Hicsos

Compartir Imprimir Citar
Hyksos
Un hombre describió como "Abisha the Hyksos"
()??? ḥḳꜣ-sswt, Heqa-kasut para "Hyksos"), liderando un grupo de Aamu.
Tomb of Khnumhotep II (circa 1900 BC).
Este es uno de los primeros usos conocidos del término "Hyksos".

Hyksos (egipcio ḥqꜣ(w)-ḫꜣswt, pronunciación egiptológica: hekau khasut, "gobernante(s) de extranjeros tierras") es un término que, en la egiptología moderna, designa a los reyes de la Dinastía XV de Egipto (fl. c. 1650-1550 a. C.). La sede del poder de estos reyes era la ciudad de Avaris en el delta del Nilo, desde donde gobernaron el Bajo y Medio Egipto hasta Cusae. En la Aegyptiaca, una historia de Egipto escrita por el sacerdote e historiador greco-egipcio Manetón en el siglo III a. C., el término hicsos se usa étnicamente para designar a personas de probable origen semítico occidental y levantino. Si bien Manetón retrató a los hicsos como invasores y opresores, esta interpretación se cuestiona en la egiptología moderna. En cambio, el gobierno de los hicsos podría haber sido precedido por grupos de pueblos cananeos que se asentaron gradualmente en el delta del Nilo desde el final de la Dinastía XII en adelante y que pueden haberse separado del control egipcio que se desmoronaba e inestable en algún momento durante la Dinastía XIII.

El período de los hicsos marca el primero en el que Egipto fue gobernado por gobernantes extranjeros. Muchos detalles de su gobierno, como la verdadera extensión de su reino e incluso los nombres y el orden de sus reyes, siguen siendo inciertos. Los hicsos practicaban muchas costumbres levantinas o cananeas, así como muchas costumbres egipcias. Se les atribuye la introducción de varias innovaciones tecnológicas en Egipto, como el caballo y el carro, así como la espada en forma de hoz y el arco compuesto, una teoría que se cuestiona.

Los hicsos no controlaban todo Egipto. En cambio, coexistieron con las dinastías XVI y XVII, que tenían su sede en Tebas. La guerra entre los hicsos y los faraones de finales de la dinastía XVII finalmente culminó con la derrota de los hicsos por Ahmose I, quien fundó la dinastía XVIII de Egipto. En los siglos siguientes, los egipcios retratarían a los hicsos como gobernantes extranjeros sanguinarios y opresores.

Nombre

Etimología

El término "hicsos" se deriva, a través del griego Ὑκσώς (Hyksôs), de la expresión egipcia ??? (ḥḳꜣ-ḫꜣswt o ḥḳꜣw-ḫꜣswt , "hekau khasut"), que significa "gobernantes [de] tierras extranjeras". La forma griega es probablemente una corrupción textual de un texto anterior en Ὑκουσσώς (Hykoussôs).

El historiador judío del siglo I d.C., Josefo, da el nombre en el sentido de "reyes pastores" o "reyes cautivos" en su Contra Apion (Contra Apion), donde describe a los hicsos como judíos tal como aparecían en el historiador egipcio helenístico Manetón.

Toda esta nación era estilo Hycsos, es decir, Shepherd-kings: para el primer hic sílaba, según el dialecto sagrado, denota un rey, como es Sos pastor. Pero esto según el dialecto ordinario, y de éstos es compuesto Hycsos; pero algunos dicen que estas personas eran árabes.

La interpretación de Josefo puede surgir de una pronunciación egipcia posterior de ḥḳꜣ-ḫꜣswt como < span title="Texto en idioma egipcio antiguo">ḥḳꜣ-šꜣsw, que entonces se entendía que significaba "señor de pastores" No está claro si esta traducción se encontró en Manetón; una traducción armenia de un epítome de Manetón dada por el historiador antiguo tardío Eusebio da la traducción correcta de "reyes extranjeros".

Usar

"Ahora se acepta comúnmente en las publicaciones académicas que el término Ḥḳꜣ-Ḫꜣswt se refiere sólo a los gobernantes extranjeros individuales de fines del Segundo Período Intermedio," especialmente de la Dinastía XV, en lugar de un pueblo. Sin embargo, Josefo lo usó como un término étnico. Su uso para referirse a la población aún persiste en algunos trabajos académicos.

En el Antiguo Egipto, el término "Hyksos " (ḥḳꜣ-ḫꜣswt) también se usó para referirse a varios gobernantes nubios y especialmente asiáticos tanto antes como después de la XV Dinastía. Se usó al menos desde la Sexta Dinastía de Egipto (c. 2345-2181 a. C.) para designar a los jefes del área sirio-palestina. Uno de sus primeros usos registrados se encuentra c. 1900 a. C. en la tumba de Khnumhotep II de la Duodécima Dinastía para etiquetar a un gobernante nómada o cananeo llamado "Abisha the Hyksos" (usando el estándar ???, ḥḳꜣ-ḫꜣswt, "Heqa-kasut" para "Hyksos").

Scarabs of Hyksos kings
"Semqen the Hyksos"
"Khyan the Hyksos"
Scarabs of Hyksos kings, con "Hyksos" destacado.

Según el uso del nombre en una inscripción hicsos de Sakir-Har de Avaris, los hicsos lo usaron como un título para ellos mismos. Sin embargo, Kim Ryholt argumenta que "Hyksos" no era un título oficial de los gobernantes de la Dinastía XV, y nunca se encuentra junto con el título real, solo aparece como título en el caso de Sakir-Har. Según Ryholt, "Hyksos" era más bien un término genérico que se encuentra por separado del título real y en las listas de reinados después del final de la propia XV Dinastía. Sin embargo, Vera Müller escribe: "Teniendo en cuenta que S-k-r-h-r también se menciona con tres nombres de la titulación egipcia tradicional (nombre de Horus, nombre de Golden Falcon y nombre de Two Ladies) en el mismo monumento, este argumento es algo extraño".; Danielle Candelora y Manfred Bietak también argumentan que los hicsos usaron el título oficialmente. Todos los demás textos en el idioma del Antiguo Egipto no llaman a los hicsos por este nombre, sino que se refieren a ellos como asiáticos (ꜥꜣmw< /span>), con la posible excepción de la Lista de reyes de Turín en una reconstrucción hipotética a partir de un fragmento. El título no está atestiguado para el rey hicso Apepi, lo que posiblemente indica una "mayor adopción del decoro egipcio".

