando en The Freshman? Variety también elogió la actuación de Brando como Sabatini y señaló que la sublime actuación de comedia de "Marlon Brando eleva a The Freshman de una comedia chiflada a una extravagante nicho en la historia del cine." Brando protagonizó junto a su amigo Johnny Depp el éxito de taquilla Don Juan DeMarco (1995), en el que también compartió créditos con la cantante Selena en su única aparición cinematográfica, y en la controvertida de Depp i>The Brave (1997), que nunca se estrenó en Estados Unidos.

Actuaciones posteriores, como su aparición en Christopher Columbus: The Discovery (1992) (por la que fue nominado a un Raspberry como "Peor actor de reparto"), La isla del Dr. Moreau (en la que ganó un 'Peor actor de reparto' Raspberry) (1996), y su apenas reconocible aparición en Free Money (1998), resultó en algunas de las peores críticas de su carrera. El guionista de La isla del Dr. Moreau, Ron Hutchinson, diría más tarde en sus memorias, Clinging to the Iceberg: Writing for a Living on the Stage and in Hollywood (2017), que Brando saboteó la producción de la película al pelear y negarse a cooperar con sus colegas y el equipo de filmación.

A diferencia de sus predecesores inmediatos, la última película completa de Brando, The Score (2001), fue recibida en general de manera positiva. En la película, en la que interpreta a una valla, protagonizó junto a Robert De Niro.

Después de la muerte de Brando, se publicó la novela Fan-Tan. Brando concibió la novela con el director Donald Cammell en 1979, pero no se estrenó hasta 2005.

Últimos años y muerte

La notoriedad de Brando, su vida familiar problemática y su obesidad atrajeron más atención que su carrera como actor tardío. Ganó mucho peso en la década de 1970; a principios y mediados de la década de 1990 pesaba más de 300 libras (140 kg) y padecía diabetes tipo 2. Tenía un historial de fluctuaciones de peso a lo largo de su carrera que, en general, atribuía a sus años de comer en exceso relacionado con el estrés, seguidos de una dieta compensatoria. También se ganó la reputación de ser difícil en el set, a menudo no dispuesto o incapaz de memorizar sus líneas y menos interesado en tomar la dirección que en confrontar al director de cine con demandas extrañas. También incursionó en alguna innovación en sus últimos años. Tenía varias patentes emitidas a su nombre por la Oficina de Marcas y Patentes de EE. UU., todas las cuales involucran un método para tensar parches, entre junio de 2002 y noviembre de 2004 (por ejemplo, consulte Patente de EE. UU. 6,812,392). Su asistente, Alice Marchak, renunció a su cargo debido a su comportamiento excéntrico e impredecible.

En 2004, Brando grabó pistas de voz para el personaje de la Sra. Sour en la película animada inédita Big Bug Man. Este fue su último papel y su único papel como personaje femenino.

Brando, amigo cercano del artista Michael Jackson desde hace mucho tiempo, visitaba regularmente su rancho Neverland y descansaba allí durante semanas. Brando también participó en los conciertos de celebración del 30 aniversario de la carrera en solitario de dos días del cantante en 2001 y protagonizó su video musical de 13 minutos de duración 'You Rock My World', en el mismo año.

El hijo del actor, Miko, fue guardaespaldas y asistente de Jackson durante varios años y era amigo del cantante. 'La última vez que mi padre salió de su casa para ir a algún lado, para pasar algún tipo de tiempo, fue con Michael Jackson', declaró Miko. "Le encantó... Tenía un chef las 24 horas, seguridad las 24 horas, ayuda las 24 horas, cocina las 24 horas, servicio de mucama las 24 horas. Solo carta blanca." "Michael fue fundamental para ayudar a mi padre durante los últimos años de su vida. Por eso siempre estaré en deuda con él. Papá tuvo dificultades para respirar en sus últimos días y estuvo con oxígeno la mayor parte del tiempo. Le encantaba el aire libre, por lo que Michael lo invitaba a Neverland. Papá podía nombrar todos los árboles y las flores allí, pero al estar con oxígeno era difícil para él moverse y verlos a todos, es un lugar tan grande. Así que Michael le compró a papá un carrito de golf con un tanque de oxígeno portátil para que pudiera pasear y disfrutar de Neverland. Simplemente manejaban: Michael Jackson, Marlon Brando, con un tanque de oxígeno en un carrito de golf." En abril de 2001, Brando fue hospitalizado con neumonía.

