Jacqueline Kennedy Onassis

Compartir Imprimir Citar

Jacqueline Lee Kennedy Onassis (de soltera Bouvier< /span>; 28 de julio de 1929 - 19 de mayo de 1994) fue una socialité, escritora, fotógrafa y editora de libros estadounidense que se desempeñó como Primera Dama de los Estados Unidos de 1961 a 1963, como esposa del presidente John F. Kennedy. Una primera dama popular, se ganó el cariño del público estadounidense con su devoción por su familia, su dedicación a la preservación histórica de la Casa Blanca, las campañas que dirigió para preservar y restaurar los monumentos históricos y la arquitectura junto con su interés en la historia, la cultura y las artes estadounidenses.. Durante su vida, fue considerada un ícono internacional por sus elecciones de moda únicas y su fluidez en francés, italiano y español la hizo muy popular en el extranjero.

Después de graduarse con una licenciatura en literatura francesa de la Universidad George Washington en 1951, Bouvier comenzó a trabajar para el Washington Times-Herald como fotógrafo inquisitivo. Al año siguiente, conoció al entonces congresista John Kennedy en una cena en Washington. Fue elegido para el Senado ese mismo año y la pareja se casó el 12 de septiembre de 1953 en Newport, Rhode Island. Tuvieron cuatro hijos, dos de los cuales murieron en la infancia. Después de la elección de su esposo a la presidencia en 1960, Kennedy fue conocida por su muy publicitada restauración de la Casa Blanca y su énfasis en las artes y la cultura, así como por su estilo. También viajó a muchos países donde su fluidez en el extranjero los idiomas y la historia la hicieron muy popular. A los 31 años, era la tercera primera dama más joven de los Estados Unidos cuando asumió su esposo.

Después del asesinato y funeral de su esposo en 1963, Kennedy y sus hijos se retiraron en gran medida de la vista del público. En 1968, se casó con el magnate naviero griego Aristóteles Onassis, lo que generó controversia. Tras la muerte de Onassis en 1975, tuvo una carrera como editora de libros en la ciudad de Nueva York, primero en Viking Press y luego en Doubleday, y trabajó para restaurar su imagen pública. Incluso después de su muerte, figura como una de las primeras damas más populares y reconocibles de la historia de los Estados Unidos, y en 1999 fue incluida en la lista de los hombres y mujeres más admirados del siglo XX de Gallup. Murió en 1994 y fue enterrada en el Cementerio Nacional de Arlington junto al presidente Kennedy. Las encuestas de historiadores realizadas periódicamente por el Siena College Research Institute desde 1982 han encontrado consistentemente que Kennedy Onassis se encuentra entre las primeras damas más respetadas según las evaluaciones de los historiadores.

Primeros años (1929–1951)

Familia e infancia

Jacqueline Lee Bouvier nació el 28 de julio de 1929 en el Hospital Southampton de Southampton, Nueva York, hija del corredor de bolsa de Wall Street John Vernou "Black Jack" Bouvier III y la socialité Janet Norton Lee. Su madre era de ascendencia irlandesa y su padre tenía ascendencia francesa, escocesa e inglesa. Nombrada en honor a su padre, fue bautizada en la Iglesia de St. Ignatius Loyola en Manhattan y se crió en la fe católica romana. Su hermana, Caroline Lee, nació cuatro años después, el 3 de marzo de 1933.

Jacqueline Bouvier pasó sus primeros años de infancia en Manhattan y en Lasata, los Bouviers' finca en East Hampton en Long Island. Ella admiraba a su padre, quien también la prefería a ella sobre su hermana, llamando a su hija mayor "la hija más hermosa que un hombre haya tenido". La biógrafa Tina Santi Flaherty informa sobre la temprana confianza de Jacqueline en sí misma, al ver un vínculo con los elogios y la actitud positiva de su padre hacia ella, y su hermana Lee Radziwill afirmó que Jacqueline no habría obtenido su "independencia". e individualidad" si no hubiera sido por la relación que tenía con su padre y abuelo paterno, John Vernou Bouvier Jr. Desde temprana edad, Jacqueline fue una jinete entusiasta y compitió con éxito en el deporte, y la equitación siguió siendo una pasión de por vida. Tomó lecciones de ballet, era una ávida lectora y se destacó en el aprendizaje de idiomas extranjeros, incluidos francés, español e italiano. El francés se enfatizó particularmente en su educación.

Niños de seis años Jacqueline Bouvier con su perro en 1935

En 1935, Jacqueline Bouvier se inscribió en la Escuela Chapin de Manhattan, donde asistió a los grados 1 a 7. Era una estudiante brillante pero a menudo se portaba mal; uno de sus maestros la describió como "una niña querida, la niña más linda, muy inteligente, muy artística y llena de diablos". Su madre atribuyó este comportamiento a que terminó sus tareas antes que sus compañeros de clase y luego se aburrió. Su comportamiento mejoró después de que la directora le advirtiera que ninguna de sus cualidades positivas importaría si no se comportaba.

El matrimonio de los Bouvier estuvo tenso por el alcoholismo del padre y las aventuras extramatrimoniales; la familia también había luchado con dificultades financieras tras el desplome de Wall Street de 1929. Se separaron en 1936 y se divorciaron cuatro años después, y la prensa publicó detalles íntimos de la separación. Según su primo John H. Davis, Jacqueline se vio profundamente afectada por el divorcio y, posteriormente, tenía una "tendencia a retirarse con frecuencia a su propio mundo privado". Cuando su madre se casó con el heredero de Standard Oil, Hugh Dudley Auchincloss Jr., las hermanas Bouvier no asistieron a la ceremonia porque se organizó rápidamente y los viajes estaban restringidos debido a la Segunda Guerra Mundial. Ganaron tres hermanastros de los matrimonios anteriores de Auchincloss, Hugh 'Yusha' Auchincloss III, Thomas Gore Auchincloss y Nina Gore Auchincloss. Jacqueline formó el vínculo más estrecho con Yusha, quien se convirtió en una de sus confidentes de mayor confianza. Más tarde, el matrimonio tuvo dos hijos más, Janet Jennings Auchincloss en 1945 y James Lee Auchincloss en 1947.

Después del nuevo matrimonio, la finca Merrywood de Auchincloss en McLean, Virginia, se convirtió en la propiedad de las hermanas Bouvier. residencia principal, aunque también pasaron un tiempo en su otra propiedad, Hammersmith Farm en Newport, Rhode Island, y en las casas de su padre en la ciudad de Nueva York y Long Island. Aunque mantuvo una relación con su padre, Jacqueline Bouvier también consideraba a su padrastro como una figura paterna cercana. Él le dio un ambiente estable y la niñez mimada que de otro modo nunca hubiera experimentado. Mientras se adaptaba al nuevo matrimonio de su madre, a veces se sentía como una extraña en el círculo social WASP de los Auchinclosses, y atribuía ese sentimiento a que era católica además de ser una hija divorciada, lo cual no era común en ese grupo social. En ese tiempo.

Después de siete años en Chapin, Jacqueline Bouvier asistió a la Escuela Holton-Arms en el noroeste de Washington, D.C., de 1942 a 1944 y a la Escuela de Miss Porter en Farmington, Connecticut, de 1944 a 1947. Ella eligió a Miss Porter&# 39;s porque era un internado que le permitía distanciarse de los Auchinclosses y porque la escuela ponía énfasis en las clases preparatorias para la universidad. En el anuario de su último curso, Bouvier fue reconocida por "su ingenio, sus logros como amazona y su falta de voluntad para convertirse en ama de casa". Más tarde contrató a su amiga de la infancia, Nancy Tuckerman, para que fuera su secretaria social en la Casa Blanca. Se graduó entre los mejores estudiantes de su clase y recibió el premio Maria McKinney Memorial Award for Excellence in Literature.