Los escarabajos también atestiguan el uso de este título para los faraones generalmente asignados a la decimocuarta o decimosexta dinastía de Egipto, a los que a veces se les llama "'menores' Hicsos." La Decimoséptima Dinastía Tebana de Egipto también recibe el título en algunas versiones de Manetón, un hecho que Bietak atribuye a la corrupción textual. En la Dinastía XXV de Egipto y durante el período ptolemaico, el término hicsos fue adoptado como título personal y epíteto por varios faraones o altos funcionarios egipcios, incluido el funcionario tebano Mentuemhat, Felipe III de Macedonia y Ptolomeo XIII. También se usó en la tumba del gran sacerdote egipcio Petosiris en Tuna el-Gebel en el 300 a. C. para designar al gobernante persa Artajerjes III, aunque se desconoce si Artajerjes adoptó este título para sí mismo.

Orígenes

Historiadores antiguos

Escarab escarlata azul acristalada en un montura de oro, con el cartouche del gobernante hicosos Khyan:
N5
G39
<
xiiAn
>S34I10
t
N17
- "¡Hijo de Ra, Khyan, viviendo para siempre!"

En su epítome de Manetón, Josefo conectó a los hicsos con los judíos, pero también los llama árabes. En sus propios epítomes de Manetón, los historiadores de la antigüedad tardía Sextus Julius Africanus y Eusebius dicen que los hicsos procedían de Fenicia. Hasta la excavación y el descubrimiento de Tell El-Dab'a (el sitio de la capital de los hicsos, Avaris) en 1966, los historiadores se basaron en estos relatos para el período de los hicsos.

Historiadores modernos

Los hallazgos de material en Tell El-Dab'a indican que los hicsos se originaron en el Levante. Los hicsos' los nombres personales indican que hablaban un idioma semítico occidental y "pueden llamarse cananeos por conveniencia."

A Retjenu, asociado a los Hyksos en algunas inscripciones egipcias.

Kamose, el último rey de la XVII dinastía tebana, se refiere a Apepi como un "jefe de Retjenu" en una estela que implica un trasfondo levantino para este rey hicso. Según Anna-Latifa Mourad, la aplicación egipcia del término ꜥꜣmw a los hicsos podría indicar una gama de orígenes, incluidos los levantinos recién llegados o personas de origen mixto levantino-egipcio.

Debido al trabajo de Manfred Bietak, que encontró similitudes en la arquitectura, la cerámica y las prácticas funerarias, los eruditos actualmente favorecen un origen levantino norteño de los hicsos. Basándose particularmente en la arquitectura del templo, Bietak aboga por fuertes paralelismos entre las prácticas religiosas de los hicsos en Avaris con las del área alrededor de Byblos, Ugarit, Alalakh y Tell Brak, definiendo el "hogar espiritual" de los hicsos como "en el extremo norte de Siria y el norte de Mesopotamia". La conexión de los hicsos con Retjenu también sugiere un origen levantino del norte: "Teóricamente, es factible deducir que los primeros hicsos, como los posteriores Apofis, eran de ascendencia élite de Rṯnw, un topónimo [...] cautelosamente vinculado con el Levante Norte y la región norte del Levante Sur."

Los argumentos anteriores de que los nombres hicsos podrían ser hurritas han sido rechazados, mientras que las propuestas de principios del siglo XX de que los hicsos eran indoeuropeos "encajaban en los sueños europeos de supremacía indoeuropea, ahora desacreditados".

Un estudio de rasgos dentales realizado por Nina Maaranen y Sonia Zakrzewski en 2021 en 90 personas de Avaris indicó que las personas definidas como locales y no locales no eran ancestralmente diferentes entre sí. Se dijo que los resultados estaban en línea con la evidencia arqueológica, lo que sugiere que Avaris era un centro importante en la red comercial del Mediterráneo oriental de la Edad del Bronce Medio, que recibía a personas de más allá de sus fronteras.

Historia

Primeros contactos entre Egipto y el Levante

Procesión del Aamu
Un grupo de extranjeros de Asia Occidental, posiblemente cananeos, etiquetados como Aamu ()ꜥꜣmw), incluido el hombre líder con un Nubian ibex etiquetado como Abisha el Hyksos ()??? ḥḳꜣ-ḫꜣsw, Heqa-kasut para "Hyksos"). Tomb of 12th-dynasty official Khnumhotep II, at Beni Hasan (c. 1890 BC).

Los registros históricos sugieren que los semíticos y los egipcios tuvieron contactos en todos los períodos de la historia de Egipto. La placa MacGregor, una tablilla egipcia temprana que data del año 3000 a. C., registra "La primera ocasión de atacar Oriente", con la imagen del faraón Den golpeando a un enemigo asiático occidental.

Durante el reinado de Senusret II, c. 1890 a. C., se registran grupos de extranjeros de Asia occidental que visitan al faraón con regalos, como en las pinturas de las tumbas del funcionario de la XII dinastía Khnumhotep II. Estos extranjeros, posiblemente cananeos o nómadas, están etiquetados como Aamu (ꜥꜣmw), incluido el protagonista con una cabra montés nubia etiquetada como Abisha the Hyksos (??? ḥḳꜣ-ḫꜣsw, Heqa-kasut para "Hyksos& #34;), la primera instancia conocida del nombre "Hyksos".

Poco después, la estela de Sebek-khu, que data del reinado de Senusret III (reinado: 1878–1839 a. C.), registra la campaña militar egipcia más antigua conocida en el Levante. El texto dice: "Su Majestad se dirigió hacia el norte para derrocar a los asiáticos". Su Majestad llegó a un país extranjero cuyo nombre era Sekmem (...) Entonces cayó Sekmem, junto con el miserable Retenu", donde Sekmem (s-k-m-m) se cree que es Siquem y "Retenu" o "Retjenu" están asociados con la antigua Siria.

Antecedentes y llegada a Egipto

El único relato antiguo de todo el período de los hicsos es el del historiador egipcio helenístico Manetón, quien, sin embargo, existe solo según lo citado por otros. Según lo registrado por Josefo, Manetón describe el comienzo del gobierno de los hicsos de la siguiente manera:

Un pueblo de origen ignorable del este, cuya venida era imprevista, tenía la audacia de invadir el país, que dominaban por la fuerza principal sin dificultad ni batalla. Habiendo dominado a los jefes, quemaron salvajemente las ciudades, arrasaron los templos de los dioses hasta la tierra, y trataron a toda la población nativa con la mayor crueldad, masacrando a algunos, y llevando a las esposas e hijos de otros a la esclavitud (Contra Apion I.75-77).