En 2004, Brando firmó con la directora de cine tunecina Ridha Behi y comenzó la preproducción de un proyecto que se titularía Brando and Brando. Hasta una semana antes de su muerte, estaba trabajando en el guión anticipando la fecha de inicio en julio/agosto de 2004. La producción se suspendió en julio de 2004 tras la muerte de Brando, momento en el que Behi declaró que continuaría la película como un homenaje a Brando, con un nuevo título de Ciudadano Brando.

El 1 de julio de 2004, Brando murió de insuficiencia respiratoria por fibrosis pulmonar con insuficiencia cardíaca congestiva en el Centro Médico de la UCLA. Inicialmente se ocultó la causa de la muerte, y su abogado citó preocupaciones de privacidad. También sufría de diabetes y cáncer de hígado. Poco antes de su muerte y a pesar de necesitar una máscara de oxígeno para respirar, grabó su voz para aparecer en El Padrino: El Juego, una vez más como Don Vito Corleone. Sin embargo, Brando grabó solo una línea debido a su salud y se contrató a un imitador para terminar sus líneas. Su única línea grabada se incluyó en el juego final como tributo al actor. Algunas líneas adicionales de su personaje se extrajeron directamente de la película. Karl Malden: coprotagonista de Brando en tres películas (A Streetcar Named Desire, On the Waterfront y One-Eyed Jacks)— habló en un documental que acompaña al DVD de A Streetcar Named Desire sobre una llamada telefónica que recibió de Brando poco antes de la muerte de Brando. Brando angustiado le dijo a Malden que seguía cayéndose. Malden quería venir, pero Brando lo desanimó, diciéndole que no tenía sentido. Tres semanas después, Brando estaba muerto. Poco antes de su muerte, aparentemente había negado el permiso para que le insertaran tubos que transportaban oxígeno en sus pulmones, que, según le dijeron, era la única forma de prolongar su vida.

Brando fue incinerado y sus cenizas se colocaron junto con las de su buen amigo Wally Cox. Luego se dispersaron en parte en Tahití y en parte en el Valle de la Muerte. En 2007, se estrenó una película biográfica de 165 minutos de Brando para Turner Classic Movies, Brando: The Documentary, producida por Mike Medavoy (el albacea testamentario de Brando).

Vida privada

Brando era conocido por su tumultuosa vida personal y su gran cantidad de parejas e hijos. Fue padre de al menos 11 hijos, tres de los cuales fueron adoptados. En 1976, le dijo a un periodista francés: "La homosexualidad está tan de moda que ya no es noticia". Como un gran número de hombres, yo también he tenido experiencias homosexuales y no me avergüenzo. Nunca he prestado mucha atención a lo que la gente piensa de mí. Pero si hay alguien que está convencido de que Jack Nicholson y yo somos amantes, que lo siga siendo. Lo encuentro divertido."

En Songs My Mother Taught Me, Brando escribió que conoció a Marilyn Monroe en una fiesta donde ella tocaba el piano, sin que nadie más lo notara, que tuvieron una aventura y mantuvieron una relación intermitente durante muchos años, y que recibió una llamada telefónica de ella varios días antes de que muriera. También reclamó muchos otros romances, aunque no habló de sus matrimonios, sus esposas o sus hijos en su autobiografía.

Conoció a la actriz y bailarina nisei Reiko Sato a principios de la década de 1950. Aunque su relación se enfrió, siguieron siendo amigos por el resto de la vida de Sato, y ella dividió su tiempo entre Los Ángeles y Tetiaroa en sus últimos años. En 1954, Dorothy Kilgallen informó que eran un artículo. Brando también salió con la actriz Ariane "Pat" Quinn.

