Henry Morton Stanley

AjustarCompartirImprimirCitar
Periodista y explorador galés (1841-1904)

Sir Henry Morton Stanley GCB (nacido John Rowlands; 28 de enero de 1841 - 10 de mayo de 1904) fue un explorador, periodista, soldado, administrador colonial, autor y político galés-estadounidense famoso por su exploración de África Central y su búsqueda del misionero y explorador David Livingstone., a quien luego afirmó haber saludado con la ahora famosa frase: "Dr. ¿Livingstone, supongo? Además de su descubrimiento de Livingstone, es conocido principalmente por su búsqueda de las fuentes de los ríos Nilo y Congo, el trabajo que realizó como agente del rey Leopoldo II de los belgas que permitió la ocupación de la región de la cuenca del Congo, y su comando de la Expedición de Socorro Emin Pasha. Fue nombrado caballero en 1897 y se desempeñó en el Parlamento como miembro liberal unionista de Lambeth North de 1895 a 1900.

Más de un siglo después de su muerte, el legado de Stanley sigue siendo objeto de controversia. Aunque personalmente tenía un gran respeto por muchos de los nativos africanos que lo acompañaron en sus expediciones, los relatos exagerados de castigos corporales y brutalidad en sus libros fomentaron una reputación pública como un líder cruel y duro, en contraste con el supuestamente más Livingstone humanitario. Su imagen contemporánea en Gran Bretaña también se vio afectada por la percepción errónea de que era estadounidense. En el siglo XX, su reputación también se vio gravemente dañada por su papel en el establecimiento del Estado Libre del Congo para el rey Leopoldo II. No obstante, es reconocido por sus importantes contribuciones al conocimiento occidental de la geografía de África Central y por su decidida oposición a la trata de esclavos en África Oriental.

Primeros años

Retrato de un joven Henry Morton Stanley c.1870s

Henry Stanley nació como John Rowlands en Denbigh, Denbighshire, Gales. Su madre, Elizabeth Parry, tenía 18 años cuando nació. Ella lo abandonó cuando era un bebé muy pequeño y cortó toda comunicación. Stanley nunca conoció a su padre, quien murió a las pocas semanas de su nacimiento. Hay algunas dudas sobre su verdadera ascendencia. Como sus padres no estaban casados, su certificado de nacimiento lo describe como un bastardo; fue bautizado en la parroquia de Denbigh el 19 de febrero de 1841, constando en el registro que había nacido el 28 de enero de ese año. La entrada dice que era el hijo bastardo de John Rowland de Llys Llanrhaidr y Elizabeth Parry de Castle. El estigma de la ilegitimidad pesó sobre él toda su vida.

El niño recibió el apellido paterno de Rowlands y fue criado por su abuelo Moses Parry, un carnicero próspero que vivía en circunstancias reducidas. Cuidó del niño hasta que murió, cuando John tenía cinco años. Rowlands se quedó con familias de primos y sobrinas por un corto tiempo, pero finalmente lo enviaron a St. Asaph Union Workhouse for the Poor. El hacinamiento y la falta de supervisión dieron como resultado que los niños mayores lo maltrataran con frecuencia. El historiador Robert Aldrich ha alegado que el director de la casa de trabajo violó o agredió sexualmente a Rowlands, y que la Rowlands mayor era "indiscutiblemente bisexual". Cuando Rowlands tenía 10 años, su madre y dos medios hermanos se quedaron por un corto tiempo en este asilo, pero no los reconoció hasta que el director le dijo quiénes eran.

La vida en los Estados Unidos

Rowlands emigró a los Estados Unidos en 1859 a los 18 años. Desembarcó en Nueva Orleans y, según sus propias declaraciones, se hizo amigo por accidente de Henry Hope Stanley, un rico comerciante. Vio a Stanley sentado en una silla afuera de su tienda y le preguntó si tenía vacantes. Lo hizo al estilo británico: '¿Necesita un niño, señor?' El hombre sin hijos de hecho había estado deseando tener un hijo, y la investigación condujo a un trabajo y una estrecha relación entre ellos. Por admiración, John tomó el nombre de Stanley. Más tarde, escribió que su padre adoptivo murió dos años después de su encuentro, pero de hecho, el padre de Stanley no murió hasta 1878. Esta y otras discrepancias llevaron a John Bierman a argumentar que no hubo adopción. Tim Jeal va más allá y, en el Capítulo Dos de su biografía, somete el relato de Stanley en su Autobiografía publicada póstumamente a un análisis detallado. Debido a que Stanley se equivocó en muchos datos básicos sobre su supuesta familia adoptiva, Jeal concluye que es muy poco probable que alguna vez haya conocido al rico Henry Hope Stanley, y que un tendero común, James Speake, era el padre de Rowlands. verdadero benefactor hasta su repentina muerte (Speake's) en octubre de 1859.

Stanley se unió a regañadientes a la Guerra Civil Estadounidense, primero se inscribió en el 6.° Regimiento de Infantería de Arkansas del Ejército de los Estados Confederados y luchó en la Batalla de Shiloh en 1862. Después de ser hecho prisionero en Shiloh, fue reclutado en Camp Douglas., Illinois, por su comandante, el coronel James A. Mulligan, como un "Yanqui galvanizado." Se unió al Ejército de la Unión el 4 de junio de 1862, pero fue dado de baja 18 días después debido a una enfermedad grave. Después de recuperarse, sirvió en varios barcos mercantes antes de unirse a la Marina de los EE. UU. en julio de 1864. Se convirtió en un registrador a bordo del USS Minnesota y participó en la Primera Batalla de Fort Fisher y la Segunda Batalla de Fort Fisher, lo que lo llevó a periodismo independiente. Stanley y un joven colega abandonaron el barco el 10 de febrero de 1865 en Portsmouth, New Hampshire, en busca de mayores aventuras. Stanley fue posiblemente el único hombre que sirvió en los tres del Ejército Confederado, el Ejército de la Unión y la Armada de la Unión.

