Américo Vespucio

Ajustar Compartir Imprimir Citar
comerciante italiano, explorador y navegante (1451–1512)

Amerigo Vespucci (italiano: [ameˈriːɡo veˈsputtʃi]; 9 de marzo de 1451 - 22 de febrero de 1512) fue un comerciante, explorador y navegante italiano de la República de Florencia, de cuyo nombre proviene el término "América" es derivado.

Entre 1497 y 1504, Vespucci participó en al menos dos viajes de la Era de los Descubrimientos, primero en nombre de España (1499-1500) y luego para Portugal (1501-1502). En 1503 y 1505, se publicaron dos folletos con su nombre, que contenían coloridas descripciones de estas exploraciones y otros supuestos viajes. Ambas publicaciones fueron extremadamente populares y muy leídas en gran parte de Europa. Aunque los historiadores aún cuestionan la autoría y la veracidad de estos relatos, en ese momento fueron fundamentales para dar a conocer los nuevos descubrimientos y mejorar la reputación de Vespucci como explorador y navegante.

Vespucci afirmó haber entendido, allá por 1501 durante su expedición portuguesa, que Brasil era parte de un continente nuevo para los europeos, al que llamó "Nuevo Mundo". El reclamo inspiró al cartógrafo Martin Waldseemüller a reconocer los logros de Vespucci en 1507 al aplicar la forma latinizada "América" por primera vez a un mapa que muestra el Nuevo Mundo. Otros cartógrafos siguieron su ejemplo, y en 1532 el nombre de América se fijó de forma permanente a los continentes recién descubiertos.

Se desconoce si Vespucci alguna vez estuvo al tanto de estos honores. En 1505, se hizo ciudadano de Castilla por real cédula y en 1508, fue nombrado para el cargo de nueva creación de piloto mayor (maestro navegante) para la Casa de España de España. Contratación (Casa de Contratación) en Sevilla, cargo que ocupó hasta su muerte en 1512.

Biografía

Drawing of an old stone building
Lugar de nacimiento de Vespucci en Florencia, Italia

Vespucci nació el 9 de marzo de 1451 en Florencia, una rica ciudad-estado italiana y centro del arte y el aprendizaje del Renacimiento.

Familia y educación

Coats of arms of the House of Vespucci
Retrato de un joven miembro de la familia Vespucci, identificado como Amerigo por Giorgio Vasari

Amerigo Vespucci era el tercer hijo de Nastagio Vespucci, un notario florentino del Gremio de Cambiadores de Dinero, y Lisa di Giovanni Mini. La familia residía en el Distrito de Santa Lucia d'Ognissanti junto con otras familias del clan Vespucci. Las generaciones anteriores de Vespucci habían fundado una capilla familiar en la iglesia de Ognissanti, y el cercano Hospital de San Giovanni di Dio fue fundado por Simone di Piero Vespucci en 1380. La familia inmediata de Vespucci no era especialmente próspera, pero políticamente estaban bien. conectado. El abuelo de Amerigo, también llamado Amerigo Vespucci, sirvió un total de 36 años como canciller del gobierno florentino, conocido como Signoria; y Nastagio también sirvió en la Signoria y en otras oficinas del gremio. Más importante aún, los Vespucci tenían buenas relaciones con Lorenzo de' Medici, el poderoso gobernante de facto de Florencia.

Los dos hermanos mayores de Amerigo, Antonio y Girolamo, fueron enviados a la Universidad de Pisa para su educación; Antonio siguió a su padre para convertirse en notario, mientras que Girolamo ingresó a la Iglesia y se unió a los Caballeros Hospitalarios en Rodas. La trayectoria profesional de Amerigo parecía menos segura; en lugar de seguir a sus hermanos a la universidad, permaneció en Florencia y fue instruido por su tío, Giorgio Antonio Vespucci, un fraile dominico en el monasterio de San Marco. Afortunadamente para Amerigo, su tío era uno de los eruditos humanistas más célebres de Florencia en ese momento y le brindó una amplia educación en literatura, filosofía, retórica y latín. También se introdujo en la geografía y la astronomía, temas que jugaron un papel esencial en su carrera. Los escritos posteriores de Amerigo demostraron una familiaridad con el trabajo de los cosmógrafos griegos clásicos, Ptolomeo y Estrabón, y el trabajo más reciente del astrónomo florentino Paolo dal Pozzo Toscanelli.