Katy Jurado en 1953

Brando quedó prendado de la actriz mexicana Katy Jurado después de verla en Mediodía. Se conocieron cuando Brando estaba filmando Viva Zapata! en México. Brando le dijo a Joseph L. Mankiewicz que se sentía atraído por 'sus ojos enigmáticos, negros como el infierno, apuntándote como flechas ardientes'. Su primera cita se convirtió en el comienzo de una relación prolongada que duró muchos años y alcanzó su punto máximo cuando trabajaron juntos en One-Eyed Jacks (1960), una película dirigida por Brando.

Brando conoció a la actriz Rita Moreno en 1954 y comenzaron una historia de amor. Moreno luego reveló en sus memorias que cuando quedó embarazada de Brando, él arregló un aborto. Después de que el aborto fuera fallido y Brando se enamorara de Tarita Teriipaia, Moreno intentó suicidarse con una sobredosis de las pastillas para dormir de Brando. Años después de su separación, Moreno interpretó a su interés amoroso en la película La noche del día siguiente.

Brando estuvo brevemente comprometido con la actriz francesa Josanne Mariani, de 19 años, a quien conoció en 1954. Rompieron su compromiso cuando Brando descubrió que su otra novia, Anna Kashfi, estaba embarazada y se casó con ella.

Brando se casó con la actriz Anna Kashfi en 1957. Kashfi nació en Calcuta y se mudó a Gales desde la India en 1947. Es hija de un trabajador siderúrgico galés de ascendencia irlandesa, William O'Callaghan, que había sido superintendente de los ferrocarriles estatales indios y su esposa galesa Phoebe. Sin embargo, en su libro, Brando for Breakfast, Kashfi afirmó que era mitad india y que O'Callaghan era su padrastro. Afirmó que su padre biológico era indio y que ella era el resultado de una "alianza no registrada" entre sus padres. Brando y Kashfi tuvieron un hijo, Christian Brando, el 11 de mayo de 1958; se divorciaron en 1959.

Movita Castaneda en Paradise Isle (1937)

En 1960, Brando se casó con Movita Castaneda, una actriz mexicano-estadounidense; el matrimonio fue anulado en 1968 después de que se descubrió que su matrimonio anterior todavía estaba activo. Castaneda había aparecido en la primera película de Mutiny on the Bounty en 1935, unos 27 años antes de la nueva versión de 1962 con Brando como Fletcher Christian. Tuvieron dos hijos juntos: Miko Castaneda Brando (nacido en 1961) y Rebecca Brando (nacido en 1966).

La actriz francesa Tarita Teriipaia, que interpretó al interés amoroso de Brando en Mutiny on the Bounty, se convirtió en su tercera esposa el 10 de agosto de 1962. Tenía 20 años, 18 años menos que Brando, quien supuestamente estaba encantado con su ingenuidad. Debido a que Teriipaia era un hablante nativo de francés, Brando aprendió a hablar el idioma con fluidez y concedió numerosas entrevistas en francés. Brando y Teriipaia tuvieron dos hijos juntos: Simon Teihotu Brando (nacido en 1963) y Tarita Cheyenne Brando (1970-1995). Brando también adoptó a la hija de Teriipaia, Maimiti Brando (nacida en 1977) y a su sobrina, Raiatua Brando (nacida en 1982). Brando y Teriipaia se divorciaron en julio de 1972.

Después de la muerte de Brando, la hija de la actriz Cynthia Lynn afirmó que Brando había tenido una relación de corta duración con su madre, quien apareció con Brando en Bedtime Story, y que esta relación resultó en su nacimiento en 1964. A finales de la década de 1960 y principios de la de 1980, tuvo una relación tempestuosa a largo plazo con la actriz Jill Banner.

Brando tuvo una larga relación con su ama de llaves María Cristina Ruiz, con quien tuvo tres hijos: Ninna Priscilla Brando (nacida el 13 de mayo de 1989), Myles Jonathan Brando (nacido el 16 de enero de 1992) y Timothy Gahan Brando. (nacido el 6 de enero de 1994). Brando también adoptó a Petra Brando-Corval (nacida en 1972), la hija de su asistente Caroline Barrett y el novelista James Clavell.

