Acantilado

En geografía y geología, un acantilado es un área de roca que tiene un ángulo general definido por la vertical, o casi vertical. Los acantilados se forman por los procesos de meteorización y erosión, con el efecto de la gravedad. Los acantilados son comunes en las costas, en las zonas montañosas, escarpes ya lo largo de los ríos. Los acantilados suelen estar compuestos de roca resistente a la intemperie y la erosión. Las rocas sedimentarias que tienen más probabilidades de formar acantilados son la arenisca, la caliza, la tiza y la dolomita. Las rocas ígneas como el granito y el basalto también suelen formar acantilados.

Una escarpa (o escarpa) es un tipo de acantilado formado por el movimiento de una falla geológica, un deslizamiento de tierra o, a veces, por deslizamientos de rocas o caídas de rocas que cambian la erosión diferencial de las capas rocosas.

La mayoría de los acantilados tienen algún tipo de pendiente de pedregal en su base. En zonas áridas o bajo altos acantilados, por lo general quedan expuestos revoltijos de rocas caídas. En áreas de mayor humedad, una pendiente del suelo puede oscurecer el talud. Muchos acantilados también cuentan con cascadas tributarias o refugios rocosos. A veces, un acantilado se desvanece al final de una cresta, quedando rocas en forma de hongo u otros tipos de columnas de roca. La erosión costera puede dar lugar a la formación de acantilados marinos a lo largo de un litoral en retroceso.

It is a long established fact that a reader will be distracted by the readable content of a page when looking at its layout. The point of using Lorem Ipsum is that it has a more-or-less normal distribution of letters, as opposed to using 'Content here, content here', making it look like readable English.

You must log in to access this content
Iniciar con Google
Iniciar con Facebook
x