Carrera temprana

En 1478, Guido Antonio Vespucci encabezó una misión diplomática florentina en París e invitó a su primo más joven, Amerigo Vespucci, a unirse a él. El papel de Amerigo no está claro, pero probablemente fue como agregado o secretario privado. En el camino tenían negocios en Bolonia, Milán y Lyon. Su objetivo en París era obtener el apoyo francés para la guerra de Florencia con Nápoles. Luis XI no se comprometió y la misión diplomática regresó a Florencia en 1481 con poco que mostrar por sus esfuerzos.

Después de su regreso de París, Amerigo trabajó durante un tiempo con su padre y continuó sus estudios de ciencias. En 1482, cuando murió su padre, Amerigo se fue a trabajar para Lorenzo di Pierfrancesco de' Medici, jefe de una rama menor de la familia Medici. Aunque Amerigo era doce años mayor, habían sido compañeros de estudios bajo la tutela de Giorgio Antonio Vespucci. Amerigo se desempeñó primero como administrador del hogar y luego gradualmente asumió responsabilidades cada vez mayores, manejando varios negocios para la familia tanto en el país como en el extranjero. Mientras tanto, siguió mostrando interés por la geografía, llegando a comprar un costoso mapa realizado por el maestro cartógrafo Gabriel de Vallseca.

Sevilla

En 1488, Lorenzo di Pierfrancesco se sintió insatisfecho con su agente comercial de Sevilla, Tomasso Capponi. Envió a Vespucci para investigar la situación y proporcionar una evaluación de un reemplazo sugerido, el comerciante florentino Gianotto Berardi. Los hallazgos de Vespucci se han perdido, pero Capponi regresó a Florencia por esta época y Berardi se hizo cargo del negocio de los Medici en Sevilla. Además de gestionar el comercio de los Medici en Sevilla, Berardi tenía su propio negocio de esclavos africanos y abalorios de barcos.

Hacia 1492 Vespucci se había establecido definitivamente en Sevilla. Sus motivaciones para dejar Florencia no están claras; Continuó realizando algunos negocios en nombre de sus mecenas Medici, pero se involucró cada vez más en otras actividades de Berardi, sobre todo en su apoyo a los viajes de Cristóbal Colón. Barardi invirtió medio millón de maravedíes en el primer viaje de Colón y ganó un contrato potencialmente lucrativo para abastecer la gran segunda flota de Colón. Sin embargo, las ganancias resultaron ser esquivas. En 1495, Berardi firmó un contrato con la corona para enviar 12 barcos de reabastecimiento a Hispaniola pero luego murió inesperadamente en diciembre sin completar los términos del contrato.

Vespucci fue el albacea del testamento de Berardi, cobrando las deudas y pagando las obligaciones pendientes de la firma. Después quedó debiendo 140.000 maravedís. Continuó aprovisionando barcos con destino a las Indias Occidentales, pero sus oportunidades disminuían; Las expediciones de Colón no estaban dando los beneficios esperados, y su patrón, Lorenzo di Pierfrancesco Medici, estaba utilizando otros agentes florentinos para sus negocios en Sevilla.

Algún tiempo después de establecerse en Sevilla, Vespucci se casó con una mujer española, María Cerezo. Se sabe muy poco sobre ella; El testamento de Vespucci se refiere a ella como la hija del célebre líder militar Gonzalo Fernández de Córdoba. El historiador Fernández-Armesto especula que pudo haber sido descendiente ilegítima de Gonzalo y una conexión que habría sido muy útil para Vespucci. Ella era una participante activa en su negocio y tenía el poder notarial de Vespucci cuando él estaba fuera.

Viajes y supuestos viajes

Vespucci meets nude Native Americans
Depiction of Vespucci's first encounter with Native Americans, alleged to have occurred in 1497 (De Bry grabado, c. 1592)

La evidencia de los viajes de exploración de Vespucci consiste casi en su totalidad en un puñado de cartas escritas por él o atribuidas a él. Los historiadores han discrepado marcadamente sobre la autoría, exactitud y veracidad de estos documentos. En consecuencia, las opiniones también varían ampliamente con respecto a la cantidad de viajes realizados, sus rutas y los roles y logros de Vespucci. A partir de fines de la década de 1490, Vespucci participó en dos viajes al Nuevo Mundo que están relativamente bien documentados en el registro histórico. Se han alegado otros dos, pero la evidencia es más problemática. Tradicionalmente, los viajes de Vespucci se conocen como los "primeros" hasta "cuarto", incluso por historiadores que descartan uno o más de los viajes.