Electrum dagger mango de un soldado de Hyksos pharaoh Apepi, ilustrando la caza del soldado con un corto arco y espada. Inscripciones: "El dios perfecto, el señor de las dos tierras, Nebkhepeshre Apepi" y "Siguiente de su señor Nehemen", encontrado en un entierro en Saqara. Ahora en el Museo Luxor.

La narrativa de la invasión de Manetón es "hoy en día rechazada por la mayoría de los estudiosos". Es probable que haya sido influenciado por invasiones extranjeras más recientes de Egipto. En cambio, parece que el establecimiento del gobierno hicso fue en su mayoría pacífico y no implicó una invasión de una población completamente extranjera. La arqueología muestra una presencia asiática continua en Avaris durante más de 150 años antes del comienzo del gobierno hicso, con un asentamiento cananeo gradual comenzando allí c. 1800 aC durante la Dinastía XII. El análisis de isótopos de estroncio de los habitantes del Reino Medio y el Segundo Período Intermedio Avaris también descartó el modelo de invasión a favor de uno de migración. Al contrario del modelo de una invasión extranjera, el estudio no encontró que más hombres se mudaran a la región, sino que encontró un sesgo sexual hacia las mujeres. con una alta proporción del 77% de mujeres no locales.

Manfred Bietak argumenta que los hicsos "deben entenderse dentro de un patrón repetitivo de la atracción de Egipto por los grupos de población de Asia occidental que venían en busca de una forma de vida en el país, especialmente en el delta, desde tiempos prehistóricos&#. 34; Señala que Egipto había dependido durante mucho tiempo del Levante para obtener experiencia en áreas de construcción naval y navegación, con posibles representaciones de constructores navales asiáticos en relieves del gobernante Sahure de la Sexta Dinastía. Se sabe que la Dinastía XII de Egipto tuvo muchos inmigrantes asiáticos sirviendo como soldados, siervos domésticos o del templo, y varios otros trabajos. Avaris en el delta del Nilo atrajo a muchos inmigrantes asiáticos en su papel como centro de comercio internacional y navegación.

El último faraón poderoso de la decimotercera dinastía egipcia fue Sobekhotep IV, quien murió alrededor de 1725 a. C., después de lo cual Egipto parece haberse dividido en varios reinos, incluido uno con sede en Avaris gobernado por la decimocuarta dinastía. Según sus nombres, esta dinastía ya era principalmente de origen asiático occidental. Después de un evento en el que se quemó su palacio, la Dinastía XIV sería reemplazada por la Dinastía XV hicsos, que establecería "perder el control sobre el norte de Egipto mediante la intimidación o la fuerza" expandiendo así enormemente el área bajo el control de Avaris.

Kim Ryholt argumenta que la Dinastía XV invadió y desplazó a la Decimocuarta, sin embargo, Alexander Ilin-Tomich argumenta que esto "no está suficientemente fundamentado". Bietak interpreta una estela de Neferhotep III para indicar que Egipto fue invadido por mercenarios errantes en la época de la ascensión al poder de los hicsos.

Reino

Hyksos is located in Northern Egypt
Avaris
Avaris
Tjaru
Tjaru
Tell el‑Yahudiyeh
Dile al-Yahudiyeh
Heliopolis
Heliopolis
Tell Basta
Cuéntame.
Tell Farasha
Dile a Farasha
Inshas
Inshas
Tell el‑Maskhuta
Dile al-Maskhuta
Tell er‑Retabeh
Dile a Er-Retabeh
Tell es‑Sahaba
Dile a Sahaba
Memphis
Memphis
Lisht
Lisht
Dahshur
Dahshur
Beni Hasan
Beni Hasan
class=notpageimage
Sitios clave del segundo período intermedio, en el norte de Egipto. West Semitic en rojo; egipcio en azul.

La cantidad de tiempo que gobernaron los hicsos no está clara. La fragmentaria Lista de reyes de Turín dice que hubo seis reyes hicsos que gobernaron colectivamente durante 108 años; sin embargo, en 2018, Kim Ryholt propuso una nueva lectura de hasta 149 años, mientras que Thomas Schneider propuso una duración de entre 160 y 180 años. El gobierno de los hicsos se superpone con el de los faraones egipcios nativos de las dinastías XVI y XVII, mejor conocido como el Segundo Período Intermedio.

El área bajo el control directo de los hicsos probablemente se limitaba al delta del Nilo oriental. Su ciudad capital era Avaris en una bifurcación en la rama Pelusiac ahora seca del Nilo. Menfis también puede haber sido un importante centro administrativo, aunque la naturaleza de la presencia de los hicsos allí sigue sin estar clara.

Según Anna-Latifa Mourad, otros sitios con probables poblaciones levantinas o fuertes conexiones levantinas en el Delta incluyen Tell Farasha y Tell el-Maghud, ubicados entre Tell Basta y Avaris, El-Khata'na, al suroeste de Avaris e Inshas. La mayor prosperidad de Avaris puede haber atraído a más levantinos a establecerse en el Delta oriental. Kom el-Hisn, en el borde del delta occidental, muestra bienes del Cercano Oriente, pero en su mayoría personas enterradas al estilo egipcio, lo que Mourad interpreta como que probablemente eran egipcios fuertemente influenciados por las tradiciones levantinas o, más probablemente, levantinos egipciados. El sitio de Tell Basta (Bubastis), en la confluencia de los brazos pelusíaco y tanítico del Nilo, contiene monumentos a los reyes hicsos Khyan y Apepi, pero pocas otras evidencias de ocupación levantina. Tell el-Habwa (Tjaru), ubicado en un brazo del Nilo cerca del Sinaí, también muestra evidencia de presencia no egipcia, sin embargo, la mayoría de la población parece haber sido egipcia o levantina egipcia. Tell El-Habwa habría proporcionado a Avaris grano y bienes comerciales.

Diadema inspirado en el Cercano Oriente con cabezas de gacelas y un estancamiento entre estrellas o flores, perteneciente a una dama de élite descubierta en una tumba en Tell el-Dab'a (Avaris) que data del último período de Hyksos (1648–1540 AC). Ahora en el Metropolitan Museum of Art.

En Wadi Tumilat, Tell el-Maskhuta muestra una gran cantidad de cerámica levantina y una historia de ocupación estrechamente relacionada con la Dinastía XV, cerca de Tell el-Rataba y Tell el-Sahaba muestran posibles entierros y ocupaciones de estilo hicso, Tell el-Yahudiyah, ubicado entre Menfis y Wadi Tumilat, contiene un gran movimiento de tierra que puede haber sido construido por los hicsos, así como evidencia de entierros levantinos desde la Dinastía XIII. Los asentamientos hicsos en Wadi Tumilat habrían proporcionado acceso al Sinaí, al sur de Levante y posiblemente al Mar Rojo.