Periodista

El grafito de Stanley en Persepolis, Irán

Después de la Guerra Civil Estadounidense, Stanley se convirtió en periodista en los días de la expansión de la frontera en el oeste estadounidense. Luego organizó una expedición al Imperio Otomano que terminó catastróficamente cuando fue encarcelado. Eventualmente habló para salir de la cárcel y recibió una restitución por el equipo de expedición dañado.

En 1867, el emperador de Etiopía, Tewodros II, tomó como rehenes a un enviado británico y a otros, y se envió una fuerza para efectuar la liberación de los rehenes. Stanley acompañó a esa fuerza como corresponsal especial del New York Herald. El informe de Stanley sobre la Batalla de Magdala en 1868 fue el primero que se publicó. Posteriormente, se le asignó la tarea de informar sobre la Revolución Gloriosa de España en 1868. En 1870, Stanley realizó varias asignaciones para el Herald en el Medio Oriente y la región del Mar Negro, visitando Egipto, Jerusalén, Constantinopla, Crimea, el Cáucaso, Persia e India, tiempo durante el cual aparentemente grabó su nombre en las piedras del antiguo palacio de Persépolis en Persia.

En busca de David Livingstone

¿Dr. Livingstone, supongo?, una ilustración del libro de Stanley 1872 Cómo encontré Livingstone

Stanley viajó a Zanzíbar en marzo de 1871 y luego afirmó que equipó una expedición con 192 porteadores. Sin embargo, en su primer despacho al New York Herald, afirmó que su expedición contaba con solo 111. Esto estaba en línea con las cifras de sus diarios. James Gordon Bennett Jr., editor del New York Herald y financiador de la expedición, había retrasado el envío a Stanley del dinero que había prometido, por lo que Stanley pidió dinero prestado al Cónsul de los Estados Unidos.

Durante la expedición de 700 millas (1100 km) a través del bosque tropical, su semental pura sangre murió a los pocos días de ser picado por una mosca tsetsé, muchos de sus porteadores desertaron y el resto fue diezmado por enfermedades tropicales.

1872 Carte de visite – Stanley y Kalulu

Stanley encontró a David Livingstone el 10 de noviembre de 1871 en Ujiji, cerca del lago Tanganica en la actual Tanzania. Más tarde afirmó haberlo saludado con la ahora famosa línea, "Dr. ¿Livingstone, supongo?" Sin embargo, esta línea no aparece en su diario desde ese momento: las dos páginas que siguen directamente a la grabación de su primer encuentro con Livingstone fueron arrancadas del diario en algún momento, y es probable que Stanley simplemente embelleciera la línea concisa algún tiempo después.. Ninguno de los dos lo mencionó en ninguna de las cartas que escribieron en ese momento, y Livingstone tendió a relatar la reacción de su sirvienta, Susi, quien gritó: "¡Viene un inglés! ¡Lo veo!" La frase se cita por primera vez en un resumen de las cartas de Stanley publicadas por The New York Times el 2 de julio de 1872. El biógrafo de Stanley, Tim Jeal, argumentó que el explorador la inventó después para ayudar a elevar su reputación porque de "inseguridad sobre su pasado", aunque irónicamente la frase fue objeto de burlas en la prensa por ser absurdamente formal para la situación.

El primer relato de la reunión del propio Herald, publicado el 1 de julio de 1872, informa:

Preservando una calma de exterior ante los árabes que era difícil de simular al llegar al grupo, el Sr. Stanley dijo: – "Doctor Livingstone, supongo?" Una sonrisa encendió las características del hombre blanco pálido mientras él respondió: "Sí, y me siento agradecido de que estoy aquí para darle la bienvenida."

Stanley se unió a Livingstone para explorar la región y descubrió que no había conexión entre el lago Tanganica y el Nilo. A su regreso, escribió un libro sobre sus experiencias: Cómo encontré a Livingstone; viajes, aventuras y descubrimientos en África Central (1872).

Primera expedición transafricana

Henry M Stanley con los oficiales de la Columna de Avance, El Cairo, 1890. De la izquierda: el Dr. Thomas Heazle Parke, Robert H. Nelson, Henry M. Stanley, William G. Stairs, y Arthur J. M. Jephson

En 1874, el New York Herald y el Daily Telegraph financiaron a Stanley en otra expedición a África. Su ambicioso objetivo era completar la exploración y mapeo de los Grandes Lagos y ríos de África Central, en el proceso circunnavegando los lagos Victoria y Tanganyika y localizando la fuente del Nilo. Entre 1875 y 1876, Stanley logró la primera parte de su objetivo, estableciendo que el lago Victoria tenía una sola salida, la descubierta por John Hanning Speke el 21 de julio de 1862 y llamada Ripon Falls. Si esta no fuera la fuente del Nilo, entonces el enorme río separado que fluye hacia el norte llamado por Livingstone, el Lualaba, y cartografiado por él en sus tramos superiores, podría fluir hacia el norte para conectarse con el Nilo a través del lago Alberto y así ser la fuente primaria.