La estrecha amistad de Brando con Wally Cox fue objeto de rumores. Brando le dijo a un periodista: "Si Wally hubiera sido una mujer, me habría casado con él y habríamos vivido felices para siempre". Sin embargo, dos de las esposas de Cox descartaron la sugerencia de que el amor fuera más que platónico.

El nieto de Brando, Tuki Brando (nacido en 1990), hijo de Cheyenne Brando, es modelo. Sus numerosos nietos también incluyen a Prudence Brando y Shane Brando, hijos de Miko C. Brando; los hijos de Rebecca Brando; y los tres hijos de Teihotu Brando entre otros.

Se ha informado que Stephen Blackehart es el hijo de Brando, pero Blackehart cuestiona esta afirmación.

En 2018, Quincy Jones y Jennifer Lee afirmaron que Brando había tenido una relación sexual con el comediante y actor de Superman III Richard Pryor. La hija de Pryor, Rain Pryor, más tarde cuestionó el reclamo.

Estilo de vida

Brando se ganó la reputación de 'chico malo' por sus exabruptos públicos y payasadas. Según la revista Los Ángeles, "Brando era rock and roll antes de que nadie supiera lo que era el rock and roll." Su comportamiento durante el rodaje de Mutiny on the Bounty (1962) pareció reforzar su reputación de estrella difícil. Se le culpó por un cambio de director y un presupuesto desbocado, aunque se negó a ser responsable de ambos. El 12 de junio de 1973, Brando le rompió la mandíbula al paparazzo Ron Galella. Galella había seguido a Brando, quien estaba acompañado por el presentador del programa de entrevistas Dick Cavett, después de una grabación de The Dick Cavett Show en la ciudad de Nueva York. Pagó un acuerdo extrajudicial de $40,000 y como resultado sufrió una infección en la mano. Galella usó un casco de fútbol americano la próxima vez que fotografió a Brando en una gala en beneficio de la Asociación de Desarrollo de los Indios Americanos en 1974.

La filmación de Mutiny on the Bounty afectó la vida de Brando de manera profunda, ya que se enamoró de Tahití y su gente. Compró un atolón de 12 islas, Tetiaroa, y en 1970 contrató a un joven arquitecto galardonado de Los Ángeles, Bernard Judge, para construir allí su hogar y aldea natural sin dañar el medio ambiente. Se estableció un laboratorio ambiental para la protección de aves marinas y tortugas, y durante muchos años grupos de estudiantes lo visitaron. El huracán de 1983 destruyó muchas de las estructuras, incluido su resort. Un hotel que usa el nombre de Brando, The Brando Resort abrió sus puertas en 2014. Brando era un radioaficionado activo, con los distintivos de llamada KE6PZH y FO5GJ (este último de su isla). Fue incluido en los registros de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) como Martin Brandeaux para preservar su privacidad.

En el episodio Biografía de A&E sobre Brando, el biógrafo Peter Manso comenta: "Por un lado, ser una celebridad le permitió a Marlon vengarse del mundo que lo había lastimado tan profundamente. lo marcó tan profundamente. Por otro lado lo odiaba porque sabía que era falso y efímero." En el mismo programa otro biógrafo, David Thomson, dice:

Muchos, muchos que trabajaban con él, y vinieron a trabajar con él con las mejores intenciones, se fueron desesperadamente diciendo que es un niño malcriado. Tiene que ser hecho a su manera o se va con una vasta historia sobre cómo estaba equivocado, fue ofendido, y creo que se ajusta al patrón psicológico que era un niño equivocado.

Activismo político

En 1946, Brando actuó en la obra sionista de Ben Hecht A Flag is Born. Asistió a algunos eventos para recaudar fondos para John F. Kennedy en las elecciones presidenciales de 1960. En agosto de 1963, participó en la Marcha sobre Washington junto con otras celebridades como Harry Belafonte, James Garner, Charlton Heston, Burt Lancaster y Sidney Poitier. Junto con Paul Newman, Brando también participó en Freedom Rides. Brando apoyó a Lyndon B. Johnson en las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 1964.