Los sitios Tell el-Kabir, Tell Yehud, Tell Fawziya y Tell Geziret el-Faras son señalados por eruditos además de Mourad por contener "elementos de la 'cultura hicsos'", pero no hay material arqueológico publicado para ellos.

Los hicsos afirmaban ser gobernantes tanto del Bajo como del Alto Egipto; sin embargo, su frontera sur estaba marcada en Hermópolis y Cusae. Algunos objetos pueden sugerir una presencia de hicsos en el Alto Egipto, pero pueden haber sido botín de guerra tebano o atestiguar simplemente incursiones a corto plazo, comercio o contacto diplomático. La naturaleza del control de los hicsos sobre la región de Tebas sigue sin estar clara. Lo más probable es que el gobierno de los hicsos cubriera el área desde el Medio Egipto hasta el sur de Palestina. Los estudiosos más antiguos creían, debido a la distribución de bienes hicsos con los nombres de los gobernantes hicsos en lugares como Bagdad y Knossos, que los hicsos habían gobernado un vasto imperio, pero parece más probable que haya sido el resultado del intercambio de obsequios diplomáticos y la distancia. arrojó redes comerciales.

Guerras con la Dinastía XVII

El conflicto entre Tebas y los hicsos se conoce exclusivamente por fuentes protebanas, y es difícil construir una cronología. Estas fuentes retratan propagandísticamente el conflicto como una guerra de liberación nacional. Esta perspectiva también fue adoptada anteriormente por los estudiosos, pero ya no se cree que sea precisa.

Parece que las hostilidades entre los hicsos y la decimoséptima dinastía tebana comenzaron durante el reinado del rey tebano Seqenenra Taa. La momia de Seqenenra Taa muestra que fue asesinado por varios golpes de hacha en la cabeza, aparentemente en una batalla con los hicsos. No está claro por qué pueden haber comenzado las hostilidades, pero el cuento fragmentario mucho posterior del Nuevo Reino La pelea de Apophis y Seqenenre culpa al gobernante hicso Apepi/Apophis por iniciar el conflicto exigiendo que Seqenenra Taa elimine un grupo de hipopótamos cerca de Tebas. Sin embargo, se trata de una sátira del género narrativo egipcio de la "novela del rey" más que un texto histórico. Una inscripción contemporánea en Wadi el Hôl también puede referirse a las hostilidades entre Seqenenra y Apepi.

Cabeza momificada de Seqenra Taa, con heridas de hacha. La teoría común es que murió en una batalla contra los Hyksos.

Tres años después, c. 1542 a. C., el sucesor de Seqenenra Taa, Kamose, inició una campaña contra varias ciudades leales a los hicsos, cuyo relato se conserva en tres estelas monumentales erigidas en Karnak. El primero de los tres, Carnarvon Tablet, incluye una queja de Kamose sobre el estado dividido y ocupado de Egipto:

A qué efecto lo percibo, mi poder, mientras que un gobernante está en Avaris y otro en Kush, me senté junto con un asiático y un Nubian, cada hombre que tiene su (propietario) parte de este Egipto, compartiendo la tierra conmigo. No le pasa hasta Memphis, el agua de Egipto. Tiene posesión de Hermopolis, y ningún hombre puede descansar, siendo privado por los levies del Setiu. Voy a luchar con él y le cortaré el cuerpo, porque mi intención es salvar a Egipto, golpear a los asiáticos.

Siguiendo un dispositivo literario común, los asesores de Kamose son retratados tratando de disuadir al rey, pero el rey ataca de todos modos. Relata su destrucción de la ciudad de Nefrusy, así como de varias otras ciudades leales a los hicsos. En una segunda estela, Kamose afirma haber capturado a Avaris, pero regresó a Tebas después de capturar a un mensajero entre Apepi y el rey de Kush. Kamose parece haber muerto poco después (c. 1540 a. C.).

Ahmose I continuó la guerra contra los hicsos, probablemente conquistando Menfis, Tjaru y Heliópolis a principios de su reinado, los dos últimos de los cuales se mencionan en una entrada del papiro matemático Rhind. El conocimiento de las campañas de Ahmose I contra los hicsos proviene principalmente de la tumba de Ahmose, hijo de Ebana, quien da un relato en primera persona que afirma que Ahmose I saqueó Avaris:

Entonces hubo peleas en Egipto al sur de esta ciudad [Avaris], y dejé a un hombre como cautivo vivo. Bajé al agua, porque fue capturado en el lado de la ciudad, y cruzé el agua que lo llevaba. [...] Entonces Avaris fue derrocado, y traje botín de allí.

Faraón Ahmose Yo (ruled c. 1549-1524 BC) matando a un probable Hyksos. Detalle de un hacha ceremonial en el nombre de Ahmose I, tesoro de la reina Ahhotep II. Inscripción "Ahmose, amado de (el Dios de la Guerra) Montu". Luxor Museum

Thomas Schneider sitúa la conquista en el año 18 del reinado de Ahmose. Sin embargo, las excavaciones de Tell El-Dab'a (Avaris) no muestran una destrucción generalizada de la ciudad, que parece haber sido abandonada por los hicsos. Manetón, como se registra en Josefo, afirma que a los hicsos se les permitió irse después de concluir un tratado:

Thoumosis... invirtió las paredes [de Avaris] con un ejército de 480.000 hombres, y trató de reducir [los Hyksos] a la sumisión por el asedio. Despertar de alcanzar su objeto, concluyó un tratado, bajo el cual [los Hyksos] eran todos para evacuar a Egipto y ir a donde ellos no se fusionaban. En estos términos no menos de doscientos cuarenta mil, hogares enteros con sus posesiones, dejaron Egipto y atravesaron el desierto a Siria. ()Contra Apion I.88-89)

Aunque Manetho indica que la población hicso fue expulsada al Levante, no hay evidencia arqueológica de esto, y Manfred Bietak argumenta, sobre la base de hallazgos arqueológicos en todo Egipto, que es probable que numerosos asiáticos fueran reasentados en otros lugares de Egipto. como artesanos y artesanos. Es posible que muchos hayan permanecido en Avaris, como cerámica y escarabajos con los típicos "Hyksos" las formas continuaron produciéndose ininterrumpidamente en todo el delta oriental. Los cultos cananeos también continuaron siendo adorados en Avaris.

