Alcmena

ImprimirCitar
Madre de Heracles

En la mitología griega, Alcmene () o Alcmena (Griego antiguo: Ἀλκμήνη o Griego dórico: Ἀλκμάνα, Latín: Alcumena significa "fuerte en ira";) fue la esposa de Amphitryon con quien tuvo dos hijos, Ificles y Laonome. Ella es mejor conocida como la madre de Heracles, cuyo padre era el dios Zeus. Alcmene también se conocía como Electryone (Ἠλεκτρυώνη), un nombre patronímico como hija de Electryon.

Mitología

Antecedentes

Según la Bibliotheca, Alcmena nació de Electryon, hijo de Perseo y Andrómeda, y rey de Tirinto y Micenas o Medea en Argólida. Su madre fue Anaxo, hija de Alcaeus y Astydamia. Otros relatos dicen que su madre era Lysidice, la hija de Pelops e Hippodameia, o Eurydice, la hija de Pelops. Según Pausanias, el poeta Asio hizo de Alcmena la hija de Anfiarao y Erífila.

Hesíodo describe a Alcmena como la mujer más alta, más hermosa y con una sabiduría que ninguna persona nacida de padres mortales puede superar. Se dice que su rostro y sus ojos oscuros eran tan encantadores como los de Afrodita, y que honraba a su esposo como ninguna mujer antes que ella.

Exilio a Tebas

Según la Bibliotheca, Alcmena fue con Anfitrión a Tebas, donde Creonte lo purificó por matar accidentalmente a Electrión. Alcmena se negó a casarse con Anfitrión hasta que éste hubiera vengado la muerte de sus hermanos. Durante la expedición de Anfitrión contra los tafios y los teléboos, cuando Zeus deseaba acostarse con Alcmena, hizo que una noche durara más, extendiéndola a tres, ordenando a Helios, el dios del sol, que no se levantara durante tres días enteros. Luego visitó a Alcmene disfrazado de Amphitryon. Zeus convenció a Alcmena de que él era su marido. Así Zeus se acostó con Alcmena, su bisnieta, concibiendo así a Heracles, mientras contaba las victorias de Anfitrión contra los teléboos. Cuando Anfitrión finalmente regresó a Tebas, Alcmena le dijo que había venido la noche anterior y se había acostado con ella; aprendió de Tiresias lo que había hecho Zeus.

Nacimiento de Heracles

Homero

En la Ilíada de Homero, cuando Alcmena estaba a punto de dar a luz a Heracles, Zeus anunció a todos los dioses que ese día nacería un hijo del mismo Zeus que gobernaría a todos aquellos. alrededor de él. Hera, después de pedirle a Zeus que hiciera un juramento a tal efecto, descendió del Olimpo a Argos e hizo que la esposa de Sthenelus (hijo de Perseo) diera a luz a Eurystheus después de solo siete meses, mientras que al mismo tiempo impedía que Alcmene diera a luz a Heracles. Esto resultó en el cumplimiento del juramento de Zeus de que era Euristeo en lugar de Heracles.

Ovidio

Según las Metamorfosis de Ovidio, mientras estaba de parto, Alcmena estaba teniendo grandes dificultades para dar a luz a un niño tan grande. Después de siete días y noches de agonía, Alcmena extendió los brazos e invocó a Lucina, la diosa del parto (el equivalente romano de Eileithyia). Si bien Lucina fue a Alcmene, Juno (Hera) le había ordenado previamente que evitara la entrega. Con las manos entrelazadas y las piernas cruzadas, Lucina murmuró encantamientos, impidiendo así que Alcmena diera a luz. Alcmena se retorció de dolor, maldijo a los cielos y estuvo a punto de morir. Galanthis, una doncella de Alcmene que estaba cerca, observó el comportamiento de Lucina y rápidamente dedujo que era obra de Juno. Para poner fin al sufrimiento de su ama, anunció que Alcmene había dado a luz a su hijo sin problemas, lo que sorprendió tanto a Lucina que inmediatamente se levantó de un salto y abrió los puños. Tan pronto como Lucina saltó, Alcmena se liberó de su hechizo y dio a luz a Heracles. Como castigo por engañar a Lucina, Galanthis se transformó en comadreja; ella continuó viviendo con Alcmena.

Pausanias

En Pausanias' relatando, Hera envió brujas (como las llamaban los tebanos) para obstaculizar la entrega de Heracles por parte de Alcmena. Las brujas lograron evitar el nacimiento hasta que Historis, hija de Tiresias, pensó en un truco para engañar a las brujas. Al igual que Galanthis, Historis anunció que Alcmene había dado a luz a su hijo; habiendo sido engañadas, las brujas se fueron, permitiendo que Alcmena diera a luz.

Plauto

En contraste con las representaciones anteriores de un parto difícil, se presenta una versión alternativa en Amphitryon, una obra cómica de Plauto. Aquí Alcmena invoca a Júpiter, quien realiza un milagro que le permite dar a luz rápidamente y sin dolor. Después de un estruendo de truenos y luces, el bebé llega sin la ayuda de nadie.

Muerte

Después de la muerte de Anfitrión, Alcmena se casó con Radamantis, hijo de Zeus, y vivió con él en el exilio en Ocaleae en Beocia. Se dice que después de la apoteosis de Heracles, Hyllus, después de haber perseguido y matado a Eurystheus, cortó a Eurystheus' cabeza y se la dio a Alcmena, quien le sacó los ojos con alfileres. En Metamorfosis, una anciana Alcmena le contó a Iola la historia del nacimiento de Heracles.

Hay dos relatos de la muerte de Alcmena. En el primero, según los megarenses, Alcmena caminaba de Argos a Tebas cuando murió en Megara. Los Heracleidae no estuvieron de acuerdo sobre dónde llevar el cuerpo de Alcmena, algunos deseaban llevar su cadáver de regreso a Argos y otros deseaban llevarlo a Tebas para ser enterrado con Anfitrión y Heracles. hijos de Megara. Sin embargo, el dios de Delfos dio a los Heráclidas un oráculo de que era mejor enterrar a Alcmena en Megara. En el segundo relato dado por los tebanos, cuando Alcmena murió, se convirtió de forma humana a una piedra.

Pausanias indicó que se había construido un altar a Alcmene en Cynosarges en Atenas, junto con altares a Heracles, Hebe e Iolaus. Pausanias también dijo que la tumba de Alcmene se encuentra cerca del Olympieum en Megara.

Contenido relacionado

Vuelo 77 de American Airlines

31 minutos después del despegue, los secuestradores irrumpieron en la cabina y obligaron a los pasajeros, la tripulación y los pilotos a ir a la parte...

Fantasía histórica

La fantasía histórica es una categoría de fantasía y un género de ficción histórica que incorpora elementos fantásticos en una narrativa más...

Primer Concilio de Constantinopla

El Primer Concilio de Constantinopla fue un concilio de obispos cristianos convocado en Constantinopla en el año 381 d.C. por el emperador romano Teodosio I....
Más resultados...
Tamaño del texto:
Editar