La Clientela en el Derecho Romano

By: Anavitarte, E. J.*

La clientela, une a dos personas libres de posiciones socio-económicas diferentes mediante un vínculo civil, bajo el compromiso de que uno de ellos ─el patrono─, dará al otro ─el cliente─, la protección jurídica y social propia de un ciudadano romano.

El patrono debía ser ciudadano, gozar de una buena posición social, y ser capaz de soportar la carga económica de tener un cliente, y este último debía ser al menos un hombre libre, pero de inferior posición social.

En la Roma antigua, la clientela era parte integral de la estructura social, especialmente durante la república ─por fines electorales─, y la relación terminó por sancionarse como parte de la familia extendida del patrono, quien además de protegerlos, los acogía, integrandolos a su gens.

It is a long established fact that a reader will be distracted by the readable content of a page when looking at its layout. The point of using Lorem Ipsum is that it has a more-or-less normal distribution of letters, as opposed to using 'Content here, content here', making it look like readable English.

You must log in to access this content
Iniciar con Google
Iniciar con Facebook
x