Universidad y carrera temprana

En el otoño de 1947, Jacqueline Bouvier ingresó al Vassar College en Poughkeepsie, Nueva York, en ese momento una institución para mujeres. Quería asistir al Sarah Lawrence College, más cerca de la ciudad de Nueva York, pero sus padres insistieron en que eligiera el Vassar, más aislado. Era una estudiante consumada que participaba en los clubes de arte y teatro de la escuela y escribía para su periódico. Debido a que no le gustaba la ubicación de Vassar en Poughkeepsie, no participó activamente en su vida social y, en cambio, viajaba de regreso a Manhattan los fines de semana. Hizo su debut en la alta sociedad en el verano antes de ingresar a la universidad y se convirtió en una presencia frecuente en las funciones sociales de Nueva York. El columnista de Hearst, Igor Cassini, la denominó la "debutante del año". Pasó su tercer año (1949-1950) en Francia, en la Universidad de Grenoble en Grenoble y en la Sorbona en París, en un programa de estudios en el extranjero a través de Smith College. Al regresar a casa, se transfirió a la Universidad George Washington en Washington, D.C. y se graduó con una licenciatura en literatura francesa en 1951. Durante los primeros años de su matrimonio con John F. Kennedy, tomó clases de educación continua en historia estadounidense en Universidad de Georgetown en Washington, DC

Mientras asistía a George Washington, Jacqueline Bouvier ganó un puesto de editor junior de doce meses en la revista Vogue; ella había sido seleccionada entre varios cientos de otras mujeres en todo el país. El puesto implicó trabajar durante seis meses en la oficina de la revista en la ciudad de Nueva York y pasar los seis meses restantes en París. Antes de comenzar el trabajo, celebró su graduación universitaria y la graduación de la escuela secundaria de su hermana Lee viajando con ella a Europa durante el verano. El viaje fue el tema de su única autobiografía, One Special Summer, en coautoría con Lee; también es el único de sus trabajos publicados que presenta dibujos de Jacqueline Bouvier. En su primer día en Vogue, el editor gerente le aconsejó que renunciara y volviera a Washington. Según la biógrafa Barbara Leaming, el editor estaba preocupado por las perspectivas de matrimonio de Bouvier; tenía 22 años y en sus círculos sociales la consideraban demasiado mayor para estar soltera. Ella siguió el consejo, dejó el trabajo y regresó a Washington después de solo un día de trabajo.

Bouvier regresó a Merrywood y un amigo de la familia la recomendó para el Washington Times-Herald, donde el editor Frank Waldrop la contrató como recepcionista a tiempo parcial. Una semana después, solicitó un trabajo más desafiante y Waldrop la envió al editor de la ciudad, Sidney Epstein, quien la contrató como "Chica de la cámara inquisitiva" a pesar de su inexperiencia, pagándole $25 a la semana. Él recordó: "La recuerdo como una chica muy atractiva, linda como el infierno, y todos los chicos en la sala de redacción la miraban bien". El puesto requería que hiciera preguntas ingeniosas a personas elegidas al azar en la calle y tomara sus fotos para publicarlas en el periódico junto con citas seleccionadas de sus respuestas. Además del aleatorio "hombre de la calle" viñetas, a veces buscaba entrevistas con personas de interés, como Tricia Nixon, de seis años. Bouvier entrevistó a Tricia unos días después de que su padre, Richard Nixon, fuera elegido vicepresidente en las elecciones de 1952. Durante este tiempo, Bouvier estuvo brevemente comprometido con un joven corredor de bolsa llamado John Husted. Después de solo un mes de noviazgo, la pareja publicó el anuncio en The New York Times en enero de 1952. Después de tres meses, ella canceló el compromiso porque lo había encontrado "inmaduro y aburrido" 34; una vez que llegó a conocerlo mejor.

Matrimonio con John F. Kennedy

Senador John F. Kennedy y Jacqueline Kennedy en su día de boda, 12 de septiembre de 1953

Jacqueline Bouvier y el representante de EE. UU. John F. Kennedy pertenecían al mismo círculo social y un amigo en común, el periodista Charles L. Bartlett, los presentó formalmente en una cena en mayo de 1952. Ella se sintió atraída por Kennedy apariencia física, ingenio y riqueza. La pareja también compartía las similitudes del catolicismo, la escritura, el disfrute de la lectura y haber vivido anteriormente en el extranjero. Kennedy estaba ocupado compitiendo por el escaño en el Senado de los Estados Unidos en Massachusetts; la relación se volvió más seria y él le propuso matrimonio después de las elecciones de noviembre. Bouvier tardó un tiempo en aceptar, porque le habían asignado cubrir la coronación de la reina Isabel II en Londres para The Washington Times-Herald. Después de un mes en Europa, regresó a Estados Unidos y aceptó la propuesta de matrimonio de Kennedy. Luego renunció a su puesto en el periódico. Su compromiso se anunció oficialmente el 25 de junio de 1953. Ella tenía 24 años y él 36.

Bouvier y Kennedy se casaron el 12 de septiembre de 1953 en la iglesia de St. Mary en Newport, Rhode Island, en una misa celebrada por el arzobispo de Boston, Richard Cushing. La boda fue considerada el evento social de la temporada con un estimado de 700 invitados en la ceremonia y 1200 en la recepción que siguió en Hammersmith Farm. El vestido de novia fue diseñado por Ann Lowe de la ciudad de Nueva York y ahora se encuentra en la Biblioteca Kennedy en Boston, Massachusetts. Los vestidos de sus asistentes también fueron creados por Lowe, quien no fue acreditada por Jacqueline Kennedy.

Los Kennedys después de la cirugía espinal de John, diciembre de 1954

Los recién casados pasaron su luna de miel en Acapulco, México, antes de establecerse en su nuevo hogar, Hickory Hill en McLean, Virginia, un suburbio de Washington, D.C. Kennedy desarrolló una cálida relación con sus suegros, Joseph y Rose Kennedy. En los primeros años de su matrimonio, la pareja enfrentó varios reveses personales. John Kennedy padecía la enfermedad de Addison y un dolor de espalda crónico y, en ocasiones, debilitante, que se había visto exacerbado por una herida de guerra; a fines de 1954, se sometió a una operación de columna casi fatal. Además, Jacqueline Kennedy sufrió un aborto espontáneo en 1955 y en agosto de 1956 dio a luz a una niña que nació muerta, Arabella. Posteriormente vendieron su propiedad de Hickory Hill al hermano de Kennedy, Robert, quien la ocupó con su esposa Ethel y su creciente familia, y compraron una casa adosada en N Street en Georgetown. Los Kennedy también residían en un apartamento en 122 Bowdoin Street en Boston, su residencia permanente en Massachusetts durante la carrera de John en el Congreso.

Kennedy dio a luz a su hija Caroline el 27 de noviembre de 1957. En ese momento, ella y su esposo estaban haciendo campaña para su reelección al Senado y posaron con su pequeña hija para la portada del 21 de abril de 1958, edición de la revista Life. Viajaron juntos durante la campaña como parte de sus esfuerzos por reducir la separación física que caracterizó los primeros cinco años de su matrimonio. Muy pronto, John Kennedy comenzó a notar el valor que su esposa añadía a su campaña en el Congreso. Kenneth O'Donnell recordó que "el tamaño de la multitud era el doble de grande" cuando acompañaba a su marido; también la recordó como 'siempre alegre y complaciente'. Sin embargo, la madre de John, Rose, observó que Jacqueline no era 'una activista nata'. debido a su timidez y se sentía incómoda con demasiada atención. En noviembre de 1958, John fue reelegido para un segundo mandato. Acreditó la visibilidad de Jacqueline en los anuncios y el stumping como activos vitales para asegurar su victoria, y la llamó "simplemente invaluable".

En julio de 1959, el historiador Arthur M. Schlesinger visitó el Complejo Kennedy en Hyannis Port y tuvo su primera conversación con Jacqueline Kennedy; Descubrió que ella tenía una "tremenda conciencia, un ojo que todo lo ve y un juicio despiadado". Ese año, John Kennedy viajó a 14 estados, pero Jacqueline se tomó largos descansos de los viajes para pasar tiempo con su hija, Caroline. También aconsejó a su esposo sobre cómo mejorar su guardarropa en preparación para la campaña presidencial prevista para el año siguiente. En particular, viajó a Louisiana para visitar a Edmund Reggie y ayudar a su esposo a obtener apoyo en el estado para su candidatura presidencial.

Primera Dama de los Estados Unidos (1961-1963)

Campaña a la presidencia

Kennedy con su marido mientras él campañas para la presidencia en Appleton, Wisconsin, marzo 1960

El 3 de enero de 1960, John F. Kennedy era senador de los Estados Unidos por Massachusetts cuando anunció su candidatura a la presidencia y lanzó su campaña a nivel nacional. En los primeros meses del año electoral, Jacqueline Kennedy acompañó a su esposo a eventos de campaña como cenas y cenas. Poco después de que comenzara la campaña, quedó embarazada. Debido a sus embarazos previos de alto riesgo, decidió quedarse en casa en Georgetown. Posteriormente, Jacqueline Kennedy participó en la campaña escribiendo una columna semanal en un periódico sindicado, Campaign Wife, respondiendo correspondencia y dando entrevistas a los medios.

A pesar de no participar en la campaña, Kennedy se convirtió en el tema de una intensa atención de los medios con sus elecciones de moda. Por un lado, fue admirada por su estilo personal; Apareció con frecuencia en revistas femeninas junto a estrellas de cine y fue nombrada como una de las 12 mujeres mejor vestidas del mundo. Por otro lado, su preferencia por los diseñadores franceses y su gasto en su guardarropa le trajeron una prensa negativa. Para restar importancia a su origen rico, Kennedy enfatizó la cantidad de trabajo que estaba haciendo para la campaña y se negó a discutir públicamente sus elecciones de ropa.

