Enfermedad mental

Un trastorno mental, también llamado enfermedad mental o trastorno psiquiátrico, es un patrón conductual o mental que causa angustia significativa o deterioro del funcionamiento personal. Tales características pueden ser persistentes, recurrentes y remitentes, o presentarse como episodios únicos. Se han descrito muchos trastornos, con signos y síntomas que varían ampliamente entre trastornos específicos. Dichos trastornos pueden ser diagnosticados por un profesional de la salud mental, generalmente un psicólogo clínico o un psiquiatra.

Las causas de los trastornos mentales a menudo no están claras. Las teorías pueden incorporar hallazgos de una variedad de campos. Los trastornos mentales generalmente se definen por una combinación de cómo una persona se comporta, siente, percibe o piensa. Esto puede estar asociado con regiones o funciones particulares del cerebro, a menudo en un contexto social. Un trastorno mental es un aspecto de la salud mental. Las creencias culturales y religiosas, así como las normas sociales, deben tenerse en cuenta al hacer un diagnóstico.

Los servicios se basan en hospitales psiquiátricos o en la comunidad, y las evaluaciones las llevan a cabo profesionales de la salud mental, como psiquiatras, psicólogos, enfermeras psiquiátricas y trabajadores sociales clínicos, utilizando diversos métodos, como pruebas psicométricas, pero a menudo basándose en la observación y el interrogatorio. Los tratamientos son proporcionados por varios profesionales de la salud mental. La psicoterapia y la medicación psiquiátrica son dos opciones principales de tratamiento. Otros tratamientos incluyen cambios en el estilo de vida, intervenciones sociales, apoyo de pares y autoayuda. En una minoría de casos, puede haber detención o tratamiento involuntario. Se ha demostrado que los programas de prevención reducen la depresión.

En 2019, los trastornos mentales comunes en todo el mundo incluyen depresión, que afecta a unos 264 millones, trastorno bipolar, que afecta a unos 45 millones, demencia, que afecta a unos 50 millones, y esquizofrenia y otras psicosis, que afecta a unos 20 millones de personas. Los trastornos del neurodesarrollo incluyen la discapacidad intelectual y los trastornos del espectro autista que generalmente surgen en la infancia o la niñez. El estigma y la discriminación pueden sumarse al sufrimiento y la discapacidad asociados con los trastornos mentales, lo que lleva a que varios movimientos sociales intenten aumentar la comprensión y desafiar la exclusión social.

DefiniciónEditar | Comentar

La definición y clasificación de los trastornos mentales son cuestiones clave para los investigadores, así como para los proveedores de servicios y para quienes pueden ser diagnosticados. Para que un estado mental se clasifique como un trastorno, generalmente debe causar una disfunción. La mayoría de los documentos clínicos internacionales utilizan el término "trastorno" mental, mientras que "enfermedad" también es común. Se ha observado que el uso del término "mental" (es decir, de la mente) no implica necesariamente una separación del cerebro o del cuerpo.

Según el DSM-IV, un trastorno mental es un síndrome o patrón psicológico que se asocia con angustia (p. ej., a través de un síntoma doloroso), discapacidad (deterioro en una o más áreas importantes del funcionamiento), mayor riesgo de muerte o causa un trastorno significativo. pérdida de autonomía; sin embargo, excluye las respuestas normales como el duelo por la pérdida de un ser querido y también excluye el comportamiento desviado por razones políticas, religiosas o sociales que no surjan de una disfunción en el individuo.

El DSM-IV predica la definición con advertencias, afirmando que, como en el caso de muchos términos médicos, el trastorno mental "carece de una definición operativa coherente que abarque todas las situaciones", y señala que se pueden utilizar diferentes niveles de abstracción para las definiciones médicas, incluida la patología. , sintomatología, desviación de un rango normal, o etiología, y que lo mismo es cierto para los trastornos mentales, por lo que a veces es apropiado un tipo de definición, y a veces otro, dependiendo de la situación.

En 2013, la Asociación Estadounidense de Psiquiatría (APA) redefinió los trastornos mentales en el DSM-5 como "un síndrome caracterizado por una alteración clínicamente significativa en la cognición, la regulación emocional o el comportamiento de un individuo que refleja una disfunción en los procesos psicológicos, biológicos o de desarrollo". funcionamiento mental subyacente". El borrador final de la CIE-11 contiene una definición muy similar.

La población en general puede utilizar los términos "crisis mental" o "crisis nerviosa" para referirse a un trastorno mental. Los términos "crisis nerviosa" y "crisis mental" no se han definido formalmente a través de un sistema de diagnóstico médico como el DSM-5 o el ICD-10, y casi no aparecen en la literatura científica sobre enfermedades mentales. Aunque el "ataque de nervios" no se define con rigor, las encuestas de legos sugieren que el término se refiere a un trastorno reactivo agudo específico de tiempo limitado, que involucra síntomas como ansiedad o depresión, generalmente precipitados por factores estresantes externos. Muchos expertos en salud hoy en día se refieren a un ataque de nervios como una crisis de salud mental .

Enfermedad nerviosa

Además del concepto de trastorno mental, algunas personas han abogado por volver al concepto antiguo de enfermedad nerviosa. En How Everyone Became Depressed: The Rise and Fall of the Nervous Breakdown (2013), Edward Shorter, profesor de psiquiatría e historia de la medicina, dice:

Aproximadamente la mitad de ellos están deprimidos. O al menos ese es el diagnóstico que recibieron cuando les recetaron antidepresivos. ... Van a trabajar pero están descontentos e incómodos; están algo ansiosos; ellos están cansados; tienen varios dolores físicos y tienden a obsesionarse con todo el asunto. Hay un término para lo que tienen, y es un buen término pasado de moda que ya no se usa. Tienen nervios o una enfermedad nerviosa. Es una enfermedad no solo de la mente o el cerebro, sino un trastorno de todo el cuerpo. ... Tenemos aquí un paquete de cinco síntomas: depresión leve, algo de ansiedad, fatiga, dolores somáticos y pensamientos obsesivos. ... Hemos tenido enfermedades nerviosas durante siglos. Cuando estás demasiado nervioso para funcionar... es un ataque de nervios. Pero ese término ha desaparecido de la medicina, aunque no de nuestra forma de hablar... Los pacientes nerviosos de antaño son los depresivos de hoy. Esa es la mala noticia... Hay una enfermedad más profunda que impulsa la depresión y los síntomas del estado de ánimo. Podemos llamar a esta enfermedad más profunda de otra manera, o inventar un neologismo, pero necesitamos desviar la discusión de la depresión hacia este trastorno más profundo en el cerebro y el cuerpo. Ese es el punto.—  Edward Shorter, Facultad de Medicina, Universidad de Toronto

Al eliminar el ataque de nervios, la psiquiatría se ha acercado a tener su propio ataque de nervios.—  David Healy, MD, FRCPsych, Profesor de Psiquiatría, Universidad de Cardiff, Gales

Los nervios se encuentran en el centro de las enfermedades mentales comunes, sin importar cuánto intentemos olvidarlos.—  Peter J. Tyrer, FMedSci, Profesor de Psiquiatría Comunitaria, Imperial College, Londres

"Colapso de nervios" es un término pseudomédico para describir una gran cantidad de sentimientos relacionados con el estrés y, a menudo, empeoran con la creencia de que existe un fenómeno real llamado "colapso de nervios".—  Richard E. Vatz, coautor de la explicación de las opiniones de Thomas Szasz en "Thomas Szasz: Primary Values ​​and Major Contention"

ClasificacionesEditar | Comentar

Actualmente existen dos sistemas ampliamente establecidos que clasifican los trastornos mentales:

Ambos enumeran categorías de trastornos y proporcionan criterios estandarizados para el diagnóstico. Han hecho converger deliberadamente sus códigos en revisiones recientes para que los manuales a menudo sean ampliamente comparables, aunque persisten diferencias significativas. Se pueden usar otros esquemas de clasificación en culturas no occidentales, por ejemplo, la Clasificación China de Trastornos Mentales , y otros manuales pueden ser usados ​​por personas de convicciones teóricas alternativas, como el Manual de Diagnóstico Psicodinámico . En general, los trastornos mentales se clasifican por separado de los trastornos neurológicos, las dificultades de aprendizaje o la discapacidad intelectual.

A diferencia del DSM y la CIE, algunos enfoques no se basan en la identificación de distintas categorías de trastornos utilizando perfiles de síntomas dicotómicos destinados a separar lo anormal de lo normal. Existe un importante debate científico sobre los méritos relativos de los esquemas categóricos frente a los no categóricos (o híbridos), también conocidos como modelos continuos o dimensionales. Un enfoque de espectro puede incorporar elementos de ambos.

