Honduras

Bandera de Honduras
Bandera de Honduras

Honduras, oficialmente la República de Honduras, es un país de América Central. La República de Honduras limita al oeste con Guatemala, al suroeste con El Salvador, al sureste con Nicaragua, al sur con el Océano Pacífico en el Golfo de Fonseca, y al norte con el Golfo de Honduras, un gran entrada del Mar Caribe. Su capital y ciudad más grande es Tegucigalpa.

Honduras fue el hogar de varias culturas mesoamericanas importantes, sobre todo la maya, antes de la colonización española en el siglo XVI. Los españoles introdujeron el catolicismo romano y el idioma español ahora predominante, junto con numerosas costumbres que se han mezclado con la cultura indígena. Honduras se independizó en 1821 y desde entonces ha sido una república, aunque constantemente ha soportado muchas luchas sociales e inestabilidad política, y sigue siendo uno de los países más pobres del hemisferio occidental. En 1960, la parte norte de lo que fue la Costa de los Mosquitos fue transferida de Nicaragua a Honduras por la Corte Internacional de Justicia.

La economía de la nación es principalmente agrícola, lo que la hace especialmente vulnerable a los desastres naturales como el huracán Mitch en 1998. La clase baja se basa principalmente en la agricultura, mientras que la riqueza se concentra en los centros urbanos del país. Honduras tiene un Índice de Desarrollo Humano de 0.625, clasificándolo como una nación con desarrollo medio. Cuando se ajusta por la desigualdad de ingresos, su Índice de Desarrollo Humano ajustado por la Desigualdad es 0,443.

La sociedad hondureña es predominantemente mestiza; sin embargo, los indios americanos, negros y blancos también viven en Honduras (2017). La nación tuvo una estabilidad política relativamente alta hasta su golpe de Estado de 2009 y nuevamente con las elecciones presidenciales de 2017.

Honduras se extiende por unos 112.492 km (43.433 millas cuadradas) y tiene una población que supera los 9 millones. Sus partes del norte son parte de la zona del Caribe occidental, como se refleja en la demografía y la cultura del área. Honduras es conocida por sus ricos recursos naturales, que incluyen minerales, café, frutas tropicales y caña de azúcar, así como por su creciente industria textil, que sirve al mercado internacional.

EtimologíaEditar | Comentar

Mapa de Honduras
Mapa de Honduras

El significado literal del término "Honduras" es "profundidades" en español. El nombre podría referirse a la bahía de Trujillo como un fondeadero, fondura en el dialecto leonés de España, o a la supuesta cita de Colón de que "Gracias a Dios que hemos salido de esas honduras". ).

No fue hasta finales del siglo XVI que Honduras se utilizó para toda la provincia. Antes de 1580, Honduras se refería solo a la parte oriental de la provincia e Higueras se refería a la parte occidental. Otro nombre temprano es Guaymuras, revivido como el nombre del diálogo político en 2009 que tuvo lugar en Honduras en lugar de Costa Rica.

Los hondureños a menudo se conocen como Catracho o Catracha (fem) en español. La palabra fue acuñada por los nicaragüenses y deriva del apellido del general hondureño español Florencio Xatruch, quien en 1857 dirigió las fuerzas armadas hondureñas contra un intento de invasión del aventurero norteamericano William Walker. El apodo se considera complementario, no despectivo.

HistoriaEditar | Comentar

Vaso trípode cultura Maya-Ulúa
Vaso trípode cultura Maya-Ulúa

Período precolonial

En la era precolombina, la Honduras moderna estaba dividida en dos regiones panculturales: Mesoamérica en el oeste y el área istmo-colombiana en el este. Cada complejo tenía un "área central" dentro de Honduras (el Valle de Sula para Mesoamérica y La Mosquitia para el área istmo-colombiana), y el área intermedia era de transición gradual. Sin embargo, estos conceptos no tenían significado en la era precolombina misma y representan áreas muy diversas. El pueblo lenca de las tierras altas del interior también se considera generalmente como culturalmente mesoamericano, aunque el grado de vinculación con otras áreas varió con el tiempo (por ejemplo, se expandió durante el cenit del imperio tolteca).

En el extremo oeste, la civilización maya floreció durante cientos de años. El estado dominante, mejor conocido y mejor estudiado dentro de las fronteras de Honduras estaba en Copán, que estaba ubicado en un área mayoritariamente no maya, o en la frontera entre áreas mayas y no mayas. Copán decayó con otros centros de las Tierras Bajas durante las conflagraciones del Clásico Terminal en el siglo IX. Los mayas de esta civilización sobreviven en el oeste de Honduras como los ch'orti', aislados de sus pares lingüísticos choltianos del oeste.

Sin embargo, Copán representa solo una fracción de la historia precolombina de Honduras. Los restos de otras civilizaciones se encuentran en todo el país. Los arqueólogos han estudiado sitios como Naco  [es] y La Sierra en el Valle de Naco, Los Naranjos en el Lago Yojoa, Yarumela en el Valle de Comayagua, La Ceiba y Salitron Viejo (ambos ahora bajo el embalse de la Presa Cajón), Selin Farm y Cuyamel en el valle del Aguán, Cerro Palenque, Travesia, Curruste, Ticamaya, Despoloncal, Playa de los Muertos en el valle bajo del río Ulúa, entre muchos otros.

En 2012, el escaneo LiDAR reveló que existían varios asentamientos de alta densidad previamente desconocidos en La Mosquitia, correspondientes a la leyenda de "La Ciudad Blanca". Desde entonces, la excavación y el estudio han mejorado el conocimiento de la historia de la región. Se estima que estos asentamientos alcanzaron su cénit entre el 500 y el 1000 d.C.

Conquista española (1524-1539)

En su cuarto y último viaje al Nuevo Mundo en 1502, Cristóbal Colón desembarcó cerca del moderno pueblo de Trujillo, cerca de la laguna de Guaimoreto, convirtiéndose en el primer europeo en visitar las Islas de la Bahía en la costa de Honduras. El 30 de julio de 1502, Colón envió a su hermano Bartolomé a explorar las islas y Bartolomé se encontró con un barco comercial maya de Yucatán, que transportaba mayas bien vestidos y un rico cargamento. Los hombres de Bartolomé robaron el cargamento que querían y secuestraron al anciano capitán del barco para que sirviera como intérprete en el primer encuentro registrado entre los españoles y los mayas.

En marzo de 1524, Gil González Dávila se convirtió en el primer español en ingresar a Honduras como conquistador. seguido por Hernán Cortés, que había traído fuerzas desde México. Gran parte de la conquista tuvo lugar en las siguientes dos décadas, primero por grupos leales a Cristóbal de Olid, y luego por los leales a Francisco de Montejo, pero más particularmente por los seguidores de Alvarado. Además de los recursos españoles, los conquistadores dependían en gran medida de las fuerzas armadas de México: ejércitos de miles de tlaxcaltecas y mexicas que permanecían acuartelados en la región.

La resistencia a la conquista estuvo dirigida en particular por Lempira. Muchas regiones del norte de Honduras nunca cayeron en manos de los españoles, en particular el Reino Miskito. Después de la conquista española, Honduras pasó a formar parte del vasto imperio de España en el Nuevo Mundo dentro del Reino de Guatemala. Trujillo y Gracias fueron las primeras ciudades-capitales. Los españoles gobernaron la región durante aproximadamente tres siglos.

Honduras española (1524-1821)

Honduras se organizó como provincia del Reino de Guatemala y se fijó la capital, primero en Trujillo en la costa atlántica, luego en Comayagua y finalmente en Tegucigalpa en la parte central del país.

La minería de plata fue un factor clave en la conquista y asentamiento español de Honduras. Inicialmente, las minas eran explotadas por la población local a través del sistema de encomienda, pero como la enfermedad y la resistencia hicieron que esta opción fuera menos disponible, se trajeron esclavos de otras partes de América Central. Cuando el comercio local de esclavos se detuvo a fines del siglo XVI, los esclavos africanos , en su mayoría de Angola, fueron importados. Después de alrededor de 1650, muy pocos esclavos u otros trabajadores externos llegaron a Honduras.

Aunque los españoles conquistaron la parte sur o del Pacífico de Honduras con bastante rapidez, tuvieron menos éxito en el lado norte o del Atlántico. Se las arreglaron para fundar algunos pueblos a lo largo de la costa, en Puerto Caballos y Trujillo en particular, pero no lograron conquistar la parte oriental de la región ni tampoco muchos focos de pueblos indígenas independientes. El Reino Miskito en el noreste fue particularmente efectivo para resistir la conquista. El Reino Miskito encontró el apoyo de corsarios del norte de Europa, piratas y especialmente de la antigua colonia británica inglesa de Jamaica, que colocó gran parte del área bajo su protección después de 1740.