Brando con la Primera Dama Finlandesa, Sylvi Kekkonen, en 1967

En el otoño de 1967, Brando visitó Helsinki, Finlandia, en una fiesta benéfica organizada por UNICEF en el Teatro de la Ciudad de Helsinki. La gala fue televisada en trece países. La visita de Brando se basó en la hambruna que había visto en Bihar, India, y presentó la película que filmó allí a la prensa e invitados. Habló a favor de los derechos de los niños y la ayuda al desarrollo en los países en desarrollo.

Después del asesinato de Martin Luther King Jr. en 1968, Brando hizo uno de los compromisos más fuertes para promover el trabajo de King. Poco después de la muerte de King, anunció que se retiraría del papel principal de una película importante (The Arrangement) (1969) que estaba a punto de comenzar la producción para dedicarse a el movimiento de derechos civiles. "Sentí que sería mejor ir a averiguar dónde está; lo que es ser negro en este país; de qué se trata esta rabia," dijo Brando en el programa de entrevistas nocturno de ABC-TV Joey Bishop Show. En el episodio Biografía de A&E sobre Brando, el actor y coprotagonista Martin Sheen afirma: "Nunca olvidaré la noche en que le dispararon al reverendo King y me convertí en en las noticias y Marlon estaba caminando por Harlem con la alcaldesa Lindsay. Y había francotiradores y había muchos disturbios y él siguió caminando y hablando por esos vecindarios con la alcaldesa Lindsay. Fue uno de los actos de valentía más increíbles que he visto, y significó mucho e hizo mucho”.

La participación de Brando en el movimiento por los derechos civiles en realidad comenzó mucho antes de la muerte de King. A principios de la década de 1960, contribuyó con miles de dólares tanto a la Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur (S.C.L.C.) como a un fondo de becas establecido para los hijos del asesinado N.A.A.C.P. líder Medgar Evers. En 1964, Brando fue arrestado en un "fish-in" celebrada para protestar por un tratado incumplido que prometía derechos de pesca a los nativos americanos en Puget Sound. En ese momento, Brando ya estaba involucrado en películas que transmitían mensajes sobre los derechos humanos: Sayonara, que abordaba el romance interracial, y The Ugly American, que representaba la conducta de los funcionarios estadounidenses en el extranjero. y el efecto nocivo sobre los ciudadanos de países extranjeros. Durante un tiempo, también estuvo donando dinero al Partido Pantera Negra y se consideraba amigo del fundador Bobby Seale. También pronunció un elogio después de que la policía le disparara a Bobby Hutton. Brando puso fin a su apoyo financiero para el grupo por su percepción de su creciente radicalización, específicamente un pasaje en un panfleto de Panther publicado por Eldridge Cleaver que aboga por la violencia indiscriminada, 'para la revolución'.

Brando (derecha) con Charlton Heston, James Baldwin, Sidney Poitier y Harry Belafonte en marzo en Washington en 1963.

Brando también era partidario de los derechos de los nativos americanos y del Movimiento Indígena Americano. La protesta de pesca de marzo de 1964 cerca de Tacoma, Washington, en la que lo arrestaron mientras protestaba por los derechos de los tratados de pesca, le ganó el respeto de los miembros de la tribu Puyallup, quienes supuestamente apodaron el lugar donde fue arrestado como "Brando". Aterrizaje." En la ceremonia de los Premios de la Academia de 1973, Brando se negó a aceptar el Oscar por su actuación en El Padrino, que revivió su carrera. Sacheen Littlefeather lo representó en la ceremonia. Apareció con el atuendo completo de Apache y declaró que debido al "mal trato de los nativos americanos en la industria cinematográfica", Brando no aceptaría el premio. Esto ocurrió mientras el enfrentamiento en Wounded Knee estaba en curso. El evento atrajo la atención de los medios estadounidenses y mundiales. Esto fue considerado un evento importante y una victoria para el movimiento por parte de sus partidarios y participantes.