En la literatura científica y académica sobre la definición o clasificación de los trastornos mentales, un extremo sostiene que es enteramente una cuestión de juicios de valor (incluyendo lo que es normal) mientras que otro propone que es o podría ser enteramente objetivo y científico (incluso por referencia a normas estadísticas). Los puntos de vista híbridos comunes argumentan que el concepto de trastorno mental es objetivo, aunque solo sea un "prototipo borroso" que nunca se puede definir con precisión, o por el contrario, que el concepto siempre implica una mezcla de hechos científicos y juicios de valor subjetivos.Aunque las categorías de diagnóstico se denominan "trastornos", se presentan como enfermedades médicas, pero no se validan de la misma manera que la mayoría de los diagnósticos médicos. Algunos neurólogos argumentan que la clasificación solo será confiable y válida cuando se base en características neurobiológicas en lugar de entrevistas clínicas, mientras que otros sugieren que las diferentes perspectivas ideológicas y prácticas deben integrarse mejor.

El enfoque del DSM y el ICD sigue bajo ataque debido al modelo de causalidad implícita y porque algunos investigadores creen que es mejor apuntar a las diferencias cerebrales subyacentes que pueden preceder a los síntomas por muchos años.

Modelos dimensionales

El alto grado de comorbilidad entre trastornos en modelos categóricos como el DSM y el ICD ha llevado a algunos a proponer modelos dimensionales. El estudio de la comorbilidad entre trastornos ha demostrado dos factores o dimensiones latentes (no observados) en la estructura de los trastornos mentales que se cree que posiblemente reflejan procesos etiológicos. Estas dos dimensiones reflejan una distinción entre los trastornos de internalización, como los síntomas del estado de ánimo o de ansiedad, y los trastornos de externalización, como los síntomas del comportamiento o el consumo de sustancias. Se ha sustentado empíricamente un único factor general de psicopatología, similar al factor g de la inteligencia. el factor pEl modelo apoya la distinción internalizante-externalizante, pero también apoya la formación de una tercera dimensión de los trastornos del pensamiento como la esquizofrenia. La evidencia biológica también respalda la validez de la estructura de internalización y externalización de los trastornos mentales, con estudios de gemelos y de adopción que respaldan los factores hereditarios de los trastornos de externalización e internalización. Un modelo dimensional líder es la taxonomía jerárquica de la psicopatología.

Trastornos

Hay muchas categorías diferentes de trastornos mentales y muchas facetas diferentes del comportamiento humano y la personalidad que pueden volverse desordenadas.

Trastorno de ansiedad

Trastorno de ansiedad: la ansiedad o el miedo que interfiere con el funcionamiento normal se puede clasificar como un trastorno de ansiedad. Las categorías comúnmente reconocidas incluyen fobias específicas, trastorno de ansiedad generalizada, trastorno de ansiedad social, trastorno de pánico, agorafobia, trastorno obsesivo-compulsivo y trastorno de estrés postraumático.

Desorden de ánimo

Trastorno del estado de ánimo: Otros procesos afectivos (emoción/estado de ánimo) también pueden alterarse. El trastorno del estado de ánimo que involucra tristeza, melancolía o desesperación inusualmente intensa y sostenida se conoce como depresión mayor (también conocida como depresión unipolar o clínica). Una depresión más leve, pero aún prolongada, puede diagnosticarse como distimia. El trastorno bipolar (también conocido como depresión maníaca) implica estados de ánimo anormalmente "altos" o presionados, conocidos como manía o hipomanía, que se alternan con estados de ánimo normales o depresivos. La medida en que los fenómenos del estado de ánimo unipolar y bipolar representan distintas categorías de trastorno, o se mezclan y fusionan a lo largo de una dimensión o espectro del estado de ánimo, está sujeta a cierto debate científico.

Desorden psicotico

Trastorno psicótico: los patrones de creencias, el uso del lenguaje y la percepción de la realidad pueden desregularse (p. ej., delirios, trastornos del pensamiento, alucinaciones). Los trastornos psicóticos en este dominio incluyen la esquizofrenia y el trastorno delirante. El trastorno esquizoafectivo es una categoría utilizada para personas que muestran aspectos tanto de la esquizofrenia como de los trastornos afectivos. La esquizotipia es una categoría utilizada para personas que muestran algunas de las características asociadas con la esquizofrenia, pero sin cumplir con los criterios de corte.

Desorden de personalidad

Trastorno de personalidad: la personalidad, las características fundamentales de una persona que influyen en los pensamientos y comportamientos a través de las situaciones y el tiempo, puede considerarse desordenada si se considera anormalmente rígida e inadaptada. Aunque algunos los tratan por separado, los esquemas categóricos de uso común los incluyen como trastornos mentales, aunque en un eje II separado en el caso del DSM-IV. Se enumeran varios trastornos de personalidad diferentes, incluidos los que a veces se clasifican como excéntricos ., tales como trastornos de personalidad paranoide, esquizoide y esquizotípico; tipos que se han descrito como dramáticos o emocionales, como los trastornos de personalidad antisocial, borderline, histriónico o narcisista; y los que a veces se clasifican como relacionados con el miedo, como los trastornos de personalidad ansioso-evitativo, dependiente u obsesivo-compulsivo. Los trastornos de personalidad, en general, se definen como emergentes en la infancia, o al menos en la adolescencia o en la adultez temprana. El ICD también tiene una categoría para cambios duraderos de personalidad después de una experiencia catastrófica o enfermedad psiquiátrica. Si una incapacidad para adaptarse suficientemente a las circunstancias de la vida comienza dentro de los tres meses posteriores a un evento o situación en particular y termina dentro de los seis meses posteriores a la desaparición o eliminación del factor estresante, puede clasificarse como un trastorno de adaptación.Además, también hay esquemas no categóricos que califican a todos los individuos a través de un perfil de diferentes dimensiones de la personalidad sin un límite basado en síntomas de la variación normal de la personalidad, por ejemplo, a través de esquemas basados ​​en modelos dimensionales.

Desorden alimenticio

Los trastornos alimentarios implican una preocupación desproporcionada en cuestiones de alimentación y peso. Las categorías de trastornos en esta área incluyen anorexia nerviosa, bulimia nerviosa, bulimia por ejercicio o trastorno por atracón.

Desorden del sueño

Los trastornos del sueño están asociados con la interrupción de los patrones normales de sueño. Un trastorno del sueño común es el insomnio, que se describe como la dificultad para conciliar el sueño y/o permanecer dormido.

Relacionado con la sexualidad

Los trastornos sexuales incluyen dispareunia y varios tipos de parafilia (excitación sexual ante objetos, situaciones o individuos que se consideran anormales o dañinos para la persona o para los demás).

Otro

Trastorno del control de los impulsos: las personas que son anormalmente incapaces de resistir ciertos impulsos o impulsos que podrían ser dañinos para ellos mismos o para otros, pueden clasificarse como que tienen un trastorno del control de los impulsos y trastornos como la cleptomanía (robar) o la piromanía (prender fuego). Varias adicciones conductuales, como la adicción al juego, pueden clasificarse como un trastorno. El trastorno obsesivo-compulsivo a veces puede implicar una incapacidad para resistir ciertos actos, pero se clasifica por separado como un trastorno de ansiedad principalmente.

Trastorno por uso de sustancias: este trastorno se refiere al uso de drogas (legales o ilegales, incluido el alcohol) que persiste a pesar de los problemas o daños significativos relacionados con su uso. La dependencia de sustancias y el abuso de sustancias caen dentro de esta categoría general en el DSM. El trastorno por uso de sustancias puede deberse a un patrón de uso compulsivo y repetitivo de una droga que resulta en tolerancia a sus efectos y síntomas de abstinencia cuando se reduce o suspende el uso.

Trastorno disociativo: las personas que sufren trastornos graves de su propia identidad, memoria y conciencia general de sí mismos y de su entorno pueden clasificarse como portadores de este tipo de trastornos, incluido el trastorno de despersonalización o el trastorno de identidad disociativo (anteriormente denominado trastorno de personalidad múltiple). trastorno o "doble personalidad").

Trastorno cognitivo: estos afectan las capacidades cognitivas, incluido el aprendizaje y la memoria. Esta categoría incluye el delirio y el trastorno neurocognitivo leve y mayor (anteriormente denominado demencia).

Trastorno del desarrollo: estos trastornos se presentan inicialmente en la infancia. Algunos ejemplos incluyen el trastorno del espectro autista, el trastorno de oposición desafiante y el trastorno de conducta, y el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), que pueden continuar hasta la edad adulta. El trastorno de conducta, si continúa hasta la edad adulta, puede diagnosticarse como trastorno de personalidad antisocial (trastorno de personalidad disocial en el ICD). Las etiquetas populares como psicópata (o sociópata) no aparecen en el DSM o ICD, pero algunos las vinculan con estos diagnósticos.

Los trastornos somatomorfos se pueden diagnosticar cuando existen problemas que parecen originarse en el cuerpo y que se cree que son manifestaciones de un trastorno mental. Esto incluye el trastorno de somatización y el trastorno de conversión. También existen trastornos de cómo una persona percibe su cuerpo, como el trastorno dismórfico corporal. La neurastenia es un diagnóstico antiguo que implica molestias somáticas, así como fatiga y desánimo/depresión, que está oficialmente reconocido por la CIE-10 pero ya no por el DSM-IV.

Los trastornos ficticios se diagnostican cuando se cree que los síntomas se informan para beneficio personal. Los síntomas a menudo se producen o fingen deliberadamente, y pueden relacionarse con síntomas en el individuo o en alguien cercano a él, en particular a las personas a las que cuida.

