Debate de Valladolid

Fray Bartolomé de las Casas, defensor de los indios
Fray Bartolomé de las Casas,
defensor de los indios

El debate de Valladolid (1550-1551) fue el primer debate moral en la historia europea para discutir los derechos y el trato de un pueblo indígena por parte de los colonizadores europeos. Celebrado en el Colegio de San Gregorio, en la ciudad española de Valladolid, fue un debate moral y teológico sobre la conquista de América, su justificación para la conversión al catolicismo, y más concretamente sobre las relaciones entre los colonos europeos y los indígenas. del Nuevo Mundo. Consistía en una serie de puntos de vista opuestos sobre la forma en que los nativos debían integrarse en la sociedad española, su conversión al catolicismo y sus derechos.

Un controvertido teólogo, el fraile dominico y obispo de Chiapas Bartolomé de las Casas, argumentó que los amerindios eran hombres libres en el orden natural a pesar de su práctica de sacrificios humanos y otras costumbres similares, mereciendo la misma consideración que los colonizadores. Varios académicos y sacerdotes se opusieron a este punto de vista, incluido el erudito humanista Juan Ginés de Sepúlveda, quien argumentó que el sacrificio humano de inocentes, el canibalismo y otros "crímenes contra la naturaleza" eran inaceptables y deberían ser reprimidos por todos los medios posibles, incluida la guerra. .

Aunque ambas partes afirmaron haber ganado la disputa, no hay un registro claro que respalde ninguna de las interpretaciones. El asunto se considera uno de los primeros ejemplos de debates morales sobre el colonialismo, los derechos humanos de los pueblos colonizados y las relaciones internacionales. En España, sirvió para establecer a Las Casas como el principal, aunque controvertido, defensor de los indios. Él y otros contribuyeron a la aprobación de las Nuevas Leyes de 1542, que limitaron aún más el sistema de encomienda. Aunque no revirtieron por completo la situación, las leyes lograron una mejora considerable en el trato a los indios y consolidaron sus derechos otorgados por leyes anteriores.

FondoEditar | Comentar

Juan Ginés de Sepúlveda, defensor de la supremacía europea
Juan Ginés de Sepúlveda,
defensor de la supremacía europea

La colonización y conquista de América por parte de España inspiró un debate intelectual, especialmente en lo que respecta a la cristianización obligatoria de los indios. Bartolomé de las Casas, fraile dominico de la Escuela de Salamanca y miembro del creciente movimiento humanista cristiano, trabajó durante años para oponerse a las conversiones forzadas y denunciar el trato a los indígenas en las encomiendas . Sus esfuerzos influyeron en la bula papal Sublimis Deus de 1537 que estableció el estatus de los indios como seres racionales. Más significativamente, Las Casas jugó un papel decisivo en la aprobación de las Nuevas Leyes (las Leyes de Indias) de 1542, que fueron diseñadas para poner fin al sistema de encomienda.

Movido por Las Casas y otros, en 1550 el rey de España Carlos I ordenó que cesara la expansión militar hasta que se investigara el problema. El Rey reunió una Junta (Jurado) de eminentes médicos y teólogos para escuchar a ambos lados y emitir un fallo sobre la controversia. Las Casas representó un lado del debate. Su posición encontró cierto apoyo en la monarquía, que quería controlar el poder de los encomenderos. En representación del otro lado estaba Juan Ginés de Sepúlveda, cuyos argumentos fueron utilizados como apoyo por colonos y terratenientes que se beneficiaban del sistema.

DebateEditar | Comentar

Aunque Las Casas trató de reforzar su posición relatando sus experiencias con el maltrato de los indios por parte del sistema de encomiendas, el debate se mantuvo en gran parte en terrenos teóricos. Sepúlveda adoptó un enfoque más secular que Las Casas, basando sus argumentos en gran parte en Aristóteles y la tradición humanista para afirmar que algunos indios estaban sujetos a la esclavitud debido a su incapacidad para gobernarse a sí mismos y podían ser sometidos por la guerra si era necesario. Las Casas objetó, argumentando que la definición de Aristóteles de bárbaro y esclavo natural no se aplicaba a los indios, todos los cuales eran plenamente capaces de razonar y debían ser llevados al cristianismo sin fuerza ni coerción.