Después de la captura de Avaris, Ahmose, hijo de Ebana, registra que Ahmose I capturó Sharuhen (posiblemente Tell el-Ajjul), que según algunos eruditos era una ciudad en Canaán bajo el control de los hicsos.

Regla y administración

Un funcionario que lleva el peinado "cabezado" también visto en pinturas contemporáneas de extranjeros asiáticos occidentales como en la tumba de Khnumhotep II, en Beni Hasan. Excavada en Avaris, la capital de Hyksos. Fechado a 1802-1640 A.C. Staatliche Sammlung für Ägyptische Kunst.

Administración

Los hicsos muestran una mezcla de rasgos culturales egipcios y levantinos. Sus gobernantes adoptaron el título real completo del Antiguo Egipto y emplearon escribas y funcionarios egipcios. También utilizaron formas de administración del Cercano Oriente, como emplear a un canciller (imy-r khetemet) como el jefe de su administración.

Gobernantes

Los nombres, el orden, la duración del gobierno e incluso el número total de gobernantes de la XV Dinastía no se conocen con total certeza. Después del final de su gobierno, no se consideró que los reyes hicsos fueran gobernantes legítimos de Egipto y, por lo tanto, fueron omitidos de la mayoría de las listas de reyes. La fragmentaria Lista de reyes de Turín incluía seis reyes hicsos, sin embargo, solo se conserva el nombre del último, Khamudi. También se conservan seis nombres en los diversos epítomes de Manetón, sin embargo, es difícil conciliar la Lista de reyes de Turín y otras fuentes con nombres conocidos de Manetón, en gran parte debido a las "formas de nombres corruptos" en Manetón. Sin embargo, el nombre Apepi/Apophis aparece en múltiples fuentes.

Varias otras fuentes arqueológicas también proporcionan nombres de gobernantes con el título de hicsos, sin embargo, la mayoría de los reyes del segundo período intermedio están atestiguados una vez en un solo objeto, con solo tres excepciones. Ryholt asocia a otros dos gobernantes conocidos por las inscripciones con la dinastía, Khyan y Sakir-Har. El nombre del hijo de Khyan, Yanassi, también se conserva de Tell El-Dab'a. Los dos reyes mejor atestiguados son Khyan y Apepi. Los eruditos generalmente están de acuerdo en que Apepi y Khamudi son los dos últimos reyes de la dinastía, y Apepi está atestiguado como contemporáneo de los faraones de la XVII Dinastía Kamose y Ahmose I. Ryholt ha propuesto que Yanassi no gobernó y que Khyan precedió directamente a Apepi, pero la mayoría los eruditos están de acuerdo en que el orden de los reyes es: Khyan, Yanassi, Apepi, Khamudi. Hay menos acuerdo sobre los primeros gobernantes. Schneider, Ryholt y Bietak proponen que Sakir-Har fue el primer rey.

Recientemente, los hallazgos arqueológicos han sugerido que Khyan en realidad pudo haber sido un contemporáneo del faraón Sobekhotep IV de la XIII Dinastía, lo que podría convertirlo en uno de los primeros gobernantes hicsos en lugar de uno tardío. Esto ha provocado intentos de reconsiderar toda la cronología del período de los hicsos, que a partir de 2018 aún no había alcanzado ningún consenso.

Algunos reyes están atestiguados a partir de fragmentos de la Lista de reyes de Turín o de otras fuentes que pueden haber sido gobernantes hicsos. Según Ryholt, los reyes Semqen y Aperanat, conocidos por la Lista de reyes de Turín, pueden haber sido los primeros gobernantes hicsos, sin embargo, Jürgen von Beckerath asigna a estos reyes a la XVI Dinastía de Egipto. Muchos eruditos creen que otro rey conocido por los escarabajos, Sheshi, es un rey hicso; sin embargo, Ryholt asigna a este rey a la Dinastía XIV de Egipto. Manfred Bietak propone que un rey registrado como Yaqub-Har también pudo haber sido un rey hicso de la dinastía XV. Bietak sugiere que muchos de los otros reyes atestiguados en escarabajos pueden haber sido reyes vasallos de los hicsos.

Los gobernantes de Hyksos en diversas fuentes
Manetho Turín King List Genealogía de Ankhefensekhmet Identificación por Redford (1992) Identificación de Ryholt (1997) Identificación por Bietak (2012) Identificación por Schneider (2006) (Reconstruido nombre semiático en Parentheses)
Salitis/satitas (19 años) X 15 Schalek Sheshi ? ¿Semqen (Šamuqēnu)? ? ¿Sakir-Har? ? (Sarā-Dagan [Šȝrk[n]])
Bnon (44 años) X 16.... 3 años Yaqub-Har ? ¿Aper-Anat? ? ¿Meruserre Yaqub-Har? ? (*Bin-Anu)
Apachnan/Pachnan (36/61 años) X 17... 8 años 3 meses Khyan Sakir-Har Seuserenre Khyan Khyan ([Apaq-]Hajran)
Iannas/Staan (50 años) X 18... 10 (20, 30) años Yanassi (Yansas-X) Khyan Yanassi (Yansas-idn) Yanassi (Jinaśi’-Ad)
Apophis (61/14 años) X 19... 40 + x años Apepi (?'A-ken?) Apepi Apepi A-user-Re Apepi Apepi (Apapi)
Archles/Assis (40/30 años) ¿Se identifica con Khamudi?identificaciones con KhamudiIdentifica con KhamudiSakir-Har (Sikru-Haddu)
X 20 Khamudi ? Khamudi? Khamudi Khamudi no en Manetho (Halmu'di)
Sum: 259 años Sum: 108 años

Ninguna de las identificaciones propuestas además de Apepi y Apophis se considera segura.

En el epítome de Manetón de Sextus Julius Africanus, los gobernantes de la Dinastía XVI también se identifican como "pastores" (es decir, hicsos) gobernantes. Siguiendo el trabajo de Ryholt en 1997, la mayoría de los eruditos, pero no todos, ahora identifican la Dinastía XVI como una dinastía egipcia nativa con sede en Tebas, siguiendo el epítome de Eusebio de Manetón; esta dinastía sería contemporánea a los hicsos.

Diplomacia

León inscrito con el nombre del gobernante hiksos Khyan, encontrado en Bagdad, sugiriendo relaciones con Babilonia. Los prenomen de Khyan y el epíteto aparecen en el pecho. British Museum, EA 987.