El 13 de julio, en la Convención Nacional Demócrata de 1960 en Los Ángeles, el partido nominó a John F. Kennedy para presidente. Jacqueline Kennedy no asistió a la nominación debido a su embarazo, que había sido anunciado públicamente diez días antes. Ella estaba en Hyannis Port cuando vio el debate del 26 de septiembre de 1960, que fue el primer debate presidencial televisado del país, entre su esposo y el candidato republicano Richard Nixon, quien era el vicepresidente titular. Marian Cannon, la esposa de Arthur Schlesinger, observó el debate con ella. Días después de los debates, Jacqueline Kennedy se puso en contacto con Schlesinger y le informó que John quería su ayuda junto con la de John Kenneth Galbraith en la preparación del tercer debate el 13 de octubre; ella deseaba que le dieran a su esposo nuevas ideas y discursos. El 29 de septiembre de 1960, los Kennedy aparecieron juntos para una entrevista conjunta en Person to Person, entrevistados por Charles Collingwood.

Como primera dama

Jacqueline y John F. Kennedy, André y Marie-Madeleine Malraux, Lyndon B. y Lady Bird Johnson antes de una cena, mayo de 1962. Jacqueline Kennedy lleva un vestido diseñado por Oleg Cassini
Con el primer ministro tunecino Habib Bourguiba

El 8 de noviembre de 1960, John F. Kennedy derrotó por poco a su rival republicano Richard Nixon en las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Un poco más de dos semanas después, el 25 de noviembre, Jacqueline Kennedy dio a luz al primer hijo de la pareja, John F. Kennedy Jr. Pasó dos semanas recuperándose en el hospital, durante las cuales los detalles más minuciosos tanto de ella como de su Las condiciones de su hijo fueron reportadas por los medios en lo que se ha considerado la primera instancia de interés nacional en la familia Kennedy.

El esposo de Kennedy prestó juramento como presidente el 20 de enero de 1961. Ella insistió en que también mantuvieron una casa familiar lejos del ojo público y alquilaron Glen Ora en Middleburg. Como pareja presidencial, los Kennedy se diferenciaban de los Eisenhower por su afiliación política, su juventud y su relación con los medios. El historiador Gil Troy ha señalado que, en particular, "enfatizaron apariencias vagas en lugar de logros específicos o compromisos apasionados" y por lo tanto encajan bien a principios de la década de 1960 & # 39; "cultura cool orientada a la televisión". La discusión sobre las elecciones de moda de Kennedy continuó durante sus años en la Casa Blanca, y se convirtió en una creadora de tendencias, contratando al diseñador estadounidense Oleg Cassini para diseñar su guardarropa. Fue la primera esposa presidencial en contratar a una secretaria de prensa, Pamela Turnure, y manejó cuidadosamente su contacto con los medios, por lo general rehuyendo hacer declaraciones públicas y controlando estrictamente el alcance de las fotografías de sus hijos. Los medios retrataron a Kennedy como la mujer ideal, lo que llevó a la académica Maurine Beasley a observar que ella "creó una expectativa mediática poco realista para las primeras damas que desafiaría a sus sucesoras". Sin embargo, atrajo la atención pública positiva en todo el mundo y ganó aliados para la Casa Blanca y apoyo internacional para la administración Kennedy y sus políticas de Guerra Fría.

Aunque Kennedy declaró que su prioridad como primera dama era cuidar del presidente y sus hijos, también dedicó su tiempo a la promoción de las artes estadounidenses y la preservación de su historia. La restauración de la Casa Blanca fue su principal contribución, pero también impulsó la causa al organizar eventos sociales que reunieron a figuras de élite de la política y las artes. Uno de sus objetivos no realizados fue fundar un Departamento de las Artes, pero contribuyó al establecimiento del Fondo Nacional de las Artes y el Fondo Nacional de las Humanidades, establecidos durante el mandato de Johnson.

Restauración de la Casa Blanca

Kennedy con Charles Collingwood de CBS News durante su visita televisada a la Casa Blanca restaurada en 1962

Kennedy había visitado la Casa Blanca en dos ocasiones antes de convertirse en primera dama: la primera vez como turista en la escuela primaria en 1941 y nuevamente como invitada de la primera dama saliente Mamie Eisenhower poco antes de la investidura de su esposo. Estaba consternada al descubrir que las habitaciones de la mansión estaban amuebladas con piezas ordinarias que mostraban poca importancia histórica y lo convirtieron en su primer gran proyecto como primera dama para restaurar su carácter histórico. En su primer día de residencia, comenzó sus esfuerzos con la ayuda de la decoradora de interiores Sister Parish. Decidió hacer los alojamientos familiares atractivos y adecuados para la vida familiar añadiendo una cocina en el piso familiar y nuevas habitaciones para sus hijos. Los $50,000 que se habían asignado para este esfuerzo se agotaron casi de inmediato. Continuando con el proyecto, estableció un comité de bellas artes para supervisar y financiar el proceso de restauración y solicitó el consejo del experto estadounidense en muebles Henry du Pont. Para resolver el problema de la financiación, se publicó una guía de la Casa Blanca, cuyas ventas se utilizaron para la restauración. Trabajando con Rachel Lambert Mellon, Jacqueline Kennedy también supervisó el rediseño y la replantación del Rose Garden y el East Garden, que pasó a llamarse Jacqueline Kennedy Garden después del asesinato de su esposo. Además, Kennedy ayudó a detener la destrucción de casas históricas en Lafayette Square en Washington, D.C., porque sintió que estos edificios eran una parte importante de la capital de la nación y jugaron un papel esencial en su historia. Ayudó a detener la destrucción de edificios históricos a lo largo de la plaza, incluido el Edificio Renwick, que ahora forma parte de la Institución Smithsonian, y su apoyo a la preservación histórica también llegó más allá de los Estados Unidos, ya que atrajo la atención internacional hacia el siglo XIII a.C. templos de Abu Simbel que estaban en peligro de ser inundados por la presa de Asuán en Egipto.

John y Jacqueline Kennedy en Navidad 1961

Antes de los años de Kennedy como primera dama, los presidentes y sus familias se habían llevado muebles y otros artículos de la Casa Blanca cuando partían; esto llevó a la falta de piezas históricas originales en la mansión. Ella personalmente escribió a posibles donantes para rastrear estos muebles perdidos y otras piezas históricas de interés. Jacqueline Kennedy inició un proyecto de ley en el Congreso que establece que los muebles de la Casa Blanca serían propiedad de la Institución Smithsonian en lugar de estar disponibles para que los expresidentes salientes los reclamen como propios. También fundó la Asociación Histórica de la Casa Blanca, el Comité para la Preservación de la Casa Blanca, el cargo de curador permanente de la Casa Blanca, el Fideicomiso de Dotación de la Casa Blanca y el Fideicomiso de Adquisición de la Casa Blanca. Fue la primera esposa presidencial en contratar a un curador de la Casa Blanca.

El 14 de febrero de 1962, Jacqueline Kennedy, acompañada por Charles Collingwood de CBS News, llevó a los televidentes estadounidenses a un recorrido por la Casa Blanca. En la gira, afirmó que "Siento con tanta fuerza que la Casa Blanca debería tener una colección de fotografías estadounidenses tan fina como sea posible". Es tan importante... el escenario en el que se presenta la presidencia al mundo, a los visitantes extranjeros. El pueblo estadounidense debería estar orgulloso de ello. Tenemos una gran civilización. Muchos extranjeros no se dan cuenta. Creo que esta casa debería ser el lugar donde mejor los veamos." La película fue vista por 56 millones de televidentes en los Estados Unidos y luego se distribuyó a 106 países. Kennedy ganó una Academy of Television Arts & Sciences Trustees Award por ello en los Premios Emmy en 1962, que fue aceptado en su nombre por Lady Bird Johnson. Kennedy fue la única primera dama en ganar un Emmy.

Viajes al extranjero

Jacqueline Kennedy en Vijay Chowk, Nueva Delhi

A lo largo de la presidencia de su esposo y más que cualquiera de las primeras damas anteriores, Kennedy realizó muchas visitas oficiales a otros países, sola o con el presidente. A pesar de la preocupación inicial de que podría no tener "atractivo político", demostró ser popular entre los dignatarios internacionales. Antes de los Kennedy' primera visita oficial a Francia en 1961, se filmó un especial de televisión en francés con la Primera Dama en el césped de la Casa Blanca. Después de llegar al país, impresionó al público con su habilidad para hablar francés, así como con su amplio conocimiento de la historia francesa. Al final de la visita, la revista Time parecía encantada con la Primera Dama y señaló: "También estaba ese tipo que vino con ella". Incluso el presidente Kennedy bromeó: "Soy el hombre que acompañó a Jacqueline Kennedy a París, ¡y lo he disfrutado!".

Desde Francia, los Kennedy viajaron a Viena, Austria, donde se le pidió al primer ministro soviético Nikita Khrushchev que estrechara la mano del presidente para una foto. Él respondió: 'Primero me gustaría estrecharle la mano'. Jruschov luego le envió un cachorro; el animal era significativo por ser descendiente de Strelka, el perro que había ido al espacio durante una misión espacial soviética.