Independencia (1821)

Honduras se independizó de España en 1821 y formó parte del Primer Imperio Mexicano hasta 1823, cuando pasó a formar parte de las Provincias Unidas de América Central. Ha sido una república independiente y ha celebrado elecciones periódicas desde 1838. En las décadas de 1840 y 1850, Honduras participó en varios intentos fallidos de unidad centroamericana, como la Confederación de Centroamérica (1842-1845), el pacto de Guatemala (1842) , la Dieta de Sonsonate (1846), la Dieta de Nacaome (1847) y Representación Nacional en Centroamérica (1849–1852). Aunque Honduras finalmente adoptó el nombre de República de Honduras, el ideal unionista nunca decayó, y Honduras fue uno de los países centroamericanos que más impulsó una política de unidad regional.

Las políticas que favorecieron el comercio y la inversión internacionales comenzaron en la década de 1870, y pronto se involucraron intereses extranjeros, primero en el envío desde la costa norte, especialmente frutas tropicales y, sobre todo, plátanos, y luego en la construcción de ferrocarriles. En 1888, una línea de ferrocarril proyectada desde la costa del Caribe hasta la capital, Tegucigalpa, se quedó sin dinero cuando llegó a San Pedro Sula. Como resultado, San Pedro se convirtió en el principal centro industrial del país y la segunda ciudad más grande. Comayagua fue la capital de Honduras hasta 1880, cuando la capital se trasladó a Tegucigalpa.

Desde la independencia, se han producido en el país cerca de 300 pequeñas rebeliones internas y guerras civiles, incluidos algunos cambios de régimen.

El siglo XX y el papel de las empresas americanas

A fines del siglo XIX, Honduras otorgó tierras y exenciones sustanciales a varias empresas de infraestructura y frutas con sede en los EE. UU. a cambio del desarrollo de las regiones del norte del país. Como resultado, miles de trabajadores llegaron a la costa norte para trabajar en las plantaciones de banano y otros negocios que crecieron alrededor de la industria de exportación. Las empresas exportadoras de banano, dominadas hasta 1930 por la Cuyamel Fruit Company, así como por la United Fruit Company y la Standard Fruit Company, construyeron una economía de enclave en el norte de Honduras, controlando la infraestructura y creando sectores autosuficientes y exentos de impuestos que contribuyeron relativamente poco al crecimiento económico. Las tropas estadounidenses desembarcaron en Honduras en 1903, 1907, 1911, 1912, 1919, 1924 y 1925.

En 1904, el escritor O. Henry acuñó el término "república bananera" para describir a Honduras, publicando un libro llamado Cabbages and Kings , sobre un país ficticio, Anchuria, inspirado en sus experiencias en Honduras, donde había vivido durante seis meses. En The Admiral , O.Henry se refiere a la nación como una "pequeña república bananera marítima"; naturalmente, la fruta era toda la base de su economía. Según un analista literario que escribe para The Economist , "su frase evoca claramente la imagen de un país agrario tropical. Pero su significado real es más nítido: se refiere a las empresas frutícolas de los Estados Unidos que llegaron a ejercer una influencia extraordinaria sobre el política de Honduras y sus vecinos".Además de atraer a los trabajadores centroamericanos al norte, las empresas frutícolas alentaron la inmigración de trabajadores del Caribe de habla inglesa, especialmente de Jamaica y Belice, que introdujeron en el país una población afrodescendiente, angloparlante y mayoritariamente protestante, aunque muchos de estos los trabajadores se fueron después de los cambios a la ley de inmigración en 1939. Honduras se unió a las Naciones Aliadas después de Pearl Harbor, el 8 de diciembre de 1941, y firmó la Declaración de las Naciones Unidas el 1 de enero de 1942, junto con otros veinticinco gobiernos.

Las crisis constitucionales de la década de 1940 llevaron a reformas en la década de 1950. Una reforma dio permiso a los trabajadores para organizarse y una huelga general de 1954 paralizó la parte norte del país durante más de dos meses, pero condujo a reformas. En 1963, un golpe militar derrocó al presidente elegido democráticamente, Ramón Villeda Morales. En 1960, la parte norte de lo que fue la Costa de los Mosquitos fue transferida de Nicaragua a Honduras por la Corte Internacional de Justicia.

Guerra y agitación (1969-1999)

En 1969, Honduras y El Salvador lucharon en lo que se conoció como la Guerra del Fútbol. Las tensiones fronterizas llevaron a la acritud entre los dos países después de que Oswaldo López Arellano, el presidente de Honduras, culpó del deterioro de la economía hondureña a los inmigrantes de El Salvador. La relación llegó a un punto bajo cuando El Salvador se enfrentó a Honduras en un partido eliminatorio de fútbol de tres rondas preliminar a la Copa del Mundo.

Las tensiones aumentaron y el 14 de julio de 1969, el ejército salvadoreño invadió Honduras. La Organización de los Estados Americanos (OEA) negoció un alto el fuego que entró en vigor el 20 de julio y provocó la retirada de las tropas salvadoreñas a principios de agosto. Los factores que contribuyeron al conflicto fueron una disputa fronteriza y la presencia de miles de salvadoreños viviendo ilegalmente en Honduras. Después de la guerra de una semana, fueron expulsados ​​hasta 130.000 inmigrantes salvadoreños.

El huracán Fifi causó graves daños cuando rozó la costa norte de Honduras los días 18 y 19 de septiembre de 1974. Melgar Castro (1975–78) y Paz García (1978–82) construyeron en gran medida la infraestructura física y el sistema de telecomunicaciones actuales de Honduras.

En 1979, el país volvió al gobierno civil. En abril de 1980 se eligió popularmente una asamblea constituyente para redactar una nueva constitución y en noviembre de 1981 se realizaron elecciones generales. La constitución fue aprobada en 1982 y el gobierno del PLH de Roberto Suazo ganó la elección con la promesa de llevar a cabo un ambicioso programa de desarrollo económico y social para enfrentar la recesión en la que se encontraba Honduras. Lanzó ambiciosos proyectos de desarrollo social y económico patrocinados por la ayuda estadounidense para el desarrollo. Honduras se convirtió en anfitrión de la misión del Cuerpo de Paz más grande del mundo, y proliferaron las agencias voluntarias internacionales y no gubernamentales. El Cuerpo de Paz retiró a sus voluntarios en 2012, citando preocupaciones de seguridad.

A principios de la década de 1980, Estados Unidos estableció una presencia militar continua en Honduras para apoyar a El Salvador, las guerrillas de la Contra que luchaban contra el gobierno de Nicaragua y también desarrollar una pista de aterrizaje y un puerto moderno en Honduras. Aunque se salvó de las sangrientas guerras civiles que asolaron a sus vecinos, el ejército hondureño emprendió silenciosamente campañas contra las milicias marxista-leninistas como el Movimiento de Liberación Popular de Cinchoneros, conocido por secuestros y atentados con bombas, y también contra muchos no militantes. La operación incluyó una campaña respaldada por la CIA de ejecuciones extrajudiciales por parte de unidades respaldadas por el gobierno, en particular el Batallón 316.

En 1998, el huracán Mitch causó una destrucción masiva y generalizada. El presidente de Honduras, Carlos Roberto Flores, dijo que cincuenta años de progreso en el país se habían revertido. Mitch destruyó alrededor del 70% de los cultivos del país y entre el 70% y el 80% de la infraestructura de transporte, incluidos casi todos los puentes y carreteras secundarias. En Honduras, 33.000 casas fueron destruidas y otras 50.000 dañadas. Unas 5.000 personas muertas y 12.000 más heridas. Las pérdidas totales se estimaron en US $ 3 mil millones.

Siglo XXI

En 2007, el presidente de Honduras, Manuel Zelaya, y el presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, iniciaron conversaciones sobre la asistencia de los Estados Unidos a Honduras para hacer frente a los crecientes cárteles de la droga de este último en Mosquito, el este de Honduras, utilizando las Fuerzas Especiales de los Estados Unidos. Esto marcó el comienzo de un nuevo punto de apoyo para la presencia continua de las Fuerzas Armadas de los EE. UU. en América Central.

Bajo Zelaya, Honduras se unió al ALBA en 2008, pero se retiró en 2010 después del golpe de Estado hondureño de 2009. En 2009, se produjo una crisis constitucional cuando se transfirió el poder en un golpe de estado del presidente al jefe del Congreso. La OEA suspendió a Honduras porque no consideró legítimo a su gobierno.

Países de todo el mundo, la OEA y las Naciones Unidas condenaron formal y unánimemente la acción como un golpe de Estado, negándose a reconocer al gobierno de facto , a pesar de que los abogados consultados por la Biblioteca del Congreso presentaron al Congreso de los Estados Unidos una dictamen que declaró legal el golpe. La Corte Suprema de Honduras también dictaminó que el proceso había sido legal. El gobierno que siguió al gobierno de facto estableció una comisión de la verdad y la reconciliación, la Comisión de la Verdad y Reconciliación , que después de más de un año de investigación y debate concluyó que el derrocamiento había sido un golpe de Estado e ilegal en opinión de la comisión. .

El 28 de noviembre de 2021, la ex primera dama Xiomara Castro, candidata presidencial de izquierda del opositor Partido Libertad y Refundación, obtuvo el 53 % de los votos en las elecciones presidenciales para convertirse en la primera mujer presidenta de Honduras, lo que significa el fin de un reinado de 12 años. del derechista Partido Nacional. Prestó juramento el 27 de enero de 2022. Su esposo, Manuel Zelaya, ocupó el mismo cargo desde 2006 hasta 2009.

