Manuscrito Voynich

Compartir Imprimir Citar
Evidencia de retoque del texto; página 3; f1r
Retoque del dibujo; página 131; f72v3

El manuscrito de Voynich es un códice ilustrado escrito a mano en un sistema de escritura desconocido, conocido como 'Voynichese'. La vitela en la que está escrito se ha fechado con carbono a principios del siglo XV (1404-1438), y el análisis estilístico indica que puede haber sido compuesto en Italia durante el Renacimiento italiano. Se debaten los orígenes, la autoría y el propósito del manuscrito. Se han sugerido varias hipótesis, incluida la de que se trata de una escritura no registrada para un lenguaje natural o un lenguaje construido; un código no leído, cifrado u otra forma de criptografía; o simplemente un engaño sin sentido.

El manuscrito consta actualmente de unas 240 páginas, pero hay pruebas de que faltan páginas adicionales. Algunas páginas son hojas plegables de diferentes tamaños. La mayoría de las páginas tienen ilustraciones o diagramas fantásticos, algunos toscamente coloreados, con secciones del manuscrito que muestran personas, plantas ficticias, símbolos astrológicos, etc. El texto está escrito de izquierda a derecha. El manuscrito lleva el nombre de Wilfrid Voynich, un comerciante de libros polaco-lituano que lo compró en 1912. Desde 1969, se encuentra en la Biblioteca Beinecke de Manuscritos y Libros Raros de la Universidad de Yale.

El manuscrito Voynich ha sido estudiado por muchos criptógrafos profesionales y aficionados, incluidos los descifradores de códigos estadounidenses y británicos de la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial. El manuscrito nunca ha sido descifrado demostrablemente, y ninguna de las muchas hipótesis propuestas durante los últimos cien años ha sido verificada de forma independiente. El misterio de su significado y origen ha excitado la imaginación popular, convirtiéndolo en objeto de estudio y especulación.

La Universidad de Yale publicó el manuscrito en línea en su totalidad (225 páginas) en su biblioteca de colecciones digitales.

Descripción

Codicología

Los investigadores han estudiado la codicología, o características físicas del manuscrito. El manuscrito mide 23,5 por 16,2 por 5 cm (9,3 por 6,4 por 2,0 pulgadas), con cientos de páginas de vitela reunidas en 18 cuadernos. El número total de páginas es de unas 240, pero el número exacto depende de cómo se cuenten los inusuales pliegues del manuscrito. Los cuadernillos han sido numerados del 1 al 20 en varios lugares, usando números consistentes con los 1400, y la esquina superior derecha de cada página recto (derecha) ha sido numerada del 1 al 116, usando números de una fecha posterior. A partir de las diversas lagunas en la numeración de los cuadernos y las páginas, parece probable que, en el pasado, el manuscrito tuviera al menos 272 páginas en 20 cuadernos, algunas de las cuales ya faltaban cuando Wilfrid Voynich adquirió el manuscrito en 1912. Existe una fuerte evidencia que muchos de los bifolios del libro fueron reordenados en varios momentos de su historia, y que el orden original de las páginas bien pudo haber sido muy diferente al actual.

Pergamino, cubiertas y encuadernación

Las muestras de varias partes del manuscrito fueron fechadas por radiocarbono en la Universidad de Arizona en 2009. Los resultados fueron consistentes para todas las muestras analizadas e indicaron una fecha para el pergamino entre 1404 y 1438. Las pruebas de proteínas en 2014 revelaron que el pergamino estaba hecho de piel de becerro, y el análisis multiespectral mostró que no había sido escrito antes de que se creara el manuscrito (es decir, no es un palimpsesto). La calidad del pergamino es promedio y tiene deficiencias, como agujeros y rasgaduras, comunes en los códices de pergamino, pero también fue preparado con tanto cuidado que el lado de la piel es prácticamente indistinguible del lado de la carne. El pergamino se prepara a partir de "al menos catorce o quince pieles enteras de becerro".

Algunos folios (p. ej., 42 y 47) son más gruesos que el pergamino habitual.

La encuadernación en piel de cabra y las cubiertas no son originales del libro, sino que datan de su posesión por parte del Collegio Romano. Los agujeros de insectos están presentes en el primer y último folio del manuscrito en el orden actual y sugieren que había una cubierta de madera antes de las cubiertas posteriores. La decoloración en los bordes apunta a una cubierta interior de cuero curtido.

Tinta

Muchas páginas contienen dibujos o gráficos sustanciales que están coloreados con pintura. Sobre la base de un análisis moderno que utiliza microscopía de luz polarizada (PLM), se ha determinado que se utilizó una pluma de ave y tinta de hiel de hierro para el texto y los contornos de las figuras. La tinta de los dibujos, el texto y los números de página y cuaderno tienen características microscópicas similares. En 2009, la espectroscopia de rayos X de dispersión de energía (EDS) reveló que las tintas contenían cantidades importantes de carbono, hierro, azufre, potasio y calcio con cantidades mínimas de cobre y, ocasionalmente, zinc. EDS no mostró la presencia de plomo, mientras que la difracción de rayos X (XRD) identificó óxido de plomo y potasio, sulfato de hidrógeno y potasio y singenita en una de las muestras analizadas. La similitud entre las tintas de dibujo y las tintas de texto sugirió un origen contemporáneo.

Pintar

Se aplicó pintura de color (algo toscamente) a las figuras delineadas con tinta, posiblemente en una fecha posterior. Las pinturas azul, blanca, marrón rojiza y verde del manuscrito se analizaron mediante PLM, XRD, EDS y microscopía electrónica de barrido (SEM).

Los pigmentos utilizados se consideraron económicos.

Retoque

El informático Jorge Stolfi, de la Universidad de Campinas, destacó que se han modificado partes del texto y los dibujos, utilizando tinta más oscura sobre una escritura anterior más tenue. La evidencia de esto es visible en varios folios, por ejemplo f1r, f3v, f26v, f57v, f67r2, f71r, f72v1, f72v3 y f73r.

Texto

Página 119; f66r, mostrando características del texto
Página 191; f107r, detalle de texto

Cada página del manuscrito contiene texto, en su mayoría en un idioma no identificado, pero algunas tienen escritura extraña en escritura latina. La mayor parte del texto del manuscrito de 240 páginas está escrito en una escritura desconocida, de izquierda a derecha. La mayoría de los caracteres se componen de uno o dos trazos simples de pluma. Existe cierta controversia sobre si ciertos caracteres son distintos, pero una escritura de 20 a 25 caracteres representaría prácticamente todo el texto; las excepciones son unas pocas docenas de caracteres más raros que ocurren solo una o dos veces cada uno. No hay puntuación obvia.