Presunto viaje de 1497-1498

Una carta, dirigida al oficial florentino Piero Soderini, fechada en 1504 y publicada al año siguiente, pretende ser un relato de Vespucci de un viaje al Nuevo Mundo, partiendo de España el 10 de mayo de 1497 y regresando el 15 de octubre de 1498 Este es quizás el más controvertido de los viajes de Vespucci, ya que esta carta es el único registro conocido de su ocurrencia, y muchos historiadores dudan de que haya tenido lugar como se describe. Algunos cuestionan la autoría y exactitud de la carta y la consideran una falsificación. Otros señalan las inconsistencias en la narración del viaje, particularmente el curso alegado, comenzando cerca de Honduras y avanzando hacia el noroeste por 870 leguas (alrededor de 5130 km o 3190 mi), un curso que los habría llevado a través de México hasta el Océano Pacífico.

Ciertos historiadores anteriores, incluido el contemporáneo Bartolomé de las Casas, sospecharon que Vespucci incorporó observaciones de un viaje posterior en un relato ficticio de este supuesto primero, para ganar primacía sobre Colón y posicionarse como el primer explorador europeo en encontrar El continente. Otros, incluido el erudito Alberto Magnaghi, han sugerido que la carta de Solderini no fue escrita por Vespucci en absoluto, sino por un autor desconocido que tuvo acceso a las cartas privadas del navegante a Lorenzo de' Medici sobre sus expediciones de 1499 y 1501 a las Américas, que no mencionan un viaje de 1497. La carta de Soderini es una de las dos atribuidas a Vespucci que fueron editadas y distribuidas ampliamente durante su vida.

Viaje de 1499–1500

El segundo viaje de Vespucci representado en la primera edición conocida de su carta a Piero Soderini, publicada por Pietro Pacini en Florencia c.1505

En 1499, Vespucci se unió a una expedición autorizada por España y dirigida por Alonso de Ojeda como comandante de flota y Juan de la Cosa como jefe de navegación. Su intención era explorar la costa de una nueva masa terrestre encontrada por Colón en su tercer viaje y, en particular, investigar una rica fuente de perlas de la que Colón había informado. Vespucci y sus patrocinadores financiaron dos de los cuatro barcos de la pequeña flota. Su papel en el viaje no está claro. Al escribir más tarde sobre su experiencia, Vespucci dio la impresión de que tenía un papel de liderazgo, pero eso es poco probable debido a su inexperiencia. En cambio, pudo haber servido como representante comercial en nombre de los inversores de la flota. Años después, Ojeda recordó que "Morigo Vespuche" fue uno de sus pilotos en la expedición.

Los barcos partieron de España el 18 de mayo de 1499 y se detuvieron primero en las Islas Canarias antes de llegar a América del Sur en algún lugar cerca de la actual Surinam o la Guayana Francesa. A partir de ahí, la flota se dividió: Ojeda se dirigió al noroeste hacia la Venezuela moderna con dos barcos, mientras que el otro par se dirigió al sur con Vespucci a bordo. El único registro del viaje hacia el sur proviene del propio Vespucci. Supuso que estaban en la costa de Asia y esperaba que al dirigirse hacia el sur, según el geógrafo griego Ptolomeo, rodearían el "Cabo de Cattigara" y llegar al Océano Índico. Pasaron dos enormes ríos (el Amazonas y el Pará) que vertían agua dulce 25 millas (40 km) mar adentro. Continuaron hacia el sur por otras 40 leguas (unos 240 km o 150 mi) antes de encontrar una corriente adversa muy fuerte que no pudieron vencer. Obligados a dar la vuelta, los barcos se dirigieron hacia el norte, volviendo sobre su rumbo hasta la recalada original. Desde allí, Vespucci continuó por la costa sudamericana hasta el golfo de Paria y a lo largo de la costa de lo que ahora es Venezuela. Es posible que en algún momento se hayan reunido con Ojeda, pero la evidencia no está clara. A fines del verano, decidieron dirigirse al norte hacia la colonia española en Hispaniola en las Indias Occidentales para reabastecerse y reparar sus barcos antes de regresar a casa. Después de Hispaniola hicieron una breve incursión de esclavos en las Bahamas, capturando a 232 nativos y luego regresaron a España.