El compromiso de los hicsos en la diplomacia a larga distancia se confirma con una letra cuneiforme descubierta en las ruinas de Avaris. La diplomacia de los hicsos con Creta y el antiguo Cercano Oriente también se confirma por la presencia de obsequios de la corte de los hicsos en esos lugares. Khyan, uno de los gobernantes hicsos, es conocido por sus amplios contactos, ya que se han encontrado objetos con su nombre en Knossos y Hattusha que indican contactos diplomáticos con Creta y los hititas, y se compró una esfinge con su nombre en el mercado del arte. en Bagdad y podría demostrar contactos diplomáticos con Babilonia, posiblemente con el primer gobernante casita Gandash.

Se sabe que los gobernantes tebanos de la dinastía XVII imitaron a los hicsos tanto en su arquitectura como en los nombres de sus reinados. Hay evidencia de relaciones amistosas entre los hicsos y Tebas, incluida posiblemente una alianza matrimonial, antes del reinado del faraón tebano Seqenenra Taa.

Una carta interceptada entre Apepi y el rey nubio de Kerma (también llamado Kush) al sur de Egipto registrada en la tablilla de Carnarvon ha sido interpretada como prueba de una alianza entre los hicsos y los kermanos. Los intensos contactos entre Kerma y los hicsos están además atestiguados por sellos con los nombres de gobernantes asiáticos o con diseños conocidos de Avaris en Kerma. Se sabe que las tropas de Kerma asaltaron hasta el norte de Elkab según una inscripción de Sobeknakht II. Según su segunda estela, Kamose quedó efectivamente atrapado entre la campaña para el asedio de Avaris en el norte y la ofensiva de Kerma en el sur; se desconoce si Kermans y Hyksos pudieron o no combinar fuerzas contra él. Kamose informa que regresa "en triunfo" a Tebas, pero Lutz Popko sugiere que esto "fue quizás una mera retirada táctica para evitar una guerra en dos frentes". Ahmose I también se vio obligado a enfrentarse a una amenaza de los nubios durante su propio sitio de Avaris: pudo detener a las fuerzas de Kerma enviando una fuerte flota, matando a su gobernante llamado Aata. Ahmose I se jacta de estos éxitos en su tumba en Tebas. Los Kerman también parecen haber proporcionado mercenarios a los hicsos.

Vasalaje

Muchos eruditos han descrito a las dinastías egipcias contemporáneas a los hicsos como "vasallas" dinastías, una idea parcialmente derivada del texto literario de la Dinastía XIX La pelea de Apofis y Seqenenre, en el que se dice "toda la tierra le rindió tributo [Apepi], entregando sus impuestos en su totalidad, así como traer todos los buenos productos de Egipto." Ryholt cuestionó la creencia en el vasallaje de los hicsos como "una suposición sin fundamento". Roxana Flammini sugiere, en cambio, que los hicsos ejercían influencia a través de relaciones personales (a veces impuestas) y la entrega de regalos. Manfred Bietak continúa refiriéndose a los vasallos hicsos, incluidas las dinastías menores de los gobernantes semíticos occidentales en Egipto.

Sociedad y cultura

Construcción y mecenazgo real

Las llamadas "Esfinges Hiksos"
Las llamadas "Esfinges de Hyksos" son esfinges peculiares de Amenemhat III que fueron rescritas por varios gobernantes de Hyksos, incluyendo Apepi. Los primeros egipcios pensaron que estos eran los rostros de los gobernantes Hyksos.
Restos de una estatua de la Doce Dinastía reapropiado por el gobernante Hyksos "Khyan", con su nombre inscrito en los lados sobre una era.

Los hicsos no parecen haber producido ningún arte de la corte, sino que se apropiaron de monumentos de dinastías anteriores al escribir sus nombres en ellos. Muchos de estos están inscritos con el nombre del rey Khyan. Se ha descubierto un gran palacio en Avaris, construido en estilo levantino en lugar de egipcio, muy probablemente por Khyan. Se sabe que el rey Apepi patrocinó la cultura de los escribas egipcios y encargó la copia del papiro matemático Rhind. Las historias conservadas en el Papiro Westcar también pueden datar de su reinado.

Las llamadas "esfinges hicsos" o "Esfinges de Tanite" son un grupo de esfinges reales que representan al anterior faraón Amenemhat III (Dinastía XII) con algunos rasgos inusuales en comparación con la estatuaria convencional, por ejemplo, pómulos prominentes y la gruesa melena de un león, en lugar del tradicional tocado nemes. El nombre "Hyksos sphinxes" se dio debido al hecho de que estos fueron reinscritos más tarde por varios de los reyes hicsos, e inicialmente se pensó que representaban a los propios reyes hicsos. Los eruditos del siglo XIX intentaron usar las estatuas' características para asignar un origen racial a los hicsos. Estas esfinges fueron capturadas por los hicsos de las ciudades del Reino Medio y luego transportadas a su capital, Avaris, donde fueron reinscritas con los nombres de sus nuevos dueños y adornaron su palacio. Se conocen siete de esas esfinges, todas de Tanis, y ahora en su mayoría ubicadas en el Museo de El Cairo. Otras estatuas de Amenehat III se encontraron en Tanis y están asociadas con los hicsos de la misma manera.

Prácticas funerarias

La evidencia de distintas prácticas de entierro de los hicsos en el registro arqueológico incluye enterrar a sus muertos dentro de los asentamientos en lugar de fuera de ellos como los egipcios. Si bien algunas de las tumbas incluyen capillas de estilo egipcio, también incluyen entierros de mujeres jóvenes, probablemente sacrificios, colocados frente a la cámara de la tumba. Tampoco quedan monumentos funerarios hicsos en el desierto al estilo egipcio, aunque es posible que hayan sido destruidos. Los hicsos también enterraban a los niños que morían en ánforas cananeas importadas. Los hicsos también practicaban el entierro de caballos y otros équidos, probablemente una costumbre compuesta de la asociación egipcia del dios Set con el burro y las nociones del Cercano Oriente de los équidos como representación de estatus.

Tecnología

El papiro matemático Rhind fue copiado para el rey Hyksos Apepi.

El uso que hacen los hicsos de los entierros de caballos sugiere que los hicsos introdujeron tanto el caballo como el carro en Egipto; sin embargo, no existe evidencia arqueológica, pictórica o textual de que los hicsos poseyeran carros, que se mencionan por primera vez como montados por los egipcios en la guerra. contra ellos por Ahmose, hijo de Ebana, al final del gobierno de los hicsos. En cualquier caso, no parece que los carros jugaran un papel importante en el ascenso al poder de los hicsos o en su expulsión. Josef Wegner argumenta además que la equitación puede haber estado presente en Egipto desde finales del Reino Medio, antes de la adopción de la tecnología de los carros.

