Historia de la industria petrolera venezolana

Ajustar Compartir Imprimir Citar

Venezuela tiene las reservas probadas de petróleo más grandes del mundo con un estimado de 304 mil millones de barriles (18% de las reservas mundiales) a partir de 2020. El país solía ser uno de los mayores exportadores de petróleo del mundo, pero la industria petrolera experimentó una disminución significativa desde su punto máximo. en 2012.

En 2008, la producción de petróleo crudo en Venezuela fue la décima más alta del mundo con 2.394.020 barriles por día (380.619 m3 /d) y el país también fue el octavo exportador neto de petróleo más grande del mundo. Venezuela es miembro fundador de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

Pre-descubrimiento

Uso indígena

Los pueblos indígenas de Venezuela, como muchas sociedades antiguas, ya utilizaban petróleo crudo y asfaltos de las filtraciones de petróleo, que rezuman a través del suelo hacia la superficie, en los años anteriores a los conquistadores españoles. El espeso líquido negro, conocido por los lugareños como mene, se usaba principalmente con fines médicos, como fuente de iluminación y para calafatear canoas.

Adquisición española

A su llegada a principios del siglo XVI, los conquistadores españoles aprendieron de los indígenas a usar el betún natural para calafatear sus barcos y para tratar sus armas. El primer envío documentado de petróleo desde Venezuela fue en 1539 cuando se envió un solo barril de petróleo a España para aliviar la gota del emperador Carlos V.

1908-1940

A pesar del conocimiento de la existencia de reservas de petróleo en Venezuela durante siglos, los primeros pozos petroleros de importancia no se perforaron hasta principios de la década de 1910. En 1908, Juan Vicente Gómez reemplazó a su predecesor enfermo, Cipriano Castro, como presidente de Venezuela. Durante los años siguientes, Gómez otorgó varias concesiones para explorar, producir y refinar petróleo. La mayoría de estas concesiones petroleras fueron otorgadas a sus amigos más cercanos y ellos, a su vez, las pasaron a compañías petroleras extranjeras que realmente podrían desarrollarlas.Una de esas concesiones fue otorgada a Rafael Max Valladares, quien contrató a Caribbean Petroleum Company (posteriormente adquirida por Royal Dutch Shell) para llevar a cabo su proyecto de exploración petrolera. El 15 de abril de 1914, luego de la finalización del pozo petrolero Zumaque-I (ahora llamado MG-I), el primer campo petrolero venezolano de importancia, Mene Grande, fue descubierto por Caribbean Petroleum en la cuenca de Maracaibo. Este importante descubrimiento alentó una ola masiva de compañías petroleras extranjeras a Venezuela en un intento de hacerse un hueco en el floreciente mercado.

De 1914 a 1917, se descubrieron varios campos petroleros más en todo el país, incluido el emblemático Campo Costero Bolívar; sin embargo, la Primera Guerra Mundial frenó un desarrollo significativo de la industria. Debido a la dificultad de comprar y transportar las herramientas y maquinaria necesarias, algunas compañías petroleras se vieron obligadas a renunciar a la perforación hasta después de la guerra. A fines de 1917 se iniciaron las primeras operaciones de refinación en la refinería de San Lorenzo para procesar la producción del campo Mene Grande, y desde la terminal de San Lorenzo partieron las primeras exportaciones importantes de petróleo venezolano por parte de Caribbean Petroleum. A fines de 1918, el petróleo apareció por primera vez en las estadísticas de exportación venezolana con 21.194 toneladas métricas.

Fue la explosión del pozo Barroso No. 2 en Cabimas en 1922 lo que marcó el comienzo de la historia moderna de Venezuela como un importante productor. Este descubrimiento captó la atención de la nación y del mundo. Pronto, decenas de empresas extranjeras adquirieron vastas extensiones de territorio con la esperanza de enriquecerse, y en 1928 Venezuela se convirtió en el principal exportador de petróleo del mundo. El petróleo puso fin al relativo anonimato de Venezuela a los ojos de las potencias mundiales, convirtiéndolo en un eje de una industria petrolera internacional en constante expansión y una nueva consideración en la formulación de políticas globales. La producción de petróleo de Venezuela se convirtió en un factor importante en la formulación de políticas en Washington antes de la Segunda Guerra Mundial.

