Historia de la polémica filioque

La historia de la controversia del filioque es el desarrollo histórico de las controversias teológicas dentro del cristianismo con respecto a tres cuestiones distintivas: la ortodoxia de la doctrina de la procesión del Espíritu Santo representada por la cláusula de Filioque, la naturaleza de los anatemas mutuamente impuestos por las partes en conflicto durante el Filioque controversia, y la liceidad (legitimidad) de la inserción de la frase Filioque en el Credo de Nicea. Aunque los debates sobre la ortodoxia de la doctrina de la procesión y la naturaleza de los anatemas relacionados precedieron a la cuestión de la admisibilidad de la frase insertada en el Credo, todas esas cuestiones se vincularon cuando la inserción recibió la aprobación del Papa en el undécimo siglo.

El primer concilio ecuménico, el de Nicea (actual provincia de İznik, Turquía) [325] terminó su Credo con las palabras "y [sc. creo] en el Espíritu Santo". La segunda, la de Constantinopla en el 381 hablaba del Espíritu Santo como "procediendo del Padre" (ἐκ τοῦ Πατρὸς ἐκπορευόμενον). Esta última frase se basa en Juan 15:26 (ὃ παρὰ τοῦ πατρὸς ἐκπορεύεται).

El tercer concilio ecuménico, celebrado en Éfeso en 431, que citó el credo en su forma 325, no en la de 381, decretó en su séptimo canon:

It is a long established fact that a reader will be distracted by the readable content of a page when looking at its layout. The point of using Lorem Ipsum is that it has a more-or-less normal distribution of letters, as opposed to using 'Content here, content here', making it look like readable English.

You must log in to access this content
Iniciar con Google
Iniciar con Facebook
x