Gran parte del texto está escrito en una sola columna en el cuerpo de una página, con un margen derecho ligeramente irregular y divisiones de párrafo y, a veces, con estrellas en el margen izquierdo. Otro texto aparece en gráficos o como etiquetas asociadas con ilustraciones. No hay indicios de errores o correcciones realizadas en ningún lugar del documento. El ductus fluye suavemente, dando la impresión de que los símbolos no estaban cifrados; no hay demora entre caracteres, como normalmente se esperaría en un texto codificado escrito.

Escritura extraña

Se cree que solo algunas de las palabras del manuscrito no se escribieron en la escritura desconocida:

Transcripción

Se han creado varios alfabetos de transcripción para equiparar los caracteres Voynich con caracteres latinos para ayudar con el criptoanálisis, como el Alfabeto Voynich Extensible (originalmente: europeo) (EVA). El primero importante fue creado por el "First Study Group", dirigido por el criptógrafo William F. Friedman en la década de 1940, donde cada línea del manuscrito se transcribió en una tarjeta perforada de IBM para que fuera legible por máquina.

European Voynich Alfabeto: Capital Las letras EVA se utilizan a veces para ilustrar diferentes variaciones del mismo símbolo.

Patrones estadísticos

El texto consta de más de 170 000 caracteres, con espacios que dividen el texto en unos 35 000 grupos de longitud variable, generalmente denominados "palabras" o "fichas de palabras" (37.919); 8.114 de esas palabras se consideran "tipos de palabras" únicos. La estructura de estas palabras parece seguir leyes fonológicas u ortográficas de algún tipo; por ejemplo, ciertos caracteres deben aparecer en cada palabra (como las vocales en inglés), algunos caracteres nunca siguen a otros, o algunos pueden duplicarse o triplicarse, pero otros no. La distribución de letras dentro de las palabras también es bastante peculiar: algunos caracteres aparecen solo al comienzo de una palabra, algunos solo al final (como la ς griega) y algunos siempre en la sección central.

Muchos investigadores han comentado sobre la estructura altamente regular de las palabras. El profesor Gonzalo Rubio, experto en lenguas antiguas de la Universidad Estatal de Pensilvania, afirmó:

Las cosas que sabemos marcadores gramaticales – cosas que ocurren comúnmente al principio o al final de palabras, como 's' o 'd' en nuestro lenguaje, y que se utilizan para expresar gramática, nunca aparecen en medio de 'palabras' en el manuscrito Voynich. Eso no tiene conocimiento de ningún idioma indoeuropeo, húngaro o finlandés.

Stephan Vonfelt estudió las propiedades estadísticas de la distribución de las letras y sus correlaciones (propiedades que pueden caracterizarse vagamente como resonancia rítmica, aliteración o asonancia) y descubrió que, en ese aspecto, Voynichese es más similar al texto pinyin del chino mandarín del Registros del Gran Historiador que al texto de obras de lenguas europeas, aunque las diferencias numéricas entre el pinyin del chino mandarín y el voynichese parecen mayores que las que existen entre el pinyin del chino mandarín y las lenguas europeas.

Prácticamente ninguna palabra tiene menos de dos letras o más de diez. Algunas palabras aparecen solo en ciertas secciones, o solo en unas pocas páginas; otros aparecen a lo largo del manuscrito. Se producen pocas repeticiones entre las aproximadamente mil etiquetas adheridas a las ilustraciones. Hay casos en los que la misma palabra común aparece hasta tres veces seguidas (consulte la ley de Zipf). Las palabras que difieren solo en una letra también se repiten con una frecuencia inusual, lo que hace que los descifrados alfabéticos de sustitución simple produzcan un texto parecido a un balbuceo. En 1962, la criptoanalista Elizebeth Friedman describió estos análisis estadísticos como "condenados a la frustración absoluta".

En 2014, un equipo dirigido por Diego Amancio de la Universidad de São Paulo publicó un estudio utilizando métodos estadísticos para analizar las relaciones de las palabras en el texto. En lugar de tratar de encontrar el significado, el equipo de Amancio buscó conexiones y grupos de palabras. Al medir la frecuencia y la intermitencia de las palabras, Amancio afirmó identificar las palabras clave del texto y produjo modelos tridimensionales de la estructura del texto y las frecuencias de las palabras. El equipo concluyó que, en el 90% de los casos, los sistemas Voynich son similares a los de otros libros conocidos, lo que indica que el texto está en un idioma real, no en un galimatías aleatorio.

El uso del marco se ejemplifica con el análisis del manuscrito Voynich, con la conclusión final de que difiere de una secuencia aleatoria de palabras, siendo compatible con lenguajes naturales. Aunque nuestro enfoque no está dirigido a descifrar la Voynich, fue capaz de proporcionar palabras clave que podrían ser útiles para los descifradores en el futuro.

Los lingüistas Claire Bowern y Luke Lindemann [Búsqueda del razonamiento] han aplicado métodos estadísticos al manuscrito Voynich, comparándolo con otros idiomas y codificaciones de idiomas, y han encontrado similitudes y diferencias en las propiedades estadísticas. Las secuencias de caracteres en los idiomas se miden usando una métrica llamada h2, o entropía condicional de segundo orden. Los lenguajes naturales tienden a tener un h2 entre 3 y 4, pero Voynichese tiene secuencias de caracteres mucho más predecibles y un h2 alrededor de 2. Sin embargo, en niveles más altos de organización, el manuscrito Voynich muestra propiedades similares a las de los lenguajes naturales. En base a esto, Bowern descarta las teorías de que el manuscrito es un galimatías. Es probable que sea un lenguaje natural codificado o un lenguaje construido. Bowern también concluye que las propiedades estadísticas del manuscrito Voynich no son consistentes con el uso de un cifrado de sustitución o un cifrado polialfabético.

Como se indica en la revisión de Bowern, múltiples escribas o "manos" pudo haber escrito el manuscrito, posiblemente utilizando dos métodos de codificación de al menos un lenguaje natural. El "lenguaje" Voynich A aparece en las partes herbarias y farmacéuticas del manuscrito. El "lenguaje" conocido como Voynich B aparece en la sección balneológica, algunas partes de las secciones medicinales y herbales, y la sección astrológica. Los elementos de vocabulario más comunes de Voynich A y Voynich B son sustancialmente diferentes. El modelado de temas del manuscrito sugiere que las páginas identificadas como escritas por un escriba en particular pueden estar relacionadas con un tema diferente.

En términos de morfología, si se asume que los espacios visuales en el manuscrito indican saltos de palabras, hay patrones consistentes que sugieren una estructura de palabra de tres partes de prefijo, raíz o mediofijo y sufijo. Es más probable que ciertos caracteres y combinaciones de caracteres aparezcan en campos particulares. Hay variaciones menores entre Voynich A y Voynich B. La previsibilidad de ciertas letras en un número relativamente pequeño de combinaciones en ciertas partes de las palabras parece explicar la baja entropía (h2) de Voynichese. En ausencia de una puntuación obvia, algunas variantes de la misma palabra parecen ser específicas de las posiciones tipográficas, como el comienzo de un párrafo, una línea o una oración.

