Batalla de los Abrojos

AjustarCompartirImprimirCitar

La Batalla de los Abrojos o Batalla naval de Abrolhos tuvo lugar el 12 de septiembre de 1631 frente a las costas de Pernambuco, Brasil, durante la Guerra de los Ochenta Años. Una flota conjunta hispano-portuguesa al mando del almirante Oquendo derrotó a los holandeses después de una batalla naval de seis horas.

Fondo

El 5 de mayo de 1631, el almirante español vasco Oquendo partió de Lisboa con una flota de unos 20 barcos de guerra. Llevó refuerzos a Paraíba, Pernambuco y Bahía. En su camino de regreso a Portugal, iba a transportar barcos cargados de azúcar. Para permitir que los holandeses tuvieran tiempo extra para prepararse, se dirigió primero a Bahía. Una vez que los holandeses supieron de su llegada, su flota en Pernambuco, dirigida por el almirante Adrián Pater, zarpó para interceptar el convoy español. A pesar de que Pater tenía 33 barcos en Pernambuco, dejó 17 en el puerto ya que consideró que solo 8 de los de Oquendo eran dignos de batalla. Finalmente, el 12 de septiembre, las dos flotas se encontraron alrededor de los cayos.

Barcos involucrados

De Oquendo exited Baía de Todos os Santos with his 44-gun, 900-ton flagship Santiago de Oliste and 28-gun, 700-ton vice-flagship San Antonio; 30-gun Nuestra Señora de la Concepción; 28-gun Nuestra Señora del Buen Suceso; 26-gun Nuestra Señora de la Anunciada; 24-gun San Carlos; 22-gun San Buenaventura; 20-gun San Blas, San Francisco and San Pedro; 18-gun San Bartolomé, and San Martín; plus the requisitioned French pinnaces Lion Doré of 10 guns (renamed San Antonio), and Saint Pierre of 8 guns (renamed SanPedro). Estos buques de guerra españoles iban acompañados por el buque de guerra portugués de 28 cañones São Jorge; Santiago de 20 cañones; San Juan Bautista de 19 cañones; Nossa Senhora dos Prazeres (Mayor) y Nossa Senhora dos Prazeres (Menor) de 18 cañones; más los desarmados Nossa Senhora da Boa Nova, Nossa Senhora do Rozário, Santo António, Santa Cruz y São Jerónimo.

Esta fuerza estaba protegiendo diez carabelas brasileñas desarmadas que transportaban 1.200 soldados bajo el mando del comandante napolitano. Giovanni Vincenzo de San Felice, Conde de Bagnuoli, pretendía reforzar la ciudad de Paraíba además de 20 mercantes de azúcar con destino a Lisboa. Alejándose de la costa, toda la formación fue impulsada hacia el sureste por vientos y corrientes contrarios en la vecindad de Abrolhos (rocas a 300 kilómetros o 200 millas de Brasil a unos 18 grados de latitud sur, su nombre deriva de la frase portuguesa "abre olhos- ojos abiertos-intencionados" como advertencia de los peligros semisumergidos). En la tarde del 11 de septiembre, la flota ibérica fue avistada por el almirante Pater, quien se preparó para la acción durante la noche.

Durante el viaje de Pater, dos de sus barcos se separaron, dejando al almirante holandés con su buque insignia de 46 cañones y 1000 toneladas de la flota holandesa Prins Willem y el vice-buque insignia Geunieerde Provintien de 50 cañones y 800 toneladas; Provincia de Ultrecht de 38 cañones; Walcheren de 34 cañones; Gryffin y Groeningen de 32 cañones; Hollandia y Oliphant de 30 cañones; Amersfoort y Goeree de 28 cañones; Mercurio de 26 cañones; Dordrecht de 24 cañones; Medemblik de 22 cañones; Fortuijn de 20 cañones y Wapen van Hoorn; más 14 pistolaNuevos Países Bajos.

Batalla

Con las primeras luces, el almirante llamó a sus capitanes para recibir las instrucciones finales y luego brindó con cerveza Brunswick por el éxito del día. El almirante holandés Pater había formado su flota en dos líneas. Pater se abalanzó con débiles brisas del este-noreste sobre de Oquendo, que estaba a 10 km (6 millas) de distancia, después de haber ordenado a sus 17 galeones españoles y portugueses que se interpusieran en media luna entre el enemigo y el convoy. Cinco navíos se perdieron por retaguardia por no haber recibido las órdenes del Almirante Oquendo: Anunciada, Buenaventura, San Carlos, San Bartolomé, y el buque insignia del Almirante Massibradi, de la Escuadra naval castellana. Los holandeses no los vieron y en su lugar maniobraron para enfrentarse al resto de la flota española.

