La guerra de Te Kooti

ImprimirCitar
Una de las últimas batallas de las guerras de Nueva Zelanda

La guerra de Te Kooti fue una de las últimas de las guerras de Nueva Zelanda, la serie de conflictos del siglo XIX en Nueva Zelanda entre los maoríes y los colonos europeos. Se luchó en la región de la costa este y en la isla norte central densamente boscosa y en la Bahía de Plenty desde 1868 hasta 1872, entre las fuerzas militares del gobierno y los seguidores del líder espiritual Te Kooti Arikirangi Te Turuki.

El conflicto se desató con el regreso de Te Kooti a la costa este después de dos años de internamiento en las islas Chatham, de donde había escapado con casi 200 prisioneros de guerra maoríes y sus familias. Te Kooti deseaba que lo dejaran en paz, pero dos semanas después de su regreso al continente, los miembros de su partido se vieron perseguidos por una fuerza de milicianos, tropas gubernamentales y voluntarios maoríes. La fuerza de Te Kooti los derrotó en una emboscada, incautando armas, municiones, alimentos y caballos. El enfrentamiento fue el primero en lo que se convirtió en una guerra de guerrillas de cuatro años, que involucró a más de 30 expediciones de tropas coloniales y maoríes contra el número cada vez menor de guerreros de Te Kooti. Aunque inicialmente luchó a la defensiva contra las fuerzas gubernamentales que lo perseguían, Te Kooti pasó a la ofensiva a partir de noviembre de 1868, comenzando con una redada en Poverty Bay, en la que fueron asesinados colonos europeos seleccionados, sus familias y opositores maoríes. El ataque provocó otra persecución por parte de las fuerzas gubernamentales, que incluyó el asedio de Ngatapa del que escapó Te Kooti pero que resultó en la captura y ejecución de más de 100 de sus seguidores.

Te Kooti se refugió con las tribus Tūhoe, que en consecuencia sufrieron una serie de incursiones dañinas en las que se destruyeron cultivos y aldeas, ya que otros iwi maoríes fueron atraídos por la promesa de una recompensa de £ 5000 por Te La captura de Kooti. Te Kooti finalmente recibió santuario del rey maorí en 1872 y se mudó al país del rey, donde continuó desarrollando rituales, textos y oraciones de su fe Ringatū. Fue indultado formalmente por el gobierno en febrero de 1883 y murió en 1893.

En los tiempos modernos, muchas de las acciones que ocurrieron durante la guerra de Te Kooti, particularmente en las primeras etapas del conflicto, han sido condenadas como un abuso de la ley y los derechos humanos.

Antecedentes

Desde 1843 hasta 1872, hubo una serie de conflictos en Nueva Zelanda entre el pueblo maorí local y las fuerzas imperiales y coloniales británicas, y sus aliados maoríes. Estos enfrentamientos se denominan colectivamente las Guerras de Nueva Zelanda. Si bien algunas de las guerras de este período fueron el resultado de confiscaciones de tierras o enfrentamientos con el Movimiento del Rey Maorí, muchos de los conflictos posteriores se debieron al surgimiento de líderes maoríes proféticos y movimientos religiosos que amenazaron la autonomía del gobierno. Estos movimientos también subvirtieron el tribalismo, por lo que a menudo los líderes de muchas iwi (tribus) también los recibieron con hostilidad. La Guerra de Te Kooti fue la última de estas guerras posteriores, que involucró los enfrentamientos de campo finales de las Guerras de Nueva Zelanda.

Te Kooti

Te Kooti Arikirangi Te Turuki nació probablemente alrededor de 1831 en Ngāti Maru hapū (subtribu) de Rongowhakaata iwi (tribu) del pueblo maorí en Poverty Bay, al sur del Cabo Oriental. Deseaba convertirse en predicador, pero pronto se separó de la misión anglicana de Whakatō, donde se había bautizado en 1852. Se ganó una reputación de anarquía y mujeriego en el distrito de Makaraka, cerca de Tūranga, en la actualidad Gisborne. Sus acciones ofendieron a algunos de los rangatira locales (jefes) y debido a que también se dedicaba al comercio, socavando a los empresarios locales, se convirtió en fuera de juego con algunos colonos europeos.

A principios de 1865, una nueva religión, Pai Mārire, cuyos seguidores se conocían como Hauhau, se estaba extendiendo entre los Ngāti Maru en East Cape. Te Kooti se mantuvo alejado de la fe y durante la Guerra del Cabo Oriental, luchó con kūpapa (leales) maoríes y tropas gubernamentales contra Hauhau en el sitio de una semana de duración de Waerenga-a-Hika, cerca de Tūranga. en octubre. Muchos de los kūpapa luchaban de mala gana y el hermano de Te Kooti estaba entre los Hauhau en Waerenga-a-Hika. Te Kooti fue acusado de ser un espía y fue arrestado después de que terminó el asedio. El jefe de Rongowhakaata, Pāora Parau, hizo acusaciones de que Te Kooti había proporcionado pólvora a los Hauhau. Fue puesto en libertad después de una investigación, pero cinco meses después, el 3 de marzo de 1866, fue detenido nuevamente por orden del capitán Reginald Biggs, el magistrado local y comandante de la milicia. Se habían hecho nuevas acusaciones de que había brindado asistencia encubierta a un líder clave de Hauhau. Sin embargo, los cargos en su contra probablemente eran falsos. Gilbert Mair escribió más tarde que no consideraba que se pudieran sostener acusaciones contra Te Kooti y el historiador James Cowan también señaló que muchos en Poverty Bay preferían que Te Kooti estuviera fuera del camino. A pesar de la probable falsedad de las acusaciones, Te Kooti fue deportado, sin juicio, a las Islas Chatham.

Reclusión y fuga

En las islas Chatham, alrededor de 300 prisioneros fueron mantenidos en malas condiciones, obligados a construir su propia vivienda y cultivar sus alimentos, mientras el gobierno trabajaba para confiscar sus tierras. Los prisioneros fueron tratados con rudeza por sus guardias y el duro clima resultó en varias muertes. Durante su confinamiento en los Chatham, Te Kooti comenzó a tener visiones, luego de un período de enfermedad. A partir de estos, comenzó a desarrollar su propia religión, que combinaba aspectos del cristianismo, extraídos del Antiguo y Nuevo Testamento, y las creencias maoríes. Lo llamó Ringatū, o la Mano Levantada. Realizó servicios en los que usó fósforo y prestidigitación para crear la ilusión de que sus manos emitían llamas. Incluso cuando fue colocado en confinamiento solitario, se escapó por la noche para predicar a sus compañeros de detención.

Se habían hecho promesas a los prisioneros de que serían liberados después de dos años. Si bien a algunos rangatira mayores se les permitió irse, no sucedió para los prisioneros restantes y se sintieron cada vez más frustrados por su confinamiento. En ese momento, Te Kooti había ascendido a un papel de liderazgo entre los prisioneros y tenía una influencia significativa. El 4 de julio de 1868, Te Kooti dirigió una fuga cuidadosamente planificada y ejecutada de su internamiento, superando a los guardias, incautando armas y municiones y requisando una goleta, la Rifleman, que estaba amarrada en el asentamiento de Waitangi. Te Kooti había ordenado que nadie sufriera daños, pero un guardia fue asesinado en el levantamiento por un prisionero que buscaba venganza por el maltrato. Un total de 298 personas (163 hombres, 64 mujeres y 71 niños) zarparon de las Islas Chatham hacia el territorio continental de Nueva Zelanda. Te Kooti y sus seguidores de Ringatū llegaron a una cala aislada en Whareongaonga, aproximadamente a medio camino entre Tūranga y Mahia al sur, el 10 de julio. El Rifleman y su tripulación cooptada pudieron partir después de que el barco se descargó de su carga y pasajeros y zarpó hacia Wellington. Mientras tanto, los residentes de Poverty Bay supieron de la presencia de los prisioneros fugados. El Gobierno también tomó conocimiento de la situación, que era de especial preocupación ya que se había producido un estallido de hostilidades con los maoríes de South Taranaki, en la costa opuesta de la Isla Norte, liderados por el destacado rangatira Tītokowaru. Un conflicto separado en la Costa Este era claramente indeseable.