Kennedy en el Taj Mahal, Agra, Uttar Pradesh, India, marzo 1962

A instancias del embajador de EE. UU. en India, John Kenneth Galbraith, Kennedy realizó una gira por India y Pakistán con su hermana Lee Radziwill en 1962. La gira fue ampliamente documentada en fotoperiodismo, así como en los diarios y memorias de Galbraith.. El presidente de Pakistán, Ayub Khan, le había regalado un caballo llamado Sardar. En su visita a la Casa Blanca se había enterado de que él y la Primera Dama tenían un interés común en los caballos. La corresponsal de la revista Life, Anne Chamberlin, escribió que Kennedy "se comportó magníficamente" aunque señaló que sus multitudes eran más pequeñas que las que atrajeron el presidente Dwight Eisenhower y la reina Isabel II cuando visitaron previamente estos países. Además de estos viajes bien publicitados durante los tres años de la administración Kennedy, viajó a países como Afganistán, Austria, Canadá, Colombia, Reino Unido, Grecia, Italia, México, Marruecos, Turquía y Venezuela. A diferencia de su esposo, Kennedy hablaba español con fluidez, el cual usaba para dirigirse al público latinoamericano.

Muerte de un hijo pequeño

A principios de 1963, Kennedy estaba nuevamente embarazada, lo que la llevó a reducir sus funciones oficiales. Pasó la mayor parte del verano en una casa que ella y el presidente habían alquilado en Squaw Island, que estaba cerca del complejo de Kennedy en Cape Cod, Massachusetts. El 7 de agosto (cinco semanas antes de la fecha prevista de parto), se puso de parto y dio a luz a un niño, Patrick Bouvier Kennedy, a través de una cesárea de emergencia en la cercana Base de la Fuerza Aérea Otis. Los pulmones del bebé no estaban completamente desarrollados y fue trasladado de Cape Cod al Boston Children's Hospital, donde murió de enfermedad de la membrana hialina dos días después del nacimiento. Kennedy se había quedado en la Base de la Fuerza Aérea Otis para recuperarse después del parto por cesárea; su esposo fue a Boston para estar con su hijo pequeño y estuvo presente cuando murió. El 14 de agosto, el presidente regresó a Otis para llevarla a su casa y pronunció un discurso improvisado para agradecer a las enfermeras y aviadores que se habían reunido en su suite. En agradecimiento, le entregó al personal del hospital litografías enmarcadas y firmadas de la Casa Blanca.

La Primera Dama quedó profundamente afectada por la muerte de Patrick y entró en un estado de depresión. Sin embargo, la pérdida de su hijo tuvo un impacto positivo en el matrimonio y acercó a la pareja en su dolor compartido. Arthur Schlesinger escribió que si bien John Kennedy siempre 'consideró a Jackie con afecto y orgullo genuinos', su matrimonio 'nunca pareció más sólido que en los últimos meses de 1963'. El amigo de Jacqueline Kennedy, Aristóteles Onassis, estaba al tanto de su depresión y la invitó a su yate para recuperarse. El presidente Kennedy inicialmente tenía reservas, pero cedió porque creía que sería "bueno para ella". El viaje fue ampliamente desaprobado dentro de la administración Kennedy, por gran parte del público en general y en el Congreso. La Primera Dama regresó a los Estados Unidos el 17 de octubre de 1963. Más tarde diría que lamentaba haber estado fuera tanto tiempo, pero que había estado "melancólica después de la muerte de mi bebé".

Asesinato y funeral de John F. Kennedy

El Presidente y la Primera Dama en el asiento trasero de la limusina presidencial minutos antes del asesinato

El 21 de noviembre de 1963, la Primera Dama y el Presidente se embarcaron en un viaje político a Texas con varios objetivos en mente; Esta fue la primera vez que se unió a su esposo en un viaje de este tipo en los EE. UU. Después de un desayuno el 22 de noviembre, tomaron un vuelo muy corto en el Air Force One desde la base de la Fuerza Aérea Carswell de Fort Worth hasta Dallas.;s Love Field, acompañado por el gobernador de Texas John Connally y su esposa Nellie. La Primera Dama vestía un traje Chanel rosa brillante y un sombrero estilo pastillero, que había sido seleccionado personalmente por el presidente Kennedy. Una caravana de 15,3 km (9,5 millas) los llevaría al Trade Mart, donde estaba previsto que el presidente hablara en un almuerzo. La Primera Dama estaba sentada a la izquierda de su esposo en la tercera fila de asientos de la limusina presidencial, con el Gobernador y su esposa sentados frente a ellos. El vicepresidente Lyndon B. Johnson y su esposa los siguieron en otro automóvil en la caravana.

Después de que la caravana doblara la esquina hacia Elm Street en Dealey Plaza, la Primera Dama escuchó lo que pensó que era una motocicleta petardeando. No se dio cuenta de que era un disparo hasta que escuchó gritar al gobernador Connally. En 8,4 segundos, habían sonado dos disparos más, y uno de los disparos golpeó a su esposo en la cabeza. Casi de inmediato, comenzó a subirse a la parte trasera de la limusina; El agente del Servicio Secreto, Clint Hill, le dijo más tarde a la Comisión Warren que pensó que ella había estado alcanzando el maletero para sacar algo que salía del parachoques trasero derecho del automóvil. Hill corrió hacia el auto y saltó sobre él, dirigiéndola de regreso a su asiento. Mientras Hill se paraba en el parachoques trasero, el fotógrafo de Associated Press Ike Altgens tomó una fotografía que apareció en las portadas de los periódicos de todo el mundo. Más tarde testificaría que vio fotos de mí saliendo por la parte de atrás. Pero no recuerdo nada de eso.

Kennedy, todavía usando su traje de Chanel rosa manchado de sangre, se encuentra junto a Lyndon B. Johnson mientras toma el juramento presidencial de la oficina administrada por Sarah Hughes a bordo de la Fuerza Aérea Uno

El presidente fue apurado para el viaje de 3,8 millas (6,1 km) al Hospital Parkland. A pedido de la Primera Dama, se le permitió estar presente en la sala de operaciones. El presidente Kennedy nunca recuperó la conciencia. Murió poco después, a los 46 años. Después de que su esposo fuera declarado muerto, Kennedy se negó a quitarle la ropa manchada de sangre y, según los informes, se arrepintió de haberse lavado la sangre de la cara y las manos, y le explicó a Lady Bird Johnson que quería " para que vean lo que le han hecho a Jack". Continuó usando el traje rosa manchado de sangre cuando abordó el Air Force One y se paró junto a Johnson cuando prestó juramento como presidente. El traje sin lavar se convirtió en un símbolo del asesinato de su esposo y fue donado a la Administración Nacional de Archivos y Registros en 1964. Según los términos de un acuerdo con su hija, Caroline, el traje no se exhibirá públicamente antes. 2103. El biógrafo de Johnson, Robert Caro, escribió que Johnson quería que Jacqueline Kennedy estuviera presente en su juramento para demostrar la legitimidad de su presidencia a los leales a JFK y al mundo en general.

Los miembros de la familia salen del Capitolio de Estados Unidos después de un servicio al estado para el Presidente, 24 de noviembre de 1963

Kennedy tomó un papel activo en la planificación del funeral de estado de su esposo, siguiendo el modelo del servicio de Abraham Lincoln. Ella solicitó un ataúd cerrado, anulando los deseos de su cuñado, Robert. El funeral se llevó a cabo en la Catedral de San Mateo Apóstol en Washington D.C., y el entierro se llevó a cabo en el cercano Cementerio Nacional de Arlington. Kennedy encabezó la procesión a pie y encendió la llama eterna, creada a pedido de ella, en la tumba. Lady Jeanne Campbell informó al Evening Standard de Londres: "Jacqueline Kennedy le ha dado al pueblo estadounidense... algo que siempre le ha faltado: majestad".

Una semana después del asesinato, el nuevo presidente Lyndon B. Johnson emitió una orden ejecutiva que estableció la Comisión Warren, dirigida por el presidente del Tribunal Supremo, Earl Warren, para investigar el asesinato. Diez meses después, la Comisión emitió su informe y encontró que Lee Harvey Oswald había actuado solo cuando asesinó al presidente Kennedy. En privado, a su viuda le importaba poco la investigación, afirmando que incluso si tuvieran al sospechoso correcto, no traería de regreso a su esposo. Sin embargo, hizo una declaración ante la Comisión Warren. Tras el asesinato y la cobertura mediática que se había centrado intensamente en ella durante y después del entierro, Kennedy se alejó de la vista pública oficial, además de una breve aparición en Washington para honrar al agente del Servicio Secreto, Clint Hill, que había subido a bordo de la limusina. en Dallas para tratar de protegerla a ella y al presidente.

La vida después del asesinato (1963-1975)

Período de luto y posteriores apariciones públicas

No dejes que se olvide, que una vez hubo un lugar, por un breve y brillante momento que fue conocido como Camelot.

Habrá grandes presidentes otra vez... pero nunca habrá otro Camelot.