La lucha comenzó a media mañana, cuando el San Antonio del vicealmirante de Vallecilla abrió fuego contra el avance del Geunieerde Provintien de Thijssen, que se acercó al tablero junto con el Provincie Ultrecht. Unos 15 minutos después, De Oquendo y otros cuatro galeones abrieron fuego contra el buque insignia de Pater, que se dirigió directamente hacia Santiago de Oliste con Walcheren. Los holandeses sostuvieron sus andanadas iniciales hasta quemarropa, luego dispararon y agarraron. Un enfrentamiento asesino estalló alrededor de cada buque insignia y vice-bandera, ambos lados dispararon repetidamente a sus oponentes y, sin embargo, no pudieron abordar. El galeón portugués más pequeño, Nossa Senhora dos Prazeres del Capitán.Cosme do Couto Barbosa intentó apoyar a Santiago de Oliste, solo para quedar a la deriva sin poder hacer nada bajo los cañones combinados de Prins Willem y Walcheren y hundirse. Su lugar fue ocupado por la mucho más grande Concepción del Capitán Juan de Prado. Por esta época llegó el almirante Massibradi con sus cinco barcos, inclinando la balanza hacia los españoles, pero la lucha seguía siendo feroz.

Alrededor de las 4 pm, un disparo del buque insignia de De Oquendo provocó un incendio a bordo del Prins Willem, al que el almirante español hábilmente ordenó a sus mosqueteros que dispararan, para obstaculizar los esfuerzos de extinción de incendios holandeses. Las llamas se apoderaron y finalmente empujaron a Pater al agua, junto con algunos sobrevivientes, donde se ahogó. Aproximadamente al mismo tiempo, la vice-bandera de De Vallecilla, San Antonio, se rompió y se hundió por la popa, llevándose la mayor parte del complemento, mientras que su enemigo holandés, Provincie Ultrecht, se incendió y luego se hundió.

El Geunieerde Provintien de Thijsen fue golpeado pero en posesión de un solo premio: Buenaventura del Capitán Alonso de Alarcón y Molina, quien había navegado al lado de San Antonio durante la lucha, solo para perder la vida y el barco. Los barcos holandeses restantes se contentaron con disparar desde larga distancia (Hollandia, Amersfoort y Fortuijn fueron los únicos otros que se enfrentaron de cerca), mientras que los españoles respondieron de la misma manera.

Secuelas

El día terminó con una victoria hispano-portuguesa, aunque según las fuentes las pérdidas españolas pueden haber sido algo mayores. Según David Marley, se hundieron un buque insignia y un galeón y se tomó otro, con 585 muertos y desaparecidos (240 de ellos a bordo del capturado Buenaventura) más 201 heridos. El buque insignia holandés y otro buque de guerra desaparecieron bajo las olas, dejando 350 muertos y desaparecidos y más de 80 heridos graves. Según Miguel Esquerdo Galiana, la flota holandesa perdió 2.000 hombres y tres galeones.

Thijssen no mostró ninguna inclinación a reanudar la acción al día siguiente, prefiriendo regresar cojeando a Recife con su flota mutilada el 21 y 22 de septiembre. Mientras tanto, De Oquendo depositó sus refuerzos en Barra Grande de Porto Calvo, solo 700 de ellos llegaron realmente a Fort Arrail do Bom Jesus, antes de continuar hacia Europa con su convoy de azúcar. Posteriormente, la guarnición holandesa en Pernambuco evacuó Olinda en noviembre para concentrar su fuerza alrededor de Recife.

Contenido relacionado

Conquista de Túnez (1535)

La Conquista de Túnez en 1535 fue una captura exitosa de Túnez, entonces bajo el control del Imperio Otomano, por parte del Imperio Habsburgo de Carlos V y...

Guerra de los Cien Años

La Guerra de los Cien Años fue una serie de conflictos armados entre los reinos de Inglaterra y Francia durante la Baja Edad Media. Se originó a partir de...

Expedición de Argel (1541)

La expedición de Argel de 1541 o Jornada de Argel ocurrió cuando Carlos V del Sacro Imperio Romano Germánico intentó liderar un ataque anfibio contra la...
Más resultados...