Tradicionalmente, a los hicsos también se les atribuye la introducción de otras innovaciones militares, como la espada en forma de hoz y el arco compuesto; sin embargo, "[hasta] qué punto el reino de Avaris debe ser acreditado por estas innovaciones es discutible," con la opinión académica actualmente dividida. También es posible que los hicsos introdujeran técnicas de trabajo de bronce más avanzadas, aunque esto no es concluyente. Es posible que hayan usado armaduras de cuerpo completo, mientras que los egipcios no usaron armaduras ni cascos hasta el Nuevo Reino.

Los hicsos también introdujeron mejores técnicas de tejido y nuevos instrumentos musicales en Egipto. También introdujeron mejoras en la vinicultura.

Comercio y economía

Un ejemplo de egipcio Tell el-Yahudiyeh Ware, un estilo Levantine-influenced.

El período temprano del período de los hicsos estableció su capital de Avaris "como la capital comercial del Delta". Las relaciones comerciales de los hicsos fueron principalmente con Canaán y Chipre. Se dice que el comercio con Canaán fue "intensivo", especialmente con muchas importaciones de productos cananeos, y puede haber reflejado los orígenes cananeos de la dinastía. El comercio se realizó principalmente con las ciudades del norte de Levante, pero también se desarrollaron conexiones con el sur de Levante. Además, se realizó comercio con Faiyum, Menfis, oasis en Egipto, Nubia y Mesopotamia. Las relaciones comerciales con Chipre también fueron muy importantes, particularmente al final del período hicso. Aaron Burke ha interpretado los entierros de équidos en Avaris como evidencia de que las personas enterradas con ellos estaban involucradas en el comercio de caravanas. Anna-Latifa Mourad argumenta que "los hicsos estaban particularmente interesados en abrir nuevas vías de comercio, asegurando puestos estratégicos en el delta oriental que podrían dar acceso a rutas comerciales terrestres y marítimas". Estos incluyen los aparentes asentamientos hicsos de Tell el-Habwa I y Tell el-Maskhuta en el delta oriental.

Según las estelas de Kamose, los hicsos importaron "carros y caballos, barcos, madera, oro, lapislázuli, plata, turquesa, bronce, innumerables hachas, aceite, incienso, grasa y miel". Los hicsos también exportaron grandes cantidades de material saqueado del sur de Egipto, especialmente esculturas egipcias, a las áreas de Canaán y Siria. Estas transferencias de artefactos egipcios al Cercano Oriente pueden atribuirse especialmente al rey Apepi. Los hicsos también produjeron industrias locales de influencia levantina, como Tell el-Yahudiyeh Ware.

Hay poca evidencia de comercio entre el Alto y el Bajo Egipto durante el período de los hicsos, y Manfred Bietak propone que hubo "un boicot comercial mutuo". Bietak propone que esto disminuyó la capacidad de los hicsos para comerciar con el Mediterráneo y debilitó su economía.

Religión

Dibujo de un escarabajo de Hyksos-era encontrado en Tell el-Dab'a que representa el faraón como el dios del tiempo cercano (Baal) o viceversa. El objetivo parece ser presentar al gobernante Hyksos como figura divina. Original privado, mantenido en la Universidad de Friburgo.

Los templos en Avaris existían tanto en estilo egipcio como levantino, este último presumiblemente para los dioses levantinos. Se sabe que los hicsos adoraban al dios de las tormentas cananeo Baal, que estaba asociado con el dios egipcio Set. Set parece haber sido el dios patrón de Avaris desde la Dinastía XIV. La iconografía de los hicsos de sus reyes en algunos escarabajos muestra una mezcla de vestimenta faraónica egipcia con un garrote en relieve, la iconografía de Baal. A pesar de que fuentes posteriores afirmaron que los hicsos se oponían a la adoración de otros dioses, también han sobrevivido objetos votivos entregados por los gobernantes hicsos a dioses como Ra, Hathor, Sobek y Wadjet.

Posibles conexiones bíblicas

En la tradición Manethonian-Josephus

Josefo y la mayoría de los escritores de la antigüedad asociaron a los hicsos con los judíos. Citando la Aegyptiaca de Manetón, Josefo afirma que cuando los hicsos fueron expulsados de Egipto, fundaron Jerusalén (Contra Apion I.90). No está claro si esto es original de Manetón o de la propia adición de Josefo, ya que Manetón no menciona a los 'judíos'. o "Hebreos" en su relato conservado de la expulsión. El relato de Josefo sobre Manetón conecta la expulsión de los hicsos con otro evento doscientos años después, en el que un grupo de leprosos liderados por el sacerdote Osarseph fueron expulsados de Egipto a la abandonada Avaris. Allí se alían con los hicsos y gobiernan Egipto durante trece años antes de ser expulsados, tiempo durante el cual oprimen a los egipcios y destruyen sus templos. Tras la expulsión, Osarseph cambia su nombre por el de Moisés (Contra Apion I.227-250). Assmann argumenta que este segundo relato es en gran parte una mezcla de las experiencias del período posterior de Amarna con la invasión de los hicsos, con Osarseph probablemente reemplazando a Akhenaton. La mención final de Osarseph, en la que cambia su nombre a Moisés, puede ser una interpolación posterior. A veces se sostiene que el segundo relato no fue escrito por Manetón en absoluto.

En la erudición moderna

La mayoría de los eruditos modernos no creen que los elementos de la historia egipcia en la Biblia puedan demostrarse con métodos históricos. Sin embargo, algunos estudiosos han intentado vincular las narraciones del período de los hicsos con el período del éxodo.

Académicos como Jan Assmann y Donald Redford, por ejemplo, han sugerido que la historia del éxodo bíblico puede haberse inspirado total o parcialmente en la expulsión de los hicsos. Una identificación con los hicsos solo se apartaría mínimamente de la cronología bíblica aceptada, y su expulsión es la única expulsión a gran escala conocida de asiáticos de Egipto. Otros académicos, como Manfred Bietak, han señalado varios problemas con tales teorías, incluido el conflicto entre la representación de los hicsos como una élite gobernante con experiencia en el comercio y la navegación y la representación bíblica de los israelitas como oprimidos en Egipto.