GeografíaEditar | Comentar

La costa norte de Honduras limita con el Mar Caribe y el Océano Pacífico se encuentra al sur a través del Golfo de Fonseca. Honduras se compone principalmente de montañas, con llanuras estrechas a lo largo de las costas. Una gran jungla de tierras bajas sin desarrollar, La Mosquitia se encuentra en el noreste, y el valle de Sula de tierras bajas densamente poblado en el noroeste. En La Mosquitia se encuentra la Reserva de la Biosfera Río Plátano, patrimonio mundial de la UNESCO, con el río Coco que divide Honduras de Nicaragua.

Las Islas de la Bahía y las Islas Swan están frente a la costa norte. Misteriosa Bank y Rosario Bank, de 130 a 150 kilómetros (81 a 93 millas) al norte de las Islas Swan, se encuentran dentro de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de Honduras.

Los recursos naturales incluyen madera, oro, plata, cobre, plomo, zinc, mineral de hierro, antimonio, carbón, pescado, camarones y energía hidroeléctrica.

Clima

El clima varía de tropical en las tierras bajas a templado en las montañas. Las regiones central y sur son relativamente más cálidas y menos húmedas que la costa norte.

Flora y fauna

La región se considera un punto crítico de biodiversidad debido a las muchas especies de plantas y animales que se encuentran allí. Al igual que otros países de la región, contiene vastos recursos biológicos. Honduras alberga más de 6000 especies de plantas vasculares, de las cuales 630 (descritas hasta ahora) son orquídeas; alrededor de 250 reptiles y anfibios, más de 700 especies de aves y 110 especies de mamíferos, de los cuales la mitad son murciélagos.

En la región nororiental de La Mosquitia se encuentra la Reserva de la Biosfera Río Plátano, una selva tropical de tierras bajas que alberga una gran diversidad de vida. La reserva se agregó a la Lista de sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO en 1982.

Honduras tiene selvas tropicales, bosques nubosos (que pueden elevarse hasta casi 3000 metros o 9800 pies sobre el nivel del mar), manglares, sabanas y cadenas montañosas con pinos y robles, y el Sistema Arrecifal Mesoamericano. En las Islas de la Bahía hay delfines nariz de botella, mantarrayas, peces loro, bancos de peces cirujanos azules y tiburones ballena.

La deforestación resultante de la tala es rampante en el Departamento de Olancho. La limpieza de tierras para la agricultura prevalece en la región de La Mosquitia, en gran parte subdesarrollada, lo que provoca la degradación y la erosión del suelo. Honduras obtuvo una puntuación media en el Índice de Integridad del Paisaje Forestal de 2019 de 4,48/10, ubicándose en el puesto 126 a nivel mundial entre 172 países.

El lago Yojoa, que es la mayor fuente de agua dulce de Honduras, está contaminado por metales pesados ​​producidos por las actividades mineras. Algunos ríos y arroyos también están contaminados por la minería.

Gobierno y políticasEditar | Comentar

Honduras se rige en el marco de una república democrática representativa presidencial. El presidente de Honduras es a la vez jefe de estado y jefe de gobierno. El poder ejecutivo es ejercido por el gobierno de Honduras. El poder legislativo reside en el Congreso Nacional de Honduras. El poder judicial es independiente tanto del poder ejecutivo como del legislativo.

El Congreso Nacional de Honduras ( Congreso Nacional ) tiene 128 miembros ( diputados ), elegidos por un período de cuatro años por representación proporcional. Los escaños en el Congreso se asignan a los candidatos de los partidos sobre una base departamental en proporción al número de votos que recibe cada partido.

Cultura política

En 1963, un golpe militar destituyó al presidente elegido democráticamente, Ramón Villeda Morales. Una serie de gobiernos militares autoritarios mantuvieron el poder ininterrumpidamente hasta 1981, cuando Roberto Suazo Córdova fue elegido presidente.

El sistema de partidos estuvo dominado por el conservador Partido Nacional de Honduras (Partido Nacional de Honduras: PNH) y el liberal Partido Liberal de Honduras (Partido Liberal de Honduras: PLH) hasta que el golpe de Estado hondureño de 2009 destituyó a Manuel Zelaya de su cargo y puso Roberto Micheletti en su lugar.

A fines de 2012, ERIC, en colaboración con la universidad jesuita, entrevistó a 1540 personas, según informó Associated Press. Esta encuesta encontró que el 60,3% creía que la policía estaba involucrada en el crimen, el 44,9% no tenía "confianza" en la Corte Suprema y el 72% pensaba que hubo fraude electoral en las elecciones primarias de noviembre de 2012. Además, el 56% esperaba el presidencial, elecciones legislativas y municipales de 2013 como fraudulentas.

El expresidente hondureño Juan Orlando Hernández asumió el cargo el 27 de enero de 2014. Después de lograr postularse para un segundo mandato, unas elecciones muy reñidas en 2017 dejaron en la incertidumbre si había prevalecido Hernández o su principal rival, la personalidad de la televisión Salvador Nasralla. La disputada elección provocó protestas y violencia. En diciembre de 2017, Hernández fue declarado ganador de las elecciones tras un recuento parcial. En enero de 2018, Hernández prestó juramento para un segundo mandato. Fue sucedido por Xiomara Castro, líder del Partido Libre de izquierda y esposa de Manuel Zelaya, el 27 de enero de 2022, convirtiéndose en la primera mujer en ocupar el cargo de presidente.

Relaciones Extranjeras

Honduras y Nicaragua tuvieron relaciones tensas a lo largo de 2000 y principios de 2001 debido a una disputa fronteriza frente a la costa atlántica. Nicaragua impuso un arancel del 35% a los bienes hondureños debido a la disputa.

En junio de 2009, un golpe de estado derrocó al presidente Manuel Zelaya; fue llevado en un avión militar a Costa Rica. La Asamblea General de las Naciones Unidas votó para denunciar el golpe y pidió la restauración de Zelaya. Varias naciones latinoamericanas, incluido México, cortaron temporalmente las relaciones diplomáticas con Honduras. En julio de 2010 se restablecieron nuevamente relaciones diplomáticas plenas con México. Estados Unidos envió mensajes contradictorios después del golpe; Obama calificó el derrocamiento como un golpe de estado y expresó su apoyo al regreso de Zelaya al poder. La Secretaria de Estado de EE. UU., Hillary Clinton, asesorada por John Negroponte, el ex embajador de la era Reagan en Honduras implicado en el asunto Irán-Contra, se abstuvo de expresar su apoyo.Desde entonces ha explicado que EE. UU. habría tenido que cortar la ayuda si calificara el derrocamiento de Zelaya como un golpe militar, aunque EE. UU. tiene un historial de ignorar estos eventos cuando así lo desea. Zelaya había expresado interés en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) de Hugo Chávez, y de hecho se había unido en 2008. Después del golpe de Estado de 2009, Honduras retiró su membresía.

Este interés en los acuerdos regionales puede haber aumentado la alarma de los políticos establecidos. Cuando Zelaya comenzó a llamar a una "cuarta urna" para determinar si los hondureños deseaban convocar un congreso constitucional especial, esto sonó mucho para algunos como las enmiendas constitucionales que habían extendido los mandatos de Hugo Chávez y Evo Morales. "Chávez ha servido como un modelo a seguir para líderes de ideas afines que intentan cimentar su poder. Estos presidentes apenas están en el cargo cuando normalmente convocan una convención constitucional para garantizar su reelección", dijo un análisis de Spiegel International de 2009,que señaló que una de las razones para ingresar al ALBA fue el descuento del petróleo venezolano. Además de Chávez y Morales, Carlos Menem de Argentina, Fernando Henrique Cardoso de Brasil y el presidente colombiano Álvaro Uribe habían dado este paso, y Washington y la UE acusaban al gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional en Nicaragua de manipular los resultados electorales. Políticos de todas las tendencias expresaron su oposición a la propuesta de referéndum de Zelaya, y el Fiscal General lo acusó de violar la constitución. La Corte Suprema de Justicia de Honduras estuvo de acuerdo y dijo que la constitución había puesto al Tribunal Supremo Electoral a cargo de las elecciones y los referéndums, no al Instituto Nacional de Estadística, que Zelaya había propuesto que hiciera el recuento.Ya sea que la destitución de Zelaya del poder tuviera o no elementos constitucionales, la constitución hondureña protege explícitamente a todos los hondureños de la expulsión forzosa de Honduras.

Estados Unidos mantiene una pequeña presencia militar en una base hondureña. Los dos países realizan ejercicios conjuntos de mantenimiento de la paz, antinarcóticos, humanitarios, de socorro en casos de desastre, humanitarios, médicos y de acción cívica. Las tropas estadounidenses realizan y brindan apoyo logístico para una variedad de ejercicios bilaterales y multilaterales. Estados Unidos es el principal socio comercial de Honduras.

Militar

Honduras tiene un ejército con el Ejército de Honduras, la Armada de Honduras y la Fuerza Aérea de Honduras.