Cabimas todavía juega un papel importante en la producción de los campos petroleros más grandes del país, que se encuentran alrededor y debajo del lago de Maracaibo. Otros campos están aumentando en importancia, principalmente en el este de Venezuela, donde se descubrió la Formación Oficina en 1937. Unos veinte años después de la finalización del primer pozo productor de petróleo, Venezuela se había convertido en el mayor exportador de petróleo del mundo y, después de Estados Unidos., el segundo mayor productor de petróleo. Las exportaciones de petróleo se dispararon entre 1920 y 1935. A fines de la década de 1930, Venezuela se había convertido en el tercer productor mundial de petróleo, detrás de Estados Unidos y la Unión Soviética, así como en el principal exportador.

Primera enfermedad holandesa

Para 1929, el dramático desarrollo de la industria petrolera de Venezuela había comenzado a dominar todos los demás sectores económicos del país, sin embargo, la producción agrícola comenzó a disminuir drásticamente. Este aumento repentino de la atención al petróleo y el abandono del sector agrario hizo que la economía venezolana sufriera un fenómeno que luego se conoció como la enfermedad holandesa. Esta "enfermedad" se produce cuando un producto genera un aumento sustancial de los ingresos en un sector de la economía, lo que provoca un fortalecimiento de la moneda que, a su vez, perjudica las exportaciones de manufacturas y otros sectores.

La agricultura representaba alrededor de un tercio de la producción económica en la década de 1920, pero en la década de 1950 esta fracción se redujo drásticamente a una décima parte. Este aumento repentino de la producción de petróleo restringió la capacidad general de Venezuela para crear y mantener otras industrias. El gobierno había ignorado problemas sociales graves, como la educación, la salud, la infraestructura, la agricultura y las industrias domésticas, lo que provocó que Venezuela quedara muy por detrás de otros países industrializados.

1940-1976

En 1940, Venezuela era el tercer mayor productor de petróleo crudo del mundo con más de 27 millones de toneladas al año, apenas un poco menos que la producción de la URSS. En 1941, Isaías Medina Angarita, ex general del ejército de los Andes venezolanos, fue elegido presidente indirectamente. Una de sus reformas más importantes durante su mandato fue la promulgación de la nueva Ley de Hidrocarburos de 1943. Esta nueva ley fue el primer paso político importante que tomó para obtener un mayor control del gobierno sobre su industria petrolera. Bajo la nueva ley, el gobierno tomó el 50% de las ganancias. Una vez aprobada, esta ley básicamente se mantuvo sin cambios hasta 1976, año de la nacionalización, con solo dos revisiones parciales en 1955 y 1967.

En 1944, el gobierno venezolano otorgó varias concesiones nuevas fomentando el descubrimiento de aún más campos petroleros. Esto se atribuyó principalmente a un aumento en la demanda de petróleo causada por la Segunda Guerra Mundial en curso, y en 1945, Venezuela estaba produciendo cerca de 1 millón de barriles por día (160.000 m / d).

Siendo un ávido proveedor de petróleo para los Aliados de la Segunda Guerra Mundial, Venezuela había aumentado su producción en un 42 por ciento solo entre 1943 y 1944. Incluso después de la guerra, la demanda de petróleo siguió aumentando debido a que hubo un aumento de veintiséis millones a cuarenta millones de automóviles en servicio en los Estados Unidos entre 1945 y 1950.

Sin embargo, a mediados de la década de 1950, los países del Medio Oriente habían comenzado a aportar cantidades significativas de petróleo al mercado internacional del petróleo y Estados Unidos había implementado cuotas de importación de petróleo. El mundo experimentó un exceso de oferta de petróleo y los precios se desplomaron.

Creación de la OPEP

En respuesta a los precios del petróleo crónicamente bajos de mediados y fines de la década de 1950, los países productores de petróleo Venezuela, Irán, Arabia Saudita, Irak y Kuwait se reunieron en Bagdad en septiembre de 1960 para formar la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). El principal objetivo de los países miembros de la OPEP era trabajar juntos para asegurar y estabilizar los precios internacionales del petróleo para asegurar sus intereses como naciones productoras de petróleo. Esto se logró en gran medida mediante el mantenimiento de cuotas de exportación que ayudaron a prevenir la sobreproducción de petróleo a escala internacional.