Rutas de las expediciones de Stanley en África Central

Por lo tanto, era esencial que Stanley trazara el curso del Lualaba río abajo (hacia el norte) desde Nyangwe, el punto donde Livingstone lo había dejado en julio de 1871. Entre noviembre de 1876 y agosto de 1877, Stanley y sus hombres navegaron el Lualaba hasta y más allá del punto donde giraba bruscamente hacia el oeste, alejándose del Nilo, identificándose como el río Congo. Habiendo tenido éxito con este segundo objetivo, rastrearon el río hasta el mar. Durante esta expedición, Stanley usó botes seccionales y canoas excavadas para pasar las grandes cataratas que separaban el Congo en distintos tramos. Estos botes fueron transportados alrededor de los rápidos antes de ser reconstruidos para viajar en la siguiente sección del río. Al pasar por los rápidos, muchos de sus hombres se ahogaron, incluido su último colega blanco, Frank Pocock. Stanley y sus hombres llegaron al puesto avanzado portugués de Boma, a unos 100 kilómetros (62 mi) de la desembocadura del río Congo en el océano Atlántico, después de 999 días el 9 de agosto de 1877. Listas de tareas y diario de Stanley (12 de noviembre 1874) muestran que comenzó con 228 personas y llegó a Boma con 114 sobrevivientes, siendo él el único europeo que quedó vivo de cuatro. En Stanley's Through the Dark Continent (1878) (en el que acuñó el término "Dark Continent" para África), Stanley dijo que su expedición había sido 356, la exageración en detrimento de su logro.

Stanley atribuyó su éxito a sus principales porteadores africanos y dijo que su éxito se debió "todo al coraje y la bondad intrínseca de 20 hombres... quitando a los 20, no podría haber continuado más allá de unos pocos días". #39; viaje". El profesor James Newman ha escrito que "establecer la conexión entre los ríos Lualaba y Congo y ubicar la fuente del Nilo Victoria" lo justificó (Newman) al afirmar que: "En términos de exploración y descubrimiento tal como se definen en la Europa del siglo XIX, él (Stanley) claramente se encuentra en la cima."

Reclamación del Congo para el rey Leopoldo II

Henry M. Stanley en 1884

El rey Leopoldo II de los belgas se acercó a Stanley, el monarca que ya había establecido la Asociación Internacional Africana (una organización fachada para la posterior Asociación Internacional del Congo) en la Conferencia Geográfica de Bruselas de 1876. Stanley primero esperaba continuar su trabajo pionero en África bajo la bandera británica. Pero ni el Ministerio de Asuntos Exteriores ni Eduardo, el Príncipe de Gales, se sintieron llamados a recibir a Stanley tras los numerosos rumores sobre sus saqueos y asesinatos en el interior del continente africano. Leopoldo II recibió con entusiasmo a un Stanley desencantado en su palacio en junio de 1878 y firmó un contrato con él.

Stanley como agente de Leopold

Henry Morton Stanley, 1890

Stanley, mucho más familiarizado con los rigores del clima africano y las complejidades de la política local que Leopold (quien nunca en toda su vida puso un pie en el Congo), convenció a su patrón de que el primer paso debería ser la construcción de un camino de carretas alrededor de los rápidos del Congo y una cadena de estaciones comerciales en el río. Leopold estuvo de acuerdo, y en el más profundo secreto, Stanley firmó un contrato de cinco años con un salario de £ 1,000 al año y partió hacia Zanzíbar con un nombre falso. Para evitar el descubrimiento, los materiales y los trabajadores fueron enviados por varias rutas indirectas, y las comunicaciones entre Stanley y Leopold se confiaron al coronel Maximilien Strauch.

Retrato de estudio de Henry Morton Stanley, ca. 1890, publicado por L Herbst, Sydney

En 1879, Stanley partió hacia África para su primera misión bajo las órdenes de Leopold. El rey Leopoldo II le dio instrucciones claras a Stanley: "No se trata de colonias belgas. Se trata de establecer un nuevo estado que sea lo más grande posible y de su gobernanza. Debe quedar claro que en este proyecto no puede tratarse de otorgar a los negros la más mínima forma de poder político. Eso sería ridículo. Los blancos, que lideran los postes, tienen todo el poder."

Stanley describió en escritos su consternación por las terribles escenas que tenían lugar en el Congo. También informó sobre atrocidades y canibalismo. Al mismo tiempo, sus 'hallazgos' transmitió una idea de que el continente oscuro debe someterse, voluntariamente o no. Los escritos de Stanley muestran que él también tenía este punto de vista. "Solo demostrando que somos superiores a los salvajes, no solo a través de nuestro poder para matarlos sino a través de toda nuestra forma de vida, podemos controlarlos tal como son ahora, en su etapa actual; es necesario para su propio bienestar, incluso más que el nuestro."

Inesperadamente, Francia envió su propia expedición a la cuenca del Congo. Pierre Savorgnan de Brazza socavó la misión de Stanley al firmar él mismo contratos con jefes de estado nativos. No se pudo evitar la creación de una estación que luego se llamaría Brazzaville. El rey Leopoldo estaba furioso y le escribió enojado a Strauch: "Los términos de los tratados que Stanley ha hecho con los jefes nativos no me satisfacen. Debe haber por lo menos un artículo adicional en el sentido de que nos deleguen sus derechos soberanos... los tratados deben ser lo más breves posibles y en un par de artículos deben otorgarnos todo."

Dado que todo en África Central se trataba del equilibrio de poder entre las superpotencias, Leopold pensó en sus próximos movimientos y envió un enviado a Berlín para presionar por una conferencia. Leopold quería que los límites de la Asociación Internacional del Congo trazados por Stanley se confirmaran oficialmente, dando así a la Asociación un estatus oficial.

El 26 de febrero de 1885 se firmó el Acta de Berlín. La Ley reguló una inmensa zona de libre comercio en la cuenca del Congo y la convirtió en un territorio neutral. Además, la Ley declaró la guerra a la esclavitud. La ley contenía solo un artículo que a Leopold no le gustó: el artículo 17 otorgaba a las superpotencias el derecho a establecer una comisión internacional para supervisar la libertad de comercio y navegación en el Congo. Como resultado, Leopold no podría cobrar derechos de aduana en el río Congo.