Hay intentos de introducir una categoría de trastorno relacional, donde el diagnóstico es de una relación en lugar de cualquier individuo en esa relación. La relación puede ser entre hijos y sus padres, entre parejas u otras. Ya existe, bajo la categoría de psicosis, un diagnóstico de trastorno psicótico compartido donde dos o más individuos comparten un delirio particular debido a su estrecha relación entre sí.

Hay una serie de síndromes psiquiátricos poco comunes, que a menudo reciben el nombre de la persona que los describió por primera vez, como el síndrome de Capgras, el síndrome de De Clerambault, el síndrome de Othello, el síndrome de Ganser, el delirio de Cotard y el síndrome de Ekbom, y trastornos adicionales como el síndrome de Couvade. síndrome y síndrome de Geschwind.

Signos y síntomasEditar | Comentar

Curso

El inicio de los trastornos psiquiátricos suele ocurrir desde la infancia hasta la edad adulta temprana. Los trastornos del control de los impulsos y algunos trastornos de ansiedad tienden a aparecer en la infancia. Algunos otros trastornos de ansiedad, trastornos por sustancias y trastornos del estado de ánimo surgen más tarde, a mediados de la adolescencia. Los síntomas de la esquizofrenia se manifiestan típicamente desde la adolescencia tardía hasta los veinte años.

El curso probable y el resultado de los trastornos mentales varían y dependen de numerosos factores relacionados con el trastorno en sí, el individuo en su conjunto y el entorno social. Algunos trastornos pueden durar un breve período de tiempo, mientras que otros pueden ser de naturaleza a largo plazo.

Todos los trastornos pueden tener un curso variado. Los estudios internacionales a largo plazo sobre la esquizofrenia han encontrado que más de la mitad de las personas se recuperan en términos de síntomas, y alrededor de un quinto a un tercio en términos de síntomas y funcionamiento, y muchos no requieren medicación. Si bien algunos tienen serias dificultades y necesidades de apoyo durante muchos años, la recuperación "tardía" sigue siendo plausible. La Organización Mundial de la Salud concluyó que los hallazgos de los estudios a largo plazo convergieron con otros en "aliviar a los pacientes, cuidadores y médicos del paradigma de la cronicidad que dominó el pensamiento durante gran parte del siglo XX".

Un estudio de seguimiento realizado por Tohen y colaboradores reveló que alrededor de la mitad de las personas diagnosticadas inicialmente con trastorno bipolar logran una recuperación sintomática (ya no cumplen con los criterios para el diagnóstico) dentro de las seis semanas, y casi todas la logran dentro de los dos años, con casi la mitad recuperando su estatus ocupacional y residencial previo en ese período. Menos de la mitad pasa a experimentar un nuevo episodio de manía o depresión mayor en los próximos dos años.

Discapacidad

TrastornoAños de vida ajustados por discapacidad
Trastorno depresivo mayor65,5 millones
Trastorno por consumo de alcohol23,7 millones
Esquizofrenia16,8 millones
Desorden bipolar14,4 millones
Otros trastornos por consumo de drogas8,4 millones
Trastorno de pánico7,0 millones
Desorden obsesivo compulsivo5,1 millones
insomnio primario3,6 millones
Trastorno de estrés postraumático3.5 millones

Algunos trastornos pueden tener efectos funcionales muy limitados, mientras que otros pueden implicar una discapacidad sustancial y necesidades de apoyo. El grado de capacidad o discapacidad puede variar con el tiempo y entre diferentes dominios de la vida. Además, la discapacidad continua se ha relacionado con la institucionalización, la discriminación y la exclusión social, así como con los efectos inherentes de los trastornos. Alternativamente, el funcionamiento puede verse afectado por el estrés de tener que ocultar una condición en el trabajo o la escuela, etc., por los efectos adversos de medicamentos u otras sustancias, o por desajustes entre las variaciones relacionadas con la enfermedad y las demandas de regularidad.

También se da el caso de que, aunque a menudo se caracterizan en términos puramente negativos, algunos rasgos o estados mentales etiquetados como trastornos también pueden implicar una creatividad superior a la media, la inconformidad, la búsqueda de objetivos, la meticulosidad o la empatía. Además, la percepción pública del nivel de discapacidad asociado con los trastornos mentales puede cambiar.

Sin embargo, internacionalmente, las personas reportan una discapacidad igual o mayor por condiciones mentales comunes que por condiciones físicas comunes, particularmente en sus roles sociales y relaciones personales. Sin embargo, la proporción con acceso a ayuda profesional para los trastornos mentales es mucho más baja, incluso entre aquellos evaluados con una condición de discapacidad grave. La discapacidad en este contexto puede o no involucrar cosas tales como:

En términos de años de vida ajustados en función de la discapacidad (AVAD), que es una estimación de cuántos años de vida se pierden debido a una muerte prematura o a un estado de mala salud y discapacidad, los trastornos mentales se encuentran entre las condiciones más incapacitantes. El trastorno depresivo unipolar (también conocido como mayor) es la tercera causa de discapacidad en todo el mundo, de cualquier condición mental o física, y representa 65,5 millones de años perdidos. La primera descripción sistemática de la discapacidad global que surge en la juventud, en 2011, encontró que entre las personas de 10 a 24 años, casi la mitad de todas las discapacidades (actuales y que se estima que continuarán) se debían a condiciones mentales y neurológicas, incluidos los trastornos por uso de sustancias. y condiciones que implican autolesión. En segundo lugar, se encuentran las lesiones accidentales (principalmente colisiones de tránsito) que representan el 12 por ciento de la discapacidad, seguido de enfermedades transmisibles con un 10 por ciento. Los trastornos asociados con la mayoría de las discapacidades en los países de ingresos altos fueron la depresión mayor unipolar (20 %) y el trastorno por consumo de alcohol (11 %). En la región del Mediterráneo oriental, fue depresión mayor unipolar (12%) y esquizofrenia (7%), y en África fue depresión mayor unipolar (7%) y trastorno bipolar (5%).

El suicidio, que a menudo se atribuye a algún trastorno mental subyacente, es una de las principales causas de muerte entre los adolescentes y adultos menores de 35 años. Se calcula que cada año se producen entre 10 y 20 millones de intentos de suicidio no mortales en todo el mundo.

Factores de riesgoEditar | Comentar

La opinión predominante a partir de 2018 es que los factores genéticos, psicológicos y ambientales contribuyen al desarrollo o progresión de los trastornos mentales. Los diferentes factores de riesgo pueden estar presentes a diferentes edades, y el riesgo se presenta ya durante el período prenatal.

Genética

Varios trastornos psiquiátricos están relacionados con antecedentes familiares (incluida la depresión, el trastorno narcisista de la personalidad y la ansiedad). Los estudios de gemelos también han revelado una heredabilidad muy alta para muchos trastornos mentales (especialmente el autismo y la esquizofrenia). Aunque los investigadores han estado buscando durante décadas vínculos claros entre la genética y los trastornos mentales, ese trabajo aún no ha producido biomarcadores genéticos específicos que puedan conducir a un mejor diagnóstico y mejores tratamientos.

La investigación estadística que analizó once trastornos encontró un apareamiento selectivo generalizado entre personas con enfermedades mentales. Eso significa que las personas con uno de estos trastornos tenían entre dos y tres veces más probabilidades que la población general de tener una pareja con un trastorno mental. A veces, las personas parecían tener parejas preferidas con la misma enfermedad mental. Así, las personas con esquizofrenia o TDAH tienen siete veces más probabilidades de tener parejas afectadas con el mismo trastorno. Esto es aún más pronunciado para las personas con trastornos del espectro autista que tienen 10 veces más probabilidades de tener un cónyuge con el mismo trastorno.

Ambiente

Durante la etapa prenatal, factores como el embarazo no deseado, la falta de adaptación al embarazo o el consumo de sustancias durante el embarazo aumentan el riesgo de desarrollar un trastorno mental. El estrés materno y las complicaciones del parto, incluidos la prematuridad y las infecciones, también se han relacionado con el aumento de la susceptibilidad a las enfermedades mentales. Los bebés descuidados o que no reciben una nutrición óptima tienen un mayor riesgo de desarrollar deterioro cognitivo.

También se ha encontrado que las influencias sociales son importantes, incluidos el abuso, la negligencia, la intimidación, el estrés social, los eventos traumáticos y otras experiencias de vida negativas o abrumadoras. También se han implicado aspectos de la comunidad en general, incluidos los problemas de empleo, la desigualdad socioeconómica, la falta de cohesión social, los problemas relacionados con la migración y las características de sociedades y culturas particulares. Sin embargo, los riesgos específicos y las vías hacia trastornos particulares son menos claros.

La nutrición también juega un papel en los trastornos mentales.

En la esquizofrenia y la psicosis, los factores de riesgo incluyen la migración y la discriminación, el trauma infantil, el duelo o la separación de familias, el uso recreativo de drogas y la urbanidad.