Embargo petrolero de 1973

A principios de la década de 1970, los países productores de petróleo del Golfo Pérsico iniciaron negociaciones con las compañías petroleras en un intento de aumentar su participación en la propiedad. En 1972 obtuvieron rápidamente una participación del 25 por ciento, y menos de un año después revisaron esos acuerdos para obtener hasta el 60 por ciento de participación en la propiedad de las empresas.Para 1973, los estados miembros de la OPEP del Golfo Pérsico decidieron aumentar sus precios en un 70 por ciento y aplicar un embargo a los países amigos de Israel (Estados Unidos y los Países Bajos). Este evento se conoció como la crisis del petróleo de 1973. Luego de la culminación de los conflictos en el Medio Oriente y los países productores de petróleo del Golfo Pérsico que ya no exportan a los Estados Unidos y los precios del petróleo aumentaron abruptamente, Venezuela experimentó un aumento significativo en las ganancias de la producción de petróleo. Entre 1972 y 1974, los ingresos del gobierno venezolano se cuadruplicaron. Con un nuevo sentido de confianza, el presidente venezolano, Carlos Andrés Pérez, prometió que Venezuela se desarrollaría significativamente en unos pocos años.Al sustituir las importaciones, los subsidios y los aranceles protectores, planeó usar las ganancias del petróleo para aumentar el empleo, combatir la pobreza, aumentar los ingresos y diversificar la economía. Sin embargo, los miembros de la OPEP habían estado violando las cuotas de producción y los precios del petróleo volvieron a caer drásticamente en la década de 1980, lo que empujó a Venezuela a endeudarse aún más.

Nacionalización

Mucho antes de 1976, Venezuela había dado varios pasos en dirección a la nacionalización de su industria petrolera. En agosto de 1971, bajo la presidencia de Rafael Caldera, se aprobó una ley que nacionalizó la industria del gas natural del país. También en 1971 se aprobó la ley de reversión que establecía que todos los bienes, plantas y equipos pertenecientes a los concesionarios dentro o fuera de las áreas de concesión revertirían a la nación sin compensación al vencimiento de la concesión. El movimiento hacia el nacionalismo se vivió nuevamente con el decreto 832. El decreto 832 dispuso que todos los programas de exploración, producción, refinación y comercialización de las empresas petroleras debían ser previamente aprobados por el Ministerio de Minas e Hidrocarburos.

La nacionalización se hizo oficial cuando la presidencia de Carlos Andrés Pérez, cuyo plan económico, "La Gran Venezuela", convocó a la nacionalización de la industria petrolera y la diversificación de la economía a través de la sustitución de importaciones. El país nacionalizó oficialmente su industria petrolera el 1 de enero de 1976 en el sitio del pozo petrolero Zumaque 1 (Mene Grande), y junto con ello nació Petróleos de Venezuela SA (PDVSA), que es la empresa petrolera estatal venezolana. Todas las empresas petroleras extranjeras que alguna vez hicieron negocios en Venezuela fueron reemplazadas por empresas venezolanas. Cada una de las anteriores concesionarias fue simplemente sustituida por una nueva compañía petrolera 'nacional', que mantuvo las estructuras y funciones de su predecesora, la corporación multinacional (MNC).

Todas las nuevas empresas son propiedad de un holding -Petroven o PDV- y que a su vez es propiedad del Estado. En última instancia, no había cambiado mucho en este sentido, ya que todos los venezolanos con posiciones de liderazgo en las multinacionales asumieron las posiciones de liderazgo de las respectivas nuevas empresas y, por lo tanto, aún aseguraban sus intereses en el petróleo de Venezuela. PDVSA controla actividad de petróleo y gas natural en Venezuela. En la década de 1980, en un agresivo plan de internacionalización, PDVSA compró refinerías en EE. UU. y Europa como la estadounidense Citgo que la catapultó a la tercera compañía petrolera más grande del mundo.