El 12 de julio, Biggs envió un rangatira local para buscar la rendición de los fugitivos, pero Te Kooti se negó. Habiendo estado detenido durante más de dos años sin juicio, no confiaba en el Gobierno. Dejó en claro que no deseaba pelear, pero que lo haría si él y sus seguidores se veían obligados a defenderse o si se les impedía viajar al interior de la Isla Norte, donde tenía la intención de establecer una realeza que rivalizara con la de Tāwhiao. el rey maorí.

Persecución

Major Reginald Biggs, militia commanding officer and Tūranga resident magistrate

Biggs se apresuró a reunir una fuerza con la que enfrentarse a Te Kooti en Whareongaonga: sus voluntarios de la milicia, los rifles montados al mando del capitán Charles Westrupp y algunos kūpapa, casi 90 hombres en total. Se plantearon otros dos partidos; unas 25 milicias y 100 kūpapa partieron de Wairoa en Hawke's Bay, mientras que unos días más tarde otras 30 milicias, acompañadas por 40 kūpapa partieron de Napier. A este último grupo, dirigido por el coronel George Whitmore, comandante de la Policía Armada y a cargo general de la persecución de Te Kooti, se unirían más tarde 50 hombres de la Policía Armada.

Mientras tanto, el Ringatū partió de Whareongaonga el 15 de julio y comenzó a dirigirse a Paparatu, un (fortaleza) a unos 40 kilómetros (25 mi) tierra adentro. La fuerza de combate de Te Kooti ascendía a alrededor de 150 a 160 guerreros, aunque solo 40 a 50 de ellos tenían armas de fuego. El Ringatū evitó por poco ser interceptado por Biggs y sus hombres, quienes llegaron a Whareongaonga demasiado tarde para detenerlos. Al descubrir que se había perdido Te Kooti, Biggs marchó con su fuerza de 70 efectivos a Paparatu a través de una ruta más directa a través de campo abierto, con la intención de aislar a su presa cuando cruzaran el arroyo Arai. Él y sus hombres llegaron a Paparatu el 18 de julio, donde Biggs dejó a Westrupp al mando y regresó a Tūranga para organizar un reabastecimiento. En la mañana del 20 de julio, las fuerzas gubernamentales avistaron a los seguidores de Te Kooti y se trasladaron a dos colinas que dominaban su ruta. Te Kooti dividió a sus hombres armados en dos grupos, uno de los cuales montó ataques intermitentes al frente como distracción, mientras que el otro se abrió camino hacia la retaguardia. Esto llevó varias horas, pero a las 4:00 p. m., el grupo de retaguardia atacó a la fuerza de Westrupp, matando a dos europeos y obligándolos a retirarse. Te Kooti incautó alimentos, armas y municiones y 80 caballos.

Los hombres de Westrupp se encontraron con la columna que avanzaba de Whitmore al día siguiente. A pesar del intento de Whitmore de disuadirlos, se negaron a unirse a su fuerza y, en cambio, continuaron de regreso a Poverty Bay. Se ordenó a la fuerza de Wairoa, comandada por el capitán W. Richardson, que se moviera contra Te Kooti para retrasar su paso, mientras que Whitmore llevó a sus hombres de regreso a Napier para esperar los refuerzos de la Policía Armada. El partido de Richardson, diezmado por al menos 50 de los kūpapa que se negaron a luchar, atacó a Te Kooti en Te Koneke el 24 de julio. Fue un asunto poco entusiasta y después de que los guerreros Ringatū comenzaron a flanquear a los 75 hombres de Richardson, las fuerzas del gobierno se retiraron y regresaron a Wairoa. Richardson afirmó haber infligido varias bajas a los hombres de Te Kooti, pero esto probablemente fue inflado, ya que su propia fuerza tuvo un hombre muerto y otro herido, aunque en un incidente de fuego amigo.

La columna de Whitmore, ahora reforzada con hombres de la Policía Armada y con unos 200 hombres, siguió las huellas de Te Kooti y partió de Tūranga el 31 de julio, desde donde habían sido transportados por barco. de Napier. El clima era malo e hinchaba los ríos locales que tenían que atravesar, lo que ralentizaba el progreso. El 5 de agosto en Waihau, la milicia de Poverty Bay que formaba parte de la fuerza de Whitmore se negó a avanzar más con el argumento de que habían llegado al límite de su distrito. Sin embargo, el duro trato de Whitmore hacia ellos también puede haber sido un factor. Con ellos fue su aliado kūpapa. Estas salidas redujeron la columna a unos 120 hombres. El clima adverso también afectó el avance de los seguidores de Te Kooti, que incluía mujeres y niños, hacia Paparatu.

En Ruakituri Gorge, río abajo de Puketapu, el 8 de agosto, la columna de Whitmore alcanzó a la fuerza de Te Kooti. La columna se desplegó a lo largo del desfiladero debido a la dificultad del terreno y quedó expuesta al fuego de los hombres de Te Kooti, algunos de los cuales se habían posicionado en una isla a mitad de la corriente. Algunas milicias y kūpapa de Ngāti Kahungunu lograron cruzar río abajo y disparar en el otro lado de la isla, lo que permitió que el cuerpo principal de la fuerza de Whitmore se retirara. Cinco hombres murieron y seis resultaron heridos, tres de los cuales murieron más tarde a causa de sus heridas. Su oposición Ringatū tuvo dos hombres muertos y nueve heridos, Te Kooti entre ellos, pero en sus informes al gobierno, Whitmore sobreestimó estas pérdidas. El resultado de la persecución de Te Kooti fue una vergüenza para el gobierno y algunos de los colonos cuestionaron el compromiso de algunos de los kūpapa involucrados. Sin embargo, Whitmore destacó favorablemente la actuación del Ngāti Kahungunu kūpapa en Ruakituri Gorge.

Acumulación de la Ringatū

(feminine)

Reanudando su viaje, los Ringatū llegaron a Puketapu unos días después. Permanecerían aquí durante más de dos meses, fortaleciendo las fortificaciones de pā', recolectando suministros y recibiendo refuerzos. La sucesión de victorias durante las semanas anteriores atrajo a más reclutas a la causa de Te Kooti, incluido el jefe de Ngāti Kohatu, Korohina Te Rakiroa, y algunos de sus hombres.

Mientras tanto, en todo el país, en Taranaki, las fuerzas gubernamentales sufrieron una derrota a manos de Tītokowaru en Te Ngutu o Te Manu y Whitmore, y sus hombres fueron retirados a principios de septiembre de la costa este y enviados a lidiar con la amenaza que esto representaba.. El gobierno, ansioso por liberar más recursos para usarlos contra Tītokowaru, aprovechó el momento para ofrecerle a Te Kooti un acuerdo de paz. A mediados de octubre, el ministro de Defensa, Theodore Haultain, ordenó que se enviara un mensaje a Te Kooti en Puketapu en el que se indicaba que si los prisioneros se entregaban y entregaban sus armas, no se iniciarían más procedimientos contra ellos y se encontrarían tierras para vivir. El misionero católico, el padre Euloge Reignier, fue elegido para actuar como emisario y negociador, pero se le impidió llegar a Te Kooti y, en cambio, pasó el mensaje a través de los guerreros Pai Mārire. Si Te Kooti recibió la oferta, la rechazó, sospechando de las intenciones del gobierno y consciente de que sus exploradores habían reconocido Puketapu.