En 1890, en el 25.° aniversario del reinado de Leopoldo como monarca belga, Stanley fue llevado de un salón de banquetes a otro y proclamado héroe. Leopoldo lo honró con la Orden de Leopoldo. Juntos examinaron toda la situación congoleña. La pregunta clave era cómo el Estado Libre podría volverse rentable. Stanley le señaló al monarca, entre otras cosas, el potencial de la minería del caucho. Stanley escribió: "Puedes encontrarlo en casi cualquier árbol. A medida que avanzábamos por el bosque, literalmente llovía jugo de caucho. Nuestra ropa estaba llena de eso. El Congo tiene tantos afluentes que una empresa bien organizada puede extraer aquí fácilmente unas cuantas toneladas de caucho al año. Solo tienes que navegar por un río así y las ramas con caucho cuelgan casi hasta tu barco."

En 1891, la extracción de caucho se dividió entre concesionarios. Esto pronto condujo a abusos, cuando se hizo el cambio a "trabajo forzoso".

En años posteriores, Stanley escribiría que la parte más fastidiosa de sus deberes no era el trabajo en sí, sino mantener el orden en la heterogénea colección de hombres blancos que había traído consigo como supervisores y oficiales, que se peleaban constantemente por pequeños asuntos de rango o estatus. 'Casi todos', escribió, 'clamaban por gastos de todo tipo, que incluían... vino, tabaco, cigarros, ropa, zapatos, comida y alojamiento, y ciertas extravagancias sin nombre. "

Negocios con traficantes de esclavos de Zanzíbar

Tippu Tip, el más poderoso de los traficantes de esclavos de Zanzíbar del siglo XIX, era bien conocido por Stanley, al igual que el caos social y la devastación provocada por la caza de esclavos. Solo gracias a la ayuda de Tippu Tip, Stanley encontró a Livingstone, que había sobrevivido años en el Lualaba gracias a la amistad de Tippu Tip. Ahora, Stanley descubrió que los hombres de Tippu Tip habían llegado aún más al oeste en busca de nuevas poblaciones para esclavizar.

Cuatro años antes, los zanzíbares habían pensado que el Congo era mortal e infranqueable y advirtieron a Stanley que no intentara ir allí, pero cuando Tippu Tip se enteró en Zanzíbar de que Stanley había sobrevivido, actuó rápidamente. Los pueblos de toda la región habían sido quemados y despoblados. Tippu Tip había asaltado 118 aldeas, matado a 4000 africanos y, cuando Stanley llegó a su campamento, tenía 2300 esclavos, en su mayoría mujeres jóvenes y niños, encadenados, listos para transportarlos a través del continente hasta los mercados de Zanzíbar.

Henry Stanley y fiesta en la parte trasera de un coche de observación en Monterey, California, 19 de marzo de 1891

Habiendo encontrado al nuevo gobernante del Alto Congo, Stanley no tuvo más remedio que negociar un acuerdo con él, para evitar que Tip siguiera río abajo y atacara Leopoldville, Kinshasa y otras estaciones. Para lograr esto, tuvo que permitir que Tip construyera su estación fluvial final justo debajo de Stanley Falls, lo que impedía que los barcos navegaran río arriba. Al final de sus recursos físicos, Stanley regresó a casa, para ser reemplazado por el teniente coronel Francis de Winton, un ex oficial del ejército británico.

Expedición de socorro de Emin Pasha

En 1886, Stanley dirigió la Expedición de Socorro Emin Pasha para "rescatar" Emin Pasha, el gobernador de Equatoria en el sur de Sudán, que fue amenazado por las fuerzas mahdistas. El rey Leopoldo II exigió que Stanley tomara la ruta más larga a través del río Congo, con la esperanza de adquirir más territorio y tal vez incluso Equatoria. el interior con Emin y sus seguidores sobrevivientes a fines de 1890. Pero esta expedición empaña el nombre de Stanley debido a la conducta de los otros europeos en la expedición. El comandante del ejército Edmund Musgrave Barttelot fue asesinado por un porteador africano después de comportarse con extrema crueldad. James Sligo Jameson, heredero del fabricante de whisky irlandés Jameson's, compró una niña de 11 años y se la ofreció a los caníbales para documentar y dibujar cómo la cocinaban y la comían. Stanley se enteró solo cuando Jameson murió de fiebre.

La Expedición de Alivio de Emin Pasha emerge de la selva tropical Ituri
Stanley se reunió con Emin Pasha en 1888

La propagación de la enfermedad del sueño en áreas de África central y oriental que antes estaban libres de la enfermedad se ha atribuido a esta expedición, pero esta hipótesis ha sido cuestionada. La enfermedad del sueño había sido endémica en estas regiones durante generaciones y luego estalló en epidemias a medida que el comercio colonial aumentó el comercio en toda África durante las décadas siguientes.

En varias publicaciones realizadas después de la expedición, Stanley afirma que el propósito del esfuerzo era singular; para ofrecer alivio a Emin Pasha. Por ejemplo, escribe lo siguiente mientras explica la decisión final de la ruta.

Las ventajas de la ruta del Congo fueron alrededor de cincocientas millas más cortas de viaje por tierra, y menos oportunidades para desertar. También calmó los temores de los franceses y alemanes de que, detrás de esta profesa búsqueda humanitaria, podríamos tener proyectos de anexión.

Sin embargo, los otros escritos de Stanley apuntan a un objetivo secundario que era precisamente la anexión territorial. Él escribe en su libro sobre la expedición sobre su reunión con el sultán de Zanzíbar, cuando llegó allí al comienzo de la expedición, y cierto asunto que se discutió en esa reunión. Al principio, no es explícito en la agenda, pero es lo suficientemente claro.

A continuación, entramos de corazón en nuestro negocio; lo absolutamente necesario es que debe entrar rápidamente en un acuerdo con el inglés dentro de los límites asignados por el tratado Anglo-German. Llevaría mucho tiempo describir los detalles de la conversación, pero obtuve de él la respuesta necesaria.