Aparte de su trabajo cinematográfico, Brando se presentó ante la Asamblea de California en apoyo de una ley de vivienda justa y personalmente se unió a los piquetes en las manifestaciones que protestaban contra la discriminación en los desarrollos de viviendas en 1963.

También fue un activista contra el apartheid. En 1964, favoreció un boicot de sus películas en Sudáfrica para evitar que se mostraran a una audiencia segregada. Participó en una manifestación de protesta de 1975 contra las inversiones estadounidenses en Sudáfrica y por la liberación de Nelson Mandela. En 1989, Brando también protagonizó la película A Dry White Season, basada en la novela del mismo nombre de André Brink.

Comentarios sobre judíos y Hollywood

En una entrevista en la revista Playboy en enero de 1979, Brando dijo: 'Has visto a todas las razas mancilladas, pero nunca viste una imagen del kike porque los judíos Estuvieron muy atentos a eso, y con razón. Nunca permitieron que se mostrara en pantalla. Los judíos han hecho tanto por el mundo que, supongo, te sientes más decepcionado porque no prestaron atención a eso.

Brando hizo un comentario similar en Larry King Live en abril de 1996, diciendo:

Hollywood es dirigido por judíos; es propiedad de judíos, y deben tener una mayor sensibilidad sobre la cuestión de las personas que están sufriendo. Debido a que han explotado —hemos visto el— hemos visto al negro y el balon de grasa, hemos visto el chink, hemos visto el jersey peligroso de ojos cerrados, hemos visto al filipino wily, hemos visto todo, pero nunca hemos visto el kike. Porque sabían perfectamente bien, ahí es donde dibujas los carros alrededor.

Larry King, que era judío, respondió: "Cuando dices... cuando dices algo así, estás jugando directamente con las personas antisemitas que dicen que los judíos son..." Brando interrumpió: "No, no, porque seré el primero en evaluar a los judíos honestamente y decir 'Gracias a Dios por los judíos'."

Jay Kanter, agente, productor y amigo de Brando, lo defendió en Daily Variety: "Marlon me ha hablado durante horas sobre su cariño por el pueblo judío, y es un conocido partidario de Israel;" Kanter mismo era judío. De manera similar, Louie Kemp, en su artículo para Jewish Journal, escribió: "Quizás lo recuerdes como Don Vito Corleone, Stanley Kowalski o el inquietante Coronel Walter E. Kurtz en ' Apocalypse Now', pero recuerdo a Marlon Brando como un mensch y un amigo personal del pueblo judío cuando más lo necesitaban'.

Legado

Ese será el legado de Brando si le gusta o no, el actor impresionante que encarna una poesía de ansiedad que tocó las dinámicas más profundas de su tiempo y lugar.

—Jack Kroll en 1994

Brando fue uno de los actores más respetados de la era de la posguerra. Está catalogado por el American Film Institute como la cuarta estrella masculina más grande cuyo debut en la pantalla ocurrió antes o durante 1950 (ocurrió en 1950). Se ganó el respeto de la crítica por sus actuaciones memorables y su carismática presencia en la pantalla. Ayudó a popularizar el 'método de actuación'. Está considerado como uno de los más grandes actores de cine del siglo XX.

Encyclopædia Britannica lo describe como "el más célebre de los actores de método, y su pronunciación entrecortada y entre dientes marcó su rechazo al entrenamiento dramático clásico. Sus interpretaciones auténticas y apasionadas lo convirtieron en uno de los mejores actores de su generación." También señala la aparente paradoja de su talento: "Se le considera el actor más influyente de su generación, pero su abierto desdén por la profesión de actor... a menudo se manifestaba en forma de elecciones cuestionables y actuaciones poco inspiradas". Sin embargo, sigue siendo una presencia fascinante en la pantalla con un amplio rango emocional y una variedad interminable de idiosincrasias compulsivamente observables.

Influencia cultural

Era nuestro joven enojado —el delincuente, el duro, el rebelde— que estaba en el centro de nuestra experiencia común.