Los Ringatū habían aumentado su número con varios reclutas, incluidos un rangatira del interior de Wairoa, Te Waru Tamatea, un converso de Pai Mārire y Nama, ambos de Ngāti Kahungunu. Con ellos venían unos 50 de sus hombres. Te Kooti solicitó más seguidores para apoyar su movimiento, enviando mensajeros a las tribus en Ōpōtiki y Taupō, así como al mucho más cercano Tūhoe, en Urewera. Como resultado, unos 30 guerreros Tūhoe se unieron a los Ringatū en Puketapu. Esto aumentó el número de combatientes en Ringatū a alrededor de 250, pero varios todavía carecían de armas de fuego. Te Kooti reflexionó sobre su próximo movimiento, un viaje a la región de Waikato. En consecuencia, buscó el consentimiento de Tāwhiao para ingresar al País del Rey y también pidió permiso a los jefes de Tūhoe para ingresar a su tierra. Si bien Tūhoe aplazó su decisión, Tāwhiao envió un rechazo rotundo, advirtiendo que los Ringatū serían repelidos si invadían su territorio.

Ataques de Bahía Pobreza

A principios de octubre, se desató la ira en Poverty Bay cuando se descubrió que los seguidores de Te Kooti habían asesinado a algunos líderes de Ngāti Kahungunu en Whataroa, en el río Mangaaruhe, cerca de Ohuka. Ngāti Kahungunu estaba furioso y motivado a buscar utu (venganza). Al mismo tiempo, se recibió información de que Te Kooti planeaba atacar Wairoa. Esto era falso y fue un engaño montado por Te Kooti. En cambio, tenía la intención de asaltar Poverty Bay. A sus seguidores proclamó: "Dios le devolvería a él y a su pueblo el país de Tūranganui y todos los mejores lugares de los europeos".

Como resultado de la desinformación de Te Kooti, Wairoa se reforzó, principalmente con kūpapa, de modo que el 25 de octubre, su guarnición contaba con unos 700 hombres. Luego se descubrió que se trataba de una falsa alarma. Unos 500 hombres partieron de Wairoa hacia Puketapu bajo el mando del mayor Charles Lambert. Lo encontraron vacío y regresaron a Wairoa el 6 de noviembre. Como precaución, Biggs, que aún consideraba posible un ataque, colocó exploradores en las rutas hacia el área que venían del sur. Consideró que esta era la dirección probable del enfoque de Te Kooti.

Te Kooti, mientras tanto, había llegado a Patutahi, un pueblo en las colinas occidentales que dominan Poverty Bay. Tūranga, en la desembocadura del río Waimata y cerca de Matawhiero, fue el hogar de unos 150 colonos europeos y 500 maoríes. Muchos de los hombres responsables del exilio de Te Kooti a las islas Chatham vivían en la zona. Desde Patutahi, en la noche del 9 de noviembre, Te Kooti lideró un kokiri (grupo de ataque) de 100 efectivos hacia Poverty Bay. El kokiri se dividió en varios contingentes más pequeños y atacaron varias propiedades en el área. El grupo liderado por Te Kooti rodeó a Biggs' casa en Matawhiro, donde él, su esposa, su bebé y los sirvientes fueron fatalmente baleados, aporreados y bayonetados. Otro grupo, encabezado por Nama, atacó a la familia del Capitán James Wilson, matándolo a él, a un sirviente y a tres de sus cuatro hijos e hiriendo fatalmente a su esposa. Los atacantes se trasladaron a otras viviendas, masacrando a las familias de otros colonos que habían luchado con las milicias e incendiando sus casas. Muchos de los asesinatos fueron seguidos por el canto del Salmo 63, que concluye: "Los que buscan mi vida serán destruidos... serán entregados a la espada y se convertirán en pasto de los chacales." Alrededor de 30 colonos, en su mayoría hombres jóvenes de la milicia, fueron asesinados, así como 37 maoríes.

Los supervivientes huyeron a la seguridad del reducto de Tūranga. Al día siguiente, el teniente Frederick Gascoyne de la Fuerza de Defensa Colonial, que era uno de los exploradores que vigilaban las rutas del sur hacia Wairoa, tomó el mando en el reducto después de haber visto a los hombres de Te Kooti saqueando Matawhiero cuando se dirigía a la ciudad. Esto dejó a Te Kooti con el control del área. Permaneció en el distrito hasta el 17 de noviembre, recolectando suministros y tomando alrededor de 300 prisioneros maoríes, de los cuales entre 20 y 40 fueron ejecutados. También tenía un rangatira local, Paratene Pototi, que había desempeñado un papel en el envío de Te Kooti a los Chatham, asesinado junto con otros seis rangatira. Luego hizo marchar a sus seguidores y prisioneros restantes tierra adentro hasta Makaretu, a unos 48 kilómetros (30 millas) de Tūranga. La posición no era favorable; un área plana al lado del río Wharekōpae.

Como resultado de la masacre, el gobierno ahora estaba decidido a lidiar con Te Kooti, ofrecer una recompensa por su captura y traer de vuelta a la policía armada de Whitmore a la región. Un grupo de 200 Ngāti Kahungunu de Napier había llegado a Tūranga y, junto con 140 guerreros que ya estaban allí, partió con Gascoyne en busca de Te Kooti. A ellos se unieron 100 Ngāti Rongowhakaata y un pequeño contingente de Policía Armada. Se dirigieron hacia el interior para cortar el paso de Te Kooti a Urewera Ranges; el 20 de noviembre, dos de sus hombres fueron vistos y asesinados cerca de Patutahi y se recogieron las huellas del resto. El kūpapa que los perseguía llegó a Makaretu el 23 de noviembre y, con más del doble de hombres que Te Kooti, atacaron rápidamente a través de la zona plana, donde Te Kooti se reunió con sus guerreros. Los kūpapa fueron rechazados y, al hacerlo, uno de los líderes de Ngāti Kahungunu, Hamuora Tairoa, fue asesinado. Se atrincheraron en una cresta a unos 1,6 kilómetros (0,99 mi) de Makaretu y esperaron a que trajeran suministros de municiones. Sin embargo, Te Kooti envió un pequeño grupo de asalto para atacar el depósito que era la fuente esperada de los suministros de municiones y resultó exitoso. Derrotaron a la pequeña guarnición en el depósito y saquearon 16.000 rondas de municiones para las fuerzas de Te Kooti.

El 3 de diciembre, llegaron 180 combatientes Ngāti Porou liderados por Ropata Wahawaha y Hotene Porourangi. Los Ngāti Porou estaban aliados con el gobierno y deseaban mejorar sus intereses ayudando a lidiar con la amenaza presentada por Te Kooti. Los kūpapa, que ahora suman 700, atacaron rápidamente con los Ngāti Porou en el centro del asalto. Sin embargo, la mayor parte de la fuerza de Te Kooti ya había escapado por la parte trasera de Makaretu, dejando atrás una retaguardia, la mayoría de los cuales fueron asesinados. Entre los muertos estaba Nama. Se tomaron dos prisioneros y Ropata mandó ejecutarlos. El líder del contingente Napier de Ngāti Kahungunu, Tareha Te Moananui, se negó a permitirlo y retiró a sus 250 hombres de la persecución. Mientras tanto, Te Kooti se había mudado con sus seguidores a Ngatapa pa, a 3 millas (4,8 km) de distancia.

Asedio de Ngatapa

Ngatapa , en la cumbre de la colina, escena de un asedio de cuatro días en enero de 1869

Ngatapa era un formidable, de pie a 700 metros (2300 ft) sobre el nivel del mar y rodeado de acantilados en tres lados y densos arbustos en el lado que enfrenta cualquier fuerza opuesta. Te Kooti había comenzado apresuradamente a fortalecer sus defensas con movimientos de tierra. El 4 de diciembre, Ropata, con tan solo 150 hombres, ganó algo de terreno en una carrera contra el pā, pero se vio obligado a abandonar el asalto un día después y regresar a Tūranga, sin pólvora ni hombres.