1977-1998

Después de la crisis del petróleo de 1973, el período de prosperidad económica de Venezuela fue relativamente breve. Como el ministro de Petróleo venezolano y cofundador de la OPEP, Juan Pablo Pérez Alfonzo, había advertido proféticamente en 1976: "Dentro de diez años, dentro de veinte años, verán, el petróleo nos traerá la ruina... Es el excremento del diablo". Este fue el caso durante el "exceso de petróleo de la década de 1980". Los países miembros de la OPEP no se adhirieron estrictamente a sus cuotas asignadas y, una vez más, los precios del petróleo se desplomaron.

Segunda enfermedad holandesa

A mediados de la década de 1980, la producción de petróleo de Venezuela comenzó a aumentar de manera constante. En la década de 1990, los síntomas de la enfermedad holandesa volvieron a ser evidentes. Entre 1990 y 1999, la producción industrial de Venezuela disminuyó del 50 al 24 por ciento del producto interno bruto del país en comparación con una disminución del 36 al 29 por ciento para el resto de América Latina, pero los niveles de producción continuaron aumentando hasta 1998.

Sin embargo, la eficiencia de PDVSA fue puesta en duda durante estos años. Durante 1976-1992, el monto de los ingresos de PDVSA que se destinó a los costos de la empresa fue en promedio del 29 por ciento, dejando un remanente del 71 por ciento para el gobierno. De 1993 a 2000, sin embargo, esa distribución se revirtió casi por completo, donde PDVSA se quedó con el 64 por ciento de los ingresos de PDVSA, dejando un remanente de solo el 36 por ciento para el gobierno.

1999-presente

"No hay duda de que la Venezuela de Chávez llegó a experimentar uno de los peores casos de enfermedad holandesa en el mundo".

La política exterior

Después de que Hugo Chávez asumió oficialmente el cargo en febrero de 1999, se realizaron varios cambios de política relacionados con la industria petrolera del país para vincularla explícitamente al estado bajo su Revolución Bolivariana. Desde entonces, PDVSA no ha demostrado ninguna capacidad para poner en funcionamiento nuevos campos petroleros desde que nacionalizó proyectos de petróleo pesado en la Faja Petrolífera del Orinoco, anteriormente operados por las compañías petroleras internacionales ExxonMobil, ConocoPhillips, Chevron.

El gobierno de Chávez utilizó los recursos de PDVSA para financiar programas sociales, tratándolo como una "hucha", y se requirió que el personal de PDVSA apoyara a Chávez. Sus políticas sociales resultaron en gastos excesivos que causaron escasez en Venezuela y permitieron que la tasa de inflación creciera a una de las tasas más altas del mundo.

Según Corrales y Penfold, "Chávez no fue el primer presidente en la historia de Venezuela en quedar hipnotizado por la promesa del petróleo, pero fue quien permitió que el sector decayera más", y la mayoría de las estadísticas muestran el deterioro de la industria desde el comienzo de su presidencia.

El sucesor de Chávez, Nicolás Maduro, continuó gran parte de las políticas defendidas por Chávez, y Venezuela se deterioró aún más como resultado de continuar con tales políticas.

Refuerzo de la OPEP

En el momento de la elección de Chávez, la OPEP había perdido gran parte de su influencia en comparación con cuando se creó por primera vez. Una combinación de miembros de la OPEP, incluida Venezuela, que ignoran regularmente las cuotas y países que no pertenecen a la OPEP, como México y Rusia, que comienzan a expandir sus propias industrias petroleras, resultó en precios del petróleo bajos récord que perjudicaron la economía venezolana. Uno de los principales objetivos de Chávez como presidente era combatir este problema reforzando la OPEP y logrando que los países cumplieran nuevamente con sus cuotas. Chávez visitó personalmente a muchos de los líderes de las naciones productoras de petróleo de todo el mundo y, en 2000, fue anfitrión de la primera cumbre de jefes de estado de la OPEP en 25 años (la segunda).Los objetivos de esta reunión, realizada en Caracas, incluyeron recuperar la credibilidad de Venezuela en la OPEP, defender los precios del petróleo, cimentar las relaciones entre Venezuela y el mundo árabe/islámico y fortalecer la OPEP en general.