En la ansiedad, los factores de riesgo pueden incluir factores de crianza que incluyen el rechazo de los padres, la falta de calidez de los padres, alta hostilidad, disciplina severa, alto afecto negativo materno, crianza ansiosa, modelado de comportamiento disfuncional y de abuso de drogas, y abuso infantil (emocional, físico y sexual). ). Los adultos con desequilibrio entre el trabajo y la vida tienen un mayor riesgo de desarrollar ansiedad.

Para el trastorno bipolar, el estrés (como la adversidad infantil) no es una causa específica, pero pone a las personas genética y biológicamente vulnerables en riesgo de sufrir un curso más grave de la enfermedad.

El consumo de drogas

Los trastornos mentales están asociados con el consumo de drogas, que incluyen: cannabis, alcohol y cafeína, cuyo uso parece promover la ansiedad. Para la psicosis y la esquizofrenia, el uso de varias drogas se ha asociado con el desarrollo del trastorno, incluidos el cannabis, la cocaína y las anfetaminas. Ha habido debate sobre la relación entre el consumo de cannabis y el trastorno bipolar. El cannabis también se ha asociado con la depresión. Los adolescentes corren un mayor riesgo de consumo de tabaco, alcohol y drogas; La presión de grupo es la razón principal por la que los adolescentes comienzan a consumir sustancias. A esta edad, el uso de sustancias podría ser perjudicial para el desarrollo del cerebro y colocarlos en mayor riesgo de desarrollar un trastorno mental.

Enfermedad crónica

Las personas que viven con enfermedades crónicas como el VIH y la diabetes corren un mayor riesgo de desarrollar un trastorno mental. Las personas que viven con diabetes experimentan un estrés significativo por el impacto biológico de la enfermedad, lo que las pone en riesgo de desarrollar ansiedad y depresión. Los pacientes diabéticos también tienen que lidiar con el estrés emocional al tratar de controlar la enfermedad. Condiciones como enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, afecciones respiratorias, cáncer y artritis aumentan el riesgo de desarrollar un trastorno mental en comparación con la población general.

Rasgos de personalidad

Los factores de riesgo para la enfermedad mental incluyen una propensión a un alto neuroticismo o "inestabilidad emocional". En la ansiedad, los factores de riesgo pueden incluir temperamento y actitudes (p. ej., pesimismo).

Modelos causales

Los trastornos mentales pueden surgir de múltiples fuentes y, en muchos casos, no existe una causa única aceptada o consistente actualmente establecida. Se puede utilizar una mezcla ecléctica o pluralista de modelos para explicar trastornos particulares. Se dice que el paradigma principal de la psiquiatría occidental dominante contemporánea es el modelo biopsicosocial que incorpora factores biológicos, psicológicos y sociales, aunque es posible que esto no siempre se aplique en la práctica.

La psiquiatría biológica sigue un modelo biomédico en el que muchos trastornos mentales se conceptualizan como trastornos de los circuitos cerebrales probablemente causados ​​por procesos de desarrollo moldeados por una interacción compleja de genética y experiencia. Una suposición común es que los trastornos pueden haber resultado de vulnerabilidades genéticas y de desarrollo, expuestas por el estrés en la vida (por ejemplo, en un modelo de diátesis-estrés), aunque existen varios puntos de vista sobre las causas de las diferencias entre los individuos. Algunos tipos de trastornos mentales pueden verse principalmente como trastornos del neurodesarrollo.

La psicología evolutiva puede usarse como una teoría explicativa general, mientras que la teoría del apego es otro tipo de enfoque psicológico-evolutivo que a veces se aplica en el contexto de los trastornos mentales. Las teorías psicoanalíticas han seguido evolucionando junto con los enfoques cognitivo-conductual y sistémico-familiar. A veces se hace una distinción entre un "modelo médico" o un "modelo social" de trastorno y discapacidad.

DiagnósticoEditar | Comentar

Los psiquiatras buscan proporcionar un diagnóstico médico de las personas mediante una evaluación de los síntomas, signos y deficiencias asociadas con determinados tipos de trastornos mentales. Otros profesionales de la salud mental, como los psicólogos clínicos, pueden o no aplicar las mismas categorías de diagnóstico a su formulación clínica de las dificultades y circunstancias de un cliente. La mayoría de los problemas de salud mental son, al menos inicialmente, evaluados y tratados por médicos de familia (médicos generales en el Reino Unido) durante las consultas, quienes pueden derivar a un paciente para un diagnóstico más especializado en casos agudos o crónicos.

La práctica de diagnóstico de rutina en los servicios de salud mental generalmente implica una entrevista conocida como examen del estado mental, donde se realizan evaluaciones de la apariencia y el comportamiento, los síntomas autoinformados, el historial de salud mental y las circunstancias de la vida actual. Se pueden tener en cuenta las opiniones de otros profesionales, familiares u otros terceros. Se puede realizar un examen físico para comprobar si hay problemas de salud o los efectos de medicamentos u otras drogas. Las pruebas psicológicas a veces se usan a través de papel y bolígrafo o cuestionarios computarizados, que pueden incluir algoritmos basados ​​en marcar criterios de diagnóstico estandarizados, y en casos raros de especialistas, se pueden solicitar pruebas de neuroimagen, pero tales métodos se encuentran más comúnmente en estudios de investigación que rutinarios. Práctica clinica.

Las restricciones presupuestarias y de tiempo a menudo limitan a los psiquiatras en ejercicio para realizar evaluaciones diagnósticas más exhaustivas. Se ha encontrado que la mayoría de los médicos evalúan a los pacientes utilizando un enfoque abierto y no estructurado, con capacitación limitada en métodos de evaluación basados ​​en la evidencia, y que los diagnósticos inexactos pueden ser comunes en la práctica habitual. Además, la comorbilidad es muy común en el diagnóstico psiquiátrico, donde una misma persona cumple los criterios de más de un trastorno. Por otro lado, una persona puede tener varias dificultades diferentes, solo algunas de las cuales cumplen los criterios para ser diagnosticadas. Puede haber problemas específicos con un diagnóstico preciso en los países en desarrollo.

Cada vez se utilizan más enfoques estructurados para medir los niveles de enfermedad mental.

Crítica

Desde la década de 1980, Paula Caplan se ha preocupado por la subjetividad de los diagnósticos psiquiátricos y por el hecho de que las personas sean arbitrariamente "abofeteadas con una etiqueta psiquiátrica". Caplan dice que debido a que el diagnóstico psiquiátrico no está regulado, los médicos no están obligados a pasar mucho tiempo entrevistando a los pacientes o buscando una segunda opinión. El Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales puede llevar a un psiquiatra a concentrarse en listas estrechas de verificación de síntomas, con poca consideración de lo que realmente está causando los problemas de la persona. Entonces, según Caplan, obtener un diagnóstico psiquiátrico y una etiqueta a menudo se interpone en el camino de la recuperación.

En 2013, el psiquiatra Allen Frances escribió un artículo titulado "La nueva crisis de confianza en el diagnóstico psiquiátrico", que decía que "el diagnóstico psiquiátrico... todavía se basa exclusivamente en juicios subjetivos falibles en lugar de pruebas biológicas objetivas". Frances también estaba preocupada por el "sobrediagnóstico impredecible". Durante muchos años, psiquiatras marginados (como Peter Breggin, Thomas Szasz) y críticos externos (como Stuart A. Kirk) han "acusado a la psiquiatría de involucrarse en la medicalización sistemática de la normalidad". Más recientemente, estas preocupaciones provienen de personas internas que trabajaron para la Asociación Estadounidense de Psiquiatría y la promovieron (p. ej., Robert Spitzer, Allen Frances). Un editorial de 2002 en el British Medical Journaladvirtió sobre la medicalización inapropiada que conduce a la venta de enfermedades, donde los límites de la definición de enfermedades se amplían para incluir problemas personales, ya que se enfatizan los problemas médicos o los riesgos de enfermedades para ampliar el mercado de medicamentos.

Gary Greenberg, psicoanalista, en su libro " The Book of Woe" , argumenta que la enfermedad mental en realidad tiene que ver con el sufrimiento y cómo el DSM crea etiquetas de diagnóstico para categorizar el sufrimiento de las personas. De hecho, el psiquiatra Thomas Szasz, en su libro " La medicalización de la vida cotidiana ", también argumenta que lo que es una enfermedad psiquiátrica, no siempre es de naturaleza biológica (es decir, problemas sociales, pobreza, etc.), e incluso puede ser parte de la condición humana.

PrevenciónEditar | Comentar

El informe de la OMS de 2004 "Prevención de los trastornos mentales" afirmó que "la prevención de estos trastornos es obviamente una de las formas más efectivas de reducir la carga [de la enfermedad]". La guía de la Asociación Europea de Psiquiatría (EPA) de 2011 sobre la prevención de los trastornos mentales establece que "existe evidencia considerable de que varias afecciones psiquiátricas se pueden prevenir mediante la implementación de intervenciones efectivas basadas en evidencia". Un informe del Departamento de Salud del Reino Unido de 2011 sobre el caso económico para la promoción de la salud mental y la prevención de enfermedades mentales encontró que "muchas intervenciones tienen una excelente relación calidad-precio, son de bajo costo y, a menudo, se autofinancian con el tiempo, ahorrando gastos públicos". En 2016,

La crianza de los hijos puede afectar la salud mental del niño, y la evidencia sugiere que ayudar a los padres a ser más efectivos con sus hijos puede abordar las necesidades de salud mental.

