Célula epitelioide

AjustarCompartirImprimirCitar

Según el consenso, las células epitelioides (también denominadas histiocitos epitelioides) son derivados de macrófagos activados que se asemejan a las células epiteliales.

Estructura y función

Estructuralmente, las células epitelioides (cuando se examinan al microscopio óptico después de teñirlas con hematoxilina y eosina) son alargadas, con un citoplasma eosinófilo pálido (rosado) finamente granular y núcleos ovoides centrales (ovalados o alargados), que son menos densos que los de un linfocitoTienen una forma indistinta y, a menudo, parecen fusionarse entre sí, formando agregados conocidos como células gigantes. Cuando se examinan por microscopía electrónica de transmisión en células epitelioides en el campo del complejo lamelar de Golgi, no solo se ven zonificadas, sino también vesículas lisas con un centro denso, y también muchos (más de 100) gránulos grandes con diámetros de hasta 340 nm y con finegranular matriz más ligera que en los gránulos de macrófagos, a veces con halo perigranular. “La característica más destacada de estas células es la enorme área de Golgi; pueden estar presentes hasta 6 pilas individuales de cisternas de Golgi, así como algunas vesículas lisas y numerosas cubiertas de cerdas”. Las células epitelioides tienen membranas celulares estrechamente interdigitadas en conjuntos similares a cremalleras que unen las células adyacentes.Estas células son fundamentales en la formación de granulomas, que se asocian con muchas enfermedades graves. En los granulomas, las células epitelioides realizan las funciones de delimitación.

Peculiaridades del citoesqueleto

Se muestra que el citoesqueleto de la célula epitelioide formado por filamentos difiere significativamente del citoesqueleto de los macrófagos. En estas células se produce un gran aumento en el número de filamentos, donde los filamentos (90 a 100 A) rodean el citocentro como un haz anular distintivo que a menudo se ramifica hacia el citoplasma. Debido a tal citoesqueleto, las células epitelioides contiguas muestran una elaborada interdigitación citoplasmática.Mediante el uso de los métodos de congelación rápida y sustitución por congelación (congelación rápida, grabado penetrante y sustitución por congelación) se ha demostrado que las organizaciones del citoesqueleto de metaestructura tridimensional de las células epitelioides, formadas en el foco de inflamación granulomatosa, son más compatibles con citoesqueleto característico de la célula epitelial típica que el citoesqueleto de los macrófagos activos y móviles. Se muestra que las redes densas de filamentos intermedios, unidos con núcleos, mitocondrias y otros orgánulos, se supervisan en todas partes en el citoplasma de las células epitelioides. Algunos fascículos de filamentos actínicos se colocaron en filopodios por debajo de las membranas de las células. Se demostró claramente la triplicación interdigital exacta de las membranas de las células entre las células epitelioides interconectadas. Se identificaron filopodios interdigitales.

Fenotipo inmunológico y marcadores inmunológicos

Al usar anticuerpos contra los antígenos RFD9, RFD7 y HLA-DR, se encontró que todas las células epitelioides tienen un fenotipo inmunológico RFD9+/RFD7-/HLA-DR+. Se obtuvo una serie de anticuerpos monoclonales IHY-1, IHY-2, IHY-3, que se pueden utilizar para identificar con precisión las células epiteliales formadas en formas etiológicamente diferentes de inflamación granulomatosa. El anticuerpo IHY-1 reacciona con las células epitelioides de los granulomas sarcoideos, así como con las células epitelioides de diversas enfermedades granulomatosas, incluida la tuberculosis. Los anticuerpos IHY-2 e IHY-3 l, anticuerpos monoclonales, reaccionan con las células epitelioides en la sarcoidosis pero no en la tuberculosis.

Significación clínica

Las células epitelioides son una característica esencial de los granulomas de células epitelioides. El granuloma de células epitelioides se puede definir como una colección organizada específica y estructuralmente de células epitelioides, macrófagos, linfocitos y células dendríticas. Los granulomas de cuerpo extraño pueden considerarse una colección organizada de macrófagos, incluidas meras colecciones de células gigantes que rodean sustancias inertes como material de sutura, los llamados "granulomas no inmunes". La formación de granulomas se asocia con patógenos que han aprendido a evadir el sistema inmunitario del huésped por diversos medios, como resistir la fagocitosis y matar dentro de los macrófagos. La indigestibilidad de la materia por los macrófagos es una característica común de la inflamación granulomatosa.Los granulomas intentan bloquear estos organismos y evitar que sigan creciendo y propagándose. Las enfermedades históricamente extendidas y destructivas como la tuberculosis, la lepra y la sífilis son condiciones granulomatosas. La formación de granulomas también es característica de muchas otras afecciones contemporáneas, como las infecciones fúngicas, la sarcoidosis y la enfermedad de Crohn.