Desesperado por armas y municiones, Te Kooti dirigió una segunda incursión relámpago en Tūranga el 12 de diciembre, matando a algunos lugareños pero sin conseguir los suministros que necesitaban. La redada impulsó a Whitmore, que había llegado a Tūranga con su policía armada la semana anterior, a renovar su campaña contra Te Kooti, que había decidido abandonar solo dos días antes después de informes falsos de que Te Kooti había abandonado Ngatapa y se había retirado tierra adentro. Reunió una fuerza de 600 hombres (250 europeos en la Policía Armada, 60 Te Arawa dirigidos por oficiales europeos y más de 300 Ngāti Porou dirigidos por Ropata y Hotene Porourangi) en Ngatapa el 31 de diciembre y lanzó el ataque al día siguiente, rodeando rápidamente el y sus 500 ocupantes, y cortando su suministro de agua. Un alto precipicio rocoso en el lado norte de Ngatapa, considerado demasiado empinado para usarlo como ruta de escape, quedó sin vigilancia. Cayeron fuertes lluvias mientras continuaba el asedio y Te Kooti abandonó sus defensas exteriores en las primeras horas del 5 de enero de 1869 después de que los combatientes de Te Arawa y Ngāti Porou escalaran la pared rocosa y mantuvieran un intenso fuego, mientras que otros en la fuerza de Whitmore proporcionaron cobertura. fuego.

Alertados por el grito de una mujer más tarde de que no quedaban hombres en el , los kūpapa entraron para encontrar en su mayoría a varias mujeres y niños, la mayoría ellos los prisioneros de Te Kooti, más algunos guerreros heridos; estos últimos fueron asesinados rápidamente. Al menos 190 ocupantes de Ngatapa habían descendido del afloramiento rocoso empinado sin protección, bajando más de 20 metros (66 pies) por la cara casi perpendicular en enredaderas tejidas para formar una cuerda o escalera. Ngāti Porou partió en persecución inmediata y sacó a 130 prisioneros varones del monte y las gargantas de abajo. Fueron llevados colina arriba hasta el pā y ejecutados. Alrededor de 135 mujeres y niños se salvaron de la ejecución, y Ngāti Porou tomó a la mayoría como sus propios prisioneros. Unos 20 prisioneros varones fueron retenidos para ser juzgados.

Las pérdidas del gobierno fueron 11 hombres muertos; cinco policías armados y seis Ngāti Porou. Las pérdidas de Te Kooti fueron mucho mayores; habiendo perdido ya a unos 60 de sus guerreros Ringatū asesinados o hechos prisioneros en Makaretu, otros 130, alrededor de la mitad de su fuerza de combate total, fueron asesinados en Ngatapa o ejecutados después del asedio cuando fueron perseguidos a través del monte después de su escape del pa. Sin embargo, es probable que al menos algunos de los ejecutados hayan sido maoríes capturados por Te Kooti en sus incursiones en Poverty Bay en lugar de Ringatū.

Retirada al desierto

Al contrario de lo que esperaban sus perseguidores, que creían que Te Kooti y sus seguidores Ringatū restantes intentarían regresar a Puketapu, se retiraron hacia el noreste, a las afueras de las montañas Urewera. Basándose en Maraetahi, cerca de Oponae, a unos 40 kilómetros (25 mi) al sur de Ōpōtiki en el desfiladero de Waioeka, de enero a marzo, mantuvo un diálogo con los líderes de Tūhoe quienes, molestos por las recientes confiscaciones de sus tierras tribales cerca de Ohiwa, debatieron entre ellos si apoyar a Te Kooti. El 2 de marzo, llegó a un acuerdo para defender Urewera con el apoyo de Tūhoe. Mientras tanto, sus filas pronto se expandieron con guerreros, principalmente de Tūhoe pero también de otros iwi en las áreas circundantes, y había acumulado una fuerza de combate de alrededor de 130 hombres.

Te Kooti pasó a la ofensiva unos días después, buscando adquirir armas, municiones y otros suministros asaltando el área alrededor del puerto de Ohiwa y Whakatāne. Marchó hacia el en Whakarae, bajo el control de Rakuraku, un Tūhoe rangatira, al sur inmediato del puerto de Ohiwa y rápidamente ganó su posesión. Se quedó unos días, reclutando guerreros y también ordenando que mataran a un topógrafo, Robert Pitcairn, que trabajaba cerca de Ohiwa. Luego se movió hacia el oeste y sitió a Ngāti Pūkeko , Rauporoa, en la orilla oeste del río Whakatāne. Un francés, Jean Guerren, que dirigía el molino local, murió durante los combates en el ; fue tomada el 11 de marzo y Te Kooti ordenó que la esposa de Guerren, una maorí, fuera ejecutada por su hermana. Whakatāne mismo fue saqueado por uno de los destacamentos de Te Kooti.

Antes de la caída de Rauporoa, se enviaron mensajeros a Ōpōtiki en busca de ayuda. Allí, el mayor William Mair de la Policía Armada reunió a un grupo de unos 160 hombres, pero cuando llegaron a Rauporoa en la tarde del 11 de marzo, había sido abandonado. Los hombres de Te Kooti se podían ver en la distancia, pero Mair se negó a perseguirlos porque sus fuerzas parecían ser superadas en número; estimó que los Ringatū contaban entre 250 y 300 guerreros. Al mismo tiempo, un grupo dirigido por Gilbert Mair, el hermano de William, que había reclutado una fuerza de 130 Te Arawa en su camino hacia el área de Tauranga donde había oído hablar de los eventos de Rauporoa, se encontró con Ringatū montado persiguiéndolo. Ngāti Pūkeko que había huido de Rauporoa. El Ringatū se reunió con el resto de los hombres de Te Kooti y luego se volvió e hizo para atacar al grupo Ōpōtiki de William Mair, que luego se retiró a Whakatāne. El 13 de marzo se le unieron allí Gilbert Mair y otro hermano de Mair, Henry, y esperó refuerzos.

El 15 de marzo, los Mair lideraron un grupo de 450, en su mayoría kupapa de Te Arawa, en persecución de Te Kooti, quien mientras tanto había atacado a un en Paharakeke en el río Rangitaiki. Alrededor de 40 Ngāti Awa fueron obligados, por la fuerza o de otra manera, a unirse a su Ringatū. Los Mair siguieron a lo largo del Rangitaiki y al anochecer del día siguiente alcanzaron a Te Kooti en Tauaroa . Se lanzó un cordón alrededor del pero algunos de los kupapa se negaron a moverse en la oscuridad, por lo que el cerco quedó incompleto. Te Kooti y sus seguidores se escaparon durante la noche y se retiraron al Urewera. Cuando los Mair entraron a la mañana siguiente al darse cuenta de que el estaba vacío, encontraron el cuerpo de un joven guerrero Te Arawa que había sido torturado y asesinado.

El mes siguiente, el 10 de abril, Te Kooti lanzó otro ataque sorpresa, esta vez en Mohaka, al sur de Wairoa. Mohaka era un pueblo de Ngāti Pāhauwera, un hāpu de Ngāti Kahungunu, y estaba bien provisto de municiones, cuyo objetivo era asegurarlas Te Kooti. Su fuerza de 150 efectivos barrió Mohaka, matando a muchos hombres, mujeres y niños y a algunos colonos cercanos antes de trasladarse a sus objetivos principales, Te Huki y el más grande Hiruharama en la costa. Te Huki fue sitiado durante la noche antes de ser capturado a la mañana siguiente cuando Te Kooti propuso la paz bajo una bandera blanca. Una vez que se obtuvo acceso al , sus 26 ocupantes fueron asesinados. La redada le dio a Te Kooti suficientes municiones para asaltar Hiruharama, pero un intento de asedio del más grande se derrumbó cuando llegaron refuerzos externos liderados por Ihaka Whaanga de Ngāti Kahungunu para ayudar a los defensores. Una vez más, Te Kooti se retiró al corazón de Tūhoe, y el ataque mató a 65 lugareños, en su mayoría maoríes.