Jackie describiendo los años de la presidencia de su esposo Vida

El 29 de noviembre de 1963, una semana después del asesinato de su marido, Kennedy fue entrevistada en Hyannis Port por Theodore H. White de la revista Life. En esa sesión, comparó los años de Kennedy en la Casa Blanca con el mítico Camelot del Rey Arturo, y comentó que el presidente a menudo tocaba la canción principal de la grabación musical de Lerner y Loewe antes de retirarse a la cama. También citó a la reina Ginebra del musical, tratando de expresar cómo se sintió la pérdida. Posteriormente, se hizo referencia a la era de la administración Kennedy como la 'Era Camelot', aunque los historiadores argumentaron más tarde que la comparación no es apropiada, y Robert Dallek afirmó que el 'esfuerzo de Kennedy exaltar a [su marido] debe haber proporcionado un escudo terapéutico contra el dolor inmovilizador."

Kennedy y sus hijos permanecieron en la Casa Blanca durante dos semanas después del asesinato. Queriendo "hacer algo bueno por Jackie" El presidente Johnson le ofreció una embajada en Francia, consciente de su herencia y cariño por la cultura del país, pero ella rechazó la oferta, así como las ofertas de seguimiento de las embajadas en México y el Reino Unido. A petición suya, Johnson cambió el nombre del centro espacial de Florida a Centro Espacial John F. Kennedy una semana después del asesinato. Kennedy luego elogió públicamente a Johnson por su amabilidad con ella.

Kennedy pasó 1964 de luto e hizo pocas apariciones públicas. Se ha especulado que ella pudo haber estado sufriendo un trastorno de estrés postraumático no diagnosticado debido a flashbacks intrusivos. En el invierno posterior al asesinato, ella y los niños se quedaron en la casa de Averell Harriman en Georgetown. El 14 de enero de 1964, Kennedy hizo una aparición televisada desde la oficina del Fiscal General, agradeciendo al público por los "cientos de miles de mensajes". que había recibido desde el asesinato, y dijo que había sido sostenida por el afecto de Estados Unidos por su difunto esposo. Compró una casa para ella y sus hijos en Georgetown, pero la vendió más tarde en 1964 y compró un ático en el piso 15 por $ 250,000 en 1040 Fifth Avenue en Manhattan con la esperanza de tener más privacidad.

En los años siguientes, Kennedy asistió a dedicatorias selectas en memoria de su difunto esposo. También supervisó el establecimiento de la Biblioteca y Museo Presidencial John F. Kennedy, que es el depósito de documentos oficiales de la Administración Kennedy. Diseñado por el arquitecto I.M. Pei, está situado junto al campus de la Universidad de Massachusetts en Boston.

A pesar de haber encargado el relato autorizado de William Manchester sobre la muerte del presidente Kennedy, La muerte de un presidente, Kennedy estuvo sujeto a una atención significativa de los medios en 1966-1967 cuando ella y Robert Kennedy intentó bloquear la publicación. Demandaron a los editores Harper & Fila en diciembre de 1966; la demanda se resolvió al año siguiente cuando Manchester eliminó pasajes que detallaban la vida privada del presidente Kennedy. White vio la terrible experiencia como una validación de las medidas que la familia Kennedy, Jacqueline en particular, estaba dispuesta a tomar para preservar la imagen pública de John.

Durante la Guerra de Vietnam en noviembre de 1967, la revista Life denominó a Kennedy 'embajador itinerante no oficial de Estados Unidos'; cuando ella y David Ormsby-Gore, exembajador británico en los Estados Unidos durante la administración Kennedy, viajaron a Camboya, donde visitaron el complejo religioso de Angkor Wat con el Jefe de Estado Norodom Sihanouk. Según el historiador Milton Osborne, su visita fue "el comienzo de la reparación de las relaciones entre Camboya y Estados Unidos, que habían estado en un punto muy bajo". También asistió al funeral de Martin Luther King Jr. en Atlanta, Georgia, en abril de 1968, a pesar de su desgana inicial debido a las multitudes y los recordatorios de la muerte del presidente Kennedy.

Relación con Robert F. Kennedy

Después del asesinato de su esposo, Jacqueline Kennedy dependió en gran medida de su cuñado, Robert F. Kennedy; ella observó que él era el "menos parecido a su padre" de los hermanos Kennedy. Él había sido una fuente de apoyo después de que ella sufriera un aborto espontáneo al principio de su matrimonio; fue él, no su esposo, quien se quedó con ella en el hospital. Después del asesinato, Robert se convirtió en un padre sustituto para sus hijos hasta que las eventuales demandas de su propia familia numerosa y sus responsabilidades como fiscal general le obligaron a reducir la atención. Él le dio crédito a ella por haberlo convencido de permanecer en la política, y ella apoyó su candidatura a senador de los Estados Unidos en 1964 por Nueva York.

La ofensiva Tet de enero de 1968 en Vietnam resultó en una caída en las cifras de las encuestas del presidente Johnson, y los asesores de Robert Kennedy lo instaron a participar en la próxima carrera presidencial. Cuando Art Buchwald le preguntó si tenía la intención de postularse, Robert respondió: "Eso depende de lo que Jackie quiera que haga". Ella se reunió con él en ese momento y lo alentó a correr después de que ella le había aconsejado que no siguiera a Jack, sino que fuera "tú mismo". En privado, ella se preocupaba por su seguridad; ella creía que a Bobby le desagradaba más que a su esposo y que había "mucho odio" en los Estados Unidos. Ella le confió estos sentimientos, pero según su propio relato, él era "fatalista" como ella. A pesar de sus preocupaciones, Jacqueline Kennedy hizo campaña a favor de su cuñado y lo apoyó, y en un momento incluso mostró un absoluto optimismo de que a través de su victoria, los miembros de la familia Kennedy volverían a ocupar la Casa Blanca.

Justo después de la medianoche PDT del 5 de junio de 1968, un pistolero palestino enfurecido llamado Sirhan Sirhan hirió de muerte a Robert Kennedy minutos después de que él y una multitud de sus seguidores celebraran su victoria en las primarias presidenciales demócratas de California. Jacqueline Kennedy se apresuró a Los Ángeles para reunirse con su esposa Ethel, su cuñado Ted y los demás miembros de la familia Kennedy junto a la cama del hospital. Robert Kennedy nunca recuperó el conocimiento y murió al día siguiente. Tenía 42 años.

Matrimonio con Aristóteles Onassis

Después de la muerte de Robert Kennedy en 1968, Kennedy sufrió una recaída de la depresión que había sufrido en los días posteriores al asesinato de su esposo casi cinco años antes. Llegó a temer por su vida y la de sus dos hijos, diciendo: 'Si están matando a los Kennedy, entonces mis hijos son el objetivo... Quiero salir de este país'.

El 20 de octubre de 1968, Jacqueline Kennedy se casó con su viejo amigo Aristotle Onassis, un magnate naviero griego que pudo brindarle la privacidad y seguridad que buscaba para ella y sus hijos. La boda tuvo lugar en Skorpios, la isla griega privada de Onassis en el mar Jónico. Después de casarse con Onassis, tomó el nombre legal de Jacqueline Onassis y, en consecuencia, perdió su derecho a la protección del Servicio Secreto, que es un derecho de la viuda de un presidente de los Estados Unidos. El matrimonio le trajo considerable publicidad adversa. El hecho de que Aristóteles estuviera divorciado y su ex esposa Athina Livanos todavía viviera llevó a la especulación de que Jacqueline podría ser excomulgada por la iglesia católica romana, aunque esa preocupación fue descartada explícitamente por el arzobispo de Boston, el cardenal Richard Cushing, como ' 34;tonterías". Algunos la condenaron como una 'pecadora pública' y se convirtió en el objetivo de los paparazzi que la seguían a todas partes y la apodaban 'Jackie O'.

En 1968, la heredera multimillonaria Doris Duke, de quien Jacqueline Onassis era amiga, la nombró vicepresidenta de la Newport Restoration Foundation. Onassis defendió públicamente la fundación.

Durante su matrimonio, Jacqueline y Aristotle Onassis habitaron seis residencias diferentes: su apartamento de 15 habitaciones en la Quinta Avenida en Manhattan, su granja de caballos en Peapack-Gladstone, Nueva Jersey, su apartamento en Avenue Foch en París, su isla privada Skorpios, su casa en Atenas, y su yate Christina O. Onassis se aseguró de que sus hijos mantuvieran una conexión con la familia Kennedy haciendo que Ted Kennedy los visitara con frecuencia. Desarrolló una estrecha relación con Ted, y desde entonces él estuvo involucrado en sus apariciones públicas.

La salud de Aristóteles Onassis se deterioró rápidamente tras la muerte de su hijo Alexander en un accidente aéreo en 1973. Murió de insuficiencia respiratoria a los 69 años en París el 15 de marzo de 1975. Su legado financiero se vio severamente limitado por la ley griega, que dictaba cuánto podía heredar un cónyuge superviviente no griego. Después de dos años de disputas legales, Jacqueline Onassis finalmente aceptó un acuerdo de $ 26 millones de Christina Onassis, la hija y única heredera de Aristóteles, y renunció a todos los demás reclamos sobre el patrimonio de Onassis.