En 2017, Honduras firmó el tratado de la ONU sobre la Prohibición de las Armas Nucleares.

Divisiones administrativas

Honduras se divide en 18 departamentos. La ciudad capital es Tegucigalpa en el Distrito Centro dentro del departamento de Francisco Morazán.

  1. Atlántida
  2. Choluteca
  3. Colon
  4. Comayagua
  5. Copán
  6. Cortés
  7. El Paraiso
  8. Francisco Morazán
  9. Gracias a Dios
  10. Intibucá
  11. Departamento de Islas de la Bahía
  12. La Paz
  13. lempira
  14. Ocotepeque
  15. Departamento de Olancho
  16. Santa Bárbara
  17. Valle
  18. Yoro

En 2013 se creó una nueva división administrativa denominada ZEDE ( Zonas de empleo y desarrollo económico ). Las ZEDE tienen un alto nivel de autonomía con su propio sistema político a nivel judicial, económico y administrativo, y se basan en el capitalismo de libre mercado.

EconomíaEditar | Comentar

La economía de Honduras se basa principalmente en la agricultura, que representa el 14 % de su producto interno bruto (PIB) en 2013. La principal exportación del país es el café (340 millones de dólares estadounidenses), que representó el 22 % del total de los ingresos por exportaciones de Honduras. Las bananas, anteriormente la segunda exportación más grande del país hasta que fueron prácticamente aniquiladas por el huracán Mitch de 1998, se recuperaron en 2000 al 57% de los niveles anteriores al Mitch. El camarón cultivado es otro importante sector de exportación. Desde fines de la década de 1970, los pueblos del norte iniciaron la producción industrial a través de maquiladoras, especialmente en San Pedro Sula y Puerto Cortés.

Honduras tiene extensos bosques, recursos marinos y minerales, aunque los métodos agrícolas generalizados de tala y quema continúan destruyendo los bosques hondureños. La economía hondureña creció 4.8% en 2000, recuperándose de la recesión inducida por Mitch (−1.9%) de 1999. El sector maquilador hondureño, el tercero más grande del mundo, continuó su sólido desempeño en 2000, proporcionando empleo a más de 120,000 y generando más de $528 millones en divisas para el país. La inflación, medida por el índice de precios al consumidor, fue del 10,1% en 2000, ligeramente por debajo del 10,9% registrado en 1999. La posición de reservas internacionales del país siguió siendo sólida en 2000, con poco más de US$1.000 millones. Las remesas de los hondureños que viven en el extranjero (principalmente en los Estados Unidos) aumentaron un 28% a $410 millones en 2000. El Lempira (moneda) se devaluó durante muchos años, pero se estabilizó en L19 por dólar estadounidense en 2005. El pueblo hondureño se encuentra entre los más pobres de América Latina; el ingreso nacional bruto per cápita (2007) es de US$1.649; el promedio para Centroamérica es de $6,736. Honduras es el cuarto país más pobre del hemisferio occidental; sólo Haití, Nicaragua y Guyana son más pobres. El uso de medidas estadísticas alternativas además del producto interno bruto puede proporcionar un mayor contexto para la pobreza de la nación.El país firmó una Facilidad Mejorada de Ajuste Estructural (ESAF) - luego convertida en una Facilidad para el Crecimiento y la Reducción de la Pobreza (PRGF) con el Fondo Monetario Internacional en marzo de 1999. Honduras (alrededor del año 2000) continúa manteniendo políticas macroeconómicas estables. No ha sido rápido en la implementación de cambios estructurales, como la privatización de las empresas públicas de distribución de energía y telefonía, cambios que son deseados por el FMI y otros prestamistas internacionales. Honduras recibió un importante alivio de la deuda después del huracán Mitch, incluida la suspensión de los pagos del servicio de la deuda bilateral y la reducción de la deuda bilateral por parte del Club de París, incluido Estados Unidos, por un valor de más de $ 400 millones. En julio de 2000, Honduras alcanzó su punto de decisión bajo la Iniciativa para los Países Pobres Altamente Endeudados (HIPC),

Pobreza

El Banco Mundial clasifica a Honduras como una nación de ingresos medios bajos. El ingreso per cápita de la nación ronda los 600 dólares estadounidenses, lo que lo convierte en uno de los más bajos de América del Norte.

En 2010, el 50% de la población vivía por debajo del umbral de la pobreza. En 2016, más del 66 % vivía por debajo del umbral de la pobreza.

El crecimiento económico en los últimos años ha promediado 7% anual, una de las tasas más altas de América Latina (2010). A pesar de esto, Honduras ha visto el menor desarrollo entre todos los países centroamericanos. Honduras ocupa el puesto 130 de 188 países con un Índice de Desarrollo Humano de .625 que clasifica a la nación como de desarrollo medio (2015). Los tres factores que intervienen en el IDH de Honduras (una vida prolongada y saludable, la accesibilidad al conocimiento y el nivel de vida) han mejorado desde 1990, pero siguen siendo relativamente bajos, con una esperanza de vida al nacer de 73,3, años esperados de escolaridad de 11,2 (media de 6,2 años) y el INB per cápita de 4.466 dólares (2015).El IDH para América Latina y el Caribe en general es de 0,751, con una esperanza de vida al nacer de 68,6, años de escolaridad esperados de 11,5 (promedio de 6,6) y un INB per cápita de $6281 (2015).

El golpe de Estado hondureño de 2009 condujo a una variedad de tendencias económicas en la nación. El crecimiento general se ha desacelerado, promediando un 5,7 % entre 2006 y 2008, pero se redujo a un 3,5 % anual entre 2010 y 2013. Tras el golpe, las tendencias de disminución de la pobreza y pobreza extrema se revirtieron. La nación experimentó un aumento de la pobreza del 13,2 por ciento y de la pobreza extrema del 26,3 por ciento en solo 3 años. Además, el desempleo creció entre 2008 y 2012 del 6,8 por ciento al 14,1 por ciento.

Debido a que gran parte de la economía hondureña se basa en la agricultura a pequeña escala de sólo unas pocas exportaciones, los desastres naturales tienen un impacto particularmente devastador. Los desastres naturales, como el huracán Mitch de 1998, han contribuido a esta desigualdad, ya que afectan especialmente a las zonas rurales pobres. Además, contribuyen en gran medida a la inseguridad alimentaria en el país, ya que los agricultores no pueden mantener a sus familias. Un estudio realizado por la ONG hondureña, Vecinos Mundiales, determinó que los términos "mayor carga de trabajo, disminución de granos básicos, alimentos caros y miedo" estaban más asociados con el huracán Mitch.

Los pobres de las zonas rurales y urbanas fueron los más afectados por el huracán Mitch. Los que se encontraban en las regiones del sur y del oeste específicamente se consideraban los más vulnerables, ya que ambos estaban sujetos a la destrucción ambiental y eran el hogar de muchos agricultores de subsistencia. Debido a desastres como el huracán Mitch, el sector económico agrícola se ha reducido en un tercio en los últimos veinte años. Esto se debe principalmente a una disminución en las exportaciones, como las de banano y café, que se vieron afectadas por factores como los desastres naturales. Las comunidades indígenas a lo largo del río Patuca también se vieron muy afectadas. La región media de Pataca fue destruida casi por completo. Se perdió más del 80% de la cosecha de arroz y la totalidad de las cosechas de banano, plátano y mandioca.Los esfuerzos de socorro y reconstrucción posteriores a la tormenta fueron parciales e incompletos, lo que reforzó los niveles existentes de pobreza en lugar de revertir esos niveles, especialmente para las comunidades indígenas. El período entre el final de las donaciones de alimentos y la siguiente cosecha llevó al hambre extrema, causando muertes entre la población Tawahka. Los que se consideraban los más "ricos en tierras" perdieron en promedio el 36% de su tierra total. Aquellos que eran los más "pobres en tierra", perdieron menos tierra total pero una mayor parte de su total general. Esto significó que las más afectadas fueron las mujeres solteras, ya que constituyen la mayoría de esta población.

Estrategias de reducción de la pobreza

Desde la década de 1970, cuando Honduras fue designado "país de prioridad alimentaria" por la ONU, organizaciones como el Programa Mundial de Alimentos (PMA) han trabajado para disminuir la desnutrición y la inseguridad alimentaria. Una gran mayoría de agricultores hondureños vive en la pobreza extrema, o por debajo de los 180 dólares estadounidenses per cápita. Actualmente una cuarta parte de los niños están afectados por desnutrición crónica. El PMA está trabajando actualmente con el gobierno de Honduras en un Programa de Alimentación Escolar que proporciona comidas a 21.000 escuelas hondureñas, llegando a 1,4 millones de niños en edad escolar. El PMA también participa en el socorro en casos de desastre a través de reparaciones y respuesta de emergencia para ayudar en una recuperación rápida que aborde los efectos de los desastres naturales en la producción agrícola.