Pauline Kael

Madame Tussauds exposición de cera de Brando en El Salvaje aunque con un modelo más tarde 1957/58 Triumph Thunderbird.

Marlon Brando es un ícono cultural con una popularidad perdurable. Su ascenso a la atención nacional en la década de 1950 tuvo un efecto profundo en la cultura estadounidense. Según la crítica de cine Pauline Kael, "Brando representó una reacción contra la manía de seguridad de la posguerra". Como protagonista, el Brando de principios de los cincuenta no tenía código, solo sus instintos. Fue un desarrollo del líder gángster y el forajido. Era antisocial porque sabía que la sociedad era una mierda; fue un héroe para la juventud porque era lo suficientemente fuerte como para no aceptar la mierda... Brando representó una versión contemporánea del estadounidense libre... Brando sigue siendo el actor estadounidense más emocionante de la pantalla."

La socióloga Dra. Suzanne McDonald-Walker afirma: "Marlon Brando, con una chaqueta de cuero deportiva, jeans y una mirada malhumorada, se convirtió en un ícono cultural que resume 'el camino' en todo su esplendor inconformista." Su interpretación del líder de la pandilla Johnny Strabler en The Wild One se ha convertido en una imagen icónica, utilizada tanto como símbolo de rebeldía como accesorio de moda que incluye una chaqueta de motociclista estilo Perfecto, una gorra inclinada, jeans y Gafas de sol. El corte de pelo de Johnny inspiró la locura por las patillas, seguido por James Dean y Elvis Presley, entre otros. Dean copió ampliamente el estilo de actuación de Brando y Presley usó la imagen de Brando como modelo para su papel en Jailhouse Rock. El "Pude haber sido un contendiente" escena de On the Waterfront, según el autor de Brooklyn Boomer, Martin H. Levinson, es "una de las escenas más famosas de la historia del cine, y la línea en sí se ha convertido en parte del léxico cultural estadounidense." Un ejemplo de la resistencia del popular 'Wild One' de Brando La imagen fue el lanzamiento en 2009 de las réplicas de la chaqueta de cuero que usó el personaje de Johnny Strabler de Brando. Las chaquetas fueron comercializadas por Triumph, el fabricante de las motocicletas Triumph Thunderbird que aparecen en The Wild One, y fueron autorizadas oficialmente por los herederos de Brando.

Brando también fue considerado un símbolo sexual masculino. Linda Williams escribe: "Marlon Brando [fue] el símbolo sexual masculino estadounidense por excelencia de finales de los años cincuenta y principios de los sesenta". Brando fue uno de los primeros íconos lésbicos que, junto con James Dean, influyeron en el aspecto butch y la autoimagen en la década de 1950 y después.

Brando también ha sido inmortalizado en la música; en particular, fue mencionado en la letra de 'It's Hard to Be a Saint in the City'. de Bruce Springsteen, en el que una de las primeras líneas decía 'Podría caminar como Brando justo en el sol', y en 'Pocahontas' de Neil Young's como tributo a su apoyo de por vida a los nativos americanos y en el que se lo representa sentado junto a un fuego con Neil y Pocahontas. También fue mencionado en "Vogue" de Madonna, "Es esto lo que querías" de Leonard Cohen en el álbum New Skin for the Old Ceremony, "Eyeless" de Slipknot en su álbum homónimo y, más recientemente, en la canción titulada simplemente "Marlon Brando" del álbum Forced Witness de 2017 del cantante australiano Alex Cameron. La canción de Bob Dylan de 2020 'My Own Version of You' hace referencia a una de sus actuaciones más famosas en la línea, "I'll take the Scarface Pacino and the Godfather Brando / Mix 'em up en un tanque y consigue un robot comando".

También es uno de los muchos rostros en la portada de The Beatles ' álbum "Sgt Pepper 's Lonely Hearts Club Band", justo encima del modelo de cera de Ringo Starr.

Las películas de Brando, junto con las de James Dean, hicieron que Honda presentara su película "Conoces a las personas más agradables en un Honda" anuncios, para frenar la asociación negativa que las motocicletas habían tenido con rebeldes y forajidos.