La reunión podría considerarse un éxito dados los precios récord del petróleo de los años siguientes, pero mucho de eso también es consecuencia de los ataques del 11 de septiembre de 2001 contra los Estados Unidos, la Guerra de Irak y el aumento significativo de la demanda de petróleo de economías en desarrollo como China e India, lo que ayudó a impulsar un aumento en los precios del petróleo a niveles mucho más altos que los objetivos de la OPEP durante el período anterior. Además de estos eventos, la huelga petrolera de diciembre de 2002 en Venezuela, que resultó en una pérdida de casi 3 mmbpd de producción de crudo, provocó un fuerte aumento en los precios mundiales del crudo.

Habilitación de leyes y controversias

En 2000, la Asamblea Nacional pro-Chávez le otorgó a Chávez la capacidad de gobernar por decreto debido a las malas condiciones económicas. El 13 de noviembre de 2001, mientras gobernaba por decreto, Chávez promulgó la nueva Ley de Hidrocarburos, que entró en vigor en enero de 2002. Las leyes "marcaron un punto de inflexión en el sentimiento público hacia el presidente" con chavistas y antichavistas indignados por los cambios. Para la oposición a Chávez, cambios tan dramáticos en el gobierno les demostraron que Chávez era un "dictador en formación".

Chávez comenzó a establecer metas para restablecer las cuotas, como que el diez por ciento del presupuesto de inversión anual de PDVSA se gastaría en programas sociales. También cambió las políticas tributarias y el proceso de recaudación de los ingresos petroleros. Chávez inició muchos de estos cambios importantes para ejercer un mayor control sobre PDVSA y lidiar de manera eficiente con los problemas que él y sus seguidores tenían sobre las pequeñas contribuciones de ingresos de PDVSA al gobierno. Para 2002, crecieron las advertencias sobre el gasto excesivo de Chávez en programas sociales para mantener el apoyo populista.

En diciembre de 2002, PDVSA se declaró oficialmente en huelga provocando una interrupción casi total de la producción de petróleo en Venezuela. El objetivo de la huelga general venezolana de 2002-2003 fue presionar a Chávez para que renunciara y convocara elecciones anticipadas. La huelga duró aproximadamente dos meses y medio y el gobierno terminó despidiendo a 12.000 empleados de PDVSA y reemplazándolos con trabajadores leales al gobierno de Chávez, muchos de los cuales salieron de su retiro para reemplazar a los despedidos. En enero de 2002, las protestas de cientos de miles de venezolanos que se oponían a Chávez se hicieron comunes en Venezuela. En abril de 2002, se produjeron manifestaciones masivas en Caracas y Chávez fue derrocado temporalmente por los militares, respaldados por los intereses estadounidenses, durante el intento de golpe de estado en Venezuela de 2002.

Unos meses después del fracaso del golpe y el regreso de Chávez, una combinación de sindicatos y grupos empresariales convocaron a un "paro nacional indefinido" que, en muchos lugares, resultó ser un "cierre patronal" forzado donde los se impidió trabajar a los empleados. Cuando terminó la huelga, se había producido un daño macroeconómico sustancial con un aumento del desempleo del 5 por ciento. Este aumento llevó al país a un pico nacional de desempleo de más del 20 por ciento en marzo de 2003.

Tras las huelgas, Chávez se refirió a recuperar el control de la industria como "renacionalización". Apuntó a mejorar la eficiencia de PDVSA en el contexto de distribuir una mayor cantidad de sus ingresos a su gobierno y también por ciertos cambios en la tributación. Ciertas reformas fiscales ya se habían implementado antes en el primer mandato de Chávez. Para 2006, el gobierno tenía una participación del 40 por ciento, que se anunció aumentaría en un 20 por ciento.