Las frecuencias de palabras Voynich de ambas variantes parecen ajustarse a una distribución zipfiana, lo que respalda la idea de que el texto tiene un significado lingüístico. Esto tiene implicaciones para los métodos de codificación que probablemente se hayan utilizado, ya que algunas formas de codificación interfieren con la distribución Zipfian. Las medidas de la frecuencia proporcional de las diez palabras más comunes son similares a las de los idiomas semítico, iraní y germánico. Otra medida de la complejidad morfológica, el índice de proporción de token de tipo promedio móvil (MATTR), es similar a las lenguas iraní, germánica y romance.

Ilustraciones

Un detalle de la sección balneológica del manuscrito
Detalle de la página 50, f25v; parecido a un dragón
Detalle de la página 158, f86r6; el castillo

Las ilustraciones se usan convencionalmente para dividir la mayor parte del manuscrito en seis secciones diferentes, ya que el texto no se puede leer. Cada sección está tipificada por ilustraciones con diferentes estilos y supuestos temas a excepción de la última sección, en la que los únicos dibujos son pequeñas estrellas al margen. Las siguientes son las secciones y sus nombres convencionales:

Cinco folios contienen solo texto y faltan al menos 28 folios en el manuscrito.

Propósito

Página 66, f33v, se ha interpretado que representa un girasol

La impresión general que dan las hojas sobrevivientes del manuscrito es que estaba destinado a servir como una farmacopea o para abordar temas de la medicina medieval o moderna temprana. Sin embargo, los desconcertantes detalles de las ilustraciones han alimentado muchas teorías sobre el origen del libro, el contenido de su texto y el propósito para el que fue creado.

Es casi seguro que la primera sección del libro es de hierbas, pero los intentos de identificar las plantas han fallado, ya sea con especímenes reales o con los dibujos estilizados de hierbas contemporáneas. Solo algunos de los dibujos de plantas pueden identificarse con certeza razonable, como un pensamiento silvestre y el helecho culantrillo. Las imágenes de hierbas que coinciden con los bocetos farmacológicos parecen ser copias limpias de ellos, excepto que las partes faltantes se completaron con detalles de aspecto improbable. De hecho, muchos de los dibujos de plantas en la sección de hierbas parecen estar compuestos: las raíces de una especie se han unido a las hojas de otra, con flores de una tercera.

Con frecuencia, las consideraciones astrológicas desempeñaron un papel destacado en la recolección de hierbas, las sangrías y otros procedimientos médicos comunes durante las fechas más probables del manuscrito. Sin embargo, la interpretación sigue siendo especulativa, aparte de los símbolos zodiacales obvios y un diagrama que posiblemente muestra los planetas clásicos.

Historia

Joannes Marcus Marci, quien envió el manuscrito a Athanasius Kircher en 1665 o 1666
Voynich entre sus libros en la plaza Soho

Se desconoce gran parte de la historia temprana del libro, aunque el texto y las ilustraciones son típicamente europeos. En 2009, los investigadores de la Universidad de Arizona fecharon por radiocarbono la vitela del manuscrito entre 1404 y 1438. Además, McCrone Associates en Westmont, Illinois, descubrió que las pinturas en el manuscrito eran de los materiales que se esperaban de ese período de la historia europea.. Ha habido informes erróneos de que McCrone Associates indicó que gran parte de la tinta se agregó poco después de la creación del pergamino, pero su informe oficial no contiene ninguna declaración al respecto.

El primer propietario confirmado fue Georg Baresch, un alquimista del siglo XVII de Praga. Aparentemente, Baresch estaba desconcertado acerca de este "Sphynx" que había estado "ocupando espacio inútilmente en su biblioteca" durante muchos años. Se enteró de que el erudito jesuita Athanasius Kircher del Collegio Romano había publicado un diccionario copto (egipcio) y afirmaba haber descifrado los jeroglíficos egipcios; Baresch envió dos veces una copia de muestra del guión a Kircher en Roma, pidiendo pistas. La carta de 1639 de Baresch a Kircher es la primera mención conocida del manuscrito que ha sido confirmada.

No se sabe si Kircher respondió o no a la solicitud, pero aparentemente estaba lo suficientemente interesado como para tratar de adquirir el libro, que Baresch se negó a ceder. Tras la muerte de Baresch, el manuscrito pasó a manos de su amigo Jan Marek Marci (también conocido como Johannes Marcus Marci), entonces rector de la Universidad Charles de Praga. Unos años más tarde, Marci envió el libro a Kircher, su viejo amigo y corresponsal.

Marci también envió a Kircher una carta de presentación (en latín, fechada el 19 de agosto de 1665 o 1666) que aún estaba adjunta al libro cuando Voynich lo adquirió:

Reverendo y distinguido Señor, Padre en Cristo:

Este libro, legado a mí por un amigo íntimo, estaba destinado a ti, mi muy querido Atanasio, tan pronto como llegó a mi posesión, porque estaba convencido de que no podía ser leído por nadie excepto tú mismo.

El ex propietario de este libro pidió su opinión por carta, copiando y enviando una parte del libro de la que creía que usted sería capaz de leer el resto, pero él en ese momento se negó a enviar el libro en sí. A su desciframiento dedicó el trabajo inflagging, como es evidente por los intentos de su que os envío, y cedió la esperanza sólo con su vida. Pero su trabajo fue en vano, porque tales esfinges no obedecen a nadie más que a su maestro, Kircher. Acepta ahora este token, como es y mucho tiempo atrasado aunque sea, de mi afecto por ti, y reventó a través de sus barras, si hay alguna, con tu éxito ganado.

El Dr. Raphael, tutor del idioma bohemio a Ferdinand III, entonces rey de Bohemia, me dijo que ese libro pertenecía al emperador Rudolph y que presentó al portador que le trajo el libro 600 ducados. Creía que el autor era Roger Bacon, el inglés. En este punto suspendo el juicio; es su lugar para definir para nosotros qué visión debemos tomar sobre él, a cuyo favor y bondad me comprometo sin reservas y permanecer

Al mando de tu Reverencia,
Joannes Marcus Marci de Cronland
Praga, 19 de agosto de 1665 [o 1666]

El "Dr. Rafael" Se cree que es Raphael Sobiehrd-Mnishovsky, y la suma sería de unos 2 kg de oro. La única transacción coincidente en los registros de Rudolph es la compra en 1599 de "un par de libros extraordinarios/raros" de Karl Widemann por la suma de 600 florines. Widemann fue un prolífico coleccionista de manuscritos esotéricos y alquímicos, por lo que su propiedad del manuscrito es plausible, pero no está probada.