Viaje de 1501–1502

Natives cutting up a person, with body parts hanging
Primera representación conocida del canibalismo en el Nuevo Mundo. Grabado por Johann Froschauer para una edición de Vespucci Mundus Novus publicado en Augsburg en 1505

En 1501, Manuel I de Portugal encargó una expedición para investigar una masa de tierra muy al oeste en el Océano Atlántico encontrada inesperadamente por un descarriado Pedro Álvares Cabral en su viaje por África a la India. Esa tierra eventualmente se convertiría en el Brasil actual. El rey quiso conocer la extensión de este nuevo descubrimiento y determinar dónde se encontraba en relación con la línea establecida por el Tratado de Tordesillas. Portugal podía reclamar cualquier territorio que estuviera al este de la línea. La reputación de Vespucci como explorador y presunto navegante ya había llegado a Portugal, y fue contratado por el rey para servir como piloto a las órdenes de Gonçalo Coelho.

La flota de tres barcos de Coelho partió de Lisboa en mayo de 1501. Antes de cruzar el Atlántico, se reabastecieron en Cabo Verde, donde se encontraron con Cabral de regreso a casa después de su viaje a la India. Esta era la misma expedición que había encontrado Brasil en su viaje de ida el año anterior. Coelho salió de Cabo Verde en junio y, desde este punto, el relato de Vespucci es el único registro sobreviviente de sus exploraciones. El 17 de agosto de 1501 la expedición llegó a Brasil a una latitud de unos 6° sur. Al aterrizar se encontró con una banda hostil de nativos que mataron y se comieron a uno de sus tripulantes. Navegando hacia el sur a lo largo de la costa, encontraron nativos más amigables y pudieron participar en un comercio menor. A los 23° S encontraron una bahía a la que llamaron Río de Janeiro porque era el 1 de enero de 1502. El 13 de febrero de 1502 abandonaron la costa para regresar a casa. Vespucci estimó su latitud en 32° S, pero los expertos ahora estiman que estaban más cerca de los 25° S. Su viaje de regreso a casa no está claro ya que Vespucci dejó un registro confuso de observaciones astronómicas y distancias recorridas.

Presunto viaje de 1503-1504

En 1503, Vespucci pudo haber participado en una segunda expedición para la corona portuguesa, explorando nuevamente la costa este de Brasil. Hay evidencia de que Coelho dirigió un viaje aproximadamente en este momento, pero no hay una confirmación independiente de que Vespucci participara. La única fuente de este último viaje es la carta de Soderini; pero varios eruditos modernos cuestionan la autoría de Vespucci de esa carta y no está claro si Vespucci emprendió este viaje. También hay dificultades con las fechas y detalles informados en el relato de este viaje.

Regreso a Sevilla

Tumba de la familia Vespucci en Ognissanti, Florencia

A principios de 1505, Vespucci estaba de vuelta en Sevilla. Su reputación como explorador y navegante siguió creciendo y su reciente servicio en Portugal no pareció dañar su posición con el rey Fernando. Por el contrario, el rey probablemente estaba interesado en conocer la posibilidad de un pasaje occidental a la India. En febrero, fue convocado por el rey para consultar sobre asuntos de navegación. Durante los meses siguientes recibió pagos de la corona por sus servicios y en abril fue declarado por real proclamación ciudadano de Castilla y León.

Desde 1505 hasta su muerte en 1512, Vespucci permaneció al servicio de la corona española. Continuó su labor como cerero, abasteciendo a los barcos con destino a las Indias. También fue contratado para capitanear un barco como parte de una flota con destino a las "islas de las especias" pero el viaje planeado nunca se llevó a cabo. En marzo de 1508, fue nombrado piloto principal de la Casa de Contratación o Casa de Comercio, que servía como casa comercial central para las posesiones de ultramar de España. Le pagaban un salario anual de 50.000 maravedíes con 25.000 extra para gastos. En su nuevo cargo, Vespucci era responsable de garantizar que los barcos' los pilotos estaban adecuadamente capacitados y autorizados antes de navegar hacia el Nuevo Mundo. También se le encargó compilar un "mapa modelo" basado en los aportes de los pilotos que estaban obligados a compartir lo que aprendieron después de cada viaje.

Vespucci escribió su testamento en abril de 1511. Dejó la mayor parte de su modesto patrimonio, incluidos cinco esclavos domésticos, a su esposa. Su ropa, libros y equipo de navegación quedaron en manos de su sobrino Giovanni Vespucci. Pidió ser enterrado con un hábito franciscano en la tumba de la familia de su esposa. Vespucci murió el 22 de febrero de 1512.