Opiniones sobre la actuación

Brando and Pina Pellicer playing on the filming set of One-Eyed Jacks.
Brando and Pina Pellicer fooling around during the filming of One-Eyed Jacks.
Pina Pellicer y Brando durante el rodaje de Jacks de un solo ojo (1961). Como se ve, Brando demuestra lo que una vez dijo, "actuar da los sentimientos para expresar lo que la gente normalmente no puede ventilar en la vida real".

En su autobiografía Songs My Mother Taught Me, Brando observó:

Siempre he pensado que un beneficio de actuar es que da a los actores la oportunidad de expresar sentimientos que normalmente son incapaces de ventilar en la vida real. Las emociones intensas enterradas dentro de ti pueden salir a fumar por la parte posterior de tu cabeza, y supongo que en términos de psicodrama esto puede ser útil. En retrospectiva, supongo que mi inseguridad emocional como niño —las frustraciones de no ser permitido ser quien era, de querer amor y no poder conseguirlo, de darse cuenta de que no tenía ningún valor— me han ayudado como actor, al menos de una manera pequeña. Probablemente me dio cierta intensidad que la mayoría de la gente no tiene.

También confesó que, si bien tenía una gran admiración por el teatro, no volvió a él después de su éxito inicial principalmente porque la obra lo dejó agotado emocionalmente:

Lo que más recuerdo sobre Un tranvía llamado Deseo fue la movida emocional de actuar en él seis noches y dos tardes. Trata de imaginar lo que era caminar en el escenario a las 8:30 cada noche teniendo que gritar, gritar, llorar, romper platos, patear los muebles, golpear las paredes y experiencia las mismas emociones intensas y brillantes noche tras noche, intentando cada vez evocar en el público las mismas emociones que sentí. Fue agotador.

Brando repetidamente le dio crédito a Stella Adler y su comprensión de la técnica de actuación de Stanislavski por traer realismo al cine estadounidense, pero también agregó:

Esta escuela de actuación sirvió bien al teatro americano y las imágenes de movimiento, pero estaba restringiendo. El teatro americano nunca ha sido capaz de presentar Shakespeare o drama clásico de ningún tipo satisfactoriamente. Simplemente no tenemos el estilo, la consideración por el lenguaje o la disposición cultural... No puedes murmurar en Shakespeare. Usted no puede improvisar, y usted está obligado a adherirse estrictamente al texto. El teatro inglés tiene un sentido del lenguaje que no reconocemos... En los Estados Unidos el idioma inglés se ha convertido casi en patois.

En el documental Listen to Me Marlon de 2015, Brando compartió sus pensamientos sobre interpretar una escena de muerte y dijo: "Esa es una escena difícil de interpretar". Tienes que hacerles creer que te estás muriendo... Intenta pensar en el momento más íntimo que has tenido en tu vida." Sus actores favoritos eran Spencer Tracy, John Barrymore, Fredric March, James Cagney y Paul Muni. También mostró admiración por Sean Penn, Jack Nicholson, Johnny Depp y Daniel Day-Lewis.

Legado financiero

A su muerte en 2004, Brando dejó un patrimonio valorado en 21,6 millones de dólares. Según Forbes, su patrimonio todavía ganó alrededor de $ 9 millones en 2005, y ese año la revista lo nombró como una de las celebridades fallecidas con mayores ingresos en el mundo.

En diciembre de 2019, el Rolex GMT Master Ref. 1675 usado por Brando en la epopeya de la Guerra de Vietnam de Francis Ford Coppola Apocalypse Now fue anunciado para ser vendido en una subasta por $ 1,61 millones, lo que se traduce en $ 1,952 millones con tarifas.

Filmografía

Premios y distinciones

Brando fue nombrado la cuarta estrella masculina más grande cuyo debut en la pantalla ocurrió antes o durante 1950 por el American Film Institute, y parte de la revista TIME's Time 100: The Most Important People of the Siglo. También fue nombrado uno de los 10 mejores "Iconos del siglo" por la revista Variedad.