La prevención universal (dirigida a una población que no tiene un mayor riesgo de desarrollar un trastorno mental, como programas escolares o campañas en los medios de comunicación) necesita un número muy alto de personas para mostrar efecto (a veces conocido como el problema del "poder"). Los enfoques para superar esto son (1) centrarse en grupos de alta incidencia (por ejemplo, dirigiéndose a grupos con factores de alto riesgo), (2) usar múltiples intervenciones para lograr efectos mayores y, por lo tanto, más válidos estadísticamente, (3) usar meta- análisis de muchos ensayos, y (4) ejecutar ensayos muy grandes.

GestiónEditar | Comentar

El tratamiento y el apoyo para los trastornos mentales se brindan en hospitales psiquiátricos, clínicas o una variedad de servicios comunitarios de salud mental. En algunos países, los servicios se basan cada vez más en un enfoque de recuperación, destinado a apoyar el viaje personal de las personas para obtener el tipo de vida que desean.

Existe una gama de diferentes tipos de tratamiento y cuál es el más adecuado depende del trastorno y del individuo. Se ha descubierto que muchas cosas ayudan al menos a algunas personas, y un efecto placebo puede desempeñar un papel en cualquier intervención o medicamento. En una minoría de casos, las personas pueden ser tratadas en contra de su voluntad, lo que puede causar dificultades particulares según cómo se lleve a cabo y se perciba. El tratamiento obligatorio en la comunidad frente al tratamiento no obligatorio no parece marcar una gran diferencia, excepto tal vez por la disminución de la victimización.

Estilo de vida

Las estrategias de estilo de vida, incluidos los cambios en la dieta, el ejercicio y dejar de fumar, pueden ser beneficiosas.

Terapia

También hay una amplia gama de psicoterapeutas (incluida la terapia familiar), consejeros y profesionales de la salud pública. Además, hay roles de apoyo entre pares donde la experiencia personal de problemas similares es la principal fuente de experiencia.

Una opción importante para muchos trastornos mentales es la psicoterapia. Hay varios tipos principales. La terapia cognitiva conductual (TCC) es muy utilizada y se basa en modificar los patrones de pensamiento y conducta asociados a un determinado trastorno. Otras psicoterapias incluyen la terapia conductual dialéctica (DBT) y la psicoterapia interpersonal (IPT). El psicoanálisis, que aborda los conflictos psíquicos y las defensas subyacentes, ha sido una escuela dominante de psicoterapia y todavía se usa. A veces se utiliza la terapia sistémica o la terapia familiar, que se dirige a una red de personas significativas, así como a un individuo.

Algunas psicoterapias se basan en un enfoque humanista. Hay muchas terapias específicas que se usan para trastornos particulares, que pueden ser derivados o híbridos de los tipos anteriores. Los profesionales de la salud mental a menudo emplean un enfoque ecléctico o integrador. Mucho puede depender de la relación terapéutica y puede haber problemas con la confianza, la confidencialidad y el compromiso.

Medicamento

Una opción importante para muchos trastornos mentales es la medicación psiquiátrica y existen varios grupos principales. Los antidepresivos se utilizan para el tratamiento de la depresión clínica, así como para la ansiedad y una variedad de otros trastornos. Los ansiolíticos (incluidos los sedantes) se utilizan para los trastornos de ansiedad y problemas relacionados, como el insomnio. Los estabilizadores del estado de ánimo se utilizan principalmente en el trastorno bipolar. Los antipsicóticos se utilizan para los trastornos psicóticos, en particular para los síntomas positivos de la esquizofrenia, y también cada vez más para una variedad de otros trastornos. Los estimulantes se usan comúnmente, especialmente para el TDAH.

A pesar de los diferentes nombres convencionales de los grupos de fármacos, puede haber una superposición considerable en los trastornos para los que realmente están indicados, y también puede haber un uso no indicado en la etiqueta de los medicamentos. Puede haber problemas con los efectos adversos de los medicamentos y la adherencia a los mismos, y también hay críticas al marketing farmacéutico y los conflictos de intereses profesionales. Sin embargo, se considera que estos medicamentos en combinación con métodos no farmacológicos, como la terapia cognitivo-conductual (TCC), son más efectivos en el tratamiento de los trastornos mentales.

Otro

La terapia electroconvulsiva (TEC) a veces se usa en casos graves cuando han fracasado otras intervenciones para la depresión grave intratable. La TEC generalmente está indicada para la depresión resistente al tratamiento, los síntomas vegetativos graves, la depresión psicótica, la ideación suicida intensa, la depresión durante el embarazo y la catonia. La psicocirugía se considera experimental, pero algunos neurólogos la recomiendan en ciertos casos raros.

Se puede utilizar asesoramiento (profesional) y co-asesoramiento (entre pares). Los programas de psicoeducación pueden brindar a las personas la información para comprender y manejar sus problemas. A veces se utilizan terapias creativas, como musicoterapia, arteterapia o dramaterapia. A menudo se utilizan ajustes en el estilo de vida y medidas de apoyo, incluido el apoyo entre pares, grupos de autoayuda para la salud mental y vivienda asistida o empleo asistido (incluidas las empresas sociales). Algunos abogan por los suplementos dietéticos.

Se pueden implementar adaptaciones razonables (ajustes y apoyos) para ayudar a una persona a sobrellevar y tener éxito en entornos a pesar de la posible discapacidad relacionada con problemas de salud mental. Esto podría incluir un animal de apoyo emocional o un perro de servicio psiquiátrico específicamente entrenado. A partir de 2019, el cannabis no se recomienda específicamente como tratamiento.

EpidemiologíaEditar | Comentar

Los trastornos mentales son comunes. En todo el mundo, más de una de cada tres personas en la mayoría de los países reportan criterios suficientes para al menos uno en algún momento de su vida. En los Estados Unidos, el 46% califica para una enfermedad mental en algún momento. Una encuesta en curso indica que los trastornos de ansiedad son los más comunes en todos los países excepto en uno, seguidos por los trastornos del estado de ánimo en todos los países excepto en dos, mientras que los trastornos por consumo de sustancias y los trastornos del control de los impulsos fueron consistentemente menos prevalentes. Las tarifas varían según la región.

Una revisión de las encuestas de trastornos de ansiedad en diferentes países encontró estimaciones de prevalencia de por vida promedio de 16,6%, y las mujeres tienen tasas más altas en promedio. Una revisión de encuestas sobre trastornos del estado de ánimo en diferentes países encontró tasas de por vida del 6,7 % para el trastorno depresivo mayor (más altas en algunos estudios y en mujeres) y del 0,8 % para el trastorno bipolar I.

En Estados Unidos la frecuencia del trastorno es: trastorno de ansiedad (28,8%), trastorno del estado de ánimo (20,8%), trastorno del control de impulsos (24,8%) o trastorno por uso de sustancias (14,6%).

Un estudio de 2004 en toda Europa encontró que aproximadamente una de cada cuatro personas informó cumplir con los criterios en algún momento de su vida para al menos uno de los trastornos evaluados por el DSM-IV, que incluía trastornos del estado de ánimo (13,9 %), trastornos de ansiedad (13,6 %), o trastorno alcohólico (5,2%). Aproximadamente uno de cada diez cumplió con los criterios en un período de 12 meses. Las mujeres y las personas más jóvenes de ambos sexos mostraron más casos del trastorno. Una revisión de 2005 de encuestas en 16 países europeos encontró que el 27% de los adultos europeos se ven afectados por al menos un trastorno mental en un período de 12 meses.

Una revisión internacional de estudios sobre la prevalencia de la esquizofrenia encontró una cifra promedio (mediana) de 0,4% para la prevalencia a lo largo de la vida; fue consistentemente menor en los países más pobres.

Los estudios sobre la prevalencia de los trastornos de la personalidad (TP) han sido menos y de menor escala, pero una amplia encuesta noruega encontró una prevalencia de cinco años de casi 1 de cada 7 (13,4 %). Las tasas de trastornos específicos oscilaron entre el 0,8 % y el 2,8 %, y difirieron entre países y según el género, el nivel educativo y otros factores. Una encuesta estadounidense que, por cierto, evaluó el trastorno de la personalidad encontró una tasa del 14,79 %.

Aproximadamente el 7 % de una muestra pediátrica preescolar recibió un diagnóstico psiquiátrico en un estudio clínico, y aproximadamente el 10 % de los niños de 1 y 2 años que recibieron exámenes de detección del desarrollo han sido evaluados con problemas emocionales/conductuales significativos según los informes de los padres y el pediatra. .

Si bien las tasas de trastornos psicológicos suelen ser las mismas para hombres y mujeres, las mujeres tienden a tener una tasa más alta de depresión. Cada año, 73 millones de mujeres se ven afectadas por la depresión mayor, y el suicidio ocupa el séptimo lugar como causa de muerte entre las mujeres de 20 a 59 años. Los trastornos depresivos representan cerca del 41,9% de la discapacidad por trastornos neuropsiquiátricos entre las mujeres frente al 29,3% entre los hombres.