A su muerte, a la esposa de Vespucci se le concedió una pensión anual de 10.000 maravedíes a descontar del salario del piloto jefe sucesor. Su sobrino Giovanni fue contratado en la Casa de Contratación donde pasó los siguientes años espiando en nombre del estado florentino.

Denominación de América

Hace unos días te escribí en cierta medida sobre mi regreso de las nuevas regiones que buscamos y encontramos con la flota, a expensas y por el mando del rey más serena de Portugal, y que se puede llamar correctamente un "Nuevo Mundo", ya que nuestros antepasados no tenían absolutamente ningún conocimiento de ello, ni hacen ninguno de los que lo están escuchando hoy... El 7 de agosto de 1501, dejamos caer nuestro ancla en las orillas de esa nueva tierra, agradeciendo a Dios con oraciones solemnes y la celebración de la Misa. Una vez allí, determinamos que la nueva tierra no era una isla sino un continente...

Amerigo Vespucci, Mundus Novus, Carta a Lorenzo di Pierfrancesco de' Medici (1502/1503)
Alegoría del Nuevo Mundo por Stradanus, representando a Vespucci que despierta a la América dormida

Los viajes de Vespucci se hicieron ampliamente conocidos en Europa después de que se publicaran dos relatos que se le atribuyen entre 1503 y 1505. La carta de Soderini (1505) llamó la atención de un grupo de eruditos humanistas que estudiaban geografía en Saint-Dié, una pequeña ciudad francesa en el Ducado de Lorena. Dirigida por Walter Lud, la academia incluía a Matthias Ringmann y Martin Waldseemüller. En 1506 obtuvieron una traducción al francés de la carta de Soderini, así como un mapa marítimo portugués que detallaba la costa de las tierras recién descubiertas en el Atlántico occidental. Supusieron que este era el "nuevo mundo" o las "antípodas" hipótesis de los escritores clásicos. La carta de Soderini le dio crédito a Vespucci por el descubrimiento de este nuevo continente e insinuó que el mapa portugués se basó en sus exploraciones.

En abril de 1507, Ringmann y Waldseemüller publicaron su Introducción a la cosmografía con un mapa del mundo adjunto. La Introducción fue escrita en latín e incluía una traducción latina de la carta de Soderini. En un prefacio a la Carta, Ringmann escribió

No veo ninguna razón por la cual alguien podría desaprobar adecuadamente un nombre derivado de Amerigo, el descubridor, un hombre de genio sagaz. Una forma adecuada sería Amerige, que significa Tierra de Amerigo, o América, ya que Europa y Asia han recibido nombres de mujeres.

Se imprimieron mil ejemplares del mapamundi con el título Geografía universal según la tradición de Ptolomeo y las contribuciones de Amerigo Vespucci y otros. Estaba decorado con destacados retratos de Ptolomeo y Vespucci y, por primera vez, se aplicó el nombre América a un mapa del Nuevo Mundo.

La Introducción y el mapa fueron un gran éxito y se imprimieron cuatro ediciones solo en el primer año. El mapa fue ampliamente utilizado en las universidades y fue influyente entre los cartógrafos que admiraban la artesanía que se utilizó en su creación. En los años siguientes, se imprimieron otros mapas que a menudo incorporaban el nombre de América. En 1538, Gerardus Mercator usó América para nombrar los continentes norte y sur en su influyente mapa. En este punto, el nombre se había fijado de forma segura en el Nuevo Mundo.

Muchos partidarios de Colón sintieron que Vespucci había robado un honor que por derecho le pertenecía a Colón. La mayoría de los historiadores ahora creen que desconocía el mapa de Waldseemüller antes de su muerte en 1512 y muchos afirman que ni siquiera fue el autor de la carta de Soderini.

Letras de Vespucio

Woodcut representando el primer viaje de Vespucci al Nuevo Mundo, desde la primera edición publicada conocida de su carta de 1504 a Piero Soderini
Vespucci encontrando la constelación Crux con un astrolabio durante su viaje de 1499, evento descrito en su Carta a Lorenzo di Pierfrancesco de' Medici. La impresión incluye la propia alusión de Vespucci a un pasaje relevante en Dante Purgatorio.