Unas páginas más adelante en el mismo libro, Stanley explica de qué se trataba el asunto y esta vez deja claro que, efectivamente, tenía que ver con la anexión.

He establecido varias pequeñas comisiones en Zanzibar satisfactoriamente. Uno era conseguir que el Sultán firmara las concesiones que Mackinnon trató de obtener hace mucho tiempo. Como los alemanes tienen un territorio magnífico al este de Zanzíbar, era justo que Inglaterra tuviera alguna porción para la protección que ha concedido a Zanzíbar desde 1841.... La concesión que queríamos obtener abarcaba una parte de la costa de África oriental, de la que Mombasa y Malindi eran las principales ciudades. Durante ocho años, a mi conocimiento, el asunto había sido colocado ante Su Alteza, pero la firma del Sultán era difícil de obtener.

Comparación de África en los años 1880 y 1913

Los registros de los Archivos Nacionales de Kew, Londres, ofrecen una visión aún más profunda y muestran que la anexión era un propósito que él conocía para la expedición. Esto se debe a que hay una serie de tratados seleccionados allí (y recopilados por el propio Stanley de lo que es la actual Uganda durante la Expedición Emin Pasha), que aparentemente obtuvieron la protección británica para una serie de jefes africanos. Entre estos había varios que durante mucho tiempo han sido identificados como posibles fraudes. Un buen ejemplo es el tratado número 56, supuestamente acordado entre Stanley y la gente de "Mazamboni, Katto y Kalenge". Estas personas le habían cedido a Stanley, "el derecho soberano y el derecho de gobierno sobre nuestro país para siempre en consideración del valor recibido y por la protección que nos ha brindado a nosotros y a nuestros vecinos contra KabbaRega y su Warasura".

Años posteriores

A su regreso a Europa, Stanley se casó con la artista galesa Dorothy Tennant. Adoptaron a un niño llamado Denzil, que era hijo de uno de los primos hermanos de Stanley, aunque Stanley ocultó este hecho al público y posiblemente incluso a Dorothy. Más tarde, Denzil donó alrededor de 300 artículos a los archivos de Stanley en el Museo Real de África Central en Tervuren, Bélgica en 1954. Murió en 1959.

Principalmente a instancias de su esposa, Stanley ingresó al Parlamento como miembro liberal unionista de Lambeth North, sirviendo desde 1895 hasta 1900. No le gustaba la política y dejó poca impresión en el Parlamento. Se convirtió en Sir Henry Morton Stanley cuando fue nombrado Caballero Gran Cruz de la Orden del Baño en los Honores de Cumpleaños de 1899, en reconocimiento a su servicio al Imperio Británico en África. En 1890, el rey Leopoldo II le otorgó el Gran Cordón de la Orden de Leopoldo.

Stanley murió en su casa en 2 Richmond Terrace, Whitehall, Londres, el 10 de mayo de 1904. En su funeral, Daniel P. Virmar lo elogió. Su tumba está en el cementerio de San Miguel y Todos los Ángeles' Iglesia en Pirbright, Surrey, marcada por una gran pieza de granito inscrita con las palabras "Henry Morton Stanley, Bula Matari, 1841–1904, África". Bula Matari se traduce como "Rompedor de rocas" o "Breakstones" en Kongo y era el nombre de Stanley entre los locales en Congo. Puede traducirse como un término cariñoso ya que, como líder de la expedición de Leopoldo, solía trabajar con los trabajadores rompiendo rocas con las que construyeron la primera carretera moderna a lo largo del río Congo. El autor Adam Hochschild sugirió que Stanley lo entendió como un epíteto heroico, pero hay evidencia de que Nsakala, el hombre que lo acuñó, lo dijo con humor.

Controversias

Resumen

Habiendo sobrevivido durante diez años de su infancia en la casa de trabajo en St Asaph, se postula que necesitaba ser considerado como un hombre más duro y más formidable que otros exploradores cuando era joven. Esto le hizo exagerar los castigos y los encuentros hostiles. Fue un grave error de juicio por el que su reputación sigue pagando un alto precio. En la conclusión de su relato de una pelea con un compañero mientras estaba en la casa de trabajo, Stanley comentó: "A menudo he aprendido cuán necesaria es la aplicación de la fuerza para el establecimiento del orden". Llega un momento en que suplicar no sirve de nada." Fue acusado de crueldad indiscriminada contra los africanos por sus contemporáneos, que incluían hombres que sirvieron bajo su mando o que tenían información de primera mano. El propio Stanley reconoció: "Muchas personas me han llamado duro, pero siempre son aquellas cuya presencia en un campo de trabajo podría prescindir mejor y cuya nobleza es demasiado agradable para mancharse con el trabajo duro".

Sobre las mujeres de sociedad, Stanley escribió que eran "juguetes para hacer pasar el tiempo lento" y "seres humanos insignificantes". Cuando conoció a la periodista y viajera estadounidense May Sheldon, se sintió atraído porque era una mujer moderna que insistía en una conversación seria y no en charlas sociales. 'Ella pronto te hace saber que la paja no servirá', escribió. Los autores del libro The Congo: Plunder and Resistance trataron de argumentar que Stanley tenía "un miedo patológico a las mujeres, una incapacidad para trabajar con compañeros de trabajo talentosos y un obsequioso amor por la rico aristocrático", esto no solo está en desacuerdo con sus opiniones sobre las mujeres de sociedad, sino también con la correspondencia íntima de Stanley en el Museo Real de África Central, entre él y sus dos prometidas, Katie Gough Roberts y Alice Pike, como así como entre él y la periodista estadounidense May Sheldon, y entre él y su esposa Dorothy Tennant, muestra que disfrutó de una relación cercana con esas mujeres, pero tanto Roberts como Pike finalmente lo rechazaron cuando se negó a abandonar sus viajes prolongados.