La última serie de incursiones de Te Kooti vio aumentar su número y obtuvo una cantidad significativa de suministros, aunque poca munición. También provocó la evacuación a Auckland de la mayoría de las mujeres y niños europeos en la Bahía de Plenty. Instado por Henry Clarke, a cargo de Asuntos Indígenas en Tauranga, el gobierno ordenó a Whitmore que organizara una invasión de Urewera para negarle a Te Kooti una base de operaciones en Bay of Plenty y East Cape. Por ahora, los ataques de Te Kooti contra la población maorí en el área de East Cape habían empujado a varios iwi afectados a alinearse con el gobierno para tomar medidas contra él.

Invasión de los Urewera

Coronel George Whitmore

Las noticias de las redadas de marzo cerca de Whakatāne ya habían llegado a Whitmore en Taranaki, quien para entonces estaba abandonando su búsqueda de Tītokowaru. Whitmore y el ministro de Asuntos Indígenas, James Richmond, resolvieron trasladar la principal fuerza colonial a la costa este y, el 20 de abril, Whitmore y 600 policías armados estaban en Ōpōtiki, preparándose para la formidable tarea de invadir las montañas Urewera con el doble objetivo de capturar Te Kooti y destruyendo todos los asentamientos de Tūhoe y, por lo tanto, su capacidad para albergarlo.

Whitmore planeó una invasión usando tres columnas separadas, todas dirigidas a Ruatāhuna, el esperado centro de resistencia. La primera columna debía partir de Wairoa en el sur y cruzar el lago Waikaremoana; esta fuerza fue dirigida por el teniente coronel J. L. Herrick. El segundo, bajo el mando del teniente coronel St John, era de Ōpōtiki en el norte, empujando río arriba por el río Whakatāne. El tercero fue dirigido por Whitmore y este avanzaría por el río Rangitaiki y entraría en Urewera desde el oeste. La fuerza de invasión superó en número a la población total de Urewera e involucró a unas 1300 tropas: 620 policías, 95 milicianos y 500 kupapa, divididos equitativamente entre las tres líneas de avance.

La primera acción involucró a la columna de Whitmore atacando Te Harema en Te Whaiti alrededor del mediodía del 6 de mayo. Seis defensores fueron asesinados y se tomaron 50 prisioneros, la mayoría mujeres y niños. Los primeros fueron entregados al contingente Arawa mientras que el fue saqueado y luego quemado. Whitmore continuó hacia Ruatāhuna y se reunió con la columna de San Juan el 7 de mayo; este último había atacado a un kāinga en Omaruoteane, matando a tres hombres. Los dos comandantes pasaron los días siguientes destruyendo sistemáticamente todos los asentamientos, cultivos y ganado en Ruatāhuna en un intento de llevar al pueblo Tūhoe a la inanición. La misión fracasó el 12 de mayo cuando, tras un breve enfrentamiento con la vanguardia de Te Kooti, los combatientes de Arawa se negaron a avanzar más allá de Ruatāhuna. Algunas de las fuerzas del gobierno, incluido Whitmore, sufrían de disentería en ese momento y los hombres de Whitmore se retiraron del Urewera en una semana. Como justificación, culparon a la cautela de los Arawa. Mientras tanto, la expedición de Herrick siguió adelante y finalmente llegó a Onepoto, en el sur del lago Waikaremoana, el 24 de mayo, y trabajó en la construcción de botes para cruzar al lado norte del lago, donde se refugiaba Te Kooti. Esta aventura continuó hasta el 8 de julio cuando Herrick, informado de la partida de Te Kooti del Urewera, hundió sus barcos y regresó al sur. El costo de la expedición, entre 40.000 y 60.000 libras esterlinas, fue una vergüenza para el gobierno, aunque Whitmore afirmaría posteriormente que fue un éxito. Su estrategia de tierra arrasada había logrado su objetivo; a fines de mayo, los jefes de Tūhoe se volvieron contra Te Kooti y le exigieron que abandonara su territorio y, a principios del mes siguiente, partió hacia Taupō.

Te Kooti y su grupo, unos 150 guerreros y algunas mujeres, se dirigieron a Taupō. En el camino, lanzó una incursión en un campamento de caballería de la milicia desde la Bahía de Plenty en Opepe, a unas 15 millas (24 km) del lago Taupō, el 7 de junio. La milicia era un grupo de escolta del coronel St. John, que estaba explorando posiciones potenciales para fuertes y se había adelantado. La milicia en Opepe esperaba que se les uniera algún kupapa y tomaron la vanguardia de Te Kooti para ser quienes estaban esperando. Una vez que los hombres de Te Kooti entraron en el campamento, mataron a nueve milicianos mientras que otros cinco escaparon. Te Kooti ganó todas sus armas y suministros.

Destruyó el pā de dos hapu que anteriormente se habían negado a darle refugio o asistencia, luego llegó el 10 de junio a Tauranga, en el extremo sur del lago Taupō, ocupando el asentamiento durante más de una semana antes de mudarse a Moerangi, al suroeste del lago, tomando más prisioneros mientras viajaba.

A principios de julio, Te Kooti y sus seguidores y prisioneros, un grupo de posiblemente más de 800, partieron hacia Tokangamutu, la residencia temporal del rey maorí Tāwhiao cerca de Te Kuiti, donde esperaba obligar a Tāwhiao a aliarse o derrocarlo. a él.

Desafío al rey Tāwhiao

Tāwhiao

Una reunión entre Te Kooti y Tāwhiao, si hubiera tenido lugar, habría sido una confrontación de dos profetas y líderes que habían tomado posiciones diametralmente opuestas sobre una guerra futura con el gobierno. Mientras que Te Kooti veía la guerra como el medio por el cual se cumpliría su visión de la devolución de su tierra, Tāwhiao había renunciado al conflicto armado y declaró 1867-1868 como el "año del cordero" y "año de paz"; en abril de 1869 había emitido otra proclamación de que "el asesinato del hombre por el hombre debe cesar". Aunque había elementos radicales en el movimiento Kingitanga que favorecían la reanudación de la guerra, incluidos Rewi Maniapoto y posiblemente el propio Tāwhiao, los moderados continuaron advirtiendo al rey que Ringatū tenía pocas posibilidades de éxito. Te Kooti se había enfadado por la negativa de Tāwhiao en noviembre anterior a enviar refuerzos durante sus campañas cerca de Tūranga y luego lo había amenazado con que si permanecía al margen sería maldecido por Jehová, quien ordenaría a Te Kooti marchar a Te Kuiti y pasar al rey y a su pueblo a espada.

Tāmati Ngāpora, un asesor principal del rey, había invitado a Te Kooti a Te Kuiti, pero con la condición de que viniera en son de paz. La respuesta de Te Kooti fue de desafío, advirtiendo que venía a 'asumir la autoridad a la que tenía derecho, viniendo directamente de Dios'. Su objetivo principal para la visita era simple: despertar el apoyo de Tāwhiao para reanudar la guerra contra el gobierno y recuperar la tierra confiscada. Acompañado por Horonuku y unos 200 Ngāti Tuwharetoa, llegó a Te Kuiti el 10 de julio de 1869, declarando inmediatamente que él era el anfitrión (tangata whenua) y que los Waikato eran sus visitantes. En una asamblea a la que asistieron 200 maoríes de Waikato, Te Kooti los instó a conservar la tierra y continuar la lucha. Pero aunque Te Kooti permaneció allí durante 15 días, con el pueblo en un estado de tensión elevado mientras continuaba desafiando el mana del rey, Tāwhiao se negó a salir de su casa para encontrarse con él. El movimiento Kingitanga finalmente decidió apoyar a Te Kooti, aunque no en hostilidades directas, así como un lugar de santuario en el interior del río Mokau bajo la protección de Ngāti Maniapoto.