Sepúlveda esgrimió muchos de los argumentos de su diálogo latino Democrates alter sive de justi belli causis , para afirmar que las tradiciones bárbaras de ciertos indios justificaban hacerles la guerra. Los pueblos civilizados, según Sepúlveda, estaban obligados a castigar prácticas tan viciosas como la idolatría, la sodomía y el canibalismo. Había que hacer guerras "para arrancar de raíz los crímenes que ofenden la naturaleza".

Sepúlveda emitió cuatro justificaciones principales para la guerra justa contra ciertos indios. Primero, su condición natural los hacía incapaces de gobernarse a sí mismos, y era responsabilidad de los españoles actuar como señores. Segundo, los españoles tenían derecho a prevenir el canibalismo como un crimen contra la naturaleza. Tercero, lo mismo ocurrió con el sacrificio humano. Cuarto, era importante convertir a los indios al cristianismo.

Las Casas estaba preparado para parte del discurso de su oponente, ya que él, al enterarse de la existencia del Democrates Alter de Sepúlveda , había escrito a fines de la década de 1540 su propia obra en latín, la Apología , que tenía como objetivo desacreditar los argumentos teológicos de su oponente argumentando que Aristóteles La definición de "bárbaro" y esclavo natural no se aplicaba a los indios, que eran plenamente capaces de razonar y debían ser llevados al cristianismo sin fuerza.

Las Casas señaló que todo individuo está obligado por el derecho internacional a evitar que los inocentes sean tratados injustamente. También citó a San Agustín y San Juan Crisóstomo, quienes se habían opuesto al uso de la fuerza para llevar a otros a la fe cristiana. El sacrificio humano estaba mal, pero sería mejor evitar la guerra por todos los medios posibles.

Los argumentos presentados por Las Casas y Sepúlveda a la junta de Valladolid permanecieron abstractos, con ambos lados aferrándose a sus teorías opuestas que se basaban en autoridades teóricas similares, si no las mismas, que fueron interpretadas para adaptarse a sus respectivos argumentos.

SecuelasEditar | Comentar

Al final, aunque ambas partes declararon que habían ganado el debate, ninguna obtuvo el resultado deseado. Las Casas no vio el final de las guerras de conquista españolas en el Nuevo Mundo, y Sepúlveda no vio anuladas las restricciones de las Nuevas Leyes sobre el poder del sistema de encomienda. El debate consolidó la posición de Las Casas como el principal defensor de los indios en el Imperio español y debilitó aún más el sistema de encomienda. Sin embargo, no alteró sustancialmente el trato español a los indios.

Tanto Sepúlveda como las Casas mantuvieron sus posiciones mucho después del final del debate, pero sus argumentos se volvieron menos significativos cuando la presencia española en el Nuevo Mundo se hizo permanente.

Los argumentos de Sepúlveda contribuyeron a la política de “guerra a sangre y fuego” que implementó el Tercer Consejo Provincial Mexicano en 1585 durante la Guerra Chichimeca. Según Lewis Hanke, aunque Sepúlveda se convirtió en el héroe de los conquistadores, su éxito duró poco y sus obras nunca más se publicaron en España durante su vida.

Las ideas de Las Casas tuvieron un impacto más duradero en las decisiones del rey Felipe II, así como en la historia y los derechos humanos. La crítica de Las Casas al sistema de encomienda contribuyó a su sustitución por reducciones. Sus testimonios sobre la naturaleza pacífica de los nativos americanos también alentaron políticas no violentas en relación con las conversiones religiosas de los indios en la Nueva España y Perú. También ayudó a convencer a más misioneros para que vinieran a las Américas a estudiar a los indígenas, como Bernardino de Sahagún, quien aprendió los idiomas nativos para descubrir más sobre sus culturas y civilizaciones.