El conocimiento de los viajes de Vespucci se basa casi por completo en un puñado de cartas escritas por él o atribuidas a él. Dos de estas cartas se publicaron durante su vida y recibieron una amplia atención en toda Europa. Varios eruditos ahora creen que Vespucci no escribió las dos cartas publicadas en la forma en que circularon durante su vida. Sugieren que fueron fabricaciones basadas en parte en cartas genuinas de Vespucci.

Mundus Novus (1503) fue una carta escrita a la ex compañera de escuela de Vespucci y patrona única, Lorenzo di Pierfrancesco de' Medici. Originalmente publicado en latín, la carta describió su viaje a Brasil en 1501–1502 sirviendo bajo la bandera portuguesa. El documento resultó ser extremadamente popular en toda Europa. Dentro de un año de publicación, se imprimieron doce ediciones, incluyendo traducciones al italiano, francés, alemán, holandés y otros idiomas. En 1550 se habían publicado al menos 50 ediciones.
Carta a Soderini (1505) fue una carta ostensiblemente destinada a Piero di Tommaso Soderini, el líder de la República Florentina. Fue escrito en italiano y publicado en Florencia alrededor de 1505. Es más sensacional en el tono que las otras letras y el único que afirma que Vespucci hizo cuatro viajes de exploración. La autoría y la veracidad de la carta han sido ampliamente cuestionadas por los historiadores modernos. Sin embargo, este documento fue la inspiración original para nombrar al continente americano en honor de Amerigo Vespucci.

Los documentos restantes eran manuscritos inéditos; cartas escritas a mano descubiertas por investigadores más de 250 años después de la muerte de Vespucci. Después de años de controversia, Alberto Magnaghi demostró de manera convincente la autenticidad de las tres cartas completas en 1924. La mayoría de los historiadores ahora las aceptan como obra de Vespucci, pero aún se discuten aspectos de los relatos.

Carta de Sevilla (1500) describe un viaje realizado en 1499-1500 mientras que al servicio de España. Fue publicado por primera vez en 1745 por Angelo Maria Bandini.
Carta de Cabo Verde (1501) fue escrito en Cabo Verde al comienzo de un viaje realizado para Portugal en 1501–1502. Fue publicada por el Conde Baldelli Boni en 1807. Describe la primera etapa del viaje de Lisboa a Cabo Verde y proporciona detalles sobre el viaje de Pedro Cabral a la India que se obtuvieron cuando las dos flotas se reunieron por casualidad mientras se anclaban en el puerto de Cabo Verde.
Carta de Lisboa (1502) es esencialmente una continuación de la carta iniciada en Cabo Verde. Describe el resto de un viaje realizado en nombre de Portugal en 1501–1502. La carta fue publicada por Francesco Bartolozzi en 1789.
Fragmento de Ridolfi (1502) es parte de una carta atribuida a Vespucci pero algunas de sus afirmaciones siguen siendo polémicas. Fue publicado por primera vez en 1937 por Roberto Ridolfi. The letter appears to be an argumentative response to questions or objections raised by the unknown recipient. Se hace referencia a tres viajes realizados por Vespucci, dos en nombre de España y uno para Portugal.

Historiografía

Grabado de Vespucci por Crispijn van de Passe, que lo titula "descubierto y conquistador de la tierra brasileña"

Vespucci ha sido llamado "la figura más enigmática y controvertida de la historia estadounidense temprana". El debate se conoce entre los historiadores como la "cuestión de Vespucci". ¿Cuántos viajes hizo? ¿Cuál fue su papel en los viajes y qué aprendió? La evidencia se basa casi por completo en un puñado de cartas que se le atribuyen. Muchos historiadores han analizado estos documentos y han llegado a conclusiones contradictorias.

En 1515, Sebastián Cabot se convirtió en uno de los primeros en cuestionar los logros de Vespucci y expresar dudas sobre su viaje de 1497. Más tarde, Bartolomé de las Casas argumentó que Vespucci era un mentiroso y robó el crédito que le correspondía a Colón. Hacia 1600, la mayoría consideraba a Vespucci como un impostor y no digno de sus honores y fama. En 1839, Alexander von Humboldt, después de una cuidadosa consideración, afirmó que el viaje de 1497 era imposible, pero aceptó los dos viajes patrocinados por Portugal. Humboldt también cuestionó la afirmación de que Vespucci reconoció que se había encontrado con un nuevo continente. Según Humboldt, Vespucci (y Colón) murieron creyendo que habían llegado al borde oriental de Asia. La reputación de Vespucci estuvo quizás en su punto más bajo en 1856 cuando Ralph Waldo Emerson llamó a Vespucci un 'ladrón'. y "distribuidor de pepinillos" de Sevilla que consiguió que "medio mundo se bautizara con su nombre deshonesto".