La noticia de la presencia de Te Kooti en Te Kuiti y la perspectiva de que los dos líderes maoríes formaran una alianza alarmaron al gobierno. El primer ministro William Fox dijo que el desarrollo aumentó 'la probabilidad de un ataque combinado en los distritos poblados en el vecindario de Auckland'; y ambas cámaras del parlamento aceptaron las mociones del gobierno que pedían al general de división Sir Trevor Chute, comandante de las fuerzas británicas en Nueva Zelanda, que cancelara las órdenes de retirada prevista del 18.° Regimiento, el único regimiento británico que quedaba en Nueva Zelanda. Sin embargo, Binney ha especulado que la historia bien podría haber cambiado si Tāwhiao hubiera decidido unirse a la campaña de Te Kooti. En la correspondencia oficial entre Auckland y Londres en 1869, el gobernador George Bowen abogó por otorgar "un principado separado" para Tāwhiao como un medio para lograr la paz, mientras que el gobierno británico instó de manera similar al gobierno colonial a "ceder las tierras conquistadas por las tropas de la Reina" y entregar "la soberanía de la Reina" en esas áreas, al tiempo que reconoce el "dominio absoluto" por el Rey dentro de sus fronteras. El primer ministro Fox, que estaba tratando desesperadamente de reducir el gasto militar, se opuso enérgicamente a las propuestas de autogobierno maorí bajo el rey maorí, como lo instaron Bowen y el expresidente del Tribunal Supremo Sir William Martin, pero la formación de una alianza panmaorí más sólida podría haber convertirse en un punto de inflexión para crear un sistema de gobierno maorí separado en su territorio.

Campaña de Taupo y derrota en Te Pōrere

El capitán John St George del escuadrón de Hawkes Bay de la Fuerza de Defensa Colonial, que fue asesinado durante la tormenta de Te Pōrere.

Acompañado por Rewi Maniapoto, Te Kooti y sus seguidores abandonaron Te Kuiti y regresaron a Taupō, estableciéndose brevemente en su extremo sur el 18 de agosto antes de lanzar una campaña de Taupō que lo llevó al borde de la derrota. La noticia de su regreso provocó la formación cerca de Taupō de una fuerza gubernamental de 700 efectivos, con todos menos unos 100 de ellos kupapa: Ngāti Kahungunu (230 hombres), Wanganui (160), Ngāti Tuwharetoa (130) y Arawa (50). El 10 de septiembre de 1869, la fuerza de Te Kooti de alrededor de 280 montó un ataque preventivo contra un contingente Ngāti Kahungunu montado de 120 hombres, dirigido por Henare Tomoana, que estaba acampado en Tauranga-Taupō. Pero aunque Te Kooti tomó sus caballos y gran parte de su equipo, se vio obligado a retirarse bajo un intenso fuego. Tres de su fuerza murieron y varios resultaron heridos. Luego se retiraron a Moerangi, dentro de la relativa seguridad de Rohe Pōtae o territorio del Rey, un área que el gobierno consideraba demasiado peligrosa para atacar, por temor a revivir la agresión de Kingitanga. En este punto, Rewi se separó de Te Kooti y regresó a Waikato, sin impresionarse por la actuación de Te Kooti en la batalla y enojado por la matanza en Rotoaira el 7 de septiembre de cuatro exploradores maoríes con conexiones con Waikato. Cualquier posibilidad de un pacto entre Te Kooti y Kingitanga ahora se había desvanecido.

Menos de dos semanas después, en la mañana del 25 de septiembre, Te Kooti regresó a Tokaanu con 250 a 300 combatientes para lo que resultó ser un ataque desastroso. Después de atacar desde las colinas densamente boscosas de Te Ponanga Saddle al sur de Tokaanu, fueron rechazados por una fuerza conjunta de Ngāti Kahungunu de Henare Tomoana y Tuwharetoa de Hohepa Tamamutu. Te Kooti se atrincheró en la cercana Te Ponanga, pero perdió siete en la batalla, incluido Wi Piro, un pariente cercano que se había destacado en todas las redadas de Ringatū. Las cabezas de sus guerreros heridos fueron cortadas por miembros de la fuerza del gobierno.

Pero la derrota más ignominiosa estaba por llegar. En medio de aguanieve, nieve y vientos fuertes, Te Kooti comenzó a preparar un reducto de movimiento de tierras en Te Pōrere, cerca de la aldea de Papakai, a unos 9 km al oeste del lago Rotoaira, en las laderas más bajas del noroeste del monte Tongariro. El reducto se construyó en forma de fortificación europea, de unos 20 metros cuadrados, con muros de 3 metros de altura construidos con césped y piedra pómez, unidos con capas de helecho. La estructura fue diseñada para una batalla fija, un estilo de conflicto que Te Kooti había evitado previamente. Las fuerzas gubernamentales, bajo el mando del Mayor Thomas McDonnell, llegaron a Papakai en la primera semana de octubre y lanzaron un asalto con 540 hombres en la mañana del 4 de octubre bajo una fuerte lluvia. Las fuerzas de Ngāti Kahungunu y Arawa lideradas por Te Keepa Te Rangihiwinui, más conocido por Pākehā como el Mayor Kemp, tomaron rápidamente las trincheras exteriores, luego asaltaron el reducto y descubrieron que una falla de diseño fatal obstaculizaba la capacidad de los que estaban dentro para mantener el fuego de manera efectiva en una fuerza de ataque.: las lagunas en los parapetos se habían construido sin permitir que los guerreros presionaran los cañones de sus armas y apuntaran a los objetivos que se encontraban debajo. Mientras se desarrollaba la lucha, el capitán John St George, que había luchado desde 1865 contra las fuerzas de Pai Marire y Ringatū, murió mientras dirigía su fuerza en una carga, y una bala golpeó a Te Kooti en la mano y le cortó un dedo. Fue su tercera lesión en la batalla, después de sufrir una lesión en el tobillo en Puketapu y una herida en el hombro en Ngatapa. En lo que resultó ser la última gran batalla de las guerras de Nueva Zelanda, entre 37 y 52 miembros de la fuerza de Te Kooti murieron, una sexta parte de su fuerza de combate, y más de 20 mujeres y niños fueron hechos prisioneros en Te Pōrere.. La pérdida del gobierno fue de cuatro muertos y cuatro heridos. En cuestión de días, Horonuku, que se había refugiado en el monte después de escapar, se rindió. Belich señaló: "Te Porere fue la última resistencia de Te Kooti en una posición preparada, y su último intento de otra cosa que no fuera una incursión, una emboscada y la evasión de la persecución".

Huida y persecución

Te Kooti y sus seguidores (hombres, mujeres y niños) se separaron y se dispersaron después de la derrota de Te Pōrere, y muchos de ellos encontraron refugio en los matorrales en la parte alta del río Whanganui. El 9 de noviembre, el ministro de Defensa, Donald McLean, se reunió con Rewi Maniapoto, Tāmati Ngāpora y otros jefes de Kingitanga y les exigió que entregaran Te Kooti. Rewi se negó, declarando que proporcionaría un santuario para Te Kooti dentro de Rohe Pōtae mientras permaneciera en paz, pero que lo entregaría si causaba problemas. Pero en un hui de los jefes superiores de Whanganui 10 días después, el influyente jefe Topia Turoa declaró que, en venganza por los asesinatos anteriores de Te Kooti de varios parientes y un sacerdote en el distrito de Taupō, comenzaría su propia búsqueda del líder Ringatū del este., mientras que Te Keepa (Mayor Kemp) peinaría el bosque desde Taupō en el oeste. La campaña de Topia contra Te Kooti y sus 30 seguidores inmediatos obtuvo la aprobación de Tāwhiao, quien ahora revocó su juramento de envainar la espada, y el jefe de Whanganui envió casi 400 exploradores en busca de su presa.