La Estrategia de Reducción de la Pobreza de Honduras se implementó en 1999 y tenía como objetivo reducir la pobreza extrema a la mitad para el 2015. Si bien aumentó el gasto en ayuda para la reducción de la pobreza, solo hubo un aumento del 2,5% en el PIB entre 1999 y 2002. Esta mejora dejó a Honduras aún por debajo de los países . que carecían de ayuda a través de la Estrategia de Reducción de la Pobreza detrás de los que no la tenían. El Banco Mundial cree que esta ineficiencia se debe a la falta de atención a la infraestructura y el desarrollo rural. La pobreza extrema registró un mínimo del 36,2 % solo dos años después de la implementación de la estrategia, pero luego aumentó al 66,5 % en 2012.

Las Estrategias de Reducción de la Pobreza también estaban destinadas a afectar la política social a través de una mayor inversión en los sectores de educación y salud. Se esperaba que esto sacara a las comunidades pobres de la pobreza y al mismo tiempo aumentara la fuerza laboral como un medio para estimular la economía hondureña. Para ello, el Programa de Asistencia Familiar utilizó transferencias monetarias condicionadas. Este programa se reestructuró en 1998 en un intento de aumentar la eficacia de las transferencias de efectivo para la salud y la educación, específicamente para las personas en situación de pobreza extrema. El gasto total dentro de las Estrategias de Reducción de la Pobreza se ha centrado en los sectores de educación y salud aumentando el gasto social del 44% del PIB de Honduras en 2000 al 51% en 2004.

Los críticos de la ayuda de las Instituciones Financieras Internacionales creen que la Estrategia de Reducción de la Pobreza del Banco Mundial genera pocos cambios sustanciales en la política hondureña. Las Estrategias de Reducción de la Pobreza también excluyeron prioridades claras, una estrategia de intervención específica, un fuerte compromiso con la estrategia y reformas económicas más efectivas a nivel macro según José Cuesta de la Universidad de Cambridge. Debido a esto, él cree que la estrategia no brindó un camino para el desarrollo económico que pudiera sacar a Honduras de la pobreza y no resultara ni en un crecimiento económico duradero ni en una reducción de la pobreza.

Antes del golpe de Estado de 2009, Honduras amplió ampliamente el gasto social y un aumento extremo del salario mínimo. Los esfuerzos para reducir la desigualdad se revirtieron rápidamente después del golpe. Cuando Zelaya fue destituido del cargo, el gasto social como porcentaje del PIB disminuyó del 13,3 por ciento en 2009 al 10,9 por ciento reciente en 2012. Esta disminución en el gasto social exacerbó los efectos de la recesión, que la nación estaba relativamente bien preparada para enfrentar.

Desigualdad económica

Los niveles de desigualdad de ingresos en Honduras son más altos que en cualquier otro país de América Latina. A diferencia de otros países latinoamericanos, la desigualdad aumentó constantemente en Honduras entre 1991 y 2005. Entre 2006 y 2010 la desigualdad disminuyó pero volvió a aumentar en 2010.

Cuando el Índice de Desarrollo Humano de Honduras se ajusta por desigualdad (conocido como IHDI), el índice de desarrollo de Honduras se reduce a .443. También se pueden evaluar los niveles de desigualdad en cada aspecto del desarrollo. En 2015, la desigualdad en la esperanza de vida al nacer fue del 19,6 %, la desigualdad en la educación fue del 24,4 % y la desigualdad en los ingresos fue del 41,5 % . La pérdida general en desarrollo humano debido a la desigualdad fue del 29,2 %.

El IHDI para América Latina y el Caribe en general es de 0,575 con una pérdida general de 23,4%. En 2015 para toda la región, la desigualdad en la esperanza de vida al nacer era del 22,9%, la desigualdad en la educación era del 14,0% y la desigualdad en los ingresos era del 34,9%. Si bien Honduras tiene una esperanza de vida más alta que otros países de la región (antes y después de los ajustes por desigualdad), su calidad de educación y nivel de vida económico son más bajos. La desigualdad de ingresos y la desigualdad educativa tienen un gran impacto en el desarrollo general de la nación.

La desigualdad también existe entre las zonas rurales y urbanas en lo que respecta a la distribución de los recursos. La pobreza se concentra en las regiones del sur, este y oeste donde viven los pueblos indígenas y rurales. El norte y el centro de Honduras albergan las industrias y la infraestructura del país, lo que se traduce en bajos niveles de pobreza. La pobreza se concentra en las zonas rurales de Honduras, un patrón que se refleja en toda América Latina. Los efectos de la pobreza en las comunidades rurales son enormes. Las comunidades pobres suelen vivir en casas de adobe, carecen de recursos materiales, tienen acceso limitado a recursos médicos y viven de productos básicos como arroz, maíz y frijoles.

La clase baja consiste predominantemente en agricultores rurales de subsistencia y campesinos sin tierra. Desde 1965 ha habido un aumento en el número de campesinos sin tierra en Honduras que ha llevado a una creciente clase de pobres urbanos. Estas personas a menudo migran a los centros urbanos en busca de trabajo en el sector de servicios, manufactura o construcción. Los demógrafos creen que sin una reforma social y económica, aumentará la migración de las zonas rurales a las urbanas, lo que dará como resultado la expansión de los centros urbanos. Dentro de la clase baja, el subempleo es un problema importante. Las personas que están subempleadas a menudo solo trabajan a tiempo parcial en granjas de temporada, lo que significa que sus ingresos anuales siguen siendo bajos.En la década de 1980 se formaron organizaciones campesinas y sindicatos como la Federación Nacional de Campesinos de Honduras, la Asociación Nacional de Campesinos de Honduras y la Unión Nacional de Campesinos.

No es raro que las personas de zonas rurales se alisten voluntariamente en el ejército, sin embargo, esto a menudo no ofrece oportunidades profesionales estables o prometedoras. La mayoría de los oficiales de alto rango del ejército hondureño son reclutados de academias militares de élite. Además, la mayoría de los alistamientos en el ejército son forzados. El reclutamiento forzoso se basa en gran medida en una alianza entre el gobierno hondureño, el ejército y la sociedad hondureña de clase alta. En las áreas urbanas, a menudo se busca a los hombres de las escuelas secundarias, mientras que en las áreas rurales, los controles de carretera ayudaron a los militares a seleccionar reclutas. Un estatus socioeconómico más alto permite a las personas evadir más fácilmente el servicio militar obligatorio.

Honduras de clase media es un grupo pequeño definido por niveles de membresía e ingresos relativamente bajos. La educación superior suele facilitar el paso de la clase baja a la media. Profesionales, estudiantes, agricultores, comerciantes, empleados de empresas y funcionarios públicos son considerados parte de la clase media hondureña. Las oportunidades de empleo y los sectores industrial y comercial están creciendo lentamente, lo que limita la membresía de la clase media.

La clase alta hondureña tiene niveles de ingresos mucho más altos que el resto de la población hondureña, lo que refleja una gran desigualdad de ingresos. Gran parte de la clase alta atribuye su éxito al crecimiento de las exportaciones de algodón y ganado después de la Segunda Guerra Mundial. Los ricos no están unificados políticamente y difieren en puntos de vista políticos y económicos.

Comercio

La moneda es el lempira hondureño.

El gobierno opera tanto la red eléctrica, la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) como el servicio de telefonía fija, Hondutel. ENEE recibe fuertes subsidios para contrarrestar sus problemas financieros crónicos, pero Hondutel ya no es un monopolio. El sector de las telecomunicaciones se abrió a la inversión privada el 25 de diciembre de 2005, según lo exige el CAFTA. El precio del petróleo está regulado y el Congreso a menudo ratifica la regulación temporal de los precios de los productos básicos.

Se extrae oro, plata, plomo y zinc.

En 2005 Honduras firmó CAFTA, un tratado de libre comercio con los Estados Unidos. En diciembre de 2005, Puerto Cortés, el principal puerto marítimo de Honduras, fue incluido en la Iniciativa de Seguridad de Contenedores de EE.UU.

En 2006, el Departamento de Seguridad Nacional y el Departamento de Energía de EE. UU. anunciaron la primera fase de la Iniciativa de carga segura (SFI), que se basó en las medidas de seguridad portuaria existentes. SFI otorgó al gobierno de EE. UU. una mayor autoridad, lo que le permitió escanear contenedores desde el extranjero en busca de materiales nucleares y radiológicos para mejorar la evaluación de riesgos de contenedores individuales con destino a EE. UU. La fase inicial de Secure Freight involucró el despliegue de detección nuclear y otros dispositivos en seis puertos extranjeros:

Los contenedores en estos puertos han sido escaneados desde 2007 en busca de radiación y otros factores de riesgo antes de que se les permita partir hacia los Estados Unidos.

Para el desarrollo económico, un memorando de entendimiento de 2012 con un grupo de inversionistas internacionales obtuvo la aprobación del gobierno hondureño para construir una zona (ciudad) con sus propias leyes, sistema tributario, poder judicial y policía, pero los opositores presentaron una demanda en su contra en la Corte Suprema, llamando es un "estado dentro de un estado". En 2013, el Congreso de Honduras ratificó el Decreto 120, que condujo al establecimiento de las ZEDE. El gobierno comenzó la construcción de las primeras zonas en junio de 2015.