HistoriaEditar | Comentar

Civilizaciones antiguas

Las civilizaciones antiguas describieron y trataron una serie de trastornos mentales. Las enfermedades mentales eran bien conocidas en la antigua Mesopotamia, donde se creía que las enfermedades y los trastornos mentales eran causados ​​por deidades específicas. Debido a que las manos simbolizaban el control sobre una persona, las enfermedades mentales se conocían como "manos" de ciertas deidades. Una enfermedad psicológica se conocía como Qāt Ištar , que significa "Mano de Ishtar". Otros eran conocidos como "Mano de Shamash", "Mano del fantasma" y "Mano de Dios". Sin embargo, las descripciones de estas enfermedades son tan vagas que normalmente es imposible determinar a qué enfermedades corresponden en la terminología moderna.Los médicos mesopotámicos mantuvieron un registro detallado de las alucinaciones de sus pacientes y les asignaron significados espirituales. La familia real de Elam era notoria porque sus miembros sufrían frecuentemente de locura. Los griegos acuñaron términos para melancolía, histeria y fobia y desarrollaron la teoría del humorismo. Los trastornos mentales se describieron y se desarrollaron tratamientos en Persia, Arabia y en el mundo islámico medieval.

Europa

Edad media

Las concepciones de la locura en la Edad Media en la Europa cristiana eran una mezcla de lo divino, lo diabólico, lo mágico y lo humorístico, y lo trascendental. En el período moderno temprano, algunas personas con trastornos mentales pueden haber sido víctimas de la caza de brujas. Si bien no todos los acusados ​​de brujería y hechicería eran enfermos mentales, todos los enfermos mentales eran considerados brujos o hechiceros. Muchos términos para los trastornos mentales que se abrieron camino en el uso cotidiano se hicieron populares por primera vez en los siglos XVI y XVII.

Siglo dieciocho

A finales del siglo XVII y en la Ilustración, la locura se veía cada vez más como un fenómeno físico orgánico sin conexión con el alma ni responsabilidad moral. El cuidado de asilo a menudo era duro y trataba a las personas como animales salvajes, pero hacia fines del siglo XVIII se desarrolló gradualmente un movimiento de tratamiento moral. Las descripciones claras de algunos síndromes pueden ser raras antes del siglo XIX.

Siglo XIX

La industrialización y el crecimiento de la población llevaron a una expansión masiva del número y tamaño de los manicomios en todos los países occidentales en el siglo XIX. Diferentes autoridades desarrollaron numerosos esquemas de clasificación y términos de diagnóstico diferentes, y se acuñó el término psiquiatría (1808), aunque los superintendentes médicos todavía eran conocidos como alienistas.

Siglo XX

El cambio de siglo vio el desarrollo del psicoanálisis, que luego pasaría a primer plano, junto con el esquema de clasificación de Kraepelin. Los "reclusos" de asilo se denominaron cada vez más "pacientes", y los asilos pasaron a llamarse hospitales.

Europa y Estados Unidos

A principios del siglo XX en los Estados Unidos, se desarrolló un movimiento de higiene mental con el objetivo de prevenir los trastornos mentales. La psicología clínica y el trabajo social se desarrollaron como profesiones. La Primera Guerra Mundial vio un aumento masivo de condiciones que llegaron a denominarse "choque de guerra".

La Segunda Guerra Mundial vio el desarrollo en los EE. UU. de un nuevo manual psiquiátrico para categorizar los trastornos mentales, que junto con los sistemas existentes para recopilar censos y estadísticas hospitalarias dio lugar al primer Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales . La Clasificación Internacional de Enfermedades (ICD) también desarrolló una sección sobre trastornos mentales. El término estrés, que surgió del trabajo de endocrinología en la década de 1930, se aplicó cada vez más a los trastornos mentales.

La terapia electroconvulsiva, la terapia de choque con insulina, las lobotomías y el neuroléptico clorpromacina comenzaron a utilizarse a mediados de siglo. En la década de 1960 hubo muchos desafíos al concepto mismo de enfermedad mental. Estos desafíos provinieron de psiquiatras como Thomas Szasz, quien argumentó que la enfermedad mental era un mito utilizado para disfrazar conflictos morales; de sociólogos como Erving Goffman, quien dijo que la enfermedad mental era simplemente otro ejemplo de cómo la sociedad etiqueta y controla a los inconformistas; de psicólogos del comportamiento que desafiaron la confianza fundamental de la psiquiatría en fenómenos no observables; y de activistas por los derechos de los homosexuales que criticaron la inclusión de la homosexualidad en la lista de la APA como un trastorno mental. Un estudio publicado en Sciencepor Rosenhan recibió mucha publicidad y fue visto como un ataque a la eficacia del diagnóstico psiquiátrico.

La desinstitucionalización se produjo gradualmente en Occidente, con el cierre de hospitales psiquiátricos aislados en favor de los servicios comunitarios de salud mental. Un movimiento de consumidores/supervivientes cobró impulso. Poco a poco se empezaron a utilizar otros tipos de medicación psiquiátrica, como los "energizantes psíquicos" (posteriormente antidepresivos) y el litio. Las benzodiazepinas ganaron un uso generalizado en la década de 1970 para la ansiedad y la depresión, hasta que los problemas de dependencia redujeron su popularidad.

Los avances en neurociencia, genética y psicología llevaron a nuevas agendas de investigación. Se desarrolló la terapia cognitiva conductual y otras psicoterapias. El DSM y luego la CIE adoptaron nuevas clasificaciones basadas en criterios, y el número de diagnósticos "oficiales" experimentó una gran expansión. A lo largo de la década de 1990, los nuevos antidepresivos de tipo ISRS se convirtieron en algunos de los medicamentos más recetados en el mundo, al igual que más tarde los antipsicóticos. También durante la década de 1990, se desarrolló un enfoque de recuperación.

Sociedad y CulturaEditar | Comentar

Self.svg

Diferentes sociedades o culturas, incluso diferentes individuos en una subcultura, pueden estar en desacuerdo sobre lo que constituye un funcionamiento biológico y psicológico óptimo versus patológico. La investigación ha demostrado que las culturas varían en la importancia relativa que se le da, por ejemplo, a la felicidad, la autonomía o las relaciones sociales por placer. Del mismo modo, el hecho de que un patrón de comportamiento sea valorado, aceptado, alentado o incluso estadísticamente normativo en una cultura no significa necesariamente que conduzca a un funcionamiento psicológico óptimo.

Las personas de todas las culturas encuentran algunos comportamientos extraños o incluso incomprensibles. Pero lo que sienten que es extraño o incomprensible es ambiguo y subjetivo. Estas diferencias en la determinación pueden volverse muy polémicas. El proceso por el cual las condiciones y dificultades llegan a ser definidas y tratadas como condiciones y problemas médicos y, por lo tanto, quedan bajo la autoridad de los médicos y otros profesionales de la salud, se conoce como medicalización o patologización.

Religión

Las experiencias y creencias religiosas, espirituales o transpersonales cumplen muchos criterios de trastornos delirantes o psicóticos. A veces se puede demostrar que una creencia o experiencia produce angustia o discapacidad, el estándar ordinario para juzgar los trastornos mentales. Existe un vínculo entre la religión y la esquizofrenia, un trastorno mental complejo caracterizado por una dificultad para reconocer la realidad, regular las respuestas emocionales y pensar de manera clara y lógica. Las personas con esquizofrenia comúnmente reportan algún tipo de delirio religioso, y la religión en sí misma puede ser un desencadenante de la esquizofrenia.

Movimientos

La controversia a menudo ha rodeado a la psiquiatría, y el término antipsiquiatría fue acuñado por el psiquiatra David Cooper en 1967. El mensaje de la antipsiquiatría es que, en última instancia, los tratamientos psiquiátricos son más dañinos que útiles para los pacientes, y la historia de la psiquiatría involucra lo que ahora puede verse como tratamientos peligrosos.La terapia electroconvulsiva fue una de ellas, que se usó ampliamente entre las décadas de 1930 y 1960. La lobotomía fue otra práctica que finalmente se consideró demasiado invasiva y brutal. A veces se recetaban en exceso diazepam y otros sedantes, lo que conducía a una epidemia de dependencia. También hubo preocupación por el gran aumento en la prescripción de medicamentos psiquiátricos para niños. Algunos psiquiatras carismáticos llegaron a personificar el movimiento contra la psiquiatría. El más influyente de ellos fue RD Laing, quien escribió una serie de libros superventas, incluido The Divided Self . Thomas Szasz escribió El mito de la enfermedad mental . Algunos grupos de ex pacientes se han vuelto militantemente antipsiquiátricos, y a menudo se refieren a sí mismos como sobrevivientes.Giorgio Antonucci ha cuestionado las bases de la psiquiatría a través de su trabajo sobre el desmantelamiento de dos hospitales psiquiátricos (en la ciudad de Imola), llevado a cabo entre 1973 y 1996.