Si bien Wilfrid Voynich tomó las afirmaciones de Raphael al pie de la letra, la teoría de la autoría de Bacon ha sido desacreditada en gran medida. Sin embargo, una prueba que respalda la propiedad de Rudolph es el nombre o la firma, ahora casi invisible, en la primera página del libro, de Jacobus Horcicky de Tepenecz, el jefe de los jardines botánicos de Rudolph en Praga. Rudolph murió aún debiendo dinero a De Tepenecz, y es posible que a De Tepenecz se le haya dado el libro (o simplemente se lo haya llevado) como pago parcial de esa deuda.

Wilfrid Voynich adquirió el manuscrito en 1912.

No se han encontrado registros del libro durante los siguientes 200 años, pero con toda probabilidad, se almacenó con el resto de la correspondencia de Kircher en la biblioteca del Collegio Romano (ahora la Pontificia Universidad Gregoriana). Probablemente permaneció allí hasta que las tropas de Victor Emmanuel II de Italia capturaron la ciudad en 1870 y anexaron los Estados Pontificios. El nuevo gobierno italiano decidió confiscar muchas propiedades de la Iglesia, incluida la biblioteca del Collegio. Muchos libros de la biblioteca de la universidad fueron transferidos apresuradamente a las bibliotecas personales de su facultad justo antes de que esto sucediera, según investigaciones de Xavier Ceccaldi y otros, y esos libros estaban exentos de confiscación. La correspondencia de Kircher estaba entre esos libros, y también, al parecer, el manuscrito Voynich, ya que todavía lleva el ex libris de Petrus Beckx, líder de la orden jesuita y de la universidad. s rector en ese momento.

La biblioteca privada de Beckx se trasladó a Villa Mondragone, Frascati, un gran palacio de campo cerca de Roma que había sido comprado por la Compañía de Jesús en 1866 y albergaba la sede de los jesuitas. Colegio Ghislieri.

En 1903, la Compañía de Jesús (Collegio Romano) estaba escasa de dinero y decidió vender discretamente algunas de sus posesiones a la Biblioteca del Vaticano. La venta tuvo lugar en 1912, pero no todos los manuscritos listados para la venta terminaron yendo al Vaticano. Wilfrid Voynich adquirió 30 de estos manuscritos, entre ellos el que ahora lleva su nombre. Pasó los siguientes siete años intentando interesar a los eruditos en descifrar el guión, mientras trabajaba para determinar los orígenes del manuscrito.

En 1930, el manuscrito fue heredado tras la muerte de Wilfrid por su viuda Ethel Voynich, autora de la novela El tábano e hija del matemático George Boole. Murió en 1960 y le dejó el manuscrito a su amiga íntima Anne Nill. En 1961, Nill vendió el libro al comerciante de antigüedades Hans P. Kraus. Kraus no pudo encontrar un comprador y donó el manuscrito a la Universidad de Yale en 1969, donde fue catalogado como "MS 408", a veces también denominado "Beinecke MS 408".

Cronología de la propiedad

La cronología de la propiedad del manuscrito Voynich se proporciona a continuación. El momento en que posiblemente se creó se muestra en verde (principios de 1400), según la datación por carbono de la vitela. Los períodos de propiedad desconocida se indican en blanco. Los propietarios comúnmente aceptados del siglo XVII se muestran en naranja; el largo período de almacenamiento en el Collegio Romano es amarillo. El lugar donde supuestamente Wilfrid Voynich adquirió el manuscrito (Frascati) se muestra en verde (finales del siglo XIX); La propiedad de Voynich se muestra en rojo y los propietarios modernos se resaltan en azul.

Línea de tiempo de la propiedad del manuscrito Voynich
Beinecke Rare Book and Manuscript LibraryHans P. KrausEthel VoynichWilfrid VoynichFrascatiPontifical Gregorian UniversityAthanasius KircherJan Marek MarciGeorg BareschJacobus SinapiusRudolf II, Holy Roman EmperorKarl Widemann

Hipótesis de autoría

Muchas personas han sido propuestas como posibles autores del manuscrito Voynich, entre ellos Roger Bacon, John Dee o Edward Kelley, Giovanni Fontana y Voynich.

Historia temprana

Rudolf II, retrato de Hans von Aachen.

La carta de presentación de Marci de 1665/1666 a Kircher dice que, según su amigo el difunto Raphael Mnishovsky, el libro había sido comprado una vez por Rodolfo II, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico y rey de Bohemia por 600 ducados (66,42 troy onza de peso real de oro, o 2,07 kg). (Mnishovsky había muerto en 1644, más de 20 años antes, y el trato debe haber ocurrido antes de la abdicación de Rodolfo en 1611, al menos 55 años antes de la carta de Marci. Sin embargo, Karl Widemann vendió libros a Rodolfo II en marzo de 1599.)

Wellcome Library, oil
El retrato de Ernest Board de Bacon en su observatorio en Merton College

Según la carta, Mnishovsky (pero no necesariamente Rudolf) especuló que el autor era el fraile franciscano y erudito del siglo XIII Roger Bacon. Marci dijo que estaba suspendiendo el juicio sobre este reclamo, pero Wilfrid Voynich lo tomó muy en serio, quien hizo todo lo posible para confirmarlo. Voynich contempló la posibilidad de que el autor fuera Albertus Magnus, si no Roger Bacon.

Matemático John. Dee pudo haber vendido el manuscrito al emperador Rudolf alrededor de 1600.

La suposición de que Bacon era el autor llevó a Voynich a concluir que John Dee vendió el manuscrito a Rudolf. Dee era un matemático y astrólogo de la corte de la reina Isabel I de Inglaterra, de quien se sabía que poseía una gran colección de manuscritos de Bacon.

Edward Kelley podría haber creado el manuscrito como un fraude

Dee y su scrier (médium) Edward Kelley vivieron en Bohemia durante varios años, donde esperaban vender sus servicios al emperador. Sin embargo, esta venta parece bastante improbable, según John Schuster, porque los diarios meticulosamente llevados de Dee no lo mencionan.

Si Bacon no creó el manuscrito Voynich, una supuesta conexión con Dee se debilita mucho. Se pensó que era posible, antes de la datación por carbono del manuscrito, que Dee o Kelley pudieran haberlo escrito y difundido el rumor de que originalmente era una obra de Bacon con la esperanza de venderlo más tarde.

Fabricación por Voynich

Algunos sospechan que Voynich fabricó el manuscrito él mismo. Como vendedor de libros antiguos, probablemente tenía los conocimientos y los medios necesarios, y un libro perdido de Roger Bacon habría valido una fortuna. Además, la carta de Baresch y la carta de Marci solo establecen la existencia de un manuscrito, no que el manuscrito de Voynich sea el mismo mencionado. Estas cartas posiblemente podrían haber sido la motivación para que Voynich fabricara el manuscrito, asumiendo que estaba al tanto de ellas. Sin embargo, muchos consideran que la datación interna experta del manuscrito y el descubrimiento en junio de 1999 de la carta de Baresch a Kircher han eliminado esta posibilidad.