Años posteriores (1975-1990)

Onassis en 1985 con el presidente y la primera dama, Ronald y Nancy Reagan
Onassis with Hillary Clinton in 1993

Después de la muerte de su segundo esposo, Onassis regresó de forma permanente a los Estados Unidos y dividió su tiempo entre Manhattan, Martha's Vineyard y el complejo Kennedy en Hyannis Port, Massachusetts. En 1975, se convirtió en editora consultora en Viking Press, cargo que ocupó durante dos años.

Después de casi una década de evitar participar en eventos políticos, Onassis asistió a la Convención Nacional Demócrata de 1976 y sorprendió a los delegados reunidos cuando apareció en la lista de visitantes. galería. Renunció a Viking Press en 1977 después de que John Leonard de The New York Times declarara que ella tenía cierta responsabilidad en la publicación de Viking de la novela de Jeffrey Archer ¿Le decimos al presidente?, ambientado en una futura presidencia ficticia de Ted Kennedy y que describe un complot de asesinato contra él. Dos años más tarde, apareció junto a su suegra Rose Kennedy en el Faneuil Hall de Boston cuando Ted Kennedy anunció que desafiaría al actual presidente Jimmy Carter por la nominación demócrata a la presidencia. Participó en la campaña presidencial posterior, que no tuvo éxito.

Después de su renuncia a Viking Press, Onassis fue contratada por Doubleday, donde trabajó como editora asociada con un viejo amigo, John Turner Sargent, Sr. Entre los libros que editó para la empresa se encuentran < de Larry Gonick i>The Cartoon History of the Universe, la traducción al inglés de los tres volúmenes de la Trilogía de El Cairo de Naghib Mahfuz (con Martha Levin), y autobiografías de la bailarina Gelsey Kirkland, cantante -la compositora Carly Simon y el ícono de la moda Diana Vreeland. También animó a Dorothy West, su vecina de Martha's Vineyard y última superviviente del Renacimiento de Harlem, a completar la novela La boda (1995), una historia multigeneracional sobre raza, clase, riqueza y poder en los EE.UU.

Además de su trabajo como editora, Onassis participó en la preservación cultural y arquitectónica. En la década de 1970, dirigió una campaña de preservación histórica para salvar la Grand Central Terminal de la demolición y renovar la estructura en Manhattan. Una placa dentro de la terminal reconoce su papel destacado en su conservación. En la década de 1980, fue una figura importante en las protestas contra un rascacielos planificado en Columbus Circle que habría arrojado grandes sombras sobre Central Park; el proyecto fue cancelado. Un proyecto posterior siguió adelante a pesar de las protestas: un gran rascacielos de dos torres, el Time Warner Center, se completó en 2003. Sus notables esfuerzos de preservación histórica también incluyen su influencia en la campaña para salvar a Olana, el hogar de Frederic Edwin Church en el norte del estado de Nueva York.. Recibió la medalla de la Federación de Bellas Artes por su devoción a la causa de la preservación histórica en la ciudad de Nueva York.

Onassis siguió siendo objeto de considerable atención de la prensa, especialmente del fotógrafo paparazzi Ron Galella, quien la siguió y la fotografió mientras realizaba sus actividades normales; él tomó fotos sinceras de ella sin su permiso. Ella finalmente obtuvo una orden de restricción contra él y la situación llamó la atención sobre el problema de la fotografía de los paparazzi. Desde 1980 hasta su muerte, Onassis mantuvo una estrecha relación con Maurice Tempelsman, un industrial y comerciante de diamantes de origen belga que fue su compañero y asesor financiero personal.

A principios de la década de 1990, Onassis apoyó a Bill Clinton y aportó dinero a su campaña presidencial. Después de las elecciones, se reunió con la Primera Dama Hillary Clinton y le aconsejó sobre la crianza de un hijo en la Casa Blanca. En sus memorias Living History, Clinton escribió que Onassis fue "una fuente de inspiración y consejo para mí". La consultora demócrata Ann Lewis observó que Onassis se había acercado a los Clinton 'de una manera en la que no siempre ha actuado con los líderes demócratas en el pasado'.

Enfermedad, muerte y funeral

La tumba de Onassis en el cementerio nacional de Arlington

En noviembre de 1993, Onassis se cayó de su caballo mientras participaba en una cacería de zorros en Middleburg, Virginia y fue llevada al hospital para ser examinada. Se descubrió un ganglio linfático inflamado en su ingle, que inicialmente el médico diagnosticó que era causado por una infección. La caída del caballo contribuyó al deterioro de su salud durante los siguientes seis meses.

En diciembre, Onassis desarrolló nuevos síntomas, incluido dolor de estómago e inflamación de los ganglios linfáticos en el cuello, y se le diagnosticó linfoma no Hodgkin, un cáncer de la sangre. Comenzó la quimioterapia en enero de 1994 y anunció públicamente el diagnóstico, afirmando que el pronóstico inicial era bueno.

Ella continuó trabajando en Doubleday, pero en marzo el cáncer se había extendido a su médula espinal y cerebro y en mayo a su hígado y se consideró terminal. Onassis hizo su último viaje a casa desde el New York Hospital–Cornell Medical Center el 18 de mayo de 1994. La noche siguiente, a las 10:15 p. m., murió mientras dormía en su apartamento de Manhattan a los 64 años, con sus hijos a su lado.

Por la mañana, su hijo, John F. Kennedy, Jr., anunció el fallecimiento de su madre a la prensa y afirmó que había estado "rodeada de sus amigos, su familia y sus libros, y la gente y las cosas que amaba". Agregó que "lo hizo a su manera y en sus propios términos, y todos nos sentimos afortunados por eso".

El 23 de mayo de 1994, su misa fúnebre se llevó a cabo a pocas cuadras de su apartamento en la iglesia de St. Ignatius Loyola, la parroquia católica donde fue bautizada en 1929 y confirmada cuando era adolescente, y no pidió cámaras. para filmar el evento, por privacidad. Fue enterrada en el Cementerio Nacional de Arlington en Arlington, Virginia, junto con el presidente Kennedy, su hijo Patrick y su hija Arabella, que nació muerta. El presidente Bill Clinton pronunció un elogio en su funeral.

Dejó un patrimonio que sus albaceas valoraron en 43,7 millones de dólares.

Legado

Popularidad

Retrato oficial de Jackie en la Casa Blanca. Su vestido de lino plegado fue diseñado por el diseñador de moda irlandés Sybil Connolly.

El matrimonio de Jacqueline Kennedy con Aristóteles Onassis hizo que su popularidad decayera drásticamente entre un público estadounidense que lo veía como una traición al presidente asesinado. Su lujoso estilo de vida como la esposa trofeo de Onassis, en contraste con 'la madre tímida, desinteresada y sacrificada que el público estadounidense había llegado a respetar' como Primera Dama, llevó a la prensa a retratarla como 'una mujer derrochadora e imprudente'.

Jacqueline Kennedy Onassis tomó control consciente de su imagen pública y, al momento de su muerte, logró rehabilitarla. Al regresar a la ciudad de Nueva York después de la muerte de Onassis, trabajar como editora para Viking Press y Doubleday, concentrarse en sus hijos y nietos y participar en causas benéficas, revirtió su "despilfarro imprudente" imagen. También restableció su relación con la familia Kennedy y apoyó a la Biblioteca y Museo John F. Kennedy.

Sigue siendo una de las primeras damas más populares. Apareció 27 veces en la lista anual de Gallup de las 10 personas más admiradas de la segunda mitad del siglo XX; este número es superado solo por Billy Graham y la reina Isabel II y es más alto que el de cualquier presidente de los Estados Unidos.

Tina Turner y Jackie Joyner-Kersee han citado a Jacqueline Kennedy Onassis como influencias.

Icono de estilo

Kennedy llevaba su traje de Chanel rosa

Jacqueline Kennedy se convirtió en un ícono mundial de la moda durante la presidencia de su esposo. Después de las elecciones de 1960, encargó al diseñador de moda estadounidense nacido en Francia y amigo de la familia Kennedy, Oleg Cassini, que creara un vestuario original para sus apariciones como Primera Dama. De 1961 a 1963, Cassini la vistió con muchos de sus conjuntos más icónicos, incluido el abrigo beige del Día de la Inauguración y el vestido de gala inaugural, así como muchos atuendos para sus visitas a Europa, India y Pakistán. En 1961, Kennedy gastó $45,446 más en moda que el salario anual de $100,000 que ganaba su esposo como presidente.