Visitas semitas a Egipto, en la tumba de Khnumhotep II, c. 1900 BC

John Bright afirma que los registros egipcios y bíblicos sugieren que los semíticos mantuvieron el acceso a Egipto en todos los períodos de la historia de Egipto, y sugirió que es tentador suponer que José, quien, según el Antiguo Testamento (Génesis 39:50), tenía el favor de la corte egipcia y ocupaba altos cargos administrativos junto al gobernante de la tierra, estaba asociado con el gobierno de los hicsos en Egipto durante la Dinastía XV. Tal conexión podría haber sido facilitada por su etnia semítica compartida. También escribió que no hay pruebas de estos eventos. Howard Vos ha sugerido que el "abrigo de muchos colores" que se dice que usó José podría ser similar a las coloridas prendas que se ven en la pintura de extranjeros en la tumba de Khnumhotep II.

Ronald B. Geobey señala una serie de problemas al identificar la narración de José con eventos anteriores o durante la época de los hicsos. regla, como el detalle de que los egipcios aborrecieron al pueblo de José ("pastores"; Gen. 46:31) y numerosos anacronismos. Manfred Bietak sugiere que la historia encaja mejor con el ambiente de la última Dinastía XX de Egipto, en particular con la política xenófoba del faraón Setnakhte (1189-1186 a. C.). Y Donald Redford argumenta que "leer [la historia de José] como historia es bastante equivocado," mientras que Megan Bishop Moore y Brad E. Kelle notan la falta de evidencia extrabíblica de los eventos de Génesis, incluida la historia de José o Éxodo.

Varios eruditos no creen que el éxodo tenga ninguna base histórica, mientras que solo aquellos en la periferia fundamentalista aceptan el relato bíblico completo "a menos que [pueda] ser absolutamente refutado". El consenso actual entre los arqueólogos es que, si ocurrió un éxodo israelita de Egipto, debe haber ocurrido en la Dinastía XIX de Egipto (siglo XIII a. C.), dada la primera aparición de una cultura israelita distintiva en el registro arqueológico. La conexión potencial de los hicsos con el éxodo ya no es un foco central del estudio académico de los hicsos, pero esta supuesta conexión con el éxodo ha seguido inspirando el interés popular.

Legado

"Four Foreign Chieftains" de la tumba TT39 (Metropolitan Museum of Art, MET DT10871). Ca. 1479-1458 BC
El alivio egipcio representa una batalla contra los asiáticos occidentales. Reinado de Amenhotep II, XVIII Dinastía, c. 1427-1400 A.C.

Los hicsos' El gobierno siguió siendo condenado por los faraones del Imperio Nuevo como Hatshepsut, quien, 80 años después de su derrota, afirmó reconstruir muchos santuarios y templos que habían descuidado.

Ramsés II trasladó la capital de Egipto al delta, construyó Pi-Ramsés en el sitio de Avaris, donde erigió una estela que marca el 400 aniversario del culto de Set. Los eruditos solían sugerir que esto marcaba 400 años desde que los hicsos habían establecido su gobierno, sin embargo, las listas de Ramsés' Los antepasados continuaron omitiendo a los hicsos y no hay evidencia de que fueran honrados durante su reinado. La Lista de reyes de Turín, que incluye a los hicsos y a todos los demás gobernantes anteriores de Egipto en disputa o en desgracia, parece datar del reinado de Ramsés o de uno de sus sucesores. Los hicsos están marcados como reyes extranjeros a través de un determinativo arrojadizo en lugar de un determinativo divino después de sus nombres, y el uso del título ḥḳꜣ- ḫꜣswt en lugar del título real habitual. Kim Ryholt señala que estas medidas son exclusivas de los gobernantes hicsos y "por lo tanto, pueden haber sido el resultado directo de lo que parece haber sido un intento deliberado de borrar la memoria de su reinado después de su derrota".

Presencia egipcia en el Levante

Es "a menudo aceptado" que Egipto estableció un imperio en Canaán al final de las guerras contra los hicsos. Ahmose I y Thutmosis I llevaron a cabo campañas contra lugares en Canaán y Siria a principios de la dinastía XVIII, como se registra en las tumbas de Ahmose, hijo de Ebana y Ahmose pen-Nekhebet; También se menciona que Thutmosis I cazó elefantes en Siria en inscripciones en el templo de Hatshepsut en Deir el-Bahari. Se sabe que Thutmosis III hizo una gran campaña, conquistando a los "Shasu" beduinos del norte de Canaán y la tierra de Retjenu, hasta Siria y Mittani en numerosas campañas militares alrededor del año 1450 a.. Sin embargo, Felix Höflmayer argumenta que hay poca evidencia de otras campañas y que "no hay evidencia que sugiera tal escenario" como un imperio egipcio durante la Dinastía XVIII. En cuanto a las afirmaciones de que las campañas en el Cercano Oriente fueron impulsadas por el gobierno de los hicsos, Thomas Schneider argumenta que "la construcción del imperio comenzó con un retraso de dos generaciones y ver un nexo directo puede ser una falacia histórica tanto como lo sería". sería vincular la caída de la Unión Soviética en 1989 con el final de la Segunda Guerra Mundial en 1945, dos generaciones antes."

"Retjenu" Los sirios rinden tributo a la Tutmosis III, en la tumba de Rekhmire, c. 1450 A.C. (pintura real y dibujo interpretativo). Son etiquetados "Chiefs of Retjenu".

Cuentas posteriores

Un alivio de Ramsés II de Memphis mostrándole capturar enemigos: un Nubian, un libio y un sirio, c. 1250 a.C. Museo de El Cairo.

La historia de la Dinastía XIX La pelea de Apophis y Seqenenre afirmaba que los hicsos no adoraban a ningún dios más que a Set, convirtiendo el conflicto en uno entre Ra, el patrón de Tebas, y Set como patrón de Avaris.. Además, la batalla con los hicsos se interpretó a la luz de la mítica batalla entre los dioses Horus y Set, transformando a Set en una deidad asiática y al mismo tiempo permitiendo la integración de los asiáticos en la sociedad egipcia.

La representación de Manetón de los hicsos, escrita casi 1300 años después del final del gobierno de los hicsos y encontrada en Josefo, es aún más negativa que las fuentes del Imperio Nuevo. Este relato presentaba a los hicsos "como conquistadores y opresores violentos de Egipto" ha sido muy influyente para las percepciones de los hicsos hasta los tiempos modernos. Marc van de Mieroop argumenta que la representación de Josefo de la invasión inicial de los hicsos no es más confiable que sus afirmaciones posteriores de que estaban relacionadas con el Éxodo, supuestamente retratado en Manetón como realizado por una banda de leprosos.

Representaciones modernas tempranas

El descubrimiento de los hicsos en el siglo XIX y su estudio tras el desciframiento de las antiguas escrituras egipcias dio lugar a varias teorías sobre su historia, origen, etnia y apariencia, a menudo ilustradas con detalles pintorescos e imaginativos.