Premier William Fox

Desde finales de diciembre de 1869 hasta la primera semana de enero de 1870, tanto Te Keepa como Topia y su fuerza combinada de 600 estuvieron cerca de capturar Te Kooti, nuevamente con una fuerza de combate de alrededor de 90 y 200 mujeres y niños, en el parte superior del río Whanganui cerca de Taumarunui, pero se vieron frustrados por las inundaciones. El 16 de enero reapareció en Tapapa, en el distrito de Waikato, y concertó una reunión con el colono y dirigente de Matamata, Josiah Firth, un día después. Buscó la ayuda de Firth para lograr una tregua con el gobierno. Le dijo que no se entregaría a las autoridades, pero dijo: 'Estoy cansado de pelear y deseo vivir tranquilo en Tapapa. Si me dejan solo, nunca pelearé más, y no lastimaré a hombre, mujer o niño."

Firth pasó el mensaje a Daniel Pollen, el agente del gobierno para la provincia de Auckland, quien prometió que no ocurriría ningún movimiento militar mientras los dos negociaban. Pero cuando Pollen regresó a Auckland para transmitir la propuesta de Te Kooti, Fox lo reprendió y ordenó al agente que dejara de interferir en la campaña militar. Fox le escribió a Pollen que Te Kooti era "un asesino a medianoche de mujeres indefensas y niños indefensos... un hombre de atroz crueldad e indignación". quien fue "repudiado y aborrecido por la mayor parte de su pueblo".

Fox continuó con los preparativos para una confrontación a gran escala y, en cuestión de días, fuerzas sustanciales se estaban acercando a Tapapa: McDonnell y 250 hombres se acercaron desde Tokaanu por el lado este del lago Taupō; Te Keepa, Topia y 370 Wanganuis avanzaron por el lado oeste; El teniente coronel William Moule y 135 policías y milicianos llegaron al sur desde Cambridge y el teniente coronel James Fraser con 90 policías y 150 Arawa se trasladaron para bloquear la retirada de Te Kooti a Urewera. Otros 210 Arawa también estaban en marcha para unirse a McDonnell. Contra esos 1200 hombres, Te Kooti pudo haber tenido tan solo 100 hombres. Te Kooti salió de Tapapa cuando llegó la fuerza, y el 24 de enero las fuerzas gubernamentales tomaron e incendiaron la aldea desierta. Temprano a la mañana siguiente, Te Kooti lanzó una incursión sorpresa en el campamento militar, y cada lado perdió alrededor de cuatro hombres antes de que Te Kooti fuera expulsado. Aunque Te Keepa logró recuperar alrededor de 100 de los caballos que Te Kooti había estado usando, el partido de gobierno perdió el rastro del hábil guerrillero.

El 3 de febrero de 1870 hubo una escaramuza más cuando Te Kooti y 40 guerreros, acampando en una densa maleza en Paengaroa mientras viajaban hacia el norte hacia la actual Te Puke, tendieron una emboscada a una fuerza de 236 efectivos liderada por Fraser, matando a tres o cuatro, antes de desaparecer de nuevo mientras se dirigían al sur. Cuatro días después aparecieron junto al lago Rotorua, donde Te Kooti buscó una tregua directamente con Te Mamaku y los Arawa locales, y pidió permiso a los maoríes locales para que su grupo (240 hombres y 100 mujeres) cruzara su tierra hacia Ruatāhuna en Urewera. Gilbert Mair, que llegó poco después con un contingente de combatientes Arawa, se enojó por la solicitud, que estaba siendo considerada por los jefes locales, y ordenó a sus hombres que persiguieran a Te Kooti. Siguiendo solo 3 kilómetros (1,9 millas) detrás, la fuerza de Mair comenzó una persecución de 12 kilómetros (7,5 millas) que se convirtió en una serie de batallas terrestres, enfrentándose a la retaguardia de las fuerzas de Te Kooti antes de ser detenida por un emboscada. Dos de los dos luchadores clave de Te Kooti, Peka Mākarini y Timoti Hakopa, murieron en ese enfrentamiento y, cuando cayó la noche, Te Kooti y unos 200 con él se sumergieron en el monte, moviéndose rápidamente hacia el sureste a través de la noche más allá del lago Rotokākahi antes de emerger en los Urewera, y bajo la protección de los Tūhoe. Como resultado de los eventos del 7 de febrero, Te Kooti perdió una cantidad considerable de maná y al menos 11 de sus hombres. Más tarde, Mair recibió la Cruz de Nueva Zelanda por su papel en estos eventos.

Major Ropata Wahawaha

A los pocos días, McDonnell fue relevado de su mando y McLean, como ministro nativo, anunció que a partir del 11 de febrero, los maoríes controlarían todas las expediciones a Urewera, sin participación europea. No habría paga diaria para los soldados; en su lugar, competirían por la recompensa de £ 5,000 ofrecida por la captura de Te Kooti. En cambio, la persecución fue dirigida tanto por Te Keepa con sus guerreros Whanganui como por Ropata y su Ngāti Porou. También participarían dos columnas de guerreros Te Arawa y Mair los acompañaría.

El 28 de febrero, Te Kooti atacó al sur de Whakatāne y destruyó un molino de un jefe enemigo; luego, una semana después, asaltó Opape, al este de Ōpōtiki, incautó armas y pólvora y capturó a más de 170 hombres, mujeres y niños con la intención de mantener ellos rescate para ganar más luchadores masculinos para su fuerza. Se retiró a Maraetahi en el desfiladero de Waioeka, donde poco más de un año antes había establecido un pequeño pueblo, completo con acres de maíz y otros cultivos. Te Kooti permaneció allí sin ser molestado durante un mes hasta la llegada el 25 de marzo de fuerzas dirigidas por Ropata, que se abría paso por el río Waioeka cubierto de rocas desde el norte, y Te Keepa, que marchaba río abajo desde el sur. Estalló un tiroteo de una hora antes de que tomaran la aldea y el cercano Raipawa pā. Unos 300 ocupantes fueron hechos prisioneros, todos menos 87 de ellos prisioneros de Whakatohea, y unos 19 cautivos fueron ejecutados en el lecho del río con tomahawk o pistola. Te Kooti logró huir con unos 20 hombres.

Este fue el final de la participación del contingente de Whanganui en la persecución de Te Kooti. Te Keepa y sus hombres habían estado en marcha durante tres meses. Estaban operando lejos de su propio territorio, luchando en nombre del Gobierno contra un enemigo que nunca había amenazado a su propio pueblo. Sentían que ya habían hecho suficiente y querían irse a casa. McLean organizó su regreso a Wanganui. También prometió a Ngāti Porou que el gobierno renunciaría a su reclamo de tierra en East Cape. Esto incentivó a Ropata a formar otro contingente de Ngāti Porou para perseguir a Te Kooti.

En julio de 1871, Ropata y su Ngāti Porou, junto con Mair y el capitán George Preece al frente de una taua (partida de guerra) de Arawa, atravesaron las montañas Urewera, subyugaron a los Tūhoe y los obligaron a entregar a los fugitivos que albergaban. Una captura bienvenida que cayó en manos de Ropata fue Kereopa Te Rau, acusada del asesinato de Volkner; valía £ 1,000 para sus captores.

El 22 de septiembre de 1871, los capitanes Mair y Preece partieron de Fort Galatea en otra expedición de Urewera. Las fuerzas de Arawa llegaron inesperadamente al campamento de Te Kooti, que fue tomado después de una breve escaramuza. Wi Heretaunga fue capturado. Se cree que participó en los asesinatos del Capitán James Wilson y su familia en Matawhiero en noviembre de 1868. También fue acusado de estar involucrado en la masacre de Mohaka en abril de 1869. Se decidió que debería ser fusilado, y este resumen se llevó a cabo la ejecución. Cuando estaba en el campamento, Te Kooti solía dormir a cierta distancia de sus seguidores. Este hábito lo había salvado en Maraetahi y lo volvió a hacer. Estuvo a punto de morir, pero otro hombre interceptó la bala. Disparó un tiro y huyó, desnudo, hacia el monte, y la caza continuó. Al final del año, Ropata y sus hombres se retiraron del Urewera y se fueron a casa, poniendo fin a la persecución de Te Kooti por parte de los Ngāti Porou. Solo Te Arawa permaneció en el campo.