El movimiento de consumidores/sobrevivientes (también conocido como movimiento de usuarios/sobrevivientes) está formado por individuos (y organizaciones que los representan) que son clientes de servicios de salud mental o que se consideran sobrevivientes de intervenciones psiquiátricas. Los activistas hacen campaña por mejores servicios de salud mental y por una mayor participación y empoderamiento dentro de los servicios de salud mental, las políticas y la sociedad en general.Las organizaciones de defensa de los pacientes se han expandido con el aumento de la desinstitucionalización en los países desarrollados, trabajando para desafiar los estereotipos, el estigma y la exclusión asociados con las condiciones psiquiátricas. También existe un movimiento por los derechos de los cuidadores de personas que ayudan y apoyan a personas con problemas de salud mental, que pueden ser familiares y que a menudo trabajan en circunstancias difíciles y que consumen mucho tiempo con poco reconocimiento y sin remuneración. Un movimiento contra la psiquiatría desafía fundamentalmente la teoría y la práctica de la psiquiatría convencional, y en algunos casos afirma que los conceptos y diagnósticos psiquiátricos de "enfermedad mental" no son reales ni útiles.

Alternativamente, ha surgido un movimiento por la salud mental global, definido como 'el área de estudio, investigación y práctica que prioriza la mejora de la salud mental y el logro de la equidad en la salud mental para todas las personas en todo el mundo'.

Sesgo cultural

Las directrices diagnósticas actuales, a saber, el DSM y, en cierta medida, la CIE, han sido criticadas por tener una perspectiva fundamentalmente euroamericana. Los opositores argumentan que incluso cuando los criterios de diagnóstico se utilizan en diferentes culturas, no significa que las construcciones subyacentes tengan validez dentro de esas culturas, ya que incluso una aplicación confiable puede demostrar solo consistencia, no legitimidad. Defendiendo un enfoque más culturalmente sensible, críticos como Carl Bell y Marcello Maviglia sostienen que los investigadores y proveedores de servicios a menudo descartan la diversidad cultural y étnica de las personas.

El psiquiatra transcultural Arthur Kleinman sostiene que el sesgo occidental se ilustra irónicamente en la introducción de factores culturales en el DSM-IV. Los trastornos o conceptos de culturas no occidentales o no dominantes se describen como "ligados a la cultura", mientras que los diagnósticos psiquiátricos estándar no reciben ninguna calificación cultural, lo que revela a Kleinman una suposición subyacente de que los fenómenos culturales occidentales son universales. La visión negativa de Kleinman sobre el síndrome ligado a la cultura es compartida en gran medida por otros críticos transculturales. Las respuestas comunes incluyeron tanto la decepción por la gran cantidad de trastornos mentales no occidentales documentados que aún se excluyen como la frustración de que incluso los incluidos a menudo se malinterpretan o tergiversan.

Muchos psiquiatras convencionales no están satisfechos con los nuevos diagnósticos ligados a la cultura, aunque en parte por razones diferentes. Robert Spitzer, uno de los principales arquitectos del DSM-III, ha argumentado que agregar formulaciones culturales fue un intento de apaciguar a los críticos culturales y ha declarado que carecen de fundamento o apoyo científico. Spitzer también postula que los nuevos diagnósticos ligados a la cultura rara vez se usan, manteniendo que los diagnósticos estándar se aplican independientemente de la cultura involucrada. En general, la opinión psiquiátrica dominante sigue siendo que si una categoría diagnóstica es válida, los factores transculturales son irrelevantes o son significativos solo para presentaciones de síntomas específicos.

Las concepciones clínicas de la enfermedad mental también se superponen con los valores personales y culturales en el dominio de la moralidad, tanto que a veces se argumenta que es imposible separarlos sin redefinir fundamentalmente la esencia de ser una persona particular en una sociedad. En psiquiatría clínica, la angustia y la discapacidad persistentes indican un trastorno interno que requiere tratamiento; pero en otro contexto, esa misma angustia y discapacidad pueden verse como un indicador de lucha emocional y la necesidad de abordar problemas sociales y estructurales. Esta dicotomía ha llevado a algunos académicos y médicos a defender una conceptualización posmodernista de la angustia y el bienestar mental.

Dichos enfoques, junto con las psicologías transculturales y "heréticas" centradas en identidades y experiencias culturales, étnicas y raciales alternativas, contrastan con la supuesta evitación de la comunidad psiquiátrica dominante de cualquier implicación explícita con la moralidad o la cultura. En muchos países hay intentos de cuestionar los prejuicios percibidos contra los grupos minoritarios, incluido el presunto racismo institucional dentro de los servicios psiquiátricos. También hay intentos en curso para mejorar la sensibilidad intercultural profesional.

Leyes y políticas

Tres cuartas partes de los países del mundo cuentan con legislación sobre salud mental. El ingreso obligatorio en centros de salud mental (también conocido como internamiento involuntario) es un tema controvertido. Puede vulnerar la libertad personal y el derecho a elegir, y comportar el riesgo de abuso por motivos políticos, sociales y de otro tipo; sin embargo, puede potencialmente prevenir daños a sí mismos y a otros, y ayudar a algunas personas a lograr su derecho a la atención médica cuando no pueden decidir por sus propios intereses. Por ello es una preocupación de la ética médica.

Todas las leyes de salud mental orientadas a los derechos humanos exigen pruebas de la presencia de un trastorno mental tal como lo definen los estándares internacionalmente aceptados, pero el tipo y la gravedad del trastorno que cuenta pueden variar en diferentes jurisdicciones. Se dice que los dos motivos más utilizados para el ingreso involuntario son la probabilidad grave de peligro inmediato o inminente para uno mismo o para otros, y la necesidad de tratamiento. Las solicitudes para que alguien sea admitido involuntariamente generalmente provienen de un médico de salud mental, un miembro de la familia, un pariente cercano o un tutor. Las leyes orientadas a los derechos humanos generalmente estipulan que los médicos independientes u otros profesionales de la salud mental acreditados deben examinar al paciente por separado y que debe haber una revisión periódica y con plazos determinados por parte de un organismo de revisión independiente.El individuo también debe tener acceso personal a la defensa independiente.

Para que se administre un tratamiento involuntario (por la fuerza si es necesario), se debe demostrar que una persona carece de la capacidad mental para el consentimiento informado (es decir, para comprender la información del tratamiento y sus implicaciones y, por lo tanto, ser capaz de tomar una decisión informada entre aceptar o negar). Los desafíos legales en algunas áreas han resultado en decisiones de la corte suprema de que una persona no tiene que estar de acuerdo con la caracterización de un psiquiatra de los problemas que constituyen una "enfermedad", ni estar de acuerdo con la condena de un psiquiatra en la medicación, sino solo reconocer los problemas y la información. sobre las opciones de tratamiento.

El consentimiento de apoderado (también conocido como toma de decisiones sustituta o sustituta) se puede transferir a un representante personal, un miembro de la familia o un tutor designado legalmente. Además, los pacientes pueden hacer, cuando se les considera bien, una directiva anticipada que estipula cómo desean ser tratados en caso de que se considere que carecen de capacidad mental en el futuro. El derecho a la toma de decisiones asistida, donde se ayuda a una persona a comprender y elegir las opciones de tratamiento antes de que se pueda declarar que carece de capacidad, también puede incluirse en la legislación.Como mínimo, debería haber una toma de decisiones compartida en la medida de lo posible. Las leyes de tratamiento involuntario se extienden cada vez más a quienes viven en la comunidad, por ejemplo, las leyes de internamiento de pacientes ambulatorios (conocidas con diferentes nombres) se utilizan en Nueva Zelanda, Australia, el Reino Unido y la mayor parte de los Estados Unidos.

La Organización Mundial de la Salud informa que, en muchos casos, la legislación nacional sobre salud mental elimina los derechos de las personas con trastornos mentales en lugar de protegerlos y, a menudo, está desactualizada. En 1991, las Naciones Unidas adoptaron los Principios para la protección de las personas con enfermedades mentales y la mejora de la atención de la salud mental , que establecieron estándares mínimos de práctica de derechos humanos en el campo de la salud mental. En 2006, la ONU acordó formalmente la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad para proteger y mejorar los derechos y oportunidades de las personas con discapacidad, incluidas aquellas con discapacidades psicosociales.

El término locura, que a veces se usa coloquialmente como sinónimo de enfermedad mental, a menudo se usa técnicamente como un término legal. La defensa por locura se puede utilizar en un juicio legal (conocida como defensa por trastorno mental en algunos países).

Percepción y discriminación

Estigma

El estigma social asociado con los trastornos mentales es un problema generalizado. El Cirujano General de EE. UU. declaró en 1999 que: "El estigma poderoso y generalizado impide que las personas reconozcan sus propios problemas de salud mental, y mucho menos revelarlos a los demás". En los Estados Unidos, las minorías raciales y étnicas tienen más probabilidades de experimentar trastornos de salud mental, a menudo debido al bajo nivel socioeconómico y la discriminación.En Taiwán, las personas con trastornos mentales están sujetas a la percepción errónea del público en general de que las causas fundamentales de los trastornos mentales son "pensar demasiado", "tener mucho tiempo y nada mejor que hacer", "estancarse", "no ser serio en la vida". ", "no prestar suficiente atención a los asuntos de la vida real", "débil mentalmente", "negarse a ser resistente", "regresar a los esfuerzos perfeccionistas", "falta de valentía", etc.