Kennedy prefería la alta costura francesa, particularmente el trabajo de Chanel, Balenciaga y Givenchy, pero sabía que en su papel de primera dama, se esperaría que usara ropa de diseñadores estadounidenses. trabajar. Después de notar que su gusto por la moda de París estaba siendo criticado en la prensa, escribió a la editora de moda Diana Vreeland para pedir diseñadores estadounidenses adecuados, en particular aquellos que pudieran reproducir el estilo de París. Después de considerar la carta, que expresaba su disgusto por los estampados y su preferencia por "ropa terriblemente simple y tapada" Vreeland recomendó a Norman Norell, quien fue considerado el primer diseñador de Estados Unidos y conocido por su simplicidad de alta gama y su trabajo de excelente calidad. También sugirió a Ben Zuckerman, otro sastre de gran prestigio que ofrecía regularmente reinterpretaciones de la alta costura de París, y a la diseñadora de ropa deportiva Stella Sloat, que ocasionalmente ofrecía copias de Givenchy. La primera elección de Kennedy para su abrigo del Día de la Inauguración fue originalmente un modelo Zuckerman de lana púrpura que se basó en un diseño de Pierre Cardin, pero en su lugar se decidió por un abrigo Cassini beige y usó el Zuckerman para un recorrido por la Casa Blanca con Mamie. Eisenhower.

En su papel de primera dama, Kennedy prefería usar trajes de corte limpio con un dobladillo de falda hasta la mitad de la rodilla, mangas tres cuartos en chaquetas con cuello de muesca, vestidos de línea A sin mangas, vestidos por encima del codo. guantes, zapatos de tacón bajo y sombreros pastillero. Apodado el "Jackie" mira, estas prendas de vestir se convirtieron rápidamente en tendencias de moda en el mundo occidental. Más que cualquier otra Primera Dama, su estilo fue copiado por fabricantes comerciales y un gran segmento de mujeres jóvenes. Su influyente peinado abultado, descrito como una "exageración adulta de las niñas pequeñas". cabello," fue creado por el Sr. Kenneth, quien trabajó para ella desde 1954 hasta 1986. Sus gustos en gafas también fueron influyentes, los más famosos de los cuales fueron los pares a medida diseñados para ella por el diseñador francés François Pinton. La acuñación de "gafas Jackie O" todavía se usa hoy en día para referirse a este estilo de gafas de sol de gran tamaño con lentes ovaladas.

En sus años posteriores a la Casa Blanca, Kennedy experimentó un cambio de estilo; su nueva apariencia consistía en trajes de pantalón de pierna ancha, pañuelos de seda Hermès en la cabeza y gafas de sol grandes, redondas y oscuras. Incluso comenzó a usar jeans en público. Estableció una nueva tendencia de moda con jeans blancos sin cinturón con un cuello de tortuga negro que nunca se metió por dentro sino que se bajó sobre las caderas.

Kennedy en una cena estatal el 22 de mayo de 1962

Jacqueline Kennedy Onassis adquirió una gran colección de joyas a lo largo de su vida. Su collar de perlas de tres vueltas, diseñado por el joyero estadounidense Kenneth Jay Lane, se convirtió en su joya característica durante su tiempo como primera dama en la Casa Blanca. A menudo conocido como el "broche de bayas", el broche de racimo de fresas de dos frutas hecho de rubíes con tallos y hojas de diamantes, diseñado por el joyero francés Jean Schlumberger para Tiffany & Co., fue seleccionado personalmente y entregado por su esposo varios días antes de su investidura en enero de 1961. A principios y mediados de la década de 1960, ella usó brazaletes de oro y esmalte de Schlumberger con tanta frecuencia que la prensa los llamó &# 34;Pulseras Jackie"; ella también prefirió su esmalte blanco y oro "banana" pendientes. Kennedy usó joyas diseñadas por Van Cleef & Arpels a lo largo de las décadas de 1950, 1960 y 1970; su favorito sentimental era el Van Cleef & Arpels anillo de bodas que le dio el presidente Kennedy.

Kennedy, católico, era conocido por usar mantilla en misa y en presencia del Papa; se la considera ampliamente responsable de la popularización del velo sobre el sombrero de ala ancha más tradicional entre los católicos tradicionalistas anglófonos.

El personaje de Dick Van Dyke Show de Mary Tyler Moore, Laura Petrie, quien simbolizó la "naturaleza para sentirse bien" de la Casa Blanca Kennedy, a menudo vestido como Kennedy.

Kennedy fue incluida en el Salón de la Fama de la Lista Internacional de Mejores Vestidos en 1965. Muchas de sus prendas exclusivas se conservan en la Biblioteca y Museo John F. Kennedy; las piezas de la colección se exhibieron en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York en 2001. Bajo el título "Jacqueline Kennedy: The White House Years" la exposición se centró en su época como primera dama.

En 2012, la revista Time incluyó a Jacqueline Kennedy Onassis en su lista All-TIME 100 Fashion Icons. En 2016, Forbes la incluyó en la lista 10 iconos de la moda y las tendencias que hicieron famosas.

Evaluaciones históricas

En 2020, la revista Time incluyó su nombre en su lista de las 100 Mujeres del Año. Fue nombrada Mujer del año 1962 por sus esfuerzos para mejorar la historia y el arte estadounidenses.

Jacqueline Kennedy Onassis se considera habitual en su papel de primera dama, aunque Frank N. Magill argumentó que su vida era la validación de que "la fama y la celebridad" cambió la forma en que las primeras damas son evaluadas históricamente. Hamish Bowles, curador de "Jacqueline Kennedy: Los años de la Casa Blanca" exhibida en el Museo Metropolitano de Arte, atribuyó su popularidad a una sensación de desconocimiento que se sintió en su retiro del público, lo que calificó de "inmensamente atractivo". Después de su muerte, Kelly Barber se refirió a Jacqueline Kennedy Onassis como "la mujer más intrigante del mundo", y agregó que su estatura también se debía a su afiliación con causas valiosas. El historiador Carl Sferrazza Anthony resumió que la ex primera dama "se convirtió en una figura a la que se aspiraba en esa época, cuyo privilegio podría no ser alcanzado fácilmente por la mayoría de los estadounidenses, pero que otros podrían esforzarse por emular". Desde finales de la década de 2000, los comentaristas han invocado la personalidad tradicional de Onassis cuando se refieren a los cónyuges políticos de moda. Una amplia variedad de comentaristas han acreditado positivamente el trabajo de Jacqueline Kennedy Onassis en la restauración de la Casa Blanca, incluidos Hugh Sidey, Letitia Baldrige, Laura Bush, Kathleen P. Galop y Carl Anthony.

Desde 1982, el Siena College Research Institute ha realizado periódicamente encuestas en las que se pide a los historiadores que evalúen a las primeras damas estadounidenses de acuerdo con una puntuación acumulada sobre los criterios independientes de sus antecedentes, valor para el país, inteligencia, coraje, logros, integridad, liderazgo, siendo su propias mujeres, imagen pública y valor para el presidente. Constantemente, Onassis se ha clasificado entre las tres y ocho primeras damas de gran prestigio en estas encuestas. En términos de evaluación acumulativa, Onassis ha sido clasificado:

En la encuesta del Siena Research Institute de 2008, Onassis se ubicó entre los cinco primeros de todos los criterios, ocupando el segundo lugar más alto en antecedentes, el cuarto lugar más alto en inteligencia, el segundo lugar más alto en valor para el país, el cuarto lugar más alto en siendo su "propia mujer", la cuarta más alta en integridad, la quinta más alta en sus logros, la segunda más alta en coraje, la cuarta más alta en liderazgo, la primera en imagen pública y la tercera más alta en su valor para el presidente. En la encuesta de 2003, Onassis se ubicó entre los cinco primeros en la mitad de las categorías, ocupando el primer lugar en antecedentes, el quinto en inteligencia, el cuarto en valor, el cuarto en valor para el país y el primero en valor. en imagen pública. En la encuesta del Instituto de Investigación de Siena de 2014, en las clasificaciones de las primeras damas estadounidenses de los siglos XX y XXI en preguntas adicionales de la encuesta, Onassis ocupó el segundo lugar en la gestión de la vida familiar, el cuarto en el avance de los problemas de la mujer, el tercero -el más grande como activo político, el cuarto comunicador público más fuerte y el segundo más alto para la creación de un legado duradero. En la encuesta de 2014, Onassis y su primer esposo también ocuparon el sexto lugar entre las 39 primeras parejas en términos de ser una "pareja poderosa".

En la encuesta del Sienna College Research Institute de 1982, Onassis había sido clasificado como el más bajo en los criterios de integridad. En iteraciones posteriores de la encuesta, los historiadores' el respeto por su integridad mejoró notablemente. La opinión inicial de desaprobación de su integridad puede deberse a los sentimientos hacia su matrimonio con Aristóteles Onassis. Historiadores' Las opiniones generales hacia Onassis en su conjunto parecen haberse vuelto más favorables en los años siguientes, ya que ella, en su segunda viudez, demostró su independencia con su carrera editorial.