Eamon Duffy dice que la datación por radiocarbono del pergamino (o, más exactamente, la vitela) "efectivamente descarta cualquier posibilidad de que el manuscrito sea una falsificación posmedieval", como indica la consistencia de las páginas. origen de una sola fuente, y "es inconcebible" que una cantidad de pergamino sin usar que comprenda "al menos catorce o quince pieles enteras de becerro" podría haber sobrevivido desde principios del siglo XV.

Giovanni Fontana

One of Fontana's fantastical illustrations.
Una de las fantásticas ilustraciones de Giovanni Fontana, c. 1420-1430

Se ha sugerido que algunas ilustraciones en los libros de un ingeniero italiano, Giovanni Fontana, se parecen un poco a las ilustraciones de Voynich. Fontana estaba familiarizado con la criptografía y la utilizó en sus libros, aunque no utilizó la escritura Voynich sino un cifrado de sustitución simple. En el libro Secretum de thesauro experimentorum ymaginationis hominum (Secreto de la sala del tesoro de los experimentos en la imaginación del hombre), escrito c. 1430, Fontana describió máquinas mnemotécnicas, escritas en su clave. Ese libro y su Bellicorum instrumentorum liber utilizaban ambos un sistema criptográfico, descrito como un cifrado simple y racional, basado en signos sin letras ni números.

Otras teorías

En algún momento antes de 1921, Voynich pudo leer un nombre escrito débilmente al pie de la primera página del manuscrito: "Jacobj à Tepenece". Esto se toma como una referencia a Jakub Hořčický de Tepenec, también conocido por su nombre en latín Jacobus Sinapius. Rodolfo II lo había ennoblecido en 1607, lo había nombrado su Destilador Imperial y lo había nombrado curador de sus jardines botánicos, así como uno de sus médicos personales. Voynich (y muchas otras personas después de él) concluyeron que Jacobus poseía el manuscrito de Voynich antes que Baresch, y estableció un vínculo entre eso y la corte de Rudolf, en confirmación de la historia de Mnishovsky.

El nombre de Jacobo se ha desvanecido aún más desde que Voynich lo vio, pero aún es legible bajo la luz ultravioleta. No coincide con la copia de su firma en un documento localizado por Jan Hurych en 2003. Como resultado, se ha sugerido que la firma se agregó más tarde, posiblemente incluso de manera fraudulenta por el propio Voynich.

Algunas páginas del manuscrito se doblan para mostrar diagramas más grandes.

La carta de Baresch tiene cierto parecido con un engaño que el orientalista Andreas Müller [de] una vez jugado en Athanasius Kircher. Müller envió un texto ininteligible a Kircher con una nota explicando que había venido de Egipto y pidiéndole una traducción. Según los informes, Kircher lo resolvió. Se ha especulado que ambos fueron trucos criptográficos que se jugaron con Kircher para hacerlo parecer tonto.

Raphael Mnishovsky, el amigo de Marci que fue la supuesta fuente de la historia de Bacon, era él mismo un criptógrafo y aparentemente inventó un cifrado que, según él, era indescifrable (c. 1618). Esto ha llevado a la especulación de que Mnishovsky podría haber producido el manuscrito Voynich como una demostración práctica de su cifrado y convirtió a Baresch en su sujeto de prueba involuntario. De hecho, el descargo de responsabilidad en la carta de presentación del manuscrito Voynich podría significar que Marci sospechaba algún tipo de engaño.

En su libro de 2006, Nick Pelling propuso que el manuscrito Voynich fue escrito por el arquitecto del norte de Italia del siglo XV Antonio Averlino (también conocido como "Filarete"), una teoría ampliamente consistente con la datación por radiocarbono.

Hipótesis del lenguaje

El manuscrito Voynich está escrito en un guión desconocido.

Se han desarrollado muchas hipótesis sobre el "lenguaje" del manuscrito Voynich, llamado Voynichese:

Cifrados

Según el "cifrado basado en letras" En teoría, el manuscrito Voynich contiene un texto significativo en algún idioma europeo que se oscureció intencionalmente al asignarlo al "alfabeto" del manuscrito Voynich; a través de algún tipo de cifrado, un algoritmo que operaba con letras individuales. Esta fue la hipótesis de trabajo de la mayoría de los intentos de descifrado del siglo XX, incluido un equipo informal de criptógrafos de la NSA dirigido por William F. Friedman a principios de la década de 1950.

La plaza o tabla Vigenère puede haber sido utilizada para encriptación y desciframiento.

El contraargumento es que casi todos los sistemas de cifrado compatibles con esa era no coinciden con lo que se ve en el manuscrito Voynich. Por ejemplo, los cifrados de sustitución simple se excluirían porque la distribución de las frecuencias de las letras no se parece a la de ningún idioma conocido, mientras que el pequeño número de formas de letras diferentes utilizadas implica que se deben descartar los cifrados homofónicos y de nomenclador, porque generalmente emplean cifrados más grandes. alfabetos Los cifrados polialfabéticos fueron inventados por Alberti en la década de 1460 e incluyeron el cifrado Vigenère posterior, pero generalmente producen textos cifrados donde todas las formas de cifrado ocurren con aproximadamente la misma probabilidad, muy diferente de la distribución de letras similar a un lenguaje que parece tener el manuscrito Voynich.

Sin embargo, la presencia de muchas formas estrechamente agrupadas en el manuscrito Voynich (como "o", "ar", "ol", " al', 'an', 'ain', 'aiin', 'aire', 'aiir', "am", "ee", "eee", entre otros) sugiere que su sistema de cifrado puede hacer uso de un "cifrado detallado", donde las letras individuales de un texto sin formato se cifran en grupos de letras falsas. Por ejemplo, las dos primeras líneas de la página f15v (visto arriba) contienen "or o" y "or u oro r", que se parecen mucho a los números romanos como "CCC" o "XXXX" se vería si se cifrara detalladamente.

Taquigrafía

En 1943, Joseph Martin Feely afirmó que el manuscrito era un diario científico escrito en taquigrafía. Según D'Imperio, esto era "latín, pero en un sistema de formas abreviadas no considerado aceptable por otros eruditos, quienes rechazaron unánimemente sus lecturas del texto".

