Hábitat

En ecología, el término hábitat resume la variedad de recursos, factores físicos y bióticos que están presentes en un área, como para apoyar la supervivencia y reproducción de una especie en particular. El hábitat de una especie puede verse como la manifestación física de su nicho ecológico. Por lo tanto, "hábitat" es un término específico de especie, fundamentalmente diferente de conceptos tales como medio ambiente o ensamblajes de vegetación, para los cuales el término "tipo de hábitat" es más apropiado.

Los factores físicos pueden incluir (por ejemplo): suelo, humedad, rango de temperatura e intensidad de la luz. Los factores bióticos incluirán la disponibilidad de alimentos y la presencia o ausencia de depredadores. Cada especie tiene requisitos de hábitat particulares, con especies generalistas de hábitat capaces de prosperar en una amplia gama de condiciones ambientales, mientras que especies especialistas de hábitat requieren un conjunto muy limitado de factores para sobrevivir. El hábitat de una especie no necesariamente se encuentra en un área geográfica, puede ser el interior de un tallo, un tronco podrido, una roca o un musgo; un organismo parásito tiene como hábitat el cuerpo de su huésped, parte del cuerpo del huésped (como el tracto digestivo) o una sola célula dentro del cuerpo del huésped.

Los tipos de hábitat son categorizaciones ambientales de diferentes ambientes basadas en las características de un área geográfica dada, particularmente la vegetación y el clima.Por lo tanto, los tipos de hábitat no se refieren a una sola especie sino a múltiples especies que viven en la misma área. Por ejemplo, los tipos de hábitat terrestres incluyen bosque, estepa, pastizal, semiárido o desierto. Los tipos de hábitat de agua dulce incluyen pantanos, arroyos, ríos, lagos y estanques; Los tipos de hábitats marinos incluyen las marismas, la costa, la zona intermareal, los estuarios, los arrecifes, las bahías, el mar abierto, el lecho marino, las aguas profundas y las fumarolas submarinas. Los tipos de hábitat pueden cambiar con el tiempo. Las causas del cambio pueden incluir un evento violento (como la erupción de un volcán, un terremoto, un tsunami, un incendio forestal o un cambio en las corrientes oceánicas); o el cambio puede ocurrir más gradualmente durante milenios con alteraciones en el clima, a medida que las capas de hielo y los glaciares avanzan y retroceden, y los diferentes patrones climáticos provocan cambios en las precipitaciones y la radiación solar. Otros cambios se producen como resultado directo de las actividades humanas, como la deforestación, el arado de antiguos pastizales, la desviación y represamiento de ríos, el drenaje de marismas y el dragado del lecho marino. La introducción de especies exóticas puede tener un efecto devastador en la vida silvestre autóctona, a través de una mayor depredación, de la competencia por los recursos o de la introducción de plagas y enfermedades a las que las especies autóctonas no tienen inmunidad.

It is a long established fact that a reader will be distracted by the readable content of a page when looking at its layout. The point of using Lorem Ipsum is that it has a more-or-less normal distribution of letters, as opposed to using 'Content here, content here', making it look like readable English.

You must log in to access this content
Iniciar con Google
Iniciar con Facebook
x