Honores y memoriales

Representaciones

Jaclyn Smith interpreta a Jacqueline Kennedy en la película para televisión de 1981 Jacqueline Bouvier Kennedy, que describe su vida hasta el final de la presidencia de JFK. El productor de la película, Louis Rudolph, expresó su interés en crear un "retrato positivo de una mujer que pensé que había sido muy difamada", comentarios que fueron interpretados por John J. O'Connor de The New York Times como borrando cualquier posibilidad de crítica hacia ella. Aunque Smith recibió elogios por su actuación, con Marilynn Preston llamándola "convincente en un papel imposible", Tom Shales escribió "Jaclyn Smith no pudo salir de un bolso de Gucci".;.

Blair Brown interpreta a Jacqueline Kennedy en la miniserie de 1983 Kennedy, ambientada durante la presidencia de Kennedy. Brown usó pelucas y maquillaje para parecerse mejor a Kennedy y dijo que al interpretar el papel obtuvo una visión diferente del asesinato: "Me di cuenta de que se trataba de una mujer que presenciaba la ejecución pública de su esposo". Jason Bailey elogió su actuación, mientras que Andrea Mullaney notó su parecido con Kennedy y su timidez en general. Brown fue nominada a un BAFTA de televisión como Mejor Actriz y a un Globo de Oro como Mejor Actriz en una Miniserie o Película para Televisión.

Marianna Bishop, Sarah Michelle Gellar y Roma Downey interpretan a Jacqueline Kennedy Onassis en la miniserie de 1991 A Woman Named Jackie, que cubre toda su vida hasta la muerte de Aristóteles Onassis. Sobre ser contactado para el papel, Downey reflexionó: "Pensé que era una elección extraña porque no creía que me pareciera en nada a ella y yo era irlandés". La mitad del guardarropa de Downey fue diseñado por Shelley Komarov y Downey declaró que, aunque durante mucho tiempo había albergado 'un gran respeto y admiración' para Jacqueline Kennedy Onassis, no estaba al tanto de los problemas de su infancia. El crítico Rick Kogan elogió a Downey por hacer 'un trabajo sorprendentemente bueno en el exigente papel principal', mientras que Howard Rosenberg lamentó que la actuación de Downey no logró 'perforar este espeso barniz de superficialidad'. Ability atribuyó al papel el aumento del perfil de Downey. En 1992, la miniserie ganó el Premio Emmy a la Miniserie Sobresaliente.

Rhoda Griffis interpreta a Jacqueline Kennedy en la película Love Field de 1992, ambientada poco antes y después del asesinato de JFK. Fue el debut cinematográfico de Griffis. Griffis dijo que su ortodoncista le había dicho que se parecía a Kennedy y que la eligió cuando entró a las audiciones para el papel.

Sally Taylor-Isherwood, Emily VanCamp y Joanne Whalley interpretan a Jacqueline Kennedy Onassis en la miniserie de televisión de 2000 Jackie Bouvier Kennedy Onassis, que cubre cronológicamente toda su vida. Whalley se preparó para el papel escuchando grabaciones de la voz de Jacqueline Kennedy Onassis y trabajando con un entrenador de dialectos; al final de la producción, desarrolló un apego por ella. Laura Fries evaluó a Whalley como carente del carisma de Jacqueline Kennedy Onassis a pesar de ser 'conmovedora y majestuosa'. por derecho propio, mientras que Ron Wertheimer vio a Whalley como alguien pasivo en el papel y lamentó que "los cineastas interpretan a Jackie como Forrest Gump con un sombrero de pastillero, alguien que sigue pasando cerca del centro de las cosas sin realmente tocar, o ser tocado". por – mucho."

Stephanie Romanov interpreta a Jacqueline Kennedy en la película de 2000 Trece días, que tiene lugar durante la crisis de los misiles en Cuba. Philip French de The Guardian destacó su pequeño papel y estar fuera de "el circuito" era preciso sobre los roles de las mujeres en 'principios de los años sesenta'. Laura Clifford llamó a Romanov "poco convincente" en el papel

Jill Hennessy interpreta a Jacqueline Kennedy en la película para televisión de 2001 Jackie, Ethel, Joan: The Women of Camelot. Hennessy se preparó para la actuación viendo horas de imágenes de archivo de Kennedy y citó que una de las razones por las que favoreció la miniserie fue su carácter distintivo al no centrarse "estrictamente en los hombres o solo en Jackie". Los revisores Anita Gates y Terry Kelleher creían que Hennessy aportó "elegancia" al papel, mientras que Steve Oxman analizó la actuación: "Hennessy simplemente no posee la gracia natural adecuada". Pero esta foto tiene la costumbre de decirnos más de lo que nos muestra, y la actriz logra comunicar los elementos más importantes de la historia sin que sea especialmente convincente."

Jacqueline Bisset interpreta a Jacqueline Kennedy en la película de 2003 America's Prince: The John F. Kennedy Jr. Story. Bisset dijo que las gafas que usó durante la película eran remanentes de un papel anterior en The Greek Tycoon. Neil Genzlinger pensó que Bisset "debería haberlo sabido mejor" al asumir el papel mientras Kristen Tauer escribió que Bisset retrataba a Kennedy como una madre fue una "luz central diferente a la de muchas películas anteriores".

Jeanne Tripplehorn interpreta a Jacqueline Kennedy en la película de 2009 Grey Gardens en una sola escena. Tripplehorn dijo que las preguntas que tenía sobre Edith Bouvier Beale que pensó que serían respondidas al ser parte de la película quedaron sin resolver. Tripplehorn recibió diversas reacciones por su actuación, mientras que Brian Lowry notó su parecido con Kennedy y su pequeño papel.

Katie Holmes interpreta a Jacqueline Kennedy en la miniserie de 2011 The Kennedys, ambientada durante la presidencia de Kennedy y su secuela de 2017 The Kennedys: After Camelot, que se centra en su vida después de 1968 Mary McNamara y Hank Stuever consideraron la actuación de Holmes con neutralidad en sus reseñas de The Kennedys, mientras que Hadley Freeman la calificó de 'sin sangre'. en el papel Holmes dijo que retomar el papel era un "desafío mayor" por tener que actuar durante períodos posteriores de la vida de Kennedy. Cuando se le preguntó sobre la película simultánea de Jackie, Holmes dijo: "Creo que es realmente emocionante". Es solo un testimonio de lo increíble que era Jacqueline Kennedy Onassis y lo mucho que significó para nuestro país. Holmes también dijo que ambos deberían verse debido a que cubren diferentes períodos de la vida de Jackie. En The Kennedys: After Camelot, la actuación de Holmes fue vista favorablemente por Daniel Feinberg y Allison Keane, mientras que Kristi Turnquist la criticó.

Minka Kelly interpreta a Jacqueline Kennedy en la película de 2013 The Butler, y le da al protagonista de la película, Cecil, una de las corbatas de su esposo después de su asesinato. Kelly dijo que se sintió intimidada y asustada al asumir el papel. Kelly admitió tener dificultades para perfeccionar la voz de Kennedy, 'dormir escuchándola' y sentirse incómodo con la ropa de lana asociada con el papel.

Ginnifer Goodwin la interpreta en la película para televisión de 2013 Killing Kennedy. Goodwin usó fotos íntimas para retratar mejor a Jacqueline Kennedy y se preocupó por 'hacerle justicia e interpretarla con la mayor precisión posible sin siquiera hacer una impresión de ella'. El coprotagonista Rob Lowe dijo sobre ver a Goodwin con el traje rosa de Chanel: "Lo hizo real". Si me hiciera ilusiones sobre lo que estábamos haciendo, verla en ese momento icónico fue, diría, aleccionador”. Tom Carson escribió que la 'vulnerabilidad de la marca registrada de Goodwin humaniza a Jackie considerablemente' mientras que Bruce Miller la llamó una mala interpretación y Robert Lloyd y Brian Lowry criticaron su actuación.

Kim Allen interpreta a Jacqueline Kennedy en la película LBJ de 2016. Ray Bennett señaló en su reseña de la película que Allen tenía un papel que no hablaba.

Natalie Portman interpreta a Jacqueline Kennedy en la película Jackie de 2016, ambientada durante la presidencia de JFK e inmediatamente después del asesinato. Portman admitió sentirse intimidado al tomar el papel e investigar para prepararse para la filmación. Nigel M. Smith escribió que al interpretar a Kennedy, Portman estaba 'asumiendo posiblemente el mayor desafío de su carrera'. Manohla Dargis, David Edelstein y Peter Bradshaw elogiaron su actuación. Portman fue nominada a Mejor Actriz por los Premios de la Academia, los Premios AACTA, AWFJ, AFCA y BSFC, y ganó la categoría por la Sociedad de Críticos de Cine en Línea.

Jodi Balfour interpreta a Jacqueline Kennedy en el octavo episodio de 2017 de la segunda temporada de la serie dramática de Netflix, The Crown, titulada "Dear Mrs. Kennedy", ambientada durante la visita de junio de 1961 de la pareja Kennedy al Palacio de Buckingham y la reacción inmediata al asesinato de John F. Kennedy.