Cuando Stanley se casó con Dorothy, invitó a su amigo, Arthur Mounteney Jephson, a visitarlo mientras estaban de luna de miel. El Dr. Thomas Parke también vino porque Stanley estaba gravemente enfermo en ese momento. Las buenas relaciones de Stanley con estos dos colegas de la Expedición Emin Pasha posiblemente podrían verse como una demostración de que podía llevarse bien con sus colegas.

Opinión general sobre los africanos

La expedición de Stanley bajo ataque

En A través del continente oscuro, Stanley observó a los pueblos de la región y escribió que "el salvaje solo respeta la fuerza, el poder, la audacia y la decisión". Stanley escribió además: "Si los europeos tan solo... estudiaran la naturaleza humana en las cercanías de Stanley Pool (Kinshasa), se irían a casa como hombres sensatos, y podrían regresar de nuevo a esta tierra para hacer un buen uso de la sabiduría que adquirieron". debería haber ganado... durante su estancia pacífica.'

En Cómo encontré a Livingstone (1872), escribió que estaba "preparado para admitir a cualquier hombre negro que poseyera los atributos de la verdadera masculinidad, o cualquier buena cualidad... a un fraternidad conmigo mismo."

Stanley insultó y gritó a William Grant Stairs y Arthur Jephson por maltratar a los Wangwana. Describió la historia de Boma como "dos siglos de persecución despiadada de hombres negros por sórdidos blancos". También escribió sobre lo que él pensaba que era la belleza superior de los negros en comparación con los blancos. Según Jeal, Stanley no era racista, a diferencia de sus contemporáneos Sir Richard Burton y Sir Samuel Baker.

Opinión sobre los pueblos mixtos africano-árabes

Los wangwana de Zanzíbar eran de ascendencia mixta árabe y africana: "árabes africanizados", en palabras de Stanley. Se convirtieron en la columna vertebral de todas sus principales expediciones y se los conocía como "sus queridas mascotas" por jóvenes oficiales escépticos de la Expedición Emin Pasha, que estaban resentidos con su líder por favorecer a los Wangwana por encima de ellos mismos. "Todos son queridos para mí", dijo Stanley a William Grant Stairs y Arthur Jephson, "quienes cumplen con su deber y los zanzíbares me han satisfecho bastante en esta y en expediciones anteriores". Stanley llegó a pensar en un Wangwana individual como "superior en proporción a su salario a diez europeos". Cuando Stanley conoció por primera vez a un grupo de sus asistentes de Wangwana, se sorprendió: "Eran un grupo de hombres de muy buen aspecto, mucho más inteligentes en apariencia de lo que jamás habría creído que podrían ser los bárbaros africanos".

Por otro lado, en uno de sus libros, Stanley dijo sobre los mestizos afroárabes: "Por los mestizos tengo un gran desprecio. No son ni negros ni blancos, ni buenos ni malos, ni admirables ni odiables. Son todas las cosas, en todos los tiempos... Si veía a un negro miserable, medio muerto de hambre, siempre estaba seguro de que me dirían que pertenecía a un mestizo. Vergonzoso e hipócrita, cobarde y degradado, traicionero y mezquino... este aborto sifilítico, de ojos llorosos y de piel pálida de un árabe africanizado."

Relatos de trato cruel hacia los africanos

La Cámara de los Comunes británica nombró un comité para investigar los informes de los misioneros sobre el maltrato de Stanley a las poblaciones nativas en 1871, que probablemente fue asegurado por Horace Waller, miembro del comité de la Sociedad Antiesclavista y miembro de la Real Sociedad Geográfica. El vicecónsul británico en Zanzíbar, John Kirk (cuñado de Waller) dirigió la investigación. Stanley fue acusado de violencia excesiva, destrucción desenfrenada, venta de trabajadores como esclavos, explotación sexual de mujeres nativas y saqueo de pueblos para obtener marfil y canoas. El informe de Kirk al Ministerio de Relaciones Exteriores británico nunca se publicó, pero en él afirmaba: "Si se conociera la historia de esta expedición, figuraría en los anales del descubrimiento de África sin igual por el uso imprudente del poder". que las armas modernas pusieron en sus manos a los nativos que nunca antes habían oído disparar un arma." Cuando Kirk fue designado para investigar los informes de brutalidad contra Stanley, estaba encantado porque había odiado a Stanley durante casi una década. En primer lugar, por haberlo expuesto públicamente (a Kirk) por no haber enviado provisiones al Dr. Livingstone desde Zanzíbar a fines de la década de 1860; en segundo lugar, porque Stanley había revelado en la prensa que Kirk había enviado esclavos a David Livingstone como porteadores, en lugar de los hombres libres que Livingstone había dejado muy claro que quería. Kirk estaba relacionado con Horace Waller por matrimonio; y entonces Waller también odiaba a Stanley en nombre de Kirk. Usó su membresía en el comité ejecutivo de la Misión de Universidades en África Central para persuadir al reverendo J. P. Farler (un misionero en África Oriental) para que nombrara a los asistentes de Stanley que podrían proporcionar evidencia contra el explorador y estar preparados para ser entrevistados. por el Dr. Kirk en Zanzíbar. Un comerciante estadounidense en Zanzíbar, Augustus Sparhawk, escribió que varios de los asistentes africanos de Stanley, incluido Manwa Sera, "un gran bribón y demasiado aficionado al dinero". –– había sido sobornado para decirle a Kirk lo que quería oír. Stanley fue acusado, en el informe de Kirk, de crueldad con sus porteadores y guardias de Wangwana, a quienes idolatraba y que se volvieron a alistar con él una y otra vez. Escribió al propietario del Daily Telegraph, insistiendo en que él (Lawson) obligara al gobierno británico a enviar un buque de guerra para llevarse a los Wangwana a Zanzíbar y pagar todos sus salarios atrasados. Si no se enviaba un barco, morirían en su viaje por tierra a casa. El barco fue enviado. El odio de Stanley por la promiscuidad que había causado su ilegitimidad y su timidez legendaria con las mujeres, hizo que la afirmación del informe Kirk de que había aceptado una amante africana que le ofreció Kabaka Mutesa fuera extremadamente inverosímil. Tanto Stanley como su colega, Frank Pocock, odiaban la esclavitud y la trata de esclavos y escribieron sobre este odio en cartas y diarios en ese momento, lo que habla en contra de la probabilidad de que vendieran a sus propios hombres. El informe nunca se le mostró a Stanley, por lo que no pudo defenderse.