Esteganografía

Esta teoría sostiene que el texto del manuscrito Voynich en su mayoría no tiene sentido, pero contiene información significativa oculta en detalles discretos, por ejemplo, la segunda letra de cada palabra o el número de letras en cada línea. Esta técnica, llamada esteganografía, es muy antigua y fue descrita por Johannes Trithemius en 1499. Aunque se especuló que el texto sin formato había sido extraído por una rejilla Cardan (una superposición con recortes para el texto significativo) de algún tipo, esto parece algo improbable porque las palabras y las letras no están dispuestas en nada parecido a una cuadrícula regular. Aún así, las afirmaciones esteganográficas son difíciles de probar o refutar, porque los estegotextos pueden ser arbitrariamente difíciles de encontrar.

Se ha sugerido que el texto significativo podría estar codificado en la longitud o forma de ciertos trazos de pluma.

Lenguaje natural

El análisis estadístico del texto revela patrones similares a los de los lenguajes naturales. Por ejemplo, la palabra entropía (alrededor de 10 bits por palabra) es similar a la de los textos en inglés o en latín. Amancio et al. (2013) argumentó que el manuscrito Voynich "es mayormente compatible con lenguajes naturales e incompatible con textos aleatorios".

El lingüista Jacques Guy sugirió una vez que el texto del manuscrito Voynich podría ser un lenguaje natural poco conocido, escrito en texto plano con un alfabeto inventado. Sugirió el chino en broma, pero la comparación posterior de las estadísticas de longitud de palabras con el vietnamita y el chino le hizo considerar seriamente esa hipótesis. En muchas familias lingüísticas del este y centro de Asia, principalmente chino-tibetano (chino, tibetano y birmano), austroasiático (vietnamita, khmer, etc.) y posiblemente tai (tailandés, laosiano, etc.), los morfemas generalmente tienen una sola sílaba..

Child (1976), un lingüista de lenguas indoeuropeas de la Agencia de Seguridad Nacional de EE. UU., propuso que el manuscrito estuviera escrito en un "dialecto germánico del norte hasta ahora desconocido". Identificó en el manuscrito una "sintaxis esquelética de la que varios elementos recuerdan a ciertas lenguas germánicas", mientras que el contenido se expresa usando "mucha oscuridad".

En febrero de 2014, el profesor Stephen Bax de la Universidad de Bedfordshire hizo pública su investigación sobre el uso de "ascendentes" metodología para comprender el manuscrito. Su método implicó buscar y traducir nombres propios, en asociación con ilustraciones relevantes, en el contexto de otros idiomas del mismo período de tiempo. Un artículo que publicó en línea ofrece una traducción tentativa de 14 caracteres y 10 palabras. Sugirió que el texto es un tratado sobre la naturaleza escrito en un lenguaje natural, en lugar de un código.

Tucker &erio; Talbert (2014) publicó un artículo que afirmaba una identificación positiva de 37 plantas, 6 animales y un mineral a los que se hace referencia en el manuscrito para dibujos de plantas en el manuscrito Libellus de Medicinalibus Indorum Herbis o Badianus, un manuscrito del siglo XV. Hierba azteca. Junto con la presencia de atacamita en la pintura, argumentan que las plantas eran de la Nueva España colonial y el texto representaba el náhuatl, el idioma de los aztecas. Fechan el manuscrito entre 1521 (fecha de la conquista española del Imperio azteca) y alrededor de 1576. Estas fechas contradicen la anterior fecha de radiocarbono de la vitela y otros elementos del manuscrito. Sin embargo, argumentaron que la vitela podría haber sido almacenada y utilizada en una fecha posterior. El análisis ha sido criticado por otros investigadores del manuscrito Voynich, quienes argumentaron que un falsificador experto podría construir plantas que casualmente tienen un parecido pasajero con plantas existentes hasta ahora no descubiertas. El especialista en náhuatl Magnus Pharao Hansen ha rechazado las lecturas propuestas como puras tonterías.

Lenguaje construido

La peculiar estructura interna de las palabras del manuscrito Voynich llevó a William F. Friedman a conjeturar que el texto podría ser un lenguaje construido. En 1950, Friedman le pidió al oficial del ejército británico John Tiltman que analizara algunas páginas del texto, pero Tiltman no compartió esta conclusión. En un artículo de 1967, el brigadier Tiltman dijo:

Después de leer mi informe, el Sr. Friedman me reveló su creencia de que la base del guión era una forma muy primitiva de lenguaje universal sintético, como se desarrolló en la forma de una clasificación filosófica de ideas por Mons. Wilkins en 1667 y Dalgarno un poco más tarde. Estaba claro que las producciones de estos dos hombres eran demasiado sistemáticas, y cualquier cosa de ese tipo habría sido casi instantáneamente reconocible. Mi análisis me pareció revelar una mezcla engorrosa de diferentes tipos de sustitución.

El concepto de un lenguaje construido es bastante antiguo, como lo atestigua el Lenguaje filosófico de John Wilkins (1668), pero aún es dos siglos posterior al origen generalmente aceptado del manuscrito Voynich. En la mayoría de los ejemplos conocidos, las categorías se subdividen agregando sufijos (lenguas fusionales); como consecuencia, un texto sobre un tema en particular tendría muchas palabras con prefijos similares; por ejemplo, todos los nombres de plantas comenzarían con letras similares, y lo mismo para todas las enfermedades, etc. Esta característica podría explicar la naturaleza repetitiva del texto de Voynich.. Sin embargo, nadie ha podido aún asignar un significado plausible a ningún prefijo o sufijo en el manuscrito Voynich.

Engaño

Página 175; f99r, de la sección farmacéutica
Página 135; f75r, de la sección balneológica mostrando ninfos aparentes

El hecho de que el manuscrito haya desafiado el desciframiento hasta el momento ha llevado a varios académicos a proponer que el texto no contiene contenido significativo en primer lugar, lo que implica que puede ser un engaño medieval.

En 2003, el informático Gordon Rugg demostró que se podría haber producido un texto con características similares al manuscrito Voynich utilizando una tabla de prefijos, raíces y sufijos de palabras, que se habrían seleccionado y combinado mediante una superposición de papel perforado.. Este último dispositivo, conocido como rejilla Cardan, se inventó alrededor de 1550 como una herramienta de encriptación, más de 100 años después de la fecha estimada de creación del manuscrito Voynich. Algunos sostienen que la similitud entre los pseudo-textos generados en los experimentos de Gordon Rugg y el manuscrito de Voynich es superficial, y que el método de rejilla podría usarse para emular cualquier idioma hasta cierto punto.

En abril de 2007, un estudio del investigador austriaco Andreas Schinner publicado en Cryptologia apoyó la hipótesis del engaño. Schinner demostró que las propiedades estadísticas del texto del manuscrito eran más consistentes con un galimatías sin sentido producido utilizando un método cuasi estocástico, como el descrito por Rugg, que con los textos en latín y alemán medieval.