Energía

Aproximadamente la mitad del sector eléctrico en Honduras es de propiedad privada. La capacidad de generación restante está a cargo de la ENEE ( Empresa Nacional de Energía Eléctrica ). Los principales desafíos del sector son:

Transporte

La infraestructura para el transporte en Honduras consiste en: 699 kilómetros (434 millas) de vías férreas; 13.603 kilómetros (8.453 millas) de carreteras; seis puertos; y 112 aeropuertos en total (12 pavimentados, 100 sin pavimentar). La Secretaría de Obras Públicas, Transporte y Vivienda (SOPRTRAVI) es la responsable de la política del sector transporte.

CrimenEditar | Comentar

En los últimos años Honduras ha experimentado niveles muy altos de violencia y criminalidad. La violencia homicida alcanzó un pico en 2012 con un promedio de 20 homicidios por día. Ciudades como San Pedro Sula y Tegucigalpa han registrado tasas de homicidio entre las más altas del mundo. La violencia está asociada con el narcotráfico, ya que Honduras suele ser un punto de tránsito, y con varias pandillas urbanas, principalmente la MS-13 y la pandilla Calle 18. Pero tan recientemente como en 2017, organizaciones como InSight Crime arrojan cifras de 42 por cada 100.000 habitantes; una caída del 26% con respecto a las cifras de 2016.

La violencia en Honduras aumentó luego de la implementación del Plan Colombia y luego de que el presidente mexicano Felipe Calderón declarara la guerra contra el narcotráfico en México. Junto con los vecinos El Salvador y Guatemala, Honduras forma parte del Triángulo Norte de Centroamérica, que se ha caracterizado por ser una de las regiones más violentas del mundo. Como resultado de la delincuencia y el aumento de las tasas de homicidios, también aumentó el flujo de migrantes de Honduras a los Estados Unidos. El aumento de la violencia en la región ha recibido atención internacional.

DemografíaEditar | Comentar

Honduras tenía una población de 9.587.522 en 2018. La proporción de población menor de 15 años en 2010 era del 36,8%, el 58,9% tenía entre 15 y 65 años y el 4,3% tenía 65 años o más.

Desde 1975, la emigración de Honduras se ha acelerado a medida que los inmigrantes económicos y los refugiados políticos buscaban una vida mejor en otros lugares. La mayoría de los hondureños expatriados viven en los Estados Unidos. Una estimación del Departamento de Estado de los EE. UU. de 2012 sugirió que entre 800.000 y un millón de hondureños vivían en los Estados Unidos en ese momento, casi el 15% de la población hondureña. La gran incertidumbre sobre los números se debe a que numerosos hondureños viven en Estados Unidos sin visa. En el censo de 2010 en los Estados Unidos, 617.392 residentes se identificaron como hondureños, frente a 217.569 en 2000.

Raza y etnia

El desglose étnico de la sociedad hondureña fue 90% mestizo, 7% indio americano, 2% negro y 1% blanco (2017). El censo hondureño de 1927 no proporciona datos raciales, pero en 1930 se crearon cinco clasificaciones: blanco, indio, negro, amarillo y mestizo. Este sistema se utilizó en los censos de 1935 y 1940. Mestizo se usó para describir a individuos que no encajaban perfectamente en las categorías de blanco, indio americano, negro o amarillo o que eran descendientes mixtos de blancos e indios americanos.

John Gillin considera a Honduras como uno de los trece "países mestizos" (México, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Panamá, Colombia, Venezuela, Cuba, Ecuador, Perú, Bolivia, Paraguay). Afirma que, en la América española, se presta poca atención a la raza y la mezcla de razas, lo que da como resultado que el estatus social dependa poco de las características físicas de uno. Sin embargo, en "países mestizos" como Honduras, este no es el caso. La estratificación social de España pudo desarrollarse en estos países a través de la colonización.

Durante la colonización, la mayoría de la población indígena de Honduras murió de enfermedades como la viruela y el sarampión, lo que resultó en una población indígena más homogénea en comparación con otras colonias. Nueve grupos indígenas y afroamericanos son reconocidos por el gobierno de Honduras. La mayoría de los amerindios en Honduras son lenca, seguidos por los miskitos, cho'rti', tolupan, pech y sumo. Alrededor de 50,000 individuos lencas viven en el oeste y el interior occidental de Honduras, mientras que los otros pequeños grupos nativos se encuentran en todo el país.

La mayoría de los negros en Honduras son culturalmente ladinos, lo que significa que son culturalmente latinos. Los grupos no ladinos en Honduras incluyen a los caribes negros, los miskitos, los inmigrantes árabes y la población negra de las Islas de la Bahía. La población caribe negra desciende de esclavos liberados de San Vicente. La población miskita (alrededor de 10,000 individuos) son descendientes de inmigrantes africanos y británicos y son extremadamente diversos racialmente. Si bien las poblaciones Black Carib y Miskito tienen orígenes similares, los Black Caribs se consideran negros, mientras que los Miskitos se consideran indígenas. Esto es en gran medida un reflejo de las diferencias culturales, ya que los caribes negros han conservado gran parte de su cultura africana original. La mayoría de los hondureños árabes son de ascendencia palestina y libanesa.Se les conoce como "turcos" en Honduras debido a la migración durante el gobierno del Imperio Otomano. Han mantenido su distinción cultural y han prosperado económicamente.

Género

La razón hombre a mujer de la población hondureña es de 1.01. Esta relación se sitúa en 1,05 al nacer, 1,04 de 15 a 24 años, 1,02 de 25 a 54 años, 0,88 de 55 a 64 años y 0,77 a partir de los 65 años.

El Índice de Desarrollo de Género (GDI) fue de .942 en 2015 con un IDH de .600 para mujeres y .637 para hombres. La esperanza de vida al nacer para los hombres es de 70,9 y de 75,9 para las mujeres. La expectativa de años de escolaridad en Honduras es de 10.9 años para los hombres (promedio de 6.1) y 11.6 para las mujeres (promedio de 6.2). Estas medidas no revelan una gran disparidad entre los niveles de desarrollo de hombres y mujeres, sin embargo, el INB per cápita es muy diferente según el género. Los hombres tienen un INB per cápita de $6254 mientras que el de las mujeres es de solo $2680. El IDG general de Honduras es más alto que el de otras naciones con un IDH medio (.871), pero más bajo que el IDH general de América Latina y el Caribe (.981).

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) clasifica a Honduras en el puesto 116 en cuanto a medidas que incluyen el poder político de las mujeres y el acceso de las mujeres a los recursos. El Índice de Desigualdad de Género (GII) describe las desigualdades de género en Honduras según la salud reproductiva, el empoderamiento y la actividad económica. Honduras tiene un GII de .461 y ocupa el puesto 101 de 159 países en 2015. El 25,8% del parlamento de Honduras es femenino y el 33,4% de las mujeres adultas tienen educación secundaria o superior, mientras que solo el 31,1% de los hombres adultos la tienen. A pesar de ello, mientras la participación masculina en el mercado laboral es del 84,4%, la participación femenina es del 47,2%. La tasa de mortalidad materna de Honduras es 129 y la tasa de natalidad adolescente es 65,0 para mujeres de 15 a 19 años.

El familiarismo y el machismo tienen mucho peso dentro de la sociedad hondureña. El familiarismo se refiere a la idea de que los intereses individuales son secundarios a los de la familia, con mayor frecuencia en relación con las citas y el matrimonio, la abstinencia y la aprobación y supervisión de los padres en las citas. La agresión y la prueba de la masculinidad a través del dominio físico son características del machismo.

Honduras históricamente ha funcionado con un sistema patriarcal como muchos otros países latinoamericanos. Los hombres hondureños reclaman la responsabilidad de las decisiones familiares, incluidas las decisiones de salud reproductiva. Recientemente, Honduras ha visto un aumento en los desafíos a esta noción a medida que aumentan los movimientos feministas y el acceso a los medios globales. Ha habido un aumento en el logro educativo, la participación en la fuerza laboral, la migración urbana, el matrimonio tardío y el uso de anticonceptivos entre las mujeres hondureñas.

Entre 1971 y 2001 la tasa de fecundidad total de Honduras disminuyó de 7,4 nacimientos a 4,4 nacimientos. Esto se puede atribuir en gran medida a un aumento en el nivel educativo y la participación de las mujeres en la fuerza laboral, así como a un uso más generalizado de anticonceptivos. En 1996, el 50% de las mujeres usaba al menos un tipo de anticonceptivo. Para 2001, el 62% se debió en gran parte a la esterilización femenina, el control de la natalidad en forma de píldora, el control de la natalidad inyectable y los DIU. Un estudio realizado en 2001 de hombres y mujeres hondureños refleja la conceptualización de la salud reproductiva y la toma de decisiones en Honduras. El 28% de los hombres y el 25% de las mujeres encuestadas creían que los hombres eran responsables de las decisiones sobre el tamaño de la familia y los usos de la planificación familiar. El 21% de los hombres creía que los hombres eran responsables de ambos.