Se informa que la discriminación laboral juega un papel importante en la alta tasa de desempleo entre las personas con un diagnóstico de enfermedad mental. Un estudio australiano encontró que tener una enfermedad mental es una barrera más grande para el empleo que una discapacidad física. Los enfermos mentales son estigmatizados en la sociedad china y no pueden casarse legalmente.

Se están realizando esfuerzos en todo el mundo para eliminar el estigma de la enfermedad mental, aunque a veces se han criticado los métodos y los resultados utilizados.

Medios y publico en general

La cobertura mediática de las enfermedades mentales comprende representaciones predominantemente negativas y peyorativas, por ejemplo, de incompetencia, violencia o criminalidad, con una cobertura mucho menor de cuestiones positivas como logros o problemas de derechos humanos. Se cree que tales representaciones negativas, incluso en dibujos animados para niños, contribuyen al estigma y las actitudes negativas en el público y en las personas con problemas de salud mental, aunque ha aumentado la prevalencia de representaciones cinematográficas más sensibles o serias.

En los Estados Unidos, el Centro Carter ha creado becas para periodistas en Sudáfrica, los EE. UU. y Rumania, para permitirles investigar y escribir historias sobre temas de salud mental. La exprimera dama de EE. UU., Rosalynn Carter, comenzó las becas no solo para capacitar a los reporteros sobre cómo hablar con sensibilidad y precisión sobre la salud mental y las enfermedades mentales, sino también para aumentar la cantidad de historias sobre estos temas en los medios de comunicación. También hay un Día Mundial de la Salud Mental, que en los EE. UU. y Canadá se enmarca dentro de la Semana de Concientización sobre las Enfermedades Mentales.

Se ha descubierto que el público en general tiene un fuerte estereotipo de peligrosidad y deseo de distanciamiento social de las personas descritas como enfermas mentales. Una encuesta nacional de EE. UU. encontró que un porcentaje más alto de personas califica a las personas que muestran las características de un trastorno mental como "probables de hacer algo violento con los demás", en comparación con el porcentaje de personas que califican a las personas descritas como problemáticas.

Las representaciones recientes en los medios han incluido personajes principales que viven con éxito y manejan una enfermedad mental, incluido el trastorno bipolar en Homeland (2011) y el trastorno de estrés postraumático en Iron Man 3 (2013).

Violencia

A pesar de la opinión pública o de los medios, los estudios nacionales han indicado que la enfermedad mental grave no predice de forma independiente el comportamiento violento futuro, en promedio, y no es una de las principales causas de violencia en la sociedad. Existe una asociación estadística con varios factores que sí se relacionan con la violencia (en cualquier persona), como el consumo de sustancias y diversos factores personales, sociales y económicos. Una revisión de 2015 encontró que en los Estados Unidos, alrededor del 4 % de la violencia es atribuible a personas diagnosticadas con enfermedades mentales, y un estudio de 2014 encontró que el 7,5 % de los delitos cometidos por personas con enfermedades mentales estaban directamente relacionados con los síntomas de su enfermedad mental. La mayoría de las personas con enfermedades mentales graves nunca son violentas.

De hecho, los hallazgos indican consistentemente que es mucho más probable que las personas diagnosticadas con una enfermedad mental grave que viven en la comunidad sean víctimas en lugar de perpetradores de la violencia. En un estudio de personas diagnosticadas con "enfermedad mental grave" que vivían en un área del centro de la ciudad de EE. UU., se descubrió que una cuarta parte había sido víctima de al menos un delito violento en el transcurso de un año, una proporción once veces mayor que la del interior. -promedio de la ciudad, y superior en todas las categorías de delitos, incluidos asaltos violentos y robos. Sin embargo, a las personas con un diagnóstico les puede resultar más difícil asegurar los enjuiciamientos, debido en parte a los prejuicios y a que se les considera menos creíbles.

Sin embargo, existen algunos diagnósticos específicos, como el trastorno de conducta infantil o el trastorno de personalidad antisocial del adulto o la psicopatía, que se definen o están inherentemente asociados con problemas de conducta y violencia. Hay hallazgos contradictorios sobre el grado en que ciertos síntomas específicos, en particular algunos tipos de psicosis (alucinaciones o delirios) que pueden ocurrir en trastornos como la esquizofrenia, el trastorno delirante o el trastorno del estado de ánimo, están relacionados con un mayor riesgo de violencia grave en promedio. Sin embargo, los factores mediadores de los actos violentos, sin embargo, se encuentran de manera más consistente principalmente en factores sociodemográficos y socioeconómicos, como ser joven, hombre, de nivel socioeconómico más bajo y, en particular, el uso de sustancias (incluido el consumo de alcohol) al que algunos las personas pueden ser particularmente vulnerables.

Los casos de alto perfil han llevado a temer que los delitos graves, como el homicidio, hayan aumentado debido a la desinstitucionalización, pero la evidencia no respalda esta conclusión. La violencia que ocurre en relación con el trastorno mental (contra los enfermos mentales o por parte de los enfermos mentales) generalmente ocurre en el contexto de interacciones sociales complejas, a menudo en un entorno familiar en lugar de entre extraños. También es un problema en los entornos de atención de la salud y en la comunidad en general.

Salud mentalEditar | Comentar

El reconocimiento y la comprensión de las condiciones de salud mental han cambiado con el tiempo y entre culturas y todavía hay variaciones en la definición, evaluación y clasificación, aunque los criterios de las guías estándar se usan ampliamente. En muchos casos, parece haber un continuo entre la salud mental y la enfermedad mental, lo que hace que el diagnóstico sea complejo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de un tercio de las personas en la mayoría de los países reportan problemas en algún momento de su vida que cumplen los criterios para el diagnóstico de uno o más de los tipos comunes de trastornos mentales. Corey M Keyes ha creado un modelo de dos continuosde enfermedad mental y salud que sostiene que ambas son dimensiones relacionadas, pero distintas: un continuo indica la presencia o ausencia de salud mental, el otro la presencia o ausencia de enfermedad mental. Por ejemplo, las personas con una salud mental óptima también pueden tener una enfermedad mental, y las personas que no tienen una enfermedad mental también pueden tener una salud mental deficiente.

Otros animalesEditar | Comentar

La psicopatología en primates no humanos se ha estudiado desde mediados del siglo XX. Se han documentado más de 20 patrones de comportamiento en chimpancés cautivos como (estadísticamente) anormales en frecuencia, gravedad o rareza, algunos de los cuales también se han observado en la naturaleza. Los grandes simios en cautiverio muestran graves anomalías de comportamiento, como estereotipia de movimientos, automutilación, reacciones emocionales perturbadas (principalmente miedo o agresión) hacia los compañeros, falta de comunicación típica de la especie e indefensión aprendida generalizada. En algunos casos, se supone que tales comportamientos son equivalentes a los síntomas asociados con trastornos psiquiátricos en humanos, como depresión, trastornos de ansiedad, trastornos alimentarios y trastorno de estrés postraumático. Conceptos de antisocial,

A menudo se plantea el riesgo de antropomorfismo con respecto a tales comparaciones, y la evaluación de animales no humanos no puede incorporar evidencia de la comunicación lingüística. Sin embargo, la evidencia disponible puede variar desde comportamientos no verbales, incluidas respuestas fisiológicas y manifestaciones faciales homólogas y expresiones acústicas, hasta estudios neuroquímicos. Se señala que la clasificación psiquiátrica humana a menudo se basa en la descripción estadística y el juicio de los comportamientos (especialmente cuando el habla o el lenguaje están alterados) y que el uso del autoinforme verbal es en sí mismo problemático y poco confiable.

La psicopatología generalmente se ha atribuido, al menos en cautiverio, a condiciones de crianza adversas, como la separación temprana de los bebés de las madres; privación sensorial temprana; y períodos prolongados de aislamiento social. Los estudios también han indicado variaciones individuales en el temperamento, como la sociabilidad o la impulsividad. Las causas particulares de los problemas en cautiverio han incluido la integración de extraños en grupos existentes y la falta de espacio individual, en cuyo contexto algunos comportamientos patológicos también se han visto como mecanismos de afrontamiento. Las intervenciones correctivas han incluido cuidadosos programas de resocialización personalizados, terapia conductual, enriquecimiento ambiental y, en raras ocasiones, medicamentos psiquiátricos. Se ha encontrado que la socialización funciona el 90% del tiempo en chimpancés perturbados,

Los investigadores de laboratorio a veces intentan desarrollar modelos animales de trastornos mentales humanos, incluso induciendo o tratando síntomas en animales mediante manipulación genética, neurológica, química o conductual, pero esto ha sido criticado por motivos empíricos y opuesto por motivos de derechos de los animales.

Iniciar con Google
Iniciar con Facebook
x