Statue in a niche
Estatua de Vespucci fuera de la Uffizi en Florencia, Italia

Las opiniones comenzaron a cambiar un poco después de 1857, cuando el historiador brasileño Francisco Adolfo de Varnhagen escribió que todo en la carta de Soderini era cierto. Otros historiadores siguieron en apoyo de Vespucci, incluidos John Fiske y Henry Harrisse.

En 1924, Alberto Magnaghi publicó los resultados de su exhaustiva revisión de los escritos de Vespucci y la cartografía relevante. Negó la autoría de Vespucci del Mundus Novus de 1503 y de la Carta a Soderini de 1505, los dos únicos textos publicados durante su vida. Sugirió que la carta de Soderini no fue escrita por Vespucci, sino que fue improvisada por editores florentinos sin escrúpulos que combinaron varios relatos, algunos de Vespucci, otros de otros lugares. Magnaghi determinó que las cartas manuscritas eran auténticas y, basándose en ellas, fue el primero en proponer que solo el segundo y el tercer viaje eran ciertos, y que el primero y el cuarto viaje (solo se encuentran en la carta de Soderini) eran fabricaciones. Si bien Magnaghi ha sido uno de los principales defensores de la narración de dos viajes, Roberto Levellier fue un influyente historiador argentino que respaldó la autenticidad de todas las cartas de Vespucci y propuso el itinerario más extenso para sus cuatro viajes.

Otros historiadores modernos y escritores populares han tomado diferentes posiciones sobre las cartas y los viajes de Vespucci, propugnando dos, tres o cuatro viajes y apoyando o negando la autenticidad de sus dos cartas impresas. La mayoría de los autores creen que las tres cartas manuscritas son auténticas, mientras que el primer viaje, tal como se describe en la carta de Soderini, genera la mayor parte de las críticas y la incredulidad.

Frederick J. Pohl (1944) aceptó y popularizó una tesis de los dos viajes, y Germán Arciniegas (1955) la rechazó, quien postuló que los cuatro viajes eran veraces. Luciano Formisiano (1992) también rechaza la tesis de Magnaghi (reconociendo que los editores probablemente manipularon los escritos de Vespucci) y declara genuinos los cuatro viajes, pero difiere de Arciniegas en detalles (particularmente en el primer viaje). Samuel Morrison (1974) rechazó rotundamente el primer viaje, pero no se comprometió con las dos cartas publicadas. Felipe Fernández-Armesto (2007) llama a la cuestión de la autenticidad "no concluyente" y plantea la hipótesis de que el primer viaje fue probablemente otra versión del segundo; el tercero es inexpugnable, y el cuarto es probablemente cierto.

Legado

Amerigo Vespucci monumento en El Chicó, Colombia

La importancia histórica de Vespucci puede residir más en sus cartas (ya sea que las haya escrito todas o no) que en sus descubrimientos. Burckhardt cita el nombramiento de América en su honor como un ejemplo del inmenso papel de la literatura italiana de la época en la determinación de la memoria histórica. A los pocos años de la publicación de sus dos cartas, el público europeo se dio cuenta de los continentes recién descubiertos de las Américas. Según Vespucio:

En cuanto a mi regreso de las nuevas regiones que encontramos y exploramos... podemos llamar correctamente a un mundo nuevo. Debido a que nuestros antepasados no tenían conocimiento de ellos, y será un asunto totalmente nuevo para todos los que oyen acerca de ellos, porque esto trasciende la visión sostenida por nuestros antiguos, ya que la mayoría de ellos sostienen que no hay continente al sur más allá del Ecuador, sino sólo el mar que ellos llamaron el Atlántico y si algunos de ellos lo hicieron ya que había un continente, negaron con abundante argumento de que era una tierra habitable. Pero que esta opinión es falsa y totalmente contraria a la verdad... mi último viaje se ha manifestado; porque en esas partes del sur He encontrado un continente más densamente poblado y abundante en animales que nuestra Europa, Asia o África, y, además, un clima más suave y encantador que en cualquier otra región conocida por nosotros, como usted aprenderá en la siguiente cuenta.