La violencia sexual contra las mujeres ha demostrado ser un gran problema en Honduras que ha provocado que muchos emigren a los EE . UU . Se descubrió que el abuso sexual en la niñez tiene el doble de probabilidades de estar en relaciones violentas. El feminicidio es generalizado en Honduras. En 2014, el 40 % de los menores refugiados no acompañados eran mujeres. Las pandillas son en gran parte responsables de la violencia sexual contra las mujeres, ya que a menudo utilizan la violencia sexual. Entre 2005 y 2013 según la Relatora Especial de la ONU sobre la Violencia contra la Mujer, las muertes violentas aumentaron un 263,4 por ciento. La impunidad por delitos de violencia sexual y feminicidios fue del 95 por ciento en 2014.Además, muchas niñas se ven obligadas a la trata de personas y la prostitución.

Entre 1995 y 1997, Honduras reconoció la violencia doméstica como un problema de salud pública y como un delito punible gracias a los esfuerzos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). El subcomité de la Mujer, la Salud y el Desarrollo de la OPS se utilizó como guía para desarrollar programas que ayuden en la prevención de la violencia doméstica y los programas de asistencia a las víctimas. Sin embargo, un estudio realizado en 2009 mostró que si bien la política requiere que los proveedores de atención médica informen los casos de anticoncepción y derivación de víctimas a instituciones legales y grupos de apoyo, existen muy pocas otras regulaciones en el ámbito del registro, examen y seguimiento.A diferencia de otros países centroamericanos como El Salvador, Guatemala y Nicaragua, Honduras no cuenta con lineamientos detallados que requieran que los proveedores de servicios estén ampliamente capacitados y respeten los derechos de las víctimas de violencia sexual. Desde que se realizó el estudio, el UNFPA y la Secretaría de Salud de Honduras han trabajado para desarrollar e implementar guías mejoradas para el manejo de casos de violencia sexual.

Un programa educativo en Honduras conocido como Sistema de Aprendizaje Tutorial (SAT) ha intentado "deshacer el género" centrándose en la igualdad de género en las interacciones cotidianas. El programa SAT de Honduras es uno de los más grandes del mundo, solo superado por el de Colombia con 6.000 estudiantes. Actualmente está patrocinado por Asociación Bayan , una ONG hondureña, y el Ministerio de Educación de Honduras. Funciona integrando el género en los temas curriculares, vinculando el género con las ideas de justicia e igualdad, fomentando la reflexión, el diálogo y el debate y enfatizando la necesidad del cambio individual y social.Se descubrió que este programa aumenta la conciencia de género y el deseo de igualdad de género entre las mujeres hondureñas a través del fomento del discurso sobre la desigualdad de género existente en las comunidades hondureñas.

Idiomas

El español es el idioma nacional oficial, hablado por prácticamente todos los hondureños. Además del español, en algunas comunidades pequeñas se hablan varias lenguas indígenas. Otros idiomas hablados por algunos incluyen el lenguaje de señas hondureño y el inglés criollo de las Islas de la Bahía.

Las principales lenguas indígenas son:

El aislado lenca perdió a todos sus hablantes nativos fluidos en el siglo XX, pero actualmente está experimentando esfuerzos de reactivación entre los miembros de la población étnica de alrededor de 100.000. Los idiomas inmigrantes más grandes son el árabe (42.000), el armenio (1.300), el turco (900), el chino Yue (1.000).

Las ciudades más grandes

Ciudades o pueblos más grandes de Honduras
Según el Censo de 2013
RangoNombreDepartamentoMúsica pop.
Tegucigalpa
Tegucigalpa
san pedro sula
San Pedro Sula
1TegucigalpaFrancisco Morazán996,658La Ceiba
La Ceiba
choloma
Choloma
2san pedro sulaCortés598,519
3La CeibaAtlántida176,212
4cholomaCortés163,818
5El ProgresoYoro114,934
6ComayaguaComayagua92,883
7CholutecaCholuteca86,179
8DanliEl Paraiso64,976
9La LimaCortés62,903
10VillanuevaCortés62,711

Religión

Aunque la mayoría de los hondureños son nominalmente católicos romanos (que se consideraría la religión principal), la membresía en la Iglesia Católica Romana está disminuyendo mientras que la membresía en las iglesias protestantes está aumentando. El Informe Internacional de Libertad Religiosa, 2008, señala que una encuesta de CID Gallup informó que el 51,4% de la población se identificó como católica, el 36,2% como protestante evangélica, el 1,3% afirmando ser de otras religiones, incluidos musulmanes, budistas, judíos, rastafaris, etc. y el 11,1% no pertenece a ninguna religión o no responde. El 8% informó ser ateo o agnóstico. Los recuentos habituales de la iglesia católica y la membresía estiman que el 81% es católica donde el sacerdote (en más de 185 parroquias) debe completar una cuenta pastoral de la parroquia cada año.

El Factbook de la CIA enumera a Honduras como 97% católico y 3% protestante. Al comentar sobre las variaciones estadísticas en todas partes, John Green, del Pew Forum on Religion and Public Life, señala que: "No es que... los números sean más correctos que los números [de otra persona]... sino cómo uno conceptualiza al grupo". A menudo, las personas asisten a una iglesia sin abandonar su iglesia "de origen". Muchos de los que asisten a megaiglesias evangélicas en los EE. UU., por ejemplo, asisten a más de una iglesia. Este cambio y fluidez es común en Brasil, donde dos quintas partes de los que fueron criados como evangélicos ya no son evangélicos y los católicos parecen entrar y salir de varias iglesias, a menudo sin dejar de ser católicos.

La mayoría de los encuestadores sugieren que una encuesta anual realizada durante varios años proporcionaría el mejor método para conocer la demografía religiosa y las variaciones en un solo país. Aún así, en Honduras prosperan las iglesias anglicana, presbiteriana, metodista, adventista del séptimo día, luterana, santa de los últimos días (mormona) y pentecostal. Hay seminarios protestantes. La Iglesia Católica, que sigue siendo la única "iglesia" reconocida, también está prosperando en la cantidad de escuelas, hospitales e instituciones pastorales (incluida su propia escuela de medicina) que opera. Su arzobispo, Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, también es muy popular, tanto con el gobierno, otras iglesias y en su propia iglesia. Existen practicantes de las denominaciones y religiones budista, judía, islámica, baháʼí, rastafari e indígena.

Salud

Ver Salud en Honduras

Educación

Aproximadamente el 83,6% de la población está alfabetizada y la tasa neta de matrícula primaria fue del 94% en 2004. En 2014, la tasa de finalización de la escuela primaria fue del 90,7%. Honduras cuenta con escuelas bilingües (español e inglés) e incluso trilingües (español con inglés, árabe o alemán) y numerosas universidades.

La educación superior está regida por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras que tiene sedes en las ciudades más importantes de Honduras.

Crimen

El crimen en Honduras es rampante y los criminales operan con un alto grado de impunidad. Honduras tiene una de las tasas de homicidios más altas del mundo. Las estadísticas oficiales del Observatorio Nacional de Violencia de Honduras muestran que la tasa de homicidios de Honduras fue de 60 por 100.000 en 2015 y la mayoría de los casos de homicidio no fueron procesados.

Los asaltos a las carreteras y los robos de vehículos en los controles de carreteras o puestos de control establecidos por delincuentes con uniformes y equipos de policía ocurren con frecuencia. Aunque los informes de secuestros de extranjeros no son comunes, las familias de las víctimas de secuestro a menudo pagan rescates sin denunciar el delito a la policía por temor a represalias, por lo que las cifras de secuestros pueden no ser reportadas.

Debido a las medidas tomadas por el gobierno y las empresas en 2014 para mejorar la seguridad de los turistas, Roatán y las Islas de la Bahía tienen tasas de criminalidad más bajas que el territorio continental de Honduras.

En la región menos poblada de Gracias a Dios, el narcotráfico es rampante y la presencia policial es escasa. Las amenazas contra ciudadanos estadounidenses por parte de traficantes de drogas y otras organizaciones criminales han resultado en que la Embajada de los Estados Unidos imponga restricciones a los viajes de funcionarios estadounidenses a través de la región.

CulturaEditar | Comentar

Arte

El pintor hondureño más reconocido es José Antonio Velásquez. Otros pintores importantes incluyen a Carlos Garay y Roque Zelaya. Algunos de los escritores más notables de Honduras son Lucila Gamero de Medina, Froylán Turcios, Ramón Amaya Amador y Juan Pablo Suazo Euceda, Marco Antonio Rosa, Roberto Sosa, Eduardo Bähr, Amanda Castro, Javier Abril Espinoza, Teófilo Trejo y Roberto Quesada.

El teatro José Francisco Saybe de San Pedro Sula es sede del Círculo Teatral Sampedrano (Círculo Teatral de San Pedro Sula)

Honduras ha experimentado un auge de su industria cinematográfica durante las últimas dos décadas. Desde el estreno de la película "Anita la cazadora de insectos" en 2001, el nivel de las producciones hondureñas ha aumentado, muchas colaborando con países como México, Colombia y Estados Unidos. Las películas hondureñas más conocidas son "El Xendra", " Amor y Frijoles", y "Café con aroma a mi tierra".