Algunos académicos han afirmado que el texto del manuscrito parece demasiado sofisticado para ser un engaño. En 2013, Marcelo Montemurro, físico teórico de la Universidad de Manchester, publicó hallazgos que afirman que existen redes semánticas en el texto del manuscrito, como palabras con contenido que ocurren en un patrón agrupado, o palabras nuevas que se usan cuando había un cambio de tema. Con esta evidencia, cree que es poco probable que estas características hayan sido 'incorporadas' intencionalmente. en el texto para hacer un engaño más realista, ya que la mayor parte del conocimiento académico requerido de estas estructuras no existía en el momento en que se habría escrito el manuscrito Voynich. En 2021, los investigadores de la Universidad de Yale, utilizando el análisis tf-idf, investigaron más a fondo la relación entre los grupos de temas en el texto y los temas, ya que podrían identificarse mediante ilustraciones y análisis de paleografía. Su conclusión es que los grupos derivados por cálculo coinciden hasta cierto punto con los temas de las ilustraciones, lo que proporciona evidencia de que el manuscrito Voynich contiene texto significativo.

Sin embargo, otros académicos han argumentado que patrones tan sofisticados también podrían aparecer en documentos falsos. En 2016, Gordon Rugg y Gavin Taylor publicaron otro artículo en Cryptologia demostrando que el método de rejilla podía reproducir muchas características del texto a mayor escala. En 2019, Torsten Timm y Andreas Schinner publicaron un artículo argumentando que el texto fue producido por un proceso de "autocitación" en el que los escribas copiaron y modificaron palabras sin sentido de una parte anterior del texto. Usando una simulación por computadora de este proceso, demostraron que podía reproducir muchas de las características estadísticas del manuscrito Voynich. En 2022, los investigadores de la Universidad de Yale, Daniel Gaskell y Claire Bowern, publicaron los resultados de un experimento en el que participantes humanos intentaron intencionalmente escribir texto sin sentido. Descubrieron que el texto resultante a menudo no era aleatorio y exhibía muchas de las mismas propiedades estadísticas inusuales que el manuscrito de Voynich, lo que respalda la idea de que algunas características del texto podrían haberse producido en un engaño.

Glosolalia

Script inventado por Hildegard von Bingen
Detalle de las ninfas en la página 141; f78r

En su libro de 2004, Gerry Kennedy y Rob Churchill sugieren la posibilidad de que el manuscrito Voynich sea un caso de glosolalia (hablar en lenguas), canalización o arte extraño. Si es así, el autor se sintió obligado a escribir grandes cantidades de texto de una manera que se asemeje a la corriente de la conciencia, ya sea por las voces que escuchó o por un impulso. Esto a menudo tiene lugar en una lengua inventada en la glosolalia, generalmente formada por fragmentos de la propia lengua del autor, aunque las escrituras inventadas para este propósito son raras.

Kennedy y Churchill usan las obras de Hildegard von Bingen para señalar las similitudes entre el manuscrito Voynich y las ilustraciones que dibujó cuando sufría ataques severos de migraña, que pueden inducir un estado de trance propenso a la glosolalia.. Las características prominentes que se encuentran en ambos son abundantes 'arroyos de estrellas' y la naturaleza repetitiva de las 'ninfas'. en la sección balneológica.

La teoría es controvertida y es prácticamente imposible probarla o refutarla, salvo descifrar el texto. Kennedy y Churchill no están convencidos de la hipótesis, pero la consideran plausible. En el capítulo culminante de su trabajo, Kennedy expresa su creencia de que se trata de un engaño o una falsificación. Churchill reconoce la posibilidad de que el manuscrito sea un lenguaje sintético olvidado (como lo adelantó Friedman) o una falsificación, como teoría preeminente. Sin embargo, concluye que, si el manuscrito es una creación genuina, la enfermedad mental o el delirio parecen haber afectado al autor.

Afirmaciones de desciframiento

Desde el redescubrimiento moderno del manuscrito en 1912, ha habido varios supuestos desciframientos.

William Romaine Newbold

Uno de los primeros intentos de descifrar los secretos del libro (y el primero de muchos reclamos prematuros de desciframiento) fue realizado en 1921 por William Romaine Newbold de la Universidad de Pensilvania. Su singular hipótesis sostenía que el texto visible no tiene sentido, pero que cada aparente "letra" de hecho, está formado por una serie de diminutas marcas discernibles solo con aumento. Se suponía que estas marcas se basaban en la taquigrafía griega antigua, formando un segundo nivel de escritura que contenía el contenido real de la escritura. Newbold afirmó haber utilizado este conocimiento para elaborar párrafos completos que probaran la autoría de Bacon y registraran su uso de un microscopio compuesto cuatrocientos años antes que van Leeuwenhoek. Un dibujo circular en la sección astronómica representa un objeto de forma irregular con cuatro brazos curvos, que Newbold interpretó como la imagen de una galaxia, que solo podía obtenerse con un telescopio. Sin embargo, el análisis de Newbold ha sido descartado desde entonces como demasiado especulativo después de que John Matthews Manly, de la Universidad de Chicago, señalara graves fallas en su teoría. Se asumió que cada carácter abreviado tenía múltiples interpretaciones, sin una forma confiable de determinar cuál estaba destinado a un caso determinado. El método de Newbold también requería reorganizar las letras a voluntad hasta que se produjera un latín inteligible. Estos factores por sí solos aseguran al sistema la flexibilidad suficiente para que casi cualquier cosa pueda discernirse de las marcas microscópicas. Aunque la evidencia de micrografía que usa el idioma hebreo se remonta al siglo IX, no es tan compacta o compleja como las formas que Newbold hizo. Un estudio minucioso del manuscrito reveló que las marcas eran artefactos causados por la forma en que la tinta se agrieta al secarse sobre la vitela áspera. La percepción de la importancia de estos artefactos se puede atribuir a la pareidolia. Gracias a la completa refutación de Manly, la teoría de la micrografía ahora generalmente se descarta.

José Martín Feely

En 1943, Joseph Martin Feely publicó Roger Bacon's Cipher: The Right Key Found, en el que afirmaba que el libro era un diario científico escrito por Roger Bacon. El método de Feely postulaba que el texto era un latín medieval muy abreviado escrito en un cifrado de sustitución simple.

Leonell C. Fuerte

Leonell C. Strong, un científico investigador del cáncer y criptógrafo aficionado, creía que la solución al manuscrito Voynich era un "sistema doble peculiar de progresiones aritméticas de un alfabeto múltiple". Strong publicó una traducción de dos páginas en 1947 y afirmó que el texto sin formato revelaba que el manuscrito Voynich había sido escrito por el autor inglés del siglo XVI Anthony Ascham, cuyas obras incluyen A Little Herbal, publicado en 1550. Las notas publicadas después de su muerte revelan que las últimas etapas de su análisis, en las que seleccionó palabras para combinarlas en frases, fueron cuestionablemente subjetivas.