Historia de la investigacion cientifica

La primera mención de las células epitelioides como una forma celular específica ocurrió en el siglo XIX en los trabajos de Koch R y Cornil J, quienes creían que los leucocitos eran los originadores de las células epitelioides de la tuberculosis. En experimentos con conejos, Yersin A (1888) y Borrel A (1893) demostraron que las células epitelioides se forman a partir de leucocitos mononucleares sanguíneos.Los principales patrones de formación de células epitelioides fueron descritos por primera vez en la primera mitad del siglo XX por Lewis M (1925). Este investigador demostró que los monocitos sanguíneos en cultivos celulares de leucocitos sanguíneos mixtos de aves (tomados tanto de aves adultas como de embriones de varias edades), ratones y humanos, cuando se cultivan in vitro, se transforman en macrófagos típicos y células epitelioides, seguidas por la formación de células gigantes multinucleadas. Lewis M observó la formación de células de tipo epitelioide en el segundo y tercer día del cultivo de leucocitos.Más tarde en un estudio de un plan similar, Jerry S y Weiss L (1966), al usar cultivos de leucocitos de sangre mixta de pollo (separados de sangre cardíaca de Rhode Island Red) y microscopía electrónica, demostraron que la transformación de monocitos de pollo en las células epitelioides comienzan en cultivo a los 3-4 días y terminan a los 5-6 días. Dado que todos los investigadores anteriores han indicado que las células epitelioides se forman a partir de monocitos, y los monocitos y macrófagos se combinaron en un solo sistema de fagocitos mononucleares, Van Furth et al. (1972), refiriéndose al trabajo de Sutton J y Weiss L (1966), atribuyeron formalmente las células epitelioides al sistema de fagocitos mononucleares. Sin embargo, no especificaron exactamente de qué células del sistema de fagocitos mononucleares se originan las células epitelioides. Al mismo tiempo, llegaron a una conclusión muy cautelosa de que «las células epitelioides que se producen en estas lesiones también surgen de monocitos o macrófagos». Adams D (1976), creyendo que las células epitelioides son la etapa final de la diferenciación celular de las células del sistema de fagocitos mononucleares, formuló el concepto de citomorfogeesis de las células epitelioides según el cual las células epitelioides se consideran un derivado de los macrófagos activados (que todavía está en manos de la mayoría de los investigadores en la actualidad). Не se basa en la suposición de que "la estimulación de los macrófagos madura aún más en células epitelioides inmaduras y, finalmente, en maduras". Rhee et al. (1979) en experimentos con ratas, utilizando el método de microscopía electrónica, demostraron que una de las principales características citomorfológicas de las células epitelioides que distinguen a estas células de los macrófagos es la presencia de gránulos específicos característicos en ellas, a los que llamaron gránulos de células epitelioides. Basándose en sus propios datos, apoyaron el concepto de citomorfogénesis de células epitelioides según el cual las células epitelioides se consideran un derivado de macrófagos activados. Posteriormente, Turk JL y Narayanan RB (1982) propusieron distinguir dos tipos de células epitelioides en el estudio: células epitelioides "vesiculares" y "secretoras". Se sugiere que "las células epitelioides vesiculares podrían desarrollarse a partir de células epitelioides "secretoras" mediante un proceso de degeneración.En busca de mecanismos inmunológicos que afecten la formación de células epiteliales, Cipriano et al. (2003) obtuvieron datos que indican la posible influencia de la IL-4 en la formación de un fenotipo en macrófagos similar al fenotipo de las células epitelioides. Sin embargo, no todos los resultados de las investigaciones dedicadas al estudio de las leyes y mecanismos de la citomorfogénesis de las células epitelioides encajan en el concepto del origen de las células epitelioides a partir de los macrófagos. Deimann J y Fahimi H (1980) demostraron que las células epitelioides en granulomas, inducidas en el hígado de rata por inyección de glucano, beta-1,30-poliglucosa, no se forman a partir de células de Kupffer, macrófagos maduros diferenciados, sino a partir de monocitos sanguíneos. De Vos et al. (1990) obtuvieron los datos que les permitieron sugerir que en los focos de inflamación granulomatosa, en la linfadenitis granulomatosa, las células epitelioides no se forman a partir de macrófagos diferenciados, sino a partir de los llamados monocitos plasmocitoides (tienen similitudes con los plasmocitos). Esto está respaldado por las similitudes ultraestructurales entre los monocitos plasmocitoides y las células epitelioides. El presente estudio ultraestructural y microscópico inmunoelectrónico de granulomas de células epitelioides proporcionó más argumentos a favor de esta hipótesis. Arkhipov S. (1997, 2012) usando cultivos de células peritoneales, leucocitos sanguíneos y células de médula ósea de ratones, mostró que los macrófagos y las células epitelioides se forman a partir de diferentes tipos de monocitos. Se ha demostrado que las células epitelioides se forman únicamente a partir de monocitos de tipo plasmocitoide, se ha denominado células preepitelioides, saltándose la etapa de diferenciación a macrófagos. Se ha demostrado que en la inflamación crónica, el número de células monocíticas preepitelioides, comprometidas en la diferenciación de células epitelioides, aumenta en el foco de inflamación, en la sangre y la médula ósea. utilizando líneas consanguíneas de ratón, en oposición a la susceptibilidad a Mycobacterium tuberculosis, se demostró que el número de células monocíticas preepitelioides, formadas en la inflamación crónica, está determinado genéticamente.

Contenido relacionado

Glándulas uretrales

Las glándulas uretrales o periuretrales son glándulas que se ramifican en la pared de la uretra de los mamíferos. Las glándulas secretan moco y son más...

Pronúcleo

Un pronúcleo es el núcleo de un espermatozoide o de un óvulo durante el proceso de fecundación. El espermatozoide se convierte en un pronúcleo después...

Glándulas de Zeis

Las glándulas de Zeis son glándulas sebáceas unilobulares situadas en el margen del párpado. Las glándulas de Zeis dan servicio a las pestañas. Estas...
Más resultados...