El impacto de la doctrina de Las Casas también fue limitado. En 1550, el rey había ordenado que cesara la conquista, porque el debate de Valladolid era decidir si la guerra era justa o no. Apenas se respetaron las órdenes del gobierno; conquistadores como Pedro de Valdivia continuaron haciendo la guerra en Chile durante la primera mitad de la década de 1550. La expansión del territorio español en el Nuevo Mundo se permitió nuevamente en mayo de 1556, y una década después, España inició la conquista de Filipinas.

Comercio atlántico de esclavos

Después del debate de Valladolid y el establecimiento de Nuevas Leyes que protegen a los nativos americanos de la esclavitud, la trata de esclavos en el Atlántico aumentó significativamente. Historiadores como Sylvia Wynter argumentaron que a través de la defensa de los nativos americanos por parte de Las Casas, alentó el uso de esclavos africanos para trabajar en el Nuevo Mundo. En un texto del siglo XIX, el sacerdote y revolucionario francés Henri Grégoire rechazó la implicación de Las Casas en el comercio de esclavos en el Atlántico. Dijo que la práctica de esclavizar a las personas en África fue iniciada por los portugueses, al menos 30 años antes. La trata de esclavos nunca fue mencionada explícitamente en las obras de Las Casas, porque él era un defensor de la libertad y la igualdad de derechos para todos los hombres, sin distinciones de país o color de piel.En este texto, Grégoire explicó que la idea de que Las Casas avalara la trata de esclavos africanos para evitar que los indios fueran esclavizados provino del historiador español Antonio de Herrera y Tordesillas. Sus afirmaciones fueron confirmadas por la publicación póstuma de la Historia de las Indias de Las Casas en 1875. En este libro, Bartolomé de Las Casas expresó su pesar por no ser más consciente de la injusticia con la que los portugueses tomaron y esclavizaron a los africanos. Explicó que había sido descuidado al creer que los africanos estaban legítimamente esclavizados y declaró que el trato de los esclavos africanos era tan injusto e inhumano como el trato de los indios.

Leyenda negra

En Brevísima relación de la destrucción de las Indias (1552), la crítica de Las Casas a las fuerzas militares españolas en el Nuevo Mundo, fue uno de los puntos de partida de la Leyenda Negra de la colonización española. La Leyenda Negra fue una corriente historiográfica antihispánica y anticatólica que pintó una imagen muy negativa de la colonización española. Este texto se hizo muy popular en los Países Bajos y Gran Bretaña, donde se utilizó para presentar a España como un país atrasado y oscurantista. Posteriormente, el Consejo de Indias español confiscó las traducciones de la obra de Las Casas en respuesta a su uso como propaganda antiespañola.

Pero el hecho de que se produjera el debate de Valladolid muestra que los españoles estaban preocupados por las consecuencias éticas de sus conquistas, a menudo más que las fuerzas invasoras en América del Norte, donde se aceptó públicamente el exterminio de los nativos americanos hasta mucho más tarde.

Recepción moderna

En los últimos años, el debate de Valladolid se ha destacado por su papel (aunque marginal) en la concepción de la política internacional en el siglo XVI. Los argumentos éticos de Las Casas ofrecen una reflexión sobre la cuestión de la jurisdicción, preguntándose si el derecho puede aplicarse internacionalmente, especialmente en los llamados 'estados canallas'.

El debate también ocupa un lugar en la teoría contemporánea de la guerra justa, ya que los académicos pretenden expandir el jus ad bellum dentro de los estudios de guerra.

Reflexión en el arteEditar | Comentar

En 1938 se publicó la historia del escritor alemán Reinhold Schneider Las Casas y Carlos V ( Las Casas vor Karl V.  [de] ).

En 1992 el debate vallisoletano se convirtió en fuente de inspiración para Jean-Claude Carrière, quien publicó la novela La Controverse de Valladolid ( Disputa en Valladolid ). La novela fue filmada para televisión con el mismo nombre. El director: Jean-Danielle Veren, Jean-Pierre Marielle interpretó a Las Casas, Jean-Louis Trintignant actuó como Sepúlveda. El drama se representó en un escenario en Spokane, WA en enero de 2019.

Iniciar con Google
Iniciar con Facebook
x