Ofertas internacionales

En 2005, PDVSA abrió su primera oficina en China y anunció planes para casi triplicar su flota de petroleros en esa región. Chávez había declarado durante mucho tiempo que le gustaría vender más petróleo venezolano a China para que su país pueda ser más independiente de Estados Unidos. En 2007, Chávez llegó a un acuerdo con la petrolera brasileña Petrobras para construir una refinería de petróleo en el noreste de Brasil, donde se enviará petróleo crudo desde Brasil y Argentina. Se llegó a un acuerdo similar con Ecuador, donde Venezuela acordó refinar 100.000 barriles (16.000 m) de petróleo crudo de Ecuador a precios de descuento. Cuba acordó dejar que miles de venezolanos fueran recibidos para tratamientos médicos y programas de salud, ya su vez, Venezuela acordó vender varios miles de barriles a Cuba con un 40% de descuento bajo el programa Petrocaribe.

Tercera enfermedad holandesa

La administración de Chávez utilizó los altos precios del petróleo en la década de 2000 en sus políticas populistas y para obtener el apoyo de los votantes. Las obras sociales iniciadas por el gobierno de Chávez se basaron en los productos derivados del petróleo, la piedra angular de la economía venezolana, por lo que la administración de Chávez padeció la enfermedad holandesa.

Según Cannon, los ingresos estatales por ingresos petroleros crecieron "del 51% de los ingresos totales en 2000 al 56% en 2006"; las exportaciones de petróleo aumentaron "del 77% en 1997 [...] al 89% en 2006"; y la dependencia de su administración de las ventas de petróleo fue "uno de los principales problemas que enfrenta el gobierno de Chávez". Para 2008, las exportaciones de todo menos el petróleo "colapsaron" y en 2012, el Banco Mundial explicó que la economía de Venezuela es "extremadamente vulnerable" a los cambios en los precios del petróleo ya que en 2012 "96% de las exportaciones del país y casi la mitad de sus ingresos fiscales". dependía de la producción de petróleo.

Los economistas dicen que el gasto excesivo del gobierno venezolano en programas sociales y las estrictas políticas comerciales contribuyeron a los desequilibrios en la economía del país, contribuyendo al aumento de la inflación, la pobreza, el bajo gasto en atención médica y la escasez en Venezuela en los últimos años de su presidencia.

Desde 2014, la producción de petróleo en Venezuela se ha visto afectada por un mercado petrolero deficiente y la financiación insuficiente de la industria por parte de Venezuela. Las políticas petroleras nacionalistas de Venezuela no han logrado hacerlos más independientes de sus clientes petroleros. En 2016, Estados Unidos importó 291.461.000 barriles de petróleo de Venezuela, cantidad consistente con las importaciones de los cinco años anteriores. Para mitigar la caída del precio del petróleo que comenzó en junio de 2014 y continúa hasta el día de hoy, el presidente Maduro imprimió más moneda, lo que resultó en una inflación de hasta el 700% de lo que fue la tasa de inflación en 2014. La política económica de la administración de Nicolás Maduro hizo no revivió la caída del petróleo, y para 2016, la producción de petróleo alcanzó el nivel más bajo en 23 años.Según los analistas, la crisis económica sufrida bajo la presidencia de Nicolás Maduro aún se habría producido con o sin Chávez.

Para 2017, PDVSA ni siquiera podía permitirse exportar petróleo a través de aguas internacionales, lo que requiere inspecciones de seguridad y limpieza según la ley marítima, con una flota de buques tanque varados en el Mar Caribe debido al problema. En julio de 2017, este arreglo se extendió desde solo la primera mitad de 2017 para continuar hasta marzo de 2018. Esta continua depresión en los ingresos del petróleo ha llevado a Maduro a presionar a la OPEP para que aumente la caída de los precios del petróleo para ayudar a la economía venezolana. En abril de 2017, un controvertido fallo de la Corte Suprema de Justicia de Venezuela otorgó a Maduro facultades ejecutivas sobre PDVSA, que le permiten actuar de manera autónoma en la venta de acciones o realizar acuerdos internacionales de la petrolera.En octubre de 2017, Venezuela tuvo su producción de petróleo más baja en 28 años, con solo 1,863 millones de bpd bombeados ese mes. A fines de 2017, PDVSA tuvo problemas para pagar $ 725 millones de deuda, parte de un total de $ 5 mil millones adeudados.