En una carta al secretario de la Royal Geographical Society en la década de 1870, diputado conservador y tesorero de los aborígenes' Protection Society, Sir Robert Fowler, quien creyó en el informe de Kirk y se negó a 'blanquear a Stanley', insistió en que su 'carnicería despiadada de desafortunados nativos ha deshonrado la bandera británica y debe haber hizo que el curso de los futuros viajeros fuera más peligroso y difícil."

El general Charles George Gordon comentó en una carta a Richard Francis Burton que Stanley compartía la tendencia de Samuel Baker de escribir abiertamente sobre el despliegue de armas de fuego contra los africanos en defensa propia: "Estas cosas se pueden hacer, pero no". anunciado", el propio Burton escribió que Stanley "dispara a los negros como si fueran monos" en una carta de octubre de 1876 a John Kirk. También odiaba a Stanley por refutar su teoría de larga data de que el lago Tanganica, que fue el primer europeo en descubrir, era la verdadera fuente del Nilo, lo que pudo haber influido en Burton para tergiversar las actividades de Stanley en África.

En 1877, no mucho después de una de las expediciones de Stanley, el reverendo J. P. Farler se reunió con porteadores africanos que habían formado parte de la expedición y escribió: "Los seguidores de Stanley dan terribles relatos de sus amigos de la matanza de nativos inofensivos, del robo de su marfil y bienes, de la venta de sus cautivos, etc. Creo que una comisión debería investigar estos cargos, porque si son ciertos, causarán un daño incalculable a la gran causa de la emancipación de África... No puedo entender todas las matanzas que Stanley ha considerado necesarias... Stanley, cuando informaba sobre las guerras de los indios americanos cuando era un joven reportero, había sido alentado por sus editores a exagerar la cantidad de indios asesinados por el ejército de los EE. UU. El legado para Stanley, de ser un niño ilegítimo indefenso, abandonado por ambos padres, fue un profundo sentimiento de inferioridad que solo podía mantenerse a raya afirmando que era mucho más poderoso y temido que él. Tim Jeal, en su biografía de Stanley, ha demostrado mediante un estudio del diario de Stanley y del diario de su colega Frank Pocock que en casi todas las ocasiones en que hubo conflicto con los africanos en el Congo en 1875-1876, Stanley exageró la escala del conflicto y las muertes en ambos lados. El 14 de febrero de 1877, según el diario de su colega Frank Pocock, las nueve canoas de Stanley y su embarcación seccional, la Lady Alice, fueron atacadas y seguidas por ocho canoas, tripuladas por africanos con armas de fuego. En el libro de Stanley, Through the Dark Continent, Stanley infló este incidente hasta convertirlo en una gran batalla, aumentando el número de canoas hostiles a 60 y ajustando las bajas en consecuencia.

Stanley escribió con cierta satisfacción al describir cómo el Capitán John Hanning Speke, el primer europeo en visitar Uganda, había sido golpeado en los dientes por desobedecer a Sidi Mubarak Bombay, un líder de la caravana también empleado por Stanley, lo que hizo que Stanley afirmara que nunca permitiría que Bombay tuviera la audacia de enfrentarse a él en un combate de boxeo. En el mismo párrafo, Stanley describió cómo, varios meses después, administró el castigo al africano.

William Grant Stairs descubrió que Stanley era cruel, reservado y egoísta durante la expedición de Emina Pasha. John Rose Troup, en su libro sobre la expedición de Emin Pasha, dijo que vio el lado egoísta y vengativo de Stanley: "En la carta anterior presenta cargos vergonzosos, que realmente no se refieren a mí". en absoluto, aunque me culpa por lo sucedido. La injusticia de sus acusaciones, hechas como están sin documentos o, por lo que yo sé, sin ninguna prueba, difícilmente puede aclararse al público, pero deben ser conscientes, cuando lean lo que ha precedido a esta correspondencia, de que él ha actuado como nadie en su posición debería haber actuado".

A modo de contrapunto, se puede señalar que, más adelante en su vida, Stanley reprendió a sus subordinados por infligir castigos corporales innecesarios. Por golpear a uno de sus sirvientes africanos de mayor confianza, le dijo al teniente Carlos Branconnier "que la crueldad no estaba permitida" y que lo destituiría por una futura ofensa, y así lo hizo. Stanley fue admirado por Arthur Jephson, a quien William Bonny, el mordaz asistente médico, describió como el "más honorable" oficial de la expedición. Jephson escribió: “Stanley nunca pelea cuando existe la menor posibilidad de hacerse amigo de los nativos y es maravillosamente paciente & mucho sufrimiento con ellos". El escritor Tim Jeal ha argumentado que durante la expedición de Stanley en 1871, trató a sus porteadores indígenas conforme a los "estándares contemporáneos".