Cocina

La cocina hondureña es una fusión de la cocina indígena lenca, la cocina española, la cocina caribeña y la cocina africana. También hay platos del pueblo garífuna. El coco y la leche de coco se presentan tanto en platos dulces como salados. Las especialidades regionales incluyen pescado frito, tamales, carne asada y baleadas.

Otros platos populares incluyen: carne asada con chismol y carne asada, pollo con arroz y maíz, y pescado frito con cebollas en escabeche y jalapeños. Algunas de las formas en que se preparan los mariscos y algunas carnes en las zonas costeras y en las Islas de la Bahía involucran la leche de coco.

Las sopas que disfrutan los hondureños incluyen la sopa de frijoles, la sopa de mondongo (sopa de callos), las sopas de mariscos y las sopas de res. Generalmente estas sopas se sirven mezcladas con plátano, yuca y repollo, y se acompañan con tortillas de maíz.

Otros platos típicos son las montucas o tamales de maíz, las tortillas rellenas y los tamales envueltos en hojas de plátano. Los platos típicos hondureños también incluyen una abundante selección de frutas tropicales como papaya, piña, ciruela, zapote, maracuyá y plátanos, que se preparan de muchas maneras mientras aún están verdes.

Medios de comunicación

Al menos la mitad de los hogares hondureños tienen al menos un televisor. La televisión pública tiene un papel mucho menor que en la mayoría de los demás países. Los principales periódicos de Honduras son La Prensa, El Heraldo, La Tribuna y Diario Tiempo. El diario oficial es La Gaceta (Honduras  ) .

Música

La punta es la música principal de Honduras, con otros sonidos como la salsa caribeña, el merengue, el reggae y el reggaetón, todos muy escuchados, especialmente en el norte, y las rancheras mexicanas que se escuchan en el interior rural del país. Los músicos más conocidos son Guillermo Anderson y Polache. Banda Blanca es un grupo de música ampliamente conocido tanto en Honduras como a nivel internacional.

Celebraciones

Algunas de las fiestas nacionales de Honduras incluyen el Día de la Independencia de Honduras el 15 de septiembre y el Día del Niño o Día del Niño, que se celebra en los hogares, escuelas e iglesias el 10 de septiembre; en este día, los niños reciben regalos y tienen fiestas similares a las celebraciones navideñas o de cumpleaños. Algunos barrios tienen piñatas en la calle. Otros días festivos son Semana Santa, Jueves Santo, Viernes Santo, Día del Soldado (3 de octubre para celebrar el natalicio de Francisco Morazán), Navidad, El Día de Lempira el 20 de julio y Nochevieja.

Las festividades del Día de la Independencia de Honduras comienzan temprano en la mañana con bandas de música. Cada banda usa diferentes colores y presenta porristas. Este mismo día se lleva a cabo la Fiesta Catracha: se ofrecen comidas típicas hondureñas como frijoles, tamales, baleadas, yuca con chicharrón y tortillas.

En Nochebuena, la gente se reúne con sus familias y amigos cercanos para cenar y luego reparte regalos a medianoche. En algunas ciudades los fuegos artificiales se ven y se escuchan a medianoche. En Nochevieja hay comida y cohetes, fuegos artificiales y festejos. Los cumpleaños también son grandes eventos e incluyen piñatas llenas de dulces y sorpresas para los niños.

El Carnaval de La Ceiba se celebra en La Ceiba, ciudad ubicada en la costa norte, en la segunda quincena de mayo para celebrar el día del patrón de la ciudad, San Isidoro. Gente de todo el mundo viene para una semana de festividades. Cada noche hay un pequeño carnaval (carnavalito) en un barrio. El sábado hay un gran desfile con carrozas y exhibiciones con gente de muchos países. Esta celebración también va acompañada de la Feria de la Leche, donde muchos hondureños acuden a mostrar sus productos del campo y animales.

Símbolos nacionales

La bandera de Honduras se compone de tres franjas horizontales iguales. Las franjas superiores e inferiores azules representan el Océano Pacífico y el Mar Caribe. La franja central es blanca. Contiene cinco estrellas azules que representan los cinco estados de la Unión Centroamericana. La estrella del medio representa a Honduras, ubicada en el centro de la Unión Centroamericana.

El escudo de armas se estableció en 1945. Es un triángulo equilátero, en la base hay un volcán entre tres castillos, sobre el cual brilla un arco iris y el sol. El triángulo se coloca en una zona que simboliza estar bañado por ambos mares. Alrededor de todo ello un óvalo que contiene en letras doradas: "República de Honduras, Libre, Soberana e Independiente".

El "Himno Nacional de Honduras" es resultado de un concurso realizado en 1914 durante la presidencia de Manuel Bonilla. Al final, fue el poeta Augusto Coello quien terminó escribiendo el himno, con el compositor hondureño de origen alemán Carlos Hartling escribiendo la música. El himno fue adoptado oficialmente el 15 de noviembre de 1915, durante la presidencia de Alberto de Jesús  Membreño . El himno está compuesto por un coro y siete stroonduran.

La flor nacional es la famosa orquídea Rhyncholaelia digbyana (antes conocida como Brassavola digbyana ), la cual reemplazó a la rosa en 1969. El cambio de la flor nacional se realizó durante la administración del general Oswaldo López Arellano, pensando que Brassavola digbyana “es una planta autóctona de Honduras; teniendo esta flor características excepcionales de belleza, vigor y distinción”, según lo dicta el decreto.

El árbol nacional de Honduras fue declarado en 1928 como simplemente "el Pino que figura simbólicamente en nuestro Escudo" ( el Pino que figura simbólicamente en nuestro Escudo ), a pesar de que los pinos comprenden un género y no una especie, y aunque legalmente tampoco se especifica qué tipo de pino debe aparecer en el escudo de armas . Por su comunalidad en el país, la especie Pinus oocarpa se ha convertido desde entonces en la especie más fuertemente asociada como árbol nacional, pero legalmente no es así. Otra especie asociada como árbol nacional es el Pinus caribaea .

El mamífero nacional es el venado cola blanca ( Odocoileus virginianus ), el cual fue adoptado como medida para evitar la depredación excesiva. Es una de las dos especies de ciervos que viven en Honduras. El ave nacional de Honduras es la guacamaya roja ( Ara macao ). Esta ave fue muy valorada por las civilizaciones precolombinas de Honduras.

Folklore

Las leyendas y los cuentos de hadas son primordiales en la cultura hondureña. Lluvia de Peces (Lluvia de Peces) es un ejemplo de ello. También son populares las leyendas de El Cadejo y La Llorona.

Deportes

El fútbol es el deporte más popular en Honduras. La primera competencia internacional de Honduras comenzó en 1921 en los Juegos del Centenario de la Independencia con los países vecinos de América Central. La división más alta de fútbol es la Liga Nacional de Fútbol Profesional de Honduras (en español: La Liga Nacional de Fútbol Profesional de Honduras ), que se estableció en 1964. La liga es reconocida a nivel continental, como CD Olimpia, el único club hondureño en ganar. la competencia– ganó la Liga de Campeones de CONCACAF en 1972 y 1988. La selección de fútbol de Honduras (en español: Selección de fútbol de Honduras) es considerada una de las mejores naciones de América del Norte, ya que el país ganó la Copa Oro de CONCACAF por última vez en 1981 y quedó en tercer lugar en 2013. A escala mundial, Honduras ha competido en la Copa Mundial de la FIFA tres veces en 1982, 2010 y 2014, aunque Los Catrachos aún no han ganado un partido.

El béisbol es el segundo deporte más popular en Honduras. La primera competencia internacional de Honduras comenzó en 1950 en la Copa Mundial de Béisbol, que era la competencia mundial más prestigiosa en ese momento. El país carece de una división en el béisbol, probablemente debido a la ausencia de competencia en el béisbol internacional desde 1973. El equipo nacional de béisbol de Honduras ( español : Selección de béisbol de Honduras ) es tímido para ser una de las diez naciones principales en América del Norte y del Sur debido a programación poco frecuente, aunque la competencia es constante y creciente a nivel juvenil. La inspiración a nivel juvenil vino de Mauricio Dubón siendo el primer hondureño nacido y criado en iniciarse en las Grandes Ligas de Béisbol, quien actualmente compite en la actualidad.

Todos los demás deportes tienden a ser menores en el mejor de los casos, ya que Honduras no ha ganado una medalla en los Juegos Olímpicos y aún no ha logrado resultados notables en otros campeonatos mundiales. Sin embargo, los hondureños han participado consistentemente en juegos de atletismo y natación en los Juegos Olímpicos de Verano desde 1968 y 1984, respectivamente. Ocasionalmente, Honduras también ha competido en deportes de combate que van desde el judo hasta el boxeo en los Juegos Olímpicos de Verano. La desigualdad de género en Honduras está presente en la industria del deporte, ya que equipos como la Selección de fútbol de Honduras Femenina aún no se ha clasificado en torneos mundiales y continentales y el softbol es casi inexistente en el país.

Iniciar con Google
Iniciar con Facebook
x