Roberto S. Brumbaugh

En 1978, Robert Brumbaugh, profesor de filosofía clásica y medieval en la Universidad de Yale, afirmó que el manuscrito era una falsificación con la intención de engañar al emperador Rodolfo II para que lo comprara, y que el texto está cifrado en latín con un código complejo de dos método de pasos

Juan Stojko

En 1978, John Stojko publicó Cartas al ojo de Dios, en las que afirmaba que el Manuscrito Voynich era una serie de cartas escritas en ucraniano sin vocales. La teoría causó cierta sensación entre la diáspora ucraniana en ese momento, y luego en la Ucrania independiente después de 1991. Sin embargo, la fecha que Stojko da para las cartas, la falta de relación entre el texto y las imágenes, y la laxitud general en el método de el descifrado ha sido criticado.

Stephen Bax

En 2014, el profesor de lingüística aplicada Stephen Bax publicó un artículo en el que proponía una "descodificación parcial provisional" del Manuscrito Voynich, proponiendo una traducción de diez nombres propios y catorce letras del manuscrito utilizando técnicas similares a las utilizadas para traducir con éxito los jeroglíficos egipcios. Afirmó que el manuscrito era un tratado sobre la naturaleza, en un idioma asiático o del Cercano Oriente, pero no se realizó una traducción completa antes de la muerte de Bax en 2017.

Nicolás Gibbs

En septiembre de 2017, el escritor de televisión Nicholas Gibbs afirmó haber descifrado el manuscrito como latín abreviado idiosincrásicamente. Declaró que el manuscrito era una guía sobre la salud de la mujer en su mayoría plagiada.

Los académicos juzgaron a Gibbs' hipótesis para ser trillada. Su trabajo fue criticado por unir estudios ya existentes con una traducción incorrecta y altamente especulativa; Lisa Fagin Davis, directora de la Academia Medieval de América, declaró que Gibbs' el desciframiento "no da como resultado un latín que tenga sentido".

Greg Kondrak

Greg Kondrak, profesor de procesamiento del lenguaje natural en la Universidad de Alberta, y su estudiante de posgrado Bradley Hauer utilizaron la lingüística computacional en un intento de decodificar el manuscrito. Sus hallazgos se presentaron en la Reunión Anual de la Asociación de Lingüística Computacional en 2017, en forma de un artículo que sugiere que el idioma del manuscrito probablemente sea el hebreo, pero codificado mediante alfagramas, es decir, anagramas ordenados alfabéticamente. Sin embargo, el equipo admitió que los expertos en manuscritos medievales que revisaron el trabajo no estaban convencidos.

Ahmet Ardıç

En 2018, Ahmet Ardıç, un ingeniero eléctrico interesado en los idiomas turcos, afirmó en un video de YouTube que la escritura Voynich es una especie de turco antiguo escrito en un estilo "poético" estilo. Luego, el texto se escribiría usando "ortografía fonémica", lo que significa que el autor deletreaba las palabras tal como las escuchaba. Ardıç afirmó haber descifrado y traducido más del 30% del manuscrito. Su envío a la revista Filología Digital fue rechazado en 2019.

Gerard Cheshire

En 2019, Gerard Cheshire, asistente de investigación en biología de la Universidad de Bristol, apareció en los titulares por su teoría de que el manuscrito estaba escrito en un "protorromance caligráfico" idioma. Afirmó haber descifrado el manuscrito en dos semanas utilizando una combinación de "pensamiento lateral e ingenio". Cheshire ha sugerido que el manuscrito es "un compendio de información sobre remedios a base de hierbas, baños terapéuticos y lecturas astrológicas"; que contiene numerosas descripciones de plantas medicinales y pasajes que se enfocan en la salud física y mental femenina, la reproducción y la crianza de los hijos; y que el manuscrito es el único texto conocido escrito en proto-romance. Afirmó además: "El manuscrito fue compilado por monjas dominicas como fuente de referencia para María de Castilla, reina de Aragón".

Cheshire afirma que la ilustración desplegable de la página 158 representa un volcán y teoriza que sitúa a los creadores del manuscrito cerca de la isla de Vulcano, que era un volcán activo durante el siglo XV.

Sin embargo, los expertos en documentos medievales cuestionaron enérgicamente esta interpretación, y la directora ejecutiva de la Academia Medieval de América, Lisa Fagin Davis, denunció el documento como "una tontería más aspiracional, circular y autocumplida". Cuando Ars Technica se le acercó para hacer comentarios, Davis dio esta explicación:

Como con la mayoría de los intérpretes de Voynich, la lógica de esta propuesta es circular y aspiracional: comienza con una teoría sobre lo que una serie particular de glifos podría significar, generalmente debido a la proximidad de la palabra a una imagen que él cree que puede interpretar. Luego investiga cualquier número de diccionarios medievales en lengua romaní hasta que encuentre una palabra que parece adaptarse a su teoría. Entonces argumenta que porque ha encontrado una palabra en lengua romaní que se ajusta a su hipótesis, su hipótesis debe ser correcta. Sus "traducciones" de lo que es esencialmente gibberish, un amalgama de múltiples idiomas, son a sí mismos aspiraciones en lugar de ser traducciones reales.

L. Fagin Davis (2019)

La Universidad de Bristol posteriormente eliminó una referencia a las afirmaciones de Cheshire de su sitio web, refiriéndose, en un comunicado, a las preocupaciones sobre la validez de la investigación y declarando: "Esta investigación fue totalmente del autor" 39; trabajo propio y no está afiliado a la Universidad de Bristol, la Escuela de Artes ni el Centro de Estudios Medievales.

Facsímiles

Se han escrito muchos libros y artículos sobre el manuscrito. El alquimista Georgius Barschius (la forma latinizada del nombre de Georg Baresch; cf. el segundo párrafo bajo "Historia" arriba) hizo copias de las páginas del manuscrito en 1637 y las envió a Athanasius Kircher, y más tarde a Wilfrid. Voynich.

En 2004, Beinecke Rare Book and Manuscript Library puso a disposición del público en línea escaneos digitales de alta resolución y aparecieron varios facsímiles impresos. En 2016, la Biblioteca Beinecke y Yale University Press coeditaron un facsímil, The Voynich Manuscript, con ensayos académicos.

La Biblioteca Beinecke también autorizó la producción de una tirada de 898 réplicas de la editorial española Siloé en 2017.

Influencia cultural

El manuscrito también ha inspirado varias obras de ficción, incluidas las siguientes:

Autor(s) Año Título
Max McCoy 1995 Indiana Jones y la Piedra Filosófica
Lev Grossman 2004 Codex
Scarlett Thomas 2004 PopCo
Alex Scarrow 2011 Time Riders: The Doomsday Code
Linda Sue Park 2012 Trust No One
Dominic Selwood 2013 La Espada de Moisés
Deborah Harkness 2014 El Libro de la Vida