Posible inspiración para Heart of Darkness

El autor Norman Sherry considera que el legado de muerte y destrucción en la región del Congo durante el período del Estado Libre y el hecho de que Stanley había trabajado para Leopold lo convirtieron en una inspiración para Joseph Conrad's Heart de la oscuridad.

Conrad, sin embargo, pasó seis meses de 1890 como capitán de un barco de vapor en el Congo, años después de que Stanley estuvo allí (1879–1884) y cinco años después de que Stanley fuera llamado a Europa y dejara de ser Leopold' S principal agente en África.

Obras de Stanley

  • Cómo encontré Livingstone: Viajes, Aventuras y descubrimientos en África Central: Incluyendo una cuenta de residencia de cuatro meses con el Dr. Livingstone. Scribner, Armstrong & Company. 1872. ISBN 9780524087862.
  • A través del continente oscuro; O, Las Fuentes del Nilo: Alrededor de los Grandes Lagos de África Ecuatorial y Bajando el Río Livingstone al Océano Atlántico. Sampson Low, Marston, Searle, Rivington. 1878.
  • El Congo y la fundación de su estado libre: una historia de trabajo y exploración. Harper Hermanos. 1885. ISBN 9780403002887.
  • En África más oscura; o, La búsqueda, rescate y retiro de Emin, gobernador de Equatoria. Scribner. 1890.
  • La esclavitud y la trata de esclavos en África. Nueva York: Harper & Brothers. 1893.
  • La Autobiografía de Sir Henry Morton Stanley Houghton Mifflin. 1909. ISBN 9780837119632.
  • Stanley, Richard; Neame, Alan, Eds. (1961). The Exploration Diaries: Of H. M. Stanley. Ahora primero Publicado de los manuscritos originales. Kimber.
  • Bennett, Norman Robert, ed. (1970). Stanley's Despatches to the New York Herald: 1871-1872, 1874-1877. Boston University Press. hdl:2144/23144. ISBN 978-0-8419-8706-7.

Obras que representan a Stanley

Henry Morton La tumba de Stanley en Pirbright, Surrey
  • Stanley y Livingstone, una película de 1939, las estrellas Spencer Tracy como Stanley y Cedric Hardwicke como Livingstone.
  • La película cómica de 1949 Africa Screams es la historia de un empleado dimwitteado llamado Stanley Livington, interpretado por Lou Costello. Está equivocado para un famoso explorador africano y reclutado para liderar una búsqueda de tesoros.
  • Stanley fue retratado por Ed Kemmer en un episodio de 1962, "The Truth Teller", en la serie de antología televisiva sindicada, Death Valley Days, alojado por Stanley Andrews. Barney Phillips fue lanzado como el general Winfield Scott Hancock. En la línea de historia, el reportero de investigación Stanley llega a Fort Larned, Kansas para evaluar el éxito de Hancock en evitar la guerra en la frontera. Charles Carlson cumplió el papel de Wild Bill Hickok, mucho después de que Guy Madison jugara a Hickok en una serie semanal sindicada.
  • Stanley Livingston, interpretado por Mort Marshall, cuyo nombre invoca a Stanley y David Livingtone, fue el director del zoológico en Tennessee Tuxedo y sus cuentos, una serie animada 1963-66.
  • En 1971, la BBC produjo una serie documental de seis partes titulada Buscar el Nilo. Gran parte de la serie fue disparada en la ubicación, con Stanley interpretado por Keith Buckley.
  • Stanley aparece como personaje en la obra de Simon Gray en 1978 La columna trasera. La obra cuenta la historia de los hombres que dejaron atrás para esperar a Tippu Tib mientras Stanley se fue para aliviar a Emin Pasha.
  • Stanley fue retratado por Aidan Quinn en la película de televisión Territorio Prohibido: Búsqueda de Stanley para Livingstone (1997).
  • Un videojuego de Nintendo basado en su vida fue lanzado en 1992 llamado Stanley: La búsqueda del Dr. Livingston.
  • En 2004, el periodista galés Tim Butcher escribió su libro Río Sangre: Un viaje al corazón roto de África. El libro siguió el viaje de Stanley por el Congo.
  • La serie 2009 History Channel Expedición África documentó un grupo de exploradores que intentaban atravesar la ruta de la expedición de Stanley en busca de Livingstone.
  • En 2015, la novela de Oscar Hijuelos Twain & Stanley Enter Paradise retomó la historia de la vida de Stanley a través de un enfoque en su amistad con Mark Twain.

Honores y legado

Memorial a H. M. Stanley en St Asaph

Un antiguo hospital en St Asaph, al norte de Gales, recibió su nombre de Stanley en honor a su nacimiento en la zona. Anteriormente fue el asilo en el que pasó gran parte de sus primeros años de vida. Se erigieron monumentos a Stanley en St Asaph y en Denbigh (una estatua de Stanley con una mano extendida) en 2011. En 2020 se creó un grupo de trabajo para considerar una nueva redacción para una placa en el obelisco de St Asaph, y una consulta pública y se llevó a cabo una votación en 2021 sobre una propuesta para eliminar la estatua de Denbigh, que resultó en una mayoría del 80 por ciento para retener la estatua.

Los taxones nombrados en honor a Stanley incluyen:

  • de agua dulce Gabbiella stanleyi (E. A. Smith, 1877)
  • fresno de agua dulce Stanleya Bourguignat, 1885

El mineral stanleyita se nombra en su honor, ya que el descriptor del mineral se apellidaba Livingstone, pero ya existía un mineral llamado livingstonita (llamado así por David Livingstone).

Stanley Electric, un importante proveedor japonés de iluminación para automóviles, fue nombrado por el fundador Takaharu Kitano en honor a Stanley en admiración por su "perseverancia y espíritu pionero".

Contenido relacionado

Enrique el joven rey

Condado de Dutchess, Nueva York

Fuerzas Armadas de Guinea Ecuatorial

Más resultados...