El 14 de febrero de 1872, Preece y su Te Arawa estaban en el cruce de los arroyos Waiau y Mangaone, donde encontraron un campamento que acababa de ser ocupado por Te Kooti. Luego vieron a un grupo de personas escalando el acantilado en el lado opuesto del arroyo inundado. Uno de ellos fue Te Kooti. Se hicieron disparos contra la fiesta, pero fallaron y Te Kooti y sus seguidores se escabulleron. Estos fueron los últimos disparos en las Guerras de Nueva Zelanda.

El 15 de mayo de 1872, Te Kooti cruzó el río Waikato y volvió a entrar en el territorio del rey maorí, Tāwhiao. Esta vez se acercó al rey como suplicante y se le concedió asilo.

Indulto y años posteriores

En febrero de 1883, el gobierno perdonó formalmente a Te Kooti como parte de un acuerdo con Tāwhiao para poner la línea troncal principal a través de King Country. Te Kooti mostró su gratitud al mes siguiente al rescatar a un agrimensor, Wilson Hursthouse, que había sido hecho prisionero, desnudado y encadenado por los discípulos de Te Whiti o Rongomai, un profeta de Parihaka.

Sin embargo, Te Kooti permaneció impenitente y beligerante. Iba armado con un revólver y amenazó con llevar a su pandilla de vuelta a Poverty Bay. Viajó mucho celebrando reuniones para difundir el mensaje de Ringatū. A menudo lo acompañaban grandes grupos de seguidores a lugares como Whakatāne y Ōpōtiki. Un observador notó que 1.000 personas se reunieron para escucharlo y el magistrado residente comentó que por una vez Te Kooti estaba sobrio. Te Kooti todavía estaba lejos de ser popular entre todos los maoríes y los jefes lo acusaron de practicar makutu (magia negra) para matar a los jefes superiores a los que anteriormente se había opuesto.

A los jefes les preocupaba que grupos como Ngāti Awa y Ngāti Pūkeko entregaran la tierra a Te Kooti sin ninguna autoridad. Los jefes escribieron al parlamento para quejarse de que Te Kooti estaba reclamando mana sobre su tierra e instruyendo que la tierra no debería comprarse ante el Tribunal de Tierras Nativas. A los jefes también les preocupaba que los suministros de las comunidades estuvieran siendo drenados por hui masivos, lo que hacía que la gente no estuviera preparada para enfrentar el invierno. Los jefes se quejaron de que Te Kooti estaba obligando a sus seguidores a recaudar dinero para él mediante la venta de cultivos y animales familiares. Los maestros de escuela y los funcionarios nativos enviaron un informe al gobierno de que esto estaba provocando la desnutrición de los niños. Te Kooti, consciente de su edad, decidió regresar a Poverty Bay. Esto alarmó al gobierno ya la gente de Poverty Bay. En febrero, un telegrama firmado por varios jefes de Ngāti Porou llegó al parlamento diciendo que se levantarían si Te Kooti no regresaba.

El gobierno estaba dispuesto a mantener la paz. Al Ministro de Defensa le preocupaba que Te Kooti hubiera sido amenazado directamente por sus antiguos adversarios Ropata y Ngāti Porou. El Primer Ministro organizó una reunión en Auckland entre él, Te Kooti y el Ministro Nativo, donde le ofrecieron tierras del gobierno si se mantenía alejado de Gisborne. Aunque cordial, Te Kooti les dijo a los funcionarios que estaba decidido a regresar. Como muestra de sus intenciones pacíficas entregó un pequeño revólver que normalmente portaba. El gobierno envió tropas y artillería a Gisborne para formar una fuerza militar de 377 bajo el mando del Mayor Porter a principios de 1889. Los rumores de amenazas continuaron hasta que la fuerza fue a Waioeka Pa y encontró a Te Kooti borracho con 4 de sus esposas y unos 400 simpatizantes, quienes estaban detenido. Estaba obligado a mantener la paz, pero como no podía pagar la multa o la fianza, lo llevaron a la cárcel de Mt Eden en Auckland, donde el Movimiento de Damas por la Templanza lo convenció de que se comprometiera a no beber alcohol y lo encarcelaron por un corto tiempo. ser liberado. Te Kooti escribió una carta de disculpa al gobierno explicando que su conducta reciente había sido causada por la bebida.

Finalmente, en 1891, el gobierno le dio un área de tierra en Wainui, en el puerto de Ōhiwa en la Bahía de Plenty, donde más tarde se estableció un marae para la iglesia de Ringatū. En febrero de 1893, Te Kooti resultó herido en un accidente relacionado con el carro en el que viajaba hacia el puerto de Ōhiwa. Aunque reanudó su viaje, sucumbió a sus heridas el 17 de abril de 1893. Originalmente enterrado en Maromahue, Waiotahe, sus seguidores luego sacaron y ocultaron sus restos.

Consecuencias

Un informe del Tribunal de Waitangi de 2013 dijo que la acción de las fuerzas de la Corona en la costa este entre 1865 y 1869, durante las guerras de la costa este y el comienzo de la guerra de Te Kooti, resultó en la muerte de proporcionalmente más maoríes que en cualquier otro distrito durante las Guerras de Nueva Zelanda. Condenó el "encarcelamiento ilegal" en las islas Chatham de una cuarta parte de la población masculina adulta de la región de la costa este y dijo que la pérdida en la guerra de aproximadamente el 43 por ciento de la población masculina, muchos debido a actos de 'brutalidad sin ley', fue una mancha en la historia y el carácter de Nueva Zelanda.

En mayo de 2013, en el tangi del parlamentario Parekura Horomia, el iwi Tūhoe, que inicialmente había apoyado a Te Kooti y al movimiento rebelde Hau Hau en su guerra del siglo XIX contra el gobierno, entregó un regalo a Ngāti Porou para poner fin a casi 150 años de amargura entre las tribus. Ngāti Porou había proporcionado a muchos de los soldados que rastrearon al líder guerrillero a fines de la década de 1860 y tuvo numerosos conflictos con Tūhoe Hau Hau. Durante un conflicto, 120 Tūhoe Hau Hau fueron capturados y asesinados. El líder de Tūhoe, Tu Waaka, dijo que no quería que las generaciones sucesivas se vieran obstaculizadas por los acontecimientos del pasado.

En la ficción

  • La novela de Maurice Shadbolt Temporada del judío se establece durante la guerra de Te Kooti
  • La película Utu se basa muy flojamente en algunos incidentes de la guerra de Te Kooti
  • En 1927 una película El Te Kooti Trail fue lanzado basado en eventos en la Guerra de Te Kooti. Fue prohibida por primera vez por la oficina de censores debido al "realismo perturbador" pero luego aclarado para su liberación después de que se probara que los acontecimientos representados se basaban en la verdad.

Contenido relacionado

Canon Court de 105 M(montaña) modelo 1919 Schneider

El Canon Court de 105 Mmodèle 1919 Schneider fue un cañón de montaña francés producido por Schneider y destinado a ser utilizado junto con el 75 mm mle....

Guardabosques del USS (CV-4)

USS Ranger fue un portaaviones de la Armada de los Estados Unidos de entreguerras, el único barco de su clase. Como barco del Tratado, el Ranger fue el...

Yad Vashem

Yad Vashem es el monumento oficial de Israel a las víctimas del Holocausto. Está dedicado a preservar la memoria de los judíos que fueron asesinados;...
Más resultados...
Tamaño del texto:
Editar